« SEMANA 5. ¡ES EL TODO, BÁRBARA! | Portada del Blog

SEMANA 6. ¿THE END?

    lunes 3.abr.2017    por Ramón Salazar    0 Comentarios

Unknown-7_sem4

Parecía una película sencilla; dos actrices, tono intimista, pocas localizaciones… Pero estoy agotado como si hubiese rodado la nueva de James Bond. Nos hemos movido mucho -físicamente, por supuesto-: hemos descendido en trineo por la nieve, exhumado cadáveres, buceado en lo profundo de un lago, nos hemos perdido en un bosque y hemos hecho espeleología; también hemos rodado ferias de pueblo, cenas de gala palaciegas y otras más íntimas a muchos metros de altura; en la historia hay muchos animales (me di cuenta cuando los rodaba, no cuando los escribía) y una niña maravillosa (Bruna González) y muchos actores franceses hablando en francés (David Kammenos, Lucy Tillet, Fred Adenis y ¡Richard Bohringer!); y un coche molón y una casa en la que pasa todo, hasta varias épocas pasan. 

Este movimiento externo podría parecer suficiente para dormir 36 horas seguidas al terminar el rodaje (nunca había dormido tanto ni había sentido tanto cansancio), pero creo que hay otro, más profundo, atroz, arrollador, que mueve el mundo de una manera subterránea y que es implacable y que es el que cansa de verdad: el movimiento emocional interno por el que han transitado dos heroínas: Anabel y Chiara, Susi Sánchez y Bárbara Lennie. Qué genias, qué intrépidas, qué divertidas, qué emocionantes, qué camino difícil se han marcado, qué ganas de llegar el lunes a montaje para seguir viéndolas, cómo sudan el alma sin pudor y a corazón abierto. 

Unknown-8_sem4

Todo este ascenso al Everest también se lo han cargado unos cuantos más. A ver, he rodado poco, apenas tres películas antes que esta. En las dos primeras coincidí con gente maravillosa, pero inevitablemente se colaron algunos soberanos hijos de puta que a lo largo de las intensas semanas de rodaje son capaces de contaminar el alma y minar la moral del resto del equipo. En la segunda la negrura de algunos fue tan intensa que terminamos pringados en una masa densa parecida al petróleo, una que yo tardé diez años en quitarme de encima antes de volver a rodar.

La desconfianza era tal que mi tercera película fue algo como escoger a un equipo de diez personas, algo muy parecido a tu familia, y dedicar tres años a hacerlo con libertad, sin prisa y dejando que lo creativo tomara las riendas.

“La enfermedad del domingo” era como volver al cine grande, o mejor, empezar de nuevo. Tenía la misma carga de nervios, de ilusión, de ganas y de que no me asaltara lo que me había pasado antes. Porque apostaté hace casi un año, sino juraría que rezaba para que los señores de negro, esos que utilizan estrategias de distracción para apartar la posibilidad de estar centrado en lo creativo, no hicieran acto de presencia en esta producción. 

No sólo ni asomaron, sino que el orden del universo, me ha mandado a un grupo de gente que… ay, ese grupo de gente. Gente luminosa, con alma, con voz y muchísimo que aportar a esta historia. Joder. Hay una huella profunda en esta película que han dejado todos y cada uno de los que han trabajado en ella. Nunca en mi vida he recibido tanto, con respeto, con cariño y diversión. 

He recuperado la confianza y la ilusión en esta profesión gracias a los que me han acompañado en esta travesía. He aprendido, he cambiado para siempre. La creatividad no es buena practicando el onanismo (haciéndose una paja, vaya), necesita de otras creatividades para multiplicarse y hacerse enorme infinita. La creatividad es de orgías. Y menuda nos hemos marcado, compañeros.

Unknown-10_sem4

Ya lo sé, tiendo a la intensidad y en este diario he sido intenso y retórico hasta la saciedad. Pero prometo que la película que he hecho es sobria y parca en emociones (probablemente gracias a las actrices y a los consejos de esas gentes y no a mí). También tiene humor e intriga, así que no os dejéis llevar por las apariencias y dadle una gran oportunidad.

Me despido de este diario y de la magnífica gente que me acompañó rodando la historia. Lloré poco el día del fin de rodaje (uno se imagina las cosas y son siempre mucho más apoteósicas), pero es que creo que aún no lo he asimilado. Mañana regreso a Madrid (Barcelona también ha sido grande). Allí me llegará la llorera, o no. Tal vez ya estoy en eso otro que viene ahora, darle sentido a todo, colocarlo todo -lo que se ve y lo que no- asentar las emociones. “La vida es perfecta, querida”, le dije en una ocasión a Bárbara durante el rodaje. Y ella me contestó: “Imperfectamente perfecta”. Pues eso.

Nos vemos en el cine. Gracias. Por todo.

 

Ramón Salazar.-

Unknown-9_sem4

Categorías: Cine

Ramón Salazar    3.abr.2017 12:30    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

La enfermedad del domingo

Bio La enfermedad del domingo. Cuaderno de rodaje.

Estamos rodando “La enfermedad del domingo”, una película producida por Zeta Cinema que cuenta con la participación de TVE. Acompáñanos en este maravilloso camino a través de este diario de rodaje en el que semanalmente os contaremos nuestras experiencias durante este proceso que transcurrirá a lo largo de seis semanas. “La enfermedad del domingo” es un drama íntimo y directo cargado de intriga, donde lo que se dice nada tiene que ver con lo que realmente se quiere decir y en el que el pasado y el presente coexisten escondidos en los recovecos de un espeso bosque. ¿Qué pasaría si un domingo por la tarde, esperando delante de la ventana, tu madre no regresa? No solo ese día. Nunca. Y esa sensación del domingo se convirtiera en algo perpetuo, para toda la vida.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios