'Dando la nota aún más alto', la gran sorpresa del momento

    jueves 21.may.2015    por Juan Herbera    5 Comentarios

Si el tiempo no lo impide podemos estar ante una de esas gratas sorpresas que la temporada cinematográfica depara de tanto en cuanto. A finales de septiembre de 2012 se estrenaba en Norteamérica la comedia musical Dando la nota (Pitch Perfect). Su arranque no fue nada espectacular ($14,85 millones el segundo fin de semana, el de expansión) aunque el mantenimiento fue más que corecto para acabar ingresando $65 millones en su mercado doméstico. Tras la explotación en salas, uno de los números musicales de la película se convirtió en un fenómeno viral en internet de primerísima magnitud (¿quien no ha visto y/o tenido en casa algun niño emulando a Anna Kendrick con su ya archifamosa versión de Cups?) lo que empujó a grandes cifras el negocio de la exhibición en vídeo y televisión.

En consecuencia, miles (millones) de fans en todo el mundo estaban pendientes de la llegada de la secuela a las pantallas. Se esperaba una apertura próxima a los $50 millones coincidiendo con el estreno de Mad Max: furia en la carretera. Pues bien, Dando la nota aún más alto (Pitch Perfect 2) recaudó $69,22 millones (€60,47M) entre viernes y domingo de la semana pasada, es decir, un 366% más que la apertura de la primera. En tres días la secuela ha ingresado más que la original en toda su carrera comercial en los cines norteamericanos.

Fuera de Estados Unidos en fenómeno no es menor. Como muestra, dos botones: en Reino Unido Dando la nota aún más alto debutó con prácticamente €7M (media de más de 14.000€ en 490 locales), un 495% por encima del dato inicial de la primera; en Alemania, los €3,67 millones mejoran en un 150% los €1,47M de la original.

En España, Dando la nota arrancó con 539.400€ a primeros de marzo de 2013, cinco meses después del estreno americano y dos meses y medio más tarde del debut en esos otros mercados europeos. Su media fue de 2.240€ en 241 complejos y, a diferencia de lo sucedido en Norteamérica, aquí el mantenimiento no fue mejor que la media y acabó multiplicando por algo menos de tres veces esa taquilla de estreno para acabar con 1.575.000€. La apertura española supuso un 4,7% de la estadounidense.

Si en nuestro país Dando la nota aún más alto mantiene la proporción respecto al mercado norteamericano, es decir, que la taquilla del fin de semana de estreno sea, al menos, el 5% de la de más allá del Atlántico, la recaudación entre viernes y domingo debería irse a los 3.023.000€, lo que supondría mejorar en un 460% el dato de apertura de Dando la nota en 2013. Si, por contra, la cifra se queda entre el 3% y el 4%, el resultado se movería en torno a los 2.120.000€, en cuyo caso la mejora rondaría las tres veces la recaudación inicial de la primera parte.

La otra novedad con aspiraciones comerciales destacables es la nueva versión de Poltergeist, película originalmente producida por Steven Spielberg en 1982 que se convirtió en un pseudo-clásico del cine de terror en el que muchos títulos se fijaron para sus argumentos en años siguientes. Para su estreno norteamericano los analistas más optimistas esperan una recaudación en el entorno de los $34 millones (€30,7M) entre viernes y lunes (al ser un fin de semana de cuatro días la cifra de los tres primeros podría estar alrededor de los $27,5 millones; daremos por buena una cifra de referencia de unos $30 millones (€27M) en el caso de que el arranque se circunscribiese a un fin de semana clásico). Así las cosas, recaudar en España 1.350.000€ significaría promediar 4.170€ vistos los 324 cines en que la estrena Fox (con 2D, 3D y versiones doblada y original subtitulada).

La versión conservadora no ve más de $20 milliones en todo el puente del Memorial Day. En ese caso, la proyección de Poltergeist para el mercado español no pasaría de los 812.000€ lo que dejaría una media de poco más de 2.500€.

Tener a Sean Penn y Javier Bardem en un thriller coproducido por Estados Unidos, Reino Unido, Francia y España debería permitir ser optimista de cara al resultado comercial. Pues no salió bien. Caza al asesino (The Gunman) arrancó a mediados de marzo en Norteamérica recaudando unos modestos $5 millones (€4,6M) mientras en las islas británicas se quedaba con 561.500€ para una media de 1.405€ en 400 cines. Hace dos semanas arrancaba en Italia donde no pasaba de los 165.500€ promediando 695€ en 238 pantallas.

Con la magia en los zapatos (The Cobbler) es una comedia protagonizada por Adam Sandler sin estreno norteamericano ni, hasta la fecha, en ningún gran mercado europeo. De hecho, la mejor cifra internacional disponible es la de Emiratos Árabes. En España será eOne quien la estrene. Lo hará en 120 salas de otros tantos cines, todas ellas en versión doblada.

Con 100 copias sale Flins & Pinículas con ¡Ups! ¿Donde está noé?, producción alemana de animación dirigida al público infantil y familiar; Emon, por su parte, estrena la norteamericana Lo mejor para ella, con Kevin Costner al frente del reparto, en 63 salas (56 en versión doblada y 7 con la subtitulada) mientras Versión Digital apuesta por la reposición de Sonrisas y lágrimas en 50 pantallas desde hoy mismo.

De la francesa Lazos de sangre Vercine distribuye 30 copias; Paco Poch, a su vez, lleva la producción de Georgia Corn Island a once cines (todos ellos proyectando la versión original subtitulada). Finalmente, Cinebinario estrena la australiana 52 martes.

El año pasado por estas fechas el panorama dantesco que se había dibujado en los dos fines de semana precedentes se agudizó aún más. La taquilla global entre viernes y domingo se quedaba en 3.162.000€ de los que €1,6 millones (un 50,6%) correspondían a un Top-5 en el que únicamente Grace de Mónaco, de entre las novedades, se metía en la cuarta posición con 248.000€ y poco más de 1.000€ de media en 244 locales. Puesto que todavía tenía que caerse más bajo este acabaría siendo el segundo peor registro para un fin de semana en todo 2014.

Los dos fines de semana anteriores de este 2015 vivíamos peligrosamente a la par con lo sucedido un año atrás. Afortunadamente de cara al fin de semana que empieza mañana el drama no puede repetirse. Incluso en un escenario conservador los tres millones de euros parecen garantizados solo con las recaudaciones de Dando la nota aún más alto y Poltergeist. Si Mad Max se dejase el 50% de la cifra de apertura sumaría otro medio millón de euros, a los que habría que añadir unos 400.000€ del cuarto fin de semana de La era de Ultrón. Resumiendo: sólo el Top-5 puede mejorar toda la recaudación del fin de semana pasado (€4,16 millones), con lo que los €6 millones estarían asegurados. Las aguas volverían así a su cauce y permitirían volver a mirar hacia adelante sin tantos sobresaltos. Todo esto si el tiempo lo permite, claro está.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   21.may.2015 08:35    

'Mad Max: furia en la carretera' trampea (€1,09M) en una taquilla de nuevo bajo mínimos

    miércoles 20.may.2015    por Juan Herbera    1 Comentarios

Pasó la primera fiesta del cine de 2015 (esta vez con cuatro días) y la vida sigue igual en la taquilla española, lo que significa, desgraciadamente, que las recaudaciones no levantan cabeza. Si hace una semana vivíamos el fin de semana más flojo del año el siguiente no le ha ido a la zaga.

Mad Max: furia en la carretera logró mejorar ligeramente las previsiones en su apertura norteamericana al ingresar $44,4 millones (€38,82M) frente a los $40M estimados. No ocurrió lo mismo en España, donde la película de Warner recaudó un estimado de 1.090.000€ entre viernes y domingo, lo cual supone un 2.8% en relación al primer fin de semana estadounidense. La media por local quedó en unos 3.355€ y se vendieron unas 147.500 entradas. Multiplicando por tres veces su taquilla inicial apuntaría a 3.270.000€ como cifra final tras su paso por las salas españolas. Poca cosa para tan buenos comentarios de crítica y público, para haber provocado tanto revuelo en Cannes...

Bueno, poca cosa aquí, porque el primer fin de semana mundial ha generado $109,4 millones (€95,57M) de los que un 59%, $65 millones (€56,8M), son de fuera de Estados Unidos y Canadá. España habrá supuesto apenas un 1,14% de la recaudación global y un 1,9% de la internacional. Francia ha sido responsable de €5,9 millones, Reino Unido de €5,85M, Alemania de €2,45M e Italia de €1 millón.

Vengadores: la era de Ultrón abandonó el Número Uno en su tercer fin de semana al dejarse un 47% y recaudar un estimado de 840.000€ que lleva su acumulado hasta los 10.265.000€ y los 1,8 millones de espectadores. Con el estreno en jueves, doble festivo en el primer fin de semana y la Fiesta del Cine de por medio la de Disney/Marvel apunta a un final que difícilmente supere los 11.400.000€, casi un 30% por debajo de aquellos €16,2 millones de Los Vengadores que, en algún momento, parecieron escasos dado el potencial de la película.

Curiosidades de la Fiesta: el fin de semana previo unos 230.000 espectadores acudieron a las salas a ver La era de Ultrón; entre lunes y jueves fueron unos 448.000; el fin de semana siguiente unos 123.000; antes de la Fiesta del Cine la secuela de Los Vengadores presentaba un precio medio acumulado de unos 6,60€. En estos momentos ese promedio es casi un 14% inferior: 5,70€; en los cuatro días que duró la Fiesta del Cine La era de Ultrón concentró el 28% de la recaudación y la asistencia. La siguiente película apenas superó el 9%.

Blockbusters aparte hubo buenos mantenimientos entre el resto de títulos (si el fin de semana anterior sufría los rigores de la resaca post doble festivo este ha vivido una cierta calma tras la tormenta). El viaje más largo cedía una posición con su estimado próximo a los 280.000€, escasamente un 19% por debajo de la cifra de apertura. Tras diez días en cartel la de Fox acumulaba 1.060.000€ y cerca de 245.000 visitas (de las que 147.000 son de la Fiesta del Cine). Suite francesa, por su parte, se dejaba apenas un 20% con su estimado de 260.000€ con lo que el parcial de la de eOne se situaba en los 895.000€ y los 192.000 espectadores (104.500 entre lunes y jueves pasados).

La familia Bélier aún aprovechó mejor el fin de semana. La de Vértigo, que debe estra generando un boca-oreja bastante postivio, creció un 9% en su cuarta estancia con un estimado de unos 170.000€. Acumulaba 1.455.000€ y 260.000 entradas vendidas (de ellas, alrededor de 70.000 provienen de la Fiesta).

No existen datos del análisis del resultado de las Fiestas del Cine (si es que tal análisis existe), lo cual permite cualquier tipo de interpretación sin base alguna para afirmar o negar su veracidad. A ese perverso juego me sumaré puntual y excepcionalmente para querer creer que la Fiesta puede haber ayudado a dar a conocer mejor algunos títulos modestos, consecuencia de lo cual puede haber habido una boca-oreja positivo que se haya traducido en mejores mantenimientos el fin de semana posterior a la Fiesta. Sería bueno que así fuese, aunque con cifras absolutas menores. Lástima que solo sea imaginación.

Este Top-5 suponía una recaudación estimada de unos 2.640.000€ entre viernes y domingo lo que permitía intuir un global de la taquilla que se moviese en torno a los 4.160.000€, cifra ésta prácticamente idéntica a la del fin de semana anterior y apenas un 4,5% por encima de los €3,98 millones del año pasado por estas fechas. La cosa no acaba de arrancar. Considerando únicamente los fines de semana (dejamos así a un lado los efectos de las fiestas del cine y de los laborbales de la semana santa de un año y otro), hubo un momento de claro optimismo, entre mediados de febrero y mediados de marzo (con el estreno de Cincuenta sombtas de Grey como referente), en que la comparativa interanual arrojaba saldos positivos de entre el 15% y el 25%. El pasado fin de semana, justo dos meses después, el saldo es ya negativo. Como apuntaba el presidente de FAPAE en un tweet el pasado lunes, son las consecuencias del buen tiempo. Así vamos.

La profesora de Historia (A Contracorriente) debutaba con 77.000€ y 1.485€ por cine; Una nueva amiga (Golem) promediaba 1.070€ por local para un primer parcial de 54.000€; La deuda (Alfa) se tenía que conformar con 21.000€ y menos de 600€ por ubicación y Sicarivs: la noche y el silencio no alcanzaba los 14.000€ para una media de 250€ por sala. De Echeverría a Etxeberria (Splendor) recaudaba 1.500€ en diez pantallas y Cautivos (La Aventura) 1.300€ en cinco. Por último, Corsarios (Pirámide) habría ingresado 125€.

Del resto de títulos lo más destacado son los buenos mantenimientos de La oveja Shaun (125.000€ perdiendo un 3,5%), Astérix (107.500€ cayendo apenas un 1,4%), Superpoli en Las Vegas (105.500€ dejándose también un 1,4%) o Minúsculos (que con 61.500€ crece un 20,5%).

Da igual el potencial comercial que se espere de los estrenos del próximo viernes; no importa la campaña de lanzamiento que cada uno de ellos lleve detrás. Lo que verdaderamente importa es que haga mal tiempo. La industria del cine y muchos agricultores, así como empresas auxiliares de uno y otro sector, lo agradecerán. Quien crea, que empieze con las rogativas para que llueva. Amén.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   20.may.2015 08:07    

Aprender de los errores y apostar por el futuro, esa asignatura pendiente.

    lunes 18.may.2015    por Juan Herbera    2 Comentarios

Octubre de 1993. Se acababa de vivir una auténtica locura con el primer fin de semana de estreno de Parque Jurásico. El responsable de uno de los complejos multisala más concurridos de la época, sito en el cinturón industrial de Barcelona, me explicaba una anécdota tras otra: colas interminables en taquilla desde horas antes de abrir las mismas (no existía la venta anticipada; ¡¡no existía internet!!) con la consiguiente picaresa en lo que al puesto a ocupar en la fila (con compra-venta/soborno de lugares incluido); la seguridad del centro comercial totalmente superada; aglomeraciones en los vestíbulos, en las entradas a las salas (no se hacían sesiones numeradas); descontrol al acomodar; quejas de clientes; algun retraso en los inicios que se acumulaba en sesiones posteriores.  De limpieza de salas nadie hablaba. Todo daba igual: las cifras de asistencia y recaudación eran más que sobresalientes; lo nunca visto. Decía la persona en cuestión: el público hubiese pagado lo que fuera por una entrada en esos primeros días.

Eran los años de recuperación. Se venía del desastre causado por la aparición del vídeo a mediados de los ochenta, años en que otro tipo de oferta de entretenimiento, viniendo el país de donde venía, también ayudaron a alejar público de los cines con el consiguiente cierre se innumerables salas. A mediados de los noventa el crecimiento en número de pantallas empezó a ser muy notable; los centros comerciales incorporaban siempre multisalas (muchas veces minicines...). Poco a poco iban a empezar a fijarse en el mercado español algunas cadenas de exhibición extranjeras que, pocos años después, acabarían sumándose a la fiesta y modernizando el parque de locales de nuestro país.

Se daban por buenas muchas cosas que, quizás, no se hubiesen tenido que aceptar con tanta naturalidad (me refiero muy especialmente a todo lo relacinado con la atención al cliente y la calidad de los servicios prestados en los cines) porque todo era novedoso. Y había que confiar en que, con el paso de los años, una vez consolidado el mercado y, con él, una nueva mentalidad en el sector de la exhibición, muchas de esas prácticas irían desapareciendo.

Cierto que la calidad de las salas españolas mejoró y mucho en la década inicial del siglo XXI; se puso al nivel de otros mercados punteros y por delante de buena parte de los vecinos europeos. No se puede decir lo mismo del servicio y la atención al cliente. Para más desgracia, el inicio de la crisis sectorial (que podríamos situar en 2005, tres años antes de que la económica empezase a hacer estragos en todo el país) con caídas muy notables de la asistencia tuvo como consecuencia inmediata el frenazo a las inversiones en remodelación y modernización de instalaciones y nuevos y más profundos recortes en el personal de los cines cuya misión era atender a los espectadores. La esperada evolución no se concretó.

Abril de 2015. Multisalas de un centro comercial del centro de Barcelona; sesión de las seis de la tarde de un sábado para ver Cenicienta. Una madre con dos niñas ha comprado sus entradas por internet (pagando, cómo no, el recargo que la empresa en cuestión cobra por cada entrada). Llega con tiempo suficiente para hacer la inexcusable compra en el bar del cine; se dirige a la sala diez minutos antes de la hora marcada para el inicio de la sesión. Espera; a la hora en cuestión se abren las puertas de acceso a la sala; empiezan a salir espectadores de la sesión anterior al mismo tiempo que los de la siguiente acceden. La pantalla todavía está en proyección, con los títulos de crédito sin finalizar, y con algún espectador esperando a que terminen. Y empleados empezando a recoger lo más llamativo de los restos que hayan quedado del pase previo (aún sin concluir). En un momento todo acaba: la sesión anterior, la recogida parcial de cajas y vasos y ya se puede empezar la nueva proyección. Tarde, como es de suponer.

Han pasado 22 años y aún estamos así. Entonces, con el estreno de Parque Jurásico, a muchos nos podía parecer que todo estaba permitido por las circunstancias. Ahora, con Cenicienta acabando su carrera en las salas, con poca afluencia, y en un cine de una de las ciudades más importantes de Europa (con un precio también de altísimo nivel), no hay justificación posible. Se sigue programando mal, sin tener en cuenta la duración de las películas y el tiempo mínimo imprescindible entre sesiones para que la operativa no afecte al espectador (saliente y entrante). Y eso que con la digitalización se puede jugar mucho más con horarios y salas. Pero hay que saber. Y querer. Y preocuparse de lo que pasa en los complejos. Y pensar que lo más importante es el espectador. Más aún que la recaudación puntual de una sala o sesión. Y que hay que dar explicaciones cuando algo falla. Y que hay que ofrecer una compensación si la experiencia es poco satisfactoria por culpa de la empresa. Y que hay que estar ahí. Con ganas, pensando en el presente y en el futuro. Vivir del pasado no resuelve nada. Lo complica todo si no se sabe hacer una lectura en positivo, si no se aprende de los errores y se rectifica.

Duele ver cómo una de las grandes cadenas del país decide cobrar un recargo en cada entrada en el fin de semana de estreno de Vengadores: la era de Ultrón. Así, por las buenas. Sin avisar. Y con precios de salida ya muy elevados. Se desprecia al espectador.

No me olvido de las grandes distribuidoras. En Alemania ese mismo título ha sido el causante del boicot de empresas exhibidoras independientes al saberse que la distribuidora había incrementado las condiciones de contratación de forma unilateral. Se desprecia al espectador también así, porque la distribuidora debe saber (sabe) que una decisión como esa tendrá como consecuencia, si no en todos los casos sí en muchos, un aumento del precio de la entrada. Y esa espiral no es buena para nadie. Esa teoría de aprovechar el momento, en un espectáculo como ha venido siendo el cine durante décadas, me parece una frivolidad y un abuso injustificable. Con ese criterio, si para La era de Ultrón todo vale, ¿qué habría que hacer con las películas de las que, comercialmente, nadie espera casi nada? También las grandes distribuidoras tienen títulos así en su catálogo. Echad un vistazo a los informes de taquilla de este blog e identificaréis unas cuantas cada semana.

Hemos perdido una oportunidad de cambiar muchas cosas en nuestro mercado cinematográfico. Lo hemos tenido en la punta de los dedos; empezamos a dar pasos en la buena dirección. Pero al final fallamos. Falló la voluntad, la mentalidad. Como en muchos otros aspectos de la vida económica del país. No somos peores que nadie, pero no hemos sabido aprovechar las oportunidades para demostrar nuestro potencial. La picaresca, el chanchullo, el cortoplacismo, la desconfianza atávica, el frentismo, el "quítate tú para ponerme yo", el miedo a lo nuevo, el no cambiar por evitar tener que dar explicaciones, el arrinconar al que apunta maneras por si se convierte en una amenaza. Todo eso nos pierde y nos condena.

Lo mío es pasión por este lado de la industria del cine, el de la comercialización y el análisis de mercado. No sé si podré seguir vinculado a él en lo que me quede de carrera profesional. Pero seguiré convencido de que hay otra manera de hacer las cosas y confiando en que esa manera llegue también aquí. Un mercado de casi 150 millones de espectadores hace menos de 15 años se lo merece. Que nadie me diga que eso era tan irreal como los 78 millones de 2013. No. Aquí hay potencial de crecimiento. Lo que faltan son ganas de arriesgar para buscar la recuperación. Alguien me dijo una vez, hablando de cosas relacionadas con contratación y estrenos: si no tiras de tres, no ganas. No es una teoría que me convenza para todo en la vida. Pero ahora, aquí, la firmo. No aseguro que vuelvan los 146 millones de entradas vendidas pero el margen de mejora es de 68 millones. El partido se ha complicado demasiado. Vale la pena probar algún triple. Aunque lo tenga que tirar esa joven promesa que casi siempre está en el banquillo en los momentos decisivos. Si entra, salvados.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   18.may.2015 08:20    

El nuevo 'Mad Max', única esperanza para la taquilla

    jueves 14.may.2015    por Juan Herbera    0 Comentarios

A finales de  la década de los setenta del siglo pasado George Miller era un joven australiano (34 años) a punto de estrenar su primer largometraje, Mad Max, salvajes de autopista (1979), una historia futurista con acción  y coches por doquier, que iba a protagonizar el también debutante Mel Gibson, aún más joven que él (23 años). Hubo dos secuelas: El guerrero de la carretera (1981) y Más allá de la cúpula del trueno (1985), ambas con el dúo director/protagonista al frente de los proyectos. Han pasado treinta años y Warner ha decidido recuperar aquella apuesta en lo que ahora se denomina reboot o reimaginación, con la intención de convertirla en una nueva franquicia. La consecuencia ha sido Mad Max: furia en la carretera (Mad Max: fury road), para la que han vuelto a confiar en George Miller (ahora con 70 años) y a la que han destinado $150 millones en costes de producción. No estará Mel Gibson, pero las críticas (excelentes) y las expectativas comerciales (elevadas) no parece que le vayan a echar de menos.

Las estimaciones de cara a la recaudación de su primer fin de semana han ido creciendo hasta situarse en los $40 millones (€35,63M), lo cual podría haberle asegurado el primer puesto del ranking de no ser porque coincide con el estreno de Dando la nota aún más alto (Pitch perfect 2) para la que las proyecciones apuntan a una apertura de $49 millones. Ambos títulos superarían a la tercera estancia de Vengadores: la era de Ultrón. En España, Mad Max: furia en la carretera (Warner) tiene el camino libre para liderar dado que la comedia musical de Universal no se estrena hasta la semana que viene. Al igual que sucede en Norteamérica, la de Disney/Marvel afronta su tercer fin de semana con cifras desgastadas (más aún tras su pase por los cuatro días de la Fiesta del Cine) que imposibilitan retener el número uno a poco que la de Warner confirme esas expectativas.

Serán 476 salas de 325 cines los que exhiban la película desde mañana (con versiones 2D, 3D, salas IMAX 3D y alguna versión original subtitulada). En el caso de que las previsiones americanas sean mínimamente acertadas y que el mercado español consiga representar entre el 4% y el 5% de las mismas, la taquilla de los tres primeros días de Mad Max oscilaría entre los 1.425.000€ y los 1.781.500€, con lo que la media por local se situaría entre los 4.385€ y los 5.480€. Para llegar a la banda baja de la horquilla la secuela de Vengadores debería descender no más del 10% (yo apuesto a que caerá en torno al 40% y más abajo explico el razonamiento para un porcentaje así de moderado) por lo que no parece que vaya a haber discusión respecto al nuevo lider de la taquilla española.

Como sucedía en semanas anteriores el resto de novedades juegan otra liga, tanto en presencia de mercado como en pretensiones comerciales, variables estas que, a menudo, como es lógico, van muy de la mano. La española Sicarivs: la noche y el silencio llega a 55 pantallas (con 43 dcp's y 10 blu-ray's) distribuida por World Line mientras la francesa La profesora de historia (A Contracorriente) se estrena con 53 copias (todas digitales y 12 de ellas ofrecienco la versión original subtitulada). De la también francesa Una nueva amiga, el último trabajo del director François Ozon, Golem no ha facilitado el dato de salas de estreno en el momento de publicar este post.

La coproducción entre Estados Unidos, España y Perú La deuda (Oliver's deal) pasó por el festival de Málaga y recogió el premio al mejor guión y a la mejor actriz de reparto (Nidia Bermejo). Alfa Pictures la estrena con 37 copias, de las que 25 serán en versión doblada, 6 en versión original subtitulada y las 6 restantes compartirán ambas versiones. El prestigioso director egipcio de padres armenios afincado en Canadá, Atom Egoyan, se responsabiliza de Cautivos, que La Aventura Audiovisual sitúa en 5 locales (todos con dcp en versión original subtitulada). Pirámide, por su parte, estrena el documental español Corsarios con dos copias digitales, una en Madrid y otra en Valladolid. También llega a las salas el documental vasco De Echevarría a Etxeberria (Splendor) con 9 copias.

Hace ahora un año Ocho apellidos vascos dejaba el liderazgo del ranking de recaudaciones tras nueves semanas en el Número Uno desbancada por Godzilla, que no pasaba de 936.000€ y una media de 3.090€ en 303 cines. La siguiente novedad no aparecía hasta el puesto número 10 y el global de la taquilla seguía la línea descendente apuntada la semana precedente. Se recaudaban 3.983.000€ con un Top-5 que sumaba €2,45 millones y suponía el 62% de la cifra global.

La semana pasada nada hacía presagiar que la recaudación del fin de semana quedaría por debajo de la del año pasado, como así fue (€4,18 millones frente a €4,72). Tomada buena nota, confiemos en que Mad Max: furia en la carretera no defraude ni en su estreno norteamericano ni en lo que el mercado español pueda representar en relación al mismo. Confiemos, por tanto, en una taquilla que no caiga por debajo de 1,5 millones; La era de Ultrón, tras caer drásticamente (-63,5%) en su segundo fin de semana al comparar contra una apertura de dos festivos, es de suponer que frene su descenso. Podría dejarse otro 50% (más aún habiendo pasado la Fiesta del Cine) pero yo seré un tanto optimista e imaginaré una caída del 40% que le permita ingresar en torno a 950.000€ en su tercera estancia.

 

El drama viene a partir de aquí, porque las dos películas que ocupaban el podio junto a la de Disney la semana pasada eran estrenos directos y se movieron entre los 330.000€ y los 340.000€. Cualquier descenso, por moderado que este fuese, no garantizaría más de 200.000€, cifra que no alcanzaba ningún otro de los mantenimientos que completaban el Top-5. Llegar a ese número para cualquiera de los demás estrenos de la semana significaría promediar por encima de los 3.500€ por cine. Complicado.

No veo un Top-5 que supere los 3 millones de euros. La semana pasada sumó unos €2,6 millones y pesó el 62% con un título en el entorno de 1,5 millones y el resto por debajo de los 350.000€. Si Mad Max y Vengadores cumplen con lo estimado unas líneas más arriba es probable que el Top-5 pese claramente más. Si no representa más del 74% se igualará la cifra del año pasado. Qué menos, ¿no?

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   14.may.2015 08:27    

Poco más de €4M en un fin de semana lamentable

    miércoles 13.may.2015    por Juan Herbera    2 Comentarios

Hace un año, exactamente por estas fechas, la recaudación del fin de semana (€4,7 millones) era la peor de un 2014 que vivía con estupefacción el mastodóntico éxito de Ocho apellidos vascos. Tras su noveno fin de semana en cartel (€1,2M) la de Universal acumulaba prácticamente 52 millones de euros. No había ninguna Fiesta del Cine al lunes siguiente, las novedades más destacadas de la semana eran Malditos vecinos y Violetta y las continuaciones en segunda semana mejor situadas Divergente y Carmina y Amén. El pasado fin de semana coincidía con la segunda estancia de uno de los títulos, sobre el papel, más comerciales de la temporada, Vengadores: la era de Ultrón. Ni eso ni los otros once estrenos ni los mantenimientos fueron suficiente carga para evitar una recaudación global de poco más de 4 millones de euros, cifra que suena a ridícula. Hay quien se escuda en la Fiesta del Cine para justificar descalabros como este o, incluso, la decepcionante apertura de la de Disney/Marvel de la semana pasada. Bajo mi humilde opinión, con argumentos así este mercado no tiene remedio. Ni ahora ni nunca.

La era de Ultrón se mantuvo al frente del ranking de recaudaciones con un estimado de 1.580.000€, lo que suponía un descenso del 64% en relación al fin de semana de apertura. Vaya por delante que porcentajes de caída tan pronunciados eran muy previsibles dado que el viernes se comparaba contra un festivo que, en el caso de la de Disney/Marvel, además era de estreno (tras el jueves) lo que lo hacía aún más potente por la concentración de una parte de los fans de la franquicia. De no haber sido por esa circunstancia la caída había estado alrededor del 50%. Tras once días en cartel, la secuela de Los Vengadores acumulaba 8.060.000€ y 1.220.000 espectadores. La primera entrega multiplicó por 3,1 su cifra de apertura hasta alcanzar los €16,2 millones. Si La era de Ultrón repitiese coeficiente sumaría €14,7 millones (incluídos aquí los 1,1 millones del jueves de estreno). Lo que suceda con la Fiesta del Cine puede ayudar a mantener viva la ilusión de aspirar a ese complicado objetivo.

Dos novedades completaron el podio, pero lo hicieron con recaudaciones escasísimas. El viaje más largo (Fox) ingresó un estimado de poco más de 340.000€ (consecuencia de unas 51.000 entradas vendidas) para una media de apenas 1.210€ por local. Mejoraría en un 28% el registro de salida de Lo mejor de mi de la semana pasada pero representaría solo un 3.1% en relación a la apertura norteamericana. Incluso con datos tan pobres le ha valido para ser segunda.

Cerca estuvo Suite francesa (eOne) con su estimado de 325.000€ (48.000 espectadores) y su promedio de 1.380€ por cine, cifra esta que queda a un 54% de la obtenida en el estreno británico, a un 45% del francés y a un 41% del italiano. Me resisto a hacer estimaciones de recaudación final; la fuerza de la Fiesta del Cine puede dar un vuelco espectacular a cifras tan flojas como las de estos dos estrenos por lo que será más prudente esperar a la semana próxima para sacar conclusiones definitivas. Ánimo.

El maestro del agua cumplía con su tercer fin de semana con un estimado de apenas 180.000€, es decir, un 68% por debajo de la cifra precedente. Su parcial se situaba en los 1.810.000€ y las 285.000 entradas vendidas La familia Bélier cerraba el Top-5 con un estimado de 152.000€ en su tercera estancia, un descenso del 57,5%, que llevaba su parcial hasta los 1.070.000€ y los 165.000 espectadores.

Hay que remontarse hasta aquél fatídico fin de semana del 11 al 13 de julio del pasado año (el Mundial se despedía con la segunda peor taquilla global en un fin de semana en nuestro país: €2,7 millones) para encontrar cuatro películas entre las cinco más taquilleras por debajo de 350.000€ de recaudación entre viernes y domingo. Entonce la lider apenas superaba los 310.000€. Esa es la diferencia con el fin de semana pasado. Gracias a la cifra de La era de Ultrón la recaudación del Top-5 actual fue de casi 2.600.000€, lo que proyecta a un global del fin de semana de 4.180.000€, un 52% más floja que el fin de semana previo y, lo que es mucho peor, un 11% por debajo del mismo fin de semana del año pasado. Es, en consecuencia, el registro más flojo en lo que llevamos de año y el peor desde ese dramático fin de semana de julio ya mencionado.

Con números como los vistos imaginad los del resto de novedades. El gurú de las bodas (Sony) arrancaba con 135.000€ promediando 665€ por complejo (un 0.8% en relación a la taquilla inicial norteamericana y un 90% por debajo de la británica); A cambio de nada (Warner) se quedaba en 120.000€ y una media de poco más de 1.140€ por local; Sweet home (Filmax) no alcanzaba los 108.000€ y su media era de 715€; Hipócrates (Caramel) sumaba 55.000€ (media de 1.830€ por cine) mientras Minúsculos: el valle de las hormigas perdidas (Festival) dejaba para el recuerdo los menos de 410€ por sala que supusieron sus 50.500€ recaudados.

Hemos repasado las cifras de siete estrenos. Pero es que había doce: La canción del mar (Karma), poco más de 13.000€ y un media por debajo de los 300€; Meñique y el espejo mágico (European Dreams Factory), 7.000€ y 150€ por pantalla; Güeros (Good), 4.300€ y algo menos de 900€ por ubicación. Por último, Las altas presiones (Márgenes), 3.200€ mientras de Princesa (Media3) no hay cifras conocidas.

Sobran los comentarios. Solo uno: se le gira mucho trabajo a la Fiesta del Cine si tiene que salvar la carrera de tantos títulos.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   13.may.2015 08:16    

2015 no empeora significativamente pero no mejora lo suficiente

    lunes 11.may.2015    por Juan Herbera    0 Comentarios

Los norteamericanos son muy dados a hacer un seguimiento de resultados muy exhaustivo (en las grandes cadenas de exhibición, si no han cambiado los hábitos, el control de gastos/ingresos es semanal) y a hacer balance cada cuatro meses, tres veces al año. Hace pocas semanas publicaba yo un repaso a lo sucedido en el mercado cinematográfico español en el primer trimestre de este 2015, por lo que no aburriré de nuevo revisando los títulos con mejor comportamiento apenas cuatro semanas más tarde aunque en ellas se incluya la semana santa. Lo que sí puedo hacer es analizar los grandes números del mercado entre el 1 de enero y el 30 de abril y compararlos con lo que pasaba en ese mismo periodo en 2014.

Y está bien que lo haga hoy, el día en que se inicia la primera Fiesta del Cine de este ejercicio. El año pasado la edición de primavera coincidió con los días 31 de marzo, 1 y 2 de abril (esas fechas, en este 2015, caían de lleno en plena semana santa) mientras que en 2015 se celebrará entre el lunes 11 y el jueves 14 de mayo (las semifinales de Champios con Barça y Madrid jugándose el pase a la Final en martes y miércoles deben haber tenido mucho que ver en ese día extra). Por tanto, en 2014 se incluía su resultado en el primer cuatrimestre y en 2105 quedará para el segundo. Había que hacer esa salvedad y recogerla, de alguna manera, en la comparativa.

Entre el inicio del año y el final del mes de abril la recaudación de 2015 ascendía a prácticamente 179 millones de euros, un 4,5% por debajo de lo que se ingresaba en el mismo periodo del año pasado. La asistencia caía un 10% (poco más de 28 millones de entradas vendidas frente a 31,5 millones) y el precio medio se situaba en 6,32€, un 6% por encima de los 5,95€ del primer cuatrimestre de 2014. Para quienes pudiesen pensar en achacar tal descenso a un menor número de estrenos decirles que, según mi base de datos (que no recoge el 100% de los mismos pero sí la inmensa mayoría de ellos), en los primeros cuatro meses de 2015 se habíann estrenado 135 películas frente a las 126 del año anterior, es decir, un aumento del 6% (ese crecimiento también se da en el total de títulos exhibidos, aunque no sean estrenos).

Los dos elementos que "distorsionan" la comparativa son la presencia de Ocho apellidos vascos y la celebración de la primera Fiesta del Cine, ambos en 2014. No soy partidario de sustraer el resultado de un título en un análisis de estas características. Cada año es como es y tiene los títulos que tiene; para bien y para mal. Pero cuando hablamos de un blockbuster tan impresionante es obligado llamar la atención sobre sus números y buscar sus consecuencias en la comparativa. En el periodo analizado la comedia de Telecinco y Universal había ingresado 45 de los 55 millones que recaudó al final de su paso por las salas. Eso es algo más de los 42 millones que sumaban, a finales de abril, las tres películas más taquilleras estrenadas hasta entonces en 2015: Cincuenta sombras de Grey (€19,5M), Fast & Furious 7 (€12,5M) y Perdiendo el norte (€9,7M).

Haciendo un ejercicio de imaginación (nada científico, por supuesto), si Ocho apellidos vascos hubiese tenido un comportamiento equivalente al de Cincuenta sombras de Grey (coincidiréis conmigo en que, si antes de su estreno, nos dicen que ese sería su resultado final todos, absolutamente todos, habríamos firmado con los ojos cerrados y dudando de que fuese posible), es decir, que hubiese ingresado 20 millones menos, la comparativa de la recaudación acumulada en el primer cuatrimestre del año cambiaría el color del saldo que, de un 4,5% en rojo pasaría a un 7% en negro en favor de 2015.

Más sentido tiene detenerse en el efecto de la Fiesta del Cine. Entre el lunes 30 de marzo y el miércoles 2 de abril de 2014 se vendieron aproximadamente 1.950.000 entradas lo que supuso unos ingresos de en torno a 5.670.000€. Sería largo y complicado ponerse de acuerdo en si, caso de no haberse celebrado la Fiesta, todo ese público habría acudido a los cines a precio habitual. Permitidme que yo crea que la inmensa mayoría no lo habrían hecho. Pero como siempre, es algo opinable. Aún con todo, y puesto que la primera edición de la Fiesta en 2015 será en mayo, permitidme que haga la comparartiva entre los dos cuatrimestres suprimiendo el efecto de la de 2014.

Así las cosas, la recaudación entre enero y abril del año pasado habría sido de 181,6 millones de euros, apenas un 1,5% por encima de la de éste 2015 mientras que la asistencia habría sido de 29,52 millones, un 4% más que las entradas vendidas en lo que llevábamos de éste año (1,19 millones de espectadores de diferencia en cuatro meses). El precio medio estaría un 2,7% más alto en 2015 que los 6,15€ en que quedaría el de 2014 (lo que vendría a apuntar que algunas cadenas de exhibición entendiesen que los precios del año pasado habían tocado fondo y que había que volver a subirlos).

Resumiendo: hechas las salvedades propias de la presencia de un título como Ocho apellidos vascos y de la celebración de la primera Fiesta del Cine en el primer cuatrimestre del año, la realidad de 2015 no es significativamente peor que la de un año atrás. Pero tampoco es suficientemente mejor. Y conviene no olvidar que nos movemos en cifras de mercado muy cortas para el potencial de lo que era y es, por posibilidades, España. Y, cuidado, con los precios tendiendo a subir de nuevo. Me parece que no todos han acabado de entender que falta llegar y recuperar a muchos espectadores que abandonaron el hábito de ir al cine años atrás. Los mini brotes verdes que arrojaban los resultados de 2014 no eran bastante sóldios como para apuntar una recuperación que todavía no se atisba. Quedan dos cuatrimestres más. Confiemos.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   11.may.2015 08:22    

Doce títulos más para disfrutar de la Fiesta del Cine de primavera

    jueves 7.may.2015    por Juan Herbera    0 Comentarios

Doce estrenos más. He perdido la cuenta de cuántas novedades han llegado a las salas en las últimas semanas y no quiero entretenerme ni un segundo en volver atrás para contarlas. Es probable que, como en tantas otras cosas, haya que aceptar la nueva realidad del mercado y no pensar si ésta es buena o mala. Sencillamente es lo que hay: se estrena en sesiones sueltas (aunque no se sepa exactamente cuantas) y gracias; lo que llega, aún en precario, afecta a lo que ya estaba estrenado. Y si la consecuencia es que la anterior se queda con menos sesiones de las que merecería, mala suerte, es la ley de la jungla...entre compañías modestas independientes principalmente. La digitalización ha traído inconvenientes, sin duda alguna. Y permitía ventajas que no todas ellas se están explotando o no siempre en la mejor dirección. Pero a la hora de programar es innegable que se puede hacer muchas más combinaciones que con las antiguas copias de 35 mm. A las pruebas me remito.

En esta ocasión puede haber una explicación: aunque sean entradas a precios muy bajos y la mayoría se concentren en pocos títulos hay que intentar rascar algo de la Fiesta del Cine, que en esta edición añade un día más (probablemente la Champions, con Barça y Madrid en semifinales, tenga mucho que ver en ésta decisión). A algo hay que cogerse...

Una vez estrenada Vengadores: la era de Ultrón volvemos a esa realidad en que cuesta identificar qué título de los que llegan tiene más posibilidades de aparecer por la parte alta del ranking de recaudaciones. Y cuando digo parte alta no me refiero, necesariamente, a los puestos de privilegio (Top-3) u honor (Top-5). Menos preámbulo que hay mucho que relacionar.

El gurú de las bodas (The wedding ringer) es, de entre las novedades, la película con mejor cifra en su estreno norteamericano: $20,65 millones (€17,85M) en su primer fin de semana a mediados de enero. De Europa, el único dato relevante disponible es el de Reino Unido, donde arrancó un mes más tarde con €1,34 millones promediando 3.500€ en 384 locales. Sony la sitúa en 203 pantallas de otros tantos cines con 180 copias, todas ellas con la versión doblada. Hace quince días la misma distribuidora estrenaba otra comedia de consumo muy doméstico (Superpoli en Las Vegas, con una apertura estadounidense bastante similar) en idéntico número de complejos. Entonces promedió algo menos de 2.100€ para un primer parcial de 422.000€.

El drama romántico norteamericano El viaje más largo (The longest ride) es otra adaptación de un best-seller de Nicholas Sparks, al igual que sucedía la semana pasada con el estreno de Lo mejor de mi. Si aquella debutó en Norteamérica en octubre con $10 millones ésta lo hizo recaudando $13,02 millones (€12,27M) en su apertura hace un mes. En España Lo mejor de mi no pasó de los 270.000€ en el fin de semana (media de 1.510€ en 179 locales), y los 300.000€ en los primeros cuatro días de exhibición, entre un 3.5% y un 4% respecto al arranque estadounidense. Si El viaje más largo lograse representar el 5% proyectaría a un primer parcial de 613.500€, lo que, vistos los 284 cines (con versiones doblada y original subtitulada) en que la estrena Fox, supondría un promedio de 2.160€ por ubicación. Con una cifra así es más que probable que ocupe la segunda plaza del ranking, la primera de esa otra Liga que jugarán todos los títulos que no sean Vengadores: la era de Ultrón.

Otro drama romántico, este de nacionalidad británica, es Suite francesa (Suite francaise), ambientada en la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Inédita en Estados Unidos debutó en el Reino Unido a mediados de marzo ingresando 708.000€ en 425 locales (media de 1.670€). En la misma fecha se estrenaba en Italia, donde recaudó 550.000€ en su primer fin de semana promediando 3.315€ en 166 salas. En Francia alcanzó los 592.000€ en sus primeros cinco días de exhibición (media de 1.860€ en 318 cines) a inicios del mes de abril. eOne estrena Suite francesa en 236 salas de 235 cines (con 144 copias digitales duales de ls que 1 ofrece la versión original subtitulada) que, de promediar 2.000€ por local, generarían un primer fin de semana de 470.000€.

A cambio de nada fue la gran vencedora del reciente Festival de Málaga, donde se llevó cuatro premios entre ellos la Biznaga de oro a la mejor película. Ópera prima de su director, Daniel Guzmán, aborda los problemas de un joven adolescente que crece y vive en un ambiente familiar un tanto complicado que decide dar un giro radical a su vida en compañía de su vecino y mejor amigo. Serán 105 las pantallas que exhiban la película distribuida por Warner.

También española y también primer largo para su director, Rafa Martínez es la de terror Sweet Home, de la que Filmax distribuye 150 copias; en 41 locales se podrá ver la infantil animada, de nacionalidad cubana, Meñique y el espejo mágico (European Dreams Factory) mientras la francesa Hipócrates llega de la mano de Caramel a 30 salas (12 de ellas ofreciendo la versión original subtitulada).

Dirigidas al público infantil y animadas son también la irlandesa La canción del mar, nominada al Oscar como mejor largometraje de animación, de la que Karma distribuye 46 copias (40 dcp's en versión doblada, dos en la subtitulada y cuatro combinando ambas) y la francesa Minúsculos, el valle de las hormigas perdidas (Festival); Güeros, mexicana, es la apuesta de Good Films en 6/7 cines tras alzarse con el premio a la mejor película latinoamericana del pasado festival de San Sebastián y ser reconocida como la mejor ópera prima en el de Berlín. MediaTres, por su parte, busca un espacio para la surcoreana Princesa (Han Gong-ju) situándola en dos salas (una de Madrid, otra de Barcelona, ambas en versión original subtitulada) al tiempo que la estrena en las plataformas de VOD más conocidas desde el mismo viernes.

Otras dos producciones españolas cierran el grupo de recién llegadas. De hecho, una de ellas, la que sería la novedad número trece, no es un estreno sino una reposición. A Esmorga (Vía Láctea) se estrenó a finales de noviembre en 18 salas con éxito de público en su Galicia de origen (recaudó cerca de 250.000€ tras multiplicar por cuatro los 61.300€ de la apertura) y ahora se repone en locales del resto del país buscando completar su carrera comercial. La otra novedad es Las altas presiones (Márgenes distribución).

El año pasado por estas fechas Ocho apellidos vascos continuaba al frente del ranking de recaudaciones en su noveno fin de semana de estreno. Dos novedades se situaban tras ella: Malditos vecinos, con 603.000€ (media de 2.225€ en 271 complejos) y Violetta: la emoción del concierto, con 512.500€ promediando 3.015€ en 170 cines. El Top-5 recaudaba €2,98 millones y representaba un 63% de los 4.721.000€ que se ingresaban entre viernes y domingo por la totalidad de títulos de la cartelera. Era esta la peor taquilla de fin de semana de lo que se llevaba de año e inauguraba un periodo lamentable (con el Mundial de por medio) del que el mercado no se recuperaría hasta que a finales de noviembre se volvieron a ver los 8 millones en ingresos.

Se abre, por tanto, una buena oportunidad para sacar ventaja en la comparativa entre 2015 y 2014. Como podréis ver en el post del próximo lunes el primer cuatrimestre arroja saldo negativo tanto en recaudación como en asistencia, si bien se puede hacer una lectura nada tremendista al matizar el peso de Ocho apellidos vascos y la presencia de la primera Fiesta del cine en los números del año pasado. Sea como sea, conviene aprovechar y tomar toda la distancia posible. Nunca se sabe lo que acabará pasando más adelante (como la realidad de La era de Ultrón nos acaba de recordar).

Habiendo habido un doble festivo en el fin de semana pasado y con la Fiesta del Cine en puertas lo lógico sería vivir un fin de semana de grandes descensos entre lo ya estrenado. A pesar de ello, el primer puesto para la segunda estancia de la secuela de Vengadores no puede correr peligro. Muy mal tendrían que ir las cosas en el conjunto de la taquilla para que la recaudación global no superase cómodamente a la del fin de semana equivalente del año pasado (€4,7M). Consolémonos con ese objetivo; cotas más altas me temo que tendrán que esperar.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera    7.may.2015 08:24    

'Vengadores: La era de Ultrón' (€4,35M/€5,5M) lejos de las sombras de Grey

    miércoles 6.may.2015    por Juan Herbera    1 Comentarios

Olvídense de los grandes récords; olvídense incluso de la mejor entrada del año o de una apertura claramente por encima de la de su predecesora. El debut de Vengadores: la era de Ultrón no fue en nuestro país tan potente como hubiese sido deseable. Y no es la primera vez que pasa; menos aún con los títulos de Marvel, única compañía que ha logrado arrancar con recaudaciones por encima de los $170 millones en Estados Unidos donde copa el podio con las tres mejores aperturas de todos los tiempos (las dos entregas de Vengadores y Iron Man 3). Esa distancia entre el público español y los títulos de superhéroes es más reciente de lo que parece y se hace muy evidente al comprobar la diversidad de géneros a que pertenecen las películas que quedan por delante (para refrescar, el Top-10 de mejores fines de semana de estreno aquí).

Y eso que en esta ocasión todo se había alineado en favor de un registro para recordar: cuatro días con doble festivo viernes/domingo fuera de época vacacional (una combinación que llevó a Lo imposible a batir el récord de apertura en nuestro mercado cuando entre el 11 y el 14 de octubre de 2012 recuadaba €10,28M, €8,98 de ellos en el fin de semana tradicional); sin competencia ni de estrenos ni de mantenimientos; sin un combate de boxeo como el de Mayweather-Pacquiao que puede haber restado $9 millones a la recaudación de inicio norteamericana. A pesar de todo ello, tampoco.

Vengadores: la era de Ultrón (Disney/Marvel) debutó en Estados Unidos con $191,3 millones (€170,8M), la segunda mejor marca de todos los tiempos tras los $207 millones de Los Vengadores de hace tres años. Es una cifra brutal, escandalosa, pero algo inferior a lo inicialmente esperado (ciertos eventos deportivos del fin de semana, especialmente el combate de boxeo ya mencionado, podrían haber frenado una progresión que, con la recaudación del viernes, apuntaba a nuevo máximo registro histórico). A nivel internacional, más allá del dato puntual de este o aquel mercado, la entrada de La era de Ultrón es, de media, un 31% superior a la de Los Vengadores. Nada de todo eso ha sucedido en España.

Con un estimado de 4.350.000€ entre viernes y domingo Vengadores: la era de Ultrón promedió unos 11.500€ por local y atrajo a unos 625.000 espectadores, representando un 2,5% respecto a la apertura norteamericana. Se convierte así en la segunda mejor cifra del año, por delante de los €4,09M de Furious 7 pero muy lejos de los €7,29 del primer fin de semana de Cincuenta sombras de Grey. Los Vengadores había arrancado con una media de 13.360€ para un parcial de 5.304.000€ entre viernes y domingo representando un 3,3% del arranque estadounidense. Así las cosas, la taquilla del primer fin de semana de La era de Ultrón queda un 18% por debajo de la lograda por su predecesora.

Se está poniendo muy de moda últimamente utilizar la cifra de los días previos al fin de semana para hablar de recaudación de apertura. Cada cual es muy libre de actuar como más le apetezca. Hay países de nuestro entorno donde lo habitual es estrenar en miércoles o jueves, por lo que su dato suele referirse a ese total de días. Cuando vas a comparar con otros títulos, la cifra de referencia es la misma. No es lo que pasa por aquí, donde nos hemos acostumbrado a estrenar en viernes. Y es, de hecho, en esos tres días del fin de semana, cuando se han establecido las mejores marcas en nuestro mercado. Entiendo perfectamente la teoría de que si una película de grandes dimensiones aterriza en miércoles o jueves, el público se distribuye entre esos días en vez de concentrarse en el fin de semana. Pero yo soy de comparar peras con peras, al igual que hacen los norteamericanos y otros analistas internacioanales. Ya sé que añadir días va muy bien para maquillar ciertas comparativas. Yo no dejo de hacerlo, pero después de comparar manzanas con manzanas.

Con la recaudación del día del estreno, el parcial de los cuatro primeros días de exhibición de La era de Ultrón se situó en un estimado de los €5,5 millones y 807.000 entradas vendidas. Visto así, la media por complejo crecería hasta los 14.650€ y el peso del mercado español respecto al norteamericano sería del 3,2%. Es decir, que la segunda entrega de Los Vengadores habría necesitado un fin de semana de cuatro días y dos festivos para mejorar en un 4% la taquilla de la primera e igualar el peso (escaso) del mercado español en relación al estadounidense. Recuerdo que la media de crecimiento a nivel internacional ha sido del 31%, lo que hubiese proyectado a un primer parcial de casi siete millones de euros en nuestro país. En cuatro o tres días, como se quiera. Por cierto, Furious 7, en sus primeros cuatro días (también de jueves a domingo con el viernes festivo) recaudó €5,8 millones. Viéndolo así, La era de Ultrón sería la tercera mejor apertura en lo que llevamos de 2015.

Como era perfectamente previsible el resto de títulos se movieron en cifras mucho más modestas. Eso sí, sacando partido de la festividad del 1 de mayo para presentar porcentajes de descenso muy moderados cuando no de mejora como en algún caso muy concreto.

El maestro del agua se dejó un 23% con su estimado de 550.000€ para acumular algo más de 1.500.000€ y 230.000 espectadores tras sus primeros diez días en cartel. Dentro de una semana estaremos iniciando la primera Fiesta del Cine de 2015. Aunque títulos como éste llegarán a esa cita un tanto desgastados nunca es despreciable el incremento de espectadores de cara al saldo final (la taquilla no lo nota tanto dado que las entradas se venden todas a precios muy bajos). 

Un 26% descendió La oveja Shaun con un estimado algo por encima de los 395.000€. El parcial, tras este su tercer fin de semana, alcanza los 1.850.000€ y las 300.000 entradas vendidas. El objetivo de alcanzar los 2,5 millones como taquilla final en ambos casos se puede mantener hasta ver cómo les ha ido en esos tres días excepcionales.

Una posición sube, tras su segundo fin de semana, La familia Bélier, la que mejor partido saca del puente del 1 de mayo al crecer un 7% con su estimado de 355.000€ (la media por local es prácticamente idéntica a la del fin de semana de estreno dado que se ha incrementado en seis locales su presencia de mercado). Acumula 820.000€ y algo más de 120.000 espectadores. Cierra el Top-5, cayendo tres peldaños, Fast & Furious 7 que, en su quinto fin de semana ingresaba un estimado de 340.000€ (cede un 43,5%) para sumar €12,9 millones y dos millones de espectadores.

Las cinco mejores recaudaciones alcanzaban un estimado de prácticamente €6 millones entre viernes y domingo lo que permite proyectar a un global de la taquilla del fin de semana de unos 8.650.000€. Sería un 66% mejor que el fin de semana previo y un 30% superior a la del fin de semana equivalente del año pasado. No obstante, no pasaría de ser la quinta marca en lo que llevamos de año a pesar de estrenarse un título llamado a arrasar y aglutinar una importantísima parte de la recaudación general. Los €4,35 millones de La era de Ultrón supusieron el 50% del total ingresado. Cabía esperar una taquilla más alta y un peso superior que hubiesen tenido como resultado un global de entre 10 y 11 millones. No pudo ser.

Ya está siendo muy extenso el post como para detenerme en repasar otros resultados, todos ellos con registros muy modestos. Vistazo rápido a los estrenos que se han metido entra las veinte mejores cifras: Astérix: la residencia de los dioses (Warner) no pasó de los 327.000€ en el fin de semana y los 347.000€ en los cuatro días (media de 1.535€ por local entre viernes y domingo) desde la sexta posición; novena entró Lo mejor de mi (Tri Pictures) con un estimado de 265.000€ (promedio de casi 1.500€ por cine) en el fin de semana y 297.000€ añadiendo el jueves; decimoquinta plaza para Walking on sunshine (Flins & Pinículas) con 88.000€ y 95.000€ (media inferior a 600€ por cine en el fin de semana); decimoséptima para Mandarinas (Karma) y su estimado de 62.000€ (media de 2.140€) y 67.000€ y decimonovena para Tiempo sin aire (Syldavia) con 58.000€ (1.610€ de media en el fin de semana).

Utilizado ya el comodín de La era de Ultrón toca ahora magnificar una vez más la Fiesta del Cine. Y confiar en que, igual que la de Disney/Marvel se ha vuelto a quedar lejos de los que parecería razonable visto lo sucedido en el resto del mundo, haya otros títulos que aquí funcionen mejor de lo esperado. Brazos abiertos, oiga.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera    6.may.2015 08:26    

En busca de la viabilidad de la distribución modesta independiente

    lunes 4.may.2015    por Juan Herbera    6 Comentarios

Este artículo no es fruto de un largo y complejo trabajo de investigación. Es un ejercicio cuya finalidad es compartir una reflexión con vosotros, lectores que en muchos casos sois profesionales en activo del sector cinematográfico de este país. Tras casi tres años y medio sin faltar, al menos, a mis tres citas semanales con vosotros estoy seguro de que la mayoría aceptará este abuso de confianza y, en la medida de lo posible, me ayudará a despejar las dudas que de inmediato paso a transmitiros.

Empecé en esto del mundo del cine en la distribuidora regional que regentaban mi padre y mi tío allá por la década de los ochenta (sí, del siglo pasado; ¡cómo duele comprobar los años que han transcurrido!). Eran tiempos en que las empresas independientes debían afrontar el pago de cantidades fijas o mínimos garantizados para obtener los derechos de distribución para España. Si la película en cuestión tenía pretensiones comerciales, por modestas que estas fuesen, el escenario más habitual era el segundo. Eran años, también, en que el auge del vídeo estaba llamando a la puerta. Antes de su irrupción, dadas las características del mercado (multitud de distribuidoras nacionales, además de las filiales de las majors, consecuencia de los miles de cines que requerían de innumerables películas para cubrir su programación), en ocasiones un título se podía amortizar sin necesidad de que el estreno en las grandes ciudades fuese comercialmente bien. Diría que a veces ni hacía falta el estreno; con lo que se generaba con el alquiler de poblaciones medias y pequeñas era suficiente. Estoy hablando, como espero hayáis deducido, de empresas y películas modestas.

Con la llegada del vídeo, las salas entraron en crisis y la asistencia se desplomó. El negocio, por contra, encontró un nuevo gran aliado. Lo que generaba el vídeo compensaba sobradamente lo que se estaba perdiendo en venta de entradas. Vinieron años en que, junto a la proliferación de las multisalas y la recuperación del consumo de cine, las distribuidoras independientes sacaban muy buenos réditos de los derechos de vídeo y televisión. Gracias a ellos se podían arriesgar a firmar mínimos garantizados más elevados y asumir adelantos de copias y publicidad mucho más consistentes. Para muchos fueron los años dorados de la época contemporánea. Se hicieron también barbaridades, no hace falta insistir en ello; las consecuencias todavía hoy están muy presentes al repasar la realidad de algunos grandes nombres de la época.

Pasaron las vacas gordas y llegaron las flacas, esas que hoy tan bien conocemos. Hubo exceso de pantallas, abusos comerciales de uno y otro lado con el consumidor como víctima, descenso de la asistencia, irrupción de internet, desmadre en la piratería, hundimiento del negocio del vídeo, drástica reducción en las adquisiciones por parte de una cantidad de televisiones cuya audiencia estaba enormemente fraccionada en comparación con lo que sucedía unos años atrás...

Y aquí es donde os pido ayuda para acabar de entender qué está pasando. He oído por activa y por pasiva que el desplome del vídeo era insalvable para la distribución independiente. Y que si a esa realidad se le añadia que las televisiones en abierto dejaban de comprar derechos o pagaban cantidades muy inferiores a las que asumían tiempo atrás, el problema tomaba tintes dramáticos, más aún cuando la distribución legal por internet no aporta ingresos significativos (que si los portales más potentes sólo compran derechos a las majors, que la cantidad que corresponde al distribuidor es ínfima, que es muy poca la gente que compra legalmente...). Así las cosas, un afectadísimo mercado de explotación en salas no puede soportar, por sí solo, la amortización del coste del mínimo garantizado y de la inversión en copias y publicidad.

Parecería que ante una realidad así la crisis sectorial conllevaría la existencia de muchas menos empresas, menos compradores, en consecuencia, y precios más bajos en los mercados para un territorio en plena recesión. ¿Es esa la realidad? Yo sigo viendo muchas distribuidoras independientes y muchos títulos "modestos" que llegan a las salas semana tras semana. Si vídeo, televisión e internet no suman quiero imaginar que buena parte de esas películas se distribuyen con mínimos garantizados muy bajos o, directamente, sin ellos, pactando la comisión de distrbución y el coste de inversión en lanzamiento. E incluso, en muchos casos, renunciando a éste, que quedaría en manos del productor/vendedor.

Pero es que ante un escenario como el descrito, y vistas las cifras de taquilla de un título "menor", ¿qué beneficio neto genera la explotación en salas si sólo se tiene derecho a la comisión de distribución? ¿Justifica mantener esa actividad de forma permanente y exclusiva? ¿O será que los ingresos provinientes de los derechos de televisión, a pesar de haber caído y de estar muy fragmentados, acaban suponiendo la tabla de salvación de muchas de esas películas?

Quiero entender qué está pasando. Sé que soy un ingenuo, un inocente y un soñador al pensar que las películas que llegan a las salas deberían poderse rentabilizar con su explotación en cines; que los números a que se enfrenta el distribuidor deberían hacerse partiendo de esa premisa y que los ingresos por explotación de vídeo, televisión e internet fuesen (si son tan bajos como se dice) el margen de beneficio adicional. De lo contrario tendré que pensar que muchas películas se estrenan sin que el resultado de la exhibición en cines sea determinante, con lo que tampoco importará mucho su promoción. Y entonces tendré que pensar que se está abusando del espectador y, en cierto modo, del exhibidor al que se le solicita sala para estrenar. Y tendré que deducir que los costes de adquisición de derechos no son tan altos en comparación con los ingresos generados por los canales de distribución alternativos al cine. Y entonces tendría que molestarme tanto victimismo sectorial. Pero no puede ser que las cosas sean, en realidad, así, ¿verdad? Ayuda para entender, por favor.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera    4.may.2015 08:16    

Alfombra roja para la llegada de 'Vengadores: la era de Ultrón'

    jueves 30.abr.2015    por Juan Herbera    3 Comentarios

Pues ya está aquí La era de Ultrón, la segunda adaptación a la gran pantalla de los Vengadores de Marvel. Hoy se estrena en España, pero ya está en cartel en 44 países y desde mañana lo estará en Norteamérica y otros muchos territorios. Todo lo que rodea a la película suena a grandioso: el presupuesto de producción, las previsiones de recaudación en cines, los negocios alternativos que se generan, etc. Solo está por ver cual es la dimensión real del éxito en cada caso. Centrémonos en el cine y en lo que pueda suceder en el mercado español.

Viendo lo acaecido en aquellos países donde Vengadores: la era de Utrón (Avengers: age of Ultron) son variados los récords que afronta la superproducción de Disney/Marvel. Repasemos los más destacados para ir abriendo boca. Mejor apertura para una película de superhéroes: el récord en España lo es también para una película Marvel, los €8,12 millones de Spider-Man 3 en mayo de 2007; mejor apertura para un estreno Marvel distribuido por Disney: los €5,30 millones de Los Vengadores en abril de 2012; mejor apertura en un mes de mayo: los €8,79 millones de El código Da Vinci en 2006; mejor apertura de una película distribuida por Disney: los €8,85 millones de Piratas del Caribe: en el fin del mundo en mayo de 2007; mejor apertura del año en curso: los €7,29 de Cincuenta sombras de Grey; mejor apertura de todos los tiempos, los €9,27 millones de Amanecer Parte 2, de la Saga Crepúsculo, en noviembre de 2012.

Solo dos de esos registros (récord de 2015 al margen) se han producido en ésta década y, ambos, en 2012. Parecería razonable tomar como referencia el resultado de Los Vengadores por razones obvias de género y franquicia, pero también porque para igualar el resultado de Amanecer Parte 2 La era de Ultrón debería crecer un 75% en relación a la taquilla de los tres primeros días de exhibición de su predecesora. Bien es cierto que esta primera secuela cuenta con un día más (se estrena hoy jueves, víspera del 1 de mayo) y con el festivo adicional del viernes. Aún con todo, tarea complicadísima.

Los Vengadores se estrenó en España el fin de semana del 27 al 29 de abril de 2012 en 397 cines y una previsión inicial de 725 pantallas. Su recaudación de 5.304.000€ (unos 738.000 espectadores a un precio medio próximo a los 7,20€) dejó una media de 13.360€ por complejo y de unos 7.300€ por sala. Supuso un 3.3% respecto a la apertura norteamericana.

La era de Ultrón ha arrancado, de media, un 44% por encima de cómo lo hizo Los Vengadores en esos países donde ha avanzado el estreno. En Reino Unido, con €25,1 millones, la mejora es del 13%; en Francia, con €11,4M, crece un 9%; en Alemania, con €8,5M, el incremento es del 36%. Para el primer fin de semana norteamericano se espera que bata el récord absoluto que posee Los Vengadores con $207,44 millones. La cifra estimada, $214 millones, supondría un aumento del 3% si bien la mayoría de analistas coinciden en señalar que todo lo que suponga alcanzar los $200 millones habría que considerarlo un éxito descomunal viendo lo mastodóntico de la cifra de referencia.

Disney sitúa Vengadores: la era de Ultrón en 377 cines (20 menos que la anterior) con una estimación incial de llegar al menos a 879 pantallas (unas 155 más que Los Vengadores), de las que 668 proyectarán dcp's en 2D (32 en versión original subtitulada), 209 en 3D (12 subtituladas) y habrá dos salas IMAX en 3D. Dando por buena la previsión del primer fin de semana en Estados Unidos y Canadá, si España repitiese el peso que tuvo Los Vengadores hace tres años, La era de Ultrón apuntaría a un primer parcial de 6.400.000€, lo que significaría dejar una media de prácticamente 17.000€ por local, mejorar en un 21% el arranque de la primera y convertirse en la segunda mejor entrada del año y la cuarta desde 2012. Para convertirse en la mejor apertura de un título Marvel, Disney o establecer el récord de todos los tiempos en nuestro país el peso del mercado español debería ser de entre el 4.2% y el 4.8% respecto al estimado de apertura estadounidense. ¿Imposible? No tanto; menos aún con un festivo y una víspera adicionales. Ánimo.

Tras más de quince años en que las películas con Astérix como protagonista utilizaban personajes reales y efectos digitales para trasladar a la pantalla la magia de los cómics franceses llega ahora una propuesta de animación, Astérix: la residencia de los Dioses (Asterix: the land of the Gods). Estrenada en su Francia natal a finales de noviembre del pasado año debutó en Italia a mediados de enero ingresando 671.300€ promediando 2.050€ en 328 salas. Warner la distribuye en 220 pantallas de 213 locales de nuestro país (201 psalas en 2D dobladas al castellano, 16 dobladas al catalán y 3 dobladas al euskera). Si gracias al puente logra presentar una media de entre 2.500€ y 3.000€ por local se generaría una recaudación inicial de entre 532.500€640.000€.

Lo mejor de mi (The best of me) es la adaptación de la novela homónima de Nicholas Sparks, autor también de El diario de Noa (cuya versión cinematográfica se estrenó en 2004). Habiendo pasado con más pena que gloria por los mercados donde se ha estrenado (en Norteamérica arrancó con $10 millones a mediados de octubre del año pasado y su mejor registro europeo son los 803.000€ en la apertura simultánea en Reino Unido promediando 2.230€ en 360 locales) llega ahora a España de la mano de Tri Pictures que, en el momento de publicar este post, no ha facilitado el dato de cines y salas de estreno. Aunque las fechas parecerían propicias para evitar grandes desastres viendo el tiempo transcurrido desde su estreno internacional no parece que pueda aspirar a mucho más de 400.000€ en su arranque en nuestro mercado.

Con cerca de un año de retraso se estrena en España el musical británico Walking on sunshine, de la que Flins & Pinículas distribuye unos 150 dcp's. Habiendo promediado 1.400€ en 360 complejos de su originario Reino Unido y 550€ en 284 salas italianas, ambas meses atrás, cuesta imaginar un resultado en España que mejore los registros del país transalpino a pesar de que las fechas y una menor presencia permitiría confiar en medias no tan escasas.

El drama Mandarinas es la película que representó a Estonia tanto en los Globos de Oro como en los Oscar optando al premio a mejor largometraje en habla no inglesa. Karma distribuye 30 copias de las que 29 son dcp's (21 doblados, 9 subtitulados) y una es analógica (doblada). También 30 copias pone en circulación Barton de la comedia española de animación Pos eso. En 25 cines (en 4 de ellos exhibiéndose la versión original subtitulada) se verá la producción norteamericana de 2013 Lecciones de amor (Vercine) mientras el drama etíope basado en hechos reales, Difret (Golem), se proyectará en 13 pantallas (todas ellas en versión subtitulada). Con 10 copias sale la española El hijo bastardo de Dios (Paycom) y 8 serán las salas que exhiban la versión original subtitulada del documental italiano dirigido por Éttore Scola en homenaje a Fellini, Qué extraño llamarse Federico (Surtsey).

También llegan a los cines la española Tiempo sin aire (de la que Syldavia no ha facilitado el dato referido a salas de estreno) y las reposiciones de Mad Max, salvajes de autopista y Mad Max 2, el guerrero de la carretera, producciones de 1979 y 1981 respectivamente, antesala del estreno de la cuarta entrega de la saga que aterrizará el día 15 de mayo dirigida, de nuevo, por el mismo George Miller (pero sin Mel Gibson). Cada una de llas se podrá ver en 41 pantallas de otros tantos cines (todas en versión original subtitulada). En total, 13 novedades. No está mal siendo el fin de semana de estreno de Vengadores: la era de Ultrón. ¡La contraprogramación al poder!

Un año atrás solo Divergente se metía en el Top-5. Lo hacía recaudando 774.400€ en el fin de semana (se había estrenado dos días antes aprovechando el puente del 1 de mayo) promediando 2.320€ en 334 cines. Las cinco más taquilleras sumaban €4,79 millones y representaban un 72% de los €6,65 millones que ingresaba el global de la cartelera entre viernes y domingo.

Solo la cifra inicial de Vengadores: la era de Ultrón debe amasar casi la totalidad de la recaudación global de hace un año. Todo hace pensar que la distancia entre la cifra de la de Disney y sus inmediatas seguidoras será sideral por lo que la nueva Número Uno puede aglutinar más del 60% del conjunto de la taquilla del fin de semana en un escenario conservador. La mejor marca en lo que llevamos de año fueron los €11,84 millones del fin de semana de estreno de Cincuenta sombras de Grey, en que la de Universal reunió el 61,5% de la taquilla global si bien tenía un Bob Esponja a continuación que se acercó al millón de euros. Tras ella, El destino de Júpiter superaba el medio millón, cifra ésta que solo estaría al alcance de Astérix salvo que los efectos muy positivos del puente del 1 de mayo permitiesen que mantenimientos como los de El maestro del agua o Furious 7, se acercasen a esos registros. Lo demás, en manos de Vengadores.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   30.abr.2015 08:13    

Juan Herbera

Bio Desde la taquilla

Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...