La tía Zeituni

Zeituni Onyango tiene 57 años, es keniata y, como tantos otros emigrantes ilegales en Estados Unidos, ayer compareció ante el juez que decidirá sobre su deportación. Zeituni declaró durante 3 horas, a puerta cerrada como es habitual y ni ella ni sus abogados hicieron declaraciones a los periodistas. A los periodistas en realidad no les interesa Zeituni, que entró hace 10 años como turista en el país, que pidió asilo político después, que se lo negaron y que vive desde entonces como millones de inmigrantes ilegales. A los periodistas, les interesa su sobrino, que no ha intervenido ni a favor ni en contra y que insiste en que el juez y sólo el juez tiene la potestad y la palabra. El sobrino, resulta, es el presidente de los Estados Unidos y sorprende, para bien, lo poco que le han acosado con este tema periodistas y oposición. Nadie se ha preguntado, si el presidente Obama sabía que la tía Zeituni estaba ilegal en el país, nadie ha sucumbido ni a la tentación de los titulares, ni a la de la disección familiar. Y me resulta especialmente interesante en un país en que la más mínima sospecha de cintura para abajo, por ejemplo, se puede llevar por delante tu carrera.

Haiti como un sueño

Todavía no sé si está pasando. No puede estar pasando. Lo he visto en tantas películas...Quizás son alucinaciones, quizás hace demasiados días que no duermo en una cama. No puede estar pasando. Estos muertos por la calle, hinchados ya por el calor, descomponiéndose. Este niño malcomiendo en el suelo, junto a su madre, junto al cadaver de su tía pudriéndose a 30 grados...y las moscas. ¿Por qué no se separan de él? Porque es su hermana y no la van a dejar sola. Y yo camino entre eso y no subo al niño, a la madre, a los que quepan en mi furgoneta porque esto es un sueño y no sabría qué hacer con ellos, dónde llevarlos. Y si subo a cinco ¿por qué no subir a 50, a 500, a los 5.000 que probablemente hay en esta plaza lamentándose bajito porque es lo que llevan haciendo desde siempre?

Menos mal que es un sueño. Si no lo fuera, igual que yo he llegado hasta aquí llegarían ellos, los camiones con ayuda que he visto en la frontera, el cargamento de todos los aviones que he visto en el aeropuerto...la ayuda no sería sólo noticia, llegaría.

Dice un compañero que los he tocado, a todos los que se acercaban a contar sus penas, a suplicar ayuda...con el calor que hace y el polvo y la miseria...y la muerte que arrastran desde hace cinco días. Yo no he sido consciente, pero menos mal que es un sueño soñado desde mi mundo profiláctico.

Y no saber cuánto y cómo hay que contarlo, cuánto y cómo hay que enseñarlo...si tirar tu toalla y arrimarte a los que salvan vidas...o lo que sea. Y sentirte mal porque te vas a ir y ellos se quedarán y dejaremos de hablar de ellos después como habíamos dejado de hablar antes. Y sentirte tan impotente...

Menos mal que es un sueño.

A veces madre, siempre madrastra

España es un buen lugar para las dos únicas cosas a las que me une una fe ciega: los reyes magos y las barras de los bares. Lo de los reyes magos no lo puedo explicar, es un tirón irracional que, supongo, tiene que ver con la ilusión infantil y el milagro de que, aún hoy, pongo el zapato junto a la ventana y a la mañana siguiente está lleno de regalos. Lo de la barra de los bares lo podría explicar pero no hace falta. Todos sabéis a qué me refiero: la charla con la gente a la que quieres (ahora tan a trasmano) entre vino y caña, caña y vino, el pincho de tortilla del Herbe o el Corinto (ambos en Valladolid...barriendo para casa) y el tiempo que pasa y te va acunando. En Nueva York y en Roma hay lugares que se parecen, pero no son lo mismo salvo en lo que son mejor...a saber: no hay humo de tabaco.

De España me he traido también las cosas que funcionan: el 010 del ayuntamiento de Madrid, aunque sea con un gobierno del PP. Y el AVE a Valladolid, aunque sea con un gobierno del PSOE...y me he traido esos ratos que luego te pellizcan cuando vives lejos.

Aparte está todo lo demás, que ahora me llama la atención porque lo veo desde fuera y comparo y que se resume en dos: los españoles nos quejamos de TODO y tendemos a la mezquindad.

Y es que con publicidad, malo. Sin publicidad, también. Con Zapatero, malo. Con Rajoy, también. Los artistas protestan, los internautas también...y los agricultores, los empresarios, los fumadores. Protestan todos y no todos con razón. Los restaurantes de lujo están a tope pero son quienes los abarrotan los que más se quejan de la crisis. Todos sabían lo que estaba haciendo Belen Esteban y casi nadie lo que le estaban haciendo a López de Uralde. Todos hablan mal de todos y ponen problemas pero casi nadie arrima el hombro buscando soluciones. La mentira sale gratis, la difamación también...y asoma un discurso de ultraderecha sin complejos que debería preocuparnos pero no nos preocupa. Estamos irritados, irascibles, antipáticos, pesimistas y la gente se ríe a golpe de calendario pero apenas sonríe por la calle. Se reflexiona cada vez menos, se escucha cada vez menos, se todo cada vez menos...y uno se pregunta si siempre hemos sido así o si es un cabreo pop y pasajero.

De vuelta a este país, en el que no se protesta por casi nada, recuerdo una frase de uno de mis grandes clásicos particulares: "Eran españoles, iban discutiendo. Valga la redundancia".

Feliz año nuevo.

La entrepierna del tigre

Tiger Woods le ha puesto los cuernos a su mujer. A ella, lógicamente, le importa. A mí, lógicamente, no. A los Estados Unidos y a su prensa parece importarles bastante y a los patrocinadores ni te cuento. Vayamos por partes:

-El número 1 del Golf mundial se retira indefinidamente para intentar salvar su matrimonio. Yo no entiendo por qué para salvar un matrimonio hay que dejar de trabajar...pero Tiger Woods y su esposa así lo han decidido y merecen todos mis respetos.

-Lo que le ha pasado a Tiger Woods es, sencillamente, repugnante. No porque le haya sido infiel a su esposa con una o con diez señoras (¡allá ellos de puertas para adentro!) sino por la que se ha montado en este país porque Tiger Woods le ha sido infiel a su esposa con una o con diez señoras. Supongo que, se acueste con quien se acueste, seguirá siendo tan bueno o malo en lo suyo como lo era Clinton cuando lo de Mónica Lewinsky casi le cuesta el cargo. Vale que Clinton, además, mintió pero estaremos de acuerdo en que no ha sido el único presidente de los Estados Unidos que ha mentido y los otros se han ido de rositas.

-El trato de la prensa, se lo pueden imaginar. No entraré en detalles para no tirar más piedras contra mi propio tejado...al menos esta semana.

Pero que los patrocinadores estén retirando sus anuncios y su dinero me tiene hablando sola. El caso de Gatorade, una bebida energética que usaba el nombre de Tiger para atraer clientela, es probablemente el más descarado: la marca que la fabrica (Pepsi para más señas) ha anunciado que deja de producir la bebida, pero que la decisión estaba tomada desde antes del escándalo....Y digo yo: ¿si habían tomado la decisión antes por qué la difundieron después? Rabia me da no haber probado nunca Gatorade y que no me guste la Pepsi para hacerles un boicot en toda regla (la pataleta del consumidor) igual que me sucede con las cuchillas de afeitar Gillete y tantas otras marcas que están haciendo mutis. Dicen que el perfil que ellos habían contratado era el de un hombre familiar y no el de un adicto al sexo.

Y yo que había pensado que el perfil que contrataban era el del mejor jugador de golf, el de un magnífico deportista......

Bin Laden ya no es noticia

¿Sabían que a finales del 2001 el ejército de los Estados Unidos pudo haber detenido a Bin Laden en las montañas afganas de Tora bora y no lo hizo? Entiendo que no lo sepan, la noticia apenas ha tenido repercusión a pesar de tratarse de un informe oficial presentado a finales del mes pasado por el Comité de Exteriores del Senado de los Estados Unidos. El informe sostiene que Bin Laden, acompañado de un grupo no muy numeroso de combatientes, estuvo al alcance de la mano del ejército estadounidense que, sin embargo, decidió no asignar las tropas necesarias para capturarlo hasta que, finalmente, escapó. "El fracaso de la operación, asegura la investigación, en momentos en los que Bin Laden estaba más debilitado cimentó la resistencia de los insurgentes afganos y la inestabilidad en el país vecino"

Cabría suponer que este informe fuera noticia: Hablamos de Bin Laden, meses después del 11 de septiembre. No había comenzado la guerra de Iraq y quizás, con Bin Laden detenido, todo habría sido de otra manera. Cabe suponer, al menos, que los periodistas deberíamos hacernos algunas preguntas, esta semana sin ir más lejos escuchando las últimas declaraciones del mando militar de Estados Unidos en Afganistán, el general Stanley McChrystal: “Creo que a estas alturas –Bin Laden– es un icono cuya supervivencia fortalece a Al Qaeda como una franquicia en todo el mundo”, dijo en el Congreso para justificar el incremento de las tropas estadounidenses en este país.

Bin Laden, otra vez, como excusa.

Pero la noticia apenas ha sido noticia quizás porque el periodismo (tan ocupado en cortar, copiar y pegar declaraciones) apenas es periodismo.

Propuestas para el fin de semana...pasado

El viernes estuve en un sitio horrible, en la cárcel de Zamora. Pensaba haber ido al cine, a pasar un buen rato, pero acabé en medio de un motín. Pasé mucha angustia...¿y qué?. A cambio aprendí-recordé-confirmé algunas cosas: que la vida de las personas no vale lo mismo (ni siquiera en una democracia como la nuestra), que la vida de algunas personas no nos importa nada, que la vida a veces pone a la gente en su sitio...que la vida siempre es injusta y casi siempre es una mierda....y que, en la trastienda de la vida, los buenos no siempre lo son...y los malos tampoco. Celda 211, de Daniel Monzón, ha abierto el Festival de cine español de Nueva York

El domingo estuve en un sitio tranquilo, agradable y de moda. El barrio de Williamsburg, en Brooklyn, es uno de esos lugares que en esta ciudad han hecho de la necesidad virtud y han sabido aprovechar la creatividad, la juventud, la originalidad y la energía que los precios y la agitación han echado de Manhattan. En Williamsburg hay mucho artista, bohemio, padre joven con niños, treintañero de diseño...hay mucha tienda de ropa de segunda mano (que ahora se llama vintage) y de mueble reciclado. Hay huertas que venden directamente productos orgánicos, bares nuevos y muy de moda decorados como viejos, uno de los mejores restaurantes de carne de todo Nueva York y un buen restaurante español. El pan con tomate, las empanadillas de butifarra y el chocolate con churros de Mercat Negre, la última aventura del catalanomexicanoamericano Jaume Reixach (Nueva York tiene estas cosas) bien merecen cruzar el río.

Todos contra Obama

A los demócratas no les gusta que mande más tropas a Afganistán, a los republicanos que quiera sacarlas de allí en julio del 2011.

Los demócratas prefieren que se gaste el dinero en mejorar la sanidad, los republicanos quieren que los recursos públicos se dediquen sobre todo a apuntalar la economía y alimentar la maquinaria militar (el dinero y la guerra, un clásico en las filas del elefante).

La ultraconservadora cadena Fox, sostiene con vehemencia (as usual) que el Nuevo Plan de Obama para Afganistán es imposible de llevar a cabo; que, como dice aquel, o estamos a Rolex o estamos a setas y que esta es otra de las improvisaciones de Obama (¿por qué será que esto me suena?).

Michael Moore, el director de cine (al que todos, demócratas y republicanos, siguen pero a escondidas) le manda una carta durísima: "Cuando le elegimos no esperamos milagros. Ni siquiera demasiados cambios. Pero sí algunos. Pensamos que pararía la locura, las muertes, esa idea enferma de que los hombres armados podrán reorganizar una región que no funciona siquiera como nación y nunca ha funcionado"

Y Peter Baker y Adam Nagourney, dos de los analistas políticos más respetados del New York Times y que más han apoyado a Obama, sostienen hoy que, intentando satisfacer a todos con un mensaje aparentemente tan contradictorio, corre el riesgo de no contentar a ninguno.

A diez meses y poco de haberse hecho cargo de la presidencia, Obama parece haber conseguido enfadar a todos: a unos por hacer demasiado y a otros por hacer demasiado poco, a unos por defraudar sus expectativas y a otros porque nunca las tuvieron...y lo peor vuelve a ser la guerra, que al principio no era su guerra y ya sí es su guerra, pero no lo único. "Siempre he dicho que no sería fácil" repite el presidente como una letanía en cada una de sus batallas: la lucha contra el cambio climático (tibia para algunos, innecesaria para otros), la reforma sanitaria (escasa para unos, excesiva para otros), las medidas contra la crisis (cortas para algunos, comunistas para otros)...batallas retransmitidas al milímetro con una atención mediática casi enfermiza en el mundo entero, que hoy se pregunta cómo saldrá Obama de ésta.

Hoy ha sido un mal día, otro, en el largo y sinuoso camino del presidente de los Estados Unidos.


Propuestas para el fin de semana...pasado

Para el viernes a las cinco de la tarde:

Si no tienes niño menor de diez años en casa pídelo prestado y vete a ver los escaparates navideños de Saks. Son elegantes, imaginativos…pequeñas obras de arte con las que los grandes almacenes de la 5ª Avenida vuelven a demostrar que un escaparate puede ser expositor, museo y hasta declaración de intenciones. En marzo, encargaron sus escaparates de primavera a Shepard Fairey, el pintor que hizo el famoso cartel electoral de Obama y que esta vez se inspiró en la propaganda soviética y el arte constructivista. Los escaparates de esta navidad están inspirados en el libro de cuentos de navidad que Saks edita cada año. Sus escaparates son tradición desde ese 1949 y a las cinco de la tarde, además, la fachada se ilumina con una música también de cuento. Si me preguntáis dentro de unos días quizás esté del espectáculo hasta el gorro pero por primera vez y con niño tiene su magia.

Para el sábado por la noche:

ya te pones un poco más golfo y buscas la oscuridad de Rayuela. Hace falta estar muy seguro de lo que haces para poner ese nombre a un restaurante...y te apuestas lo que sea a que el 95% de la gente con la que te cruzas no ha oído hablar siquiera de Cortázar (salvo los camareros, con pinta mucho más leída que los comensales). El restaurante es muy bonito y, se confirma, audaz también en la carta: fabada asturiana con chalaco (o sea rape), paella valenciana con coco, cochinillo a la plancha...y así. Si todo está como el cochinillo a la plancha, el chef ha dado con el punto incluso para que los españoles no nos escandalicemos. (Gracias, Josefina)

Para el domingo por la mañana:

desde el sofá (se ve el edificio Chrysler), empezando un buen libro (Caín de Saramago) me recreo con el último disco de Seal, "Soul". Sorprendente en general pero, lo mejor, esta versión de I can´t stand the rain. Enjoy it.


http://www.youtube.com/watch?v=2piq0-I7tfk

Good news is news

¿Quién dijo aquello de que las buenas noticias no son noticia? Ni internet, ni amigos y colegas periodistas saben darme respuesta…quizás sea sólo otra leyenda urbana, otro mito sobre el que construir una realidad, en este caso la de la información nuestra de cada día…una corriente de opinión y acción que no tiene padre ni culpable pero, según la cual, usted, lector, espectador, receptor no tiene derecho a conocer, por ejemplo, que, aunque no son buenos tiempos para el periodismo (esta semana el Washington Post, por ejemplo, ha cerrado nada menos que sus delegaciones en Los Angeles, Chicago y Nueva York ) en España, hoy, “un grupo de periodistas insatisfechos, (y cito textualmente del email que me han mandado esta mañana) obsesionados por hacer periodismo de verdad, riguroso y apasionado” han abierto una revista semanal en internet. Conozco un poco el proceso y la génesis de esta aventura que sale adelante gracias al esfuerzo, la perseverancia y el cuarto y mitad de inconsciencia de el periodista Alfonso Armada. Conozco a algunos de quienes le acompañan sólo por amor al arte de contar historias de verdad, con rigor y con pasión….y me gustaría que pudieran demostrar lo que pretenden con este experimento: que el periodismo de calidad puede y debe salir adelante. Good luck…and good night.

Good news is news

¿Quién dijo aquello de que las buenas noticias no son noticia? Ni internet, ni amigos y colegas periodistas saben darme respuesta…quizás sea sólo otra leyenda urbana, otro mito sobre el que construir una realidad, en este caso la de la información nuestra de cada día…una corriente de opinión y acción que no tiene padre ni culpable pero, según la cual, usted, lector, espectador, receptor no tiene derecho a conocer, por ejemplo, que, aunque no son buenos tiempos para el periodismo (esta semana el Washington Post, por ejemplo, ha cerrado nada menos que sus delegaciones en Los Angeles, Chicago y Nueva York ) en España, hoy, “un grupo de periodistas insatisfechos, (y cito textualmente del email que me han mandado esta mañana) obsesionados por hacer periodismo de verdad, riguroso y apasionado” han abierto una revista semanal en internet. Conozco un poco el proceso y la génesis de esta aventura que sale adelante gracias al esfuerzo, la perseverancia y el cuarto y mitad de inconsciencia de el periodista Alfonso Armada. Conozco a algunos de quienes le acompañan sólo por amor al arte de contar historias de verdad, con rigor y con pasión….y me gustaría que, con este experimento, pudieran demostrar lo que pretenden: que el periodismo de calidad puede y debe salir adelante. Good luck....and good night.

Gemma García


Gemma García es corresponsal de Televisión Española en Nueva York, una de las grandes capitales del mundo y un foco continuo de actualidad. Vivir en Nueva York no es ni vivir en América, ni en Norteamérica, ni siquiera en Estados Unidos, pero por alguna razón mi subconsciente se ha enganchado al Living in America de James Brown entre taxis amarillos y alcantarillas que fuman.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios