9 posts con categoría "oriente-medio"

Couso, hace hoy diez años

Hace hoy diez años, andaba reportajeando por las calles de Basora junto a mi buen amigo Evaristo Canete. La capital shií del sur de Irak acababa de caer en manos de militares británicos después de largas jornadas de asedio. Estábamos casi incomunicados, apenas conectados esporádicamente a través de un teléfono satelital Thuraya.

La liberación de Basora sólo dejó escenas de caos y saqueos. Cruel anticipo de lo que vino después. Militares y policías hasta ese día fieles al régimen habían escondido sus uniformes, pero no sus armas. Continuamente se escuchaban ráfagas de fusiles y ametralladoras… Unas en señal de festejo, otras no. La cárcel estaba vacía, los presos habían aprovechado el desgobierno y la huida del alcaide. En las avenidas se mezclaba la alegría por la caída del régimen y la desconfianza hacia los extranjeros. Un militar británico nos detuvo en la misma entrada del palacio de Saddam Husein a orillas del inmenso Shat el Arab. En la garita aún se amontonaban centenares de casquillos. En un rincón descubrimos el casco de un militar iraquí perforado a la altura del cerebelo. A sólo unos metros del palacio, centenares de iraquíes se dedicaban a vaciar el hotel Sheraton. Recuerdo un magistral plano secuencia marca de la casa, marca de Canete: Desde la séptima planta del hotel varios basoríes arrojaban un colchón de proporciones King size. Abajo lo cazaba al vuelo otro grupo de iraquíes que en décimas de segundo lo cargaba en una furgoneta atestada de televisores y muebles. La furgoneta tomó la calle del río y desapareció.

Mientras eso ocurría en Irak, aquí en España otro buen amigo se enteraba de una trágica noticia: Habían matado a un periodista español en Irak. Ese buen amigo llamó a mi mujer para confirmar que no era yo la víctima… Pero yo seguía incomunicado recorriendo las calles de Basora. Fueron momentos de angustia que se evaporaron 15, quizá 30, minutos después cuando recuperé la señal de mi Thuraya y di señales de vida.

Le tocó a José Couso y a Julio Anguita Parrado como me pudo haber tocado a mí, a Canete o a cualquiera de las decenas de periodistas que recorríamos aquellos días las calles de Basora o Bagdad.

El sábado, frente a la embajada de Estados Unidos, volví a ver a una familia que no tuvo la suerte de ver evaporada su angustia a los 15, quizá 30, minutos. Llevan diez años de angustia. Diez años reclamando Justicia.

Couso no murió en una refriega, no murió por un despiste o una temeridad. Diez años después me gustaría saber por qué murió. Y la respuesta la tiene una persona: la que ordenó disparar contra el hotel Palestina. Permitamos que la Justicia le pregunte. Matar a un periodista durante un conflicto armado de forma premeditada es un crimen de guerra y si no investigamos los crímenes de guerra nos desarmamos como sociedad. Es una cuestión de principios morales, éticos y democráticos.

José Antonio Guardiola    8.abr.2013 10:25    

Israel y su Ejército

No sé qué es peor. No debe ser bueno que un Ejército no transmita tranquilidad a la sociedad que lo financia y espera de él protección. Pero tampoco debe ser bueno que un Ejército no infunda respeto –o quizá mejor, miedo- a los potenciales enemigos.

Creo que ése es hoy uno de los principales problemas que tiene el Ejército de Israel. Después de años de estar considerado como ejemplo de versatilidad y contundencia, el Tzahal ha entrado en depresión. No fue capaz de derrotar a una guerrilla tan voluntariosa como Hezbolá y ayer demostró que tampoco sabe organizar un asalto contra un enemigo desarmado. Son argumentos más que suficientes para que sus enemigos piensen que ya no es aquel ogro que lo barría todo en la Guerra de los Seis Días.

Quiero pensar que en la operación del Mediterráneo falló el servicio de inteligencia del Ejército, que no fue capaz de transmitir la información adecuada para evitar la matanza. Leo en Haaretz que los soldados se sorprendieron por la actitud supuestamente violenta de los activistas que navegaban en la flotilla… ¿No se lo esperaban? Digo que quiero pensar eso porque la otra opción sería una matanza deliberada, y no lo creo.

Y falló también la estrategia informativa del Gobierno israelí, que sólo ha sido capaz de exhibir algunas imágenes de soldados arrojados por la borda o activistas esgrimiendo barrotes para justificar la acción. En cualquier caso, falla lo elemental, la base. La acción (militar) ya había comenzado: en aguas internacionales y en desigual combate.

Al margen de que el acto fuera premeditado; de que pretendiera sabotear el incipiente diálogo que debía arrancar hoy en la Casa Blanca; de que haya sido decidido por un Consejo de Ministros restringido (el peculiar Foro de los Siete) con fines meramente consultivos y no ejecutivos… Al margen de esas cosas y algunas más, lo que hoy por hoy debe alertar a los israelíes es que ya no tienen el Ejército que inspiraba temor en sus vecinos. Hoy, parece un Ejército desencajado.

Categorías: oriente-medio

RTVE.es    1.jun.2010 11:44    

Gaza y la Justicia que no llega

Esta mañana hemos repasado en la redacción de En Portada el guión de un reportaje que emitiremos en octubre sobre la ciudad de Rafah, la que separa Gaza de Egipto… La que malvive del trasiego comercial de unos túneles –de propiedad privada, por cierto- con los que se intenta salvar el bloqueo de la franja.

Y como siempre, hemos debatido sobre el tono… Sobre el alma del reportaje. Y sobre lo difícil que es encontrar el punto de equilibrio a la hora de contar historias sobre un conflicto tan mediatizado.

Y en medio de ese debate ha surgido un informe demoledor. El que firma hoy mismo el juez sudafricano Richard Goldstone sobre la guerra entre Israel y Hamás de enero de este año en Gaza. Un informe encargado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Es decir, con sello de Naciones Unidas.

Vaya por delante que Goldstone es de origen judío. Se trata de un juez que ya ha intentado abrir camino a la verdad en conflictos tan complejos como Kosovo, la antigua Yugoslavia o Ruanda.

Goldstone acusa a Israel –que no colaboró con el juez durante las investigaciones- del uso “desproporcionado de la fuerza” y de aplicar en Gaza un “castigo colectivo”. Habla de posibles crímenes de guerra. El juez no se olvida de los militantes de Hamás que lanzan sus cohetes sobre las ciudades del sur de Israel. Considera esa acción la chispa de la ofensiva. Incluso llega a establecer que los grupos armados palestinos podrían haber incurrido también en crímenes de guerra y contra la Humanidad.

En esa brutal guerra murieron entre 1.100 y 1.400 palestinos, según quién los cuente. La ONG israelí B’Tselem considera que más de la mitad no había intervenido en las hostilidades. Por Israel murieron tres civiles y diez soldados.

Israel ya ha dicho que el informe está desequilibrado. Hamás lamenta que se equiparen a víctimas y verdugos. Previsible.

Casi todos tenemos una idea preconcebida del conflicto en Oriente Medio. Nos consideramos, o en algunos casos nos consideran, pro-israelíes o pro-palestinos… O incluso afinando mucho pro-Hamás o pro-Fatah. No es difícil encontrar argumentos que refuercen nuestra forma de entender el conflicto. Y es curioso, pero cuando uno recorre las calles de Tel Aviv, de Jerusalén o de Ramala siempre descubre razones para cargarse de razón.

No se trata de ser equidistante. Ni de hacer borrón y cuenta nueva. Cada uno de nosotros, por nuestras experiencias, tenemos muy claro a cuál de los dos lados declararíamos culpable... O más culpable, al menos. Pero también creo que ha llegado el momento de dejar que la Justicia actúe. Que condene a los responsables de los crímenes contra la Humanidad (los que sean: diez, cien o mil), que se pasen una larga temporada en la cárcel y que nosotros nos concentremos en atender y en mimar a las víctimas. A todas. ¡Qué fácil y bonito suena todo lo que parece imposible!

Nosotros, en En Portada, tenemos claro que en ese reportaje sobre Rafah escucharemos, sobre todo, a sus víctimas.

Categorías: oriente-medio

RTVE.es   15.sep.2009 19:39    

El caso Couso y mis amigos

El 8 de abril de 2003 yo estaba en la ciudad de Basora con el cámara Evaristo Canete. Fuimos de los primeros periodistas occidentales que asistimos al desmoronamiento del régimen saddamista. Vimos y grabamos el caos y el pillaje que un día después nos contaron los compañeros que cubrían la guerra desde Bagdad.

Cuento esto para dejar claro que el 8 de abril de 2003 yo no estaba en Bagdad. No estaba en el hotel Palestina de Bagdad. Todo lo que sé de la muerte de José Couso me lo han contado mis amigos Carlos Hernández, Jon Sistiaga, Olga Rodríguez, Carlos Días Oliván… Insisto, son mis amigos.

Un tribunal de la Audiencia Nacional ha dado carpetazo –quizá definitivo, quizá no- al llamado caso Couso. Parece que los magistrados conceden más credibilidad a la versión del mando estadounidense que a la versión de mis amigos. Insisto, son mis amigos.

En 2003 me irritó que el Gobierno de mi país concediera más credibilidad a la primera versión atropellada del mando estadounidense que a los profesionales que estaban encargados de contar la guerra a toda la sociedad española. Es decir, a mis amigos.

Y hoy no me irrita que tres magistrados que no conozco quieran archivar el caso Couso... Me irrita que le concedan más credibilidad a la versión del mando estadounidense de que quizá había un francotirador en el hotel Palestina que a la versión de aquéllos que tienen-tenemos un compromiso con la sociedad de contar la verdad.

Yo no fui testigo de lo que pasó aquel 8 de abril de 2003 en el hotel Palestina de Bagdad, pero lo que sí sé es que me gustaría escuchar la versión de los militares estadounidenses Thomas Gibson, Philip de Camp y Philip Wolford. No quiero que me priven de escuchar y conocer su versión. Y advierto: ellos no son mis amigos.

Categorías: oriente-medio

RTVE.es   15.jul.2009 11:33    

Irak y algunas curiosas coincidencias

La programación de ayer en las televisiones de Irak fue realmente interesante. Y no hubo reality-shows. Coincidieron en la pantalla las ceremonias para festejar la salida de las tropas de Estados Unidos de las grandes ciudades con la subasta de la explotación de seis campos petrolíferos. Curioso, al menos.

Los estadounidenses dejan de ser visibles para los iraquíes sin saber –como juega con las palabras Tomás Alcoverro- si al final han ganado la guerra, pero han perdido la paz… O han perdido la guerra y han ganado la paz. El debate seguirá por mucho tiempo.

Lo del reparto de los pozos tiene más miga. Primero porque no está claro que para Irak el petróleo sea un elemento unificador o desintegrador. Sus grandes reservas están o en el Kurdistán y en el sur fronterizo con Kuwait. Y la ancestral hipersensibilidad de los iraquíes con todos los tejemanejes del petróleo es lo que ha obligado al Gobierno a transmitir por televisión la subasta.

Al parecer, les tranquilizó mucho que de los seis grandes campos que se querían subastar cuatro quedaran desiertos. Y que el argumento de las multinacionales para no pujar fuera que las condiciones impuestas por el Gobierno de Al-Maliki eran draconianas.

Y lo más curioso de todo. El Gobierno iraquí ha hecho coincidir esos dos acontecimientos sabiendo, como sabe, que medio mundo cree que detrás de la invasión ordenada por George W. Bush –ex presidente de Estados Unidos con una familia muy interesada en el mercado del petróleo- tenía que ver más con el crudo que con las libertades de los pueblos del Golfo Pérsico.

Hasta ahí las coincidencias. El resto, sin cambios. Llevo todo el día llamando a Antonio Parreño, el enviado especial de TVE a Bagdad, para que me cuente sus impresiones. No hay manera. No entra la llamada. Una voz impersonal me advierte en árabe que el número que he marcado está fuera de servicio. Los bagdadíes, además de apañárselas sin luz ni agua, pasan gran parte del día aislados del resto del mundo por el pésimo funcionamiento de sus empresas de telefonía móvil.

Categorías: oriente-medio

RTVE.es    1.jul.2009 18:48    

Irán no es Teherán

Durante muchos años se ha acusado a los telediarios de considerar que llovía en España cuando caían cuatro gotas en Madrid o que nevaba en la península porque se había cubierto de blanco algún rincón del parque del Retiro.

En Teherán vive uno de cada diez iraníes. Y son más de 70 millones.

Comenta Mikel Ayestarán en su blog que "algo se mueve en Irán". Mikel conoce bien ese país y cree que la oleada de desobediencia civil que ha estallado tras las elecciones ha provocado un debate en la cúpula del régimen islámico.

Los ayatolás pueden aguantar con manifestaciones diarias de miles y miles de personas en Teherán. Algunos aseguran que la del lunes fue la mayor desde la Revolución de 1979. Otra cosa es que puedan soportar la sangre de más muertos en las calles (la radio estatal advierte que algunos de los que murieron ayer intentaban atacar un edificio militar). Los ayatolás saben que eso sí puede revertir el ánimo de muchos que han votado por Ahmadineyad.

El Consejo de los Guardianes dice ahora estar dispuesto a recontar los votos. Nadie sabe qué saldrá de ese recuento -si al final se efectúa-, pero no sería extraño que los votos de todos los reformistas no fueran suficientes para arrebatar la presidencia a un populista (Mahmud Ahmadineyad) tan querido en los barrios del sur de Teherán como en muchas ciudades de la periferia.

Todo esto está ocurriendo en Teherán. ¿Qué pasa en el resto del país?

Categorías: oriente-medio

RTVE.es   16.jun.2009 11:05    

Las dos caras de Irán

La intérprete recibió una llamada en su móvil. Nos dijo que era alguien del Gobierno. O dejaba de colaborar con TVE o tendría problemas en su trabajo, en la empresa pública que todos los meses le pagaba una nómina.

Ocurrió en Irán durante las elecciones legislativas del año 2004.

A todos los periodistas extranjeros desplazados a Teherán para cubrir los comicios les obligaron a contratar intérprete a través de dos o tres agencias que proporcionaba el propio Ministerio de Información. Y a un precio abusivo. Más de 200 dólares al día, creo recordar.

Nuestra intérprete, pongamos que se llamaba Masumeh, no pertenecía a ninguna de esas empresas y alguien le intentó hacer la vida imposible. Nunca llegamos a averiguar quién fue ese alguien. Ni tampoco llegamos a confirmar nunca (en el equipo estaban Miguel Ángel de la Fuente y Gema García) si la estrategia del Ministerio de Información tenía como objetivo controlar la información a través de supuestos “comisarios políticos” o consistía lisa y llanamente en engordar el bolsillo de alguien.

Ahora bien, durante los seis días que estuvimos en Irán y trabajamos con Masumeh no tuvimos el más mínimo problema, al margen de esquivar las llamadas de alguien. Rodamos donde quisimos y entrevistamos a quien quisimos.

Es parte de la bipolaridad de la política iraní. Y de la vida iraní. Las mismas mujeres que visten chador por la calle se desmelenan por las noches en fiestas privadas en las que no falta la música occidental y algún trago de alcohol.

Irán celebra elecciones el 12 de junio. Como en todos sus procesos electorales, el Consejo de Guardianes decide quién es digno de ser electo (Ana Briongos lo explica muy bien en su web). Entre otras cosas hay que ser hombre de fiar y piadoso. Y parecerlo. Suena retrógrado… Pero por otro lado, suena muy innovador que los favoritos (Mahmud Ahmadineyad por los ultraconservadores y Mir Husein Musaví por los… Moderados) se plantaran el miércoles por la noche en un estudio de televisión para debatir de política e increparse el uno al otro. Al más puro estilo occidental, aunque con una realización excesivamente sobria. ¿En qué otro país de Oriente Medio se puede ver algo así?

Es esa bipolaridad de Irán... Una juventud cansada de ser feliz a escondidas y otra juventud orgullosa de ser la punta de lanza de la lucha contra las injusticias en el mundo. Lo cuenta muy bien este domingo el reportaje de En Portada “Irán, una juventud a escondidas”.

Dos días después de las elecciones, alguien me llamó en Teherán y me dijo que igual alguien me invitaba a abandonar el país. No fue necesario. Para ese mismo día tenía el billete de vuelta. A Masumeh la llamé varias veces desde España para averiguar si había vuelto a saber algo de alguien, pero nunca respondió a mis llamadas…

Categorías: oriente-medio

RTVE.es    4.jun.2009 19:09    

Ciudades mancilladas

Asegura la web Iraq Body Count que el último muerto identificado por la violencia en Irak se llamaba Sabah Hassan Husein. Tenía 25 años, era varón y tenía nacionalidad iraquí. Era nieto de un líder tribal de la ciudad de Badra, al sureste de Bagdad. Fue la única víctima de un intercambio de disparos.

Con Sabah han muerto ya alrededor de 100.000 civiles iraquíes desde que Estados Unidos invadió el país hace ya seis años. Ésa es al menos la cifra que tiene documentada Iraq Body Count, que cuenta con un sistema de trabajo bastante riguroso.

Esta guerra tan sucia –en la que se han encadenado uno detrás de otro hasta 100.000 nombres como el de Sabah- ha terminado por mancillar el nombre de sus ciudades. Y la que peor parte se ha llevado ha sido Bagdad.

¡Cómo se ensucian las palabras! Deberíamos hacer un esfuerzo por recordar qué nos evocaban algunas ciudades. Por ejemplo, Bagdad… Una ciudad de princesas cubiertas con velos sugerentes, de espléndidos palacios, de alfombras voladoras, de cuentos que se prolongan durante mil y una noches. Hay ciudades que han sucumbido a la carga sucia de la historia. También Sarajevo. Y algunas otras...

Categorías: oriente-medio

RTVE.es   27.may.2009 14:53    

La foto robada (Bagdad 2)

Los pocos kilómetros que separan el aeropuerto de Bagdad del centro de la ciudad han sido durante años uno de los trayectos más peligrosos de todo Oriente Medio. Decenas de coches han saltado por los aires y centenares de personas se han quedado a mitad de camino.

Hoy, cuando Bagdad intenta asomarse a un mundo en el que los niños acuden solos al colegio o los amigos toman cervezas a orillas del río Tigris hasta la medianoche, esa carretera guarda aún muchos posos de la pesadilla que ha sacudido a este país. Los coches circulan a toda velocidad, los conductores no miran a los lados, nadie se detiene en los arcenes. No hay tiempo para volver los ojos y reconocer los restos de la última explosión.
En los controles se ignora el principio de presunta inocencia. Hay que demostrar que no eres culpable de nada. Y los que peor lo tienen son los propios iraquíes, sospechosos de casi todo en su propio país. De vez en cuando, una caravana de todo terrenos blindados invade los tres carriles. A ambos lados, muros de hormigón y torres de vigilancia.

Es difícil encariñarse de una ciudad que te recibe de esa manera.

Categorías: oriente-medio

RTVE.es   23.may.2009 20:06    

José Antonio Guardiola

Bio En Portada

Se puede vivir sin saber qué es el azimut. Pero difícilmente se puede navegar o volar sin manejar el azimut. El azimut, el norte magnético, el rumbo… Son los que nos facilitan ir hacia donde queremos y gracias a ese sentido de la orientación el mundo es lo que es.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios