2 posts de mayo 2009

Benedicto se fue y la nave va

Se marchó Benedicto XVI y todo sigue igual. Vino ¿para qué? Sus mensajes, ¿sirvieron para algo?. Me parece que no. ¿Tenía que lavarse la cara o dar la razón a los Rabinos?, ¿o era una cuestión personal por su pertenencia a las Hitlerjugend (Juventudes hitlerianas)?. No tengo ni idea, ya que, las interpretaciones de las palabras y movimientos de Benedicto XVI admiten múltiples variables. Tan es así que aún no me he recuperado de la impresión al ver aplaudir, cual locazas eurofans, a muchos de los periodistas que se trajo el Pontífice a su gira por Oriente Medio. Se asomaba el Papa desde la escalerilla del avión en al aeropuerto de Ammán cuando un grupo importante de esos periodistas aplaudían a rabiar a Benedicto XVI. No sé si era por la gracia con la que descendía de los cielos o por el gesto de llevar apretadas las canillas al aterrizar en territorio enemigo. Y todo eso, sin haber llegado a Israel, que era la parte más dura del periplo del Obispo de Roma y donde se preveía un combate de prima donnas entre curas y rabinos

Pues eso, llegó a Israel se metieron con él en la prensa, por la cosa de su parda infantoadolescencia, dio unas misas, calentó la oreja a los palestinos y se acordó de la madre del cordero que es el Muro de Separación. Entre medias y por bitajon-bitajon (seguridad), cabreó a más de medio Jerusalén. Desde los taxistas judíos a sus primos árabes pasando por los mangantes de las tiendas de la ciudad vieja y los turistas norteños que vienen a ver el Kotel (Muro de los Lamentos), todos se acordaron del Papa y de sus familiares. Quizá tanto despliegue policial pretendía eso precisamente, cabrear a los paisanos por la llegada del cristiano, pero lo cierto es que Benedicto XVI ha sido -con la excepción de la misas de Nazaret y Belén- muy difícil de ver para la feligresía. Pero se marchó sin haberse arrastrado por los suelos pidiendo perdón por ser alemán y haber conocido el régimen de Hitler (es lo que tiene el ser mayor). Ese régimen político en el que se pedía la documentación por la calle a cualquiera que fuera sospechoso; en el que se recluía en guetos con altos muros a los diferentes; en el que el racismo era la nota dominante y el que se encarcelaba a cualquiera durante meses sin acusación alguna. Un sistema, que utilizaba su potencia militar mientras el mundo miraba para otra parte o condenaba con timidez las baladronadas de aquel cabo chusquero y zumbado que alguna vez soñó un Reich de tres mil años.

Se marchó el Papa y todas aquellas intenciones de paz se esfumaron. Benjamín Netanyahu ya le ha dicho a Barak Obama, la semana pasada, que dos estados para dos pueblos ni hablar y el pasado día 21 -jornada que recuerda el glorioso día de la reunificación de Jerusalén- el primer ministro dejaba una perla para su pueblo y la comunidad internacional: "Jerusalén siempre ha sido y será nuestra". Completaba su discurso Netanyahu al asegurar que nunca ha habido tanta libertad de culto en Jerusalén como ahora. Me pregunto, ¿dónde vivirá este señor para opinar así? Quizá es que no conoce cuando en Navidad o Semana Santa se cierran a cal y canto los territorios y los cristianos no pueden ir a sus santos lugares. O cuando, un día sí y otro también, se cierran los accesos a la Explanada de las Mezquitas a los musulmanes mientras el ejército protege a los judíos que van a rezar al Muro. ¿Eso es libertad de culto?

Yo, de momento, me acuerdo de Avraham Burg, el ex presidente de la Knesset, el parlamento de Israel, que, al poco de dejar su cargo tras las últimas elecciones, profetizaba que “existe un riesgo potencial de un grave y sangriento conflicto entre judíos. Israel se dirige a un choque entre el concepto de democracia y el de teocracia judía”. ¿Quiere decir esto que si no tuvieran los judíos a los palestinos, la cera se la darían entre ellos? No sé pero lean el último mosqueo de muchos habitantes de Israel: una de las más altas instancias de la religión judía, el Consejo Religioso, ha decidido dirigirse a los futuros matrimonios con un folleto que es de obligado estudio para aquellos que antes de casarse tienen que asistir a clases preparatorias para el matrimonio.

El documento, no habla de reparto de responsabilidades y sí anima a los maridos a ayudar en las tareas domésticas. Conmina a la pareja a vivir sin estar cerca de la familia de la mujer y especialmente de las suegras, ya que dice el texto, "tienden a meterse en los asuntos de la pareja y pueden arruinar una relación". Tan clarividente folleto explica que el marido nunca debe ser débil ante su mujer: "si ella es irrespetuosa, el marido debe demostrar su enfado y no dirigirle la palabra hasta que ella recapacite". Además, en otra sección, dice que la mujer se parece a la arcilla y es el marido el que debe moldearla para que mejor le complazca, ya que está en la naturaleza de la mujer ayudar al marido.

Los consejos de los religiosos, también dirigidos a los seglares, afirman que el hombre debe comprar regalos a su mujer y nunca criticar su cocina. Debe el hombre, además, felicitar diariamente a la mujer hasta en cinco ocasiones, aunque sea mentira.

“Jerusalén no será dividida de nuevo” dice el pie de la foto que es precisamente la imagen de la división el día en que los judíos festejan la conquista de la ciudad durante la Guerra de los Seis Días.

Foto de portada del periódico Jerusalem Post publicada el día 22 de mayo de 2009. El autor es Bernat Armangue/AP

JUSTICIA UNIVERSAL

Siendo como es este el único país democrático de Oriente Medio, según dicen los israelíes, no estaría mal que tuvieran claro cómo funciona efectivamente una democracia, cuya base fundamental es que sus poderes puedan moverse con absoluta independencia unos de otros. La decisión del juez Fernando Andréu escuece en las estructuras políticas y sociales hebreas. Acostumbrados como están a que no se les rechiste y a hacer de su capa un sayo cuando les viene en gana, la medida adoptada por el magistrado español, con la recomendación negativa de la fiscalía, les duele. Lo curioso del asunto es que aún nadie aquí ha hablado ni explicado cómo funciona el sistema judicial español, que reconoce y respeta el principio de justicia universal.
Para los que no lo sepan, la cuestión que ha levantado ampollas contra España se remonta a julio de 2002 cuando Israel, dentro de su política militar de asesinatos selectivos, bombardeó en Gaza la casa del líder de Hamas, Salaj Shajada. Además de él y su familia murieron 14 civiles más. Shajada, había nacido en Gaza y era el creador de las Brigadas de los Mártires Az Ha Din Al Kassam, el brazo armado de Hamas. El juez Andreu, por tanto, continuará la tramitación de la demanda que presentó el centro palestino de Derechos Humanos, aún a pesar de la opinión en contra de la Fiscalía. Curioso es que este último aspecto es defendido y remarcado en las declaraciones políticas de los dirigentes de Israel quienes se cuidan muy mucho de hablar de la independencia judicial en los países democráticos. Israel, además, exige a España que retroceda en su intento de juzgar a las acciones militares de su país ¿Debemos algo a Israel para que nos pida explicaciones? Quiero creer que Israel y sus habitantes fueron uno más de los que se alegraron cuando Garzón puso a Pinochet contra las cuerdas precisamente gracias al principio de Justicia Universal.

Y como no hay dos sin tres ahora va Naciones Unidas y acusa al ejército de Israel de disparar en forma deliberada contra instituciones de las ONU durante la ofensiva militar de Gaza este diciembre y enero pasados. Hubo 1400 muertos y más de cinco mil heridos y Naciones Unidas sigue a la espera de una respuesta formal del gobierno israelí al informe presentado al Consejo de Seguridad.

Si respecto a la actitud del Juez español Israel dice que todo es una maniobra política que contrasta con los principios básicos de la justicia y que sería bueno para el honor de la justicia española que esta iniciativa se cancelara cuanto antes, para Naciones Unidas también hay leña. Dice el ejercito que los resultados de la investigaciones no coinciden con el informe de la ONU y que el Estado de Israel considera el informe de Naciones Unidas tendencioso y claramente parcial. También dice el gobierno hebreo que la comisión ha preferido las reivindicaciones de Hamas, una organización terrorista y asesina.

No entiendo eso de que la tal maniobra contrasta con los principios básicos de la justicia. Creo que es todo lo contrario, creo que es un canto a la justicia universal para un mundo necesitado de criterios morales. Tampoco dudo de que países como el nuestro, con tribunas abiertas a la justicia, puedan sufrir el abuso de organizaciones que busquen la publicidad y perviertan el sistema. Pero lo cierto es que en el caso que nos ocupa hay catorce muertos, casi todos civiles. También la inmensa mayoría de los muertos en la operación Plomo Fundido eran civiles y el asunto ya ha pasado sin pena ni gloria ¿Se acuerda alguien de los sucesos de primero de año en Gaza?

Me quedan muchas dudas respecto al comportamiento de este país que presume de ser la única democracia de la zona y del que han salido a Ginebra, entre los años 2001 a 2006, unas 600 denuncias por torturas que nadie ha investigado. Naciones Unidas desde su Comité contra la Tortura ha denunciado también la existencia de un centro secreto, conoció como la instalación 1.391, en el que se encierra a sospechosos palestinos y se les tortura. El gobierno hebreo asegura que está desmantelado y a pesar de ello no permitió su visita a los representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Miguel Molleda


Miguel Molleda Rábago es el corresponsal de Radio Nacional en Jerusalén. Periodista de amplia trayectoria profesional en Radio Nacional de España, donde ingresó por oposición en 1986, se ha especializado en relaciones internacionales y ha informado para la radio pública de los principales acontecimientos ocurridos en las postrimerías del siglo pasado y comienzos del siglo 21. Después de un breve periodo de corresponsal en Bruselas fue enviado especial en Rumanía tras la caída del Muro de Berlín. Informó desde Bucarest de la desaparición del régimen de Ceaucescu y las transformaciones que siguieron en Europa Central y Oriental.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios