1 posts de octubre 2009

MIOPIA


Aún me siguen sorprendiendo. No lo puedo evitar. La población religiosa judía me sigue alucinando aunque por el tiempo que llevo aquí ya tendría que estar curado de espanto. En esta tierra se dice que esta es la única democracia en Oriente Medio. Un país donde se tolera la libertad de culto y donde se respetan los derechos de los individuos. Este país no tiene nada que ver -aseguran algunos convencidos- con el territorio árabe donde se abusa de la mujer y sus derechos y donde es imposible honrar otra religión que no sea la islamista.

La miopía es una enfermedad moderna. Es un mal que se desarrolla por mirar de cerca; por no forzar la vista para observar más allá en el espacio y el paisaje, algo muy parecido a como se desarrolla la miopía intelectual. En un post anterior (Sin prisa pero sin pausa) comentaba como los radicales islamistas avanzan en Gaza, como se recortan derechos en aras a la religión y como sin pudor alguno se justifican medidas y ordenanzas medievales. Pues aunque a muchos les parezca mentira por esa miopía intelectual a la que me refería, Israel en cuestiones de carácter social está retrocediendo en libertades y derechos.

Un retroceso, hablemos hoy de eso, que estoy seguro sorprendería a los fundadores del estado judío por la influencia de la religión en la política y por el uso y abuso que de la religión hacen los políticos cuando les viene en gana.

No entiendo la permisividad del estado y sus poderes con personajes como el judío ultra ortodoxo que lanzó gas lacrimógeno a una mujer que andaba por una acera, sólo para hombres, del barrio de Mea Shearim. Claro que también hay que hacer esfuerzos para tratar con normalidad el asunto de la separación de sexos en los autobuses públicos. Algo más de un año y medio ha tardado el Ministerio de Transportes en disponer de un informe que afirma que cada uno puede sentarse en el asiento que le plazca en el transporte público. Los Haredíes -creyentes en dios- ven como una ofensa el que no estén separados hombres y mujeres en los autobuses o que al paso de uno de éstos por las zonas ultra ortodoxas ellas no se desplacen a la parte trasera del transporte.

Este tema, que como ya hemos contado ha supuesto agresiones y vejaciones a mujeres, no es más que otro episodio de la expansión fanático/religiosa que vive el país y que a pocos parece interesar el poner coto.

Con las Patrullas de la Moralidad ampliando su campo de acción desde Mea Shearim a otros barrios no religiosos de Jerusalén -esta semana atacaron a un joven del que decían tenía pornografía en su casa- al gobierno de Benjamín Netanyaju le ha salido un grano de desobediencia y ha sido, precisamente, por la influencia de la religión en la política. Grupos de soldados han protestado por ser enviados a desmantelar asentamientos ilegales.

Y es que, piano piano, se ganan metros y se conquista territorio. Un ejemplo más de la presión religiosa puede ser la campaña de la conocida cadena israelí de ropa joven FOX quién ha decidido retirar una campaña de publicidad por la amenaza ultra. La campaña en cuestión presenta a la modelo israelí, Bar Rafaelli, tumbada en una cama, vestida sólo con pantalones vaqueros y cubriéndose el pecho con un edredón.

Esto ha hecho que al rabino, Mordejai Bloi, líder del grupo ultra-ortodoxo Guardianes de la Santidad y la Educación, se le salten los colores y amenace con iniciar un boicot a los productos de la cadena. Para no calentar más la cosa, Fox, ha decidido retirar las fotos de una modelo que desata tantas críticas como alabanzas en Israel. Baste con recordar la negativa de Rafaelli a cumplir con el servicio militar en un país al que solo le falta la fiesta de Los Quintos para rendir más pleitesía a su ejército.

Que la población religiosa puede convertirse en un problema de gran calado en Israel es un hecho a medio y largo plazo. Su proyección aumenta y su influencia en lo político está en alza aun a pesar de qué algunas encuestas aseguran todo lo contrario. Separar poderes, como puede comprobarse por estos lares, no está de moda y si entre los judíos es un hecho manifiesto aún quedan aspectos que me demuestran que puedo estar equivocado o todo lo contrario. Los contrasentidos son los que a veces nos dan vida o los que nos enseñan que aún quedan esperanzas. Digo esto por una historia que he leído en un periódico israelí y que tiene que ver con un colono judío ultra ortodoxo en Cisjordania y un joven gay palestino.

El muchacho escapó de su pueblo en Cisjordania tras muchas amenazas de muerte por su homosexualidad y se estableció fuera de los territorios con su pareja israelí con la que vive hace diez años. Precisamente por esas amenazas, las visitas a su familia tienen que realizarse a varios kilómetros de su aldea. En una de estas para ver a su padre enfermo y al intentar regresar a territorio israelí le retienen la documentación en un control policial. Por seguridad de Israel le dicen que no puede volver a su casa. Reclama y le extravían sus papeles. El peligro para su vida aumenta y aquí se produce lo sorprendente. La ayuda viene de quien menos se espera. Un ultra ortodoxo judío que vive en un asentamiento en Cisjordania junto a su aldea le asila aun a pesar de que también se expone a un enfrentamiento muy grave con su comunidad por su condición de palestino y por la orientación sexual del joven. Será verdad eso de que “quién salva una vida salva a la humanidad”.

Miguel Molleda


Miguel Molleda Rábago es el corresponsal de Radio Nacional en Jerusalén. Periodista de amplia trayectoria profesional en Radio Nacional de España, donde ingresó por oposición en 1986, se ha especializado en relaciones internacionales y ha informado para la radio pública de los principales acontecimientos ocurridos en las postrimerías del siglo pasado y comienzos del siglo 21. Después de un breve periodo de corresponsal en Bruselas fue enviado especial en Rumanía tras la caída del Muro de Berlín. Informó desde Bucarest de la desaparición del régimen de Ceaucescu y las transformaciones que siguieron en Europa Central y Oriental.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios