Camino de India por Alaska: North by Northwest.

    martes 21.mar.2017    por Fran Ventura    0 Comentarios

 

  ¿Qué nos lleva a explorar nuevas rutas? ¿Qué sentimientos nos impulsa han abandonar nuestro "campo base" y entregarnos a la incertidumbre de la carretera?¿Qué recompensa recibimos a las penurias del viaje? Quizás Edmund Burke en su ensayo "De lo bello y de lo sublime" (no confundir con el ensayo del mismo nombre de Immanuel Kant) da respuesta a estas preguntas. Dice Burke que el ser humano experimenta un profundo placer en lo "diferente", en todo aquello novedoso: es el placer del conocimiento, creo yo... Viajar, intercambiar experiencias, descubrir lo que hay al otro lado, nos ha llevado ha colonizar este planeta y salir de la oscura caverna en la que vivíamos no hace demasiado. 

 

Alaska

 

  En Febrero de 2016 decidí seguir mi viaje, regresar a India pedaleando para así cerrar el circulo que comencé en 2014. Aquel año pedaleé desde Madrid hasta Anántapur, en el sur de India, donde está la sede de la Fundación Vicente Ferrer. La cosa salió bien... Gracias a un crowdfunding y a un documental que rodé durante el viaje, Vicente Ferrer ha repartido más de 300 bicicletas para que los niños de la zona de Anántapur, muchos de ellos Dalits, los "intocables", tengan un medio de trasporte seguro para ir al colegio...

 El nuevo reto consiste en pedalear hacia el oeste, con la esperanza de confirmar que el mundo es redondo, y que por tanto, también así podré llegar a mi destino en India. El objetivo ahora es conseguir 68 apadrinamientos para la Fundación Vicente Ferrer, tantos como radios tiene mi bicicleta (si te animas puedes apadrinar pulsando aquí)

 La primera etapa (2016) consistió en cruzar Estados Unidos: 4.600 km cuya narración ha quedado vinculada a este blog.  Se consiguieron 7 apadrinamientos.   

 Toca volver a la carretera y solo hay una ruta natural entre America y Asía. Este camino pasa por el estrecho de Bering, un istmo de 80 km que separa Rusia de Estados Unidos. Durante la última glaciación, en la edad de hielo, el mar congelado se contrajo conectando así ambos continentes con una franja de tierra de unos 30 km de anchura.  No se sabe a ciencia cierta cuanto tiempo duró este puente antes de quedar nuevamente sumergido, pero fue el suficiente como para permitir que un homínido autodenominado "sapiens" cruzara al nuevo mundo y lo colonizara.

 Por desgracia, no voy a poder cruzar pedaleando desde América a Asía. En algún momento pensé que 80 Km podrían pedalearse en un solo día con una Fat-Bike (esas bicis de ruedas gordas que tan bien funcionan en el hielo) sobre un mar helado, pero luego aterricé en la realidad: Osos blancos hambrientos, témpanos que se rompen, y miles de inconvenientes burocráticos y económicos.

  En mi viaje de regreso a India por etapas, este año me conformaré con llegar  lo más cerca del estrecho de Bering que mi calendario, mis piernas y mi presupuesto me permitan. Es posible que me leyeras el año pasado. Mi travesía acabó en Ventura, 110 Km al norte de Los Ángeles.  Este año comenzará un poco más al norte, en San Francisco. Por delante 5.600 Km a través de algunas de las zonas más deshabitadas del planeta, los territorios poco explorados de la Columbia Británica y de Yukon. 

  IMG_3955

 

  Solo hay dos carreteras que cruzan estas regiones. La primera en construirse fue la "Alaskan Highway". La trazaron los americanos a toda  prisa durante la segunda guerra mundial para llevar tropas a los territorios de Alaska, amenazada por los japoneses desde las invadidas Islas Aleutianas. Yo no utilizaré esta ruta, demasiada frecuentada por camiones de gran tonelaje. En su lugar, pedalearé por la mucho menos famosa y mucho más salvaje Stewart-Cassiar Highway. Esta carretera serpentea entre montañas y glaciares descomunales, y es atravesada por osos negros, una especie mas pequeña y menos peligrosa que los Grizzlies. Los osos negros poseen un afinado olfato por lo que tendré que colgar mi comida de alguna rama mientras duermo y enterrar la basura orgánica lejos de mi campamento. Otro potencial enemigo serán los mosquitos. Después del deshielo de la primavera se forman muchas ciénagas donde con los primeros calores del verano los mosquitos prosperan por millones. 

 Pero mi mayor miedo son las distancias, siempre las distancias... Milas y milas sin servicios, sin cobertura de teléfono, que obligan a llevar comida para muchos días y a racionar muy bien los esfuerzos. También la soledad, esa soledad que te vuelve loco (la wifi es como oxigeno cuando estás solo...)  A estas alturas del post, parece obligado señalar que yo no soy Christopher MacCandless, el protagonista de "Hacia Rutas Salvajes", si bien su espíritu, en cierta medida, viajará en mis alforjas hacías los inexplorados territorios del norte, dónde se concentran muchos de los paisajes vírgenes que aún quedan en este planeta.

  FullSizeRender

 

 El 6 de Mayo volaré hacia San Francisco, y en cuanto tenga la equipación lista comenzaré a pedalear hacia el norte por la "California 1",  una de las carreteras mas espectaculares de Norte América.  Esta carretera atraviesa el Redwood Park, el bosque de secuoyas gigantes donde se rodó la película "El Retorno del Jedi", es decir, la luna de Endor.  También en esta zona están las mayores plantaciones de marihuana de EE.UU, si bien, tras su legalización en California, el ambiente en la zona se ha relajado tanto como su precio...

 Muchas cosas pasarán en este viaje antes de llegar a Anchorage. Espero poder contarlo en este blog, al menos una vez por semana. También podrás seguirme diariamente en mi facebook, en mi twitter y en mi instagram. ¡Que Dios me bendiga para encontrar suficiente wifi en mi camino!

 ¡Ah, por cierto! Nuevamente viajo sin ningún apoyo. Rtve tan sólo me deja este espacio para narrar el viaje. Muchas gracias compañeros de la web, sois mis únicos valedores. 

 

Fran Ventura   21.mar.2017 22:58    

Cómo cruzar un Desierto en Bicicleta.

    jueves 27.oct.2016    por Fran Ventura    2 Comentarios

 Me pregunto si alguien está tan loco como para intentar cruzar un desierto en bicicleta. El otro día me di cuenta de que había cruzado cuatro, tres de ellos seguidos, en el mismo viaje. No es que me guste cruzar desiertos, simplemente no pude rodearlos...  En cualquier caso, debo de confesar que me siento atraído por el reto físico y psicológico que supone pedalear en entornos tan hostiles. 

Vlcsnap-2016-08-08-20h02m34s308

En 2014, crucé en desierto del Karakún, en Turkmenistán. Sus 560 Km, desde la frontera de Irán hasta la frontera con Uzbequistán, los recorrí en cinco días, el tiempo máximo que permite un visado de tránsito en este peculiar país. Había tanto viento en contra que mi velocidad media fue de 10 Km por hora.

Vlcsnap-2016-03-28-11h16m54s384

En 2016 crucé el Desierto de Nuevo México, el Painted Desert (Arizona) y el Mojave (Nevada/California).  Cierto es que existen desiertos más grades, pero el Mojave posee el registro de la máxima temperatura y el Karakún es temible por sus tormentas de arena. Aquí van 10 consejos prácticos para afrontar un desierto en bicicleta.

1) Consulta a tu médico

Viajar  en bicicleta puede ser una experiencia muy dura. Cruzar un desierto, con el viento en contra o temperaturas elevadas, puede ser un auténtico reto. Por este motivo, es más que aconsejable realizarse un examen biométrico y un test de esfuerzo. Es importante tener un estado de forma óptimo para evitar desvanecimientos, bajadas de azúcar repentinas, etc.. 

Nuestra gran enemiga será la "hipertermia", conocida como "golpe de calor". Conviene documentarse muy bien sobre como evitarla, dado que puede ser mortal. Más adelante daré algunas pistas, pero si te sientes mareado y te entra un sudor frío repentino, es el momento de parar, buscar una sobra y refrescarse lo mejor posible.

2) Documentación

Si la documentación es fundamental en cualquier viaje, mucho más cuando se tratar de cruzar un desierto en bicicleta. Hay que averiguar cúal es la mejor época del año, no sólo por temperatura sino también por los vientos. La altitud es un dato clave, dado que las temperaturas en un desierto elevado suelen ser bastante más suaves que en un desierto a 200 metros de altitud, como el Karakún o algunas zonas del Mojave. Hay que determinar los puntos de abastecimiento de agua y comida, así como las posibles sombras o refugios que podamos encontrar... Para ello, existen numerosas herramientas en la red.  Una buena idea es tratar de buscar la experiencia de algún otro ciclista en los foros: Adventure Cycling Association, Crazy Guy on a Bike o Rodadas.net

Sobre esta documentación conviene hacer una planificación, con alternativas en función de la meteorología. Mi cabeza funciona mejor cuando tengo un plan, ¿ y la tuya?

3) GPS

La documentación o los mapas no valen para nada si no tienes ni idea de dónde estas, cuantos kilómetros te quedan para el próximo abastecimiento, o cuanto has avanzado. En este sentido llevar un GPS con un buen mapa instalado, complementado por el mapa en papel, es fundamental.

Para recargar un GPS sobre la marcha puedes utilizar un "buje dinamo" y pasar la corriente a través de un estabilizador de corriente Busch&Müller, para obtener así una salida de corriente USB.

 Además, el GPS te dará otros datos claves, como la altitud, la temperatura, las horas de luz que te quedan o la hora a la que va a amanecer. Con todos estos datos tendrás el fundamento para tomar decisiones.

A partir de 45 grados a la sombra, es decir, unos 52 al sol, es mejor empezar a buscar donde esconderse. En el Mojave el termómetro alcanzo los 47 a la sombra (55 en mi GPS) en algunas ocasiones. Llaneando y bajando lo pude soportar con mucha dificultad, pero subiendo mi temperatura corporal se disparaba y se hacia literalmente imposible avanzar. En esas condiciones se está al límite del golpe de calor, así que tomé la decisión de pedalear de noche porque me parecía mucho menos arriesgado.

4) Hidratación

Este es uno de los puntos mas importantes. Personalmente siempre llevo dos botellas de aluminio de 1.5 litros. La segunda suele ir vacía en zonas muy pobladas, y llena en las zonas donde el abastecimiento es más complicado. Estás botellas llevan una funda de neopreno, pero después de cuatro horas a pleno sol el agua estará literalmente hirviendo.

Si no tengo claro los puntos de avituallamiento,  llevo mis tres litros más una bolsa de hidratación de cinco litros. La llevo por seguridad, me siento más seguro sabiendo que si todo sale mal tendré agua de sobra.... Además, también llevo una pequeña botella pulverizadora de medio litro que utilizo para refrescarme los antebrazos (que van cubiertos con manguitos ) y el cuello. Estas zonas son las más sensibles para regular la temperatura corporal.

  Vlcsnap-2016-08-08-20h02m48s020

La cantidad de agua dependerá de cada persona. Personalmente recomiendo utilizar preparados de electrolitos, que ayudan a evitar la deshidratación.

  Recuerda: Hay que beber aunque no se tenga sed, pequeños sorbos regularmente. La sed es el primer síntoma de la deshidratación. 

 

5) Nutrición

La única forma de afrontar una travesía en un desierto es con mucha paciencia, pedaleando sin llegar al sofoco, entre el 60 y el 70% de nuestra frecuencia cardiaca máxima. En los ejercicio aeróbicos de larga duración se obtienen la energía de la metabolización de las grasas  y de los carbohidratos de absorción lenta, como el arroz o la pasta.

 Mi estrategia consiste en cenar y desayunar todos los carbohidratos que mi cuerpo admita razonablemente, y durante el día ir comiendo algún tipo de fruto seco que se digiera con mucha facilidad. Por ejemplo, en Turkmenistán llevaba dos cajas de dátiles que iba consumiendo progresivamente. Hay que evitar las comidas copiosas y pesadas durante la jornada de pedaleo...

 Por otra parte, después de dos semanas de ejercicio aeróbico prolongado, el cuerpo comienza a necesitar proteínas antes de empezar a consumir su propia musculatura. Cuando preguntas a otros cicloturistas siempre recomiendan "Pasta&Tuna", como combinación habitual de carbohidratos y proteínas. Afortunadamente, incluso en los países más remotos, el arroz y la carne son relativamente fáciles de encontrar. 

 

IMG-20140628-WA0011

 

6) Ropa adecuada

En el desierto, no solamente nos enfrentamos a un sol abrasador, sino a viento que arrastra arena.  El polvo nos entrará en la nariz, en la boca, en los ojos, etc..  Por eso es muy importante llevar un pañuelo para protegerse la nariz y la boca. Cuando más arena nos entre en la boca, más sed tendremos...

La cabeza debe ir suficientemente protegida... Un sombreo de "ala" no siempre es la mejor solución, porque con el viento el "ala" ofrece mucha resistencia. Lo ideal es llevar un pañuelo  debajo del casco, o una gorra fina de ciclismo tradicional con una visera  rígida.

Existen gafas "tácticas" especiales para el desierto. Llevan una espuma lateral que impide que la arena entre en los ojos. Por otra parte, los ojos suelen secarse, por lo que es muy buena idea llevar algún tipo de suero para refrescarlos de vez en cuando. 

 Los brazos se abrasarán si no van protegidos por manguitos, así que unos de algodón son ideales.  Además, los manguitos húmedos por la parte interior ayudan a regular la temperatura.

 Sobre colores hay mucho escrito. Supuestamente los colores claros repelen el calor, pero los colores oscuros impiden la evaporación del sudor, y por tanto mejoran la refrigeración. Personalmente prefiero los colores claros, dado que apenas sudo.

Si quieres evitar las quemaduras, toda aquella parte de nuestro cuerpo que vaya expuesta al sol deberá ir protegida por una crema solar de factor  50 o superior, 

7) Cabeza fuerte

Tan importante como el reto físico es el reto psicológico. Debido al paisaje, en el desierto es fácil tener la sensación de que no se avanza, de que se está en el mismo lugar en el que se estaba hace varias horas. Es relativamente común tener desorientaciones...

Aquí el GPS juega otra vez un papel fundamental. Personalmente mantengo la concentración y la motivación... La concentración no descuidando la hidratación, cada media hora exacta un sorbo, y la nutrición, tomando algo sólido cada hora,  coincidiendo a ser posible con una sombra. La motivación la mantengo a base de pequeños objetivos, de calculo de medias, etc...

Cuando el viento sopla en contra la cosa se complica también a nivel psicológico. Es preferible llevar un pedaleo alegre en una marcha corta, que ir atascado en un desarrollo que nos desanime. Hay que buscar la posición mas protegida del viento, para evitar toda la resistencia que podamos. 

 

8) Descanso

Una sombra en un desierto es un tesoro. En Estados Unidos aprovechaba cada puente sobre la carretera para descansar unos minutos y bajar la temperatura corporal. Era el momento de beber, de mirar el móvil, de comer, incluso de orinar... Descansar cinco minutos por hora es una buena idea.

Si una sombra es un tesoro en un desierto, una gasolinera es "la octava maravilla".  En Turkmenistán no tenían agua corriente, pero en EE.UU. tenían hasta hielo gratis, así que aprovechaba para hacer bolsitas que me ponía en el cuello para refrescarme. Descansar media hora o 45 minutos por cada 4 horas es también muy buena idea...  

9) Iluminación

 Si la temperatura sube mucho, una buena idea es pedalear al amanecer, al atardecer o directamente de noche... Por ello es importante llevar iluminación trasera, para ser visto y delantera para ver. El mínimo son 200 lúmenes para poder ver algo en la oscuridad de la noche. Según la batería o las pilas se vayan agotando, la intensidad de la luz puede bajar, por lo que es buena idea llevar baterías o pilas de repuesto.  La marca SuperNova fabrica faros que proporcionan esta intensidad alimentándose desde el buje dinamo, por lo que pueden ser una buena opción...  

10) Alucinaciones

 Confieso que he llegado a ver gasolineras en la distancia, dónde sólo había desierto... Supongo que el cansancio, el exceso de sol o el deseo de un refresco me provocó esta ilusión. He hablado con otros ciclistas y por lo visto es algo relativamente común.  Otros confiesan haber perdido la noción del tiempo, algo que yo también he experimentado.  

 De noche,  siguiendo una débil luz sobre el asfalto, rodeado de total oscuridad  y aguantando el sueño, uno puede dudar si esta soñando, o es verdad que está pedaleando. Los desiertos son lugares muy extraños, pero fascinantes. 

Un último consejo, si vemos una tormenta de arena venir hacía nosotros debemos hacer lo siguiente:

1- No perder la calma y poner la bicicleta a favor del viento, aunque eso signifique retroceder.

2- Buscar un lugar donde refugiarnos. A veces una duna o un talud puede ser suficiente para que el viento pase por encima de nosotros. Tratar de acampar no es una buena idea, es posible que la tienda salga volando o la estructura se parta...

Puedes seguirme en mi facebook: El Camino de Anántapur.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías: Deportes

Fran Ventura   27.oct.2016 22:15    

Cómo llevar un estudio de grabación 4K en una bicicleta y no morir en el intento

    martes 27.sep.2016    por Fran Ventura    1 Comentarios

 Creo que la curiosidad es una cualidad humana muy peculiar. Preguntarse cómo funcionan las cosas o cómo se logran, es lo que nos hace avanzar tanto en el campo científico, cómo en el social. La historia de la evolución humana se debe a la curiosidad "sana"... También hay curiosidad insana e impertinente, cómo la de algún compañero de trabajo y la de mi vecina del 17, alias "Stasi", pero de esa no vamos a hablar hoy.

 La gente siente mucha curiosidad al respecto de las herramientas que utilizo para grabar mis documentales. Con gusto hoy voy a dar respuesta a esa pregunta, pues la vida me ha enseñado que dar y compartir suele ser mucho más bonito y beneficioso que tener secretos, aunque sean secretos profesionales...

  Vlcsnap-2016-08-08-20h02m34s308

 Para recorrer mundo en una bicicleta la equipación debe ser ligera, muy resistente y de bajo consumo. Si además es discreta, mejor que mejor...

 

1) Action Cam

 Nunca he usado GoPro...  En 2013, antes de salir hacia India, estuve probando varias Action Cam. La Hero3 era horrible haciendo los balances de blanco y si bien su paleta de colores era más cinematográfica que la de las primeras Action Cam de Sony, el Steady Shot de estas últimas era insuperable. Además, las Sony tenían un complemento estupendo: el AKA LU1, una especie de funda con una pantalla abatible que me resultaba muy útil.

  En mi viaje a India use una SONY HDR 15, cuya óptica quedó dañada después de una dura caída en Turkmenistán, y una HDR 30 que llegó de repuesto en Kathmandú y que aun conservo. Estas cámaras viajaron en una cabeza de Manfrotto que acoplé al manillar de la bici, y que aun conservo como oro en paño. Aun así, la mayoría de los planos fueron realizados cámara en mano... (En la foto se aprecia la cabeza en el manillar)

La cabeza de Manfrotto en el manillar tiene poco secreto, como se aprecia en esta foto.

 Por desgracia los fabricantes a veces dan un paso adelante y dos atrás. Para mi viaje por America llevé una de las nuevas Action Cam de Sony, la FDR 1000. Sobre el papel son espectaculares: 4K UHD a 100 Mbs, colores mucho más cinematográficos, etc... Lo mejor de estas cámaras era el Steady Shot, pero en resolución 4K no funciona. ¿Quizás para el siguiente modelo? Efectivamente la Sony FDR 3000 ya introducirá el Steady Shot en 4k. Demasiado tarde para mi, amigos de Sony...

FullSizeRender

 Otra prestación que funcionaba espectacularmente en los modelos anteriores era el filtro de viento, pero en este modelo 4K de la foto (FDR 1000) el rendimiento ha disminuido mucho. En Estados Unidos tuve muchos problemas para grabar el sonido directamente en la cámara.

 Esta semana GoPro ha lanzado la Hero 5 Black: 4k a 60Mbs, Steady Shot y tres micrófonos con filtro de viento integrado. Además, lleva la pantalla táctil de serie. Todo ello por poco más de 400€. ¿Habrán solucionado en Sony el tema del sonido en la FDR 3000? 

Por desgracia todas las Action Cam actuales utilizan codecs con compresión extracampo, más concretamente H.264 o algún familiar (X-AVCS), por lo que la trepidación y la falta de precisión en el montaje es "marca de la casa". ¿Alguien se anima a lanzar una Action Cam sin compresión extracampo?

2) Cámara principal

 La Canon 5D Mark III con una óptica 24-105 F4 pesaba alrededor de un kilo y medio. Esta cámara entraba perfectamente en la bolsa del manillar, junto con 4 baterías y un puñado de tarjetas. En mi viaje a India pasó casi ocho meses "dando botes" en carreteras bacheadas, pistas de alta montaña y desiertos inhóspitos. Para protegerla usé una gruesa funda de látex. Era una gran cámara, pero su resolución máxima era HD, 1920x1080. 

  2013-08-13 11.24.48

 Para retratar los grandes paisajes de Estados Unidos quería 4K. Así que, dado que Canon se resistía a sacar la 5D Mark IV, me dejé seducir por la Sony Alpha 7SII. Está cámara es 200 gramos más ligera que la Canon, dado que no utiliza visor reflex. Su sensibilidad es brutal y graba 4k UHD (3840x2160) a 100 Mbs. 

IMG_3515

 Otra ventaja de esta cámara es su visor electrónico, que permite grabar con precisión en exteriores con mucha luz, evitando los molestos reflejos del LCD. Utilizando el visor electrónico se ahorra batería. Por cierto, su consumo es considerable, por lo que conviene llevar baterías de sobra...

 Está cámara también utiliza compresión extracampo, más concretamente "Long Gop" sobre el codec XAVC-S de Sony. El resultado es una ligera trepidación en la imagen, bastante leve gracias a su sensor estabilizado. En el montaje, el codec XAVC-S, aunque es soportado nativamente por Final Cut X, se muestra bastante impreciso, incluso con una tarjeta gráfica de 4 Gb.

 Esta cámara permite grabar con curvas logarítmicas Slog2, con lo que se llega a los 14 Stops de rango dinámico. El problema es que esta curva, muy aconsejable en días soleados, obliga a trabajar con una sensibilidad mínima de 1.600 ISO, y por tanto a utilizar un filtro neutro en exteriores.  Utilizando mi óptica Canon 24-105, con un adaptador de Fotodiox, y un filtro neutro ND9 de Hoya tuve muchas veladuras en la imagen.  

3) Micrófono

 El peluche de la foto, llamado DeadCat, es fundamental para grabar sonido en exteriores ventosos (yo no sé como lo hago, pero siempre acabo en lugares dónde el viento sopla con ganas) Debajo del "gato muerto" hay un micrófono Rode VideoMic, pensado para acoplarse a la zapata del flash de la cámara. Funciona con una pila de 9 voltios, algo bastante retro, la verdad...

2013-08-13 11.18.20

Este micrófono viaja en uno de los bolsillo de las alforjas traseras, y pese a que está dañado exteriormente (tiene 20.000 Km) sigue funcionando como el primer día.

4) Trípode

 Me gustaría llevar un trípode más alto y más robusto, pero sé que acabaría tirándolo en la cuneta de algún puerto de montaña.  Setecientos gramos es un peso razonable para un trípode de fotografía que viaja en la bolsa trasera de la bicicleta, junto a la tienda de campaña y las zapatillas de "no pedalear".  Los días que estoy inspirado hasta me da para hacer algún pequeño movimiento con él...

2013-08-13 11.19.26

5) Discos duros

 La cantidad de material que genero es muy grande, por lo que tengo que ir descargando las tarjetas cada dos o tres días. Por seguridad, el material lo voy volcando siempre a dos discos duros. Estos discos viajan en una funda acolchada bastante gruesa para reducir las vibraciones de la carretera. Os recuerdo que los discos duros son objetos bastante frágiles... 

 En 4K comprimido (XAVC-S a 100 Mbs) una hora ocupa 64 Gb, por lo que en Estados Unidos llevé dos discos de 2Tb cada uno. Llegando a Los Ángeles, mandé a España uno de los discos por US Postal, para asegurarme de que en caso de perder alguno, al menos el otro llegaría a Madrid...

6) Laptop

Para descargar las tarjetas hace falta un ordenador portátil. El Mac Book Air 13" pesa 1.3 kilos, y metido en una funda Thule se vuelve un objeto muy, muy duro. Viajó también a India, y se llevó más de un golpe fuerte, pero resistió el impacto. La batería, en buenas condiciones, dura más de 8 horas.  El laptop es fundamental para ir visualizando el materia rodado y repetir o corregir todo aquello que se considere mejorable.

2013-08-13 11.25.39

 

7) Bateria complementaria.

 Depende del país por el que estemos viajando es posible que sea difícil encontrar corriente eléctrica, o que esta sea de baja calidad. Es posible que no queramos arriesgar nuestros aparatos a un pico de tensión. PowerTraveller posee una batería de alta capacidad llamada Power Gorilla, que puede alimentar un portátil, y cargar las baterías de Canon mediante un adaptador. Es pesada, pero merece la pena dado que nos aporta una seguridad a la hora de no quedarnos sin batería en el peor momento.  

2013-08-13 11.56.30

 

8) Cables y cargadores

 Efectivamente toda esta parafernalia conlleva un número importante de cables y cargadores. A todo ello hay que sumar los cable del teléfono y el del GPS. Además, hay que llevar cables de reserva por si alguno se rompe o se pierde. El resultado es una bolsa con una maraña de cables y cargadores, bastante pesada y voluminosa, que viaja en mi alforja delantera derecha, justo debajo de la bolsa de aseo.

9) Cuidado y limpieza

Cuando se trabaja en exteriores, en la cuneta de una carretera, es fácil que la cámara acabe bañada de polvo cuando pasa algún camión. De vez en cuando conviene limpiar la óptica, así que mi consejo es llevar una pequeña brocha para retirar primeramente los residuos, y una gamuza para eliminar los restos de grasa que podamos haber dejado con los dedos al manipular la lente.  

10) El guión

Lo último de la lista, pero lo más importante. No suelo usarlo mucho porque lo llevo en la cabeza, pero de vez en cuando consulto algún dato o alguna idea. Dónde menos pesa es en el teléfono, en un archivo PDF, pero yo lo llevo impreso y encuadernado. Me gusta llevarlo así para anotar cosas en él, alguna nueva idea o dato que descubra por el camino. En cualquier caso el guión se acaba siempre en la mesa de edición.

Mucha gente me pregunta si no llevo un "drone". Pues no, no lo llevo porque pesan mucho, demasiado, y realmente no sé como puedo hacer para pedalear y manejar el drone al mismo tiempo. En cualquier caso, ya están fabricando drones de bolsillo, que tan solo pesan 200 gramos, y estoy tentando en probar uno. Quizás encuentre la forma de que me filme mientras pedaleo...

Te recuerdo que toda esta parafernalia la uso para hacer documentales y entretener a la gente, ampliar sus horizontes, y sobre todo tratar de convencerles de que apadrinen un niño con la Fundación Vicente Ferrer

El 21 de Octubre pasarán el primer documental,14.000 Km, El Camino de Anántapur, en los cines Golem Baiona, en Iruña-Pamplona. La entrada solamente serán 3 €, y lo recaudado valdrá para seguir apoyando los proyectos de educación en India. Mas información en mi FB.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías: Cine

Fran Ventura   27.sep.2016 22:26    

De Montar en Bicicleta a Montar un Documental: Ensayo sobre la soledad.

    miércoles 14.sep.2016    por Fran Ventura    0 Comentarios

 Creo que fue García Márquez el que decía que viajar era regresar. Efectivamente, la sensación de volver a dormir en tu cama después de una larga ausencia es maravillosa, pero el estado natural del viajero es el movimiento... 

 Por experiencia sé que pasar de pedalear diez horas diarias a estar encerrado frente a un ordenador puede llegar a ser una experiencia traumática.  Esta vez me lo he tomado con calma, ayudado por las circunstancias, dado que tenía que renovar mi preciada estación de montaje. Efectivamente, mi viejo Mac Pro, compañero infatigable ampliado hasta lo inconcebible, fue vendido al mejor postor. Se fue a Sevilla una mañana de Agosto. Seguirá en la batalla ahora en tareas de diseño gráfico...  ¡Buena suerte compañero! 

El Camino de Anántapur. Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok – Anántapur. Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici.

 Fue una mañana, también de Agosto, cuando llegaron los sustitutos: Un Imac 5K y un servidor Lacie Big5.  Al abrirlo, este último me miró cual cíclope electrónico, al estilo Hall 9000... Véase en la siguiente foto, junto al gato, el parecido con el maléfico ordenador de "2001, Una odisea en el espacio. (Perdóname Andrei por utilizarte como reclamo para esta entrada del blog, pero los gatitos tenéis mucho tirón en las redes... )

El Camino de Anántapur. Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok – Anántapur. Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici.

 En ese engendro diabólico de 10 Terabytes he volcado las 40 horas de video que rodé durante mi travesía por Estados Unidos y una hora más que me llegó desde India. Afortunadamente, todo ese material ha ido madurando poco a poco en mi cabeza durante largas jornadas de pedaleo, en las que ocupas tu mente pensado como dar forma a tu historia. El problema es la soledad, ¿Será todo una gran paja mental?¿Entenderá el espectador lo que quiero contar?¿Se molestarán los americanos si hago una  parodia de las películas apocalípticas? 

 

  Uno se siente muy sólo frente a esas dudas y Andrei no ayuda demasiado, a pesar de ser el único gato en el mundo reconocido como montador según IMDB (no es broma, puedes pinchar el link para entrar en el perfil de mi gato en la prestigiosa base de datos de la industria cinematográfica estadounidense) 

 Hay que tomar decisiones constantemente, decisiones que mantengan una coherencia con una idea global y al mismo tiempo mantener la fe en esa idea más allá de todas las dudas. Corres el riesgo de sufrir la neurosis del creador y volverte un Woody Allen en fase maniaca, o lo que es mucho peor, un imbécil encantado con su obra.

 En esa terrible soledad, muchas veces te entran ganas de tirar la toalla y salir a soltar adrenalina con la bici... Al final vas avanzando plano a plano, secuencia a secuencia, raspando minutos al sueño, al trabajo, al ocio... ¿De dónde saco las fuerzas? La fuente de mi energía está a 14.000 Km de mí, en la pequeña aldea de Byrepalli, en el distrito de Anántapur y se llama Nandiní... 

El Camino de Anántapur. Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok – Anántapur. Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici.

 Ver esta sonrisa me ayuda a pensar que mi trabajo vale para algo, que con el documental podremos recaudar fondos para apoyar la educación en India, o lo que es mucho mejor, que más gente se animará a apadrinar a niños como Nandini en India.

 Esta idea es la que me ayuda a combatir el miedo a oxidarme en una silla durante horas, el miedo a que el documental se quede en un cajón, o lo que es mucho peor, el miedo a la incomprensión. Una y otra vez reviso las secuencias, ajustando arriba y abajo cada plano, como el que modela una escultura de arcilla. De momento todo es un borrador, pero me atrevo a compartir algunos esbozos con vosotros. 

 

  Por cierto, el otro día colgué en mi web el resultado conseguido hasta el momento. Aquí puedes descargar el informe elaborado por Fundación Vicente Ferrer, en el que se detallan las cantidades conseguidas y a dónde ha ido a parar cada bicicleta.

Mientras, mi bici, Silke, está en el mecánico ultimando el "paquete de mejoras" para la siguiente etapa... Espero tener algo que mostrar muy pronto, entonces el plan es romperme los nudillos llamando a muchas puertas con la esperanza de encontrar un alma gemela en algún despacho y mi soledad se sienta acompañada. 

Como siempre, iré contando más cosas en mi Fb.

 

 

 

 

 

Fran Ventura   14.sep.2016 19:57    

El valor de una bicicleta

    jueves 1.sep.2016    por Fran Ventura    0 Comentarios

  Recuerdo cuando vi por primera vez "El ladrón de Bicicletas", creo que tendría poco más de veinte años. Aquella película me enseñó lo importante que algo, bajo nuestra óptica, tan trivial como una bicicleta podía significar para una persona...

  La bicicleta no sólo es una forma de ocio o de transporte, sino que en muchos países es una herramienta importante en el desarrollo económico y social. Muchos estaréis pensado en África y sus bicicletas de bamboo, pero  paradójicamente, en los países más desarrollados (en España comienza ahora la fiebre de las "Cargo Bikes") las bicicletas vuelven a ser utilizadas como una herramienta limpia de reparto y transporte de mercancias (espero que nunca un dron llame a mi puerta para entregarme una bandeja de sushi)

Cargo 

 Las bicicletas en India son simples y robustas, fabricadas en acero según el diseño tradicional británico. Durante mi viaje por India en 2014 las vi transportando cántaros de agua, pesados sacos de arroz, animales y hasta familias enteras… Si algún componente se parte, se suelda y se pone otra vez en circulación. Una bicicleta en India es para toda la vida. 

Bicycle-truck-india

 Por experiencia sé que el esfuerzo de mover carga en bicicleta supone un gasto calórico enorme, por eso, la mayoría de los conductores de Rickshaw y los transportistas que utilizan bicicletas en India son extremadamente delgados. El equilibrio entre lo ingerido y lo gastado es demasiado precario... Una bicicleta para ellos es la diferencia entre poder comer o tener que mendigar. 

 En aquel viaje pude comprobar también que muchas adolescentes iban al colegio en bicicleta. Por las mañanas las veía en pelotón, pedaleando con cierta prisa para no llegar tarde. Para estas chicas una bicicleta significa la oportunidad de seguir estudiando. Seguir estudiando aunque todo esté en su contra...

Chicas

 Recuerdo ver a niñas muy pequeñas ayudando a sus padres a secar las cosechas en los márgenes de la carretera, cuidando de sus hermanos pequeños, o lavando la ropa en un barreño de plástico… En algunas zonas la dispersión poblacional es muy alta. La distancia al colegio para muchos niños es de 4 o 5 Km, así que recorrer esta distancia a pie supone un esfuerzo añadido a sus tareas diarias. La tradición hindú manda que las mujeres se casen al llegar a la pubertad. Esto suele producirse al comienzo de la enseñanza secundaria, por lo que el índice de abandono escolar es muy elevado en esa franja de edad.

Sin título

  Por todo esto, es fundamental que el sistema educativo garantice, al menos, un transporte seguro hasta las aulas. Aquí entra en juego ese maravilloso invento de dos ruedas. Según me cuentan, los de Vicente Ferrer llevan repartidas cerca de 16.000 bicicletas en el área de Anántapur. Todo ello para conseguir que el 75% de las chicas de la zona lleguen a secundaria. A los chicos también se les da una bicicleta. Con ella va implícita una importante misión: la de proteger a sus compañeras de clase durante el traslado.

Chicos

 Gracias a las donaciones particulares en 2014 se pudieron entregar las 120 primeras bicicletas de El Camino de Anántapur. A fecha de hoy hemos superado las 300. Estas bicicletas son de la marca "Hero", uno de los mayores fabricantes de India. Todos sus componentes son igualmente fabricados en India, y su precio es unas 2.500 rupias, unos 50€  aproximadamente.

 Cuando pienso que una bicicleta de carretera profesional cuesta en torno a los 10.000€, me doy cuenta de lo extraño que es nuestro mundo. No trato de entenderlo, pero me cuesta mucho no juzgarlo...

Gotomi

 Recuerdo a la pequeña Gotomibay pedaleando en su bicicleta hacia el colegio en Vanabolu. La bici le venía dos tallas grandes pero daba igual. Había aprendido a pedalear de pie y lo hacía con una alegría desbordante. En el portabultos llevaba su mochila cargada de libros, cargada de futuro

 

Más información en www.elcaminodeanantapur.org, o en mi Facebook: El Camino de Anántapur. ¡Te invito a que ayudes a cambiar este mundo!

 

Categorías: Gastronomía

Fran Ventura    1.sep.2016 17:51    

Cómo superar la "Crisis de los 40" pedaleando

    viernes 12.ago.2016    por Fran Ventura    1 Comentarios

 

 Si no recuerdo mal, durante la época victoriana fue el Doctor Freud quien prescribía largos paseos en bicicleta para remediar la "histeria femenina". Tampoco se trata de hacer una extrapolación malintencionada, ni de estimular la próstata pedaleando durante horas, pero creo firmemente en los beneficios del ciclismo para superar ciertos estados vitales.

 

Mujeres-en-bicicleta

 Vaya por delante que no  creo en la autoayuda,  no soy psicólogo, ni psiquiatra, ni médico y que por no ser no soy ni periodista, pero si sé que la bicicleta me ayudó a superar mi crisis. Algunas personas me han estado animando a contarlo, pues consideran que mi experiencia puede ser útil para los que se encuentren en tan “complicado” momento… Sin ningún pudor, te resumiré las 5 fases por las que pasé para salir de aquel agujero.

1) Reconoce que tienes un problema

 Supongo que la mía es una historia común Los ciclistas profesionales conocen muy bien las consecuencias psicológicas de parar de golpe de entrenar y competir, de dejar de recibir las endorfinas generadas durante la práctica deportiva. Durante años, la bici aparecía y desaparecía de mi vida en función de mis condiciones vitales, de mi horario laboral o del espacio que tuviera para guardarla en casa. 

 Mi última bici la habían robado del balcón de un diminuto apartamento del centro de Madrid. Un día me miré en el espejo. No me parecía nada al tipo que había imaginado que sería a esa edad. Me invadía un sentimiento de fracaso generalizado, así que comencé a odiar a ese tipo cuya imagen reflejaba… Otros solucionan este problema con un descapotable, con una amante joven o con un divorcio (véase American Beauty). Yo opté por una solución mucho más radical, destruir poco a poco a ese tipo que me miraba fijamente cada mañana.

Con lo que me pagó el seguro compré otra bici, una maravillosa Trek 8000, pero no encontraba el mismo placer que experimentaba pedaleando cuando era más joven. Incluso me apunté a un club de MTB para obligarme a salir,  pero la cosa fue de mal en peor y toqué fondo…

 

Club_Fotor

 

2)  Localiza los momentos felices de tu vida

¿Recuerdas tus primeras salidas en bicicleta? Desde que mi padre me regaló una “Bh” de paseo a los 7 años, siempre fui un ciclista inconstante. Aquella bici no podía competir con las “California” o las “Motoreta”, pero mi siguiente bici, a los 15, llevaba un manillar de triathlon y 21 velocidades: Era la época en la que Indurain arrasaba en el Tour y yo desfondaba a mis amigos por la Sierra Oeste de Madrid.

Aquella bicicleta amarilla significaba huir durante horas, sentir la libertad y explorar nuevos caminos… A lo largo de mi vida he pensado mucho en aquellas salidas, y he tratado de recuperar ese espíritu, de encontrarme conmigo mismo.

No recuerdo el año, pero si que era primavera, cuando me propusieron ir a dar un curso a Santiago de Compostela. Al acabar las clases me di una vuelta por la Plaza del Obradoiro… Los peregrinos ciclistas llegaban llenos de barro, mojados, exhaustos, pero con una felicidad contagiosa, incluso para aquel tipo que se odiaba. Supongo que allí me contagié…

Ese Verano compré mis primeras alforjas y pedalee 750 Km en nueve días, desde Madrid a Santiago. Mi forma física era desastrosa, así que sufrí hasta llorar de dolor... Creo que ahí, desde mis propias cenizas, cual ave fénix, empecé a reconstruir un nuevo yo. También lloré de alegría al llegar a Santiago, porque aquel dolor me reconcilió con mi yo adolescente, con ese Peter Pan eterno que se resiste a morir en mi interior. El viaje o transforma o no es viaje…

Compostela

 

3) Otorga un sentido a esos momentos de felicidad

 Con ese espíritu llegó el Camino de Santiago del Norte,  La Via de la Plata,  El Camino Sanabrés y el de Madrid. Aquello de viajar en bicicleta se convirtió en una droga, o quizás en una tabla de salvación a la que agarrarse… Luego me fui sofisticando y cambié de bici un par de veces hasta encontrar a “Silke”, mi caballo de batalla. También probé nuevas rutas, primero 1200 Km por la Ruta del Cid y luego 1.800 por Finlandia.

Tercero

Sí, aquel tipo se parecía algo más al que había imaginado, pero aun sentía un gran vacío interior.  La mía era una vida vacía, sin sentido, completamente inútil… ¿Para que valía mi vida? Pensé que necesitaba una pausa, un año sabático (algo que debería ser obligatorio por ley), y se me metió en la cabeza hacer un gran viaje en bicicleta para dotarlo de un sentido, es decir que valiese para algo…

Comenté esto con mis amigos más íntimos, y fue mi querida Susana Marín, (siempre hay una Susana dando los mejores consejos) quien me dio la idea de hacer un crowdfunding para recaudar fondos y donar bicicletas a quien las necesitara.

 Di algunos palos de ciego hasta llegar a la Fundación Vicente Ferrer. Creo que ahí mi suerte empezó a cambiar… Supongo que nos reconocimos en el lugar donde se cree en los milagros, en esa fe en lo imposible. Confiaron en mi… Para disimular luego dijeron que tenían sus dudas, pero nunca las tuvieron.

4) Entrégate a tu nuevo proyecto

 Luego sucedió el primer “milagro”, o llámalo suerte si quieres… Mi empresa me dio ocho meses de excedencia y me reservó la plaza para mi regreso. Siempre agradeceré a Rtve este regalo y su complicidad con el proyecto.

  A partir de ahí mi fe fue en el día a día, en el kilómetro a kilómetro, en cada metro avanzado, y cada gramo de energía bien empleada… Eso creó una disciplina, una forma avanzar siempre mirando hacía adelante, en definitiva una forma de ser.

  Y entonces sucede la transformación, sucede en el momento en el que tu vida cobra sentido. Creo que hubo dos puntos de inflexión. El primero fue el atropello de una niña en las carreteras de India. Murió frente a mi, sin que pudiera hacer nada…  Luego la entrega de las bicicletas, que con las donaciones de decenas de personas llegaron hasta la pequeña aldea de Vanabolu. Esas bicicletas transformaron por completo la vida de aquellos chavales, y también la mía…

Entrega

 

5) Aceptar el nuevo yo y  compartirlo

 Fruto de aquel primer viaje elaboré un documental que se está proyectando de ciudad en ciudad. La taquilla sirve para seguir comprando bicicletas… Creo que estamos muy cerca de las 300. Después de las proyecciones la gente me preguntaba cual sería mi siguiente reto. Al principio no sabía que contestar, pero no tardé en darme cuenta de que debía seguir pedaleando hacia Anántapur, supongo que reconocí mi nuevo yo y lo acepté…

  El 18 de Mayo de 2016 salí de Nueva York y 42 días después llegué a las playas de Santa Mónica, en California. La idea es volver a Anántapur en cuatro etapas, una por año, pedaleando esta vez hacia el oeste, para conocer en persona a Nandini, la niña que he apadrinado. Por el camino sigo rodando un documental: “Cartas a Anántapur”, aunque mi objetivo prioritario es conseguir 68 apadrinamientos, tantos como radios tiene mi bicicleta.

Conclusión

  • Tendemos a no reconocer algunos problemas por el estigma social que producen. Reconocer el problema y dejarse ayudar es el comienzo de la solución.
  • El segundo paso es localizar las actividades de nuestra vida que nos han proporcionado felicidad en el pasado y recuperarlas.
  • El tercer paso es otorgar un sentido a esa actividad, más allá de nuestras ambiciones personales.
  • El cuarto paso es ponerse en marcha. Aquí no valen las intenciones ni las medias tintas, hay que ir a por todas.
  • El quinto paso consiste en reconocer y aceptar al "nuevo yo" y darlo a conocer a los demás.

Espero que si estás en ese momento crítico, mi experiencia pueda ayudarte. Si quieres saber más de mi, puedes seguirme en mi Facebook: "El Camino de Anántapur".

 

 

 

 

 

Fran Ventura   12.ago.2016 19:39    

Viajar en Bicicleta por Estados Unidos: 10 Consejos prácticos.

    jueves 4.ago.2016    por Fran Ventura    1 Comentarios

 

  Tendemos a pensar que Estados Unidos es el país más desarrollado del mundo, y en muchos sentidos esto es verdad. En otros, no obstante, Estados Unidos está por detrás de Europa, o simplemente es diferente... Pedalear en un país que ofrece tantos servicios hace que las cosas sean mas fáciles, pero no debemos bajar la guardia, porque nos podemos encontrar con algunas sorpresas. En este artículo abordo 10 factores a tener muy en cuenta vi vamos a viajar en bicicleta por Estados Unidos.

 

Ciclista


1-Circulación:

 La seguridad ante todo, así que empecemos por dar algunos consejos sobre circulación. Las bicicletas no son demasiado bien recibidas en las carreteras de Estados Unidos, especialmente en los estados centrales, dónde las distancias son muy largas y todo el mundo se mueve en coche. Aun así, es fácil encontrar carriles de entrada y salida de las ciudades. Fuera de estos carriles, y a veces en los carriles compartidos, la bicicleta es percibida como un estorbo, así que no esperes que nadie te ceda un sólo metro... La cosa mejora sensiblemente en las costas, especialmente en la costa Oeste, donde la cultura ciclista está mucho más desarrollada. Usa siempre tú retrovisor y evita escuchar música con cascos para poder escuchar lo que te viene por detrás...

 Cada estado tiene su propia legislación sobre bicicletas, así que es conveniente que te lo leas antes de entrar.  Por norma general piden que la bici lleve luces, al menos trasera, y que esta permanezca encendida en condiciones de poca visibilidad.

 Las autopistas en Estados Unidos suelen tener una via de servicio, donde se permite la circulación de bicicletas. La suelen llamar "business road" o "back road". En algunos estados muy despoblados, como Nuevo México o Arizona, las bicicletas pueden circular por la autopista cuando no hay via de servicio. En otros Estados, como en California, está permitido sólo cuando no hay alternativa... Las bicicletas deben usar entonces el arcén, en inglés "shoulder", por la parte de la derecha. Estos arcenes suelen ser muy anchos, tanto como para que se detenga un camión sin peligro para la circulación.

 Por desgracia los arcenes en Estados Unidos, especialmente los de las autopistas, están muy sucios. Hay muchos restos de neumáticos  reventados. Esta mezcla de goma y alambre es un campo minado para las bicicletas, porque los finos alambres que sobresalen de los restos de goma perforan con mucha facilidad las cubiertas convencionales. Por ello aconsejo usar cubiertas de touring con doble defensa, unas Schwalbe marathon Mondial o similar. Aun así, convienen no pasar por encima de estos restos.

 En los arcenes encontraremos también muchos animales muertos, especialmente armadillos y ciervos en la zona del medio oeste. A veces el olor es insoportable porque los animales están en descomposición. Con el tiempo uno se acostumbra, pero no es algo agradable. 

Madrid

 Lo más peligroso de la circulación en Estados Unidos son los cruces de varios carriles, o semáforos que dan paso alternativo en varias direcciones. Son conocidos como "Turns". Debemos colocarnos en el carril designado para nuestro giro y sobrepasar los carriles que siguen recto. Para ello es bueno esperar,  encontrar el hueco, y sacar la mano para indicar nuestra dirección... Aquí los conductores suelen ser algo más comprensivos.

2-Meteorologia: 

 Saliendo del Grand Canyon un pequeño tornado me tiró al suelo. Afortunadamente era una carretera con poco tráfico y todo quedó en un susto. Una bicicleta con alforjas es muy difícil de controlar cuando el viento le entra de lado... Sin alforjas es algo más fácil, pero igualmente peligroso.

 Conviene informarse muy bien de las condiciones climáticas que vamos a encontrar durante el viaje. Evidentemente viajar en invierno es solo aconsejable en los estados del sur... En primavera y verano tenemos que tener en cuenta varias cosas. Entre Tejas, Oklahoma, Kansas y Nebraska incluso más al norte, se produce el violento choque del aire caliente del Caribe con el frío que baja desde Canada. Esta zona se denomina "Tornado Alley", por la cantidad de tormentas y tornados que se producen durante el final de la primavera y el comienzo del verano...

 

512px-Tornado_Alley_Diagram.svg

 

 Una buena idea es llegar a estos estados a partir de mediados de Junio, cuando la primavera ya está acabando. El problema es que si viajamos hacia el Oeste, llegaremos a la zona de los desiertos en pleno verano, y eso tampoco es buena idea si no se está muy acostumbrado al calor.

 Existen algunas aplicaciones para smartphones que nos enviarán alarmas de tornado, y nos indicaran donde está el refugio más proximo. Conviene informarse del protocolo de seguridad en caso de que un tornado se acerque hacia nosotros.

 Estados Unidos está en el paso del "Jet Stream", esto quiere decir que el viento circula de Oeste a Este, con una intensidad variable, pero de forma casi constante. En algunos estados se hace más patente que en otros. Por este motivo casi todos los ciclistas americanos circulan de la costa Oeste a la Este, es mucho más fácil tener el viento empujando...

 Pedalear contra el viento es un reto psicológico. Uno lo da todo, pero la bici apenas avanza... Las jornadas pueden duplicar su duración cuando el viento sopla fuerte.

 En Estados como Texas, Nuevo México o Arizona, el viento suele soplar desde el suroeste, y en ocasiones, en función de la carretera nos puede entrar de forma lateral con mucha fuerza. Este viento lateral es muy peligroso, porque nos puede sacar de la carretera, o en el peor de los casos alguna ráfaga podría empujarnos contra el tráfico.  Si la cosa se pone fea mi consejo es parar y buscar el mejor refugio posible...

3-Alojamiento:

 La acampada libre es compleja en Estados Unidos, dado que la mayoría del terreno es "propiedad privada". En algunos Estados, cuando entras en una propiedad privada sin permiso del dueño, la ley autoriza a disparar al intruso. Por este motivo, desaconsejo acampar en un terreno sin permiso del dueño.

 Los Parques Nacionales y Estatales son la mejor opción de acampada. Por poco más de 10$ suelen ofrecer un lugar donde colocar la tienda, servicios y duchas.

IMG_2730

Los "camgrounds" asociados a KOA (Kampgrounds of America) suelen rondar los 30$. Ofrecen piscina, lavandería y servicios inmaculados. KOA ofrece una tarjeta anual de socio con la cual el precio se reduce a unos 20$ por noche.

 Cuidado que muchos "campgrounds" son exclusivos para RV, Recreational Vehicles, lo que en Europa llamamos autocarabanas, y no admiten tiendas de campaña. Suelen llamarse RV Parks. Otros son mixtos...

 En muchas ciudades pequeñas se puede encontrar moteles entre 35 y 45$. Las cadenas como Motel6, Super8, o Days Inn ofrecen habitaciones asépticas por entre 45$ y 55$. Personalmente me gustan los destartalados moteles antiguos, los que suelen estar en la antigua "interstate". Muchos de ellos están regentados en la actualidad por Indios de India... Es la opción más económica si necesitas aire acondicionado para poder dormir. Suelen estar limpios, pero desfasados...

 En las ciudades grandes podemos encontrar los "International Hostels". Muchos de ellos funcionan como "comunas" y suelen reservar el derecho de admisión. Los ciclistas somos siempre bien recibidos, así que esta es la mejor opción en ciudades como St Louis, Santa Fé, o incluso Las Vegas. La habitación en dormitorio suele estar en torno a los 20$.

IMG_2917

 

4-Transporte alternativo:

 Bendito UBER. Si necesitas traer o llevar la bici al aeropuerto o moverte dentro de una ciudad, UBER suele ser la mejor alternativa. Basta con instalarte la App en el móvil...  Si vas con la bici empaquetada, puedes elegir un modelo "Suburban" de 7 plazas. Asegúrate de que no sea de "Pool" es decir, que no lo vayas a compartir con otras personas. Es definitivamente mucho más barato que el taxi...

 El servicio de tren dependerá del estado y de las conexiones. A veces es sorprendentemente "conveniente" (como en Nuevo México) a veces es mucho mejor el autobús. En los trenes de EE.UU. suele haber un espacio reservado para bicicletas, pero igualmente dependerá de la línea y del tren.

 El gran problema de tomar el autobús durante algún tramo de nuestro viaje en bicicleta, es que la empresa "GreyHound", la que más lineas posee, obliga a empaquetar la bici en una caja y pagar un extra por ella. Personalmente esta opción no me merece la pena...

 Si no nos cuadra ni el tren ni el autobús, solo nos queda alquilar un coche y echar la bici en el maletero, o probar a hacer auto-stop durante algunos kilómetros.  Un elevado porcentaje de vehículos en Estados Unidos son Pick Ups, y es muy fácil colocar la bici en su parte trasera...

  Pacific

5-Alimentación: 

 La oferta es amplia pero muy poco variada. Hay restaurantes de comida rápida por todos lados,  en medio del desierto, pegados a las gasolinera y casi debajo de las piedras... El menú oscila entre los 6.5 y los 9$. La bebida es "refilled", es decir, te la puedes volver a llenar cuantas veces quieras...  La calorías y las grasas saturadas van en proporción. Solo "Jacks in the Box" ofrece un menú sano y barato llamado "Chicken Teriyaki Bowl", una buena opción cuando no hay nada mejor...

 En las gasolineras podremos encontrar todo lo necesario para desayunar: "Café", Muffins, Donuts, etc... También podremos encontrar Hot Dogs, a cualquier hora del día y de la noche. Muchas gasolineras tienen pegado un Subway, que sirve bocatas al gusto por 8 o 9$

 Lo mejor de las gasolineras son las "Soda Fountains", dispensadores de refresco a granel.  El tamaño del vaso va desde el medio litro hasta el litro y medio, y el precio desde 99 centavos a 1.99$ . Además de coca-cola, hay Gatorade y Powerade. No compensa comprar los refrescos embotellados, porque son mucho más caros... En las gasolineras también encontraremos plátanos, aunque es mucho más barato comprarlos en los supermercados. En las Soda Fountains también encontraremos agua purificada que es cortesía de la gasolinera.

 Comer sano es muy caro... La fruta en algunos estados alcanza precios astronómicos, y no en todos los supermercados tienen productos frescos.  El equivalente a nuestro "Día" es "Dólar General". En él podremos encontrar productos no perecederos a un precio razonable. En California los supermercados para latinos son mucho más baratos y ofrecen productos frescos de excelente calidad. Uno se siento como en México allá dentro... Todo lo que lleve el sobrenombre "organic" duplica el precio.

  Los restaurantes, más allá de la comida rápida, suelen ser caros o muy caros, exceptuando los bufetes chinos y los mexicanos. Ambos son una buena opción para variar la dieta. 

6-Distancias: 

 Las distancias en Estados Unidos se miden en millas. Una milla es 1.6 kilómetros.  En algunos estados, como en Arizona, las distancias entre ciudades se alarga con facilidad a las 80 millas, 130 Km. Algunas zonas están muy despobladas, por lo que conviene cargar suficiente agua y provisiones para el día...

  En las zonas desérticas no aconsejo utilizar pistas o carreteras secundarias, porque en caso de tener algún problema, puede tardar mucho tiempo en pasar un coche que pueda ayudarte...  Además, la cobertura de teléfono es muy limitada en estos estados. En concreto, exceptuando en las grandes ciudades, en Nuevo México prácticamente no hay servicio de teléfono móvil. 

 En ocasiones las distancias anunciadas no suelen coincidir con la realidad. Esto se debe a que  las ciudades en Estados Unidos, incluidas las pequeñas, pueden tener muchos kilómetros de longitud, y a veces la distancia se mide en el comienzo del "termino municipal" y a veces al "down town". Por eso la distancia puede variar entre 10 y 20 kilómetros arriba o abajo.

7-Talleres y recambios:

 No es demasiado complicado encontrar buenas tiendas de bicicletas en Estados Unidos. En algunos Estados, como el California, simplemente son "alucinantes". En cualquier caso, en las tiendas de las ciudades pequeñas el stock es relativamente limitado... Nos tocara ir a la siguiente capital para encontrar la pieza que necesitemos. 

  Si estamos en estados despoblados, debemos tener en cuenta que la siguiente tienda de bicicletas puede estar a 500 o 600 km, por lo que si es conveniente llevar al menos los recambios esenciales: parches, cámara, bomba, eslabones de cadena, radios, etc... 

8-Comunicaciones:

 Algunos operadores Españoles ofrecen Roaming gratis en Estados Unidos. En concreto yo llevé allí mis 4gb de datos Vodafone, y no tuve ningún coste  extra en la factura...  Otra opción es comprar allí una tarjeta de prepago de AT&T que es el operador que ofrece mayor cobertura.

 Muchos campings ofrecen WIFI gratis, de bastante calidad. También los moteles, hasta los mas destartalados, ofrece WIFI de alta velocidad. Mc Donalds están por todos lados, así como los Starbucks, y ofrecen wifi gratis a los clientes.

 Cómo ya hemos comentado, en algunos estados el servicio de telefonía es muy deficitario o no existe. Las zonas en blanco en el siguiente mapa son las que no poseen cobertura. Cómo se puede observar, se concentran en los estados del Oeste.

Americanroameristhemappingintelligencesourceforatttmobilecoverageoverlap2

9-Mapas:

 Para gustos colores... Yo llevo siempre mapas en papel y en el GPS. Los mapas en papel me dan una visión global y el GPS detallada sobre todo de las ciudades.

 Los mapas en papel se pueden comprar en las gasolineras. Son de la marca AAA (triple A), y se venden normalmente por estados. También se pueden comprar los de la Adventure Cycling Association, que están diseñados para cicloturistas. Son caros, pero merecen la pena... Otra opción es comprar el Atlas de Estados Unidos y Canada de Michelin, y arrancar las páginas que vayamos a utilizar. 

 Garmin posee unos mapas maravillosos de Estados Unidos, pero tremendamente caros. Mi consejo es utilizar los de Velomap.org. Por 20€ tienes una tarifa plana anual para descargarte todos los mapas que quieras. En ellos están marcados los carriles y rutas ciclistas, campings, servicios, etc...  Los de Estados Unidos van por regiones. Instala todos en tu GPS, y ellos irán actualizando según cambies de una zona a otra.

10-Seguros:

 Recuerda que en Estados Unidos no hay Seguridad Social. Si tienes un accidente, deberás correr tu con los gastos médicos. La factura puede ser astronómica si te rompes un brazo o una pierna... Por este motivo, es casi obligatorio llevar un seguro de viaje. No te la juegues con el seguro. Si pagas un poco más pero llevas una aseguradora de toda la vida lo agradecerás en caso de tener algún incidente.

 Estados Unidos es un país fascinante, mucho mas rico en formas de vida  y pensamiento de lo que pensamos desde Europa. Los americanos suelen ser gente educada y agradable que echarán una mano a un ciclista que lo necesite. Siempre podemos encontrarnos con algún "cow boy" algo arisco, pero afortunadamente son los menos...  Espero que este artículo te sea de utilidad. Puedes seguirme en mi facebook: El camino de Anantapur.

 

  

 

 

 

 

 

Fran Ventura    4.ago.2016 22:29    

El final de la Ruta 66: La Ciudad Esmeralda.

    jueves 14.jul.2016    por Fran Ventura    0 Comentarios

  En primer lugar debo pedir disculpas a los seguidores de este blog por el lapsus sin realizar entradas. A veces la vida te requiere para cuestiones ineludibles, y el tiempo pasa a una velocidad inalcanzable. Veinticuatro horas diarias no dan para tanto... Volvamos al relato dónde lo dejamos: la última etapa en el desierto del Mojave.

  Soy desconfiado por naturaleza. Al igual que a Santo Tomás, me cuesta creer sin ver… Cuando se habla del “sueño americano”, uno piensa que es eso, simplemente un sueño, una utopía, un estado idílico pero poco real. La Ruta 66 representa perfectamente la lucha por alcanzar el sueño americano. Las carreteras no son solo asfalto, son un viaje que hay que saber leer. Las carreteras son bellas cuando su principio, su final y los lugares que recorren, generan una experiencia existencial valiosa…

Santa monica

  La Ruta 66 posee un profundo componente dramático. En el horizonte siempre se atisba "la tierra prometida", pero desde Amarillo (Texas) a San Bernardino (California) hay más de 1.500 kilómetros de desierto muy despoblado y con temperaturas extremas en algunas épocas del año… Me cuesta imaginar el sufrimiento de los "Okies" para llegar California con sus viejos camiones Ford a finales de los años veinte.  Al final del camino de baldosas amarillas debía estar la respuesta, pero he de confesar que nunca tuve demasiado esperanza en esa respuesta. Esperaba que California fuera una utopía, un camelo, una decepción, pero una vez más estaba equivocado.

Oz

 El 30 de Junio salí de Barstow, aún en el Mojave. A las cinco de mañana el sol comenzó a iluminar en el horizonte el paso del Cajón, el desfiladero que lleva a la gran conurbación de Los Ángeles. La US66 sube suavemente hasta los 1.500 metros de altura, para luego dejarse caer en un vertiginoso descenso hasta el valle de San Bernardino. Bajo un sol abrasador, el Mojave se despidió con un último pinchazo, el tercero del viaje. El tráfico pesado deja demasiados residuos punzantes en las cunetas...

 Poco a poco el terreno comienza a reverdecer por la humedad del Pacífico, y las palmeras forman preciosos bulevares. Luego aparecen los jardines y las enredaderas de buganvillas y jazmines ¿De dónde sacan el agua? Llegando desde el desierto te cuesta entender tanto derroche, pero poco a poco te entregas a ese paraíso lleno de fragancias y colores que es California.

  El 1 de Julio comencé mi última etapa en Fontana, a 130 Km del muelle de Santa Mónica, donde está ubicando el punto final de la Ruta 66. Tocaba cruzar la gran conurbación de Los Ángeles. Afortunadamente mi GPS tiene marcado todos los carriles bici de Los Ángeles, así que fui enlazando uno con otro durante diez horas de interminable pedaleo. Ontario, Claremont, La Verne, San Dimas, Monrovia, Pasadena… Las pequeñas ciudades que forman el gran conjunto se fueron enlazando en una cadena casi interminable. Luego llegué a Los Ángeles y seguí por Hollywood, Beverly Hills y finalmente Santa Mónica y el Océano Pacífico. Por la noche, el muelle de Santa Mónica brillaba en la oscuridad cual Ciudad Esmeralda. 

IMG_3317

 Creo que mi primer contacto con California fue a través de la serie infantil “Scooby-Doo”. A ojos de un niño Fred y Daphne eran extraordinariamente perfectos, para ser dibujos animados… Supongo que Velma, con sus gafas de pasta, era tan "nerd" como Shaggy o el propio Scooby. Tampoco entendía muy bien porqué la furgoneta Volkswagen estaba decorada con flores y llevaba unas tablas de surf en el techo.

 

Scooby-2

 

 Al llega a Santa Mónica, donde los residentes van a trabajar en bermudas empujando un monopatín, entendí que los personajes de Scooby no eran estereotipos, sino que respondían a realidad de la cultura popular Californiana de los años 60, que se ha perpetuado hasta nuestros días. En Venice Beach no hay obesos, es más, diría que tanto ellas como ellos son muy guapos y atléticos. No en vano aquí es donde Pamela Anderson y David Hasselhoff lucían palmito en "Los vigilantes de la Playa".

IMG_3310

 Mucha gente se mueve en bicicleta, y muchos otros en vehículos ecológicos. Aquí el coche más común es el híbrido Nisan Prius y el más deseado es el 100% eléctrico Tesla. En Santa Mónica el supermercado de moda es el “Whole Foods”, donde todo es orgánico y muy, muy caro. Esto no tiene nada que ver con Missouri… "Scooby Doo" escenificaba inconscientemente el conflicto entre la sofisticada Costa Oeste y la frecuentemente tenebrosa “America Profunda”, entre la quinoa orgánica y el perrito caliente con mucho ketchup.

IMG_2744

 Debo confesar que California ha superado todas mis expectativas de largo. Es posible que mi percepción estuviera algo alterada después de tantos días de desierto, pero desde Santa Mónica, California se ve como un pequeño paraíso, como "La Tierra Prometida" al final de la Ruta 66.

 Cómo epílogo a mi viaje, el día 3 de Julio tomé la “CA 1” en dirección norte hacia la ciudad de Ventura. La carretera transcurre por playas como la de Malibú, donde el surf es una religión.

VENTURA AVE

 Es una sensación extraña ver tu nombre escrito por todos lados. Esta ciudad, cuyo nombre completo es "San Buenaventura", fue fundada por Fray Junípero Serra en 1769. La idea era crear una cadena de ciudades fortificadas en la costa de California, para defender la región de las incursiones Británicas y también de las ambiciones expansionistas de los zares rusos que bajaban desde Alaska. En aquella época, España mando también algunas misiones a Alaska para afianzar su posición en el pacífico Norte.

Ventura

 En la actualidad Ventura es una preciosa localidad, donde se nota que la vida es relajada... Uno siente "orgullo patrio" cuando reconoce tantas señas de identidad tan lejos de casa.  Hoy en día nuestra bandera solo ondea en el Consulado General de España en Los Ángeles. Allí, gracias a la petición de Vicente Ferrer USA, me entrevisté con Javier Vallaure, nuestro Cónsul, un asturiano de Pravia y un perfecto conocedor de nuestro legado cultural en Estados Unidos. Siempre es un placer poder conversar con gente tan ilustrada.

IMG_3288

  Este viaje por Estados Unidos me ha enseñado muchas cosas. Una de ellas es que en nuestro país tenemos un incomprensible problema de identidad. Nuestra historia es nuestra identidad, y de alguna forma yo me he sentido un lejano heredero de aquellos primeros exploradores: de los Cabeza de Vaca, de los Vazquez de Coronado o de los Hernando de Soto. De existir, su equivalente actual sería un astronauta al otro lado de la galaxia...

 Al otro lado del Pacífico está mi pequeña Nandini, la niña que apadrino con Vicente Ferrer. No puedo cruzar el mar pedaleando, pero el año que viene, si las fuerzas me acompañan, trataré de llegar hasta Alaska, hasta el estrecho de Bering. Son solo 82 Km los que separan América de Asía pero no existe "frontera abierta" entre Estados Unidos y Rusia. Si la hubiera y el océano se congelara, se podría cruzar con una Fat-Bike en un sólo día (con el permiso de los osos polares que abundan en la zona).

 A veces uno tiene ideas descabelladas, pero son estas ideas las que mueven el mundo ... De los 68 radios de mi bicicleta tan sólo cuatro llevan el nombre de un niño de Anántapur. Aún así soy optimista porque este es un proyecto a medio plazo, así que confío en que poco a poco sigan llegando apadrinamientos. Espero que el tuyo sea el próximo. Puedes hacerlo pinchando aquí: Apadrina.  Ayúdame a construir un mundo más justo.

También puedes seguirme en mi Facebook, donde a partir de ahora iré contando secretos técnicos de como realizar viajes de larga distancia en bicicleta.

Muchas gracias por seguirme y hasta pronto.

 

 

 

 

Fran Ventura   14.jul.2016 12:19    

El desierto entre Wim Wenders y David Lynch: Mojave

    sábado 2.jul.2016    por Fran Ventura    0 Comentarios

 La primera vez que escuche la palabra Mojave fue en "Paris Texas", la maravillosa película de Wim Wenders. Creo que tendría quince o dieciséis años... El Mojave era un desierto terrible, dónde Travis vagaba tan solo protegido por una gorra roja. El Mojave era el infierno donde durante cuatro eternos años Travis purgó los terribles pecados cometidos más allá del Cajon Pass. Estas imágenes de Wenders han permanecido en mi inconsciente durante años, representando el peor castigo que un hombre pudiera sufrir jamás. Solamente con oír las notas de la magnífica banda sonora de Ry Cooder, mi corazón se encogía.

Travis. El Camino de Anántapur Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok - Anántapur Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici. 6ª etapa: Desierto de Mojave - Santa Mónica

 Luego descubrí que Stroheim rodó las escenas finales de Avaricia en Death Valley, la zona más dura del Desierto del Mojave. Nunca imaginé que nadie pudiera sobrevivir en semejantes condiciones más allá de varias horas, pero en el verano de 1923 Stroheim torturó al equipo durante dos meses de intenso rodaje. El resultado fue magistral. 

Greed. El Camino de Anántapur Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok - Anántapur Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici. 6ª etapa: Desierto de Mojave - Santa Mónica

 Con estos antecedentes, este desierto me aterraba y me sigue aterrando ahora que escribo desde las afueras de Los Ángeles, ya a salvo de él. 

 Mi primer contacto real con el desierto del Mojave fue el día que llegué a Las Vegas. Desde Henderson, el Mojave se veía como una sartén ardiente, dónde el hombre estaba retando a la naturaleza con una ciudad de cartón piedra, levantada a golpe de talonario y aire acondicionado. Desde la Presa Hoover a Las Vegas hay tan solo 40 kilómetros, pero para mí fueron 400. El termómetro de mi GPS al sol llego a los 53º, unos 47º reales.

 Después de este aperitivo, no tuve valor para salir de Las Vegas de día. Esperé a las doce de la noche, a que la temperatura bajara a 35º, para poner rumbo a Baker, el único "oasis" entre Las Vegas y Barstow, la entrada oficial en California. Puse un frontal de 200 lúmenes en la bolsa del manillar, a forma de faro, y protegido por mi intermitente luz trasera encaré en plena noche la "Interstate 15" dirección Oeste. 

 A las tres de la mañana paré en la última gasolinera de Nevada. Aquí es donde mi historia comienza a girarse hacia los terrenos del maestro David Lynch. Imaginad la cara del dependiente de la gasolinera cuando me vio aparecer pedaleando con mi bici. El caso es que Dave, que así se llamaba el septuagenario encargado,  me avisó con insistencia de que se esperaban tormentas eléctricas. Su voz parecía salir de lo más profundo de los depósitos de combustible y su mirada te atravesaba con la misma vehemencia que lo haría un personaje de Inland Empire. Luego, el siniestro Dave se sintió muy interesado por mi aventura y finalmente se empeñó en hacer una sesión de fotos para su Facebook. Hasta aquí todo muy raro, pero bien...

 Lynch se caracteriza por darle una vuelta de tuerca a nuestros miedos. Su cine va más allá del consciente y conecta con nuestras pesadillas más profundas. Siguiendo la luz de mi bici, en medio del desierto, me sentía inmerso en los títulos de crédito de Carretera Perdida. Medio dormido, medio despierto, el tránsito se hizo entre aterrador y épico.

Carretera perdida. El Camino de Anántapur Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok - Anántapur Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici. 6ª etapa: Desierto de Mojave - Santa Mónica

 Cuando amaneció, como Dave me dijo, el cielo estaba lleno de pequeñas y extrañas tormentas. Finalmente llegó el surrealismo, y comenzó a llover en el desierto del Mojave, algo completamente excepcional.

 

Esa mañana llegué a Baker, la entrada a Death Valley. En treinta kilómetros de descenso pasé de 25º a 46º. Baker es famosa por tener el termómetro más alto del mundo. En su punta está marcada la cifra 135º, por el record registrado en grados Fahrenheit, es decir, 57.2º centígrados.

Baker. El Camino de Anántapur Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok - Anántapur Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici. 6ª etapa: Desierto de Mojave - Santa Mónica

 En estas condiciones pagas lo que sea por dormir con aire acondicionado, así que después de regatear un buen rato pagué los 75 dólares que pedía por una triste habitación el único motel del lugar.  Nunca pude saber cuál era el grifo de agua caliente y el del agua fría del Will Fargo Motel de Baker, la temperatura era la misma, es decir, perfecta para cocinar mis tallarines.

 Visto lo visto, ese día me puse a pedalear a las 10 de la noche, cuando el termómetro marcaba 38º.  Apenas había dormido tres o cuatro horas, y nuevamente estaba persiguiendo mi luz por la carretera. Por momentos me sentía hipnotizado por la misma y llevado nuevamente a un espacio transicional, entre el consciente y el subconsciente... A veces pensaba que estaba dormido y trataba de despertarme, pero no podía. Luego me daba cuenta de que estaba pedaleando, medio dormido, sobre mi bicicleta.

 De tanto echarme agua en la cara para despejarme, a las tres de la mañana casi había acabado con mis tres litros... Estaba guardando mi última reserva de líquido a base de pasar sed, en espera de encontrar alguna gasolinera. La cosa se ponía fea...

  Poco más tarde me topé con un coche parado en la cuneta. El conductor me hizo señales para que parase...  En estos casos no suelo detenerme, pero pensé que quizás necesitaba ayuda y en el último momento, no sé muy bien porqué, paré la bici.  El conductor era un hombre de mi edad, algo más alto que yo, con el pelo largo... -Te he visto en la carretera y he parado porque quería conocerte... Yo no daba crédito a la situación.  Es que hace un rato un tipo, en una última gasolinera de Nevada, me habló de ti. Yo estaba medio dormido y deslumbrado por los faros del coche, así que la escena debió ser "Lynch al cuadrado".  El conductor se llamaba Adrian y era un húngaro que trabajaba en un hotel de Las Vegas. Así que Adrian sacó su teléfono, y nuevamente me sometió a una sesión de fotos en medio del desierto, en medio de la noche... Al comprobar las fotos, ambos parecíamos deformados por el flash, como personajes de una pesadilla. ¿Estoy despierto o qué?

 Luego Adrian sacó una botella de Perrier helada, y me la regaló. Yo que me estaba quedando sin agua, y poco después estaba bebiendo Perrier helada en medio del desierto del Mojave...  A la hora de arrancar, Adrian se empeñó en ayudarme, así que se metió una carrera de cien metros por el arcén, empujando mi bici para que tomara otra vez velocidad. La vida es muy rara...

 Medio dormido llegué a Barstow, la entrada simbólica a California. Busqué el motel con peor pinta, el Star Budget, y me deje caer derrotado sobre una crujiente cama de 40 dólares... A la mañana siguiente todavía tenía dudas de si todo había sido un sueño o no, pero la botella de Perrier estaba en uno de los porta-botellas de la bicicleta.

Perrier. El Camino de Anántapur Nueva York - Los Ángeles - Vancouver - Anchorage - Beijing - Bangkok - Anántapur Nuevo viaje documental y solidario a favor de la Fundación Vicente Ferrer. Objetivo: Conseguir 68 apadrinamiento de niñas y niños en la India, tantos como radios de la bici. 6ª etapa: Desierto de Mojave - Santa Mónica

 El mejor momento de cruzar un desierto es cuando se acaba. Este me ha llevado cuatro jornadas desde la extraña Selligman en Arizona, a la no menos extraña Hesperia, en California. 550 kilómetros donde el viento me ha azotado por todos los lados, de noche, de día y hasta en sueños...  No me he cruzado con Travis, pero Lynch me ha estado persiguiendo hasta San Bernardino.

 Ya estoy más cerca de Nandini, la niña que he apadrinado a través de Fundación Vicente Ferrer. Espero que tú te animes, y también apadrines un niño en Anántapur. Vicente Ferrer diría que la pobreza no está para ser entendida, sino para ser resuelta... y resolverla es labor de todos.

Puedes seguirme en mi Facebook: El Camino de Anantapur.

Fran Ventura    2.jul.2016 08:10    

Sin City: La Araña del Mojave

    martes 28.jun.2016    por Fran Ventura    0 Comentarios

 Buena parte del éxito de una araña consiste en el emplazamiento de su tela. Se trata de encontrar el mayor tránsito de insectos, el pasillo por dónde vuelan... No hay muchos caminos para llegar hasta Los Ángeles. Despoblada, carente de atractivo, la Ruta 66 transcurre por el sur de Las Vegas en su eterno peregrinar hacia California. La otra opción es desviarse al norte 150 kilómetros y llegar a la fabulosa Las Vegas, también conocida como "Sin City", la Ciudad del Pecado.

Wellcome Las Vegas. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 Uno se siente como un mosquito atraído, más bien hipnotizado, por las luces de colores y absorbido al interior de los casinos, donde el aire acondicionado hace posible la supervivencia. Las Vegas no es una ciudad, es una tela de araña en medio del desierto. 

 El 25 de Junio salí de Kingman, en la Ruta 66, en dirección norte hacia Las Vegas. Salí de noche, a las cuatro de la mañana, para evitar las altas temperaturas del desierto del Mojave. A las doce del mediodía llegué a la presa Hoover, donde el termómetro de mi GPS alcanzó al sol los 52º, algo así como 45º a la sombra. Los cuarenta kilómetros restantes tuve que ir parando en cada gasolinera para evitar la deshidratación, o lo que es peor, el golpe de calor...

Hoover. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 Al final del camino esperaba el "Las Vegas Internacional Hostel", donde por 25 dólares te dan cama (con aire acondicionado) y piscina... En la recepción una prostituta de avanzada edad intenta convencer al recepcionista de que es una "mochilera", pero evidentemente no cuela.  En East Freemont se concentran buena parte de los "insectos" a los que la araña ha chupado ya toda su sangre; alcohólicos, jugadores arruinados, prostitutas de baja estopa... Uno no puede evitar recordar aquella sobrecogedora película de Mike Figgis titulada "Leaving Las Vegas".

5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 Son las siete de la tarde y la temperatura sigue siendo de 43º. Bañarse en la piscina es como meterse en un enorme tanque de sopa, así que sólo me queda esperar a la noche y que la temperatura baje. A las diez (pm) estamos a 35º, pero decido dar una vuelta por la ciudad con mi cámara.

 Freemont Street es la parte "vintage" de Las Vegas, la calle en la que se abrieron los primeros casinos en los años 50... Se mezclan mil sonidos a la vez, luces intermitentes y multitudes: Mi primera impresión fue la de estar de vuelta en el bullicioso Tokio, en el muy desatado Shibuya. 

 Freemont Street se ha cubierto con una enorme bóveda de cañón en la que se ha instalado una pantalla gigante. Por debajo de ella, por la módica cantidad de 50 dólares, se puede volar enganchado a unas tirolinas... Tres escenarios amenizan el lugar con música en directo. Por la calle se pasean despedidas de soltero, turistas de medio mundo y todo tipo de buscavidas.

Freemont. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

  Abiertos completamente a la calle están los casinos, donde la temperatura es mucho más agradable. En primera línea están las "slots", las "tragaperras". Las más modernas se han "tematizado" con series de televisión: La de "The Walking Dead" ofrece un premio de medio millón de dólares.

Walking. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

  La tela de araña funciona como una máquina bien engrasada. Los insectos quedan pegados a ella, hipnotizados por las frenéticas luces, por la ilusión de un premio, de una segunda oportunidad... La "Tragaperras" del Mago de Oz ofrece un premio mucho mayor, 1.4 millones de dólares.  Todavía hay quien anda buscando la ciudad esmeralda...

Mago de Oz. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 Las croupier lucen su escote en la Ruleta, los Dados y el Blackjack.  En Freemont Street la apuesta mínima para la plebe es de 5$ en la ruleta, pero las reglas están hechas a medida de la casa para evitar que los "Pelayos" de turno saquen provecho: Hay que apostar obligatoriamente a cinco números o dos eventos (no seré yo el imbécil que les regale mi dinero).  Mi mirada se centra en los insectos que están siendo desangrados lenta, pero inexorablemente, por la araña. Completamente atrapados, no tienen ninguna posibilidad de salir de allí victoriosos y además lo saben. ¿Qué estúpida ilusión les hace seguir apostando? Se nota que algunos llevan su presupuesto de pérdidas cerrado y disfrutan perdiendo el dinero. Personalmente no le encuentro el placer a algo así...

5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 Más al sur está el Strip, donde se mueve el dinero de verdad. Aquí están los grandes hoteles, donde la plebe no puede alojarse. Está el Bellagio, el Circus Circus, el Cesar Palace, Etc...

Palazzo. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 En estos hoteles se celebran congresos durante el día y por la noche los congresistas se sueltan el pelo. Aquí no hay ruletas de cinco dólares, aquí se juega de verdad... Los turistas miramos "estupefactos" las góndolas del Venetian o la pirámide del Luxor.  En ellos actúan los mejores humoristas y cantantes, y se escenifican las más selectas variedades. Dentro de poco aquí estará el Circo del Sol...

 Levantados en medio de un desierto muy duro, estos hoteles son un desafío a la naturaleza, una soberbia expresión que pone de manifiesto la supremacía colonizadora del ser humano sobre su entorno. Tan magno derroche, tan grande tela de araña, solo tienen un sentido: seguir desangrando insectos. Yo sólo le di una moneda al adivino Zoltar, (el de la película Big) para ver si me aclaraba mi futuro en el desierto, pero se la trago y no me dijo nada...

Zoltar. 5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

 Ahora toca salir de aquí pedaleando y la única manera que se me ocurre es de noche. De día la temperatura me doblaría en un par de horas. Llevo dos días trasnochando, pero no he podido cambiar mi horario totalmente. Ahora me toca una larga siesta y las 11 de la noche quiero salir hacia el desierto. Tengo luz trasera y delantera, baterías y reflectores. En dos días llegaré a California y espero que la temperatura sea algo más baja allí.

 Este viaje está acabando, pero yo sigo manteniendo mi compromiso con la Fundación Vicente Ferrer. Aquí en Estados Unidos se llama VFFUSA, y está empezando sus actividades. En Septiembre será su lanzamiento oficial y me alegra y enorgullece poder ayudarles a darse a conocer. Por el momento hay sólo cuatro apadrinamientos confirmados, pero con el tiempo llegarán más. Espero que tú también te animes...

Puedes seguir mi viaje con más detenimiento en mi facebook: El camino de Anántapur.

5º Etapa: Ruta 66 - Las Vegas

Fran Ventura   28.jun.2016 06:59    

El Camino de Anántapur

Bio El Camino de Anántapur

Fran Ventura, realizador y guionista de TVE, en 2014 pedaleó desde Madrid a Anántapur, en el sur de India, sede de la Fundación Vicente Ferrer. Con ello logró recaudar más de 300 bicicletas: un medio de transporte seguro para que las niñas de la zona pudieran continuar sus estudios. Fruto de aquel viaje nació el documental “14.000 Km, El Camino de Anántapur” y la serie homónima de seis episodios. Ahora Fran pretende volver a Anántapur viajando hacia el oeste en bicicleta para conocer en persona a la niña que ha apadrinado a través de Fundación Vicente Ferrer. La primera etapa será cruzar Estados Unidos desde Nueva York a Los Ángeles. Luego seguirá hacia el norte para llegar a Alaska y desde allí cruzar el Pacifíco hasta el norte de China. En la última etapa recorrerá la costa del Sudeste Asiático hasta llegar otra vez a la India y cerrar el círculo iniciado en 2014.
Ver perfil »

Síguenos en...