3 posts de abril 2009

El mejor regalo de papi

No ha sido una operación para ampliar la voluptuosidad de su pecho al cumplir los 18, ni una inyección gratis de silicona en los labios para inflarlos como un fungoso y húmedo objeto codiciado, ni siquiera un curso de idiomas, ni un viaje... “El mejor regalo que Papi pudo hacerme fue su presencia en mi cumpleaños”.

Loable reflexión de una jovencita si no se refiriera a Berlusconi como su papaíto. Alguno de vosotros me ha censurado por arremeter contra Il Cavaliere. Como he reconocido, al menos hace política porque a Prodi se le acabó la energía echándole del Palacio Chigi. Por eso volvió ÉL. Pero la vida de Silvio Berlusconi es un puzzle de piezas histriónicas rechazadas por la desidia. “Fra moglie e marito non mettere mai il dito”, asegura un dicho italiano. Sólo relato.

La mujer de Silvio, molesta, recuerda que él nunca estuvo en la fiesta de cumpleaños de sus propios hijos. Mientras la dieciochoañera sueña con que las curvas de su cuerpo sean la autopista que le lleve al limbo del éxito, Berlusconi dice que las declaraciones de su mujer son fruto de una maniobra política de la izquierda. No parece que sea la oposición quien esté detrás de que a él se le vaya la mano izquierda y la derecha detrás de donde desean sus pensamientos y que se comporte más como un marchito playboy que como un abuelo de 72 años.

Seísmo en la conciencia de la mafia

La vida sigue. No para todos. Italia ha vuelto a ser una colmena de idas y venidas esta Semana Santa aunque un espacio estaba vetado para el turismo: el Parque Nacional de Abruzzo. El resto ha registrado cifras que camuflan la crisis. He pensado retirar de mi teclado reflexiones sobre el terremoto. Pero cualquier otro comentario resultaría cáustico cuando las tripas de la tierra aún se revuelven como un mal retortijón inacabado.


Llueve la solidaridad. Da dinero el Papa, la Conferencia episcopal, la Unión Europea, los italianos. De todo el mundo llegan ayudas. Y a ese panal de rica miel muchos moscones vendrán. Algo tan etéreo como “la mafia” se frota las manos por la cantidad de obras a realizar. Pero la mafia no es un hombre vestido de negro, siempre en la sombra y que dirige la extorsión y el crimen con una voz rasgada de tanto labrar amenazas. A algunos damnificados del terremoto de Ipinia de 1980, no les quedan fuerzas ni para protestar. Siguen viviendo en casas prefabricadas que eran alojamientos temporales. Llegó tanto dinero tras aquel seísmo que hubo muchos ricos que no sabían como seguir cebando sus bolsillos. El mafioso se viste de seda como para una boda de provincias. Consigue una contrata porque ofrece un precio ventajoso, muchas veces al Estado. Luego, él sabe cómo rentabilizarlo. Nadie se preocupa por averiguar cómo se puede conseguir hacer obras con presupuestos tan ajustados. Todos se frotan las manos por el gran negocio. Cuando, dentro de un tiempo, sea la tierra la que frote sus manos, todos se las llevarán a la cabeza en un lamento quejumbroso que olvida el lloro antes de que se seque la lágrima.

La historia siempre se repite

Mr Obama è così

Es la fusión de dos ocurrencias italianas. Por fin, esta primavera con gusto a otoño y resaca, nos regala los primeros brotes de humor.

Ahí tenemos a Berlusconi, para hacer de bufón junto a Obama en el G.20 y a su empleado, Brunetta, de alumno aventajado.

Por primera vez, Berlusconi dijo que estamos en crisis. Pero, ¿a ver si en lugar de ojo de cirujano, tiene parche de pirata? Horas después de las primeras palabras apocalípticas de Il Cavaliere, aparecen los datos de ventas de coches ¡SUBEN! Por primera vez en 14 meses, se registran números positivos con referencia al año pasado. ¡Al abordajeeeeeeeeee! Era el grito pirata. En el siglo XXI es ¡Mr Obamaaaaaaaaaaaaaaa! Vaya susto para su graciosa majestad nada acostumbrada a alaridos plebeyos. Incluso tuvo que volverse e espetar “¿por qué tiene que gritar? Berlusconi es así: se comporta igual en una barbacoa entre amigos que con los más poderosos de la tierra


Cuando aún no nos habíamos repuesto, surge, desmelenado, el Ministro de la Pública Administración para decir ante una audiencia mayoritariamente femenina que, "sobre todo las mujeres escapaban con la bolsa de la oficina, para hacer la compra y luego volvían furtivamente por la puerta"... Trata de continuar, sin corregir. "protestad también,`pero es así". Ni un batallón de mujeres injuriadas es capaz de apear del burro a este ministro. Por eso zanja la cuestión : “es así”.


Iñaki Díez


Iñaki Díez es el corresponsal de Radio Nacional en Italia, un país que conoce perfectamente y que analiza con gran habilidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios