La imperiosa necesidad de dar un giro a la taquilla cinematográfica

    lunes 2.may.2016    por Juan Herbera    2 Comentarios

The Wrap sigue cediendo espacio a Dan Schechter en su profundo análisis de la realidad de la industria cinematográfica norteamericana. El artículo que abordamos hoy se titula Hacia dónde deben girar los estudios para arreglar la delicada situación del theatrical.

El posible éxito del Screening Room junto a otros productos de visulización en el hogar solo amplifican la necesidad de dar un giro a los ingresos por taquilla

En los artículos anteriores sobre las tendencias de la taquilla debatimos sobre entradas, presupuestos de producción, el papel del 3D y la frontera internacional. El precio de las entradas sigue aumentando e internacional tiene potencial de crecimiento, pero una industria doméstica que presenta una descenso anual del 3% en asistencia no puede continuar por ese camino sin riesgo de desastre.

Sea cual sea la solución para estudios (grandes distribuidoras) y exhibidores, todos podemos estar de acuerdo de que deben hacer algo.

Para los estudios, centrar el foco en los grandes estrenos con bases de fans ya consolidadas trae a colación temas diversos. Se producen menos películas, por lo que el riesgo se reparte entre menos bienes. De hecho ya no hay más grandes franquicias en disposición de ser adquiridas. Están dibujando una audiencia más estrecha a la que ofrecen títulos conocidos, y los consumidores están empezando a demandar menos tiempo entre el estreno en las salas y el doméstico y acceso digital ubicuo.

Mientras tanto, los exhibidores afrontan continuas presiones por un tráfico (de público) a la baja y una recaudación relativamente estancada. La innovación del 4K no parece destinada a suponer el mismo tipo de reclamo que tiene el 3D, y la disparidad de costes ente dos horas en el cine y dos horas en casa está aumentando. Además, la calidad del contenido en la pequeña pantalla está ahora a la par -y a menudo incluso por encima- con la de los cines.

Sea cual sea la solución para estudios y exhibidores, es obvio que tienen que hacer algo. Así es que ¿cual debe ser ese "algo"?

Una de las más creativas -y muy controvertidas- nuevas ideas es la Screening Room (algo que podríamos traducir como Sala de Proyección), un servicio apadrinado por el co-fundador de Napster Sean Parker. En esencia, permitiría a los consumidores acceder a las películas en sus hogares coincidiendo con el estreno cinematográfico pagando $50 por título. El servicio requiere la compra de un decodificador que supone un pago adicional (único) de $150.

Curiosamente, según los informes, los propietarios de las salas reciben $20 de los $50 pagados por el consumidor y el proyecto se lanza con dos entradas de cine tradicionales para el cliente. La Screening Room está haciendo grandes esfuerzos para ofrecer una alternativa al cine tradicional al tiempo que ofrece beneficios al cine tradicional (el pago de los $20 y las entradas tratando de devolver consumidores a los cines).

Sobre el papel, la idea parece magnífica para todos los segmentos del tradicional ecosistema cinematográfico. Parece que la Screening Room tiene algo grande que ofrecer a los consumidores, exhibidores y estudios (a continuación, en el artículo original, aparece un gráfico en que se relacionan los teóricos beneficios más destacables para cada uno de las tres partes tradicionales).

Pero diversas preguntas surgen en relación a este tipo de estructura.

1. ¿Funcionan realmente los números tanto para consumidores como para exhibidores?

Una investigación llevada a cabo por L.E.K. Consulting en ese área indica que el pago de $50 satisfaría a un buen número de consumidores con una situación económica desahogada, chicos y chicas fans y a algún segmento selecto de entusiastas del cine. Muchos chavales disfrutarían viendo Star Wars: el despertar de la fuerza en sus casas, pero ¿cuánta gente, exactamente, está deseando pagar ese precio o cuánta se lo puede permitir?

Y las preocupaciones de los exhibidores tradicionales son realmente válidas. Imagina qué sucede si la compra de una película desde casa, vía Screenng Room, frena a una familia de cinco personas de su idea de ir a un cine tradicional. Sin la venta de cinco entradas y el gasto habitual de una familia en comida y bebidas, los cines podrían perder bastante más que los $20 que reciben del Screening Room.

Dar respuesta a esas preocupaciones requerirá alguna sofisticada investigación para entender las compensaciones para los consumidores, cines y estudios y para calcular los dólares generados y los intercambiados.

2. ¿Es viable un decodificador para los consumidores a $150 en el actual mundo del dispositivo Google Chromecast a $35 y la fatiga de los consumidores ante tanto decodificador?

Muchos han intentado añadir nuevos y más caros decodificadores al hogar del consumidor; pocos han tenido éxito. Apple TV y Roku son notables excepciones. Vender decodificadores a los consumidores es duro. Incluso Netflix depende seriamente de PlayStation 4, Xbox One, Roku y otros para dar su servicio. Son productos baratos como Chromecast y el lápiz de streaming de Roku en los que está interesado el consumidor para comprarlos. Ahora bien, ¿estarán dispuestos a cambiar?

3. ¿Aceptarán los estudios una nueva entidad, generadora de beneficio, sobre la que no tendrán el control y que se entromete entre ellos, los cines y los consumidores?

En el pasado, los estudios han resistido de forma sólida creando organizaciones generadoras de beneficios entre ellos y los locales de exhibición. Por ejemplo, cuando se vio la posibilidad de hacer llegar las películas digitalmente directas a los cines, algunos estudios y exhibidores crearon una "cooperativa" llamada DCDC (la Digital Cinema Distribution Coalition) para hacerlo posible. DCDC funciona como una cooperativa, distribuyendo los beneficios de nuevo hacia la industria, y usa satélites para distribuir películas a los cines. Funciona bien para todos, distribuidores, exhibidores y consumidores. Así es que, dada la experiencia en desarrollar soluciones "in-house", ¿quieren estudios y exhibidores ayuda de terceros, o crearán ellos mismos su propia solución?

4. ¿Es la industria asustadiza?

Sin duda alguna la industria tiene que hacer algo creativo para incrementar los ingresos y dirigir más consumidores hacia las películas. La Screening Room podría ser exactamente lo que la industria necesita hoy, pero la industria se ha visto dañada por algunos nuevos proyectos. Al principio Netflix supuso algunas buenas comisiones para los estudios cinematográficos, pero el viraje de Netflix hacia el contenido televisivo ha supuesto una fuerte competencia para el ecosistema cinematrográfico tradicional. Redbox, como nuevo proyecto, estuvo apoyado al principio por algunos estudios, pero los precios de Redbox eran tan bajos que los consumidores no estuvieron dispuestos a pagar mucho más por el alquiler de una película.

¿Qué nuevo tipo de servicio es la Screening Room? El jurado aún está deliberando sobre esta cuestión. Por ejemplo, algunos ejecutivos lo comparan con lo que sucedió y está sucediendo con la música. ¿Es la Screening Room algo parecido a Sonos, el servicio que hace premium, más fácil y mejor el consumo de música de pago? ¿O es la Screening Room como el viejo Napster, que de forma catastrófica rebajó la cantidad de dinero que la gente estaba dispuesta a pagar por la música?

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera    2.may.2016 07:56    

'Capitán América: civil war': otro Marvel que va arrasar en EE.UU., otra incógnita en España.

    miércoles 27.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

Según la empresa de venta de entradas Fandango, Capitán América: civil war supera a cualquier otro título de Marvel estrenado hasta la fecha en lo que a venta anticipada en el mercado norteamricano se refiere; según la publicación digital Boxofficepro (antes BoxOffice.com) se estima un primer fin de semana (del 6 al 8 de mayo, una semana más tarde de la apertura en España) cuya recaudación estaría alrededor de los $200 millones (un mes atrás esa proyección se situaba en los $163 millones), cifra que la convertiría en la segunda mejor entrada para una adaptación de Marvel, solo por detrás de la primera entrega de Los Vengadores ($207 millones la primera en 2012, tercera mejor marca de todos los tiempos en Norteamérica).

Una entrada así mejoraría en más de un 200% a la lograda por la primera parte de Capitán América en 2011 ($65M) y en un 110% a la de la segunda en 2014 ($95M). Asimismo, y ciñéndonos a lo sucedido en lo que llevamos de año, superaría en un 20% los $166 millones de Batman vs Superman que, hasta ahora, domina el ranking de aperturas de 2016.

Pues no son malas credenciales, ¿verdad?. Sucede que en España los títulos de Marvel no consiguen lograr cifras que, proporcionalmente, se asemejen a las que presenta el mercado norteamericano. Sin ser cortas en absoluto no se acercan a los récords de nuestro mercado. Olvidando los más de €8 millones con que debutó Spider-man 3 en 2007, lo mejor en los últimos años son los 5.304.000€ de Los Vengadores (media de 13.360€ en 397 cines a finales de abril de 2012), los 4.387.600€ de su secuela justo hace un año (promediando 11.610€ en 378 complejos) y los 3.834.000€ de Iron Man 3 en abril de 2013 (9.730€ de media en 394 ubicaciones). En el caso de La era de Ultrón, se estrenó en jueves víspera de festivo. Si añadiésemos la taquilla de ese primer día, el parcial hasta el domingo crecería hasta los 5.576.300€.

El primer Capitán América debutaba con 1.779.500€ en agosto de 2011 mientras que la secuela, El soldado de invierno, lo hacía con 2.145.000€ promediando 5.230€ en 410 cines a finales de marzo de 2014. En 2016 no es Batman vs Superman el referente del cómic que mejor ha arrancado en España, sino otra adaptación de Marvel, Deadpool y sus 3.480.000€ (media de 10.450€ en 333 complejos).

De todos estos títulos el que mejor peso de la taquilla de apertura presenta, en relación al arranque norteamericano, es el primer Capitán América (3,9%), seguido por las dos entregas de Los Vengadores (3,4% y 3,3%); los más bajos, Iron Man 3 y Deadpool con un 2,9%. Toca, por tanto, esperar que la cifra inicial de Capitán América: civil war en España no sea inferior al 3% de la estimación estadounidense ($200M/€176,85M entre viernes y domingo), lo que apuntaría a un primer parcial de 5.305.500€. Disney la estrena en 393 cines y en un mínimo de 768 pantallas, de las que 646 exhibiràn en 2D (23 en versión original subtitulada), 120 en 3D (todas en versión doblada) y las 2 restantes en IMAX 3D. Obviamente se puede recurrir a excusas de todo tipo para esperar un arranque inferior. No seré yo quien las apadrine.

Trumbo: la lista negra de Hollywood (Trumbo) partía como una de las muchas candidatas tener una buena cosecha de premios. Pareció que se posicionaba bien de cara al reconocimiento de su actor principal, Bryan Cranston (consagrado con su papel protagonista en la serie televisiva Breaking bad); obtuvo las nominaciones más sonoras, pero se quedó sin premio importante alguno. Comercialmente tampoco ha logrado ningún resultado con el que poder presumir, ni a un lado ni a otro del Atlántico. En Europa, Reino Unido la estrenó en 92 locales, Alemania en 90 e Italia en 53, los tres con cifras testimoniales. eOne le da una oportunidad en nuestro país con más presencia, concretamente en 167 salas de otros tantos cines (101 copias digitales, 100 duales y una en versión original subtitulada). Los precedentes de la distribuidora con estrenos en menos de 200 locales no invitan al optimismo. En los últimos tres años, solo dos de ellos superaron los 1.000€ de media por local (y el que mejor fue no alcanzó los 1.600€). Moverse entre 1.000€ y 1.500€ por complejo supondría un arranque de entre 167.000€ y 250.000€.

Primero fue Historias de San Valentín (1.259.000€ en febrero de 2010 promediando 4.200 con 300 copias); luego vino Misteriosa Noche de Fin de Año (555.600€ en las Navidades de 2011 con una media de 2.145€ en 259 cines). Y ahora Garry Marshall (sí, aquel director responsable de Pretty Woman) cierra el círculo con Feliz día de la madre (Mother's day). La primera había debutado en Norteamérica con $56,3 millones, la segunda lo hizo con $13 millones y para esta tercera se espera un primer fin de semana de unos $11 millones. Alfa Pictures la sitúa en 151 salas que, de promediar entre 1.500€ y 1.800€ permitirían un arranque de entre 226.500€ y 272.000€.

A finales de febrero del pasado año Omay Sy estrenaba su primera película como protagonista absoluto, Samba, tras el enorme éxito que había supuesto Intocable tres años antes. En Francia había arrancado con 4.285.500€ el octubre previo; en España lo hacía con 585.300€ y promediando 2.940€ en 299 locales. Monsieur Chocolat es su sigueinte trabajo, para el que se ha hecho acompañar de James Thierrée (nieto de Charles Chaplin con el que guarda un sorprendente parecido físico). En el país vecino empezó su andadura con 3.055.000€ (un 29% por debajo de Samba) a principios de febrero. Vértice Cine distribuye 116 copias (71 dobladas, 8 en versión original subtitulada y 37 con la doble opción) que, si lograsen promediar entre 1.800€ y 2.000€, supondrían unos ingresos iniciales de entre 210.000€ y 232.000€.

También Festival Films se anima y da salida a La noche que mi madre mató a mi padre con al menos 102 copias (1.000€ de media garantizaría unos 100.000€ de inicio) tras proyectarse a concurso en el Festival de Málaga; a mucha distancia, en lo que a presencia de mercado se refiere, como ya es habitual en Caramel, aparece El caso Fritz Bauer, que podrá verse en 30 salas (21 con la versión doblada y 9 con la subtitulada). Para estrenos similares por número de pantallas de esta distribuidora cuesta encontrar promedios de apertura inferiores a los 2.000€. Un comportamiento en esa línea aseguraría un primer parcial de 60.000€.

Alfa hace su doblete particular con la española Quatretondeta (también a concurso en el Festival de Málaga), que sitúa en 20 salas; Paycom estrena la comedia sueca Los Andersson en la nieve con 18 copias (12 en versión doblada y 6 subtituladas al catalán) mientras Karma hace lo propio con la francesa Mañana que se podrá ver en 13 locales (7 en versión original subtitulada, cinco combinando esta con la doblada y solo uno exclusivamente con la versión en castellano).

Por si todo esto no fuera suficiente también se estrenan mañana la española La punta del iceberg (Syldavia), la australiana Backtrack (Selecta), la norteamericana Ratchet & Clanck (Precisión), la etíope Crumbs (El Sur Films) y la tailandesa Mysterious objects at noon (Capricci). Total, catorce novedades.

Como veíamos anteriormente, el año pasado por estas fechas (la festividad del 1 de mayo, que ahora cae en domingo, entonces cayó en viernes lo que permitió adelantar estrenos al jueves) la gran atracción era Los Vengadores: la era de Ultrón, que debutaba desde el Nº1 con sus 4.387.600€ entre viernes y domingo. Ninguna otra novedad se metía en un Top-5 que sumaba 6.035.000€ y representaba un 69.5% de los 8.689.500€ ingresados por el conjunto de la cartelera.

Capitán América: civil war será la nueva dominadora del ranking. Lo suyo sería que lo hiciese respondiendo a las expectativas que surgen del análisis hecho al principio del post. Ahora bien, estamos proyectando a partir de estimaciones de apertura en el mercado norteamericano. Imaginemos que, al final, la nueva de Marvel se quedase allí en $170 millones (€150,15M); el 3% supondría ingresar 4.500.000€. Pero es que pesando la taquilla española un ridículo 2% la cifra no bajaría de los €3 millones. Estaremos pendientes de cómo evoluciona el fin de semana en Norteamérica para intuir la dimensión real del éxito.

Si la de Marvel atrajese al público familiar podría afectar algo más de lo razonable a El libro de la selva, si bien esta no debería dejarse más del 35% en su tercera estancia, con lo que aseguraría €1,8 millones entre viernes y domingo. Y el doblete de Disney al frente del ranking, de los que se hacen mirar. Un descenso de entre el 40% y el 45% dejaría a Toro con unos 350.000€ en su segundo fin de semana. No demasiado lejos estaría Kiki si, en quinta estancia, no perdiese más del 35%-40% (sumaría alrededor de 320.000€). A partir de aquí, la lucha entre el resto de novedades de la semana.

Muy mal se tienen que dar las cosas para que entre Capitán América y El libro de la selva no recauden, en un escenario muy conservador, un mínimo de €5,5 millones. El escenario razonable supondría un millón más. Y el optimista... Luego me acusan de hinflar las expectativas y generar mal rollo si no se alcanzan. Ahí lo dejo.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   27.abr.2016 20:40    

'El libro de la selva' mantuvo el tono (-28%) mientras el 'Toro' salió manso (€0,6M)

    miércoles 27.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

La verdad es que la única duda con efecto transcendente en la taquilla del fin de semana era saber la potencia con que debutaba Toro. De todo lo demás de la parte alta del ranking poco o nada podía sorprendernos. Y a la de Universal le dio por tropezar desde el principio. Al no haber resultados inesperados en positivo que compensasen esa escasez inicial, lo que le faltó a una le faltó al global de la recaudación entre viernes y domingo. Una pena.

Con un estimado de 2.800.000€ El libro de la selva repitió liderazgo en su segundo fin de semana en cartel. Lo hizo dejándose un discreto 28%, lo cual confirmaba las previsiones y reafirmaba su buena salud comercial (concentraba más del 45% de la recaudación global). Tras diez días en exhibición la de Disney acumulaba 7.625.000€ y 1.240.000 espectadores y mantenía intactas sus aspiraciones de superar los €15 millones como cifra final en España. En su primera semana completa los laborables supusieron poco más del 20% del total de ingresos de los siete días.

Podía haberse parecido a Cien años de perdón (4.610€ por cine) o, en su defecto, a El desconocido (2.420€ por complejo), pero a Toro le dio por arrancar moviéndose en la banda baja de cualquier horquilla. Con un estimado de 600.000€, la de Universal, Apaches, Atresmedia y Telefónica Studios promedió entorno a 1.850€ por local y atrajo apenas a 90.000 espectadores a las salas en sus tres primeros días de exhibición.

Fijándonos solo en el cine español estrenado en lo que llevamos de 2016, por cifra absoluta, además de la ya mencionada Cien años de perdón, Toro queda por debajo de lo ingresado por Kiki, el amor se hace o Julieta (a las que superaba ampliamente en presencia de mercado); por promedio, se ve superada, además, por La corona partida, El pregón, Tenemos que hablar y Embarazados. Se mire por donde se mire, arranque decepcionante. Si multiplica su taquilla inicial por 3,5 veces llegará a los 2.100.000€. Obviamente puede mejorar ese coeficiente pero con una media inicial tan corta incluso podría presentar una ratio inferior. Veremos.

Puede sonar a ventajista por aquello de que hablar tras los resultados todo es más fácil. Pero aquellos que seguís este blog con asiduidad sabéis que llevo tiempo (mucho tiempo) insistiendo en que sería deseable aplicar en nuestro mercado técnicas de investigación de mercado que permitan saber, en distintos momentos del ciclo de vida de una película durante el proceso de comercialización, cual es el grado de conocimiento entre los potenciales espectadores y la percepción que entre ellos genera.

Gracias a los screenings, los trackings, la monitorización y los exit-polls, por ejemplo, se puede saber si el público objetivo identificado en la campaña de lanzamiento es el que está respondiendo (y cómo) a las acciones publicitarias, si es el que se ha decidido a ver la película y cual es su grado de satisfacción ante la misma. La información recogida de unos y otros estudios, convenientemente tratada, permite, además, realizar estimaciones sobre el potencial comercial de apertura y mantenimiento.

No es nada que no se haga en mercados como el norteamericano o el británico. Y si las grandes distribuidoras consideran que para producciones tipo blockbuster ya les vale el resultado de los estudios en su mercado doméstico (error, a mi modo de ver, pues no todos los espectadores se mueven por los mismo gustos en todos los países), las grandes productoras españolas deberían plantearse su implementación aquí; son ellas las que más arriesgan con sus producciones, este es su mercado más importante, y no ir tan a ciegas puede ser de mucha utilidad.

Kiki, el amor se hace, cumplía con su cuarta estancia y lo hacía, de nuevo, aprobando con nota: su estimado de 525.000€ suponía un descenso del 30% lo que llevaba su parcial hasta los 4.090.000€. Con un 25% de sus ingresos semanales proviniendo de los laborables (con la Fiesta del Cine eso cambiará muy sustancialmente) y con caídas moderadas en las próximas semanas no es descabellado pensar que pueda alcanzar los €5,65 millones que le auguraba la semana pasada, lo que dejaría un coeficiente de mantenimiento de 6,5 veces. Envidia de muchos.

Objetivo: Londres y El cazador y la reina del hielo vivieron algo así como un empate técnico al recaudar un estimado muy próximo a los 330.000€ cada una de ellas. La de eOne volvió a caer menos de lo esperado al dejarse no más del 34,5% en su tercera estancia mientras la de Universal perdía un 44%. Una acumulaba 2.005.000€ y la otra unos 2.645.000€.

El Top-5 aquí estimado se situaba en los 4.585.000€, lo que proyectaba a un global del fin de semana que debió quedarse algo por debajo de los 6.100.000€. Se mejoraba en un 17% la cifra del año pasado por estas fechas (se empeoraba en un 23,5% la del fin de semana previo) y se cerraba el cuatrimestre mejorando en un 10% la comparartiva interanual por fines de semana (en 2015 ese parcial era un 3% inferior al de 2014). La última vez que el primer cuatrimestre presentaba un saldo así de positivo fue en 2010. Ojalá sea la pauta del resto del año. Si lo es o no, no lo podré compartir con vosotros desde este espacio, pero deseo que la linea ascendente iniciada hace dos años no solo no se detenga sino que se incremente. Esté cada uno donde esté.

Poco más de 105.000€ para el estreno de Los milagros del cielo (Sony), lo que implicaba una media inferior a los 650€ por ubicación; Cegados por el sol (Avalon) ingresaba algo más de 56.000€ (1.045€ por sala); Los recuerdos (Filmax) no pasaba de los 43.500€ (unos 800€ por cine) mientras Bienvenidos a Grecia (Emon) se tenía que conformar con unos 40.000€ (555€ por local). En torno a 16.500€ recaudaban El niño y la bestia (Sherlock) y Romance en Tokio (Abordar) al tiempo que Generación Z (Alfa) no pasaba de los 2.000€.

Cumpliendo con su segundo fin de semana en cartel El héroe de Berlin caía un 43% con un parcial de unos 121.000€ (acumulaba 405.000€), El secreto de una obsesión ingresaba en torno a 87.000€ (cediendo un 47% y acumulando 312.000€ en diez días) y The lady in the van recaudaba unos 80.000€ para dejarse un 37,5% (se acercaba a los 270.000€).

Del resto de títulos, tres menciones: Julieta presentaba un estimado de 214.000€ en su tercer fin de semana (-38,5%) para alcanzar los 1.555.000€; Zootrópolis, con casi 96.000€ (-33%), sumaba €13,14 millones tras su undécima estancia y seguía entre las diez mejores cifras de la semana mientras El juez, en tercer fin de semana, volvía a aumentar número de salas (ya estaba en cerca de 70) aunque su parcial (67.000€) fuese un 20% inferior (acumulaba casi 330.000€).

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   27.abr.2016 07:00    

El potencial de la taquilla internacional para impulsar los beneficios de Hollywood

    lunes 25.abr.2016    por Juan Herbera    1 Comentarios

En su cuarta colaboración con The Wrap el analista y consultor Dan Schechter se centra en la importancia creciente que para los grandes estudios de Hollywood supone la recaudación fuera de Norteamérica. Bajo el titular Por qué los estudios necesitan a China para construir más cines el autor repasa la realidad del panorama internacional y lo que de él interesa a las grandes compañías norteamericanas:

El potencial de los ingresos de la taquilla internacional para impulsar sustancialmente los beneficios de Hollywood aún permanece en buena medida sin explotar

En entradas anteriores hemos ilustrado algunos de los aspectos más interesantes que han conformado, y aún conforman, la dinámica de la taquilla doméstica (norteamericana). Pero más allá del frente propio, la taquilla internacional ha continuado jugando un rol significativo para los estudios de Hollywood.

Los contenidos americanos (sic.) son populares en la mayor parte del mundo, y continuar produciendo películas que atraen audiencias internacionales será tan importante, si no más importante, en los próximos años como lo ha sido en el pasado. Echemos un vistazo, por ejemplo, a Star Wars: El despertar de la fuerza. Fue salvajemente exitosa en el mercado doméstico, pero solo cerca de un 55% de su recuadación mundial provino de los mercados internacionales (comparado con ese alrededor del 70% de los dos vencedores globales de todos los tiempos, Avatar y Titanic).

Las ventas por taquilla en los diez mayores mercados internacionales (ya aviso que España no esté entre ellos, cuando sí lo estaba hace apenas una década) han crecido significativamente más rápido de lo que lo han hecho en los Estados Unidos, en buena parte por culpa de China, donde las ventas por taquilla crecen en torno a un 40% anual desde 2009.

La gráfica que se publica a continuación presenta la evolución de la taquilla en los 10 mayores mercados mundiales entre 2008 y 2014, donde se aprecia el constante descenso del peso de la taquilla norteamericana respecto al total mundial, que ha pasado de representar el 35% de los ingresos globales en 2008 a suponer el 29% en 2014.

  • El crecimiento internacional está dejando atrás al crecimiento de Estados Unidos
  • Economías en desarrollo como China, la Federación Rusa o Corea del Sur han vivido un crecimiento muy potente

En los países en desarrollo, parece que hay una sólida correlación entre entradas per cápita y número de pantallas per cápita. De hecho, en China, Corea del Sur y Rusia, parece que la construcción de salas tiene una relación causal directa con el número de entradas per cápita. Como el siguiente cuadro refleja, cada año se suman nuevas pantallas (medidas por número de pantallas por millón de habitantes en cada país) y casi cada año esta suma va acompañada por un aumento de las visitas a las taquillas (medidas en entradas per cápita).

  • En las economías en desarrollo, construir más pantallas conlleva crecer en número de entradas
  • En los últimos años, igual que crece el número de pantallas por cada millón de habitantes, lo hacen las entradas

Por tanto, si las nuevas salas dirigen el incremento de recaudación, ¿dónde estamos en el ciclo de desarrollo de estos mercados internacionales?

En los países desarrollados como Estados Unidos, Australia, Francia y el Reino Unido, el volumen de salas no ha variado significativamente en los últimos cinco a diez años. Por lo tanto, el número de entradas per cápita ha permanecido relativamente constante. Los países en desarrollo, por otro lado, han visto un apreciable aumento en el número de pantallas per cápita al que han seguido las entradas.

China, en particular, parece estar en el inicio de una estable curva entre entradas y pantallas, y ya es la segunda mayor recaudación tras los Estados Unidos. Asumiendo que China continúe con esa tendencia, podría suponer un crecimiento tremendo en los próximos años. El número de pantallas per cápita en China es todavía bastante bajo, pero si fuese a alcanzar niveles similares a los existentes en Estados Unidos, las entradas per cápita en el gigante asiático podrían crecer entre cinco y siete veces respecto al volumen actual, representando millones de dólares en ingresos todavía sin explotar.

La siguiente gráfica muestra una proyección de la evolución de la venta de entradas en China presentando la relación entre entradas per cápita y número de pantallas por millón de habitantes. A partir del siguiente destacado "en los próximos años, se espera que China tome la senda de crecimiento histórica de los mercados desarrollados" vemos cómo va dejando atrás los registros de otros mercados hasta llegar y dar alcance al de Estados Unidos.

  • Hay una clara curva de desarrollo que relaciona la construcción de pantallas con el incremento en la venta de entradas
  • China podría ser una mina de oro en los próximos años tanto para los estudios como para los exhibidores
  • El norteamericano es un mercado mayrotariamente saturado y el crecimiento doméstico tendrá que ser creativo

Una vez más intentaré aportar algunas cifras sobre la realidad del mercado español que permitan algún tipo de comparativa con lo que el artículo de Schechter refleja a nivel internacional. Lo primero a destacar es que a España debemos incluirla en el grupo de países desarrollados, que ya vivieron el boom en lo que a construcción de salas se refiere y que, en consecuencia, ya han sufrido (si no es que añun sufen, y con mucha dureza, no solo el estancamiento sino la recesión). Lo vemos en números:

  • El gran incremento en el número de salas en España se produce a finales de la década de los 90 e inicios de la primera del siglo XXI. Se pasa de 3.064 pantallas en 1998 a 4.398 en 2005 (crecimiento del 43,5%)
  • En ese mismo periodo el número de entradas crece en un 6,5% (de 119,8 millones en 1998 a 127,6 millones en 2005); durante esos años, además, se alcanzan los máximos de esta época contemporánea: 146,8 millones en 2001 y 143,8 millones en 2004 (+22,5% y +20% respecto a 1998)
  • Si en los mercados desarrollados el número de salas se había mantenido relativamente estable entre 2004 y 2014, en España se pierde un 16% (4.388 salas en 2004 frente a 3.700 en 2014), lo cual denota la sobreconstrucción que se hizo en los años del boom
  • Mientras en Estados Unidos la recaudación crecía un 8% entre 2008 y 2014, en España, en el mismo periodo, se perdía un 16%
  • Por lo que a la asistencia per cápita y el número de pantallas por habitante se refiere, España ha pasado de tener 3 visitas por habitante y año en 1998 a 1,9 en 2014 (-37%) y de tener 13.000 habitantes por pantalla en 1998 a tener 12.640 en 2014 (-2,8%). En cuanto al número de espectadores por pantalla, se pasó de los 39.000 en 1998 a los 23.780 en 2014 (-39%)
  • Mientras en 1998 había 77 pantallas por cada millón de habitantes, en 2008 eran 90 y en 79 en 2014

 

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   25.abr.2016 08:05    

'Toro' contraprograma el relato triunfador de 'El libro de la selva'

    jueves 21.abr.2016    por Juan Herbera    7 Comentarios

Tras las buenas sensaciones que últimamente han dejado Cien años de perdón y Kiki, el amor se hace, el cine español vuelve a poner sobre la mesa un título con aspiraciones comerciales relevantes. Se trata de Toro, producción de Apaches Entertainment con la colaboración de Atresmedia Cine y Telefónica Studios que distribuye Universal y que cuenta con Mario Casas, Luis Tosar y José Sacristán al frente de un reparto que ha dirigido Kike Maíllo.

El año pasado se despedía con la excelente entrada y mejor mantenimiento de Palmeras en la nieve (Mario Casas, Atresmedia, Telefónica Studios); el actual premiaba a Cien años de perdón (Luis Tosar, Telefónica Studios). No es sencillo ubicar a Toro entre una y otra. La primera arrancó con €3,1 millones promediando 9.415€ en 330 cines en plenas navidades; la segunda debutaba a primeros de marzo con €1,57 millones y una media de 4.610€ en 340 complejos.

Por género se asemejaría más a Cien años de perdón y, ahí, coincidiría con títulos como La isla mínima o El desconocido, ambas participadas por Atresmedia y con Luis Tosar de protagonista absoluto en el segundo caso. Una abrió con 948.000€ desde "solo" 195 ubicaciones (media de 4.860€); la otra lo hizo con unos decepcionantes 709.000€ desde 293 (media de 2.420€).

Universal sitúa Toro en un mínimo de 365 pantallas de 325 locales, de los que cabe esperar una media que no sea inferior a los 4.000€, con lo que garantizaría 1.300.000€ en su primer parcial. Como acabamos de ver el margen de mejora es amplio (porque es preferible marcarse como referente aquello que va mejor, ¿verdad?); a ver si lo aprovecha para presentar una recaudación inicial aún mayor.

Los milagros del cielo es una producción norteamericana de temática religiosa basada en hechos reales. En su país de origen aún tuvo cierto recorrido (acumula casi $60 millones desde su estreno a mediados de marzo) pero fuera de allí, salvo en México, donde ha recuadado cerca de $5 millones, pocos países y ninguna cifra a comentar. A pesar de ello Sony la sitúa en 168 pantallas (9 ofreciendo la versión original subtitulada) de 167 cines.

El resto de novedades apuestan por estrenos limitados o muy limitados, lo que hace intuir resultados en taquilla que no entrarán en la lucha por los puestos de privilegio del ranking del fin de semana.

Emon distribuye la producción alemana Bienvenidos a Grecia, una comedia que trata de aprovechar la crisis europea para acercar a dos países teóricamente muy enfrentados por las decisiones políticas y económicas de sus responsables políticos. Se exhibirá en 72 cines, de los que solo uno proyectará la versión original subtitulada. La francesa Los recuerdos llega de la mano de Filmax a 54 cines, de los que 33 ofrecerán la versión doblada, 7 la original subtitulada y los 15 restantes proyectaran alguna sesión subtitulada y la mayoría dobladas.

Tampoco ha cuajado internacionalmente la italiana Cegados por el sol, cuyo reparto la hacía, quizás, más atractiva (Ralph Fiennes, Dakota Johnson, Tida Swinton): apenas 448.000€ en su estreno en Reino Unido, 87.500€ en Francia o 105.000€ en Italia. Avalon la estrena también con 54 copias (13 de ellas en versión original subtitulada).

Sherlock, por su parte, distribuye la producción animada japonesa El niño y la bestia, que podrá verse en 36 salas. Desde Bélgica y de la mano de Abordar llega la comedia Romance en Tokio, que se exhibirá en 19 pantallas de las que 10 lo harán en su versión original subtitulada, 6 en la doblada y 3 alternando sesiones de una y otra. La británica Generación Z es la apuesta de Alfa Pictures en 8 locales.

También se estrena esta semana el documental español Rumba Tres, de ida y vuelta. 

El último fin de semana del primer cuatrimestre de 2015 vivía la peor recaudación del año hasta aquel momento, apenas €5,2 millones de los que €2,6 millones (un 50%) los generaban las cinco películas más taquilleras del momento, con El maestro del agua al frente del ranking en su debut con poco más de 710.000€ (media de 2.140€ en 333 locales). En cuarta posición aparecía Superpoli en Las Vegas con 422.000€ (promediando 2.080€ en 203 complejos).

Afortunadamente este año los resultados del fin de semana, si bien no serán un espectáculo incomparable, no se asemejarán a aquellos. Si El libro de la selva demuestra que todo lo bueno que de ella se ha dicho tiene también su recompensa en taquilla no descenderá más del 30%, en cuyo caso recaudaría 2.720.000€ en su segunda estancia y rentendría cómodamente la primera posición. Solo Toro puede ser segunda (siempre que no sufra un descalabro inimaginable desde el primer día de su estreno). El podio lo debe completar Kiki que, dejándose un 25%, añadiría 560.000€ a su particular botín.

Con un Top-5 rondando los €5 millones el global de la recaudación entre viernes y domingo no bajaría de los €6,6 millones, lo que, además de superar en casi un 30% la cifra de un año atrás, permitiría cerrar el cuatrimestre mejorando en un 10% el acumulado interanual por fines de semana que presentaba 2015 en estas fechas (€140,3 millones frente a €127 millones).

Nota: Es probable que buena parte de los lectores ya sepan que a este blog le queda menos de un mes de vida. El 15 de mayo, concretamente, cesará su actividad. Por si alguien tiene curiosidad en saberlo, todos los artículos aquí publicados (casi 700 en cuatro años y medio) aquí seguirán estando, a disposición de quien quiera consultarlos.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   21.abr.2016 08:17    

Dominio absoluto de 'El libro de la selva' (€3,9M)

    miércoles 20.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

El libro de la selva (Disney) debutó a lo grande en el panorama cinematográfico mundial, dejando muy atrás todas las estimaciones previas por optimistas que estas fueran. En Norteamérica recaudó un estimado de $103,5 millones (€91,72M) entre viernes y domingo, convirtiéndose en la segunda mejor apertura de todos los tiempos en un mes de abril (solo por detrás de los $147,2 millones de Furious 7 del año pasado) y viéndose superada únicamente por la Alicia en el país de las maravillas de Tim Burton ($116,1 millones en 2010) de entre las recientes adaptaciones fantásticas de la Casa del Ratón. La película ya acumula cerca de $300 millones en todo el mundo y su carrera comercial solo ha hecho que empezar.

En España, El libro de la selva arrancó con un estimado de 3.925.000€, lo que suponía una media de 10.550€ por local y representaba un 4,3% en relación al primer fin de semana estadounidense. Se convertía así en la mejor entrada del año en nuestro país en lo que llevamos de 2016, superando los €3,66 millones y los casi 9.900€ de promedio logrados por El renacido a primeros de febrero. También mejoraba en un 24% los ingresos de Maléfica en sus tres primeros días, la que había sido la mejor entrada de las revisiones de clásicos Disney como Oz o Cenicienta. Si logra multiplicar su cifra de estreno por 4, El libro de la selva cerraría su paso por las salas españolas con un total de 15.700.000€, con lo que sería la mejor recaudación acumulada de entre todos los estrenos del primer cuatrimestre del año.

Con un estimado de 750.000€, Kiki, el amor se hace, confirmaba su excelente mantenimiento ya que apenas si descendió un 17% en su tercer fin de semana en cartel, esta vez sin incrementar presencia de mercado. El acumulado de la de Vértigo y Telecinco Cinema se situaba en los casi 3.310.000€. Si el miércoles pasado decíamos que Kiki podía multiplicar al menos por cinco veces su recaudación inicial (lo cual ya es un coeficiente muy por encima de la media del mercado español), ahora podemos mejorar esa expectativa y llevarla hasta las 6,5 veces, lo que supondría una taquilla final en el entorno de los 5.650.000€. Y no ha dicho su última palabra.

Un 53% se dejó El cazador y la reina del hielo en relación a su apertura de la semana pasado, con lo que su estimado de 585.000€ llevaba su acumulado hasta los 2.180.000€. Pendientes de una posible mejora en próximas semanas su horizonte en estos instantes no permite imaginar una recaudación final muy por encima de los €3 millones, lo que supondría haber multiplicado por apenas 2,4 veces su cifra de estreno. Pobre.

Objetivo: Londres, con su estimado de 505.000€ en segunda estancia, caía un muy aceptable 37,5% y llevaba el parcial, tras diez días en cartel, hasta los 1.535.000€. Si alcanza los 2.550.000€ habrá multiplicado por 3,15 su recaudación de estreno. Si consiguiese emular el coeficiente de Objetivo: La Casa Blanca (3,4 veces) se iría hasta los 2.750.000€ como cifra final.

Malas noticias para Julieta, que tampoco ha gozado de un mantenimiento lo suficientemente sólido como para confiar en remontar el vuelo en el futuro más inmediato. Con un estimado de 345.000€ en segundo fin de semana la de Almodóvar se dejaba un 43% respecto a su cifra inicial de la semana pasada, con lo que su parcial en diez días se quedaba en los 1.190.000€. Todo lo que sea superar los €2 millones al final de su paso por las salas españolas (3,3 veces su taquilla de estreno) será una grata sorpresa.

El Top-5 aquí descrito suponía un estimado de 6.110.000€, lo que permitía proyectar a un global de la taquilla, entre viernes y domingo, de unos 8.000.000€. Se mejoraría así en cerca de un 40% la cifra del fin de semana equivalente del año pasado, de forma que el acumulado interanual de 2016 por fines de semana superaba en casi 12 millones de euros (9,8%) al que presentaba el de 2015 en la misma fecha.

En cuanto al resto de estrenos, El héroe de Berlín (DeAPlantea) arrancaba con cerca de 210.000€ desde la séptima posición (unos 1.350€ por cine); El secreto de una obsesión (Vercine) ingresaba entorno a los 160.000€ (1.150€ por complejo) desde un puesto más abajo mientras The lady in the van (Sony) lo hacía con un estimado de 127.000€ desde la undécima plaza (media de 1.790€ por local). Victor Frankenstein (Fox), por su parte, no pasaba de los 45.000€ (530€ de promedio) y Mi amor (Golem) se quedaba con unos 28.500€ (710€ por sala).

Última mención para El juez que, en su segunda estancia, pasaba de 37 a 52 pantallas (incremento de presencia del 40,5%). Su recaudación caía un 15% con un estimado de 85.000€ (el promedio descendía un 40% para situarse en 1.635€ frente a los 2.715€ del fin de semana de estreno) y llevaba el parcial de los primeros diez días hasta los 230.000€.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   20.abr.2016 07:59    

Cuando el 3D dejó de ser la salvación

    lunes 18.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

Sigue Dan Schechter publicando interesantes artículos en The Wrap. El que traduzco a continuación tiene un titular meridiano: Por qué el 3D ya no es el salvador de los estudios de Hollywood. Pinchando aquí, el original, recomendado, como siempre, no solo por su fidelidad sino por lo completo de los gráficos que acompañan el texto. Vamos allá:

Aclamado en su momento como el salvador de los cines, el modelo de estreno en 3D provocó incrementos tanto en número de salas como en entradas antes de estancarse

En el primer post, hablábamos acerca de la remarcable resiliencia histórica de la asistencia a los cines, y en el segundo artículo ilustrábamos el impacto en los presupuestos de producción. El aumento de los presupuestos ha coincidido con la subida del precio de las entradas, y los estrenos en 3D han sido un contribuidor importante.

En un cierto momento, el 3D fue anunciado como el salvador de las pelíclas en la taquilla. Recientemente, no obstante, la asistencia ha decrecido, y el aumento de los precios de las entradas ha disminuido en los tres o cuatro últimos años.

Si bien no hay duda de que el 3D tiene un impacto significativo en la industria, ¿cual ha sido exactamente ese impacto y qué parece que va a pasar en el futuro? A continuación, en el sitio original, aparece un gráfico que recoge la evolución del precio medio entre 2001 y 2015 en el mercado norteamericano. Para ilustrar mejor esa evolución se incopora un dato referido a la evolución del CAGR (Tasa de Crecimiento Anual Compuesto), que creció un 3,9% en el periodo comprendido entre 2006 y 2011 y un 1,7% entre 2011 y 2015. La elección de 2011 como año de partición es consecuencia del hecho de que fue entonces cuando las ventas de entradas en 3D cayeron, lo que limitó el crecimiento del precio medio.

  • Durante el incremento del 3D (2006-2011) los precios de las entradas crecieron aproximadamente un 4% anual
  • La escalada de precios, desde entonces, se ha ralentizado considerablemente, aumentando menos de un 2% por año
  • Esto equivale a casi $1 billón ($1.000 millones) en valor total entre 2012 y 2015

La creciente disponibilidad de estrenos en 3D ayudó a dirigir el incremento del precio de las entradas, pero el potencial de crecimiento puede ser limitado. En los cinco año anteriores a 2011, los exhibidores norteamericanos añadieron casi 13.000 pantallas en 3D en previsión de la futura demanda. Desde 2011, esos mismos exhibidores solo han aumentado esa capacidad en aproximadamente unas 1.800 pantallas. El crecimiento motivado por la tecnología puede estar estancándose al tiempo que la conversión de salas decrece, y eso, seguro, tendrá un impacto en la producción.

El siguiente gráfico muestra la evolución en el número de pantallas en Norteamérica entre 2000 y 2014, detallando las no digitales, las digitales no 3D y las 3D. Se hace un aviso: entre 2007 y 2011 las salas 3D crecieron a un ritmo de un 90% por año, pero desde entonces lo han hecho a un ritmo del 5% anual (entre 2011 y 2014).

  • Desde 2011, la suma de pantallas en 3D se han ralentizado considerablemente

Los estudios y los productores incrementaron la producción de películas en 3D significativamente entre 2009 y 2010, alcanzando su máximo en 2011 con 45 estrenos (un 7,4% del total de películas estrenadas). Sin embargo, desde 2011, hemos visto un descenso sostenido en el porcentaje de películas estrenadas que se hayan filmado en 3D, cayendo hasta un modesto 6,6% en 2014.

En la gráfica que recoge la evolución del porcentaje de estrenos en 3D entre 2000 y 2014 hay dos destacados. El primero: de 2010 a 2011 los ingresos en taquilla provinientes de películas en 3D cayeron un 20% hasta los $1,8 billones ($1.800 millones) a pesar de que el número de estrenos en 3D aumentó casi un 75%, de 26 a 45 películas. El segundo: de 2009 a 2010 el importe de los ingresos en taquilla de títulos en 3D se doblaron, creciendo desde los $1,1 billones ($1.100 millones) hasta los $2,2 billones ($2.200 millones).

  • Los estrenos en 3D lograron su máximo en 2011, contabilizando el 7,5% del total de estrenos
  • El entusiasmo por los estrenos en 3D, desde entonces, se ha ido estancando

El entusiasmo de los estudios por el formato entre 2009 y 2011 se ha enfriado. Como ilustra el cuadro que aparece a continuación, estrenar una película en 3D solía suponer una propuesta tentadora para las audiencias, de forma que aproximadamente un 60% de la recaudación del primer fin de semana  para una película estrenada en 2D y 3D provenía de este último formato; esa cifra ha menguado recientemente hacia un más modesto 30% aproximado.

  • Entre julio de 2010 y febrero de 2012, 26 películas se estrenaron en 3D en más del 60% de los cines
  • En los dos años siguientes, solo cinco títulos tuvieron ese tipo de significativa apertura en 3D

Buena parte de los profesionales de la industria piensan que el 3D está aquí para quedarse, pero si no ha llegado está a punto de llegar a su situación de estabilidad. El 3D fue una infusión muy necesaria para la industria... ¿qué será lo siguiente?

Me hubiese gustado poder complementar el artículo de Dan Schechter con todas y cada una de las cifras equivalentes del mercado español. Par mi, imposible acceder a toda esa información. Las empresas del sector la tienen a su alcance. Ojalá algún medio pudiese dedicar el espacio y los recursos necesarios para publicarla como en este caso ha hecho The Wrap. A buen seguro que ayudaría a entender mejor el funcionamiento y la evolución de la taquilla de nuestro mercado. Y eso, que yo sepa, ni hace daño ni es inútil.

Algún dato, no obstante, puedo aportar:

  • Entre 2008 y 2012 (años de crecimiento del 3D en España) el precio medio de la entrada en España pasó de 5,74€ a 6,52€, lo que supone un aumento del 13,6%. El promedio de incremento sería del 3,4% anual
  • Desde 2012 y hasta 2014 el precio medio de la entrada en España cayó un 9,7% (de 6,52€ a 5,89€), lo que vendría a representar un descenso medio anual del 4,85%
  • Si en mayo de 2009 solo había 92 salas equipadas con proyector digital en 3D, en abril de 2012 eran 887 y tres años más tarde (2015) eran 912. Por tanto, la media de crecimiento entre 2009 y 2012 fue de casi un 290% anual mientras en los tres años siguiente fue de algo menos del 1% por año
  • Según la AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), a finales del primer cuatrimestre de 2015 un 92,4% del total de salas en España (3.287 en concreto) disponían de proyector digital. Las que tenían capacidad para proyectar en 3D (912) suponían un 25,6% de ese parque total
Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   18.abr.2016 07:59    

La revisión de 'El libro de la selva', único gran activo comercial de la semana

    jueves 14.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

Hace años que Disney apostó por recuperar sus clásicos (animados, en la mayoría de casos) y darles un nuevo enfoque para la gran pantalla, con profusión de efectos especiales digitales, versión en 3D y combinación con acción real. No son remakes ni reboots ni reposiciones. Son algo diferente, algo así como revisión y puesta al día. Muchos pensarán que era innecesario dado el buen recuerdo, la calidad y el éxito comercial que los originales atesoran. Pero para Disney la realidad es otra: los números cantan y el negocio es, si nadie engaña, redondo. Así es que dejémonos de nostalgias y afrontemos una larga lista de clásicos revisados. El viernes es el turno para El libro de la selva (The jungle book). Veamos lo sucedido con tres casos similares en los últimos años.

En marzo de 2013 se estrenaba Oz, un mundo de fantasía. En Norteamérica arrancaba con $79,1 millones mientras en España lo hacía con €2 millones (media de 5.060€ en 397 cines) representando ésta apertura un 3,3% de aquella. En mayo de 2014 era el turno para Maléfica (un spin-off, en este caso), que debutaba con un primer fin de semana de $69,4 millones en su mercado doméstico y con €3,15 millones en el nuestro (6,2% y promedio de 8.960€ en 352 locales). Finalmente, en marzo del año pasado, Cenicienta arrancaba con $67,9 millones al otro lado del Atlántico y con €1,9 millones por estos pagos (3,2% con una media de 5.540€ en 345 ubicaciones).

Para el estreno norteamericano de El libro de la selva los más conservadores estiman una recaudación próxima a los $70 millones (€62M) entre viernes y domingo, si bien previsiones de última hora elevan esa cifra hasta los $81 millones (€72M), registros, uno y otro, en la línea de lo obtenidos por las tres películas antes mencionadas. En España hay bastante diferencia, como hemos visto, entre una y otras las dos, sobre todo por el peso que nuestro mercado supuso en relación al arranque americano.

Si El libro de la selva confirmase sus estimaciones allí (unos $80 millones iniciales) y, aquí, mantuviese un comportamiento similar (en lo que a proporción de resultados iniciales se refiere) al de Cenicienta y Oz, debutaría en el entorno de los 2.500.000€, lo que vistos los 372 cines en que la sitúa Disney, dejaría una media de 6.720€ por complejo (serán un mínimo de 718 pantallas las que la exhiban: 561 en 2D en versión doblada, 28 en 2D en versión original subtitulada, 127 en 3D doblada y 2 en IMAX). Dejemos margen para la grata sorpresa o, lo que es lo mismo, que le dé por representar al menos el 5% de la previsión estadounidense. En ese caso, alcanzaría los €3,5 millones y una media de 9.400€ por local.

Para los que tenemos una edad no deja de sorprender cómo ha cambiado el funcionamiento de nuestro mercado, al menos en lo que se refiere al tirón comercial de los grandes nombres. De hecho, sigue habiendo una significativa parte de profesionales que siguen defendiendo que actores y actrices muy conocidos garantizan buenas o mejores taquillas independientemente de la calidad de la película que protagonicen. No sé yo qué opinarán unos y otros de lo sucedido con El secreto de una obsesión (The secret in their eyes), que cuenta con Julia Roberts y Nicole Kidman como grandes reclamos comerciales, pero que ha fracasado con rotundidad en todos los países donde se ha estrenado hasta el momento. Quizás España sea la excepción.

Puede que no me haya fijado demasiado, pero yo diría que en la publicidad de la película no hay referencias a que se trata del remake de la exitosa y muy alabada y galardonada (Oscar incluido) El secreto de sus ojos, producción argentina de 2009 dirigida por Juan José Campanella y con Ricardo Darín como protagonista. Podría ser una estrategia para evitar comparaciones. Y podría ser incluso acertada. Pero viendo lo sucedido por el mundo... $6,65 millones en la apertura norteamericana, 160.000€ en Reino Unido (estreno en 110 salas), 410.000€ en Italia (2.000€ de media en 205 pantallas), no hay donde agarrarse para ser optimista.

Vercine sitúa El secreto de una obsesión en unos 140 locales, de los que 3 exhibirán exclusivamente en versión original subtitulada y otros siete u ocho ofrecerán alguna sesión subtitulada durante la semana. Un promedio de entre 1.500€ y 2.000€ por cine llevaría su primer parcial a moverse entre los 210.000€ y los 280.000€. Parece poco pero, vistos los precedentes, hasta eso cuesta de imaginar.

Tampoco permite demasiadas ilusiones el estreno de El héroe de Berlín (Race), que recrea la historia del mítico atleta negro, Jesse Owens, triunfador máximo de los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín, en 1936, bajo la atenta y despreciativa mirada de Adolf Hitler. En su apertura norteamericana no pasó de los $7,35 millones. Del resto de mercados solo podemos referirnos a Italia, donde debutó con casi 700.000€ a primeros de mes (media de 2.355€ en 297 salas). DeAPlaneta la estrena en España, si bien en el momento de publicar este artículo no ha facilitado el dato referido a cines de estreno.

Fox y Sony se deciden por aperturas limitadas con la norteamericana Victor Frankenstein (85 locales) y la británica The lady in the van (71 pantallas, con 22 de ellas ofreciendo la versión original subtitulada) respectivamente, mientras Vértigo da salida a la tercera entrega de la saga de acción danesa Los casos del Departamento Q. Tras Misericordia y Profanación (junio y julio del año pasado) es el turno ahora para Redención, que debuta con 43 copias (36 dobladas -un analógica-, 5 en VOSE y 2 mixtas).

El drama romántico francés Mi amor (ganadora del premio a la mejor actriz en el festival de Cannes del año pasado) llega de la mano de Golem con 40 copias (9 en versión original subtitulada) al tiempo que la apuesta de A Contracorriente, Cantinflas (con Óscar Jaenada dando vida a Mario Moreno), se verá en 36 cines. Noucinemart estrena la argentina El incendio.

En el fin de semana equivalente del año pasado dos novedades se metían entre las cinco más taquilleras del fin de semana. La oveja Shaun era segunda con prácticamente 700.000€ (promediando 2.320€ en 301 complejos) y Una noche para sobrevivir la seguía a continuación con 539.000€ (y una media de 2.275€ en 237 locales). El Top-5 sumaba unos escasos €3,28 millones y representaba un 57% de una recaudación total que se quedaba en los 5.758.000€.

Con El libro de la selva liderando el ranking, Kiki, el amor se hace debe continuar por tercera semana consecutiva como la segunda mejor cifra del fin de semana. Si la de Vértigo no se deja más del 20% sumará 720.000€ y mantendrá a raya a El cazador y la reina del hielo que, caso de perder el 50% en su segunda estancia, añadiría a su botín particular no más de 620.000€. Julieta podría mejorar una posición si no cae más del 30%, ya que, en ese caso, recaudaría 425.000€ y quedaría por delante de Objetivo: Londres que, descendiendo el 50%, solo ingresaría 410.000€.

Ese Top-5 apuntaría hacia los 4.675.000€, lo que proyectaría a una cifra total, entre viernes y domingo, que podría moverse en el entorno de los €7 millones, mejorando la recaudación del fin de semana previo y superando en alrededor de un 20% al de un año atrás. Al menos se volvería a la senda positiva. De momento nos vale, ¿no?

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   14.abr.2016 08:08    

'El cazador y la reina del hielo' lidera (€1,24M) pero la gran vencedora es 'Kiki' (€0,9M/+3%)

    miércoles 13.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

Los estrenos llamados a marcar el camino en la taquilla del pasado fin de semana arrancaron con el depósito bajo de reservas, lo que afectó significativamente al global de la recaudación entre viernes y domingo. Un título, no obstante, destacó sobremanera y se hizo acreedor de todas las miradas y sus consiguientes elogios: Kiki, el amor se hace, la comedia de Paco León, producida por Telecinco Cinema y distribuida por Vértigo, mejoró el registro de la apertura de una semana antes y retuvo la segunda posición. ¡Bravo!

El cazador y la reina del hielo (Universal) debutó desde la primera posición del ranking gracias a un estimado de 1.240.000€ (185.400 espectadores) y una media de 3.750€ por local (se estrenó en 331 cines), cifras estas que se quedan a un 59% y a un 51% respectivamente de las obtenidas por la precuela, aquella Blancanieves y la leyenda del cazador, a primeros de junio de 2012. En relación a la previsión de recaudación para la apertura norteamericana ($30M) la cifra de nuestro mercado representa un 4,7%. Si lograse acabar su carrera en las salas acumulando €3,5 millones El cazador y la reina del hielo presentaría un coeficiente multiplicador de 2,8 veces. La anterior acabó con 9.670.000€ multiplicando por 3,2.

La gran noticia del fin de semana vino de la mano de Paco León y su Kiki, el amor se hace. La de Vértigo y Telecinco incrementó en casi un 3% su recaudación de estreno al ingresar un estimado de 895.000€ en su segunda estancia, con lo que el parcial, tras diez días en cartel, se situaba, el domingo por la noche, algo por encima de los 2.200.000€ y las 346.000 entradas vendidas. Pasó de verse en 286 complejos a hacerlo en 303 (+16%) por lo que su promedio apenas si cayó un 3% (de 3.045€ a 2.954€).

La última comedia española que aumentó recaudación en segunda semana fue Perdiendo el norte (también tras añadir un 10% de locales a los que la habían estrenado), que acabó multiplicando su cifra de apertura por más de ocho veces. Si Kiki logra que ese coeficiente sea de cinco veces su taquilla final alcanzaría los 4.355.000€. ¿Puede llegar más lejos? La semana que viene podremos afinar mejor (Perdiendo el norte volvió a sumar locales y volvió a crecer en recaudación...).

Objetivo: Londres (eOne) se situó en la tercera plaza con un estimado de 800.000€ (118.000 espectadores) promediando 2.700€ por ubicación. Sin ser una cifra para enmarcar al menos mejora los registros de apertura de la predecesora, Objetivo: la Casa Blanca, a la que supera en un 9% por cifra absoluta y en un 16% en media por local, además de que el peso de la taquilla española en relación al arranque norteamericano ha pasado de ser el 3,1% en aquella al 4,2%en ésta. La primera multiplicó por 3,4 veces para acabar con €2,48 millones. Para mejorar esa taquilla final la secuela precisa multiplicar por 3,1 veces. Asequible.

La que no sorprendió ni por arriba ni por abajo fue Batman v Superman que, en su tercer fin de semana, se dejó ese 50% previsto para ingresar un estimado de 650.000€ desde la cuarta posición (cae tres de golpe) para acumular 9.175.000€ (1.360.000 espectadores). Si continúa con descensos del 50% acabará con una cifra final algo por encima de los €10,1 millones, lo que le permitirá luchar con Deadpool como mejor recaudación acumulada para películas de superhéroes en 2016, pendientes de lo que pueda suponer Capitán América: civil war (que, si bien presenta estimaciones muy llamativas para su estreno norteamericano, en España, hasta el momento, atesora resultados finales por debajo de los €6 millones).

Y quinto lugar para Julieta (Warner). Sé que se pueden hacer lecturas muy diferentes dependiendo de dónde se ponga el énfasis. Habrá quien defienda que no se esperaba una gran apertura (motivos que desconocemos en todo caso) y que por eso el número de locales era notablemente inferior a lo que venía siendo habitual para películas de Almodóvar, fuesen estas comedias de poco recorrido (caso de Los amantes pasajeros) o historia más dramáticas con largos mantenimientos. Y habrá quien sostenga que eso era señal de desconfianza y que, precisamente por eso, debería haberse apostado por un estreno más amplio. Yo no seré quien defienda que solo se puede hacer mucho dinero si se arranca desde más de 230 o 250 cines. Lo que importa es la calidad de los locales y, sobre todo, su media de recaudación.

Y es precisamente ahí donde Julieta ha fallado: su estimado de 590.000€ (80.000 espectadores) supone un promedio de 3.225€ por local. Podríamos rebobinar una y otra vez en el tiempo y veríamos que es la media más floja para un estreno de Almodóvar, título tras título. Si nos centramos en la última década, la comparativa sale muy perjudicada: 7.750€ para Volver en 2006, 3.990€ para Los abrazos rotos en 2009, 4.365€ para La piel que habito en 2011 y 6.485€ para Los amantes pasajeros en 2013. Incluso queda lejos de los 4.860€ promediados por La isla mínima, otro título que Warner estrenó en menos de 200 locales y que, no nos engañemos, no teníal al menos de salida, el gancho comercial que supone tener a Pedro Almodóvar como reclamo.

Confiando en un buen mantenimiento, fruto del buen boca-oreja y de lo 'limitado' de su apertura, caso de que Julieta multiplique esa recaudación inicial por cuatro veces, alcanzaría los 2.360.000€ como taquilla final. Los abrazos rotos lo hizo por 4,2 mientras La piel que habito lo hizo por 3,8. Por poder, incluso puede presentar un coeficiente superior. En un par de semana saldremos de dudas. De entrada, una cifra así, como resultado final en España, suena a decepcionante.

El Top-5 suponía un estimado de 4.175.000€, lo que proyectaba a un global de la taquilla, entre viernes y domingo, de unos 6.230.000€, claramente por debajo de mis estimaciones del pasado jueves y un 15% inferior a lo ingresado el año pasado por estas fechas. Si hace tres fines de semana el saldo interanual favorecía a 2016 en un 15% ahora ese porcentaje ha caído hasta poco más del 8% (€125,6 millones frente a €116M). Vienen dos fines de semana que el año pasado no alcanzaron los €6 millones. Oportunidad para recuperar terreno.

Desde la duodécima posición debutaba El juez (Surtsey), promediando 2.700€ por local para un primer parcial de unos 100.000€; Lobos sucios (Syldavia) no pasaba de los 44.000€ (940€ por cine) mientras El novato (Karma) se quedaba con unos 36.000€ y 840€ por ubicación. La invitación (Good) rondaba los 20.000€ (1.320€ por sala) al tiempo que Efraín (Betta) se tenía que conformar con unos 7.700€. Cemetery of Splendour (Noucinemart) se acercaba a los 3.000€ y El misterio de God's pocket (La Aventura) se movía en torno a los 1.100€.

Altamira se dejaba un 46% en su segundo fin de semana en cartel con su estimado de 235.000€ (sumaba cerca de 840.000€ en diez días) y Norman del Norte presentaba el mejor porcentaje de descenso entre las mejores recaudaciones al perder únicamente un 21% con su estimado de 121.000€, si bien, de nuevo, conviene ponderar que se añadieron 27 locales (+17%) a los que la estrenaron una semana atrás (el promedio cayó más de un 30%); acumulaba algo más de 300.000€. Madame Marguerite, por su parte, cedía un 45% con un estimado de 68.000€ (parcial de 250.000€).

Ni Kung Fu Panda 3 ni Zootrópolis añadieron locales y su porcentaje de descenso fue moderado y, en consecuencia, destacable. La de Fox/Dreamworks sumó algo más de 260.000€ en su quinta estancia (acumulaba 5.625.000€) desde la sexta posición mientras la de Disney le pisaba los talones con su estimado próximo a los 250.000€ en su noveno fin de semana (alcanzaba los 12.845.000€). Una perdía un 34% y la otra un 27%. Sí seguía sumando cines Nuestra hermana pequeña, ahora en tercera estancia. Pasaba de los 50 a los 64 al tiempo que su recaudación caía un 28,5% (de los 70.000€ a los 50.000€) y el promedio bajaba más de un 40%. El acumulado de la de Golem rozaba los 300.000€.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   13.abr.2016 08:09    

Los megapresupuestos como argumento de venta

    lunes 11.abr.2016    por Juan Herbera    0 Comentarios

La semana pasada reproducía un artículo de Dan Schechter publicado por The Wrap en el que se analizaba la remarcable resistencia de la asistencia al cine en el mercado norteamericano en los últimos 50 años y se alertaba del impacto que sobre el avance de la industria iba a tener el consumo doméstico. Continúa el autor con una segunda aportación, titulada esta ¿Cómo utilizan los estudios el presupuesto de los blockbusters para impulsar la asistencia a los cines?

Vuelvo a recomendar muy encarecidamente tener junto a la traducción que me dispongo a reproducir el artículo original (pinchando aquí), que incorpora gráficas muy ilustrativas como la que abre el post, en la que se informa de los estrenos en el mercado norteamericano entre 2000 y 2014 según el tipo de compañía, diferenciando por majors (agrupadas en la Motion Picture Association of America, MPAA), subsidiarias de las majors y el resto de empresas (lo que denominaríamos distribuidoras independientes). Los destacados son los siguientes:

  • El número de estrenos crece (cerca de 700 comparados con los 500 de hace una década)
  • Las películas independientes son las que concentran la totalidad del incremento
  • Las producciones de los grandes estudios han descendido sustancialmente en número desde su máximo en 2006

El dinero invertido en la producción cinematográfica ha crecido un 50% desde 2000, con la mayoría de los nuevos dólares yendo a propuestas de gran presupuesto

Por tanto, ¿qué ha hecho Hollywood últimamente para disminuir ese movimiento potencial a que el consumo doméstico puede someter a la industria cinematográfica?

La producción de películas crece, desde las 557 en 2009 a las 694 de 2015 (5% de aumento por año). Pero los estrenos de las majors decrecen, de 111 a 91; todo el incremento proviene de novedades de las mini-majors y las independientes.

No obstante, los estudios siguen gastando dinero. Así pues, ¿en qué se lo están gastando?

Los grandes estudios de Hollywood siguen intercambiando presupuestos por películas de altísimo coste, también llamdos tentpoles en terminología inglesa. En los últimos 15 años, el promedio de los presupuestos de producción ha aumentado más del 50% (o aproximadamente un 3% anual). Las películas con presupuestos superiores a $100 millones suponen en la actualidad más del 15% del total.

Así como los estudios vierten más dinero en los tentpoles, lo retiran de los títulos de bajo coste (aquellos con presupuesto de entre $5 millones y $20 millones) y empujan a las películas de tamaño medio (presupuestos de entre $50 millones y $100 millones) al terreno de los tentpoles.

La siguiente gráfica muestra el número de estrenos de las majors, sus subsidiarias y las mini-majors entre 2000 y 2014 según el presupuesto de las producciones (menos de $5 millones, de entre $5M y $20M, de entre $20M y $50M, de entre $50 y $100M, de entre $100M y $150M y de más de $150 millones). El autor deja los sigueintes destacados:

  • Los presupuestos se hacen cada vez mayores, hay más títulos con costes de $100 millones o superiores
  • El nivel de títulos de bajo coste (entre $5 millones y $20 millones) está siendo desplazado
  • Nada indica que esta tendencia esté cambiando

Por tanto, ¿cuánto dinero ha emigrado actualmente hacia las película de gran presupuesto? Probablemente más del que imagináis.

El gasto total en producción de los grandes estudios de Hollywood se ha incrementado en casi un 50% desde 2000, alcanzando los casi $9.000 millones en 2014. Casi todo el crecimiento proviene de títulos de alto presupuesto, con las películas con un coste de $100 millones o más añadiendo más de $1.000 millones al gasto total desde 2010.

La última gráfica presenta la evolución del gasto en producción de las películas norteamericanas entre 2000 y 2014 según su 'tamaño', mostrado en billones de dólares ($1 billón=$1.000 millones) y con los mismos grupos de coste de producción vistos en el gráfico anterior. Los destacados:

  • El la década que desemboca en 2010, los presupuestos de producción crecieron desde los casi $6.000 millones hasta los cerca de $9.000 millones
  • En los últimos cinco años, las mega-películas ($100 millones o más de coste) han crecido en su conjunto en más de $1.000 millones
  • La mayor parte del descenso proviene del nivel de películas de bajo coste (de la categoría de entre $5 millones y $20 millones)

Los estudios continúan orientando la complacencia de los consumidores a pagar por películas de gran presupuesto con escenarios y efectos visuales que deben verse en una sala de cine para poderse apreciar al máximo. Esa fue la premisa de la revolución del 3D, que exploraremos en un próximo artículo.

En cuanto al mercado español, en esta ocasión solo puedo aportar algunas cifras provinientes de mi base de datos en lo que a número de estrenos se refiere. No tengo controlado el 100% de los mismos, pero sí un altísimo porcentaje. El año pasado, 2015, sería el que presenta un número más alto desde 2007, que es, a su vez, el segundo con un mayor número de estrenos: 452 en 2015 frente a 445 en 2007. De por medio, 2010 con el número más bajo, 380. El incremento en esos cinco últimos años habría sido del 19% (en el mercado norteamericano, entre 2009 y 2014, el aumento fue del 24,5%). También en nuestro país se ha producido reducción muy significtavia del número total de estrenos que provienen de las majors. En los últimos años el aumento es consecuencia de las películas que llegan de mano de compañías independientes con un importante incremento de lo que podríamos denominar micro-distribuidoras que comercializan micro-producciones. También su peso en la recaudación global es micro.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   11.abr.2016 08:05    

Juan Herbera

Bio Desde la taquilla

Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...