2 posts de noviembre 2010

Año del Marino y casi todo sigue igual

Cuando la Organización Marítima Internacional acordó nombrar 2010 como el “Año de la gente de mar”, quedó claro que en momentos de crisis es el factor humano el que hay que preponderar por encima de cualquier otra circunstancia. Así al menos lo entendimos unos cuantos, ávidos de que por fin se intentaran buscar soluciones a los muchos problemas que afectan de siempre a la marinería: largas jornadas de trabajo, sueldos no siempre bien remunerados, inestabilidad laboral, carencia de la formación adecuada o abandono y desidia por parte de algunos armadores. Situaciones que si bien sería injusto decir que se dan en todos los casos, no menos cierto es afirmar que todos hemos tenido la ingrata experiencia de vivirlos o en persona o a nuestro alrededor.

Desde luego, el lema de la OMI no podía ser más acertado para estos doce meses: “Go to sea”, es hora de hacerse a la mar, sobre todo los más jóvenes, que falta hacen para renovar y, sobre todo, garantizar la continuidad de los oficios de la mar; pero siguen faltando incentivos adecuados para que así sea.

A punto de concluir este 2010, hay quien desconoce lo principal, que estamos en el “Año del Marino”. Y ahí quizás deberíamos entonar el mea culpa los medios de comunicación. Desde luego, cierto es que apenas unas pocas radios y prensa especializada ha dicho algo al respecto; pero no es menos cierto que precisamente los mass media en España si algo miran de lejos es la mar, sus gentes, sus problemas y sus iniciativas. La única excepción la marca la actualidad pirata del Índico, como si fuera la única piratería del mundo; y no siempre para dejar en buen lugar a los trabajadores de nuestros atuneros y a los especialistas a bordo de la flota que envía la Armada. ¿Cómo animar a hacerse a la mar si cada vez nos es más lejana?

Son muchas las cuestiones que endurecen sobremanera la labor de las tripulaciones en España y en todo el mundo; la lejanía con las familias, el peligro de trabajar en condiciones laborales paúperrimas a cambio de bajos salarios o la falta de desconocimiento de los derechos y obligaciones, respaldadas por unos sistemas legales internacionales más propios del medievo que del siglo XXI, son algunos de los aspectos que deberían cambiar. Bastaría con que el Año del Marino fuera el año en que se iniciara esa transformación hacia la dignificación y reconocimiento de los profesionales de la mar.

Helimer 207: preguntas sin respuestas

María del Mar Mouriño, Vera Abrán y Raquel Jiménez son tres mujeres peleonas, a las que la vida les ha conducido a una situación irrenunciable: convivir con el dolor que supone el recuerdo de sus maridos, fallecidos en un accidente de helicóptero en el Helimer 207 en Almería, y luchar con todas sus fuerzas para saber las causas de ese siniestro.

Han pasado diez meses desde aquel terrible siniestro y todavía nada se sabe, de manera oficial. Ni del contenido de la caja negra, ni de la investigación, ni de las denuncias que el Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial han presentado contra esta empresa por incumplimiento de sus obligaciones. Léase, que según ellos, Inaer comete irregularidades en la formación y entrenamiento de tripulaciones, lo que incide "directamente" en la seguridad de las operaciones. Con todo, éste no es el primer caso de Inaer de siniestralidad en el aire con víctimas mortales.


Esta semana se ha vuelto a homenajear a los tres tripulantes fallecidos en Almería, también al superviviente, con la entrega del premio Ancla de Plata, que otorga la Dirección General de Marina Mercante y esta casa, Radio Nacional de España.
El tiempo dará respuestas a lo que sucedió en Almería. ¿Serán tardías para evitar nuestros siniestros mortales? ¿Se depurarán todas las responsabilidades?

Paco Arjona


La pesca, los recursos marinos, la navegación, la investigación oceanográfica, la historia naval, la marina mercante y la náutica deportiva para los profesionales y amantes de la mar.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios