« "El plan". Corrientes subterráneas | Portada del Blog | "La piedra oscura" versus "Ushuaia" »

Teatro versus cine: ¿Marías versus Boadella?

    domingo 26.mar.2017    por Arantxa Vela Buendía    1 Comentarios

    Hace un par de meses Javier Marías publicó un artículo que levantó las iras del mundillo teatral. Adjunto el enlace por si alguien quiere repasarlo.

http://elpaissemanal.elpais.com/columna/javier-marias-shakespeare/

         Lo tituló, con gran ironía, “Ese idiota de Shakespeare”. Marías nos confesaba que no se sentía tentado a ir al teatro porque quería evitar los sobresaltos que le provocaban las modernas puestas en escena que directores y adaptadores se permitían hacer de los clásicos. Para no desvirtuar sus palabras cito textualmente lo que dice:

    “(El teatro) se permite lo “simbólico” y lo inverosímil en mucho mayor grado, y ahí caben todas las supuestas genialidades de muchos adaptadores y directores, convertidos en las verdaderas estrellas, usurpadores de los buenos nombres de Lope, Calderón, Molière o Shakespeare”.

    Estas palabras nos aclaran por qué llamaba idiota a Shakespeare al encabezar el artículo. Parece clara su intención de remarcar que al bardo le tomaban por tonto todos aquellos que se colocaban por encima de él corrigiéndole su escritura. Que Javier Marías es un gran aficionado al cine no es un secreto y a mí me gustaría es que repasáramos sus palabras teniendo esto muy presente.

    Para acabar de plantear la cuestión, me gustaría recodar lo que Albert Boadella dijo en ¡Atención obras! Con mayor radicalidad incluso que Marías, sostuvo que el teatro era un arte poético y que el cine no lo era, y dio una explicación. El cine necesitaba mucha parafernalia, muchos medios, para hacer cosas sencillas: luces, cámara, micrófonos, cortar el tráfico, que no llueva…  En cambio, el teatro, con poco más que un actor, se manejaba. De ese “menos es más” surgía la poética según Boadella, poética que, desde este punto de vista, le estaba totalmente vedada al cine.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/atencion-obras/atencion-obras-albert-boadella-isabel-villanueva-enric-montefusco-mas/3945215/

 

Boadella
Albert Boadella en ¡Atención obras!

    Lo primero que pensé es que me gustaría juntarlos y que hablaran. Maestros como son los dos de la palabra, sería un placer sibarítico escucharlos defender posturas tan contrapuestas. Lo que a Boadella le parece la base de la poesía teatral, es decir, que con pocos elementos puedan representar muchas cosas y personas, a Marías se le antoja el origen de la perdición porque permite “lo “simbólico” y lo inverosímil en mucho mayor grado.”

    No voy a inventarme la charla que podrían mantener porque sería por mi parte de una petulancia insoportable, pero sí me gustaría plantear lo que me ha dado por pensar a partir de las palabras de uno y de otro.

    El cineasta Robert Bresson decía que el cine es una máquina de retratar y, aunque la película sea una construcción, la capacidad de ofrecer imágenes semejantes a los objetos reales es una especificidad a la que el cine no debería renunciar. [1] Y esto enlaza con algo que Marías y Boadella sostienen ambos, que el teatro tiene más libertad para jugar con el sentido de los elementos que pone en escena, lo que efectivamente le puede llevar a un hallazgo poético o a la mayor de las ridiculeces, eso ya depende del talento de los que montan la obra. Que una lavadora pase de ser lavadora, a nave espacial y luego se convierta en útero materno en la mente del espectador es algo que en teatro se puede lograr sin complicar mucho la escena. Justo este juego de semejanzas fue una de las cosas que me ayudó a comprender lo que se podría hacer en un escenario. Era un momento de “The far side of the Moon” de Robert Lepage. 

 

Moon_clip1FR

 

Cordone

 

 

 

DSC00115 medium_large.1391308284

    Y es que ya lo decía Peter Brook en su libro “El espacio vacío” a finales de los 60, la forma más rápida y barata de cambiar de decorado es hacerlo en la imaginación del público. Y esto no es sólo interesante para reducir costes, es elocuente porque cuando el mismo actor hace varios personajes, o una caja es cama, mesa, silla o ataúd a la vez, se depositan en ellos extrañas significaciones.

    Si atendemos las palabras de Bresson, el cine tendría que renunciar a su especificidad para hacer eso. La poética del cine va por otro lado, porque la libertad de convertir una cosa en otra, de viajar de China a París dando un solo paso es puro teatro. ¿Qué ocurre entonces? Que el teatro platea un juego menos emocional que el cine porque siempre está exigiendo del espectador su complicidad intelectual. Cuando Lady Macbeth muere levantándose de una silla y dejando solo a Macbeth, como ocurría en la puesta en escena de los Cheek by jowl, se invita al público a estar en dos planos a la vez, el del texto: lady Macbeth está en ese momento en otra parte del castillo, lejos de Macbeth; y el de la puesta en escena: la muerte de lady Macbeth produce en Macbeth una profunda sensación de ausencia. El espectador comprende que está viendo una cosa y que está pasando otra distinta en el relato.  Es como si un mago disfrutara dejándote ver el truco porque así se siente menos solo.

    En cine es imposible manejar a la vez esos dos planos, porque es realmente difícil prestarle atención continuamente al montaje, a la propuesta formal del director y a la historia de manera simultánea. Todos hemos escuchado muchas veces a los aficionados al séptimo arte decir que no les gusta el teatro porque “no se lo creen”, porque consiguen meterse en la trama.

    No es que, como señala Marías, el teatro sea más propicio a lo “simbólico” o lo “inverosímil”, es que el teatro, por su naturaleza, es más simbólico que el cine. Es más, diría que el gran juego del teatro es hacer verosímil lo inverosímil. Lo de hacerlo bien o mal… Eso ya es como dice Declan Donnellan, hay que estar en estado de gracia.

    Y dicho esto, invito al debate. ¡Feliz día del teatro!

 

[1] No son palabras textuales pero es uno de los mensajes que el cineasta francés nos cuenta en su libro “Notas de un director”.

 

Arantxa Vela Buendía   26.mar.2017 16:56    

1 Comentarios

Muy interesante. Me da que pensar. Gracias

lunes 3 abr 2017, 13:17

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

¡Atención Obras!

Bio ¡Atención Obras!

Bienvenido al blog del programa ¡Atención obras!, un programa semanal que, cada viernes en La 2 de TVE, aborda la cultura en su sentido más amplio, con especial atención a las artes escénicas, la música y las artes plásticas. Los viernes, a las 23:45, en La 2 de TVE.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios