3 posts con categoría "Weblogs"

Prevención ITS: ¿nos protegemos suficiente?

Condom-538601_640

En general, no falta información sobre cómo protegernos ante Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y embarazos no deseados. Todos sabemos qué son, que están ahí y que el preservativo es el método que nos protege de ambas cosas. Además es un recurso accesible. Pero informaciones recientes muestran que el contagio de ITS está en aumento. Y, aportando datos concretos, según la encuesta de salud sexual del CIS, un 57,9% de personas entrevistadas no usaron protección en la primera relación sexual y un 37,4% dijo que no siempre usó medidas de protección cuando tuvo relaciones sexuales con alguien a quién apenas conocían. Un 37,4% es un porcentaje nada despreciable cuando estamos con alguien de quién poco sabemos.

Si información no nos falta, ¿por qué que no nos protegemos lo suficiente? Pueden haber varios motivos. El primero es que el miedo ante las ITS ha disminuido. Por otro lado, tenemos una percepción baja de riesgo, ese “a mi no me va a pasar” que piensan sobre todo los más jóvenes. A ello se unen excusas, algunas de las más frecuentes son: “con el preservativo no se siente lo mismo, disminuye el placer” o “no tenía un condón a mano”. También es habitual utilizar argumentos emocionales: “¿no confías en mí?”. Empecemos por desmontar estas tres excusas:

“Con el preservativo disminuye el placer”

La percepción de placer es subjetiva y, por lo tanto, no podemos discutirle a alguien si siente más o menos placer. Ahora bien, si podemos dejar claro que al aumentar el miedo o la tensión durante el coito se disfruta menos. Si aún así, no hay preocupación y se disfruta durante el encuentro, habrá que ver qué pasa al día siguiente. Una relación satisfactoria no es solo lo que pasa durante ese momento, sino también el día después. Y si ese post-encuentro se traduce en varios días de nervios, angustia y comeduras de cabeza, el rato de gloria es posible que no compense lo suficiente.

“No tenía el preservativo a mano”

Se pueden hacer muchísimas cosas en el sexo que nos permiten disfrutar, solo una tiene riesgo de embarazo y muchas no tienen riesgo de contagio de infecciones. Podemos besar, acariciar, lamer, chupar, masajear… todo el cuerpo (no solo los genitales). Pero tenemos la idea de que eso son prácticas secundarias. Hay una norma subjetiva en sexualidad que dice que “si puedes hacer un coito, hazlo, no desaproveches la oportunidad”. Y es un gran error porque el objetivo no es el coito, sino disfrutar.

“¿No confías en mí?”

¿Qué decir ante esto? Yo confío todo lo que quieras, sí, pero usemos preservativo para el bien de los dos. Y si alguien se enfada ante este argumento, entonces sí empieza a dar motivos para desconfiar.

Hay más excusas y más situaciones. Todas ellas rebatibles, seguro. Nos tenemos que tomar en serio que los riesgos están ahí, ser conscientes de que no son solo teoría, en la práctica ocurre. Que nadie es inmune a ellos. Que protegernos no es complicado. Y que el sexo, cuando más se disfruta, es cuando es seguro.

 

De todo esto hablamos en mi sección de sexo en Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García. En el siguiente podcast puedes escucharlo, a partir del minuto 32.

Categorías: Weblogs

Arola Poch   16.ago.2018 14:32    

Hablar de sexo con los hijos

Silhouette-1082129_640

Cuidado, que hay ropa tendida. Esta o similar expresión se oye cuando se habla de un tema poco adecuado delante de niños y niñas. Muchas veces ese tema "poco adecuado" es todo lo vinculado a la sexualidad. Curiosamente, a otros asuntos no se les da la misma importancia. Por ejemplo, se habla de cosas violentas y no preocupa tanto. Alguien puede argumentar que en la vida hay violencia y los chicos y chicas han de saber que existe. De acuerdo. En la vida también hay sexo. No estoy pensando, por supuesto, en conversaciones donde prime un punto de vista más, digamos, explícito, sino en una charla normal. El sexo como un tema más. Ahí es donde muchas veces se yerra, cuando el sexo pasa a ser un tema "diferente", un tema a esconder. No tratarlo como cualquier otra cuestión le está dando una información a nuestros hijos concreta y letal: de sexo no se habla.

Si tratamos el sexo como un tema tabú, estamos perdiendo la enorme oportunidad de aportar nuestro punto de vista a los hijos. El sexo está ahí y todo el mundo (TV, medios, series, Internet, redes sociales, publicidad, amigos...) le habla de sexo a los chicos. Si como padres no lo hacemos, cuando los jóvenes tengan una duda acudirán a fuentes quizás menos fiables. Evitar el tema no les protege, sino todo lo contrario.

Hay quién esgrime que hablar de sexo puede despertar impulsos en los jóvenes. No nos engañemos: el impulso se despertará igualmente. La diferencia es que cuánta más información tengan y menos se dejen llevar por mitos o estereotipos, más fácil será que los chicos y chicas sean responsables de su sexualidad y sepan gestionarla con responsabilidad y sin presiones.

El sexo es un tema que causa cierto pudor y es posible que haya padres y madres que no sepan cómo enfocarlo. Lo primero es no ser demasiado autoexigentes: no hay que saberlo todo y no pasa nada por aceptar que el tema nos pone nerviosos. Pero es necesario hablar hasta donde lleguemos sin rehuir preguntas. Si desde pequeños hablamos con ellos, cuando crezcan seguiremos hablando. Pero si se les enseña que de ese tema no se habla, cuando lleguen a la adolescencia será mucho más complicado, para ambas partes, empezar a conversar sobre sexo.

En definitiva, el sexo debe ser tratado como cualquier otro tema. Ni más ni menos.

 

Tratamos esta cuestión en mi sección semanal de sexo en Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García. A continuación encuentras el podcast, a partir del minuto 30.

Categorías: Actualidad , Weblogs

Arola Poch   10.ago.2018 11:50    

El mito de los preliminares

Illustration-1948906_640

Dejemos las cosas claras: los preliminares (en el sexo) no existen. Sí, sé que es habitual hablar de ellos y decir que son necesarios y fantásticos en cualquier encuentro erótico. Pero, insisto, no existen. No estoy hablando, por supuesto, de las prácticas sino de la palabra y su significado. Es el concepto lo que hay que erradicar.

Preliminar es aquello que antecede o se antepone a la acción, que prepara para lo importante. Para que nos entendamos, son como los teloneros de un concierto de nuestro grupo de música favorito. Con ello implicitamente estamos diciendo que lo importante de un encuentro sexual es el coito y lo demás son prácticas previas para preparar el asunto. Con esta idea, los juegos eróticos no se valoran lo suficiente, pudiendo ocurrir que se pase por ellos como un mero (y rápido) trámite para llegar al objetivo ansiado. Como quién aguanta al telonero pero está pensando en que acabe para que empiece lo bueno.

Muchas veces se oye aquello de que hay que darle más importancia a los preliminares. Y como idea está muy bien, pero la propia frase encierra una contradicción: hablar de preliminares mantiene el foco en el coito. Con lo que debemos empezar ya a desterrar esta palabra de nuestro vocabulario (al menos en lo que respecta al sexo) y usar mejor juegos eróticos.

Los juegos eróticos no son prácticas secundarias ni menores. Un encuentro sin coito no es “incompleto”. Y, por cierto, los juegos eróticos no son más para las mujeres. Esta es otra idea estereotipada según la cual los hombres siempre tienen ganas y las mujeres somos más frías, más lentas. Todo ello son mitos que dan una visión muy pobre del sexo y que dificultan el goce.

No focalizar la atención únicamente en el coito sirve para solucionar ciertos problemas de insatisfacción, para quitar presiones en el desempeño vinculadas a potencia y duración y para aumentar el placer sexual. Los juegos eróticos se merecen que le dediquemos tiempo, atención y creatividad. Luego, si hay coito, fenomenal. Y si no, también. El objetivo no es penetrar, es disfrutar.

 

Sobre “preliminares que no son preliminares” hablamos en mi sección de sexo en Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García. A continuación encontráis el podcast, a partir del minuto 31:37.

Categorías: Weblogs

Arola Poch    2.ago.2018 12:52    

Arola Poch

Bio Sexuados

La sexualidad es una parte fundamental de la salud de las personas. Pero muchas veces no se le ha dado la importancia que tiene y hablar de sexo ha consistido en mantener estereotipos, fomentar titulares llamativos, continuar con trastornos y perversiones, limitar el tema a prácticas o posturas, etc. El sexo es mucho más que lo que nos han contado. Es conocernos, aceptarnos, respetarnos y expresar nuestra naturaleza sexuada de forma que nos haga felices.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios