3 posts de septiembre 2008

La crisis financiera explicada con humor inglés

Circula desde hace un tiempo por la red una especie de entrevista-parodia en la que, con humor inglés químicamente puro, dos actores explican las razones de fondo de la actual crisis financiera. Salvando las distancias a mi me recuerda al famoso número de Tip y Coll del vaso de agua.

Como sé que este blog lo frecuenta mucho anglófilo, ahí les dejo esta joya que me han hecho llegar unos amigos. Está subtitulado, así que no se escapa detalle.

El final es demoledor. No se lo pierdan.

http://www.dailymotion.com/erioluk/video/x684wa_the-last-laugh-george-parr-s


Viajar en tiempos revueltos

Creo que fue en una novela de Bernardo Atxaga donde leí en cierta ocasión que todo viaje es una metáfora de la vida. De ser así, está claro que vivimos en tiempos revueltos. Y es que lo de viajar se está poniendo francamente difícil, y no digamos nada si es en avión. Por ejemplo. Decide usted pasar las vacaciones con su familia en Menorca. Bien. Y decide también comprar los billetes y hacer las reservas en una agencia de viajes. Bien. Y decide igualmente salir en tal fecha y regresar en tal otra. Bien. Hasta que llega la crisis del petróleo y decide (la crisis, no usted) el mismo día y a la misma hora que ni hay vuelo a Menorca, ni reservas de hotel, ni nada de nada.

Y quien dice viaje de vacaciones dice de negocios, planes de boda, etc. Nosotros, mi compañero Rafa Porro y yo, lo hemos visto en el aeropuerto de Gatwick. La cara que se le queda a uno cuando le pasan estas cosas. Trabajas todo el año en una fábrica de Escocia para permitirte un mes de rico sol en el Mediterráneo y te dicen que no puede ser, que la compañía que tiene que llevaros a ti y a tu familia acaba de quebrar y no se hace responsable de nada. Y encima no tienes derecho ni a sentirte mal, porque sabes que a ti te han chafado las vacaciones, pero si piensas en las miles de personas que se han quedado sin trabajo se te quitan incluso las ganas de protestar.

Este sábado los compas de Informe Semanal explicaban en un excelente reportaje las razones que, más allá del precio del petróleo, llevan al cierre de tantas compañías aéreas y tour-operadores. Parece que algunas de estas firmas se inflaron de la misma manera que se infló la famosa burbuja inmobiliaria. "Ni los pisos pueden ser tan caros ni los vuelos tan baratos", me dice Rafa con su lógica habitualmente aplastante. A mi, desde luego, siempre me ha chocado que el taxi que te lleva desde el aeropuerto de Heathrow al centro de Londres cueste casi lo mismo que llegar a la capital británica en un vuelo de bajo coste desde Madrid, Barcelona o Bilbao.

Será que la lógica ha dejado de ser útil para entender la vida y por eso viajamos en tiempos revueltos.

El reto de Londres

Se acabaron las vacaciones. Y eso, en Londres, no significa sólo volver al trabajo. Significa igualmente volver al invierno, o casi. Pero no nos quejemos, que al fin y al cabo las “depres” de las vueltas veraniegas están más que estudiadas y no son para tanto. Como dice mi cuñada “más se perdió en Cuba y volvían silbando”. Los que están viviendo un auténtico trauma son los chinos. Y eso que han ganado no sé cuántas medallas. Hay quien dice que, acabadas las Olimpiadas, en China están sumidos en una especie de “depresión post-parto”. Algo así como la crisis que sigue a todo gran esfuerzo. Y el de Pekín, hay que reconocerlo, ha sido espectacular. Tanto que se lo han puesto francamente difícil a los organizadores de las próximas olimpiadas. Por eso la capital británica se enfrenta a todo un reto en 2012. Se inicia ahora un período de cuatro años en el que las autoridades del Reino Unido van a tener que demostrar mucha imaginación y, lo que es más importante, una gran capacidad de gestión.

Estos Juegos Olímpicos han evidenciado sin duda una realidad que nadie ya niega: China es una potencia. Su crecimiento económico traspasa ya sus fronteras y esto no ha hecho más que empezar. Pero ¿y Londres? Símbolo de un gran país y una de las capitales más importantes del mundo se enfrenta sin embargo a un momento económico y social difícil. A diferencia de Pekín, Londres trata de hacer frente a un período de recesión que afecta principalmente al sector inmobiliario, fundamental, según muchos, en la transformación que deberá experimentar esta ciudad, sobre todo en el Este, para acoger los Juegos Olímpicos dentro de cuatro años. Según la prensa especializada, los precios de los pisos en el Reino Unido llevan una trayectoria descendente desde hace casi diez meses. Hace unas semanas, el diario The Guardian aseguraba que la caída de los precios de la vivienda es el mayor de los últimos 16 años y que todavía descenderán más. En lo que va de año han bajado un 6,3% y la alarma de los precios inmobiliarios es que éstos pueden caer hasta un 20%. Por ejemplo, una propiedad que costaba 186.000 libras ahora cuesta 172.000.

Pero la recesión no afecta sólo al sector inmobiliario. La crisis financiera salpica de lleno a la City y muchas empresas se están viendo obligadas a reducir personal de una manera traumática. Los principales analistas económicos auguran años difíciles. Lo malo es que son los años en los que esta ciudad debe hacer frente a un gran reto.

Quienes conocemos algo esta ciudad sabemos que, afortunadamente, aquí todo es posible. Entre otras cosas porque esta urbe es capaz de aglutinar la mayor diversidad de razas, idiomas y culturas que pueda encontrarse en el mundo. Con mayor o menor armonía varios millones de hombres y mujeres de los cinco continentes conviven aquí como no lo hacen en ningún otro sitio. Me atrevería a decir que sólo por eso Londres es ya un ejemplo de espíritu olímpico.

Quedan cuatro años. Será bonito presenciar la evolución y el trabajo antes de que la llama olímpica se encienda junto al Támesis. Espero poder contar estos cambios desde mi posición de testigo privilegiado, pero en cualquier caso les recomiendo que sigan la transformación de esta ciudad desde www.visitbritain.com/london2012media, donde podrán encontrar detalles interesantes.

Lo de China ha quedado claro. A Londres le toca ahora demostrar que el esfuerzo merece la pena. Todo un reto.

Miguel Ángel Idígoras


El título de este blog “London.es” no es más que una declaración de intenciones. La realidad de esta ciudad británica –que para muchos es la menos británica de las ciudades británicas- y de un país pero desde la perspectiva de un español.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios