4 posts de junio 2009

Recordando quiénes somos (o tarde de Sábado en NYC)

Vas tu paseando de Sábado por la calle y encuentras este cartel en un edificio


y te acercas, para comprobar que es verdad. Y es verdad:

EN LA VIOLENCIA OLVIDAMOS QUIENES SOMOS.

Y dos pasos más allá, en la ventana de al lado:

EL SECRETO DE UN DEMAGOGO ES HACERSE TAN ESTÚPIDO COMO QUIENES LO ESCUCHAN. ASÍ ELLOS PIENSAN QUE SON TAN LISTOS COMO EL.


Y vas rumiando los carteles camino del cine. Y ves "Whatever works" la última de Woody Allen. Y te puede gustar más o menos Woody Allen (a mi me gusta) pero ese Larry David haciendo de maniático-paranoico-genial te devuelve al Woody Allen de Manhattan y sus mejores chistes sobre judíos...y esa definición de Dios en la barra de un bar, que no reventaré pero que no tiene precio...

Y te da por pensar que en la violencia y la demagogia olvidamos quienes somos...y en la reflexión, la lectura, el buen cine, el sentido del humor y algunas pequeñas cosas recordamos quiénes somos o al menos quiénes queremos ser.

Feliz fin de semana (pasado)


Grandullones

A veces no pensamos en nosotros mismos, en cómo somos físicamente, hasta que no nos comparamos. Somos más gordos si nuestra persona de referencia es muy flaca, más ágiles si nos fijamos en un torpe o más bajos si caminamos junto a un gigante. Yo hoy, por ejemplo, me siento una bajita de 1,70 tras haber pasado 3 días en las finales de la NBA. Otro planeta. Un planeta (al que he aterrizado, con permiso de Elena Jiménez, la compañera de deportes que sabe de verdad de esto) donde conviven deporte, espectáculo, esfuerzo, negocio, dinero, entretenimiento, ilusiones....y unos seres humanos de otra dimensión, como del piso de arriba, pero seres humanos. Tienen millones de fans, sueldos estratosféricos y una maquinaria, la de la NBA, engrasada a la perfección, que trabaja insaciable su imagen de héroes-personajes para que se la crean hasta ellos mismos. Pero hasta los héroes tienen, afortunadamente, su trastienda. Está, por ejemplo, el entrenador de Los Lakers, Phil Jackson, que el domingo consiguió su décimo anillo, uno para cada dedo. Un tipo enorme, que se mueve con mucha dificultad. Trata a los chicos con autoridad, con exigencia casi con desapego pero se nota que hay complicidad, cariño y respeto de ida y vuelta. Me recordaba un poco, y no sé bien por qué, al Club de los poetas muertos. Está, por ejemplo, Dwight Howard, jugador del Orlando Magic. 24 años, 120 kilos, 2,11 metros. Proporcionado, ágil, físicamente perfecto. Le llaman Superman y al tenerlo cerca se entiende...pero su actitud es tan de comerse el mundo demasiado deprisa que de repente, y no sé bien por qué, me acordé de Maradona. De D.J Mbenga me daba un poco de pena...tan altísimo, tan desgarbado. Los periodistas no le hacen mucho caso, no se arremolinan a su lado, ni le hacen preguntas...ni siquiera estúpidas...no esperan ansiosos sus declaraciones en el vestuario. Me imaginé una infancia difícil en un barrio marginal y me dieron ganas, no sé bien por qué, de invitarlo a comer a casa. Y está, desde luego Pau, tan altísimo, tan desgarbado ¿Se reirían de él en el cole como se reían de mi aparato? Los periodistas le hacen mucho caso y se empujan para hacerle preguntas...algunas incluso inteligentes y los compañeros de equipo, se nota mucho, le quieren, incluido Kobe dios Bryant, cuyo reino no es de este mundo. El inglés de Pau es perfecto y, después de 8 años en Estados Unidos, se le ve muy integrado. Pero no se le olvida, y hace bien, lo duro que fue al principio. Parece tímido, buen chaval, muy amable. No va de nada y procura hacer un hueco a la prensa española a pesar de los guardianes de la NBA. Daba ternura verle el lunes tan contento como un niño grande, muy grande, y a su madre, una señora campechana y de andar por casa, subida a una silla haciéndole fotos. ¡Lo que habrá pasando esa mujer haciendo camas y comprando zapatillas de deporte! Y de repente, no sé bien por qué, me alegré por ese chico como si fuera de mi familia.

God bless America...a ratos

Anda peleando estos días Barack Obama por empezar a poner en marcha algo que se parezca a nuestra sanidad pública, a la europea, a la del estado del bienestar. No lo tiene fácil pero, quienes le votaron, le votaron entre otras cosas para eso…para que sobre todo en tiempos duros, lo básico (la sanidad, la educación, el seguro de desempleo) no sea un lujo. Es un tipo contumaz más allá de la oratoria y parece dispuesto a ponerse, también, por montera al poderoso lobby de las aseguradoras, de los hospitales privados, de la industria farmacéutica. Como se puso por montera al poderosísimo sector financiero cuando aprobó normas de regulación de los mercados que escandalizaron a casi todos los popes de Wall Street, cuando prohibió el cobro de primas multimillonarias hasta entonces habituales incluso en compañías en bancarrota, cuando hoy mismo ha nombrado a un inspector público para controlar los salarios de los directivos de las empresas rescatadas, cuando impuso a los bancos una profunda reestructuración….Ahora 4 de los grandes bancos que se beneficiaron de dinero público están en condiciones de devolverlo, claro, con intereses. ¡Qué bien! ¡Qué pronto se encuentran soluciones cuando uno tiene que pagar los intereses que habitualmente acostumbra a cobrar! (Aparta de mí, Satanás, esos malos pensamientos).

Mientras Obama va recogiendo, a días, los primeros resultados de su política, la derecha estadounidense (los parlamentarios republicanos, la cadena FOX, el New York Post, por ejemplo) le acusa de horribles crímenes contra el capitalismo, de actuar como si fuera (asegúrense de que no hay niños leyendo) el líder de un país europeo y no el de un país (esto no lo dicen ellos, lo digo yo) donde el capitalismo salvaje se ha llevado por delante los ahorros de millones de familias. Y sin embargo, a la Fox se le ha quedado antiguo el insulto y, ahora que el mundo ha dado la vuelta y el votante europeo, al contrario del estadounidense, ha optado por irse a la derecha buscando refugio a la crisis, ya los hay aquí que fantasean con interminables jornadas laborales de 65 horas en las fábricas deValencia, vacaciones de una semana al año para los obreros de Stuttgard, colegios y hospitales a precio de oro en la banlieue de Marsella y que God bless América...

…..a ratos:

El Instituto Internacional de investigación para la paz denuncia que, a pesar de la crisis, el mundo gastó el año pasado 1,46 billones de dólares más en armas que el año anterior. Estados Unidos, con un 10% más, es el país que más aumentó el gasto seguido de China.

Historias de Brooklyn

En 1987, el corresponsal de AP en oriente próximo Steve Hindy decidió colgar los hábitos del periodismo y dedicarse a las dos cosas que más le gustaban en el mundo: su equipo de beisbol, los Mets, y la cerveza. A ambos les había dedicado casi tantas horas como a intentar explicar el conflicto entre israelíes y palestinos: había visto cientos de partidos y bebido cientos de litros de cerveza, incluida la que se atrevía a fabricar en su casa en Riad y que tenía tanto éxito entre sus colegas que decidió dedicarse profesionalmente a ello…en la ciudad de los Mets, Nueva York. Steve consiguió financiación entre sus conocidos prometiéndoles a cambio cerveza gratis de por vida…y desde hace 21 años fabrica en una antiguo almacén de Brooklyn una de las mejores cervezas del mundo. Si vas a Nueva York unos días, sobre todo en primavera, no hagas caso a los que definen Brooklyn como el “más allá” (incluso si es sábado y el metro tarda tanto que lo parece). Vete a la Brooklyn Brewery, prueba todas las cervezas, también la fermentada con granos de café, y presta atención a la música del garito. ...clásicos del rock impagables como éste:

http://www.youtube.com/watch?v=j0ns8t9iQck

Entra después en la tienda de ropa usada de enfrente. Está a tope de modelos comprando preciosas camisetas viejas a 7 dólares y vestidos de su tía-abuela a 21. Paséate por el barrio chic-bohemio de Williamsburg y come en alguno de sus restaurantes con patio. Haz la digestión buscando las antiguas caballerizas del barrio, la casa de la madre de Churchill, lo que queda del maravilloso libro Un árbol crece en Brooklyn, de Betty Smith (que te habrás leído antes)….y, al anochecer, tómate un gin tonic en el River Café, vuelve caminando por el puente de Brooklyn con la vista de Manhattan….y luego me lo cuentas.

Gemma García


Gemma García es corresponsal de Televisión Española en Nueva York, una de las grandes capitales del mundo y un foco continuo de actualidad. Vivir en Nueva York no es ni vivir en América, ni en Norteamérica, ni siquiera en Estados Unidos, pero por alguna razón mi subconsciente se ha enganchado al Living in America de James Brown entre taxis amarillos y alcantarillas que fuman.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios