« REINVENTEMOS EL TRABAJO II | Portada del Blog

REINVENTEMOS EL TRABAJO III

    viernes 16.jun.2017    por Miguel Castro    1 Comentarios

Para los amantes de Los lunes al sol de Fernando León de Aranoa, o del cine de Ken Loach, aquí va un fragmento que podría haber sido utilizado por estos directores en alguna de sus películas. El el relato contado por Pedro Gorospe Lafuente en El inconformismo de Koldo Saratxaga bien merecería pertenecer a la secuencia de una gran película que narrara la particular historia que vivieron dos empresarios: Miguel Bernar y Koldo Saratxaga.  

“Lo que te pasa a ti, Miguel, no es nada raro. Es muy común y lo podríamos definir como paternalismo. En el fondo no eres mala persona, pero eres un carca. Anticuado en lo que respecta a la gestión y ganándote la vida mientras tienes a gente, en algún caso, bastante mal pagada”

Son casi las primeras palabras que le dijo Koldo Saratxaga a Miguel Bernar en 2007, cuando a este le preocupaba que su empresa, Walter Pack, se le fuera de las mano y acudió a Koldo para pedirle ayuda.   

Cuenta Bernar en el libro que no sabía si partirle la cara a Koldo, levantarse con indiferencia y largarse o seguir escuchando para ver como acababa la historia y contársela a los amigos.  

Noticia_682_1_958_377

Y la historia, efectivamente, dio para contarla. Por mucho que Miguel Bernar fuera un empresario de éxito, que creía que lo más importante de su empresa eran sus trabajadores, se encontró frente a él a una persona que iba a mostrarle la importancia de ser consecuente entre lo que se piensa, lo que se dice, lo que se siente y lo que se hace.   

“O sea que si tú trabajas tanto, cómo es posible que a lo que consideras lo más importante de tu empresa, los trabajadores, le dediques tan poco tiempo. Que a algunos los tendrás mal pagados, con contratos a través de ETT, becarios… ¿No te parece raro?”, dijo Koldo.

“Qué cabrón” recuerda Bernar que pensó. “¿Cómo podía meter el dedo en la llaga con esa facilidad y con una sonrisa de amabilidad entrañable…?

 Gorospe describe en las páginas siguientes de El inconformismos de Saratxaga, las conversaciones que mantuvieron ambos. Sudores fríos iban entrándole a Bernar a medida que Saratxaga introducía nuevos conceptos que ponían Walter Pack patas arriba: Confianza, transparencia, tenacidad, respeto, reparto de un 30% de los beneficios, supresión de los relojes de fichar, prescindir de las ETT. Ideas que hacían dudar a Bernar sobre el sentido de la decisión que estaba tomando y que tenían como colofón que la plantilla de Walter Pack tendría que aprobar en un referéndum un cambio que transformaba profundamente toda la organización.

Bernar pensaba que no podía haber más cambios cuando escuchó la última petición de Koldo:

“Todo este cambio lo tenemos que hacer, pero sin ti”

A regañadientes, Miguel Bernar también acepto la última petición: dejar en manos de Saratxaga y de su equipo, la transformación de Walter Pack. Cuando regresó, 18 meses más tarde, tuvo que someterse a la aprobación del equipo de Pilotaje, compuesto por quince personas. Tuvo que ganarse la confianza de la plantilla y empezar su particular aprendizaje.

 Ocho años más tarde, Walter Pack supero la crisis sin un despido y creciendo en todos los parámetros.

En el cine, como en la vida, los personajes crecen, las historias crecen, cuando asumen procesos, soluciones, que el espectador nunca pudiera imaginar.

El lunes pasado cuando escribí la primera de las entregas dedicada al trabajo recordaba a muchos de los trabajadores de RTVE que han tirado ya casi la toalla y están a punto de la total desmotivación y claman por una solución a sus vidas.

Me pregunto si esos cien millones de euros que podría costar, como mínimo, jubilar anticipadamente a 1000 trabajadores, podrían utilizarse para hacer una transición ordenada hacia un modelo que asegurara el bienestar de la plantilla ante la labor encomendada; que reforzara el servicio público con el aumento y consolidación de la producción propia, cuyo estudio en profundidad podría revertir en una contratación de más empleados;  y que todo ello tuviera como objetivo la creación de contenidos audiovisuales generadores de bienestar para el país y exportables a otras culturas.   No puedo estar de acuerdo con que la única solución que hay para repensar el servicio público es mandar a los mayores de 52 años a casa. No puedo darle la razón al monstruo, no puedo creer que la solución más fácil es la mejor. Y lo creo mucho menos desde que leí esta historia. Gracias, Koldo Saratxaga; gracias Miguel Bernar.

Categorías: Actualidad , Libros

Miguel Castro   16.jun.2017 17:54    

1 Comentarios

De acuerdo al cien por cien, sobre todo con el último párrafo, que propone una alternativa viable a RTVE que nos permitiría avanzar hacia un modelo sano de relaciones laborales. ¿No crees que este debate encaja en los Encuentros responsables de RTVE?
Hay una tarea de divulgación que hacer, porque plantear un modelo teal a muchos de nuestros compañeros y compañeras de RTVE les daría para un rato de humor y nos llevaríamos palmadita en la espalda y poco más.
Para empezar, voy a divulgar entre el profesorado del instituto tus tres "Reinventémos el trabajo"
Gracias...

sábado 17 jun 2017, 08:24

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Miguel Castro Uceda

Bio Detrás de la trama

“La cura contra el aburrimiento es la curiosidad. No busques un remedio para la curiosidad: no tiene cura.” Dorothy Parker. De esta cita nació este blog, con el propósito de poner remedio a esa curiosidad que nos hace buscar, escarbar, investigar… Una búsqueda a la que hay que intentar añadir un pequeño esfuerzo para que el trabajo no sea en balde, e intentar que surja…, de una imagen, de una palabra, de una música…, algo parecido a una idea. Y, si fuera posible, trabajar esa idea y conectarla a otras áreas del conocimiento. Un viaje que me gustaría que hiciésemos juntos. Atentos pero relajados: con el corazón y la razón dispuestos a abrir los sentidos; con la precaución necesaria para evitar que, como dice el refrán, la curiosidad mate al gato. Cuento contigo.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios