« Adiós, Angie | Portada del Blog | Obama, el europeo »

¡Es el instinto, estúpido!

    miércoles 9.nov.2016    por Miguel-Ángel-Berlin    2 Comentarios

Las grandes revoluciones de la historia las han hecho los analfabetos, los incultos, los hambrientos, los desclasados.

Las han hecho siempre echando mano del instinto, jamás del sentido común.

 Y siempre han sorprendido a los cultos, los informados, los bien alimentados, las clases acomodadas, al “establishment”.

Desde hace ya mucho tiempo, tratamos de comprender qué está pasando en el mundo: lo musulmanes se echan en manos del fanatismo, los griegos confían en la utopía, los británicos –y quién sabe si más- renuncian a Europa, los americanos al sentido común…

 Y nosotros, los lectores de periódicos, los que vemos los primeros 20 minutos del telediario, tratamos de explicarlo analizando las cifras macroeconómicas, los tipos de interés o el ganador de la Champions.

Y no la encontramos, porque nos empeñamos en explicar en un país la subida de la extrema derecha por las cifras de refugiados o inmigrantes, en otro nos explicamos la subida de la izquierda en el déficit o el superávit, las cifras del paro o los salarios, en otros, esas cifras se contradicen y no somos capaces de encajar ninguna de esas piezas.

Habrá que esperar décadas para una visión retrospectiva de la historia que explique esta época. De momento, me temo que tendremos que olvidarnos de explicaciones y recuperar una forma de interpretar el mundo que teníamos olvidada: el instinto.

El instinto es lo que ha llevado a Donald Trump a la Casa Blanca y era lo único que podía haberlo evitado. Pero los demócratas confiaron más en el sentido común de Hillary que en el instinto de Sanders.

Si la reflexión “¡Es la economía, estúpido!”, fue lo que hizo a Bill Clinton presidente, Hillary debía haberse dado cuenta de que el mundo ya no es igual.

 El mundo ha cambiado, eso es todo. Ya son 27 años de la caída del Muro de Berlín.

El Estado del Bienestar que el mundo occidental construyó tras las grandes tragedias del siglo XX ya no existe. Murió de éxito, sí, pero murió.

El estado de bienestar es muy aburrido. Los que verdaderamente gozan de bienestar, están dispuestos a aburrirse eternamente. Pero hay una gran masa que sólo conoce las migajas del estado de bienestar.

La gran inflexión al estado de bienestar que se produjo con el cambio de siglo con las políticas neoliberales han ido creando masas de excluidos. Ya no los llamamos proletarios por pudor antimarxista, pero eso es lo que son: proletarios con smartphone.

Mientras Asia está inmersa en “el milagro económico alemán” de la postguerra, convirtiéndose en la gran fábrica y taller del mundo, en una loca carrera capitalista dirigido por regímenes autoritarios ex comunistas, Occidente está de vuelta. Y, alarmado ante la competencia de Asia, ha destrozado su caro sistema de bienestar social retrocediendo décadas y tratando de copiar los mismos sistemas de producción, de salarios que los chinos.

Esa renuncia a sus valores, a sus logros sociales, laborales, esa condena a mucha gente a retroceder a los tiempos del proletariado, a salir a mendigar un salario de hambre en plaza del pueblo, hoy llamada internet, ha cuajado en masas de población indignada que, ve cómo cada día los más ricos son más ricos y los más pobres son más podres.

Durante años, se conformaron con la Champions. Pero hasta la Champions es aburrida por falta de competencia.

Y de repente, han visto que son mayoría y, despertando del letargo analfabeto, está castigando al sentido común.

Se rebelan contra el sentido común que ve normal que, por ejemplo, nadie se plantee prohibir en la bolsa esas operaciones de milisegundos en los que un especulador puede hacer una fortuna mientras ellos ganan 400 Euros al mes, si los ganan. Y tantas cosas que nuestros políticos ven normales, razonables, de sentido común…

 Todos hemos cambiado. Ya nadie confía en nadie. Por eso, todos los desorientados, se lanzan en masa hacia lo diferente. Y que explote por donde sea. Eso es lo que quieren: que pase lo que sea, pero que pase algo. El aburrimiento con la nevera vacía es muy peligroso. Pero el aburrimiento de los analfabetos es revolucionario. Son irracionales, pero siempre tienen razón.

Miguel-Ángel-Berlin    9.nov.2016 13:26    

2 Comentarios

Iluso...

Tratar de entender que pasa en la política de la Madre Patria es complejo, si vive al otro lado del charco o en casa con vista al mar.... es más difícil si sabes leer y mucho más si comprendes lo que lees....o peor, si sabes sumar.

Ayer, te vendieron la pomada de los cambios y al Premio Nobel de la Paz no le dejaron pasar Ni Una... ¿ espera un cambios en el futuro ?

¿sorprendido?.... Ja !

Tierra adentro, la vida es un poquitín mas cabrona....y tiende a cero a paso veloz... Cuando queda poco por perder, en el país de la abundancia, es muy duro pasar hambre.

Pero...

no se alteren...que todo será igual...solo cambian algunas moscas que sobrevuelan las mismas miasmas... y elegir entre una Patricia de Sangre Azul Celeste con las dorada sandalias encharcadas en bosta...o un Patricio mas safio y selecto ejemplar de bruto.........

es lo mismo, da igual... ni una ni otro serán diferentes, y tu quedaras en el mejor de los casos igual y normalmente PEOR.


A la vieja Europa le toca bailar con la fea y tal como se explica en detalle en la nota El Bienestar se esfumo..... y aparecen nuevos conquistadores...recomendamos extrema cautela con el dinero del Imperio del Medio..están llegando a manadas y traen Mucho pero Muchísimo dinero... están en todas partes incluido el último lugar sagrado...el FUTBOL.


Por ahora Ud. se conforma con tener salud....y las manitos en el remo.....y nada de levantar la vos....que te pueden escuchar y tocaran más rápido y más fuerte el tambor de la galera.


PS. Se facilita la comprensión del fenómeno, si logra pensar ( y vivir ) como los ladrones.

jueves 10 nov 2016, 02:27


No están las cosas fáciles, no, y es cierto que en esto se están apoyando, a veces, quienes rigen las economías para ir quitándonos (porque nos dejamos hacer: ¿miedo?, ¿reisgnación?, etc.) derechos que con los años hemos ido consiguiendo; pero con el "qué vergüenza, tal, tal, tal" más de uno cree que cumple.
Ahora que lo de la Rothman-Clinton no ha sido por esto o así lo pienso yo. Lo de esta mujer se debe a que al otro lado del charco van de ¿modernos?, mas la modernez no es tanta y, de momento, no están ¿preparados/convencidos? más que de boquilla para tener una mujer de presidente del país.

domingo 4 dic 2016, 19:24

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Miguel Ángel García

Bio Ich bin

“Soy un ciudadano de Berlín”. JFK llevaba apenas unas horas en Berlín Oeste cuando se declaró berlinés. Al otro lado del muro, un hombrecillo verde, con un impecable sombrero ya pasado de moda, cruzaba airoso las calles del Berlín Este, por aquel entonces apenas habitadas por tranvías llenos de proletarios.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios