11 posts de marzo 2012

Periodismo de precisión

Los medios de comunicación franceses están introduciendo desde hace meses secciones para verificar los excesos de las declaraciones de los políticos. Libération empezó con Desintox y luego aparecieron otras: Les Décodeurs de Le Monde, Les Pinocchios de l'Obs de Le Nouvel Observateur, Contrôle technique de Rue 89, Le détecteur de mensonges de JDD o el Bureau de vérification de la petite phrase de Le Parisien. A tenor de los títulos de las secciones, planea la idea de la intoxicación, el exceso y la mentira como armas de uso habitual de la política francesa. El periodismo ha sufrido siempre una polémica de tintes metafísicos sobre la verdad y la objetividad. Como muchos las niegan filosóficamente, encuentran magníficas coartadas para desvirtuar la realidad o, más comúnmente, hilvanarla sobre la trama de los prejuicios y clichés de cada uno. En este caso la aspiración es al rigor. Y el esfuerzo para alcanzarlo, un bello ejercicio, sin necesidad de esperar a caernos del caballo en cada esquina o descubrir verdades absolutas.

Padrinazgo

En España el que no tiene padrino no se casa. En Francia, el que no tiene 500 padrinos entre los cargos electos no se presenta a las presidenciales. Una dura realidad que, según la reforma que se hizo en los años setenta, se justificaba para evitar la presentación de candidatos "estrafalarios". Dominique de Villepin debe serlo, porque no ha alcanzado ese medio millar de firmas. El Frente Nacional, prácticamente ausente de las instituciones francesas, debe desarrollar un trabajo ímprobo para obtener las suyas. Para los frentistas, la ley de las 500 firmas es una multa de los mayoritarios a los partidos minoritarios.

Esperanza socialdemócrata

Rubalcaba ha pasado por la sede de campaña de François Hollande para devolverle la visita a Madrid del pasado noviembre. En la rueda de prensa posterior sin Hollande, Rubalcaba ha hablado de la "esperanza" para la izquierda española y europea que despierta la posible victoria del socialista Hollande, quien se ha comprometido a renegociar, si vence en mayo, un pacto fiscal europeo cocido entre Merkel y Sarkozy en la mesa camilla. A pesar del apoyo a ese pacto por el PSOE  ("herencia del gobierno anterior", ha precisado), Rubalcaba está de acuerdo con Hollande en "reequilibrar" un pacto escorado del lado del ajuste sobre el crecimiento.

Novicios presidenciales

Una encuesta IFOP entre los jóvenes de 18-22 años simplifica la pelea electoral a dos opciones: François Hollande (31%) y ¡Marine Le Pen! (23%). Sarkozy se descuelga con un 21%. El mismo instituto de sondeos registró hace unos días el sorpasso de Sarkozy a Hollande, glosado ayer en este blog con Patrick Buisson. Hollande y Le Pen tienen en común con los electores de 18 a 22 años el ser novicios en las presidenciales. ¿No les parece demasiado facilón?

El gurú

Le Monde trae hoy una entrevista con uno de los consejeros áulicos de Sarkozy. Patrick Buisson le dice al presidente que es el candidato de la Francia que sufre, la de los más expuestos y vulnerables; le dice que va a ganar, que su dinámica electoral es ascendente, que tiene mayores reservas electorales para la segunda vuelta que su antagonista; vaticina que Hollande va a reunir menos votos que Royal en 2007, que no suscita impulso ni adhesión, que solo recoge un voto de castigo a Sarkozy, que de cara a la segunda vuelta tendrá que asumir riesgos y ese no es su estilo, que está en retroceso desde noviembre y que, en definitiva, el PS se ha convertido en la "expresión de las nuevas clases dominantes". Por el tono y la altura desde la que hablaba, me ha parecido leer una entrevista con un curtido estalinista años 20, período clase contra clase, el del socialfascismo y esas cosas. Pero resulta que no, que Buisson no procede de la tradición de la III Internacional, sino de la coetánea derecha maurassiana, reciclado en el hombre de todas las predicciones. Si gana Sarkozy, habrá que levantarle un monumento por su clarividencia. Si pierde, simplemente se perderá en el barranco de la historia.

El papelón

A todos los padres les toca en alguna ocasión hacer de tripas corazón y salir a dar la cara por sus hijos. Al presidente Sarkozy le tocó el viernes recibir a una gendarme para presentarle sus excusas tras recibir un tomatazo en la cara de su hijo Louis, quien pronto cumplirá 15 años. Con un amigo se dedicó durante un rato a tirar, primero, bolitas de papel y, luego, tomates por encima del muro del palacio del Elíseo en el Faubourg Saint-Honoré. A la agente, en tareas de protección de la sede presidencial, le debió resultar incomprensible ser atacada por fuego amigo, aunque eso está a la orden del día en todas las misiones, sean bélicas, políticas y hasta sexuales. Ahora, que el papelón se lo ha tenido que comer Sarkozy. Imagínense primero la embarazosa disculpa con la agente y luego las cuatro palabritas que le dedicaría al bueno de Louis. Y, cómo no, al mismísimo hijo del presidente, cuyas gamberradas han sido publicitadas a los cuatro vientos sin que le asista ninguna ley del menor.

Adiós, Schengen

Sarkozy ha sorprendido en Villepinte al lanzar en mitin electoral (en sede parlamentaria, en rueda de prensa, se dice ahora) una llamativa advertencia: si sale reelegido abandonará Schengen si Francia no consigue que el tratado pase a competencia exclusiva de los jefes de Estado y de Gobierno, y deje la de los "tecnócratas y los tribunales". ¿Un mitin? ¿"Tecnócratas y tribunales europeos"? ¿Qué nos querrá vender? ¿Qué querra vender a los electores franceses?

Plebiscito sobre Sarkozy

Sarkozy ha sido muy claro esta mañana en RMC-BFM: en caso de perder estas presidenciales, se irá de la política. Cierto que en Guyana había asegurado a un grupo restringido de periodistas que, si perdía, no volverían a tener noticias suyas. En cuanto lo he oído he recordado unas más bien enigmáticas palabras cuando explicaba en noviembre en Cannes las negociaciones sobre la reforma del sistema financiero: "A todos nos gusta ganar dinero". Alguno ha interpretado el amago de marcharse como un intento de movilizar a sus huestes. Creo que él sabe que no, que si va a ser derrotado el 6 de mayo, como dicen obstinadamente las encuestas, ese todo o nada no hace más que precisar la difusa alianza informal antisarkozysta, compuesta por desencantados, desplazados, agraviados, vengadores, damnificados, adversarios y enemigos de toda la vida.

'Halal' o no 'halal'

El primer ministro François Fillon recibe durante la jornada a los representantes de las principales religiones (judíos, católicos y musulmanes) para tranquilizarles sobre sus palabras del lunes: "Las religiones deberían reflexionar sobre el mantenimiento de tradiciones que ya no tienen que ver hoy con el desarrollo de la ciencia, la tecnología o los problemas de salud". Se refería a la comida halal musulmana, aunque fue el Gran Rabino de Francia el primero en señalar su "aturdimiento". Quizá porque los musulmanes franceses están curados de espanto. Hace unas semanas Marine le Pen declaró que en toda Francia se consumía carne halal sin que los consumidores lo supieran. Sarkozy entró al trapo asegurando, sorprendentemente, que el halal estaba en el "centro de las preocuapciones y discusiones de los franceses", pero desde entonces la mayoría gubernamental sigue enredada con los cordones de sus zapatos y tropezando. ¿Ganará algún voto con esto?

Romney renació en Francia

En este supermartes de las primarias republicanas norteamericanas, Le Monde publica algunos datos biográficos del breve período francés del favorito Mitt Romney en sus tiempos de mili mormona entre 1966 y 1968 apostolando en tierras francesas. Voy a reproducir un dato. Romney tuvo un accidente de tráfico en Bernos-Beaulac (Aquitania) el 16 de junio de 1968, en el que murió una misionera de su confesión y él mismo estuvo a punto de perecer. La iglesia mormona no puso entonces una denuncia contra el conductor que había provocado el accidente: un sacerdote católico probablemente bebido al volante de un Mercedes. Esto lo pones en una novela y no cuela por rebuscado y mala sombra.

Luis Miguel Úbeda


Luis Miguel Úbeda, veterano periodista de Radio Nacional, es corresponsal de esta emisora en París. Desde allí escribe esta Bitácora, un blog construido con entradas informativas de la actualidad francesa, muy sugestiva para un observador extranjero cuya función es precisamente servir de intérprete a los que están fuera. El encuentro con lo ajeno produce también saludables interrogaciones sobre lo propio, perspectivas más relativas, menos dramáticas y emocionales.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios