4 posts de noviembre 2008

Fieras de Circo

El chiste carecerá de sentido. Roma nunca hubiera sido la misma sin leones. ¿Quién construiría un Coliseo sólo para acróbatas?

Corren otros tiempos: cuádrigas sustituidas por plaga de automóviles, el Circo Massimo hoy es una campiña. La sociedad evoluciona y las fieras no deben vivir enjauladas.

Dentro de poco, el Parlamento italiano aprobará la eliminación de espectáculos con animales. Ni un euro de subvención a circos con fieras. Algunos ayuntamientos ya disponen de una normativa que prohíbe bestias salvajes en los espectáculos circenses. Sólo los que prescindan de animales podrán tener acceso a subvenciones públicas en Italia. Cuando veo una corrida de toros, siempre espero el indulto de la bestia. Me dicen que ocurre. Nunca lo he visto. Tal vez dentro de 2.000 años también se prohíban los toros. Para entonces, ninguno de los defensores de la Fiesta Nacional podrá alzar la voz. Tampoco ahora se han oído las quejas de Adriano, Nerón o Calígula.

Cada civilización busca prolongar sus características en los espectáculos. Los bravíos moradores del Imperio Romano adoraban las exhibiciones salvajes. Cuando la ley salga del Parlamento, el circo transalpino se convertirá en un lugar para la exhibición de payasos, trapecistas, acróbatas, funambulitas, escapistas... Vamos como la vida misma. Este chiste, entonces, no se entenderá.

Esta sanidad es una cruz

La imagen lo dice: sanidad en Italia. Y dentro de poco tendrá “licencia... para no curar”. Las cámaras debatirán un proyecto de ley por el que reclamar justicia a los médicos por sus errores sea una labor ardua, más penosa que la cara asesina del K 2 . Así, muchos enfermos desistirán aunque les hayan extirpado el bazo en lugar de someterles a una mísera operación de apendicitis. Errores humanos que se cometen con humanos sin derecho a reclamación. Los médicos italianos ejercerán su labor más tranquilos. Berlusconi cambia pacientes por cobayas. “Y si quieren calidad, que paguen. Encima de que se la damos casi gratis, estos ingratos protestan...”, puede pensar Il Cavalliere.

Italia con las arcas enfermas acaba de descubrir que ha pagado 14 millones de euros por atender a fantasmas. Son pacientes que murieron hace tiempo. Alguno, quizás, por el error del galeno. Pero como la Sanidad en Sicilia no determina quien debe notificar la defunción, la isla está llena de zombies, muertos vivientes que gastan y engruesan la nómina de los médicos que, cada mes, reciben 38 euros por paciente en lista.

Y por si esto fuera poco Oliverio Toscani se escandaliza por la campaña para conmemorar el día contra la violencia machista. El creador de las campañas de Benetton será muy católico o, quizás, celoso porque la promoción no se le ha ocurrido a él. Italia crucificada por la sanidad. Y no hablo de la Cruz Roja. Me quedo con la imagen de la cruz aunque quede sin responder quien paga por los pecados del hombre.

¡Vaya suegra!

"Me caso contigo, pero no con tu madre”. Él se lo advirtió. Ella aceptó pero del dicho al hecho hay mucho obstáculo suelto. La intromisión de la suegra es causa para decretar la nulidad del matrimonio. Lo dice la Corte de Salerno (en el sur de Italia) ratificando la decisión de un tribunal eclesiástico. El matrimonio de Antonio y Gemma no llegó a sumergirse en la laguna de la abulia y las caricias programadas. “¡Dios bendiga el aburrimiento!”, debió pensar él tras pasar 4 meses infernales.

Tuvo demasiada mamá de la novia: la suegra aparecía en mitad de discusiones, en opiniones que nadie pedía, en consejos a la hija, en censurar la conducta del yerno, en las horas de acostarse, hasta en la temperatura de la sopa.

Como buena hija, Gemma defiende a ultranza a su mamá. Dice que no tiene la culpa de nada, que sólo hizo lo que haría cualquier madre en su situación. Pero Antonio cuenta con el respaldo de la justicia para librarse de aquella pesadilla. En un descuido de la mamá de la novia, la pareja elaboró una niña a la que el padre apenas ve. Madre y abuela deben pensar que bastante tuvieron ellas con un hombre como para no salvaguardar a su pequeña de semejante contaminación. ¡Almodóvar, hazme un guión de estas mujeres!

El celular del castañero

El mundo tiene su melodía. El cosmos ensordece bajo las palabras del primer presidente negro de Estados Unidos. Pero cada mundo sigue con su canción.

Al castañero de la populosa Cola di Rienzo de Roma le han importado poco las elecciones norteamericanas. Es un tipo anclado en la Italia de Rosellini y Visconti. Apenas metro y medio de alzada, cintura circular, testa lustrosa o cubierta por un gorro, cara curtida por el viento de invierno. Al llegar a su esquina, cada mañana, se convierte en el personaje invisible de una postal diaria.

Le bauticé como “El digno” porque está tieso hasta sentado y tiene mirada fría. Mientras todo el mundo habla de Obama a él la única piel tostada que le preocupa es la de sus castañas. Son unos ejemplares magníficos, dignos de museo. No he visto castañas tan perfectamente bellas como las romanas. ¡Joder! Tampoco tan caras. Las vende a euro la unidad. El otro día, pasaba a su lado cuando sonó una música polifónica. Imperturbable, extrajo de su bolsillo un último modelo “Touch Screen”. Y se acabó el mito. Visconti jamás permitiría ese alarde a un castañero. Pasado y futuro, pobreza y lujo forman una perfecta y ordenada anarquía en este país.

Dio Benedica questo paese

Iñaki Díez


Iñaki Díez es el corresponsal de Radio Nacional en Italia, un país que conoce perfectamente y que analiza con gran habilidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios