4 posts con categoría "Actualidad"

Viejos zorros

Russia-us.jpeg-1280x960

En las redacciones de Internacional de todo el mundo, el pasado lunes fue un día agitado. Los movimientos diplomáticos de Rusia, Estados Unidos y Siria se sucedieron a un ritmo vertiginoso abriendo una nueva vía de negociación en una crisis que parecía destinada a resolverse a golpe de Tomahawk. Aparentemente, el secretario de Estado John Kerry cometía un desliz al plantear que sólo la entrega de su arsenal químico salvaría a Damasco de un ataque. Moscú le tomaba rápidamente la palabra y presionaba al régimen de Asad, que poco después aceptaba la propuesta. El propio Obama veía la idea como “potencialmente positiva” y, sin congelarse del todo, el plan de ataque se enfriaba.

En los días posteriores, la Casa Blanca y el Kremlin han dado a entender que la idea se había discutido en las últimas semanas y que Obama y Putin la trataron en San Petersburgo, durante la cumbre del G-20. Es decir, era un plan coordinado entre las 2 potencias. Ésa es una de las versiones porque algunos analistas ven en todo esto una jugada maestra de Moscú, dirigida por su canciller, Serguéi Lavrov, para frenar un ataque que posiblemente no beneficiaría más que al maremágnum de grupos rebeldes que tratan de derrocar a Asad, respaldados por EEUU, Turquía y las potencias wahabitas del Golfo Pérsico.

Cualquiera de esas lecturas deja en mejor lugar a Moscú que a Washington. Puede que Obama salve la cara, evitando un ataque que no le gusta y que no tiene apoyo en EEUU –siempre podrá decir que EEUU consigue que Asad entregue sus armas químicas sin necesidad de atacar- pero los errores del presidente estadounidense tienen ya un resultado claro: Rusia ha aumentado notablemente su peso como actor global y especialmente en Oriente Próximo. Ante el mundo, Moscú marca el paso y se perfila como un mediador que apuesta por el diálogo frente al poderío militar de Washington. La no intervención en conflictos internos es –al menos sobre el papel- uno de los pilares de la política exterior rusa, que consigue imponerse en un conflicto tan complejo y con tantos actores como el de Siria. Eso le otorga credibilidad y fiabilidad ante sus aliados que saben que Rusia estará ahí para defenderles.

Enredado en un difícil equilibrio entre su perfil como Nobel de la Paz y  el de Comandante en Jefe de la nación más poderosa del mundo, Obama ha caído en su propia trampa lanzándose a una acción militar sin comprobar el apoyo externo e interno. Putin y Lavrov, dos viejos zorros, han jugado bien sus cartas.

Categorías: Actualidad

Carlos Franganillo   12.sep.2013 10:47    

Snowden, atrapado.

Snowdenblog

Después de dos semanas en el aeropuerto de Sheremetyevo o sus alrededores, a Edward Snowden se le acaban las opciones. Lo que en un principio parecía un plan perfectamente diseñado para escapar de las autoridades estadounidenses resultó ser una huída desesperada en la que la mayoría de las piezas han fallado. Hasta donde sabemos, Edward Snowden –apoyado por Wikileaks- planeaba hacer escala en Moscú y un día después seguiría ruta hacia Ecuador, vía La Habana. Contaba con un salvoconducto expedido por el cónsul ecuatoriano en Londres y con la permisividad de las autoridades chinas para dejarle salir del país, aprovechando un error de forma en la petición de Estados Unidos para anular su pasaporte.

¿Qué ha ocurrido para que el plan fallase?

Es muy probable que las autoridades cubanas no vieran con buenos ojos la escala de Snowden. Quizá Wikileaks no obtuvo suficientes garantías de La Habana. O simplemente midieron el riesgo de que el avión fuera obligado a aterrizar al entrar en espacio aéreo estadounidense. El caso es que 2 semanas después, Cuba no se ha pronunciado sobre el caso Snowden y su silencio es significativo. Además, La Habana es el único paso posible hacia Ecuador desde el aeropuerto de Sheremetyevo. Desde allí sólo hay otro destino latinoamericano: Punta Cana, donde Snowden sería detenido y extraditado a EEUU.

¿Dónde está escondido? 

Hay varias teorías. Se suele decir que está en la zona de tránsito de una de las terminales de vuelos comerciales. Pero eso es realmente difícil sabiendo que se requiere de cierta infraestructura (alimentación, lavar la ropa, etc…) y que la zona está llena de periodistas y de viajeros que han visto su cara en televisión.

Sin embargo, la zona de tránsito también incluye algunas plantas de un hotel próximo al que se derivan los viajeros indocumentados hasta que abandonan el país en otro vuelo. Según reporteros de la cadena FOX (EEUU) que han entrado allí, el pasajero no puede salir de su habitación (el servicio de habitaciones lleva la comida a los cuartos) y los pasillos están vigilados por guardias. Si está allí, nadie podría verle excepto las personas que lo vigilan y le llevan la comida a él y a su colaboradora Sarah Harrison.

Otras informaciones apuntan a que estaría dentro de la terminal A, reservada a autoridades. Sería un buen lugar para esconderle sin miedo a que sea descubierto.

¿Qué papel juega Rusia en todo esto?

Oficialmente Rusia no tiene ningún control sobre Snowden porque según las autoridades no ha entrado formalmente en su territorio, al quedarse en la zona de tránsito. Es una visión interesada porque el aeropuerto es territorio ruso, pero el Kremlin se vale de esa ficción jurídica que convierte la zona en una especie de limbo legal. 

Según Moscú, no ha influido en sus planes y no aspira a obtener información del ex técnico de la CIA y la NSA. Sin embargo es imposible que Edward Snowden se esconda tan eficientemente sin apoyo de los servicios especiales rusos. Nadie sabe cómo salió del avión que le trajo de Hong Kong sin dejar rastro y encontró refugio en algún punto de la terminal o las instalaciones cercanas. Nadie le ha visto durante ese tiempo, a pesar de que la zona está plagada de periodistas peinando cada pasillo y cada zona VIP.

Es muy probable que Rusia no tuviera conocimiento de la llegada de Snowden pero, una vez en el aeropuerto, Moscú debe decidir qué hacer con él. Extraditarlo a EEUU no es una opción. No hay un acuerdo en este sentido y la mayoría de los ciudadanos no lo entenderían. En Rusia, el antiamericanismo es transversal. Alcanza a todas las sensibilidades políticas excepto, quizá, a una minoría liberal muy poco representativa. Incluso ONGs críticas con el Kremlin han manifestado su apoyo a acoger a Snowden en el país y le consideran un luchador por las libertades.

De manera que sólo queda barajar lentamente y esperar circunstancias más propicias, podría pensar el Kremlin. Quizá hasta que el asunto se enfríe o surja alguna solución.

Según Putin, los servicios de inteligencia rusos no están en contacto con Snowden. Creer en sus palabras es cuestión de fe, pero para cualquier agencia de espionaje Edward Snowden es un auténtico regalo. Viaja cargado de información y documentos secretos, archivados en ordenadores y discos duros. No tratar de conseguir esa información sería una falta de profesionalidad, impropia de cualquier servicio secreto. Sobre todo cuando el portador de secretos está a merced del anfitrión, vigilado por sus agentes de seguridad que le proveen de comida, bebida y, posiblemente, de conexión a internet -una necesidad vital para él-. Potencialmente, Snowden es como un conejo atrapado en una madriguera repleta de hurones.

Venezuela, Nicaragua,…¿son una opción para Snowden?

Los líderes de Venezuela y Nicaragua ya han dicho públicamente que concederán el asilo político a Snowden. Antes, Ecuador mostró su cercanía a la causa del ex técnico de la CIA, pero poco a poco ha ido reculando hasta condicionar el asilo a un imposible: que Snowden presente la solicitud en su territorio o en sede diplomática de Ecuador. El presidente Correa ha llegado a reprender a su cónsul en Londres por facilitarle un salvoconducto.

El anuncio de Nicolás Maduro y algunos de sus socios en América Latina podría ser un gesto vacío para reafirmarse ante sus ciudadanos y desafiar a EEUU. El presidente venezolano estuvo en Moscú durante 2 días, cuando Snowden ya había anunciado su intención de pedir asilo político a Caracas. Entonces Maduro se refugió en un formalismo: Cuando recibamos la petición, daremos una respuesta…y abandonó Moscú sin el ex trabajador de la NSA. ¿Por qué no lo llevó entonces si ahora está tan seguro? Ha esperado a decirlo desde Venezuela, cuando sabe que es muy probable que nunca llegue a su territorio.

Desde que Maduro estuvo en Moscú han ocurrido muchas cosas. El mundo sabe que si alguien trata de llevar a Snowden en avión, en dirección Oeste, EEUU (a través de sus obedientes socios europeos) es capaz de cerrar los cielos. Incluso si el ex técnico viaja con un Jefe de Estado.

Otro debate es si lo ocurrido con Evo Morales se debió a un error garrafal de inteligencia o a una estrategia premeditada para lanzar un mensaje de advertencia, aunque ello pusiera en un compromiso a aliados de la UE.

¿Qué salidas le quedan?

Analizando todo lo anterior sólo se me ocurren tres opciones:

1-      Snowden se queda en la terminal por tiempo indefinido,  mientras Rusia lo tolere, a la espera de una situación más ventajosa para Moscú.

2-      Snowden obtiene el asilo político en Rusia. Para ello debería de pasar algún tiempo y permitir que el asunto se tranquilice. Quizá unos meses.

3-      Snowden pacta su entrega a EEUU, con condiciones. Quizá es la opción más descabellada, pero si Moscú juzga que su permanencia en Sheremetyevo complica sus intereses, podría presionarle y complicar sus condiciones de vida en la terminal. Es muy probable que su situación actual sea muy similar a la de una cárcel, con el desgaste psicológico que eso conlleva. 

Categorías: Actualidad

Carlos Franganillo    6.jul.2013 18:35    

La Eurocopa de Yulia Timoshenko

Timoshenko
Cuando en 2007 la entonces primera ministra Yulia Timoshenko celebró la designación de Ucrania como sede de la Eurocopa de 2012, difícilmente podía imaginar que para entonces estaría cumpliendo una condena de 7 años de prisión por abuso de poder. Ingresó en la cárcel en agosto de 2011 y desde ese momento se convirtió en el mayor quebradero de cabeza para las autoridades de Kiev y en la peor propaganda posible contra los organizadores del campeonato.

El motivo se encuentra en los acuerdos de gas, firmados entre Ucrania y Rusia en 2009, días después de que Moscú cortase el suministro acusando a Kiev de impago, lo que dejó desabastecida a gran parte de Europa. La Justicia dice que Timoshenko tomó la decisión sin consultar a otros órganos del Gobierno y condujo al país a una situación catastrófica, disparando la cantidad que se pagaba a la estatal rusa Gazprom.

Instituciones como el Parlamento Europeo ven en su encarcelamiento una venganza política y creen que la Justicia ucraniana ha aplicado selectivamente una ley soviética. Muchos observadores apuntan a una persecución política dirigida por el presidente Viktor Yanukóvich, que volvió al poder en 2010 y que fue despojado de su victoria fraudulenta en 2004, arrastrado por la Revolución Naranja, en la que Timoshenko y el ex presidente Víktor Yúschenko fueron los rostros más reconocibles.

Hoy no queda prácticamente nada de aquel episodio histórico que sacudió a la ex república soviética. Timoshenko cumple condena y se recupera en un hospital de una huelga de hambre y Yúschenko sigue presente en la vida política, aguardando las parlamentarias de octubre, pero su respaldo electoral ha caído en picado.

La decepción ha cundido en gran parte de la sociedad ucraniana, distanciada de sus políticos a los que muchos ven ligados a la corrupción generalizada, siempre enfrentados por sus intereses personales. Para Ucrania, la Eurocopa 2012 es una excusa para acercarse a la Unión Europea, pero el encarcelamiento de Timoshenko ha llevado a muchos líderes de la UE a anunciar que no asistirán a ningún partido en territorio ucraniano. El acuerdo de asociación que Bruselas y Kiev negociaban, ha quedado congelado por exigencias de las autoridades comunitarias, preocupadas por el destino de la ex primera ministra. Paralelamente, Moscú presiona para mantener a Ucrania dentro de su área de influencia y quiere integrarla en la Unión Aduanera y la Unión Euroasiática, dos proyectos promovidos por Vladimir Putin para aglutinar a gran parte del espacio ex soviético. Como en otros momentos de su historia Ucrania se debate entre mirar al Este o al Oeste. 

 

Categorías: Actualidad

Carlos Franganillo    8.jun.2012 21:09    

Protestas en Rusia: ¿Y ahora qué?

Protestasmoscublog

Los medios de comunicación suelen etiquetar rápidamente los acontecimientos, mucho más en un año tan turbulento como 2011 en el que las calles de muchos países árabes se han convulsionado, han derribado a dictadores o han sido escenario de guerras civiles. En pocos meses el contagio ha llegado de Túnez a Baréin o Siria y muchos han creído ver en las calles de Moscú y San Petersburgo un nuevo capítulo de esa ola de cambios.

Rusia está lejos de convertirse en una Plaza Tahrirpero lo que ha ocurrido en las últimas semanas ha moldeado definitivamente el escenario político del país y puede iniciar una larga cadena de transformaciones.Un cambio está en marcha pero su ritmo, su naturaleza y su alcance siguen siendo una incógnita.

Tras 12 años en el poder, el entorno de Vladimir Putinha percibido que su control sobre la calle se ha debilitado. El apoyo popular -aunque sigue siendo muy importante- se reduce y la pasividad de los sectores más dinámicos de la sociedad ha dado paso a una mayor implicación política. Parte de la clase media que desde hace años se desarrolla en las ciudades del país –y que ha prosperado durante los años de Putin- da muestras de cansancio y quiere cambios. Muchos jóvenes con recursos, con formación universitaria, que viajan, hablan idiomas y se conectan permanentemente a internet a través de sus tabletas o teléfonos móviles demandan más derechos y se movilizan en la red.

Su participación en las protestas de los últimos días ha sido un salto cualitativo en el movimiento de oposición al Gobierno. Miles de ciudadanos sin adscripción política, muchos de ellos hasta ahora indiferentes, han decidido salir a la calle, al margen de banderas y partidos. Su generación no está traumatizada por el caos y las penurias de los 90, el fantasma que Putin suele agitar con buenos resultados.

¿Cómo capitalizar el descontento social?

Pero muchos expertos se preguntan cómo capitalizar el descontento de un sector - cada vez mayor- de la población. Hasta hace poco tiempo Vladimir Putin gozaba de un índice de popularidad superior al 60 por ciento. Algunos estudios recientes hablan de una caída histórica y pronostican para él un 42 por ciento de los votos en las presidenciales de marzo, lo que llevaría a una segunda vuelta.

Pero a pesar de la pérdida de popularidad –todavía en niveles envidiables para muchos líderes europeos-, Putin sigue siendo la única figura de relieve en la política del país. Sucarisma atrae a muchos votantes que confían en un líder fuerte que ha estabilizado a Rusia tras años de turbulencias sociales y económicas, mientras en la oposición -parlamentaria o extraparlamentaria- nadie puede hacerle sombra.

Los grupos presentes en la Duma no parecen dispuestos a plantar batalla seriamente en la calle, y los partidos a los que se impide participar en los comicios, son demasiado diferentes y carecen de la organización necesaria para encauzar con éxito la contestación social. Miles de desencantados buscan representación pero no saben a quién elegir.

Hasta ahora, Putin y Medvedev han minimizado la importancia del fraude electoral y de las protestas pero han lanzado algunos guiños a los manifestantes, como instalar cámaras de vigilancia en los colegios electorales o plantear una reforma legal para que los pequeños partidos puedan entrar en la escena política. Son gestos ambiguos y limitados que evidencian la preocupación de las autoridades rusas, que tratan de adaptarse a las nuevas circunstancias, pero no parecen satisfacer a quienes salieron a la calle el 10 de diciembre y piensan hacerlo de nuevo el día 24.

 

Categorías: Actualidad

Carlos Franganillo   18.dic.2011 23:37    

Carlos Franganillo

Bio El enigma ruso

Para Sir Winston Churchill, Rusia era “un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma” y puede que la percepción de Occidente no haya cambiado mucho.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios