2 posts de julio 2010

Caldo

La mera conjugación de estas letras evoca cálida humedad. Caldo es el reconstituyente invernal que sacude el frío del cuerpo. Caldo es un grado de saturación de la temperatura que sirve para denominar “calor” en italiano. El caimán no descansa ni cuando el caldo romano satura el aire sofocando las ideas en un mar de sudor.

Los turistas parecen boxeadores sonados dando tumbos entre las piedras recalentadas por los siglos. Con los rostros encarnados y los ojos abiertos como un radar en busca del oasis deambulan por la Roma estival, hostil con el visitante. Sin el consuelo del aire acondicionado, las siluetas persiguen la sombra de los edificios. La ciudad ,rehén del letargo canicular, apenas se mueve. Pero el caimán continúa con las fauces prestas, en aparente calma, dispuesto a dar la dentellada definitiva a la ley de escuchas, también conocida como Ley Mordaza.

El aire parece mercurio respirado en una sauna. No se agita ni por la sacudida de un terremoto. En julio, la ciudad es asfixiante como la peor pesadilla. El ambiente es perfecto para engendrar a una criatura de la opresión: la Ley Mordaza, algo edulcorada, está lista. Cuando descienda la temperatura no se podrá hacer nada para pararla. Berlusconi, el caimán, habrá ingerido otro manjar de la democracia.

El mundial de Prandelli

El mundial de Sudáfrica entra en la caldera de la emoción e Italia trata de salir del infierno después de achicharrar a Lippi como muñeco de la Nit del Foc. El nuevo seleccionador italiano, con nombre de crema de cacao para extender sobre un campo de miga de pan, tiene por delante el reto de volver a hacer creíbles a los azzurri. Cesare Prandelli ha de devolver esa luz mate del fútbol italiano. El país con forma de bota luce 4 fulgurantes mundiales pero su poesía futbolera es tan opaca como un trasnochado poema de Góngora.

Cuando unos todavía van, otros hace tiempo que están de vuelta. En este caso, queda claro que siempre no es bueno retornar temprano.


Prandelli tiene pinta de buen tipo. Su cabeza coronada con un par de profundas entradas sugiere una invitación al fútbol. A ver qué hace. El entrenador con nombre de cacao para extender tiene entre sus planes la vuelta del díscolo amante de la diversión fuera de casa, Cassano, y la entrada de ese jugador con nombre de proyectil y cabeza de pájaro. De hecho, el domingo, Ballotelli fue retenido por la policía. Una mujer llamó aterradora a las fuerzas del orden: hay unos africanos dentro de un coche disparando en la plaza- dijo. Cuando llegó la policía, vio que el coche era un modelo de 150.000 euros y, dentro, Ballotelli se divertía con sus amigos dando vueltas, disparando al aire balas de fogueo.

Con estos solitas desafinados, Prandelli tiene que hacer la pasta homogénea de la mejor sinfónica. Si lo consigue acreditaré que existe la reencarnación de Merlín e Italia podrá aullar “¡vida el mundial de Prandelli”. Pero antes veremos de quien es éste.


Iñaki Díez


Iñaki Díez es el corresponsal de Radio Nacional en Italia, un país que conoce perfectamente y que analiza con gran habilidad.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios