Enjaulados como perros

Hemos sabido que los dos marineros españoles secuestrados por piratas somalíes se encuentran enjaulados. Es lo que dicen sus compañeros del Vega 5 que han tenido la suerte de ser liberados por la Armada de La India. Una suerte no exenta de peligros, porque fueron rescatados después de que estos criminales de la mar les forzaran a participar en asaltos contra otras embarcaciones pesqueras y mercantes; es decir, que usaron el Vega 5 como buque nodriza y a los pescadores, como aliados imprescindibles para manejar la máquina y, llegado el caso, ser escudos humanos. Porque lo que no nos habían dicho hasta ahora es que en ese asalto liberador, además de 61 piratas detenidos, habrían muerto siete tripulantes mozambiqueños de este palangrero, operado por una filial de Pescanova.

José Alfonso García y Alfonso Rey llevan casi cuatro meses entre rejas, junto a tripulantes de otros buques y diferentes nacionalidades. Todos esperan ser rescatados, que sus países paguen por ellos el dinero que piden los piratas. Eso, o que al menos tengan la suerte de los que ya han sido liberados.

A las dudas que siempre hemos tenido sobre la solución al problema de la piratería se añade ahora una duda: ¿qué ocurriría si les obligan a ambos a ir en un buque nodriza, los piratas confunden un buque militar con un mercante, son asaltados, detenidos, pero en la operación mueren o son heridos los inocentes pescadores? Con siete mozambiqueños ya ha pasado, pero parece que para Occidente no es importante porque son eso, mozambiqueños. ¡Qué doble moral! Y entrento, la espiral criminal va en aumento.

Zirri: el recuerdo del peligro de la mar

El naufragio de la embarcación de recreo Zirri, con tres víctimas mortales y dos supervivientes, ha vuelto a despatar la cara triste de la náutica de recreo. Pero aunque se trate de un suceso a lamentar, también lo debe ser para recordar. Porque siempre que nos hacemos a la mar existen riesgos y no hay mejor socorro que la cautela.

Precaución para ir equipado con los equipos de radiocomunicación obligatorios y precaución para no alejarse más allá de lo pemitido, cuestiones ambas que, al parecer, podrían haberse obviado por parte de la tripulación. Y cautela también para que la legislación se cumpla, para que las inspecciones penalicen a quienes lo incumplen puntual o reiteradamente.

Saber que la voz de alarma de este caso la da la mujer de una de las víctimas, alarmada porque se ha hecho la noche y no han vuelto, nos recuerda tiempos pasados que deberían estar superados con el apoyo que suponen las tecnologías actuales.

Como alguien dijo esta semana, conducir sin cinturón y saltarse un semáforo en rojo es responsabilidad exclusiva del conductor, pero ¿de quién es la obligación de concienciar/ser consciente de la conveniencia de llevarlo puesto?

Pesca: hasta aquí hemos llegado

Han levantado la voz. Productores y transformadores piden a la Unión Europea politicas efectivas que garanticen la viabilidad del sector de la pesca; pero no sólo la sostenibilidad económica, sino también un futuro con competitividad. Lo que se juegan, aseguran, es su propia supervivencia. Consideran que la Unión Eüropea, una Unión Europea que encabeza la comisaria María Damanaki, desprecia los puestos de trabajo directos e indirectos, así como las repercusiones económicas y sociales que se derivan de esta actividad.

La supresión de aranceles a las importaciones de atún de Papúa Nueva Guinea, las propuestas de recortes de la comisaria en algunas pesquerías (con tesis más próximas a los grupos ecologistas que a los informes científicos) o las promesas incumplidas con los diferentes agentes pesqueros son tan sólo algunos de los puntos de una larga de agravios y decepciones que achacan a la Çomisaría Europea de Pesca. Hasta el punto de que encuentran más comprensión en la Comisaría Europea de Comercio que en la suya propia.

Así que el hartazgo hace acto de aparición. ¿Hasta dónde llegará? ¿Tendrán nuestros pescadores tener que seguir soportando que se les califique de esquilmadores? ¿Cuántos pueblos de nuestra costa se verán abocados a la despoblación por falta de actividad? ¿Cuántos armadores perderán el capital y el tiempo invertido en una actividad tan dura como necesaria?

Año del Marino y casi todo sigue igual

Cuando la Organización Marítima Internacional acordó nombrar 2010 como el “Año de la gente de mar”, quedó claro que en momentos de crisis es el factor humano el que hay que preponderar por encima de cualquier otra circunstancia. Así al menos lo entendimos unos cuantos, ávidos de que por fin se intentaran buscar soluciones a los muchos problemas que afectan de siempre a la marinería: largas jornadas de trabajo, sueldos no siempre bien remunerados, inestabilidad laboral, carencia de la formación adecuada o abandono y desidia por parte de algunos armadores. Situaciones que si bien sería injusto decir que se dan en todos los casos, no menos cierto es afirmar que todos hemos tenido la ingrata experiencia de vivirlos o en persona o a nuestro alrededor.

Desde luego, el lema de la OMI no podía ser más acertado para estos doce meses: “Go to sea”, es hora de hacerse a la mar, sobre todo los más jóvenes, que falta hacen para renovar y, sobre todo, garantizar la continuidad de los oficios de la mar; pero siguen faltando incentivos adecuados para que así sea.

A punto de concluir este 2010, hay quien desconoce lo principal, que estamos en el “Año del Marino”. Y ahí quizás deberíamos entonar el mea culpa los medios de comunicación. Desde luego, cierto es que apenas unas pocas radios y prensa especializada ha dicho algo al respecto; pero no es menos cierto que precisamente los mass media en España si algo miran de lejos es la mar, sus gentes, sus problemas y sus iniciativas. La única excepción la marca la actualidad pirata del Índico, como si fuera la única piratería del mundo; y no siempre para dejar en buen lugar a los trabajadores de nuestros atuneros y a los especialistas a bordo de la flota que envía la Armada. ¿Cómo animar a hacerse a la mar si cada vez nos es más lejana?

Son muchas las cuestiones que endurecen sobremanera la labor de las tripulaciones en España y en todo el mundo; la lejanía con las familias, el peligro de trabajar en condiciones laborales paúperrimas a cambio de bajos salarios o la falta de desconocimiento de los derechos y obligaciones, respaldadas por unos sistemas legales internacionales más propios del medievo que del siglo XXI, son algunos de los aspectos que deberían cambiar. Bastaría con que el Año del Marino fuera el año en que se iniciara esa transformación hacia la dignificación y reconocimiento de los profesionales de la mar.

Helimer 207: preguntas sin respuestas

María del Mar Mouriño, Vera Abrán y Raquel Jiménez son tres mujeres peleonas, a las que la vida les ha conducido a una situación irrenunciable: convivir con el dolor que supone el recuerdo de sus maridos, fallecidos en un accidente de helicóptero en el Helimer 207 en Almería, y luchar con todas sus fuerzas para saber las causas de ese siniestro.

Han pasado diez meses desde aquel terrible siniestro y todavía nada se sabe, de manera oficial. Ni del contenido de la caja negra, ni de la investigación, ni de las denuncias que el Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial han presentado contra esta empresa por incumplimiento de sus obligaciones. Léase, que según ellos, Inaer comete irregularidades en la formación y entrenamiento de tripulaciones, lo que incide "directamente" en la seguridad de las operaciones. Con todo, éste no es el primer caso de Inaer de siniestralidad en el aire con víctimas mortales.


Esta semana se ha vuelto a homenajear a los tres tripulantes fallecidos en Almería, también al superviviente, con la entrega del premio Ancla de Plata, que otorga la Dirección General de Marina Mercante y esta casa, Radio Nacional de España.
El tiempo dará respuestas a lo que sucedió en Almería. ¿Serán tardías para evitar nuestros siniestros mortales? ¿Se depurarán todas las responsabilidades?

EL PEZ CEBRA Y EL CÁNCER

El pez cebra común llamado así por sus cinco rayas laterales y cuyo nombre científico es Danio rerio puede regenerar sus órganos y tejidos. Esto ha despertado históricamente la curiosidad y el interés de muchos científicos. Es un pez que se ha utilizado en numerosas investigaciones: desde el cáncer hasta la adicción a la cocaína. Hoy, es posible observar, gracias a una nueva técnica microscópica desde la primera célula fertilizada hasta su conversión en un embrión de 1.000 células en
tres horas.
El pez cebra es un referente en la lucha contra el cáncer y en la investigación de células madre. Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han dado un paso más en esta investigación: una nueva técnica para visualizar y cuantificar el desarrollo embrionario del pez cebra. Mediante una nueva técnica de microscopía, se genera una imagen en 3D del embrión vivo cada minuto. De esta forma podemos ver el desarrollo del pez cebra en tres dimensiones. El desarrollo embrionario del pez cebra ha sido filmado en un vídeo como nunca antes. Se emplea un método no invasivo, es decir, que el pez sigue viviendo y desarrollándose tras estas investigaciones. Tras este éxito, actualmente trabajan con esta misma técnica en otros animales como por ejemplo: el erizo de mar que tiene un sistema inmunólogico muy particular, pero también en ratones etc. Los investigadores se han movido en el terreno celular, buscaban obtener la posición de cada célula del organismo pero también "en qué posición va evolucionar y en el momento de la división en qué dos células se divide" explica Miguel Ángel Luengo-Oroz, miembro del equipo investigador de la Universidad Politécnica de Madrid. Y añade: "es como hacer una fotografía al edifcio y automaticamente te generase planos".

El pez cebra ha sido sujeto de muchas investigaciones, gracias a que comparte el 80% de los genes con el ser humano. Además se desarrolla muy rápido: en 24-36 horas sus organismos ya están formados. Sus embriones son transparentes y se desarrollan fuera de los cuerpos de la madre lo que ayuda a la hora de observar su desarrollo por microscopio.

¿ Megalodón extinguido?

El tiburón es uno de los animales más temido por el ser humano. Y eso sin duda se lo debemos a Stephen King, aunque el llevar millones de años de soberanía absoluta de los mares enfatiza el gran temor hacia estos seres.

Hay muchas clases de tiburones y no todos cumplen con el prototipo de animal agresivo que ataca; es más, el tiburón ballena y el peregrino son totalmente inofensivos para el ser humano, se alimentan únicamente de peces y lo hacen de forma pasiva.

El megalodonte, también llamado tiburón blanco gigante, es una clase de escualo al que muchos consideran extinguido, mientras que otros defienden que aún hay algunos ejemplares vivos: http://www.videosparatodos.com/articulos/el-tiburon-gigante-de-japon-megalodon.php

Es, o era, más grande que el tiburón blanco y también más agresivo. Su nombre significa diente largo.

Es el mayor gigante de los mares que ha existido nunca. Se calcula que medía más de 21 metros de longitud y se alimentaba de ballenas, a las que atacaba por la aleta. Los investigadores han encontrado dientes fosiles de los megalodontes en los huesos de las ballenas. La dentadura de estos seres no sólo cortaba la carne de la presa sino que además partía los huesos. Sus mandibulas son parecidas a las del tiburón blanco que hoy conocemos. La dieta del megalodón era de una ingesta de 900 kilos diarios, lo que equivale, para que nos hagamos una idea, al tamaño de un elefante. La parte superior del megalodón era oscura y la inferior de color claro, lo que le facilitaba pasar desapercibido a la hora de acercarse y atacar a sus presas. Además disponía de sensores en la piel, que le permitían saborear a sus presas mucho antes de divisarlas. Se cree que pudiese detectar a sus presas a 5 kilometros de distancia.

Recientemente se ha descubierto un "nido" o viveroo de 10 millones de años donde criaban los megalodón a sus crías. Investigadores de la Universidad de Florida encontraron en Panamá 400 dientes fosilizados de tiburón en una marina panameña que conectaba el Océano Pacífico y el Caribe durante la época del Mioceno. Llama la atención el tamaño tan pequeño de los dientes, lo que lleva a pensar que seguramente fueran de crías de tiburón.

MENORCA

Esta pequeña isla de 50 kms de largo por 13 de ancho tiene mucha historia que contar…

A lo largo del tiempo han llegado a Menorca diferentes pueblos con sus respectivas culturas: fenicios,cartagineses, romanos y musulmanes. Prueba de ello son las excavaciones arqueológicas en el norte de la isla, en el Ecomuseo del Cap de Cavallería ( en la zona del puerto de Sanitja).

En el puerto de Sanitja, hay varias excavaciones abiertas. Aquellas que se realizan en la ciudad romana de Sanicera comenzaron en el año 93, de la mano de Fernando Contreras, presidente del Ecomuseo. Esta ciudad romana es la única de todo Menorca que se puede excavar en su totalidad.

El pasado mes de julio encontraron en esta ciudad romana un pebetero con la figura de la diosa Tanit, representante del mundo fenicio. Un pebetero, también denominado timatería, servía como instrumento para fabricar incienso. Se trata de una pieza que data del siglo I AC, de unos 2100 años de antigüedad. Y fue hallada en una de las habitaciones de una casa romana o domus. Los pebeteros se utilizaban igualmente en termas y baños.

Además hay un campamento militar, del que sólo falta excavar un 20%, pero según Fernando Contreras, esto lo dejan para futuros arqueólogos que utilicen instrumentos y métodos más avanzados.

En la bocana del puerto de Sanitja han hallado trozos de cerámica, fragmentos de ánforas que datan de la época romana. Y a unos 60 metros de profundidad, cerca de la costa, se ha encontrado un barco que los expertos sitúan en la época moderna( siglos XVI-XVIII)aunque, se desconoce su cronología exacta y su origen. Este hallazgo se ha logrado gracias a la colaboración de un pescador de la zona.

En el pecio hay tres anclas: dos en popa y una en proa, además de varios cañones. En el centro del galeón hay elementos de hierro que posiblemente formen parte de la estructura del barco, pero también se baraja la posibilidad de que sean armas. Faltan muchas incógnitas por resolver, para ello están tratando la madera, con el fin de lograr alguna pista que les informe sobre el origen del pecio. Del mismo modo que se estudian los dibujos del ancla o la forma y escudos de los cañones.

Debido a la limitación de los recursos y también a las dificultades económicas, no es posible sacar a la superficie todo lo que los arqueólogos subacuáticos encuentran debajo del mar. Se ha optado por una investigación no intrusiva, que se realiza con un robot colocado a un metro por encima del barco y que lo fotografía todo. De esta manera se hace un mapa de dispersión donde se ve y se sitúa todo lo que se encuentra en el galeón.

En un futuro, Fernando Contreras no descarta la idea de excavar y sacar a la luz todos los hallazgos. Para ello son necesarios conservadores y un laboratorio para analizar lo que han encontrado a lo largo de estos años.

Por último, merece la pena detenerse en el faro de Sanitja construido en el siglo XIX, siendo el más antiguo de todo Menorca.

La fuerza de las renovables en el sector marítimo

Las energías renovables constituyen una apuesta por el sector más innovador de la industria energética. Trasladada al ámbito marítimo, cada vez son más los proyectos para ampliar su difusión como modelo productivo que aprovechen el recuros marítimo y sirvan a la vez, para tender un puente cooperativo entre las distintas instituciones marítimas y las empresas del sector.

En concreto, apuestas como la creación de parques eólicos marinos o el aprovechamiento de la energía mareomotriz son algunas de las alternativas planteadas en los diversos congresos que han reunido a lo largo de este año a organizaciones profesionales que plantean modelos de I+D+i al respecto de las energías renovables en el seno del mercado económico y de investigación y que se ofrecen cada vez más, como alternativa viable para la energía del futuro. Pincha aquí para entender más sobre el funcionamiento de los parques eólicos marinos. La concreción de un mapa eólico español fue uno de los temas principales que se trataron en las pasadas Jornadas Renovables Marinas del pasado abril en Cantabria. Puedes consultar el programa.

Por su parte, la Asociación de Ingenieros Navales de España ha creado ENERMAR, un grupo de trabajo en torno a las Energías Renovables de Origen Marino que se reunió el pasado 12 de mayo en otras jornadas para discutir la aplicación del nuevo modelo renovable a su ámbito laboral e investigador. Y es que, en los próximo años, las energías renovables marinas y, en concreto, la energía eólica offshore experimentarán un notable crecimiento basado en la existencia de una potente base industrial y en el decidido impulso de los gobiernos de todo el mundo, entre los que España, como país eminentemente marítimo, ofrece muchas ventajas respecto a otros miembros de la Unión.


Un ejemplo del funcionamiento de un parque eólico

El galeón de oro y la historia de los cazatesoros

"Españoles en la mar" se sumerge en los fondos marinos con un cuarteto de apasionados de la historia naval para acercarnos la historia del Santo Cristo de Maracaibo, uno de los galeones que participaron en la famosa Batalla de Rande en el Vigo del S.XVIII.

Cuando se habla del Santo Cristo de Maracaibo, nadie, incluido los expertos, distingue la realidad de la leyenda. El naufragio de este galeón ha traído de cabeza a buceadores aficionados, cazatesoros extranjeros e intrépidos aventureros locales. Fracasaron todas las expediciones para localizarlo, y pese a todo, los intentos se han venido sucediendo a lo largo de los años sin ningún éxito. Luis Valero Bernabé, Dani Moraleja, Elena Solinís y Pedro Terrón se embarcarán esta tarde con nosotros para discutir la azarosa historia de este pecio histórico dentro del mapa subacuático español , cuyo contenido se estima por valor de tres mil millones de euros. Frente al valor económico del pecio que persigue Odyssey, las instituciones gubernamentales centran su objetivo en rescatar este patrimonio histórico antes de que sean expoliados por los cazatesoros.

Ya el pasado año, el Ministerio de Defensa y de Cultura firmaban un acuerdo por el que la Armada se comprometía a faenar en las localizaciones subacuáticas de interés para los expertos de Cultura. No obstante, las competencias arqueológicas, gestionadas por las distintas comunidades autónomas, dificultan el cumplimiento de este acuerdo, ante la desconfianza de las autoridades regionales que no autorizan el acceso de los barcos de la Armada alegando su jurisdicción arqueológica. Al tiempo que estas autoridades no pueden asumir una expedición particular, dado que, ni la tecnología ni el presupuesto regional permitirían abarcar un proyecto de la amplitud de búsqueda que supone el Santo Cristo de Maracaibo, una búsqueda contrarreloj.

Entre 1991 y 1993, un equipo dirigido por el arqueólogo marino, Jean-Ives Blot, quien trabaja como asesor del Centro Nacional de Arqueología Acuática de Portugal realizó una expedición patrocinada por la Sociedad Estatal Quinto Centenario. Se trataba de la inversión más cuantiosas realizada por el Estado en la búsqueda de los galeones de la Batalla de Rande. El grupo del francés efectuó un pormenorizado estudio cinemático de la zona, teniendo en cuenta las corrientes y las mareas. Por si el misterio en torno a estas búsquedas no fuera suficiente, esta investigación generó un gran cantidad de documentación, custodiada en secreto en un convento de Madrid, esperando a que alguien decida retomar la búsqueda. En paralelo, otros especialistas escrutaron los diarios de a bordo de los más de los 50 barcos que constituían la Flota de Oro. Encontraron restos de madera perteneciente a la misma época que el Maracaibo a 560 metros de profundidad, aunque los resultados de la búsqueda no resultaron concluyentes para el equipo gubernamental. Pincha aquí para consultar el listado de la flota.

Y, entre galeones y tesoros, planteamos una recomendación viajera para estae fin de semana que ya se acerca. Os recomendamos una visita al Museo de Arqueología Subacuática de Cartagena, con buen tiempo, para tumbarse en la arena de la playa a releer las reflexiones de Juan Juega Puig, "La Flota de Nueva España en Vigo, 1702". Juega Puig sea probablemente una de las personas que más conoce sobre la batalla de Rande.

Paco Arjona


La pesca, los recursos marinos, la navegación, la investigación oceanográfica, la historia naval, la marina mercante y la náutica deportiva para los profesionales y amantes de la mar.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios