Kenneth Branagh presenta 'Cenicienta'; 'Focus' y 'CITIZENFOUR'

    sábado 28.mar.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

BRANAGH

Esta semana recibimos una visita muy especial: el británico Kenneth Branagh, que presenta su nueva película como director: una nueva versión de la 'Cenicienta' de Disney. Aunque en esta ocasión los personajes son de carne y hueso: Lily James es Cenicienta, Cate Blanchett es su malvada madrastra, y Richard Madden es el príncipe azul. ¡No os perdáis nuestra charla con el director!

Focus

Focus

Por Alejandro Burón

Junto a los gangsters y ladrones de guante blanco, los estafadores son sin duda el tipo de delincuente favorito del cine. Atrevidos, carismáticos y con más cara que espalda, sus aventuras y desventuras prometen cine casi siempre entretenido y juguetón, lleno de giros, traiciones y estafas que se extienden al propio público, que a estas alturas ya sabe que debe olerse la sorpresa cuando se enfrenta a una película de este género.

Will Smith interpreta a Will Smith: un tipo a partes iguales estafador y carterista, listillo y bastante sobrado, que coordina a un grupo de mangantes que han hecho del latrocionio una auténtica cadena de montaje. Un día se topa con una hermosa joven que intenta estafarle de forma más bien torpe, y no tarda en convertirse en su mentor, una relación que se complica cada vez más cuando (por supuesto) terminan en la cama.

Decir que el guion es endeble es quedarse corto: en tan transparente en sus intenciones que cabe preguntarse a qué viene tanto giro y elaboración. Se trata de una película que funciona casi únicamente a base del carisma de sus protagonistas. Por suerte, uno de ellos es Will Smith. Smith, al que hemos visto cada vez más circunspecto en los últimos años, desempolva ese encanto y ese talento natural para la comedia que le convirtieron en estrella, y está claro que a estas alturas podría interpretar este papel mientras duerme. Lo que no hace que se relaje, sus escenas con Margot Robbie son ejemplares en cuanto a química e interacción entre actores.

Focus es una película que en realidad parece que son dos, no solo por los dos tramos separados por años de que consta la película, sino porque no parece decidirse sobre sus propias intenciones: es una película de estafadores, pero también una comedia romántica y a ratos un thriller, dando como resultado un tono esquizofrénico que no termina de cuajar. Entretenida, pero liviana, y lo que es peor: totalmente olvidable.

CITIZENFOUR

Citizenfour-cartel-6065

Por Alejandro Burón

A principios de 2013, la directora Laura Poitras comenzó a recibir mensajes cifrados de un informante anónimo que se identificaba como miembro de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense. Poitras, que ya había llamado negativamente la atención de los servicios de seguridad por sus documentales sobre Guantánamo y la guerra contra el terror, se encontró frente a una conspiración tan escalofriante como abyecta: un programa masivo de espionaje a nivel global, donde todos y cada uno de los datos que introducimos en internet sirven para etiquetarnos, rastrearnos y, si fuese necesario, hacernos desaparecer.

Pronto descubrimos que la misteriosa fuente no es otro que Edward Snowden, con quien Poitras se reúne en un hotel de Hong Kong. Recluido en una habitación durante más de una semana, sin salir ni para comer, y con la colaboración del periodista de The Guardian Glenn Greenwald, asistimos en primera persona a la filtración que reveló la cara más oscura de Estados Unidos al mundo. Los que seguimos las informaciones sabemos su contenido, pero eso no amortigua el horror que se respira en esa habitación con cada nueva revelación de Snowden, un tipo que ha dejado atrás a su familia sin previo aviso para protegerles, perfectamente consciente de lo que pasará si los hombres de negro le atrapan, pero convencido de que exponer este Gran Hermano al mundo merece el riesgo.

Citizenfour tiene más de thriller que de documental, y eso dice mucho sobre las tácticas cada día más viles que emplea Estados Unidos para mantener al resto del mundo bajo control, por mucho que este Obama parezca majo y salga bien en las fotos. Es la película más escalofriante que he visto en mucho tiempo, una crónica en primera persona de cómo el puño del estado se cierra en torno a la garganta de los que se atreven a denunciar, y un recordatorio de que pese al asilo político de Snowden en Rusia, este asunto está muy lejos de acabar. Porque, como siempre, no pagan los responsables. Paga el que da un paso adelante y alza la voz. Y mientras tanto, ellos siguen vigilando.

Yolanda Flores   28.mar.2015 02:00    

'El año más violento' y 'Pasolini'

    sábado 21.mar.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

El año más violento

El año mas violento

Por Alejandro Burón.

Abel Morales (Oscar Isaac) es un inmigrante latino afincado en Nueva York. Trabajador incansable, lucha por expandir su negocio de calefacción, pero los constantes atracos que sufren sus camiones amenazan con llevarle a la ruina, algo más grave de lo habitual si tenemos en cuenta que está a punto de cerrar la millonaria compra de una planta con acceso al río. Y para colmo, el fiscal va a por él como parte de una causa contra todo el oligopolio de la calefacción.

Arranca así una historia que no por accidente nos recuerda al cine de gángsters y mafiosos como El padrino o Uno de los nuestros. Puede que no lleven metralleta, pero estos tipos de la calefacción no dudan en apalizar, amedrentar y robar a quien haga falta con tan de deshacerse de un competidor. Está claro que Abel y su esposa Anna, interpretada por una genial Jessica Chastain, son sus objetivos, y aunque Anna tiende a soluciones más gangsteriles, Abel tiene claro que no se va a rebajar a ese nivel.

El director y guionista JC Chandor dota a la película del look clásico del gran cine norteamericano de los 70, una fotografía de sombras profundas y movimientos de cámara deliberados. Una película de hombres de negocios que se comportan como mafiosos, y que como ellos adopta esas formas estilizadas pero brutales. Una tragedia de temas poderosos, exquisitamente interpretada y dirigida, que si bien resulta algo lenta y deslavazada, recupera el pulso en un tramo final de tremenda resonancia. Muy buena.

Pasolini

Pasolini-cartel-6050

Por Alejandro Burón.

Nacido en 1922, asesinado en 1975. Cuando hablamos de Pier Paolo Pasolini hablamos de uno de los creadores más particulares que ha dado el cine europeo. Un personaje capaz de destacar en el cine, la poesía y la literatura, con ideas políticas y filosóficas que bien pudieron causarle la muerte, pionero de la provocación que más tarde heredarían, con mayor o menor fortuna, Lars von Trier y compañía.

Para este biopic, el director neoyorquino Abel Ferrara nos sitúa en los últimos meses de vida del italiano. Desde la sala de montaje de Saló o los 120 días de Sodoma hasta esa playa desierta en Ostia, pasando por una recreación de los textos en que trabajaba en el momento de su muerte, Ferrara nos propone un juego de realidad y ficción: un biopic convencional envuelto en una interpretación onírica del mundo interior de su representado, un enfoque más interesante que el del biopic al uso, pero que no termina de crear un discurso coherente ni revelador sobre el personaje.

El parecido del protagonista Willem Dafoe con Pasolini es asombroso, y Dafoe ya ha demostrado con creces que es un actor magnífico. El problema viene de algo sobre lo que tiene poco o ningún control: la película no tiene ningún tipo de coherencia lingüística. Dafoe, que solo habla inglés, farfulla en italiano en escenas aleatorias, y los secundarios que le acompañan son claramente italianos. El resultado recuerda a esos spaghetti western que se rodaban con actores de varias nacionalidades, y donde los diálogos se doblaban después. Suena impensable, pero creo que esta película se beneficia de verla en versión doblada, que al menos elimina esa inconsistencia en los acentos y los idiomas.

Pasolini es un biopic que se sale del molde, y solo por eso merece un reconocimiento, pero en último término se trata de una película irregular, con una buena interpretación central que se hace extraña en medio del reparto italiano, y un guión curiosamente limitado, que aporta más bien poco a la historia de Pasolini y que lo reduce a un puñado de viñetas crepusculares. Curiosa, pero no es imprescindible.

Yolanda Flores   21.mar.2015 02:12    

'Negociador' y 'Mis hijos'

    sábado 14.mar.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

Negociador

Negociador

Borja Cobeaga, junto Diego San José, es el guionista de la exitosa película dirigida por Emilio Martínez Lázaro, 8 apellidos vascos. Esta semana llega a la cartelera Negociador, la tercera película como director de Cobeaga.

Una historia inspirada en hechos reales, que imagina los contactos entre el gobierno y ETA en los meses anteriores al atentado del la T4 del Aeropuerto de Barajas en el 2006. Ramón Barea es Manu Aranguren, el representante del Gobierno, que asume la tarea de ir a sentarse frente a un enviado de ETA, a quien da vida el actor Josean Bengoetxea.

No podemos olvidarnos de la traductora, y del observador internacional. Una tema real, que rápidamente Cobeaga da la vuelta y se convierte en una historia de ficción con situaciones cómicas. Asistimos a lo ridículo que es el ser humano, pero lo incomodo que resulta reírse ante una película que habla de un tema que no nos hace ninguna gracia.

Son héroes de lo cotidiano. Lo fácil hubiera sido poner en evidencia a los políticos, pero Cobeaga es más sutil, y maneja los resortes del ser humano para mostrarnos lo estúpidos que podemos llegar a ser.

Mis hijos

Eran Riklis

Todos nacemos de una madre. Ella nos convierte en hijos, y así transitamos por la vida, pero la vida después no es igual para todos, nacer en un determinado lugar, nos condiciona ante los que nos hacen diferentes. Y es en ese momento cuando ser diferente, o distinto a los ojos de otros, hace que empecemos a cuestionar muchas de las cosas que hasta el momento no parecían importantes. Eyad es el protagonista de la historia que hoy llega a la cartelera con el título  Mis hijos, del director Eran Riklis, basada en la novela del escritor palestino Sayed Kashua, titulada “Árabes danzantes”.

Una historia  de convivencia, identidad cultural, amor, amistad y legado histórico. Mis hijos completa la filmografía del director Eran Riklis, que ya nos ha cautivado con películas  como Los limoneros, que consiguió el premio del público en el Festival de Berlín y San Sebastián y El viaje del director de Recursos Humanos, que aparte de ganar cinco premios de la Academia de cine Israelí, fue seleccionada para representar a su país en los Oscar.

Yolanda Flores   14.mar.2015 02:00    

'Perdiendo el norte', 'Calvary' y 'En tercera persona'

    sábado 7.mar.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

Perdiendo el norte

Perdiendo el norte

Los jóvenes españoles, y el momento que están viviendo. Son uno de los argumentos de la película de Nacho García Velilla Perdiendo el norte. No encuentran futuro. Pensaban, como dice la película, que iban a vivir mejor que sus padres, y el resultado es que viven peor que sus abuelos. Y como en la mayoría de los casos, igual que ellos, tienen que marcharse fuera de su país, para encontrar ya no solo un futuro sino algo de dinero para poder seguir viviendo.

Es una generación mejor preparada, pero es la que menos futuro tiene, pero a pesar de todo esto, siempre hay un camino que te hace tener ilusiones, esperanza y sobre todo confiar en los que te rodean. Con sentido del humor y mucho enredo que pone a los personajes a prueba, conseguimos descubrir que a pesar de las dificultades si uno se propone hacer lo que quiere lo puede lograr, eso sí: con la fuerza que nos da el motor que mueve el mundo el amor. Bueno, eso o que estamos Perdiendo el norte. Una filosofía que mantienen los protagonistas de la película, unos trabajadores cualificados itinerantes. Vamos, lo que viene a ser unos emigrantes.

Calvary

Calvary-cartel-5852

Por Alejandro Burón

En un confesional oscuro, el padre James escucha en confesión a su pequeña parroquia. Se trata de un cura decente en tiempos indecentes, la proliferación de escándalos de abusos sexuales a niños en el seno de la iglesia católica irlandesa. Desde la oscuridad del confesionario, una voz le habla: uno de los vecinos del pueblo, víctima de abusos a manos de otro sacerdote hace años, le amenaza de muerte. En una semana volverá y asesinará al cura, precisamente porque es un buen hombre, y su muerte tendrá más repercusión que si la víctima realmente se lo mereciese.

Empieza así una cuenta atrás de siete días, en los que el cura intentará poner en orden no solo su fe, sino las vidas de sus vecinos. Aunque en un ambiente abiertamente hostil hacia todo lo que lleve sotana, esto no será tarea fácil. El padre James es un hombre de vocación auténtica, un buen hombre preocupado por sus feligreses, pero condenado a pagar los abusos y el silencio de décadas de infamia.

Brendan Gleeson está sencillamente estelar. El suyo no es el típico sacerdote santurrón. Se trata de un tipo de fe inquebrantable, pero en absoluto ajeno a las pasiones y necesidades de sus vecinos, con un humor seco y socarrón que no socava la carga dramática del papel. Se trata de un hombre que vive un tiempo prestado, que es consciente de ello, y aunque desde el primer momento conoce la identidad de su posible asesino, respeta demasiado el confesional para denunciarlo, o siquiera enfrentarse a él.

Esta identidad, la del asesino, se mantiene como un misterio para el espectador, y el director y guionista John Michael McDonagh puebla la comarca con un reparto de secundarios irlandeses de lujo, a cada cuál más sospechoso, todos con motivos posibles para hacer de la vida del cura un infierno.

Se trata de una comedia negrísima, tan negra que a menudo se sale de cualquier definición de comedia. Una parábola sobre la culpa y la redención, el pecado y el perdón. Muy buena.

En tercera persona

En_tercera_persona-cartel-5861

En los primeros años del nuevo milenio, un tipo de cine muy concreto se adueñó de las galas de premios de todo el mundo: el cine de historias cruzadas. Apodado por el crítico estadounidense Roger Ebert como el "cine del hipervínculo", se trata de películas construidas en torno a una narrativa fragmentada entre personajes, lugares y épocas, que transcurren separadas hasta una conclusión que las unifica, normalmente en una explosión emocional grandilocuente que le da sentido a todo lo que hemos visto. Películas como Amores perros, Babel y sobre todo Crash se beneficiaron de esta curiosa pero efímera moda. Ahora, el director y guionista de esta última, Paul Haggis, intenta repetir el truco, pero los juegos de manos nunca funcionan tan bien como la primera vez.

Así, nos encontramos con otro puñado de historias paralelas, contadas en clave de melodrama, articuladas en torno a un escritor que intenta terminar su próximo libro. Liam Neeson renuncia a su imagen de héroe de acción con un papel que recuerda a los dramas con que se hizo famoso, pero que resulta cómico para los que nos hemos acostumbrado a verle como máquina de matar en plan Chuck Norris. Junto a él, un reparto de lujo con nombres como Adrien Brody, Kim Basinger y Olivia Wilde, que pese a su oficio resultan incapaces de elevar un guión mediocre y repetitivo.

No nos equivoquemos: nos encontramos frente a una auténtica castaña, un somnífero administrado por vía ocular que ríanse de valiums y orfidales, una narración lánguida y sorprendentemente vacía, que sin embargo se cree lo bastante interesante y profunda como para ocultar sus intenciones tras media docena de giros que vemos venir a la legua, una película que tiene poco o nada que decir, y que se pasa casi dos horas y media persiguiendo su propia sombra.

En tercera persona es la constatación del agotamiento no solo de la fórmula de las historias cruzadas, sino de su propio director y guionista, un cineasta que no hace sino confirmar que su Crash fue poco más que un espejismo. Si padecen de insomnio, no se la pierdan. Es mano de santo.

Yolanda Flores    7.mar.2015 02:00    

Colin Firth es un 'Kingsman' y Alice Rohrwacher nos invita a 'El país de las maravillas'

    sábado 28.feb.2015    por Yolanda Flores    2 Comentarios

Kingsman: servicio secreto

Kingsman

Colin Firth es de esos actores que parece simple pero que se crece con sus personajes. Metido en la piel de la nueva conquista de Bridget Jones hasta verle recoger un Oscar por su magnífica interpretación en El discurso del rey, dando vida a Jorge VI, le hemos visto en películas como El paciente inglés, Shakespeare in love, La joven de la perla o Mama mía, por destacar algunas.

Ahora se mete en la piel de un espía. Un doble agente secreto en la película de Matthew Vaughn Kingsman: Servicio secreto, adaptación del comic de Mark Millar y Dave Gibbons. Manteniendo la estética de las películas de detectives de los años 70, está llena de acción, humor y efectos especiales que consiguen que un actor como Colin Firth salte, dé patadas en el aire y actúe como un verdadero héroe. Firth, el agente secreto, se convertirá en el maestro de un joven, con el que está en deuda  por un incidente del pasado, intentando que aprenda todos los secretos de la agencia, para conseguir terminar con el malo de la historia Valentine, papel que interpreta Samuel L. Jackson.

El país de las maravillas

Alice Rohrwacher

El país de las maravillas es un lugar donde solo existe en los cuentos. Porque unir en la realidad maravilla con país, es una tarea difícil en los tiempos que corren. Tal vez las ciudades no sean el lugar más apropiado para desarrollar nuestra imaginación y la manera en la que queremos vivir, y el campo es una solución, al menos la solución del padre de la familia protagonista de la historia que firma la directora Alice Rorwacher y como la Alicia de otro país, coloca a la protagonista de este al otro lado del espejo, utilizando como imagen donde poder ver otra realidad un programa de televisión. Difícil trasladarse al otro lado de la pantalla, sobre todo si el padre, pretende proteger a sus hijas  de un mundo demasiado cruel para vivir. Solo el dulzor de la miel de las abejas compensará los sabores amargos de la vida.

Yolanda Flores   28.feb.2015 02:31    

Joël Vanhoebruck nos invita a su 'Brasserie Romantic'

    sábado 14.feb.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

Brasserie 600

Amar y ser amado. Una combinación perfecta, un estado emocional que nos hace capaces, en muchas ocasiones, de superar dificultades, pero también nos provoca su pérdida el mayor de los dolores.

A pesar de ello todos queremos sentirlo. Las relaciones humanas son complejas, pero cuando se habla de amor la cosa se complica, cada uno es un mundo y algunos de esos mundos los ha recogido en su primer largometraje el director belga Joël Vanhoebrouck, en la película que llega a la cartelera Brasserie Romantiek: el nombre del restaurante que regenta Paulene y su hermano.

La historia transcurre en una noche, la que algunos clientes han reservado para celebrar la jornada de San Valentín. Entre aperitivos de corazones, copas de buen vino y una gastronomía afrodisíaca para celebrar la velada. Los comensales van ocupando sus diferentes mesas. Y asistimos a las historias que encierran cada uno de ellos. Los enamorados recientes desatan sus pasiones sin pudor, los veteranos intentan conservar lo que les queda y todos buscan perderse en el encuentro de ese alguien que comparta con ellos algo más que una charla de consuelo.

Historias de personajes, vidas cocinadas a fuego lento, con un toque de modernidad sin perder la tradición de lo cotidiano. 

Yolanda Flores   14.feb.2015 02:00    

'Las ovejas no pierden el tren' y 'Nightcrawler'

    sábado 31.ene.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

Las ovejas no pierden el tren

Las ovejas no pierden 600

Un retazo de la vida se convierte en una historia, donde cualquier espectador puede identificarse con ella. Una familia, unos amigos y las pequeñas anécdotas cotidianas en las que se convierte la vida, que al final son las que forman nuestra manera de comportarnos y enfrentarnos a las situaciones.

Las relaciones siempre son complejas. Todos intentamos formar nuestro futuro dentro del entorno en el que nos ha tocado vivir. Pero la vida, que siempre te condiciona y te da sorpresas, hace que los caminos que vamos tomando no sean los que habíamos imaginado, y es donde entra la desgana, la desesperación y el fracaso que sentimos al no ver los objetivos cumplidos. Del amor, el trabajo, la familia, los hijos y todo lo demás habla esta historia que firma Álvaro Fernández Armero. Las ovejas no pierden el tren.

Nightcrawler

Nightcrawler, por Alejandro Burón

Lou Bloom es un chorizo de poca monta que se dedica a robar metales y tapas de alcantarilla para revenderlos. Vive de noche, escamoteando todo lo que puede, pero guiado en todo momento por una fe inquebrantable en los valores de la perseverancia y el trabajo duro. Una noche, esta paradoja con patas se topa con un accidente en la autopista, y decide parar a echar un vistazo. De pronto, dos cámaras bajan de una furgoneta y se ponen a grabar el siniestro, para luego vender las truculentas imágenes a las emisora que les pague más por ellas. Lou Bloom sabe que ha encontrado su vocación.

Así, armado con una cámara y siempre pendiente de la emisora de la policía, este tipo siniestro comienza a acechar las noches de Los Ángeles en busca de las tomas más violentas de crímenes y accidentes, y cuando descubre que a las televisiones les encanta su trabajo, no tarda en empezar a manipular a su antojo cada escena del crimen que se encuentra con tal de conseguir planos más efectistas, mientras nos damos cuenta de que no hay literalmente nada que no esté dispuesto a a hacer para triunfar.

Ya lo decían los críticos estadounidenses, y es cierto: Jake Gyllenhall está de Oscar, y ni siquiera ha conseguido una nominación. La transformación del protagonista de Brokeback mountain es total: una cara de cráneo perforada por ojos profundos como el abismo, su Lou Bloom es el personaje más repulsivo y memorable que ha asomado por una pantalla de cine en mucho tiempo. Y no podemos olvidar a una fantástica Rene Russo como la jefa de informativos, asqueada por este tipejo, pero enganchada sin remedio a la sangre que le vende.

El director y guionista Dan Gilroy ha creado una sátira genial, no solo de los medios y su sensacionalismo. Se trata de una perversa y retorcida visión del sueño americano, contada a través de los ojos de un auténtico psicópata, que nos plantea si nuestra moral y nuestro principios no son más que debilidades frente a tipos como este, y cómo el mundo tiende a recompensar a aquellos que menos piedad y empatía demuestran hacia los demás. Fascinante, divertida y deliciosamente malvada.

Yolanda Flores   31.ene.2015 02:00    

Antonio Banderas presenta 'Autómata'

    sábado 24.ene.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

20150120_143021

Nos situamos en el año 2044. A causa de las tormentas solares la tierra es un desierto radiactivo, y la población se ha reducido en un 99%. Solo quedan 21 millones de personas, y se ha producido una regresión tecnológica. Con esta premisa llegamos a los primeros planos de Autómata, y nos metemos en un mundo donde conviven los robots con los humanos.

Un hombre, Jacq Vaucan, papel que interpreta Antonio Banderas, es un agente de seguros de una compañía robótica. Descubre que los androides Pilgrim 7000, que se habían fabricado para servir al hombre bajo dos protocolos que no deben saltarse, han ignorado uno de ellos, y están tomando sus rpopias decisiones. Este punto altera todo lo creado, y la raza humana está en peligro.

Una historia que llega ahora a la cartelera, una película de género, el de ciencia-ficción, que nos hace reflexionar sobre el presente aunque transcurra en el futuro, y que nos plantea muchas preguntas.

La básica, si mereció la pena bajar del árbol.

Yolanda Flores   24.ene.2015 02:00    

Bruno Barreto presenta 'Luna de Brasil'

    sábado 10.ene.2015    por Yolanda Flores    2 Comentarios

LUNA EN BRASIL 600

Brasil es un lugar para perderse, tal vez esa es la razón por la que la que una poetisa, como la protagonista de esta historia, decide emprender su viaje más solitario, hacia un entorno desconocido, con la intención de buscar su inspiración, su camino, en él encontró parte de la historia de su vida, otra mujer. Ella creaba arte diseñando rincones mágicos en los lugares donde existía emoción, fuerza y pasión. Ambas mujeres se encontraron, se ayudaron y se fundieron en las pasiones que la vida les ofrecia. Una historia real que ahora encontramos en la gran pantalla de la mano del director Bruno Barreto, con el titulo “Luna en Brasil”, y llega a la cartelera con seis premios  concedidos por la Academia de cine de Brasil.

Yolanda Flores   10.ene.2015 02:00    

'Messi' y 'The imitation game'

    sábado 3.ene.2015    por Yolanda Flores    0 Comentarios

Messi

Messi-cartel-5933

Llega a la cartelera el primer documental que realiza Álex de la Iglesia, con el título Messi. Un documental que se presentó en el Festival de Cine de Venecia, en la sección paralela a la Mostra Jornadas de los autores. Hoy, tanto para los seguidores de este rey del balón como para los que gustan del cine de Álex de la Iglesia, sin necesidad de ser amantes del fútbol, llega esta historia con guión de Jorge Valdano, donde descubrimos la figura de Messi desde su infancia, su nacimiento en Rosario, hasta descubrirle en imágenes reales que se mezclan con ficción: quién puede ser Lionel Messi. Y decimos quién puede ser porque a pesar de todo lo que vemos en este documental, y todo lo que amigos, profesores, jugadores, entrenadores de fútbol y periodistas  hablan de su persona, tal vez o sea suficiente para llegar a conocerle del todo.

The imitation game (Descifrando Enigma), por Teresa Montoro

The_imitation_game-cartel-5911

The imitation game (Descifrando Enigma) tiene cinco nominaciones a los Globos de Oro y seguro que también estará entre las candidaturas principales a los Oscar, por lo menos su protagonista, el británico Benedict Cumberbatch, que interpreta al matemático y criptógrafo Alan Turing, el hombre que consiguió descifrar el funcionamiento de ENIGMA, la máquina de comunicaciones de los nazis, y acortar - eso dicen los historiadores - en dos años la Segunda Guerra Mundial, salvando millones de vidas.

Y no solo eso, porque es el padre de la informática moderna, al crear una máquina que es la base de los ordenadores actuales, y formuló también, entre otras cosas, la hipótesis de la inteligencia artificial. Es decir, si las máquinas podían llegar a pensar, como reflejó en el artículo que publicó en 1959 y que da título a la película, The imitation game, o el juego de la imitación.

Pero este investigador de mente privilegiada acabó suicidándose en 1954 al ser procesado por homosexual dos años antes, en un momento en que en Gran Bretaña se consideraba un delito por conducta desviada, y someterse a castración química. La película comienza precisamente con su detención en 1952, y a lo largo de una serie de flashbacks vamos conociendo algunos datos de su infancia y sobre todo del episodio de Enigma, y cómo gracias a su empeño se logró descifrar ese código que contribuyó a la derrota de Hitler. Sin emargo, su descubrimiento, jnto al grupo con el que trabajó, permaneció bajo secreto militar durante 50 años, así que de nada le valió cuando fue acusado de "indecencia grave y perversión sexual".

A pesar de ser un biopic, el director Morten Tyldum, consigue mantener el interés, primero por la propia intrig ade la trama en torno a Enigma, y después cuando vamos conociendo a este personaje atormentado y genio a la vez, en un giro de la película donde al final lo más importante es conocer la injusticia que se cometió contra él. Y mucha culpa de ello, en el buen sentido, la tiene desde luego la estupenda interpretación de Benedict Cumberbatch, que nunca roza el exceso, a pesar de lo histriónico del personaje en algunos pasajes, y que es capaz de reflejar la intensidad del sufrimiento de su personaje. El británico está acompañado por Keira Knightley en el papel de la criptógrafa Joan Clarke, que también sufrió discriminación en una sociedad en la que a las mujeres no se les reconocía su valor intelectual, Matthew Goode y Mark Strong, entre otros.

Como es habitual en las producciones británicas, la ambientación está muy cuidada, y en ello ha habido aportación española, la del director de fotografía Oscar Faura. En 2009 el Gobierno británico pidió disculpas públicas por el trato dado a Turing, solo después de una campaña para la restitución de su nombre, y en 2013 la reina Isabel II le indultó de sus delitos. Hoy, gracias a esta película totalmente recomendable, conocemos su historia.

Yolanda Flores    3.ene.2015 02:00    

De Película

Bio De Película

Yolanda Flores dirige y presenta De Película, un programa apto para todos los públicos. Una revista de actualidad cinematográfica que pretende entretener, divertir, y sobre todo informar y acercar el mundo del cine a todos los oyentes; sin olvidar algo fundamental: animar a ver películas en la gran pantalla.
Ver perfil »

Síguenos en...