« Festival de Nantes 2012. Cine español en Francia. | Portada del Blog | »

Televisión Vs Cine

    jueves 10.may.2012    por Gerardo Sánchez    6 Comentarios

Somos cinéfilos. Amamos el cine. Y los que tenemos cierta edad, podemos presumir de haber visto ingentes cantidades de películas en donde deben verse.: en el cine. Pero el éxito obtenido durante los últimos años por series como Los Soprano, The Wire, o actualmente Juego de Tronos o Mad Men, nos invita a replantearnos algunas ideas que parecen preconcebidas.  A fin de cuentas, sin cineastas reconocidos, como Martin Scorsese o Todd Haynes. están dando l mejor de si mismos en la Televisión con series com o"Boardwalk Empire" o "Mildred Pierce", ¿porque algunos dudan aún?

Hoy día no son (somos)  pocos los que consideran (consideramos) que buena parte del mejor cine actual se hace para la televisión. En ocasiones resulta sonrojarte ver la oferta de estrenos semanales, y por consiguiente, ver ciertas películas  en la gran pantalla. Por contra, cuesta dar crédito al hecho de estar asistiendo al gran cine en la cada vez menos pequeña pantalla de televisión. Cine y televisión, o cine, contra la televisión; porque ambos medios no siempre tuvieron unas buenas relaciones...

 En realidad, la idea de las series surgió en los años 30, con los seriales, como los de Dick Tracy. Aún no existía la televisión, pero de haber podido elegir ese medio, quizás Erich Von Stroheim no hubiese llorado como un niño al tener que cortar las 7 horas originales de "Avaricia". ¿Una serie de 7 capítulos llamada “Avaricia”?.

             La televisión como tal cobró un fuerte impulso en Estados Unidos tras la segunda guerra mundial. Pero era en verdad una pantalla muy pequeña, y el cine bien que se reía de ella en diversas películas. Sin embargo, algo tenía aquel medio, porque el cine pronto se vio amenazado por su presencia doméstica.

             Para combatir aquellas pobres imágenes, el cine se pasó masivamente al color, primero, y al cinemascope, después, con la esperanza de que el hecho de ofrecer algo que no podía verse en casa arrastrase a la gente al cine.

            El cine, en el cine, decía un anuncio que se ponía en los cines hace unos años. Hoy todo es un poco más complicado, y no solo porque la oferta de cine en casa es casi siempre superior en calidad a  la de las salas, sino porque la magia de ir al cine se quedó en algún punto perdido en el tiempo. Sencillamente ya no hay salas de cine en muchos lugares. Y no es consuelo pensar en los maleducados que nos molestan en la sala (donde afortunadamente las haya) con su cháchara, o sus móviles.

            Pero, en esencia, el cine tiene, o quizás mejor, tenía, eso que llamamos  “glamour”, como bien nos recordaba el personaje de Martin Landau en The Majestic  cuando decía “¿que glamour hay en mirar una pequeña pantalla en el salón de tu casa...?”. Lo cierto, también es que tiempo atrás, la televisión era esperada con ansiedad, porque prometía algo grande, y si, ante la tele nos plantamos como ante un altar...

 Que la televisión podía ser algo maligno ya lo imagino Chaplin en Tiempos Modernos, y después Orwell en su 1984 y el gran hermano que todo lo vigilaba. Y Ray Bradbury y François Truffaut idearon una televisión para bobos, eso si, plana, panorámica y de gran tamaño. Hace de eso más de 40 años.

             Volviendo a los que nos ocupa. Por un lado, durante los años 50, en Estados Unidos, las Majors intentaron boicotear a las televisiones, no facilitándoles contenidos, esto es, películas. Ello empujó a las televisiones a producirlas ellas mismas. El resultado, un cine de bajo presupuesto, mucho más cercano a la realidad, que renovaría el panorama cinematográfico estadounidense, en particular, para finales de aquella década, de la mano de aquellos a los que se conoció como "Generación de la televisión", entre los que estaban Sidney Lumet y Sidney Pollack, Arthur Penn, Martin Ritt, o Derlbert Mann...

             Por otro lado, algunos directores “de cine” empezaron a sentir curiosidad por aquel medio. John Ford fue uno de los primeros. Ya en 1955, dirigía para la televisión "Rockie of the year" un capítulo de la serie Screen Directors Playhouse,  además de avalar el paso a la pequeña pantalla, en forma de serie, de su película "Wagonmaster", con el mismo Ward Bond como protagonista.

             Aquel transito era sólo el comienzo. y significaba, fundamentalmente, que los días de las películas de serie B tocaban a su fín...

             Otro precursor fue Alfred Hitchcock, quien con las varias temporadas de su serie Alfred Hitchcock presenta, le sacó un gran partido al nuevo medio, utilizando aquellas pequeñas películas para televisión como ensayo para sus películas “de cine”.

             En Europa, Roberto Rossellini mostraba una temprana atención por el nuevo medio y las posibilidades que le brindaba para llevar a cabo una tarea que él consideraba “didáctica”, con sus diversos trabajos para la televisión, como los documentales 'INDIA',  'SOCRATES', 'PASCAL'   'DESCARTES' o la serie "los hechos de los Apóstoles".

             Volviendo a Estados Unidos, a comienzos de los 60 las televisiones estaban ya inundadas de series que abarcaban todos los generos. Los más clásicos tenían fuerte presencia, con westerns como "Wanted: dead or alive", el debut de Steve McQueen, u otros como "Maverick", debut de Clint Eastwood...  y otras series que se convertirían en míticas.., como  Daniel Boone"  "Bonanza" o el "El virginiano", o la serie previa a su salto al cine de Sam Peckimpah: The westerner.

             Pero no fue solo el western el género que encontró en la televisión un aliado. Durante los 50 se habían desarrollado un tipo de películas de ciencia ficción que no eran sino una metáfora de la amenaza comunista producto de la guerra fría. En ocasiones nacidas a partir de ellas, surgieron algunas series que abundaban tanto en la idea de la exploración del espacio como en la amenaza extraterrestre....

             Si "perdidos en el espacio" era casi un “spinoff” de "Planeta prohibido".... "Tierra de gigantes" debía no poco a "El increíble hombre menguante" de Jack Arnold.

             Por otro lado, la amenaza extraterrestre estaba presente en títulos como "los invasores", y la idea de los viajes, en tiempo y espacio, en series como "El túnel del tiempo", Y la de mayor éxito de todas ellas, "Star trek" producida ya en la segunda mitad de la década....cuyas secuelas y franquicias, televisivas o cinematográficas, llegan hasta nuestros días.

             También era ciencia ficción "Viaje al fondo del mar" con las maravillosas aventuras de submarino “Seabius”, o la deliciosa "Guardianes del espacio", "Thunderbirds" en original, esta última creada por Gerry Anderson en su sistema “Supermarionation”.

     También el terror tuvo su mina en dos grandes series. Por un lado, Universal resucitaba a sus “Clasical Monsters” en su serie “Los Munster”, que competían por la audiencia con otra familia monstruosamente disfuncional, y a la vez, genuinamente americana como eran “Los Adams”.

             Aquellos monstruos daban muy poco miedo, entrando de lleno en el campo de la comedia y de la guerra de los sexos, subgénero que tocaron tanto estas series como las fantásticas "Embrujada" (un Mad Men made in sixties) o "Mi bella genio". La primera con una guapísima Elisabeth Mongomery como una bruja tan eficaz como buena esposa. y objeto de versión cinematográfica hace pocos años, y la segunda, con Larry Hagman como un astronauta con una (bella) genio particular que estaba a sus órdenes para (casi) todo lo que el amo dispusiera...

             Capítulo aparte dentro del apartado guerra de los sexos, versión televisiva,  merecen los “cartoons” de Hanna Barbera, como "Los Picapiedra", y su versión futurista que fueron "Los supersónicos", obvios modelos a seguir por nuestros contemporáneos "Los simpsons" y "Futurama".

             Comedia era "El súper agente 86", el inefable Maxwell Smart, agente del recontra-espionaje creado por Mel Brooks, que ha visto también recientemente reeditadas sus caóticas aventuras para la gran pantalla. El super-agente 86 era una parodia de las películas, y series, de espías, quitaesencia de las cuales fueron "El santo",  y series como "Misión Imposible" o "Los Vengadores" (no confundir con los de Marvel)... ambas también llevadas al cine años después.

             Del genero de espías, al de policías y ladrones, al thriller, en suma, en sus muy diversas formas, como "Los Intocables", con la ley seca y los gansters de trasfondo, o "El fugitivo", llevadas ambas al cine. Como también "Ironside", con James Burr como un abogado en silla de ruedas que suple su falta de movilidad con su inteligencia.

             En España que por aquel entonces era en verdad diferente, una figura aislada se empeñaba en ennoblecer la ficción televisiva: Narciso Ibáñez Serrador, quien con sus historias para no dormir, consiguió llenar de pesadillas los sueños de los españoles para los que su imaginación era su único reducto de libertad...

             Para finales de los 60 la ficción televisiva estaba plenamente asentada, muy especialmente en Estados Unidos. Pero en 1969 algo iba a cambiar, e la mano de un joven de 19 años.

 Aquel 1969 Neil Amstrong pisaba la luna, Los Beatles grababan su último disco, y Eddie Merxx ganaba su primer Tour de Francia. Peor en lo que nos toca a nosotros, Steven Spielberg dirigía una de las dos parte del episodio piloto de “Night Gallery”.

             Spielberg tenía apenas 21 años, y con esa edad dirigía a toda una vieja gloria como Joan Crawford. El Estilo de Spielberg chocó con las convenciones del medio al renunciar a usar un tipo de planos más cortos, dada la pequeña pantalla televisiva, para planificar tal y como era norma en el cine.

             Spielberg aún pondría su firma en series como “Marcus Welby” o “Colombo” Sin pretenderlo, el joven Spielberg representaba el futuro de lo que iban a ser las relaciones entre el cine y la televisión. Apenas un par de años después de su debut, dirigía para televisión "Duel" (El diablo sobre ruedas), que se estrenaría directamente en cines.

             Por aquellos años, un “autor” como Ingmar Bergman aprovechaba la pequeña pantalla para contarnos alguna de sus grandes historias. "Secretos de un matrimonio" fue pionera de un modo de hacer que con el tiempo sería normal... Bergman repetiría años después con "Fanny y Alexander", y tras su retiro oficial, con "Después del ensayo", "Creadores de imágenes" y finalmente con "Saraband"..

             Otro autor, el alemán Rainer Werner Fassbinder, se atrevía la monumental novela de Alfred Döblin, “Berlin Alexander Platz”. Mientras, en Italia, la RAI, o en Gran Bretaña la BBC, establecían tanto ejemplares formas de colaboración entre cine y televisión, como ejemplares muestras de la mejor televisión posible.

             Paralelamente a esta nueva televisión de autor, el mundo de las series convencionales, cuya primera edad de oro hacía años que había terminado, daba inequívocas muestras de agotamiento. Lo kitch y lo hortera habían sustituido a la imaginación y el talento de años atrás, aunque como siempre, con excepciones. En España, fueron los años de las adaptaciones literarias, con algunos muy buenos resultados, y otros no tanto.

             Antes de la revolución de HBO, fue la revolución de “Twin Peaks”, o como meter el turbio mundo de pesadillas de David Lynch en el salón de cada casa. La serie se prolongó innecesariamente en una segunda temporada en contra de los deseos de David Lynch, pero cambió la manera con la que la televisión podía enfrentarse a la ficción...

             Había una cosa clara: en Europa el cine ya dependía de la televisión, y el camino iniciado por la RAI en los 70 nos ha permitido ver obras maestras como "La mejor juventud", serie, y a la vez película en dos partes, que nos convence de que un buen producto no nace para una u otra pantalla...

             Tras unos años de transición en el mercado estadounidense, en el que triunfaban las comedias tipo “Cheers” o “Luz de Luna”, el camino parecía abierto para los grandes éxitos que serían series como "Friends" o "Frazier", mientras la televisión de pago HBO comenzaba a revolucionar el concepto de serie de televisión, cambiando definitivamente el formato.

             Gracias a HBO pudimos ver miniseries como "De la tierra a la luna", la crónica épica de la carrera espacial  o "Hermanos de sangre", rodada  a la estela de "Salvar al soldado Ryan" e igualmente impactante en el espectador. Pero también series en toda regla extendidas a lo largo de varias temporadas, como "A dos metros bajo tierra", humor negro para hablar de cosas muy serias, "Sexo en Nueva York", lujo y frivolidad para mujeres sofisticadas, "Deadwood", el western más sucio que haya visto jamás la pantalla, grande o pequeña, "Roma" una ejemplar incursión en la historia antigua de plena actualidad, o las inmensas "Los soprano" o “The Wire”, todas ellas distintas, todas ellas ejemplares por su enorme calidad...

             Al hilo de esa nueva forma de hacer televisión, surgen otras series de la competencia que se benefician de esa nueva forma de hacer... entre otras "Urgencias", gracias a la cual el mundo disfruta hoy del talento de George Clooney, "El ala oeste de la casa blanca" brillante incursión en los entresijos del poder norteamericano surgida del talento de Aaron Sorkin, o series de pura acción como "Alias", de JJ Abrams, cuyo capítulo piloto, "La verdad sea dicha", emitido sin interrupciones publicitarias, batió records de audiencia en la televisión americana. Abrams, nuevo niño prodigio americano, dio el salto a la gran pantalla tras el éxito de “perdidos” con la adaptación de “Star Trek” o ·Misión imposible”

              "24", con su acción en tiempo real, su pantalla partida, y el mundo al borde de lo peor, siempre durante un día entero... de nuevo "The wire", el mejor retratoo de la corrupción que la ficción televisiva o cinematográfica haya hecho jamás,  "The sield", "mujeres desesperadas".. "The office" o el incombustible éxito de CSI y sus franquicias, así como el de una serie de animación como es "los Simpson" no son sino ejemplos de enorme y gratificante diversificación de la ficción televisiva en nuestros días. Hoy día esperamos con ansiedad la nueva temporada de “Mad Men”, el lado menos brillante del sueño americano, “Breaking bad” o producciones de calidad de la BBC como son “Los Tudor” o “Dontown Abbey”.   

            En los últimos 50 años el cine ha cambiado, si, pero la televisión también... si las salas desaparecen, la televisión, tal y como la hemos conocido, parece tener los días contados... el DVD y el cine en casa, la televisión de pago, la alta definición, y sobre todo, Internet, el visionado en “streaming”  invitan a pensar en un futuro en el que probablemente el espectador sea menos esclavo de la voluntad de exhibidores, distribuidores, programadores o anunciantes. Otra cosa es que estos asuman que su papel ya no será el que fue, y que el protagonismo, presumiblemente sin intermediarios, será definitivamente para el espectador, y sobre todo, muy especialmente, para aquellos que sigan poniendo su talento al servicio de algo tan noble y sencillo como es hacernos soñar y entrenarnos durante un buen rato.

Categorías: Cine

Gerardo Sánchez   10.may.2012 21:04    

6 Comentarios

Lo has redactado tan bien qué, poco queda más por añadir.Lo mismo ocurrió en los años 80 cuando podíamos ver películas en el cine, ( quién dice 80 dice los 70 pero en el margen de posibilidades domésticas) paso con el vhs/beta max , la fortuna de poder adquirir películas compradas o en alquiler en casa.El cine se vio amenazado.No digamos ahora con la Ley Sinde e internet.Sin entrar a juicios de valor, no debemos tener miedo a internet porque se está proyectando como la plataforma de soporte digital perfecta para ver películas ( siempre entrando en la legalidad ).Y no por ello el cine , no me gusta llamarlo industria, me recuerda a mi amigo Alejandro, tiene que repelerse o contraerse.
Tan solo añadir un par de ejemplos de series más "Hermanos de Sangre", "The Pacific", y "Mad Men" y posiblemente me de en el tintero muchas más disculpen.Un saludo.

viernes 11 may 2012, 00:53

El cine de Hoy no vale la pena.

viernes 11 may 2012, 18:17

lo de que las peliculas donde deben verse es en el cine lo lamento pero ni en broma el cine es un buen lugar donnde ver nada gente riendo hablando haciendo comentarios ironicos o estupido (esto debo admitir en ocasiones hasta te hace reir mas que la propia pelicula) no puedes fumar no puedes hacer una pausa para pillar algo de beber comer miccionar etc etc si te pasa alguien que no aguanto mas por delante te jodes no puedes rebobinar y encima te clavan minimo 8 euros sin tener en cuenta el tener que sentarte donde vete a saber quien se ha sentado antes no es comodo y para mi que soy alto nunca falta el que te pide que agaches la chota y el 80% de las veces sales de peor humor que cuando has entrado porque la pelicula era una soberana mierda pinchada en un palo
me quedo con el videoclub pero como estamos en crisis y el mundo esta lleno de piratas antes me paso por peliculas yonkis y la veo no sea que me timen otra vez primero pruebo y despues pago (con los vengadores casi tango que mala no la llege a terminar si voy al cine salgo azul)
y con los videojuegos igual primero lo descargo y si me parece que vale la pena me lo pillo pa la coleccion de la estanteria

sábado 12 may 2012, 06:46

NO SE PUEDE HACER UN REPASO POR EL TEMA DE LAS SERIES Y PASAR DE LARGO EL MAYOR IMPACTO JUNTO CON "JUEGO DE TRONOS", ESTO ES, "THE WALKING DEAD", AUNQUE LA SEGUNDA TEMPORADA ESTUVO UN POCO LENTA. ES UNA SERIE QUE SERÁ UN CLÁSICO Y REFERENTE EN EL FUTURO.

SALU2

sábado 12 may 2012, 14:33

Aunque comparto las opiniones , me quedo con el discurso de uno de los miembros de la academia, el cine puede verse en múltiples plataformas, es cierto, pero nunca igualará a una sala de cine, con su sonido envolvente y pantalla, por mucho home cinema que tengamos.Buenas noches.

sábado 12 may 2012, 22:12

como dices en teoria el sonido y la pantalla del cine son topegama pero MRX tiene razon ese plus se esfuma por el ruido en la sala y demas incomodidades

domingo 13 may 2012, 01:20

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Dias de Cine

Bio Días de Cine

Días de Cine comienza su temporada 22. A partir del 6 de Octubre, entraremos en el año 23 DDC. Esto se debe a que el programa comenzó su emisión un 6 de Octubre de 1991. Como decía una película: "Hace mucho tiempo, enuna galaxia lejana, muy lejana".
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios