7 posts de abril 2009

Un poco de papel couché (100 días, 300 fotos)

¿Os creíais que el Marketing Dream Team Obama iba a dejar pasar la ocasión de los 100 días para hacer una de las cosas que mejor sabe hacer, que es vender el producto estrella de momento? Of course not.
Por una parte, en sus declaraciones, desdeñan esas marcas arbitrarias y absurdas de los medios de comunicación, que si los primeros 100 días, que si el primer año, que si el ecuador del mandato...y por otra, conscientes de que Obama vende y hay ahí una maquinaria debora-todo-lo-que-se-pueda-presentar-como-información-sobre-todo-si-nos-trae-lectores-y/o-espectadores, ¡toma! ¿Queríais material? Aquí tenéis. Entreteneos y, de paso, nos dais coba en lugar de caña.

100 días, 300 fotos.

Fotos del Obama (los Obama) más íntimos (todo lo íntimo y espontáneo que se puede ser cuando sabes que la foto va destinada a la publicación, publicidad, archivos nacionales) entre bambalinas, dentro del recinto de la Casa Blanca mayormente.

Detrás de la cámara, Pete Souza, el fotógrafo oficial de la Casa Blanca de Obama. Barack Obama le echó el ojo porque Souza fue el fotógrafo oficial de Ronald Reagan. Reagan es para los estadounidenses uno de los presidentes más exitosos y con mayores dotes -si no el que más- de comunicación que han tenido. Un genio de la imagen pública. Un "crack" conectando con el el público. Y Barack Obama -memorable su rifi-rafe con Hillary Clinton a cuento de ello en las primarias- ha estudiado mucho la carrera y las técnicas de Reagan. Y, mira tú por dónde, ha fichado al fotógrafo del Presidente Reagan para que inmortalice los momentos más públicamente íntimos del Presidente Obama.

Y como sé que casi todos, disimulada o descaradamente, nos echamos en plancha a por las fotos en cuanto avistamos un ¡Hola!, aquí os dejo el enlace. (Y en presentación Flickr con pies de foto y comentarios)

A Obama lo tortura la gripe de la crisis de los 100 días

¿Qué qué titular es ése? Pues un reflejo del estado mental en que se encuentra esta corresponsal este domingo por la tarde.
Este post se sale un poco de lo habitual y va dedicado a aquellos que os preguntáis a veces cómo es la apasionante vida del corresponsal.

Empecé la semana empapándome los memorandums desclasificados sobre los métodos "reforzados" de interrogación que el gobierno Bush autorizó tras los atentados del 11 de septiembre y toda la polémica/debate que están generando. Pero a partir del martes me tuve que cambiar el sombrero, como dicen aquí en los EEUU, y ponerme la gorra económica para seguir la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que, entre otras emociones, tiene a la prensa en unos sótanos sin cobertura telefónica universal.
En éstas, el viernes, sobresalto cuando a las siete de la mañana mientras desayunaba me alertan de la redacción central en Madrid de la alarma de la OMS sobre un brote de gripe porcina en México y los Estados Unidos. ¡¡¡¿¿???!!
Cámbiate el sombrero otra vez. Ahora, una de posible epidemia, viruses, genómas y vacunas.
Y el fin de semana, recupera la gorra económica para volver al sótano del FMI; y este domingo ponte al día de lo que se cuece en España, que viene la ministra del ramo, y vicepresidenta, que además se estrena como responsable de economía en un foro internacional.
Pero en medio de la crónica sobre las declaraciones de Elena Salgado sobre el paro en España, el G20...cámbiate de nuevo el sombrero porque dentro de hora y media tienes que entrar en directo en el telediario para contar qué han dicho en la rueda de prensa de la Casa Blanca sobre la gripe porcina, rueda de prensa que tenía lugar mientras yo subía corriendo por la calle 20 con la cinta de la rueda de prensa de Salgado y que, por lo tanto, no he seguido.
Me fío de las agencias, las webs del New York Times y el Washington Post, la CNN y la MSNBC y cuento lo que ellos cuentan. E inmediatamente después, ahora, me digo, voy a relatarlo en el blog -que hay que actualizarlo- mientras espero (con el sombrero-gorra-boina medio ladeado y ya muy confundido) que empiece la rueda de prensa de Dominque Strauss-Kahn y Robert Zoellick en el Fondo Monetario para dejar una crónica para mañana.
Ah, y que no se me olvide, que tengo que ir preparando algo sobre los primeros cien días de presidencia Obama, que se cumplen este miércoles, el día 29.
Como decía un colega, ¡menuda semanita!¡y me la quería perder!

Darth Vader sale del armario

No sé quién exactamente, pero alguien en el lado de la oposición demócrata le puso al entonces vicepresidente Dick Cheney el mote de Darth Vader, el malo de la Guerra de las Galaxias (Star wars). El propio Cheney ha hecho alguna alusión a esa comparación y su esposa se presentó en el programa de humor (hipercrítico con Cheney) de nuestro admirado Jon Stewart con un muñeco de Darth Vader como regalo para el equipo.
La comparación es una exageración. Una exageración para el pobre de Darth Vader, según dice Maureen Dowd que le dijo su creador, George Lucas. Según Lucas, Darth Vader sería más bien George W. Bush; Dick Cheney sería el Emperador.


Durante los ocho años de presidencia Bush el vicepresidente se caracterizó por su bajo perfil público. Su querencia por no dejar rastro iba más allá de los documentos que supervisaba y las visitas que recibía. Día a día se consolidó la percepción (más que una percepción tal y como reveló en una magnífica serie de reportajes el Washington Post) de que Bush era el que estaba en el escaparate, pero Cheney era quien movía los hilos desde la sombra. Especialmente los hilos de más dudosa constitucionalidad y/o moralidad. Fue Cheney quien se empeñó y logró que la ley del Congreso de los EEUU que limitó el tipo de métodos que podían usarse en los interrogatorios se aplicara al Ejército, pero dejara al margen a la CIA.

Bueno, pues resulta que una vez apeado de la vicepresidencia el hombre de las tinieblas ha salido a la luz como nunca y se ha vuelto amante de los focos (sobre todo, ahí no ha cambiado, de los de la cadena Fox) y las declaraciones públicas. Mientras George W.Bush, el ex-presidente, parece que está recluido en Texas, apenas se deja ver en público y guarda un silencio sepulcral sobre la presidencia Obama, Dick Cheney ha criticado varias veces duramente al nuevo Presidente.
La última, ayer lunes. Según Dick Cheney, con el Presidente Obama los Estados Unidos son más débiles y más inseguros. Cheney está escandalizado por el tono internacional adoptado por Obama, ese mea culpa en nombre del pasado de los Estados Unidos, esa humildad ("he venido a escuchar, no a dar lecciones"), ese sonreirle a Hugo Chávez...Y, sobre todo, ese desclasificar los memorandums en los que el equipo jurídico de Bush-Cheney argumentaba cómo y por qué algunos métodos "reforzados" de interrogación no podían considerarse tortura.
Y una de las cosas que más ha escandalizado a Cheney, según dijo el lunes en la Fox, es que hayan desclasificado esos memorandums y no otros en los que, según él, se refleja lo efectivos que fueron esos métodos para la seguridad de los EEUU. Y dijo que pedirá que se hagan públicos.

Mientras, Han Solo, perdón, ¡qué digo yo!, Barack Obama ha matizado su posición sobre la posibilidad de investigar a altos cargos del gobierno Bush.
En ese terreno del sí, pero no, sino todo lo contrario que Obama domina ha dicho que mantiene lo de no investigar a los agentes de la CIA que actuaron de buena fe dentro de un marco que les habían dicho que era legal, PERO, que en el caso de aquellos (los asesores jurídicos) que les dieron ese marco supuestamente legal, lo deja a juicio del Departamento de Justicia/Fiscalía General... Y que "en caso de que hubiese una investigación parlamentaria", debería ser de un bipardismo exquisito siguiendo el modelo de la Comisión del 11-S. Dicho esto, recuerda Obama, como principio general él prefiere mirar hacia adelante.
Obama matiza, cambia, su niet después de recibir muchas presiones de senadores de su partido, grupos de derechos humanos e incluso de la ONU.
Preguntado su portavoz una y mil veces no lo han sacado de estas tres frases: "El presidente prefiere mirar hacia adelante, al mismo tiempo el presidente considera que nadie está por encima de la ley, y os recuerdo que no le corresponde al presidente decir si se ha violado la ley o no, eso le corresponde a los órganos de la Justicia".
A todo esto, Obama en su anterior vida fue profesor de Derecho Consitucional, y en la actual tiene una papeleta dificil porque haga lo que haga no podrá contentar a todo el mundo.

¿Habrá finalmente investigación y juicio contra el gobierno Bush por las medidas especiales tomadas tras los atentados del 11-S en la llamada guerra contra el terrorismo? To be continued.

Obama, la CIA y la tortura

El Presidente Obama ha ido al cuartel general de la CIA a darles explicaciones, tanquilizarlos y levantarles la moral.

Explicaciones
Darles explicaciones de por qué ha hecho públicos los informes donde se detalla qué técnicas de interrogación autorizó el gobierno Bush para sacar información a los supuestos terroristas que detuvieron tras los atentados del 11-S y cuáles fueros sus razonamientos y consejos para mantenerse, según ellos, dentro de la legalidad. Métodos como el waterboarding (ahogamiento simulado) que el propio Obama y su ministro de justicia/fiscal general califican como tortura, pero que, según esos informes, "es una amenaza de muerte inminente, pero no puede considerarse tortura".
En la CIA ha sentado muy mal la decisión, incluso al actual director, Leon Panetta, nombrado por Obama y veterano del equipo Clinton. El último director de la CIA, Michael Hayden, argumenta que si esa información estaba clasificada "Top Secret" es porque comprometía la seguridad nacional y que ahora los terroristas saben cuáles son los límites a los que los interrogadores estadounidenses pueden llegar y eso debilita la lucha contra el terrorismo.
George Bush y Dick Cheney han mantenido siempre que gracias a esos "procedimientos especiales" se consiguió información que salvó vidas.
Barack Obama dice que hizo públicos esos memorandums porque de hecho mucha de esa información ya era de conocimiento público porque se había filtrado a la prensa, y porque su gobierno llegó a la conclusión de que tenían muy difícil defender legalmente el "top secret" en los tribunales (estaba pendiente la demanda de desclasificación de esos papeles).

Os dejo las perlas del informe (argumentos y consejos del equipo jurídico de Bush sobre los métodos autorizados) que ha destacado el New York Times en este enlace.

Tranquilizarlos

"Protegeremos vuestra identidad y vuestra seguridad" les ha dicho Obama a los empleados de la CIA. Al tiempo que desclasificaba los documentos, el presidente Obama indicó que su gobierno no investigará (no castigará) a los agentes que hayan empleado esos métodos de interrogación "de buena fe, convencidos de que estaban dentro de la legalidad". En la CIA temen que, si no el gobierno, sí alguien los acabe investigando y alguno de ellos acabe en la cárcel por haber torturado. Tienen miedo a represalias y dicen que con ese miedo a futuros castigos se dificulta el trabajo eficaz de los agentes.

Levantarles la moral
"He venido en persona para traeros un mensaje muy sencillo: gracias" ha dicho Obama al empezar su discurso en la sede de la CIA. Les ha dicho que entendía que estos últimos días han tenido que ser difíciles para ellos, y ha puesto lo mejor de su talento para transmitirles empatía e infundirles confianza en una agencia que trabaje sin usar la tortura. "Los Estados Unidos son más fuertes y más seguros cuando despliegan a la vez su poder y el poder de sus valores". Y les ha dicho que entendía que esas normas de conducta en las condiciones post-11 de septiembre, cuando tienen miedo y se sienten amenazados, son más duras: "Sí, vuestro trabajo es ahora más duro, el mío también. And that is OK".

Todos molestos
En estos momentos el Presidente Obama tiene molestos a los dos bandos del debate sobre la tortura. A la CIA por lo comentado más arriba, y a los grupos de derechos humanos y a muchos en su partido por la decisión de no juzgar a quienes practicaron la tortura, ni a quienes la autorizaron.

A propósito de la cadena de mando
Aquí se sigue la investigación que quiere abrir el juez Garzón contra algunos altos cargos del gobierno Bush y, además de algún chascarrillo más o menos afortunado -menciones a la Inquisición o la muletilla "nada más y nada menos que España" ("of all places, Spain")- las informaciones suelen incluir este comentario-contexto: la iniciativa de este juez precisamente cuando el gobierno español tantas ganas tiene de mejorar las relaciones con el gobierno de los EEUU seguro que crea tensiones políticas en España porque Obama ya ha dejado claro que él no está por la labor de investigar, ni juzgar el pasado.

A propósito de la tortura
El New York Times publicó el domingo un artículo que intentaba dar algunas respuestas a por qué nos escandaliza y sobrecoge mucho más la tortura que las matanzas de una guerra. Por qué digerimos mucho mejor los muertos por una bomba o un misil que los relatos de tortura.

P.D. Lobo, con lo de la aldea (tu comentario en el post anterior) ¿te refieres a la e-aldea global ésta que compartimos o a lo que tú sueles referirte como ínsula?.

¡Menudo cambio! Bueno...no tanto

Así más o menos resumen el estreno internacional del Presidente Obama en los artículos que he leído estos días en los Estados Unidos.

¡Menudo cambio!
Obama no es Bush. Se ha confirmado. Obama ha repetido hasta la saciedad que iba en plan humilde, a escuchar y no a dar lecciones, y ha reconocido y criticado la arrogancia pasada de los Estados Unidos respecto al resto del mundo. Y eso es una big, big difference para los estadounidenses y, mucho más aún, para los europeos. Si a eso le añadimos las dosis de carisma, glamour y marketing de primera que lo acompañan tenemos lo que se ha visto, multitudes que lo vitorean, dirigentes europeos que se pelean por una foto con él y compiten por ver quién le echa más piropos. Obama además ha llevado la campaña electoral made in USA a los europeos con esos town hall que ha hecho en el corazón de la vieja Europa, o ese acto multitudinario en Praga. Se ha puesto micro en mano a explicar (con ánimo de convencer) a los jóvenes europeos la perspectiva estadounidense. "Hemos hecho bien en elegirlo" es el subtexto de esos análisis.

Bueno, tampoco es para tanto
Ahora bien, cuando los periodistas y columnistas estadounidenses analizan los resultados de la gira, que aquí reducen prácticamente a las cumbres del G20 y de la OTAN, el balance es menos eufórico. Está más en la línea del modesto "OK" que otorgó el propio Obama en la rueda de prensa de Londres. Mucho hacerle la pelota -vienen a decir estos comentarios- pero los europeos no han cedido ni en lo de los planes fiscales y de inversiones para estimular la economía -aunque sea a costa del déficit y la inflación-, ni en lo de mandar más tropas a Afganistán. Obama sólo ha conseguido -se quejan estos analistas estadounidenses- 5.000 militares más de la OTAN, de los que, además, la mayoría no irá a zonas de combate, y apenas se quedarán más allá de la fecha de las elecciones.

Eje París-Berlín
Por lo leído estos días se consolida una vez más que, visto desde aquí, "Europa" son Francia y Alemania, y que la Gran Bretaña es una isla en el Atlántico literal y metafóricamente con su special relationship con los EEUU.
Fuera de los tres europeos grandes de siempre, aquí destacan un encuentro bilateral, el de Barack Obama con el presidente ruso, Dmitri Medvedev. El principio, no de una amistad, pero sí tal vez de una relación de trabajo entre dos pragmáticos. Eso dicen.

Lingua franca
Esto no lo destacan los comentaristas estadounidenses, esto lo pongo yo de mi cosecha. Obama ha sabido -una vez más- utilizar en beneficio propio algo que estaba ahí, que todos sabíamos y de lo que ya teníamos pruebas, pero que ningún político antes se había atrevido a usar y poner tan en evidencia como él: si no todos, sí casi todos los jóvenes con estudios hablan inglés en todo el mundo. Y, al igual que hizo con internet, facebook y todo el mundo de redes virtuales, Obama ha decidido jugar esa baza. Lo hizo en verano en Berlín y lo ha hecho ahora en Estrasburgo y en Praga.

PD-1 Mientras tanto en su ausencia
Mientras el presidente Obama demostraba en Europa lo que aquí ya sabíamos y había quedado claro, que haciendo campaña y vendiendo él es un "crack" y su equipo también, en casa, en los EEUU, el paro ha seguido batiendo records. Se pierden una media de 600 mil empleos al mes. Y se han producido nuevos casos del cocktail trágico: alguien a quien se le "cruzan los cables" + facilidad para comprar armas.
Y hay quien empieza a decir que no basta con no ser Bush. Welcome back, Mr. President.

PD-2 Me he saltado una de mis normas, escribir en el blog mientras me tomo unos días de descanso. Os dejo, voy a ver la final de la NCAA, la liga de baloncesto universitario, más que nada para ver si Obama acierta y acaba ganando la Universidad de Carolina del Norte, equipo por el que él apostó hace semanas. Saque de honor, Larry Bird y Magic Johnson.

Nous sommes tous Américains (las ganas)

Esto que escribo hoy es una especie de segundo capítulo, de continuación, del artículo que publiqué en este blog la noche de la victoria de Barack Obama.

"Nous sommes tous Américains"
(todos somos americanos/estadounidenses) tituló el periódico francés "Le Monde" al día siguiente de los atentados del 11 de Septiembre. En el town hall en Estrasburgo el Presidente Obama lo ha recordado, sin mencionar al periódico. Entonces "Le Monde" escribió ese titular por solidaridad. Y hoy, al oir la frase en boca de Obama y ver el recibimiento que está teniendo en su gira internacional, he pensado que hoy el titular podría ser "Nous aimerions tous être Américains" (a todos nos gustaría ser estadounidenses), pero en esta ocasión, no llevados por la solidaridad, sino por la envidia. Y no me refiero sólo a los franceses.

La acogida que los Obama están teniendo en las calles de Londres, Estrasburgo, Baden-Baden... y en los encuentros con mandatarios internacionales, o en una escuela de un barrio londinense es fruto, sí, del cambio de tono respecto a Bush, el carisma, el glamour, el status casi hollywoodiano que tienen y el marketing, pero, por lo visto y oído desde la distancia (desde el otro lado del charco) percibo que hay algo más profundo y, si me lo permitís, más emotivo, que mueve ese entusiamo. La ascensión democrática de Barack Obama al PODER la sienten muchos "parias de la Tierra" como propia, en la medida en que les da esperanzas de que en un mundo donde mandan los occidentales blancos del hemisferio norte los "otros" (ellos) pueden llegar a tener más voz, más voto, más futuro. Las multitudes que estos días esperan y vitorean a los Obama en las calles europeas son de una diversidad racial/étnica elocuente.


En Londres y tras el encuentro bilateral el primer ministro de la India, Manmohan Singh, elogió no sólo el carácter histórico de la presidencia Obama, sino también, "la esperanza y las expectativas que ha traído a los oprimidos de la Tierra. Usted es un modelo, un ejemplo a seguir (a role model)". Contó el primer ministro que antes de salir para el G20 su hija le había entregado un libro de Obama con el ruego de que, por favor, le pidiera a Obama que se lo firmara. Sus palabras transmitían sincera emoción.

Más o menos a la misma hora, Michelle Obama, en ese papel de Primera Dama que considero arcaico, pero que sigue vigente y tiene gran proyección, congregó a centenares de personas en la calle de la escuela que iba a visitar. Una vez dentro, Michelle Obama habló a las alumnas como acostumbra a hablar a los alumnos de las escuelas que visita en Washington DC y que, como la de ayer, son escuelas de minorías étnicas y de clase muy modesta: "Estudiad. La educación y el esfuerzo son la llave del éxito, de la prosperidad (...) Me gusta ser inteligente, estudiosa, puntual, disciplinada...Y eso es lo que ha hecho posible que yo, viniendo de una familia de clase trabajadora, esté hoy aquí como la primera Primera Dama afroamericana de los Estados Unidos (...) os miro a vosotras y veo diamantes en bruto y el mundo tiene que saber que hay diamantes como vosotras en todas partes." Las alumnas y la primera dama se emocionaron. Las alumnas querían tocarla, abrazarla, y la primera dama las invitó a que lo hicieran. Las había de origen asiático, africano, con velo, sin velo, blancas...



Hay imágenes y acciones con más poder que cualquier discurso. Y la cotidianidad de ver a un hombre negro (birracial, dicen aquí cuando quieren afinar) ejerciendo el cargo político más poderoso del planeta y a una familia negra, como modelo digno de ser imitado tiene mucho poder.


De broche, el touching moment.


Diga lo que diga el protocolo y sin entrar en si la Primera Dama de los Estados Unidos se lo saltó o no, una de las lecturas que hice cuando lo vi fue: ahí tenemos a una descendiente de esclavos de las colonias poniendo su brazo sobre la intocable Reina de Inglaterra. What a moment!

The USA ya no es lo que era

Así resumo el espíritu de muchos artículos sobre el G-20 que he leído en la prensa estadounidense estos días. Los Estados Unidos ya no son en el mundo lo que eran. Para lo bueno, y para lo malo.

Modelo económico
Estados Unidos, dicen los analistas aquí, ya no son el modelo económico a imitar porque han sido sus recetas, sus ideas, sus prácticas financieras de los últimos años las que han ocasionado esta grave crisis mundial. Por lo tanto, dicen, tenemos que ir a Londres conscientes de ello y mostrar humildad. Hacer nuestra propuestas, pero con humildad porque no está el resto del mundo con cuerpo para aguantarnos una lección sobre economía. Y el presidente Obama, listo y disciplinado él, así lo ha hecho en la primera rueda de prensa que ha tenido, junto al primer ministro Gordon Brown, "he venido a escuchar, no a dar lecciones".

Los manifestantes no nos odian
Londres es un festival de manifestaciones. Pero, miracolo!, en estas protestas los manifestantes no queman banderas de los Estados Unidos, ni fotos de nuestro presidente, se maravillan los periodistas estadounidenses. Y es que el presidente this time es Barack Obama, Obama Superstar, popular, aún, y a prueba de la ira popular aquí y allá.

La paradoja-1
La gran paradoja de este G20 por lo que a Estados Unidos se refiere, repiten aquí los analistas, es que nos echan la culpa de esta crisis, hemos perdido autoridad en economía porque son nuestras recetas irresponsables las que han originado esta crisis, pero al mismo tiempo esperan de nosotros, representados por Obama, una receta mágica para salir de la crisis.

La paradoja-2
Una de las razones que llevó a muchos estadounidenses a votar por Barack Obama y, luego, a muchos más a alegrarse de su elección es que estaban convencidos de que sólo por ser él el presidente mejoraría la imagen internacional de los Estados Unidos y este país recuperaría el prestigio perdido con la guerra de Irak y las medidas adoptadas por el gobierno Bush en la "guerra contra el terrorismo". Y hasta hora las encuestas confirman el "efecto Obama". La paradoja, o la ironía del destino, es que una vez presidente la principal batalla que tiene que librar Barack Obama es la crisis económica y en ella los Estados Unidos tienen también el presitgio por los suelos, por lo comentado más arriba.

Intercambio del humorista Jon Stewart con el periodista John Cafferty:
-JS: Hablamos mucho de ira popular, pero ¿dónde se ve? ¿Dónde las acciones que vemos en otros países? ¿Qué pasa? Es como si aquí cuando nos da un ataque de ira lo más que hacemos es mandar e-mails con MAYÚSCULAS.
-JC: Aquí cuando nos da un ataque de ira elegimos al primer presidente afroamericano. Si este país eligió a Obama fue por el desastre del gobierno de Bush, Cheney y Rumsfeld. Sin ese desastre, habrían elegido a Hillary o a McCain o a cualquier otro.


Y hablando de paradojas
, el arranque de Maureen Dowd (la Maruja Torres del New York Times) en su columna de hoy: "Sabes que tienes un problema cuando la Vieja Europa te regaña por ser demasiado socialista."

God save your gracious G20!

Lorenzo Milá


Lorenzo Milá es el corresponsal de Televisión Española en Washington, Estados Unidos.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios