« ¡A la salud de James Joyce! | Portada del Blog | Hoy entrevistamos a Julia Roberts.... »

Esta semana preguntamos: ¿Vemos el partido o vamos al concierto?

Hace meses que algunos compraron entradas para un concierto que iba a celebrarse un 20 de abril de 2011, tiempo antes de saberse que un día así iba a celebrarse una final de la copa de S.M. el Rey de dimensiones planetarias: Barça-Madrid. Ahora esos aficionados a la música se debaten entre ir o no ir, entre regalar la entrada para ver el fútbol o no ¿usted qué haría? Resulta que volvemos a encontrarnos con el fútbol en nuestro camino y no será el único día, el próximo miércoles vuelven a encontrarse F.C. Barcelona y Real Madrid en la semifinal de la Liga de Campeones, un encuentro que coincidirá con la entrega del premio Cervantes a Ana María Matute ¿le eclipsará a la escritora el eventu futbolístico o ella querrá verlo por la noche?

El caso es que esta semana queremos saber su opinión: ¿Aprovechan que el mundo entero está pendiente del fútbol para ir al teatro, al cine o a conciertos? ¿Suele ser un día para encontrar entradas fácilmente? Nuestro contestador gratuito está ya esperándoles 900 620 620 y nuestro blog también. ¿Una butaca en primera fila o partidazo en el sofá de casa?

7 Comentarios

Durante el mundial de fútbol de 2006, me perdí gustosamente el partido donde nos eliminó Francia por ver a la banda de mi adolescencia, Alice in Chains. Durante el concierto de los teloneros, alguien cantó un gol de España y toda la sala se puso a celebrarlo. El cantante preguntaba al público "¿pero qué pasa???". Entre tema y tema, alguien se lo explicó, fue muy gracioso... A la salida, la calle estaba llena de gente con banderas de España, yo no sabía el resultado pero se les veía en la cara...

Sin duda un concierto.
Pero soy de los que opinan que ambas cosas son perfectamente compatibles y si no mirad al gran Julio Ruiz.

Pero confieso que si no hay concierto a la vista, suelo aprovechar para ir al Ikea o similares que esos días están milagrosamente desiertos.

El mejor día del año pasado fue el de la final del campeonato mundial. Mientras toda España estaba sentada frente al televisor, aproveché para caminar hacia Los Pilones, en el valle del Jerte, y pasé un rato inolvidable, bañándome en completa soledad en aquel precioso paraje Espero que dentro de dos o cuatro años la selección vuelva a la final del campeonato de Europa o del mundo y yo pueda repetir mi excursión.

¡Madre mía, que se comparen estas dos cosas! Me parece absurdo, tanto como que en este país muchos músicos hayan de emigrar para llegar a ser algo, contando con que prácticamente desde que nacieron tienen que estar estudiando a diario; y si, tras tanto esfuerzo, llegan a ser famosos en el mundo de la música clásica, esto queda relegado a una minoría considerada elitista; y si van por la calle nadie los para, y si tocan maravillosamente el violín en el metro nadie se detiene a escucharlos, como le sucedió a Malikian. En cambio estos chicos del fútbol son los héroes nacionales; a los seleccionadores los hacen marqueses... Y, sobre todo, ganan unas cantidades indecibles de dinero mientras músicos, actores, científicos luchan contra la desconsideración y el anonimato. El fútbol potencia la competitividad, la agresividad, la violencia... El arte no. Cuando hay no sé qué partido, que eso es cada dos por tres, suspenden la programación en varias emisoras de radio y televisión para emitirlo. Cuando nos visita una celebridad del mundo de la música a veces no se enteran ni los interesados y en televisión raro es el concierto que se ofrece, sólo media horita por la mañana temprano: ¿en qué clase de país vivimos? Antes nos quejábamos de que el fútbol era un medio de manipulación del Gobierno para tenernos callados; ahora lo asumimos y que no nos lo quiten. Y bien, puede haber gente a la que le guste como deporte en sí, ¡pero es que ya no se trata del deporte! Es una especie de identidad local, regional, nacional..., con el disparate de que los representantes de un determinado equipo son casi todos extranjeros. :-) También lo llamaría yo "unión, cohesión de grupo". Los que son del A forman todos una piña, que están contra los del B, etc... Pan y circo.

Añadido a mi comentario anterior:
Voy a poner un ejemplo de los millones y millones que existen en el mundo de la cultura. Si pincháis sobre mi nombre (¡qué mal suena esa expresión!) hallaréis el blog que consagro a un excelso coro de niños bávaro, el de Tölz. Fue fundado en 1956 y pronto adquirió fama mundial gracias al trabajo y al tesón de su director, un joven estudiante entonces. El coro ha intervenido en grabaciones tan célebres y reconocidas como las del ciclo de Teldec de la Integral de Cantatas de Bach (Harnoncourt). Cada niño recibe una formación vocal perfecta y es capaz de cantar como solista excepcional, como prueban muchos discos que han logrado así restituir el sonido original a este tipo de piezas vocales de los siglos XVI, XVII y XVIII que eran interpretadas por niños en las voces superiores, dada la prohibición a las mujeres de cantar en la iglesia. Estos chicos comienzan su formación en el coro a los seis años y están hasta que les cambia la voz. Además estudian uno o dos instrumentos más. El esfuerzo que realizan es inmenso, como podréis imaginar, aunque ellos lo hacen voluntariamente. Tras el cambio de voz, muchos continúan sus estudios y luego son músicos profesionales.
Bien: ¿qué porcentaje de personas conoce, valora, apoya económicamente a este coro y qué porcentaje conoce, valora y apoya económicamente a futbolistas? ¿Es o no es injusto? Este coro está en crisis, no puede realizar muchos de los conciertos a que aspiraría por falta de patrocinadores... ¡Cuando debería ser declarado patrimonio cultural mundial! Y los futbolistas ganan lo indecible, son aclamados y reverenciados, algunos incluso obsequiados con títulos nobiliarios... Para mi gusto, insultante.
Y ya digo, como el ejemplo de este coro hay millones y millones: grandes artistas que luchan para poder desempeñar su labor y a los que reconoce una minoría... Porque el mundo del arte siempre será minoritario, desgraciadamente. ¿Y qué me dicen de los fondos para investigación científica? ¿Cuántos han tenido que emigrar a otros países para dedicarse a esta labor que redunda en provecho de toda la Humanidad? ¡Me indigno!
¿En qué clase de mundo vivimos?

En un país en el que con el futbol se arregla todo, no se habla ya del paro, ni de la guerra eny con Libia, ni del premio Cervantes, ni del Día del Libro, casi todo el mundo habla del RM-BARNA, y luego decían que con Franco se atontaba al pueblo con futbol y toros pero y ahora???

A mi no me gusta el futbol, no veo ningún partido aunque vi los mundiales cuando jugaba España, pero desde luego no me pierdo un concierto por un partido. Pero si además luego te lo repiten cienes y cienes de veces.

Mientras un País se mueva por el futbol, mal va la cosa.

Para cuando un marquesado a los investigadores y viven gracias una beca, mileurista,

Gracias a vuestro programa y a la radio publica.

Cristina, me ha encantado tu comentario. No he estado en el valle del Jerte, pero dicen que es precioso. ¿Sabéis qué hacía yo esa noche del mundial? Entre gritos y pitidos trataba de concentrarme en la audición de una sinfonía de Bruckner que ofrecía Radio Clásica. Fue difícil.

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

El Ojo Crítico


El Ojo Crítico se emite de lunes a viernes de 19 a 20 horas en Radio Nacional. Hablamos con escritores, artistas, poetas, músicos, dramaturgos, actores..., todo lo que tenga relación con la Cultura lo encontrarán en El Ojo Crítico.
Ver perfil »

Síguenos en...