22 posts de noviembre 2010

Gafas para ver la cruda realidad

Hay una óptica que se anuncia en televisión con la promesa de regalarte dos pares de gafas cuando te compras uno. Y como me hizo ver la señora Cruda: cuán necesario es que te regalen no uno, sino dos pares. Es absolutamente imprescindible.

Qué alegría, qué alboroto, otros dos perritos pilotos.

No querías gafas, pues toma 3 pares. Está muy bien. Tres pares de gafas son absolutamente necesarios para la vida moderna. Uno para cada una de las comidas: desayuno, almuerzo y cena. O uno para cada una de tus tres teles. O para verlas las tres a la vez. O para tus distintas lecturas:unas para los libros buenos, otras para que los best sellers te parezcan buenos y las terceras para leer la mente, por ejemplo. Si es que no sé cómo no se les había ocurrido antes, cómo nadie se le había ocurrido lo esencial que es tener 3 gafas en esta vida.

Para ver la realidad en 3D. Para los papeles por triplicado de Hacienda. Para ver tres en un burro. Para encontrarle los tres pies al gato. Para ver los tres tristes tigres. Para ver la realidad tres veces más grande. O tres veces más cerca. O multiplicada por tres. Para que te vean de tres formas distintas. Para ver la santísima trinidad. Para ver al trío calavera. Para hacer un trío contigo mismo (te vas cambiando de gafas mientras te tocas y oye, es como un menage a trois sin todo el lío de las piernas y los brazos de por medio).

Hoy en día no se puede vivir sin tres pares de gafas: tus gafas principales y tus dos pares de repuesto. Así, si se te pierden las gafas de repuesto, te quedan las gafas de repuesto de las gafas de repuesto. Y si también se te pierden éstas, puedes volver a la óptica y comprarte otro par y llevarte otros dos, con lo cual no tienes 3 pares, tienes 4. ¡Por el precio de sólo dos pares! ¿No es fantástico?

Y es entonces cuando te das cuenta de que no necesitabas 3 pares sino 4. Es entonces cuando te das cuenta de que con 3 pares todavía tenías miedo de no tener gafas suficientes pero con 4 pares ya estás bastante cubierto.

Quizá no del todo, pero bastante, porque tienes tus gafas principales, las de repuesto, las de repuesto de las de repuesto y, las que son verdaderamente fundamentales, las de repuesto de las de repuesto de las de repuesto. Esas no pueden faltar. Por lo que pudiera pasar. Nunca se sabe. Nunca se sabe cuándo las vas a necesitar. Pero las vas a necesitar. Eso lo sabes desde que te regalaron el cuarto par de gafas.

¿Y no es mejor tener tres o cuatro cosas de algo que tener sólo una? Por supuesto: es mejor tener tres casas que una sola. Y tres coches, mejor que uno solo.

Así puedes utilizar un coche para ir de tu primera vivienda a la segunda, donde coges tu segundo coche y vas a la tercera para recoger tu tercer coche con el que vuelves a tu primera casa a dormir, cansado después de tanto conducir.

Pero para tener tres casas necesitas tres lavadoras. No lo veas como un problema. Piensa que con tres lavadoras puedes lavar mucha más ropa y puedes, por tanto, tener mucha más ropa. Puedes tener 3 veces más ropa que antes. A lo mejor ahora te parece que no la necesitas. Pero cuando cojas tus tres coches para ir de una casa a otra, te darás cuenta de que necesitas tener ropa en cada una de tus casas.

Para cambiarte. Porque se suda mucho conduciendo de una casa a otra. Y además a cada coche y a cada casa le va un tipo de ropa. No puedes ir vestido de la misma forma en todas partes. Qué te has creído. ¿Es que no sigues la moda, so cutre?

Pues lo mismo pasa con las gafas. No puedes llevar siempre las mismas gafas. Hay que cambiar. Para que la gente no se aburra de ti. Para que tú mismo no te aburras de ti, de verte siempre igual. Y porque la realidad es muy cambiante y para entender cada cosa necesitas un tipo de gafas diferente.

De hecho, no necesitas 3, necesitas muchas más, necesitas millones de gafas. Una para ocasión, para cada momento de tu vida. Y sobre todo un montón de gafas que te hagan ver la vida de color de rosa. Por eso te regalan dos pares: para que seas más feliz.

Porque la realidad no depende del cristal con que se mire, sino de la montura que lleva el cristal con que se mira. Yo preferiría que me regalaran sólo un par de gafas, unas gafas para ver la cruda realidad y cómo te compran con regalos...

Ver realidades tan crudas como las presentan las filtraciones publicadas por Wikileaks, que destapan las vergüenzas que quieren ocultar los gobiernos, pero lejos de entonar el mea culpa, los responsables atacan al origen, a la fuente. La acusan de tener intereses ocultos, piden responsabilidades y apelan a la seguridad, puesta en peligro por la información. ¿Otorgas credibilidad a las filtraciones?¿Crees que pone en peligro a personas o más bien el puesto en el sillón de algunos despachos? Tenemos derecho a conocer esta información, o no es necesaria si pone en riesgo vidas…

Nuestra vida es algo mejor porque escuchamos canciones como éstas, que sonaron en este programa: "The Way My Poetry Should Go" (ALBERT KUVEZIN & YAT-KHA), "Pink Fruits" (PINK FREUD), "Wicked Wind" (KYRIE KRISTMANSON), "Art Star" (THE THING), "Hardcore Mama" (THE THING + CATO SALSA EXPERIENCE) y "Have Love Will Travel" (THE THING).

Empezamos el programa hablando de Albert Kuvezin, cantante de Tuva que practica el canto polifónico, especialidad de su tierra: UNA SOLA GARGANTA PRODUCE VARIOS TONOS. ¿Que no? Escucha a Kongar-ol Ondar, un mito en su país, Y NO SALDRÁS DE TU ASOMBRO...

Y para que sigas en el asombro más tiempo, te recomendamos el estupendo documental sobre la obsesión del bluesman Paul Pena por el canto de Tuva: Genghis Blues . ALUCINANTE.

No dejes tu mente en blanco

Estoy tratando de dejar mi mente en blanco. Parece que hoy en día es la única manera de asegurarte de que no te espíen los pensamientos. No pensar nada. Porque si piensas algo, habrá un tío del gobierno de Estados Unidos tomando nota. Deberían cambiarle el nombre al país: llamarlo Espías Unidos o Porteras Unidas, y que me perdonen las porteras. Ellas crían la fama, mientras la CIA carda la lana.

Aunque ya lo intuíamos, ayer se supo oficialmente. Estados Unidos tiene espías hasta detrás de los floreros, como demostró una nueva filtración de miles de documentos de Wikileaks, que se ha convertido en el espía del espía…

No me ha sorprendido la noticia. Y eso es lo que me preocupa. Que lo damos por hecho, que ya lo sabíamos, que estamos acostumbrados a que nos espíen. No sólo los americanos. También nuestros gobiernos, nuestros ayuntamientos, nuestras comunidades.
Estamos acostumbrados a que haya cámaras en las calles. Estamos acostumbrados a que nos desnuden en los aeropuertos. Estamos acostumbrados a que Google fotografíe nuestras casas. Estamos acostumbrados a dejar un rastro en el ordenador que se puede seguir fácilmente. Estamos acostumbrados a que haya leyes europeas que permitan revisar y controlar nuestras comunicaciones por si somos terroristas peligrosos.

Los estados criminales tienden a pensar que todos son criminales como ellos. Pero como decía Burroughs, del que hablábamos el viernes, los criminales son ellos. Piensa el ladrón que todos son de su condición. Y por eso nos quieren robar hasta el pensamiento.

Lo han conseguido en gran medida. En gran medida, somos sumisos. Aceptamos que es así, que nada podemos hacer, que no está en nuestra mano. En gran medida, bajamos la cabeza. Y nuestro pensamiento se arrodilla y besa el suelo. El suelo lleno de sus colillas. Esas con las que nos dan por detrás. En gran medida nos hemos acostumbrado a que eso sea así: nos vigilan, lo sabemos, aguantamos.

Estamos acostumbrados o nos hacemos los locos, que es lo único que parece que podemos hacer para que no nos pillen. Hacernos los locos o dejar de pensar, que es lo que quieren de nosotros. Que no pensemos. Que nos quedemos en silencio… El silencio en la radio no funciona. Hay que seguir hablando. Aunque nos estén escuchando.

Hablamos hoy, para despedir al actor canadiense Leslie Nielsen, un genio del humor que nos ha dejado a los 84 años. Muchos le recordaremos como el Teniente Frank Drebin, que nos ha arrancado centenares de carcajadas de los más profundo de nuestras tripas en la saga Agárralo como puedas.
Sin duda un cómico histórico al que rendimos homenaje.


¿Cuál es tu peli de humor preferida? ¿Con qué actor te mueres de risa? ¿Qué escena, que sketch, qué momento de una peli o programa de humor sueles recordar a menudo porque te hizo partirte la caja?

Además, hoy entra en el estudio uno de los miembros del colectivo Ippolita, un grupo de hackers y escritores que han desentrañado todas las estrategias de Google encaminadas al dominio absoluto de la Red: El lado oscuro de Google se llama este ensayo que publica en español la editorial Virus. Sacaremos los higadillos al principal motor de búsqueda de Internet, mientras el cocinero Sacha Hormaechea, fiel oyente del programa, prepara un delicioso plato de carne cruda...


Mientras todo esto ocurre, salivamos con estas jugosas melodías: “Pierun” (PINK FREUD), “Must be me” (NICOTINE’S ORCHESTRA), “Lekcija” (ERROR FT. MU100, del recopilatorio “SHUTKA MY HOMETOWN) y “Tulip Juice” (THE JAZZ INVADERS).

Y nos quedamos boquiabiertos con esta MARAVILLA VISUAL Y SONORA de los psicoanalistas del jazz polaco, PINK FREUD. MÚSICA QUE PINTA (debería ser uno de los vídeos más vistos del youtube, opino).


Programa de exterminio global

La carnicería os sirve hoy un almuerzo desnudo. Pero no se trata de que nos vayamos a despelotar en directo. No. Hablamos de otro tipo de desnudez, de una especie de orgía de palabras. Es la bacanal literaria de la novela de William Burroughs, El Almuerzo Desnudo, con probabilidad, el libro que más polvareda y escándalo ha levantado en los últimos 50 años.

Una obra que ha molestado y turbado a muchos lectores desde que se publicó a principios de los 60, después de ser perseguida judicialmente en su país de origen, Estados Unidos.

El Almuerzo Desnudo fue secuestrado y juzgado por su ataque frontal a las buenas costumbres y al decoro, por su retrato del sistema en el que vivimos, que lobotomiza, reprime y controla al individuo. Y por hablar con extrema crudeza del submundo de las drogas, el sexo más desquiciado y la violencia.

A esta bacanal sin ropa acude hoy Servando Rocha, un experto cirujano que acaba de publicar un breve e intenso ensayo sobre la obra de Burroughs: El exterminador hizo bien su trabajo (La Felguera Ediciones), donde se recogen declaraciones, inéditas hasta la fecha, de Norman Mailer y Allen Ginsberg durante el proceso judicial contra El Almuerzo Desnudo.

En la parte final del libro de La Felguera, se incluyen las "20 instrucciones para un programa de exterminio global", del propio Burroughs, que Simon Schulz organiza de esta manera:

" PROGRAMA DE EXTERMINIO GLOBAL:

- Sé un partisano. El partisano es el individuo perfectamente consciente de la existencia del enemigo y de sus métodos operacionales y que está dispuesto a ponerlo todo en juego para combatirlo.

- Ocúpate del virus. El virus del poder se hace visible de múltiples maneras, en todos los sistemas políticos existentes que se proponen limitar la libertad interior mediante el control. Se pone de manifiesto en la miseria global de la vida cotidiana de los países occidentales. En la fealdad y vulgaridad que nos rodea.

- Persigue y destruye a los científicos. Sí, hay que llenar los hornos crematorios. Comencemos por meter en ellos a los científicos por imponernos el universo científico como el único real. Los científicos son drogados de la sociedad. Siempre tienen que tener algo real en las manos.

- Los criminales son ellos. Quiero lograr que se tome conciencia de la criminalidad de nuestra época. Toda mi obra apunta contra aquellos que, por idiotez o deliberación, quieren hacer estallar el planeta y hacerlo inhabitable.

- Los humanos son un lastre. Creo que toda la raza humana ha demostrado ser una verdadera calamidad para el planeta. Pudiera ser que hubiera contraído una especie de virus que ha hecho de ella lo que es: una verdadera amenaza para la vida en el planeta.


- Nunca confíes en un político. A la variedad asquerosa del poder yo la llamo droga blanca, algo así como la rectitud: ellos siempre tienen la razón, ellos, siempre ellos. Si perdiesen ese poder, sufrirían síndromes de desintoxicación atroces.

- El final de la policía. La policía ha actuado como perros rabiosos que atacan todo cuanto ven. No estoy sorprendido. La policía se ha comportado según las normas de su raza. Pero hay que saber por qué se han escapado del control de sus amos. ¿No hay ordenanzas municipales que exigen que los perros peligrosos lleven bozal y vayan atados?

- Expande tu conciencia. Lo que habría que hacer es una revolución cultural. En la historia, las armas más poderosas han sido siempre nuevas formas de conciencia. La Inquisición y el poder de la Iglesia en la Edad Media desaparecieron porque la conciencia humana se desarrolló más allá de ellos.

- Forma tu propia guerrilla. Los grupos guerrilleros no pueden derribar un gobierno y ponerse en su lugar pero, gracias al sabotaje, pueden crear un tipo de caos que propicie un cambio radical.

- Diseña tu plan de huida. No quiero “amor”. No quiero perdón. Todo lo que quiero es salir de aquí. Creo en un mundo imaginario, siempre imaginario, en el que me gustaría vivir."


Y ya que hoy tenemos el texto de Burroughs sentado en el banquillo de los acusados por obscenidad, hemos pensado en RECOPILAR ESAS OBSCENIDADES DIVERTIDAS, GUASONAS QUE, DENTRO DE LOS LÍMITES DEL RESPETO, TE HACEN REÍR, ESAS FRASES TABERNARIAS BRUTALES QUE HARÍAN ENROJECER A TUS PADRES Y QUE SUELEN ESTAR CARGADAS DE INGENIO...

El único fin es reírnos juntos, así que obviemos esas otras frases que suponen un ataque y un maltrato a la mujer, como las de este famoso corto Mi Señora, que ridiculiza y pone en evidencia a esos hombres de las cavernas que andan sueltos molestando a las mujeres con su intolerable machismo


En este programa dedicado a la prosa brutal de Burroughs, nuestro cuerpo se contorsionó con estas melodías infecciosas y peligrosas (todas ellas, menos la primera, cortesía de Servando Rocha, editor del libro del que hablamos "El exterminador hizo bien su trabajo):

“It ain’t no sin” (TOM WAITS), “Sexy Eiffel Tower” (BOW WOW WOW), “Thief of fire” (THE POP GROUP), “Here comes the judge” (THE MAKE UP), “1984” (FEEDERZ), “Death was too kind” (SUBHUMANS). Y para retorcerse de gusto es este clásico temón de The Pop Group, tan incendiario e hipnótico como las cruces ardiendo del vídeo.

B de banco, B de bandido, B de Buitre

Aquella mañana, el señor B, presidente de banco, se levantó, como tantas otras, ufano y satisfecho consigo mismo y sobre todo con su ingente, incontable, obscena, desproporcionada fortuna.

Tan desproporcionada como la chepa que le había ido creciendo con los años por el repetido gesto deencorvarse para contar dinero.

Más que encorvarse, de hecho, parecía querer esconderse del mundo metiendo la cabeza dentro de su pecho como si fuera un bicho bola que se repliega sobre sí mismo para hacerse inexpugnable al enemigo.

Y allí, en aquella cueva de huesos, contaba el dinero una y otra vez. O quizá sería más exacto decir que lo tocaba. Contarlo no le hacía falta. Sabía que era mucho.

Lo que realmente le excitaba era palparlo, sobarlo, manosearlo, olerlo, a veces, por los extraños y untuosos ruidos que emitía parecía que hasta gozaba lamiéndolo.

Sus manos, de tanto manosear dinero, se habían convertido en garra, en un manojo de orugas que se movían nerviosas como haciéndole cosquillas al aire.

Una mañana, el señor B, llegó a su enorme despacho, en el que cabrían ampliamente cuatro familias numerosas con abuelos, nueras y yernos, y vio sobre su escritorio un paquetito que recordaba vagamente a una caja de muerto. Lo abrió cuidadosamente y miró el interior.

Lo que vio le provocó un alarido. Llamó a su secretario para pedir una explicación.

-¡Señor Secretario, ¿qué es esto?

-A mí me parece la primera falange del meñique de la mano izquierda, en considerable estado de putrefacción, contestó el otro.

-¡Eso ya lo veo! ¿Y qué hace aquí? ¿De quién es? ¿Qué clase de broma macabra es ésta?, graznó el señor Buitre.

-Lo ignoro, señor presidente del banco más importante del país, respondió con diligencia el secretario.

Aterrorizado el presidente del banco se tomó el día libre y se metió en la cama, a contar dinero. Al día siguiente, volvió a despertarse ufano y satisfecho consigo mismo pero sobre todo con su dinero.

Había olvidado el incidente del día anterior pero cuando llegó a su enorme despacho, se encontró un paquetito idéntico al primero. Y como el día anterior, lo abrió y volvió a soltar un alarido: ¡Señor Secretario, venga aquí de inmediato! ¿Qué es esto?

"A mí me parece la primera falange del dedo anular de la mano izquierda, en considerable estado de putrefacción", contestó con diligencia el secretario.

"¡Eso ya lo veo! ¿Y qué hace aquí? ¿De quién es? ¿Qué clase de broma macabra es ésta?", preguntó nuevamente el banquero.

Y escuchó de nuevo la misma contestación: "lo ignoro, señor presidente del banco más importante del país".

La misma escena volvió a repetirse en los ocho días siguientes. Asustado y deprimido, el señor B había perdido hasta las ganas de contar dinero. Y entonces, el undécimo día, se encontró sobre su descomunal mesa en la que cabría un colegio, no un paquete sino una carta.

Cuando intentó abrirla. Incomprensiblemente no pudo. Trató una y otra vez de rasgar el papel con las manos, pero la carta se le resbalaba entre los dedos sin poder remediarlo. Desesperado, llamó con voz quebrada, diríase un graznido de cuervo, a su diligente secretario.

"Ayúdeme a abrir esta carta. Por alguna razón que no entiendo, no puedo hacerlo", aulló. Y el secretario, tan diligente como siempre, respondió: "El motivo es bien sencillo, señor presidente del banco más importante del país. Le faltan a usted las diez primeras falanges de sus dedos".

El señor B se miró las manos y ante su asombro vio que era cierto. Quiso, entonces, emitir un nuevo alarido pero lo único que brotó de su boca fue una triste bocanada de aire sin sonido. El secretario rasgó el sobre y sacó una carta. "¿Se la leo?", preguntó.

Señor B, B de banco, B de buitre, B de bandido, B de beneficios, B de bastardo…

Los clientes de su banco hemos decidido quitarle las falanges de sus manos para que deje usted de manosear nuestro dinero. Las 10 falanges, una por cada uno de sus avarientos crímenes:

1. Por especular con los bienes ajenos y no repartir equitativamente las ganancias.
2. Porque cobra usted sólo mucho más que todos sus clientes juntos.
3. Porque se ha hecho usted millonario a costa de un dinero que no era suyo pero le racanea los céntimos a quienes le confiaron sus ahorros.
4. Por cobrarnos hasta por pisar su banco que creíamos nuestro.
5. Porque mientras los demás nos hundimos, usted tiene cada vez más dinero.
6. Porque se ha apoderado usted de nuestras casas que tanto sudor y falta de sueño nos costaron.
7. Porque usted y otros como usted contribuyeron a la quiebra que nosotros sufrimos y jamás nos avisaron.
8. Porque nuestro dinero, el dinero público, le ayudó a usted y a otros como usted a salir del agujero.
9. Porque usted no sólo no nos está ayudando a nosotros a salir del nuestro si no que además, quiere ponerle una hipoteca al agujero.
10. Porque su chepa nos da miedo.

Firmado, los antiguos clientes de su banco”

En efecto, eran sus antiguos clientes. Esa misma mañana, todos ellos habían retirado al unísono todo su dinero. Por si acaso al señor Buitre, al no tener dedos, se le ocurría lamerlo…


---

Quizás cortar las falanges es algo excesivo, pero no es fácil que se produzca un cambio en la actitud de la banca y los gobiernos sin movilizaciones.


Un reciente estudio sociológico desvela que la mitad de los jóvenes españoles pasan de política y de los políticos. Esa apatía contrasta con las revueltas sociales contra los recortes que vive Italia, Portugal, Francia o el Reino Unido, lideradas todas por gente joven y estudiantes.

¿Qué sucede en España? ¿Por qué se nos acaba la paciencia y se transforma en pasotismo? ¿Por qué nos cuesta tanto movilizarnos? ¿Qué es lo que nos retiene en el sillón y nos vuelve tan pesimistas respecto al futuro?

Ganadores del concurso "Simpatía por el relato"

Aquí están los ocho relatos ganadores del concurso charcutero patrocinado por Simpatía por el relato, el libro de cuentos escritos por rockeros. Os habéis llevado una camiseta!!!!El jurado ha estado compuesto por Patxi Irurzum y Esteban Gutiérrez Gómez, editores de esta obra.

GANADORES DEL BLOG: (Rogamos visceralmente a los autores de estos textos, que se pongan en contacto con nosotros enviando un correo electrónico a carnecruda@rtve.es con su nombre y el asunto: ¡¡HE GANAO!!)

Ninfa da Veiga: "Encontré a dios en un baño. Sobre la tapa meada lengüeteó palabras que no escuché. Fui poblada por dentro y, de inmediato, me circuló un rock caudal y negro por las venas. Pensé en la amargura y el sexo redentor, pensé en la escalada escalofriante de seis mil millones de epidermis, en la radical apoteosis del boniato. ¿Había acaso una droga más potente que yo misma?"

Igor: "Drogas. De todos los tamaños. De todos los colores. Sexo. Con groupies. Con putas. Con yonkis. Con una enana y un boniato. Con todas a la vez. Rock and roll. A tope. Atronando las habitaciones del hotel. La tele vuela por la ventana y se destroza contra el suelo. Se me ocurre una idea. Me asomo a la ventana y veo la piscina. Salto."

Tamayo y Bauss: "No me mires con esa cara, tengo un plan. Pasamos la droga escondida en boniatos, y si nos vienen a registrar, yo les confundo contándoles que pertenecemos a una banda de rock & roll cristiano y tu apareces con la camiseta quitada. Y ya está. Nada distrae más que la posibilidad de sexo."

Rafael LM: "The Black Boniatos somos un grupo de Christian Rock'nRoll primigenio. Como aun no hemos tenido la suerte de contraer matrimonio no hemos practicado sexo, pero una vez durante nuestra gira conquense Agustinito, el batería, se masturbó en la litera de la furgo y todos nos dimos cuenta. Tampoco nos drogamos, porque no nos parece bien... aunque una vez Agustinito (este chico es un bala perdida) le dio unas caladas a un porro que le ofreció un oriundo de Sotorribas y no veas cómo se puso, potando y todo. DIOS salve al Rock'nRoll!!!"

GANADORES DEL FACEBOOK: Nos pondremos en contacto con vosotros a través del Facebook:

Nerea Matellanes Montecatine: "Entré con el cerebro como pasta de boniato. Olía a humo y rock&roll. Todavía había tiempo para una última raya. Tenía ganas de guerra, mi coño parecía tener vida propia y salivaba con cada bragueta que veía. Decidí no ir sola al baño y mientras buscaba al perro afortunado la banda salía al escenario."

Francisco Javier Romero Rodríguez: "Demasiado pastel de boniato. Actuó en mis entrañas como una brutal droga alucinógena. Alguien me rebanaba el sexo con discos de vinilo de rock&roll...Me desperté como siempre, con la polla tiesa"

Carlos Mirapeix: "Desde que María entró en mi vida hace 1 semana, todo es diferente. ¡Yo! Un amante del RockRoll de 35 años, acabo de descubrir el placer de amanecer abrazado a ella en las frías mañanas de invierno. Hoy me he despertado saciado de sexo y relamiéndome con el sabor de su piel. Me giro a mi derecha y miro a María…me ha costado 3.000 boniatos, es hinchable, pero la adoro."

Claudio Ranieri: "Una mezcla indefinida de drogas, rock and roll pasado de vueltas y un travesti perseguido a botellazos era todo lo que mi mente podía recordar al despertarme. Vómite. "Jamás volveré a comer puré de boniatos", pensé. Una pantera me observaba en silencio. Su sexo brillaba en la oscuridad. En una mano yo llevaba una navaja, en la otra un jade. Supe que la pantera quería la piedra. En el filo de la navaja estaba escrito el destino de los dos."

Crudas gracias a todos por participar y por darnos muy buenos momentos de risa y excitación leyendo vuestros textos.


Sentencia de muerte

Hoy ha llamado a la puerta de la carnicería un inquietante Doctor Muerte:

-¿Señor Crudo? Soy el doctor Espermatenauer.

-Esperma…¿qué?

-No se regodee en los detalles. Soy su médico. Me he tomado la molestia de venir hasta su domicilio para comunicarle que le quedan tres meses de vida. No le voy a entretener mucho explicándole la enfermedad que tiene porque no le queda mucho tiempo y me parece un feo enorme hacérselo perder escuchándome, ¿verdad?

-Le agradezco la sensibilidad con la que está tratando el tema.

-Lo sé. Y ahora que sabe que le quedan tres meses de vida, ¿qué va a hacer?

-No sé. Imagino que debería disfrutar plenamente de los días que me quedan. Voy a gastarme todo el dinero que tengo en hacer realidad mis sueños. Voy a dar una vuelta al mundo, voy a seducir a Scarlett Johansson, voy a pintarme las uñas de los pies de azul petróleo, voy a limpiar de pelos el baño, voy a abandonar a Scarlett Johansson por Bob Esponja, voy a intentar tirar el cartoncito del papel higiénico y no dejarlo abandonado a su suerte sobre la cisterna, voy a volver con Scarlett Johansson y le voy a proponer un trío con Tim Burton,…quizá mejor dejarlo en pareja abierta. Ahora que voy a morir no me gustaría limitarme.

-No se limite. Para lo que le queda de vida... Por cierto, lo mismo que a usted le pasó al cómico británico Dave Ismay. Le diagnosticaron tres meses de vida

-¿Y qué hizo?

-Se gastó todo el dinero que tenía.

-Al menos él tenía dinero.

-Exacto, tenía. El problema es que ahora los médicos le han comunicado que el diagnóstico fue erróneo, que tiene cura. Pero el tratamiento cuesta una pasta.

-¿Y él como se lo ha tomado?

-Pues la verdad es que para ser humorista, no le ha hecho mucha gracia la broma.

-A mí tampoco me la haría.

-Pues entonces, no le cuento que lo que acabo de contarle también era una broma.

-No me lo cuente. Cuénteme otra cosa.

-Pues le cuento la pregunta que le hacemos hoy a sus oyentes: Tienen unas 24 horas de vida cibernética para contarnos, en el blog y en el Facebook del programa, qué harían ellos si supieran que les quedan tres meses de vida. Que nos confeccionen UNA LISTA CON AQUELLAS COSAS QUE HARÍAN ANTES DE MORIR.

-De inspiración, os puede servir la LISTA DE DAVID ISMAY que mezcla deseos muy materiales con otros más hermosos: visitar Oz y alcanzar la inmortalidad.

Por cierto: Si alguien sabe dónde queda lo primero, que me lo diga...

Cerrado por cese de negocio

La calle se ha llenado de mensajes, de letreros, de avisos, de esquelas.

No son pintadas, ni graffitis, ni firmas de artistas callejeros. No son intervenciones de arte urbano…

Son mensajes de comerciantes, mensajes de despedida y de clausura de pequeños comerciantes que han tenido que cerrar por la crisis. La calle está cerrando, la exposición se ha terminado. Los escaparates ya no exponen nada. Parece una obra de arte moderno, una de esas obras conceptuales en las que el artista ha decidido dejar la galería de exposiciones vacía para hablar del vacío del arte…

No me lo estoy inventando. Lo vi el otro día caminando por la calle. Iba con mi hermano dando un paseo por un barrio del centro, un barrio medio, ni muy humilde ni muy rico y parecía que recorríamos un cementerio. Un camposanto de lápidas de cristal, de escaparates vacíos y desolados como un nicho. Nichos vacíos como la mollera de un tertuliano en Tele 5. No uno ni dos, bastantes. En un corto espacio, casi una decena.

En su interior, tan sólo estanterías cada día con más polvo y sobre ellas y desparramados por el suelo, lo que parecían los restos de una batalla en la que el ejército ha tenido que salir corriendo, dejándose lo que ya no servirá para nada: la máquina registradora, por ejemplo, que ya nada tiene que registrar. Y algunos carteles de “oferta” aquí y allá, como estandartes rotos. Ahí dentro ya no se ofrece nada. La oferta del día son un montón de pelusas a muy buen precio, a cero euros. Una pena, la verdad.

Los muertos no estaban. Los muertos estarán en casa velándose a sí mismos y pensando cómo narices salen de esto… Junto al nombre del negocio difunto, se podían leer las siguientes esquelas:

“Se traspasa”… “Cerrado por cese de negocio”… “Se vende local”… “Liquidación total”… “Liquidación por cierre”…

Sólo faltaba el acta de defunción firmada por el banco, que será ahora el dueño del nicho. Seguro que uno de esos bancos o cajas de ahorro que se anuncian como lugares placenteros y humanos donde se trata al cliente con cariño y se le presta dinero con generosidad y confianza. Eso es lo que dicen los anuncios.

Lo que la realidad dice es que esos mismos bancos que se han enriquecido especulando con el dinero de sus clientes y que ha recibido una inyección de miles de millones del banco de España cuando empezó la crisis, ahora no prestan y esperan pacientemente a que todo el botín caiga en sus manos. Mientras el gobierno habla de recortarle las ayudas al más pequeño. ¿Recortárselo con qué: con una recortada?

También podrían poner su firma los miembros del gobierno y la oposición, por haber contribuido a la defunción sin mover un dedo…

Mi hermano se fijó en la esquela más triste de ellas: “Agradecemos a los señores clientes su fidelidad todos estos años”. Son negocios de años, son historias de gente que ha tenido que sacar adelante una idea, ganarse una clientela, abrirse paso, historias de años dejándote el lomo, conociendo a gente. Historias de gente que todos conocemos como el panadero de tu barrio, la tienda de ropa, el bar de la esquina… Con el alma a los pies seguimos caminando y dándole patadas con la puntera…

Hoy al venir hacia aquí, he comprado el periódico. Y he leído esto: El Gobierno reduce de 431 a 401 la flota disponible de sus coches oficiales, una reducción del 7% pero ninguna reducción de carburante.

Pobres, se han quitado 30 coches, qué sacrificio. Algunos cargos oficiales tendrán que ir a pie o en transporte público. Que no nos la den otra vez con queso. En Inglaterra han hecho lo mismo pero mucho mejor hecho: muchos altos cargos han perdido el coche oficial y los ministros tienen que compartir coche. Ya sabéis que aquello se parece mucho más a una democracia que esto.

Aquí no. Aquí todos los ministros y secretarios de estado seguirán viajando en sus amplias poltronas motorizadas. Y no te lo pierdas. Antes, los 431 se repartían en 191 para altos cargos y 240 para incidencias. Ahora, los 401 se reparten en 300 para altos cargos y 101 para incidencias. O sea, que reducen en 30 la flota y aumentan en 109 los coches para altos cargos. Cágate lorito.

Pues tal como está la cosa, tendrían que tener más coches para incidencias, porque incidencias es lo que va a empezar a pasar cuando la gente estalle. Deberían destinar los 400 coches para la posible incidencia de que tengan que salir del país huyendo.

Deberían bajar de sus coches oficiales y pasearse por las calles. Deberíamos bajarlos nosotros. A empujones. Obligarles a ir a pie por las calles, en fila india, uno detrás de otro mirando a un lado y a otro. Para que lo vean. Para que vean lo que pasa en las calles por las que pasan veloces sin mirar, escondidos tras los cristales tintados de sus coches.


Y HETE AQUÍ NUESTRA PREGUNTA DE HOY: Desde el calor confortable del coche, es fácil y divertido diseñar todo tipo de normas disparatadas. Las ordenanzas municipales han entrado en el universo del surrealismo. Para los expertos son un germen de arbitrariedades y, en muchos casos, tan inútiles como esperpénticas: Prohibir bolsas transparentes de basura, cantar en la calle o beber de una lata.

POR ESO QUEREMOS QUE NOS CUENTES UNA NORMA ABSURDA QUE CONOZCAS O QUE HAYAS SUFRIDO Y QUÉ ORDENANZA MUNICIPAL IMPONDRÍAS TÚ PARA MEJORAR LA CONVIVENCIA EN LA CALLE...

Nosotros hemos despachado hoy estas viandas melódicas: "Carne Cruda" (SISTEMA DE MONOS+CABEZA PERPETUA", "Jonny (du lump)" (HOLGER HILLER), "Pocket Calculator" (FACTORÍA DE PERCUSIÓN), "Guylun Bardot" (THE RESIDENTS), "The Model" y "I love Mary" (SNAKEFINGER).

Y ya que el Sr. Tropical los ha pinchado, os dejamos con la "banda más rara del mundo" por aclamación popular, THE RESIDENTS, y una breve ristra de sus esperpénticas, espeluznantes, hipnóticas e indescriptibles actuaciones. Si no los conoces, atrévete: MEET THE RESIDENTS…


El escritor salvaje


Recuerdo que la primera vez que hablamos de él fue por su poesía. Ella había leído La Universidad Desconocida, su libro de poemas. Yo sólo algunos de ellos.

Ambos coincidimos en que nos gustaba más como novelista pero que, como poeta, a veces también conseguía clavarte a las páginas con los clavos de sus letras. Porque parece que escribe no con lápiz y menos con pluma, sino con martillo y cincel, remachando las palabras en tu tímpano, tallando las frases para hacerlas más picudas, más cortantes, más pedregosas...

Y por ese camino de piedras que te dejan herida en los pies y que arrasan tus zapatos caminas sin aliento y sin darte cuenta empujado por el ritmo imperioso y salvaje de sus palabras.

Escribía a borbotones, como soltando lastre, el lastre de miles de voces y lecturas que había devorado durante años, tenía ahora que soltarlo antes de que el capturasen, antes de que el punto final le cortase el paso. Tenía que soltar el lastre para llegar desnudo y vacío hasta el vacío...

Por eso parece que suda cuando escribe y te hace sudar cuando lo lees. Sudar persiguiendo sus palabras que corren llevando con ellas un misterio. Un misterio que crees vislumbrar pero se desvanece al filo de cada frase, en el infinito de los puntos...

Recuerdo que a ella se le habían clavado aquellos versos que me susurró en la oreja: "La primavera abre sus párpados en un gibraltar de partituras". Creo que aquel día, con aquellos versos me acabé de enamorar de ella, mi corazón se abrió en un gibraltar de partituras y terminé de caer también en brazos del poeta que me había desarmado para ella, para que me recompusiera ella.

Yo no recuerdo si era primavera cuando mis párpados se abrieron como una fruta cortada en dos por el cuchillo de aquella novela que me atravesó como una guerra. Los detectives salvajes, se llamaba.

La cogí por saciar esa curiosidad que desde hacía tiempo me provocaba el nombre de su autor. Había oído hablar de él. Su nombre sonaba a mito. A escritor maldito. A genio terminado antes de tiempo. Normalmente uno desconfía de los mitos y los malditos. Pero aquí la realidad se impuso y se impuso con la fuerza de un martillo.

Ocurre pocas veces en la vida. Por lo menos a mí me ha ocurrido pocas veces. Ese deslumbramiento. Esa sensación de estar leyendo un libro sagrado. De estar hollando un nuevo continente, de descubrir tierra desconocida. De mirar alrededor buscando la complicidad de los de al lado, en el autobús, en el metro, como pidiendo explicación para esa sensación de plenitud, de deslumbramiento...

Mirar alrededor con la necesidad de compartir tu hallazgo con los demás, algo tan bueno no puede quedarse en el silencio, no puede quedarse para unos pocos, hay que gritarlo, hay que proclamarlo, como las buenas noticias. Mirar alrededor como quien no se cree lo que está viendo y después en la soledad de la cama, devorar sus páginas hasta el tuétano entre sobresaltos y emociones. En realidad, no tan solo. Acompañado por él. Por su voz de acero.

Ocurre pocas veces en la vida. Libros que te hacen pedazos y en cuyos pedazos te encuentras, libros que te dan ganas de escribir, que te hacen querer más libros. A mí me pasó con Pedro Páramo de Juan Rulfo. Quizá también con Crónica de una muerte anunciada, de García Márquez. Después con César Vallejo. Y la última, la última con Roberto Bolaño.

Carne Cruda rinde homenaje al escritor y poeta chileno, autor de 2666, Los Detectives Salvajes o La Universidad Desconocida, entre otros libros. Para ello, nos traemos al estudio a algunos de sus amigos-escritores y, sobre todo, ávidos lectores: Rubén Medina, Rodrigo Fresán, Antoni García Puerta y Alejandro Zambra. La Casa de América de Madrid organiza, a lo largo de esta semana, unas jornadas sobre la figura y obra de Bolaño.

Hoy, además, te preguntamos por las repercusiones de la entrevista realizada al futbolista francés Eric Cantona: ha propuesto, como forma pacífica de protesta contra el sistema capitalista, RETIRAR EL DINERO de los BANCOS.

La consigna ha sido concretada por el movimiento STOP BANQUE, que propone el día 7 de diciembre para efectuar la acción revolucionaria a la que se han comprometido 14.000 personas.

¿Qué te parece esta propuesta de Cantona? ¿Qué ocurriría si todos retirásemos el dinero de los bancos?¿Te apuntarás a la iniciativa? ¿Qué otras formas de reivindicación propones para protestar contra el sistema y la crisis en la que estamos metidos?


Hoy hemos lanzado estas viandas musicales a los cuatro vientos: "Vel i gerent" (TWO DEAD CATS), "La increïble història d'en Roger Carolina" (CABO SAN ROQUE), "Oh night!" (NICOTINE'S ORCHESTRA) y "Mejor que tú, peor que tú" (FRANK T).

Y de postre, os servimos esta alucinante creación de CABO SAN ROQUE, esos geniales chalados que crean sus propios instrumentos y hasta una ORQUESTA MECÁNICA, construida a partir de la maquinaria deshechada de una fábrica de galletas, que es capaz de tocar ella solita melodías tan hermosas como ésta. ¡ME LA PONGA PARA REGALO, OIGA!


Busco a Yann...Yann Tiersen

"Crudo y Yann se citan en un camino sucio y polvoriento. Ambos parecen cansados. Crudo parece mucho más cansado…dónde va a parar. Tiene un aspecto francamente horrible para una primera cita.

Yann espera, junto a su coche, sacado de algún desguace de Europa del Este, a que Crudo se acerque a él. Crudo avanza. Se coloca ante Yann y se sacude el polvo de sus botas. Ambos se quitan las gafas de sol y se miran fijamente a los ojos. Crudo y Yann llegan a un motel destartalado. Tan destartalado como el aspecto de Crudo, al que parece que le han pegado una paliza 40 ‘miamis’.

Los dos bajan del coche y avanzan ante la inquietante silueta de una mujer encorvada que se dibuja en el contraluz de una ventana. Acojonado, Crudo, que es un cacao para estas cosas, prefiere quedarse en el porche en vez de pedir habitación. Yann le mira con condescendencia y accede a quedarse fuera.

Crudo y Yann conversan tranquilamente cuando una furgoneta sacada de Scooby Doo frena junto a ellos. De su interior descienden 47 fans enloquecidos armados con cámaras digitales, cuadernos y bolígrafos. Yann reacciona rápidamente y comienza a correr. Crudo, mucho más mayor y más cansado, se queda un pelín rezagado. Finalmente, consiguen escapar de la masa de fans enfervorecidos y entran en la habitación del motel.

Crudo y Yann están tumbados en la cama, con la mirada clavada en el techo. La habitación tiene uno de esos cuadros espantosos de cantos rodados en la pared. El mueble bar está vacío. Aunque no entendemos cómo Crudo, con ese aspecto abandonado y muy desmejorado, ha logrado meterse en la cama de alguien, suponemos que estamos ante una de esas manidas exigencias del guión. Para evitar ser clasificados con una X, Yann y Crudo permanecerán vestidos durante toda la secuencia.

Yann y Crudo esperan sentados la llegada del helicóptero que trasladará a Yann a Bilbao, donde este viernes 19 ofrece un concierto. Yann está tranquilo, descansado, seductor. Crudo está igual de caduco y senil que al principio de la historia, así que no vamos a prestarle mucha atención a su aspecto. Por su bien.


El sonido del helicóptero sobrevuela las cabezas de Yann y de Crudo. Una niebla casual entra en el teatro y comienza a rodear a los personajes, como si quisiera ambientar el final de la historia entre sus protagonistas. Este el final...digo el principio, de una bella y cruda amistad. To be continued...???".

Crudo ha recorrido con YANN TIERSEN el camino polvoriento de su NUEVO DISCO: DUST LANE. El músico francés, autor de las bandas sonoras de Amelie y Good Bye Lenin, protagoniza, desde el Teatro Mira de Pozuelo de Alarcón (Madrid), un radio programa cinematográfico donde hay acción, tensión y momentos íntimos bajo las sábanas....

¿CUÁL ES EL PERSONAJE DE LA GRAN PANTALLA QUE TE HABRÍA GUSTADO INTERPRETAR, ESA PELÍCULA DE LA QUE TE HUBIERA PIRRADO SER PROTAGONISTA? ¿POR QUÉ? ¿Paco Martínez Soria en La ciudad no es para mí? ¿Rocco Siffredi en cualquiera de sus estelares apariciones? ¿La prota de Garganta profunda?

Tiersen ha tocado en directo, desde el teatro, para los oyentes de la carnicería, temas como de su último trabajo, el más oscuro y experimental hasta el momento, Dust Lane:


SIMPATÍA POR EL RELATO

Fue el sonido de la puerta del baño al cerrarse lo que marcó el comienzo del momento esperado durante toda la cena.

Hasta entonces sólo miradas de lujuria que conversaban lascivas por encima de los platos, los alimentos y la incómoda presencia de la mujer que no quería entender esos juegos.

El ruido del agua escupida desde el grifo y el choque de la vajilla en el fregadero eran los cómplices perfectos para los actos de dos gatos silenciosos que evitan ruidos delatores ante los oídos de madera, los oídos del papel higiénico, los oídos del jabón lavanda.

Demasiado tiempo perdido intentando disimular el nerviosismo por no saber cuándo llegaría la oportunidad esperada... Él saltó de la silla y en el eterno camino de metro y medio soltó su correa y preparó su capullo por encima del pantalón casi a la vez que ponía tu vestido un palmo y medio por encima de los riñones dejando a sus ojos deleitarse con la visión de tus nalgas cortadas por el tanga granate.

Agarró con cada mano los costados de ese minúsculo color y estiró hacia arriba hasta enredar sus uñas en tus pezones y la polla y los huevos tan pegados a ti que puedes notar sus pelos. Pelirrojos…

Los pezones, el agua, las uñas, el estropajo, los huevos en tu culo, los vasos, la polla, los restos de comida pegada en los platos.


Media vuelta y las lenguas se enzarzan en una pelea de salivas y chupadas de dientes, paladares, dientes, muelas, dientes, labios. Labios no. Más adentro.

La mano del dedo anular izquierdo juega con su orificio y la mano derecha sube y baja a lo largo de su polla en rápidos viajes. Antes de que explote sabes parar y sólo con la punta de la lengua dibujas suaves círculos en la punta de su capullo.

Totalmente deshecho sólo tiene manos para tus pechos y dedos para pellizcar los pezones armados de dureza...

El ruido de la cisterna es la señal instantánea para volver a colocar de manera rápida cada prenda en su sitio y cada cuerpo en su lugar. La puerta se abre y el estropajo vuelve con sus raspaduras a separar la comida del plato. Mientras terminas la fregatina, ellos intercambian el humo de sendos cigarros.

Uno intentando en bajar en tiempo record la temperatura de la sangre que enrojece la cara y la otra, ajena a que la protagonista de la masturbación cuando caiga vencida por el sueño, serás tú...

Enrique Villareal, "El Drogas" de Barricada se despacha a gusto en este relato que ha incluido en la primera antología de cuentos escritos por roqueros que se publica en España: SIMPATÍA POR EL RELATO,(Drakul Ediciones), que hoy hemos presentado con algunos de sus protagonistas:

Carlos Pina (Radio 3 y PANZER), Juan Abarca (MAMÁ LADILLA), Agnes (LILITH), Kike Suárez (KIKE BABAS Y LA DESBANDADA), Antonio YESCA, Eduardo García (LUTER) y Daniel Sancet (INSOLENZIA), a los que han acompañado los culpables del delito, los escritores amantes del rock, Patxi Irurzun y Esteban Gutiérrez "Baco".

Pero hay más: Julián Hernández de SINIESTRO, Rubén y Leiva de PEREZA, Kutxi Romero de MAREA... e incluso éste que os escribe quien, como todos los anteriores, se dejó liar para esta historia por dos razones: por la gente que participa y por el fin para el que se ha hecho.

Todo que se venda del disco irá a parar a dos organizaciones no gubernamentales humanitarias: un comedor social de Pamplona y la Asociación para la Cooperación con el Pueblo Saharaui "Río de Oro" de Fuenlabrada (Madrid).

Nosotros te proponemos que nos escribas tu propio microrrelato, con menos de 70 palabras, entre las que tienes que incluir sexo, drogas, rock&roll y boniato, de forma no consecutiva. Los mejores recibirán una FLAMANTE CAMISETA DE CARNE CRUDA…

También queremos pedirte que nos recomiendes otros libros de roqueros o biografías, para completar una biblioteca musical…

Javier Gallego


Este es el blog del programa Carne Cruda de Radio 3, una carnicería radiofónica en la que hacemos picadillo la realidad social, le sacamos los higadillos a la cultura y abrimos en canal a los personajes más ‘rarunos’ para servírtelos frescos, sangrantes y con las tripas fuera.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios