6 posts de junio 2008

LA REVOLUCIÓN DEL BARRIL

Para ponerme al nivel de nuestros mandatarios mundiales vamos a inventarnos una palabra: nocrisis, (de paso me solidarizo con la ministra Aído. Espero que mi admirada Vice no tenga tiempo de leer este blog). No es que no me guste desaceleración pero…

Bueno, pues la nocrisis en este país desde el que os escribo ya ha servido para que las compañías aéreas anuncien un recorte de más de un 10 por ciento en sus vuelos, tanto nacionales como internacionales, para después del verano. Esto supone un retroceso de una década del crecimiento de la industria. Los billetes, que ya han subido un 17 por ciento este año, subirán un 40 por ciento más en los próximos cuatro, según cálculos del sector. Las compañías ya piensan dónde cargarnos ahora. Lo próximo es cobrarnos por gastar nuestros puntos acumulados, por los asientos de pasillo y están instalando servicio de Internet de pago. Hacen brainstorming para mejorar tema comidas. A esos precios todo el mundo sube con su fiambrera y no venden un chusco. El agua ya va racionada.

Pero la nocrisis no es solo de altos vuelos. Con sus dimensiones continentales y escaso transporte público a no ser que vivas en una gran ciudad, el vehículo es un elemento de primera necesidad en EEUU. Imaginarse un mundo en el que el barril de petróleo cueste 200 dólares ya no es un ejercicio de ciencia ficción y se empieza a contemplar la posibilidad. En Wall Street y en los hogares. Algunos piensan que es sensacionalista y otros que es realista.

Ayer escuchaba en la tele a una señora que vive en un suburbio de Los Ángeles. Contaba que ya sólo sale de excursión un fin de semana al mes con su coche y ha dejado un trabajo voluntario para que no le costara dinero. Más de una quinta parte de su salario se lo deja en la gasolinera. Piensa que si la cosa sigue así le saldrá más rentable no ir a trabajar y quedarse en casa.

Para que no sea peor el remedio que la enfermedad, mejor pensemos que no se explotará Alaska. Los analistas de CIBC World Markets calculan que para 2012 habrá 10 millones de vehículos menos en las carreteras estadounidenses de los que hay ahora. A nuestra maltrecha capa de ozono le irá bien pero sin duda estamos ante una nocrisis que puede comportar cambios drásticos y radicales en la forma en que vivamos, trabajemos, compremos y disfrutemos de nuestro tiempo libre. Sería la primera gran revolución provocada por algo que no habrá existido.

¿De qué manera pensáis cambiaría nuestras vidas si el barril de petróleo llega a los 200 dólares?

UNA ESTUPIDEZ POR CONSENSO

Os confieso que no sé por dónde empezar a contar esta historia de múltiples pliegues. Me acosté leyéndolo en la revista Time de esta semana y al despertar ya era tema de debate nacional.

18 adolescentes de Gloucester, un pueblo pesquero a unos cincuenta kilómetros al norte de Boston, han pactado quedarse embarazadas al mismo tiempo . Todas van al mismo instituto. Todas tienen 16 años o menos.Todas han decidido criar a sus bebés juntas. Todas acordaron una estupidez por consenso que les marcará el resto de sus vidas.

El director del centro escolar, Joseph Sullivan, ha declarado que las muchachas se hicieron repetidamente la prueba del embarazo en la clínica del centro hasta que dieron positivo y que mostraban su decepción cuando no era así. Ante esta afirmación podemos deducir que el número de embarazadas podría ser todavía mayor. Hay testigos que cuentan que las muchachas iban reclutando compañeras de aventura. Su fuerza, pensaban, estaba en cuantas más mejor. También se ha confirmado que uno de los padres es un muchacho vagabundo de 24 años.

Gloucester, de mayoría blanca, hace tiempo vive al ritmo desalentador de la crisis. Muchos de sus jóvenes se sienten sin el apoyo suficiente y no ven futuro a su futuro. Según parece las muchachas decidieron que siendo madres en grupo su vida tendría sentido. Ante la avalancha de críticas, y la llegada masiva de medios al pueblo, padres y autoridades han decidido cerrar filas. Ahora culpan a la autora del primer artículo de inventarse el pacto entre las jóvenes. Difícil disimular la evidencia y tanta coincidencia. Esta es una comunidad católica y la pregunta ¿qué hacemos ahora? se formula en voz baja.

Con 42 nacimientos por cada mil chicas, Estados Unidos ha tenido tradicionalmente el porcentaje más alto de embarazos adolescentes en países desarrollados. Pero esto no es Juno, la película que nos encandiló a todos el año pasado. Esto es la tremenda vida real.

DUDAS

Un compañero me manda un e-mail recordándome que si no escribo en el blog no existo. Me doy cuenta que voy por mal camino. A mí, que soy de la escuela de Descartes, una de las cosas que más me angustia de esta profesión es no tener tiempo para pensar. Así que aunque por descartiana dude de lo que dice mi compañero, veo que, lo mire por dónde lo mire, llevo bastante mal esto de existir.

En fin, de vuelta ya de Boston. Nunca había cubierto una final de la NBA y , aunque TVE no tiene los derechos y nuestro trabajo era muy limitado, la experiencia fue interesante. De todas formas creo que tenemos mitificado el baloncesto estadounidense. Aquí es el tercer deporte, por detrás del béisbol y el futbol americano. La final del otro día me hizo pensar en ello. Lo ratifica también el descenso de audiencia que tuvo el partido por televisión.

Antes de ir, José María Coto, de la sección de Deportes, me dijo:"vas a tener que disimular que eres una chica del norte". Claro, íbamos por Pau Gasol. Por él, me hice en un pis pas de los Lakers. Igual que antes había sido del Memphis. Que ya tiene mérito. !No sé como a Pau no le cogió una depresión de vivir allí!.

Pero lo que os decía…al margen de resultados, hubo ratos que el partido parecía, por aburrido, más bien un entrenamiento, de los Celtics, por supuesto. Si en la cancha no hubieran estado todos los que estaban, o hubieran llevado puestas otras camisetas, nadie hubiera podido imaginar que eso era una final de la NBA.

¿Alguien me puede decir por qué pensamos que esta liga es el súmmum o simplemente es que les pille en mal día?

Bueno, mientras alguien resuelve mi duda, vuelvo a mí no existir. Hasta la próxima.

CARTAS DE ESTE MUNDO

Se nos hace difícil asociar Estados Unidos con la pobreza. Pero en este país 37 millones de personas son pobres. Empiezo recordando esta cifra porque ellos ya no escriben cartas a nadie y desafortunadamente se les considera parte del peaje al progreso.

Con ellos muy presentes, mi texto de hoy va de un sector de la población que hasta ahora se consideraba clase media y que se han convertido en los principales damnificados de la actual crisis económica. La crisis de la gasolina, de las hipotecas, del dispendio en Irak y del sálvese quién pueda.

El senador por Vermont Bernie Sanders ha querido tomar el pulso a esta ansiedad. Pretendía comprobar cómo de grande es la distancia creciente, y cada vez más evidente, entre ricos y pobres. Para ello pidió a la gente de su jurisdicción que le escribiera. Pensaba que iba a tener una docena de cartas pero ha recibido 700, de su Estado y de otros muchos.

Una madre le dice: “hay veces que tenemos que elegir entre pañales y comida para bebé o gasóleo para la calefacción”. Y así podemos seguir leyendo escalofriantes relatos cotidianos que por el tono, la mayoría inexplicablemente ahogados en la resignación, casi parecen confesiones.

Otra mujer, madre soltera, con un hijo de 9, cuenta como ambos durmieron el último invierno al lado de la estufa, en el suelo de la cocina. Cuando se les acabó la madera quemaron el comedor de la abuela. La misma estufa calienta el agua. No hay para extras.

Un señor afirma haber solo encendido la calefacción, no para calentarse, sino para evitar sólo que se congelaran las tuberías. Ya ha vendido sus herramientas de trabajo y sus muebles.

Una pareja - el marido gana 55.000 dólares al año- ha acumulado en los últimos meses una deuda de 7.000. La esposa se ha puesto a trabajar 50 horas semanales para salir a flote y poder pagar la ortodoncia de su hijo.

Un matrimonio retirado asegura comer sólo dos veces al día para ahorrar. Tienen seguro médico pero no pueden pagar las medicinas.

No son los únicos que han incorporado el racionamiento. Una madre y sus hijos explican que su cena muchas noches consiste en cereales y tostadas.

Un padre y su hijo compran la comida en tiendas de descuento, la ropa en pulgueros y no van a la iglesia los domingos para ahorrar gasolina.

Y así todos. Historias de cansancio, desesperación e impotencia. Como la de un anciano de 71 años, retirado desde hace 8, que se ha visto obligado a volver a trabajar para pagar sus impuestos y sobrevivir, que no vivir. “Me dan ganas de encargar una de vuestras banderas y venir a plantarla delante del Capitolio. Verdaderamente somos un país angustiado”.

Por si a alguno os parece que son cartas de otro mundo podéis leerlas en la Web del senador http://sanders.senate.gov


PD: Saludos a todos. voy a colgar algunas respuestas que os debo. Siento el retraso. También dejaré alguna en el post de Gemma, mi compañera de Roma. No había visto esas. Perdón.

Secretos de los océanos que esconden vergüenzas

Estos días en los Telediarios hemos hablado de Odyssey y su disputa con el Gobierno español por el tesoro que se cree es del Nuestra Señora de las Mercedes, hundido en el suroeste de Portugal en 1804. Fuimos a verles a Tampa, una ciudad al Oeste de Florida dónde el conquistador Narváez llegó precisamente pensando que encontraría oro. Se equivocó de época.

Es la primera curiosidad de esta historia que esperemos no acabe como una batalla de piratas y corsarios. Lo digo porque las 500 mil monedas de oro y plata de Carlos IV que venían en el barco recién acuñadas en Lima cada vez tienen más novios.Perú también se plantea reclamar su parte.

No es casual, por otro lado que Odyssey tenga su sede en esa ciudad. Las costas de Florida formaban parte de la ruta hacia Europa de los barcos que regresaban de las colonias y hasta el equipo de fútbol local lleva por nombre Los Bucaneros.

Odyssey no esconde que vive de esto. Cotiza en bolsa y ofrece cual cazatesoros educado en el parqué, no chantaje, sino negociación: Para ellos las monedas, para España todo lo demás. Pensemos que esta empresa ha llegado a vender una moneda al precio de un piso. Era del SS Republic y tenía una marca especial. Alguien pagó 600.000 dólares.

En estos casos, lo mejor es esperar a ver qué dicen los tribunales. Aunque en realidad, el suyo es un negocio de ganar o ganar. Aunque se reconociera a España el principio de Inmunidad Soberana, Odyssey podría recibir una compensación elevadísima por el trabajo de recuperación ya realizado.

Antes de seguir, dos nombres propios. James Goold, el abogado que defiende a España, y Greg Stemm, uno de los fundadores de Odyssey.

El Primero, ya ha representado a nuestro país en otros litigios con éxito, sabe muy bien qué tiene entre manos. Él mismo es directivo de RPM Nautical Foundation, que hace lo mismo que Odyssey sólo que en colaboración con los gobiernos.

Del segundo también oiremos a hablar en este proceso. Es el cerebro en la sombra. Acostumbrado a cambiar de bandera según las aguas, llegó a representar a Estados Unidos ante la ONU durante el redactado de la Convención que se firmó en Paris para la Protección del Patrimonio Subacuático. Curiosamente no ratificada por Estados Unidos, sí por España. Y ahí es dónde quería llegar.

Según la UNESCO en el mundo hay 3 millones de barcos hundidos. Nos hemos olvidado que el fondo del mar forma parte también de nuestro patrimonio arqueológico. Durante siglos, su lecho ha guardado delicadamente cargamentos engullidos por tormentas y restos de conquistas perdidas en batallas.

Pero ahora estamos perdiendo otra batalla mucho más importante , que arrastrará consigo un tesoro todavía mucho más valioso. La avaricia ha ido aumentando progresivamente a la falta de escrúpulos. El expolio marino no sólo roba trozos de nuestra historia, también daña irreparablemente la sábana que la guarda. 500 mil monedas no son nada comparado con esta vergüenza .

LOS TITULARES DE MRS. GRANNY

Hoy quiero hablaros de una mujer de 61 años que se define como escritora fracasada, periodista digital amateur y que lleva la política en la sangre. Una mujer como ella no podía quedarse en su casa de Oakland, California, tomando el sol durante la campaña electoral del siglo en Estados Unidos. Lo que empezó como una actividad lúdico-festiva se ha convertido en una ocupación a tiempo parcial para The Huffington Post, uno de los Blogs políticos más prestigiosos y visitados. Su persistencia y tenacidad la han convertido en autora de dos de los momentos informativos más interesantes de la precampaña electoral estadounidense. Y parece que le ha tomado gusto. Así que no la vamos a perder de vista.

Es Mayhill Fowler. Ella fue la que empujó a Obama a sus niveles más bajos en las encuestas cuando desveló –algo tan impopular como cierto- que el candidato había dicho que en las poblaciones pequeñas los ciudadanos ahogan su frustración por la crisis económica refugiándose en la iglesia, aferrándose a las armas o generando antipatía contra la gente distinta a ellos. En esa ocasión, Mayhill asistía como simpatizante de Obama a una cena, cerrada a la prensa, para recaudar fondos para la campaña. Ella, sin saber que esa cena iba a generar una noticia lo estaba grabando todo a escondidas. Me la imagino, ante lo que oía, pensando, “mira que si me pillan”, y después, seguro que rápido al baño a ver si lo tenía. ¡Como si la viera !

Guardó la información durante varios días mientras en su interior luchaban la ciudadana y la periodista. Ganó la segunda aunque a mi me parece que a la única que dejaron fuera de la decisión fue a la simpatizante, como debía ser.

El caso es que a esta mujer, de ojos azules penetrantes como saetas, la atienden todos por aquello de que los mayores siempre arrastran votos. En una de sus últimas incursiones logró sacar de sus casillas a Bill Clinton. El ex presidente cargó en su último acto de campaña contra la prensa y contra todos aquellos periodistas que, según él, forman parte de un plan orquestado por los medios de comunicación para cerrar las puertas a su esposa y tender puente de plata a Obama.

La periodista le había preguntado en concreto por un artículo de Vanity Fair escrito por Todd Purdum, esposo de la que fuera jefa de prensa de la Casa Blanca durante su mandato, en el que el escritor acusa, entre otras cosas, a Bill Clinton de haber perjudicado la candidatura de su mujer. Él, sin saber que hablaba a una periodista, granadita, pero periodista, le calificó de “tipo de mierda, baboso, siniestro y deshonesto”. Esta vez Mayhill ya no tuvo que ir al baño. Sus scoops van directo a titular. Ella se ha hecho famosa pero en esta campaña hay cientos de ciudadanos-periodistas que contribuyen a hacer este debate político más abierto y plural. Por mi parte, no tengo sus ojos azules pero ya estoy haciendo cálculos para saber cuántos años me faltan para ser como Mrs.Granny.

Gemma García


Gemma García es corresponsal de Televisión Española en Nueva York, una de las grandes capitales del mundo y un foco continuo de actualidad. Vivir en Nueva York no es ni vivir en América, ni en Norteamérica, ni siquiera en Estados Unidos, pero por alguna razón mi subconsciente se ha enganchado al Living in America de James Brown entre taxis amarillos y alcantarillas que fuman.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios