Gracias

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

Para comenzar esta última “batallita” del Dakar 2012, quiero dar las gracias a todos los que habéis estado ahí, ya fuera a través del blog, de las redes sociales, o simplemente siguiendo nuestras evoluciones día a día a través de las noticias. Vuestro empuje y vuestro ánimo es lo que nos ha dado alas para seguir peleando cada día por un triunfo que poco a poco se iba alejando por distintos problemas, a pesar de lo cual hemos seguido batallando… hasta hoy.

Ahora tenemos que decir que se acabó el Dakar 2012 para nosotros. Ayer se terminó todo después de empezar la etapa como siempre, al ataque, intentando recuperar tiempo a los de delante. Pero estaba claro que no era nuestro año, ya que a los pocos kilómetros teníamos que detenernos a cambiar la correa del alternador… otra vez. Aun así volvimos a ponernos en marcha para seguir dando guerra. Sin embargo, la correa volvía a romperse dos veces más y a la tercera nos quedábamos sin recambio. Parábamos el Hummer y comunicábamos el abandono a la organización. No tenía ningún sentido continuar.

Una vez que dejábamos la carrera decidimos volver sobre nuestros pasos hasta un control anterior para, desde ahí, rodar por carretera hasta Antofagasta. Mientras esperábamos que pasarán los participantes (había que ir en sentido contrario) nos entretuvimos haciendo un poco de bricolaje casero. Con una de las cinchas que sujetan las ruedas, que cortamos con una navaja para darle el ancho adecuado, y mucha cinta americana para unir sus puntas, nos pusimos a fabricar una correa de emergencia que nos permitiera poner el coche en marcha. Y casi la teníamos terminada cuando llegó un camión de asistencia, que nos proporcionó una correa de verdad.
Ya con la correa montada hemos iniciado nuestra marcha, parando cada poco tiempo para comprobar su estado, ya que se iba deshilachando. Es más, hemos podido llegar por los pelos. Lo único que se me ocurre es que hubiera alguna polea mal alineada y por eso se rompan las correas una tras otra…

Haciendo balance de lo ocurrido hasta el día de hoy, es triste pensar que si no llega a ser por todos los problemas sufridos habríamos ganado la carrera con total comodidad. Es más, a estas alturas y pese al retraso sufrido, el podio todavía estaba a nuestro alcance, ya que hemos demostrado cada día que cada vez que nos pasaba algo éramos capaces de recuperar el tiempo perdido. Bueno, el año que viene, más y mejor.

Hoy mismo volaremos hacia Europa para volver a casa vía París. Durante el camino tenemos muchas horas para hablar y recapitular. Y entre otras muchas cosas tenemos que decidir cuál será el coche que utilizaremos en las tres o cuatro carreras que haremos durante la temporada. Os mantendremos informados. Y sobre todo, gracias por estar ahí.

Vamos alternando

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

La verdad es que me estoy empezando a plantear que este año os estáis aburriendo un poco con el blog. Porque claro, no es lo mismo ponerse delante del ordenador para ver cómo han ido las aventuras de un equipo que está cada etapa peleando al segundo, que, como pasa este año, plantarse delante de la pantalla y pensar: “¿A ver qué les ha pasado hoy a estos dos?” Y es que si hace unos días pensábamos que ya tocaba que terminase la racha de mala suerte, pues va a ser que no, todavía nos quedaba. Eso sí, vamos alternando, cada día es una cosa distinta.

Hoy era otro día en el que podíamos haber recuperado un buen número de minutos a los de cabeza. Además, salíamos primeros y el polvo de los demás no nos retrasaría. Poco después de salir, como en el kilómetro 10, la organización nos desviaba de la pista principal para evitar un barrizal. Nos ha parecido un poco raro, pero luego nos hemos enterado que se ha liado buena con las motos. Íbamos a buen ritmo cuando en el kilómetro 17 hemos hecho nuestra primera parada. Se había roto la correa del alternador. No hemos perdido mucho, unos 5 minutos, y hemos retomado la carrera.

“Ya hemos tenido el momento de mala suerte del día”, hemos pensado. Pero no, ya que un poco antes de llegar al primer Control de Paso había que volver a parar. Ahora se había roto el alternador. Afortunadamente llevamos uno de repuesto y lo hemos podido cambiar, en lo que hemos empleado casi un cuarto de hora.

Nuevamente en marcha para hacer lo que quedaba de etapa a fondo, intentando recuperar tiempo. Algo que hemos conseguido, especialmente en los últimos kilómetros, que discurrían por un terreno muy ondulado en el que hemos podido sacar todo el partido a la ventaja que nos aporta el gran recorrido de suspensiones de nuestro vehículo.

Como anécdota comentar que hemos adelantado a los tres Mini que teníamos delante en los últimos compases del tramo. Peterhansel estaba parado porque había pinchado un neumático, mientras a Roma y a Holowczyc les adelantamos en la pista. Y se ve que al hacerlo, las enormes ruedas del Hummer han lanzado piedras y les hemos roto el cristal a ambos. Parece ser que ellos piensan que lo hemos hecho adrede…

Y para terminar, decir que no todo es mala suerte, ya que al entrar en la meta hemos comprobado que a uno de nuestros neumáticos le faltaba un buen trozo y no hemos pinchado de milagro. No nos iba a tocar todo a nosotros.

Respuestas a los internautas de RTVE.es

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

IMG_1191


Lo prometido es deuda y, aprovechando la jornada de descanso, contesto a las preguntas formuladas a través de la web de RTVE. Comentar que el día no ha sido sólo descansar, ya que hemos tenido que acudir a multitud de actos. El de la foto que ilustra el post, es un acto en el que Nasser hizo una donación personal de 100.000 dólares a la Fundación “Un techo para mi país”.

Juan y Pili: ¿En el caso de los pilotos que se les toca el Sentinel, y no dejan paso, pueden ser penalizados? O no hay posibilidad de demostrar que esto ha pasado.
Respuesta: En el Sentinel hay un registro de las veces que has recibido la señal, en qué lugares y qué participante ha sido. Las penalizaciones serán aplicables tanto de forma de tiempo, como en forma de multa económica. A los otros pilotos no se le puede restar ese tiempo porque es difícil de calcular.

Xiye : ¿Podrías explicar cómo funciona el road-book?
R: Básicamente disponemos de unos dibujos de los cruces y las distancias parciales entre ellos. Eso es lo que tengo que explicarle al piloto y a qué distancia se encuentra.

José: ¿Qué es de Carlos Sainz en el Dakar?
R: Después de la decisión de Volkswagen de no participar en este Dakar y al estar vinculado a la marca, no ha tenido otra opción que quedarse en tierra y tener que verlo desde casa. Yo estoy en contacto con él casi cada día para comentar la jugada de la etapa.

Miguel Ángel Muñoz: Mi pregunta es sobre los enlaces. ¿Puntúan? ¿Hay que hacerlos en algún periodo de tiempo estimado por la organización?
R: Los enlaces son como en los rallyes normales. La organización te da un tiempo estimado y tienes que entrar en el control en tu minuto, ni antes ni después, ya que penalizarías.

Javier Asenjo: ¿En los enlaces puede conducir el copiloto para que pueda descansar el piloto?
R: En toda la carrera se pueden intercambiar los papeles, porque en la inscripción se hace piloto 1, piloto 2 o piloto 3, en el caso de los camiones.

Martín: ¿Será posible en un futuro ver a los Hummer en el Dakar siendo 4x4? La verdad es que si van rápido y ganan etapas siendo 4x2 imaginaros siendo 4x4.
R: Las características serian diferentes, porque el coche está basado en un reglamento de dos ruedas motrices y al pasarlo a cuatro ruedas motrices variarían bastantes cosas (Recorrido de suspensión, posición del motor, tipo de caja de cambios…) No es tan fácil hacer este cambio.

Ricardo: ¿Cuántos tipos de waypoint hay y para qué son?
R: Nosotros utilizamos los que son de ruta, que están visibles en el GPS a 800 m; los de seguridad, que están visibles a 3 km; y los que son de enlace, que están visibles después de pasar por el punto anterior. La falta de alguno entraña una penalización que puede llegar hasta a la exclusión.

Dakar2O12 : ¿Qué neumáticos usan los Hummer?
R: Usamos unos de una marca americana llamada Toyo, que no van nada mal.

Volando voy...

Blog

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

Hoy, por fin, hemos podido demostrar nuestro potencial. Hemos podido enseñar a nuestros rivales cuáles son nuestras posibilidades. Y eso que el día no ha comenzado nada bien, ya que salíamos detrás de dos camiones y nos ha costado muchísimo tiempo adelantar a uno de ellos. Literalmente nos hemos tenido que subir por las paredes, saliéndonos de la pista, para poder quitarnos de la estela de polvo, acercarnos y, por fin, poder superarle.

A partir de ahí ha ido todo mucho mejor. Hoy hemos tomado riesgos, pero merecía la pena. Hemos dado un par de saltos altísimos, de esos que vas tanto tiempo en el aire que te da tiempo a mirar el paisaje, echar una trago de agua, colocarte los cinturones… En la zona de arena hemos rodado muy bien, especialmente en las partes más rotas, que son las más favorables para nuestro coche. Cuando hemos adelantado a De Villiers ha intentado seguir nuestro ritmo, pero cuando ha llegado a la meta ha reconocido que “era imposible rodar a vuestra velocidad”.

Ahora toca la etapa de descanso, en la que podremos revisar el coche y dejarlo como nuevo de cara a la segunda parte de la carrera. Sabemos que nuestras posibilidades de quedar los primeros son bastante limitadas, porque tendríamos que ganar cada día y con una ventaja similar a la que hemos conseguido hoy. Lo que sí está más al alcance de la mano es el podio. Y bueno, siempre hay que contar con los errores y/o averías de nuestros rivales. Hoy, por ejemplo, Leal dos Santos ha tenido problemas de temperatura en su Mini, algo que se puede repetir en próximos jornadas en su vehículo o en otros de su equipo. Todavía quedan etapas muy difíciles y todo puede pasar.

Un día de turismo

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

La etapa de hoy ha sido suspendida por motivos de seguridad. La jornada comenzaba con el paso de los Andes para ir a Chile, un paso que incluía una gran bajada llena de curvas. Las motos tenían que salir del campamento a las cinco de la mañana, con lo que llegarían a esa bajada todavía de noche y con la carretera llena de placas de hielo. Para evitar accidentes la organización tenía que retrasar la salida. Y retrasar la salida implicaba que ya no se podrían cumplir los horarios, con lo que han tenido que suspender la etapa. A juicio de todos, ha sido una buena decisión.

Eso sí, el día se ha hecho bastante largo, pues hemos hecho el enlace todos juntos, en caravana. Lo bueno es que nos ha permitido disfrutar de unos paisajes espectaculares, hemos podido hacer un poco de turismo en un coche de carreras.

Andes

Con tantas horas dentro del coche, hemos aprovechado para hacer planes de futuro, inmediato y a medio plazo. Hemos hablado de lo que queda de carrera. Vamos a salir a dar guerra, a correr como lo hemos hecho desde el primer día y a buscar el fallo de nuestros rivales presionándoles cada día. Las cosas deben ir a mejor, entre otras cosas porque entre hoy y mañana recuperaremos uno de nuestros camiones de asistencia, que estaba retenido en la frontera de Buenos Aires con un buen número de necesarios recambios.

También hemos hablado de los planes para el resto del año, de la posibilidad de participar en la Baja Italia, en la Baja Qatar y, quizá, en alguna carrera en Portugal. Eso sí, antes de empezar hay que buscar un coche con el que hacer estas carreras. Pero eso es el futuro. Ahora hay que centrarse en lo que tenemos, que son los nueve días de Dakar que nos quedan por delante.

Por cierto, además de una foto de los Andes realizada desde el interior del coche, os adjunto otras dos imágenes: una de la reparación de emergencia que hicimos en el manguito del Hummer:

Manguito

Y otra de cómo quedó mi mono tras quedar atascados en el barro.

Mono

Una rueda loca

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

Pues parece que la suerte sigue sin estar de nuestro lado. Hoy, a muy pocos kilómetros del final de la especial, y cuando habíamos superado a muchos rivales, ha saltado el chivato de la temperatura del motor. Hemos parado inmediatamente para descubrir que se había soltado una de las ruedas de repuesto, había comenzado a dar golpes como loca en el interior de la caja y había roto un manguito del radiador de agua. ¡Un desastre!

Hemos tardado mucho tiempo en hacer la reparación, que ha consistido en taponar el agujero con una bola hecha con cinta americana, asegurarlo dando muchas vueltas con cinta y luego añadir alambre para garantizar el sellado. En total, entre localizar la avería y repararla hemos perdido algo más de 25 minutos.

Fiambala

Una pena porque el día había comenzado muy bien. En el kilómetro 5 hemos alcanzado al coche que salía delante de nosotros, consiguiendo a partir de ahí ir adelantando a contrincantes poco a poco sin demasiadas dificultades, incluido a nuestro compañero de equipo. Quizá lo que más duele es que hoy habríamos podido dar un buen golpe de efecto a los rivales. Que supieran que todavía estábamos ahí…

La etapa también nos ha servido para comprobar las buenas cualidades del Hummer en arena. Gracias al autohinchado podemos poner la presión de las ruedas en 12 libras (0,8 bares, aproximadamente), para que el coche flote sobre la arena, mientras los 4x4 tienen que mantener la presión que llevaban o parar a cambiarla. Cuando volvemos a la pista subimos la presión a 32 libras (2,2 bares). También nos ha sorprendido cuando hemos caído en una cubeta, de la que pensábamos que podríamos tener problemas para salir. Pero en primera y poco a poco el coche ha salido sin dificultades. Impresionante.

En cuanto a la carrera, hemos vuelto a perder mucho tiempo, pero vamos a pensar que eso es algo que también le puede pasar a los demás. El camino hasta la meta es largo y todavía podemos dar alguna sorpresa.

Otro muchito de mala suerte

Aunque sé que todo el mundo está esperando para saber qué ha sido exactamente lo que nos ha pasado hoy, hagamos las cosas de forma ordenada y comencemos por el principio. Salíamos en tercera posición, con dos coches muy rápidos por delante, lo cual estaba muy bien. Pese a lo que pueda parecer por los tiempos, hemos salido a un ritmo rápido, pero sin tomar riesgos. Cuidando la mecánica, ya que queda mucha carrera por delante. En el kilómetro 60 hemos golpeado de lado con una piedra y hemos sufrido un pinchazo lento.

Para quienes no sepan qué es esto, explicar que es un pequeño agujero por el que se va saliendo el aire poco a poco hasta que te quedas sin nada. Pero como nuestro coche lleva sistema de autohinchado, que te permite variar la presión de los neumáticos desde el interior, hemos puesto el compresor en marcha para que compensara el aire que se perdía, pudiendo continuar sin detenernos.

Hemos alcanzado al Mini de Holowczyc, que enseguida nos ha visto y nos ha dejado pasar sin hacernos perder demasiado tiempo. Más sencillo ha sido adelantar a Nani Roma, ya que se habían pasado rectos en un cruce y estaban volviendo cuando llegábamos nosotros, con lo que nos hemos puesto por delante para abrir pista.

Dakar5


No quedaba mucho para la meta cuando hemos tenido que pararnos porque el compresor ya no podía con el neumático pinchado. Perdimos bastante y nos hemos reincorporado a la pista justo cuando ha pasado Nani. Poco después, al llegar a una curva el freno se ha ido abajo y nos hemos salido de la pista, con la mala fortuna de caer en una zona muy embarrada. Hemos hecho todo lo posible por sacar el coche del barro, pero no ha habido manera. Incluso en los intentos por sacar el coche se ha partido una de las planchas y otra ha desaparecido para siempre bajo el fango.

Empapados y metidos en el barro hasta las rodillas, la situación comenzaba a ser desesperante cuando ha aparecido Gordon, nos ha dado un tirón con una eslinga y hemos podido volver a montar en el coche para terminar la etapa. Cuesta ser positivo después de perder media hora, pero la verdad es que hemos demostrado que podemos estar ahí y ya toca empezar a tener un poco de suerte. O nos sería suficiente con no tener mala suerte.

Seguimos avanzando

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

La fortuna ha estado de nuestra parte y hemos vuelto a conseguir recortar un poco nuestra diferencia con respecto a la cabeza de carrera. Y la verdad sea dicha, esta era una etapa en la que abrir carrera (salíamos primeros) sólo te podía traer complicaciones, ya que una buena parte del recorrido que hacíamos era diferente al de las motos, con lo que no había marcas en el suelo y teníamos que andar muy atentos para no perdernos. En lo que al terreno de la especial se refiere, era muy estrecho (en algunos sitios casi no cabíamos) y sinuoso, al discurrir por cauces de ríos secos.

Dakarblog4

Hemos rodado sin problemas hasta que al llegar a un punto había una pista que salía detrás de un árbol y que no se veía nada. Se lo he indicado a Nasser, pero era tan poco evidente que hemos continuado por la derecha un rato, hasta que hemos dado la vuelta. En ese momento nos adelantó Peterhansel, que pasaba a abrir carrera, algo que no duró mucho, pues poco después ha pinchado y ha tenido que parar. Volvíamos a estar en cabeza y en los últimos kilómetros hemos aumentando el ritmo aprovechando una zona favorable para nuestro coche, ya que era rápida, pero con un suelo muy bacheado. Hemos terminado terceros y ahora estamos a algo más de seis minutos del líder.

Para la cuarta etapa salimos en una inmejorable posición, con dos coches muy rápidos por delante que no nos estorbarán por el polvo, pero que nos indicarán las trampas del camino.
En cuanto al coche, de momento va muy bien. La única pega es que en algunos momentos se calienta un poco. Lo hemos comentado con la gente del equipo y nos han dicho que es algo normal y que la única solución cuando pasa esto es levantar el pie… Habrá que cuidarlo.

Primera victoria

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

Ayer terminábamos la etapa muy retrasados, llegábamos tarde al campamento y hemos podido dormir sólo tres horas. Hoy hemos ganado la etapa y podremos ir pronto a la cama a recuperar fuerzas. Así es el Dakar, unos días todo sale fatal y al día siguiente las cosas ruedan a las mil maravillas.

Hoy hemos conseguido ganar la etapa, pero el camino para conseguirlo no ha sido nada fácil. Seguimos con nuestra adaptación al coche, con el que todavía podemos ir mucho más deprisa, pero vamos poco a poco. Nuestro principal problema del día han sido los adelantamientos, ya que partíamos muy retrasados, por lo que hemos pasado los primeros kilómetros metidos en una densa nube de polvo; no se veía nada. Hemos tomado mucho riesgos en los adelantamientos, pero había que escalar posiciones para volver  nuestro sitio en la carrera. Me gustaría ver las imágenes de la cámara que llevamos instalada en el interior del coche porque tiene que haber tomas espectaculares.

Alattiyah

Después de las rápidas pistas se pasaba a una zona más lenta, con mucha arena batida y muy blanda, donde hemos encontrado las primeras dunas. Eran muy cortadas, de las que no se ve nada hasta que no has pasado con medio coche. Y aquí había otro problema. Hasta que la carrera no haga su “selección natural”, todavía hay muchos pilotos de motos privados que sufren mucho en las zonas complicadas. Además, está haciendo mucho calor, con lo que había muchos pilotos descansando detrás de las dunas y te los encontrabas de pronto, al coronarlas, con el consiguiente riesgo para su seguridad.

Pero el resultado final ha sido inmejorable y hemos conseguido nuestra primera victoria del año, que esperemos no sea la última. Mañana abrimos carrera sobre un terreno muy pedregoso y a mucha altura, ya que llegaremos hasta los 3.000 metros en los primeros compases de esta especial de poco más de 200 km.

¡Menudo día!

Por Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah. Firma invitada.

Hoy hemos disputado la primera especial de la carrera, que, la verdad sea dicha, no ha ido nada bien para nosotros, aunque teniendo en cuenta que podía haber sido muchísimo peor, estamos más que contentos con el final de la historia.

El recorrido de hoy nos favorecía  bastante, ya que se trataba de una etapa de 57 km cronometrados que discurría paralela al mar, por una pista que en sus primeros kilómetros estaba muy bacheada, para luego entrar en una zona rapidísima que nos llevaba hasta el final del tramo.

No hemos corrido riesgos, pues en estas primeras jornadas tendremos que adaptarnos al coche, pero aun así en la primera zona bacheada hemos podido comprobar el excelente trabajo que hacen las suspensiones del Hummer. Es realmente impresionante,  ya que en sitios en los que con el Volkswagen habríamos tenido que frenar bastante, con el Hummer se pasa a fondo.

Lucascruz


La especial transcurría bien hasta que a 10 km de la meta ha comenzado a oler a aceite y ha saltado el chivato. Hemos parado para ver qué pasaba, comprobando que había una fuga en el circuito, pero cuando hemos ido a continuar el coche no ha arrancado. Se había roto una pieza del sistema eléctrico, con lo que el potente V8 no ha vuelto a rugir. Así, hemos acabado la especial remolcados por el coche de nuestro compañero de equipo, Robby Gordon, quien a pesar de pararse y remolcarnos durante 10 km, ha terminado cuarto el tramo, a menos de un minuto del ganador. Eso nos da una idea de cómo habrían ido las cosas para nuestros dos coches de no ser por este problema.

Tras la especial hemos estado bastante tiempo parados al tener que esperar la pieza eléctrica, que iba en uno de los coches de asistencia y estaba bastante lejos de nuestra posición. Eso nos ha retrasado mucho y hemos terminado muy tarde el largo enlace de 700 km hasta el final de la etapa.

Ha sido un día duro y complicado, aunque estamos muy contentos, ya que hubo momentos en los que se nos pasó por la cabeza que se había acabado y todavía estamos aquí. Hemos perdido nueve minutos y mañana saldremos retrasados, pero saldremos. Señoras y señores, bienvenidos al Dakar.


Jesús Cebrián


Jesús Cebrián está especializado en información de motor en TVE. Cubre el Dakar y lo cuenta para TVE y RTVE.es. Además, en 2012, tendrá como firma invitada a Lucas Cruz, copiloto de Al Attiyah.
Ver perfil »

Síguenos en...