La "nueva normalidad" del verano en la taquilla norteamericana

    lunes 1.sep.2014    por Juan Herbera    0 Comentarios

Leo estos días muchos comentarios sobre el decepcionante funcionamiento de la taquilla norteamericana en la temporada veraniega (para ellos ésta suele empezar en mayo pero, este año, hay quienes adelantan esa fecha a abril, con motivo del estreno de Capitán América: el soldado de invierno): los ingresos acumulado son los más flojos desde 2006 y, si ajustásemos por la inflación, los más bajos en diecisiete años. Además, la caída de la taquilla en un 15% respecto al verano de 2013 (año récord en recaudación, no lo olvidemos) supone el mayor porcentaje de descenso de un verano a otro en la historia. De hecho, como veremos en próximos post de éste blog, ya hay quien prefiere apuntar al verano de 2015, que se espera sea especialmente bueno, para olvidar las penas del año que vivimos.

Entre tanto lamento (justificado, cómo no) hay un enfoque que me ha llamado poderosamente la atención, el del analista David Poland que, en un artículo publicado el pasado día 20 de agosto en moviecitynews.com, defendía que no ha sido un mal verano para los grandes estudios. Y lo argumentaba como a continuación paso a resumiros.

Arrancaba el autor destancando que 37 películas se han estrenado en más de mil pantallas en Norteamérica en la temporada estival de las cuales sólo una recuadó menos de $10 millones en el mercado doméstico. El 33% ingresó más de $100 millones en su mercado local y el 43% recaudó entre $25 y $100 millones (...).

Las siete películan con mejor resultado en la taquilla doméstica y mundial han ingresado, al menos, $500 millones globamente y costaron, al menos, $150 millones. Sólo hay una excepción (más de $150 millones de inversión y menos de $500 millones recuadados mundialmente): Al filo del mañana que se quedó "sólo" en $370 millones (...).

Nueve películas costaron más de $150 millones; ocho de ellas han logrado superar los $500 millones de recaudación mundial al final del verano. En la temporada estival de 2013 al menos 9 películas estrenadas costaron por encima de los $150 millones y solo 6 alcanzaron los $500 millones en taquilla global. No obstante, las más taquilleras lo fueron con cifras finales superiores ($1.220 millones el año pasado frente a los $1.050 de éste, con la segunda más comercial ingresando $970 millones entonces frente a los $744 de ahora).

Pero, según el autor del artículo, los estudios no persiguen el máximo beneficio de las películas individualmente sino el modelo de negocio más estable posible que les permita beneficios predecibles y repetibles.

Sería algo similar a lo sucedido en su momento con la venta directa del DVD. Tras perseguir una reducción de la ventana del DVD maximizando los primeros fines de semana de estreno en las salas los estudios renunciaron a decenas de millones de dólares de ingresos provinientes de la explotación en los cines... por cada gran título, no globalmente. Cientos de millones cada año. Pero el retorno generado por las ventas del DVD fue tan enorme que éstas se convirtieron en la prioridad absoluta. La atención centrada en las crecientes ventas de DVD, incluyendo presupuesto de marketing inflados rápidamente, se convirtió en la primera prioridad... hasta que explotó la burbuja.

En verano de 2012 9 películas costaron más de $150 millones. Solo 6 recaudaron $500 millones o más globalmente. Una vez más, los máximos fueron superiores (Los Vengadores, El caballero oscuro: la leyenda renace) pero 3 de esos títulos se quedaron por debajo de los $400 millones (...).

Según David Poland los medios siguen distrayéndose  con lo más llamativo: recaudaciones acumuladas en el mercado doméstico, logros individuales y la ausencia de títulos que hayan llegado a los $300 millones en Norteamérica este verano. Olvidan cual es la realidad de este negocio: Ganar dinero. Y no perder dinero. Un gran éxito, argumenta Poland, queda muy bien en la portada del Informa Anual de Resultados de las grandes compañías, e incluso puede generar más ingresos en otras divisiones. Pero las corporaciones, afirma, adoran la estabilidad, el crecimiento incremental... la previsibilidad (...).

De las 14 películas estrenadas por las majors este verano que costaron más de $50 millones solo dos apuntan a pequeñas pérdidas, Al filo del mañana y Hércules. Y la primera de ellas acabará presentando cifras finales bastante decentes (...).

Poland asegura: debo admitirlo, aún estoy digiriendo todo ésto. Y se pregunta: ¿ha aterrizado la industria exactamente donde quería estar? Obviamente más siempre es mejor. Pero las majors no han sufrido un gran castigo este verano. Y todas ellas tienen éxitos individuales, si bien Univerrsal es la única sin películas con $300 millones de recaudación mundial pero haciendo dinero con cada estreno, excepción hecha de Más allá del amor  y Mil maneras de morder el polvo.

Acaba Poland preguntándose si hemos llegado a un punto en que las compañías, invirtiendo más de $300 millones en producción y marketing se pueden sentir cómodas si el 88% de las películas producidas a ese coste generan taquillas por encima de $500 millones mundialmente a título individual. Y es que eso es un buen negocio.

O, ¿no será que éste verano es una ilusión, cantos de sirena que llevarán a los grandes inversores a su perdición? Recordemos: en los próximos tres años los estudios tienen previsto estrenar, cada ejercicio, entre 6 y 8 títulos basados en cómics con presupuestos de producción por encima de los $150 millones... y eso sin contar las otras grandes apuestas, películas caras de otros géneros, incluyendo entre 3 y 5 títulos animados con esos grandes presupuestos anuales. Esa es la cuestión...

En próximas semanas reproduciré otros artículos que reflexionan sobre la veraniega temporada de estrenos en el mercado norteamericano pero ninguno de ellos tendrá una visión tan optmista como la que aporta David Poland. Merecía su oportunidad, claro que sí.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera    1.sep.2014 08:52    

'El niño': una apuesta segura que no puede fallar

    miércoles 27.ago.2014    por Juan Herbera    2 Comentarios

Llega a las salas El niño. Si una película española ha reunido elogios y altísimas perspectivas comerciales en los último tiempos esa es, sin duda, la nueva obra dirigida por Daniel Monzón, producida por Ikiru Films y Telecinco Cinema y distribuida por Fox. Parecería que no puede fallar; que supondrá un éxito en taquilla de primerísimo nivel. Así lo vienen augurando personas vinculadas a todas las ramas de la industria y todo tipo de medios de comunicación (la claca, claro, pero también los más serios y objetivos) desde hace muchos meses. Está bien que así sea. Se ha creado una expectación fuera de lo común lo que, muy probablemente, haya llegado al consumidor final haciendo que tenga muy presente en su mente la necesidad de visioanr la película lo antes posible. Y eso ayudará a que la apertura sea, también, excepcional. El único aspecto negativo sería que se generan unas expectativas muy elevadas que obligan a resultados proporcionalmente sobresalientes. Ojalá El niño cumpla y deje para el recuerdo cifras espectaculares. Veamos algunos referentes a los que cogerse para medir el potencial de la apertura.

 

El mejor primer fin de semana de 2014 para una producción española fue, como todos recordaréis, el de Ocho apellidos vascos, que ingresó 2.814.000€ promediando 8.800€ en 320 cines. El año pasado fue Los amantes pasajeros la que obtenía un mejor arranque con 1.926.000€ en 297 locales (6.485€ de media). En 2012 Las aventuras de Tadeo Jones, en las mismas fechas en que se estrena ahora El niño, lograba 2.870.000€ en 326 complejos con un promedio de 8.805€ por ubicación (quedaba a mucha distancia, eso sí, de la mejor apertura del cine español en su historia, los 8.977.000€ de Lo imposible logrados un mes y medio más tarde).

La anterior película dirigida por Daniel Monzón, Celda 211, debutaba con 1.262.000€ el primer fin de semana de noviembre de 2009, promediando 5.740€ por cada una de las 220 copias distribuidas y movilizando a unos 200.000 espectadores que, al precio medio del pasado fin de semana, supondría unos ingresos hoy de 1.345.000€. En su segundo fin de semana caía menos de un 10% e iniciaba una andadura que le llevaría a finalizar su carrera en los cines recaudando 13.145.425€ tras multiplicar su cifra de inicio por 10,5 veces y llevarse 8 premios Goya (todos los importantes entre ellos) de 16 nominaciones.

Fox estrena El niño en 356 cines cuyo reto será superar la entrada de Ocho apellidos vascos (no olvidar que cuando la comedia de Emilio Martínez-Lázaro llegó a las salas nadie, y repito, absolutamete nadie, imaginaba un recorrido como el que ha tenido y, por tanto, su apertura, por magnífica que fue, tampoco hacía prever un final así de estratosférico), lo que supondría promediar en torno a 8.000€ por local para recaudar cerca de 2.850.000€, quedándose así muy cerca del registro de Las aventuras de Tadeo Jones. Se situaría como la tercera mejor entrada en lo que llevamos de año por cifra absoluta y la quinta/sexta en promedio por local. A por ellos, ¡que son pocos y cobardes!

 

En el ojo de la tormenta (Into the storm) parecía prometer emociones fuertes tanto en las pantallas (llega a algunas salas exclusivas con un sistema de proyección que incorpora efectos diversos que el espectador percibe físicamente) como en las taquillas. Pendientes de saber cómo valoran la experiencia los asistentes a esas sesiones sí podemos asegurar que, en los mercados importantes donde se ha estrenado la película, las recaudaciones son notablemente decepcionantes. En Norteamérica debutó hace tres semanas ingresando $17,35 millones (€12,93M) desde la tercera posición mientras que en Reino Unido no pasó de €1,44 millones en 431 locales (media de 3.330€) el pasado fin de semana desde la cuarta plaza. Francia arrancó con un millón de euros hace quince días (cuarta cifra del ranking y una media de 3.220€ en 308 cines) y en Alemania se quedó en 337.500€ la semana pasada promediando 980€ en 345 complejos.

Warner sitúa En el ojo de la tormenta en 236 pantallas de 235 cines (222 salas proyectando en 2D y 14 con copias analógicas). A pesar de lo flojo de los referentes si la película lograse una media de 2.750€ por local recaudaría 646.500€, un 5% respecto a la apertura estadounidense. Y si alcanzase esos 3.300€ de Francia y Reino Unido sumaría 775.500€, un 6% en relación al primer fin de semana norteamericano. El final de agosto y la llegada de septiembre son fechas muy propicias para la taquilla en España. Ánimos y a dejar cortas todas las estimaciones que, como se acaba de demostrar, poder se puede.

Otro título que llega a nuestro mercado con una amplia presencia en lo que a número de cines se refiere y que no tiene ningún referente positivo al que agarrarse es la comedia romántica Amigos de más (What if). Estrenada en Norteamérica de forma limitada a 20 locales hace tres fines de semana fracasó en su estrategia al presentar una media muy escasa ($6.700) para ese tipo de pruebas. La debacle se confirmó cuando en segunda semana pasó a exhibirse en cerca de 800 salas y el promedio apenas si superó los 1.000 dólares. En el Reino Unido arrancó la semana pasada con 662.650€ en 304 locales (media de 2.180€).

A pesar de todo ello eOne la estrena aquí en 193 pantallas de 183 cines (con 130 dcp's en versión doblada y 20 ofreciendo la versión original subtitulada). En los últimos tres años cuando la filial española de la distribuidora canadiense ha estrenado por debajo de los 200 locales sus medias en apertura no han superado los 1.500€ (1.200€ en 2013 y 700€ en lo que llevamos de año). De alcanzarlos con Amigos de más ingresaría 274.500€ entre viernes y domingo. Iría bien romper la racha...

El 13 de enero de 2006 The Weinstein Company estrenaba una versión un tanto peculiar y disparatada de un clásico entre los clásicos de los cuentos infantiles. Era la animada La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja, que acabaría recaudando $110 millones en todo el mundo. En España debutó a finales de septiembre de aquel año ingresando 891.000€ en su primer fin de semana promediando 3.480€ con 256 copias desde la tercera posición. La secuela, que llegó cinco años después a los cines de todo el mundo, nada tuvo que ver en resultados con la predecesora. En Norteamérica arrancó con $4,11 millones frente a los $12,4 de la primera.

Tres años después llega a España de la mano de Vercine, que distribuye 170 copias (todas soportes digitales y todas en versión doblada, 26 de ellas al catalán) de Las nuevas aventuras de la Caperucita Roja (Hoodwinked Too! Hood vs. Evil). Los dos estrenos de la distribuidora éste año no han promediado más de 750€ (ambos superaron los cien complejos). Y en las dos últimas semanas hemos vivido dos fracasos de películas animadas, que llegaron a muchos locales, pero cuyos promedios hacían casi sonrojar: Khumba (800€ en 187 ubicaciones) y Operación cacahuete (1.070€ con ¡308! copias). Hagan juego, señores; no hay mucho donde apostar.

La comedia romántica argentina El misterio de la felicidad, dirigida por Daniel Burman, llega distribuida por Festival Films (no dispongo de datos relativos al estreno); la israelí El congreso (The congress), premio del cine europeo en 2013 como mejor largometraje de animación, se podrá ver en 17 salas (todas ellas en versión original subtitulada) de la mano de Golem. Y, finalmente, el falso documental francés El secuestro de Michel Houellebecq (The kidnapping of Michel Houellebecq) es la apuesta de Caramel en 12 locales (también todos ellos exhibiendo la versión original subtitulada).

El año pasado, en estas mismas fechas, tres novedades se metían en el Top-5. Epic lideraba con 1.067.000€ (2.780€ en 384 locales); Cazadores de sombras: la ciudad de hueso era cuarta con 629.000€ (1.850€ en 340 cines) y Dolor y dinero era quinta con 575.000€ (2.355€ en 244 ubicaciones). Ese selecto grupo sumaba €3,75 millones, un escaso 61% de un fin de semana cuya taquilla total ascendía a €6,17 millones (un 6,4% mejor que el fin de semana previo).

Un descenso del 45% para el segundo fin de semana de Lucy dejaría a la de Universal en segunda posición con 1.420.000€, tras lo que acabe logrando El niño. La tercera plaza sería para En el ojo de la tormenta mientras la cuarta y la quinta se la deberían disputar Amigos de más (si no debuta bajo mínimos) y el segundo fin de semana de Infiltrados en la Universidad que, cayendo entre un 45% y un 50% aseguraría entre 270.000€ y 300.000€. Todo esto dibuja un escenario en que las cinco más comerciales sumarían alrededor de €5,4 millones (con 2,8 millones adjudicados a El niño, claro está). El fin de semana pasado el Top-5 supuso cerca del 72% del global de la recauación. Si el que viene representase entre el 65% y el 70%% la recaudación total de los tres días se apuntaría a una cifra entre €7,7 y €8,3 millones. No se ve algo así desde el mes de abril. Vamos allá.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   27.ago.2014 22:18    

'Lucy' rompe previsiones (€2,5M) y humilla a sus competidores

    martes 26.ago.2014    por Juan Herbera    1 Comentarios

Metidos de lleno en época de resultados decepcionantes entre los títulos llamados a dominar la taquilla cinematográfica (aquellos que, al final del año, determinan el peso del mercado y su evolución respecto a ejercicios precedentes) aparece una película que rompe postivamente con las estimaciones previas de forma muy holgada. Son este tipo de sorpresas las que apetece recoger al analizar el resultado del fin de semana, por mucho que deje en evidencia las previsiones más optimistas que analistas como un servidor hubiésemos hecho antes del estreno. Así da gusto equivocarse.

Apuntaba en el artículo del pasado jueves que Lucy (Universal) se había confirmado como una grata sorpresa en la taquilla norteamericana y que, en condiciones normales, lograría el primer puesto en nuestro país con mucha comodidad. Pues lo ha hecho con una rotundidad absoluta. Partiendo de los datos provisionales que Rentrak publica en Twitter y de las informaciones recogidas en diversos medios digitales Lucy habría debutado con un estimado de 2.550.000€ y 374.000 espectadores, dejando una media por local de unos 7.635€. Es la sexta mejor apertura del año, por delante de los €2,1 millones de la secuela de Capitán América y por detrás de los €2,7 millones de El lobo de Wall Street. Si nos ceñimos estrictamente a la temporada veraniega es la segunda mejor entrada, solo superada por los €3,3 millones de El amanecer del planeta de los simios pero claramente por delante de títulos como Guardianes de la galaxia, Transformers: la era de la extinción o Cómo entrenar a tu dragón 2.

Respecto al primer fin de semana norteamericano la taquilla de inicio de Lucy en España ha supuesto un meritorio 7,8%, más aún cuando nos hemos acostumbrado a que el 5% sea una buena noticia y cuando abundan entradas que a duras penas alcanzan el 3% si no es que se quedan por debajo. No hace tantos años, al hacer anáisis de resultados, solía ser habitual que el primer fin de semana de España, en títulos con aspiraciones comerciales medio-altas, supusiese alrededor del 10% respecto a la apertura de Estados Unidos.

Si lograse multiplicar la recaudación de sus tres primeros días por 3,5 veces Lucy apuntaría a un final en torno a los 9 millones de euros. Desconozco las previsiones de Universal pero intuyo que estarán muy satisfechos (y, quizás, gratamente sorprendidos) por la apertura y por un acumulado total que se acabase moviendo en esas cifras. Justo cuando se cierra el segundo cuatrimestre, los dos primeros tercios del año, la distribuidora vive un momento feliz, con resultados tan exitosos como los de Ocho apellidos vascos, El lobo de Wall Srteet y ahora el del arranque de Lucy sin olvidar los buenos mantenimientos de títulos de potencial medio como Anarchy: la noche de las bestias o Malditos vecinos. Que dure la racha.

Todo lo de sorpresa positiva que ha supuesto Lucy lo ha tenido de negativo el segundo fin de semana de Guardianes de la galaxia que pierde un 58% al sumar un estimado de 715.000€. La de Disney/Marvel acumula 4.565.000€ y 780.000 entradas vendidas tras once días en cartel. La única buena noticia es que sus laborables fueron suficientemente potentes al representar el 49% de la recaudación de total de la primera semana de exhibición.

Otra de las novedades de la semana, Infiltrados en la universidad (Sony), cumple con las previsiones y debuta desde la tercera posición con un estimado de 525.000€ y 80.000 espectadores promediando unos 1.925€ por local. Desgraciadamente esa exactitud respecto a la previsón del pasado jueves significa que no pasa de suponer un 1,2% en relación a la apertura norteamericana, el mismo coeficiente de Infiltrados en clase (a la que ha superado en un 53%). De mantenerse las coincidencias la secuela multiplicaría por poco más de 3 veces su cifra de arranque para alcanzar su taquilla final, que se movería alrededor de los 1,6 millones de euros. Lo queda del verano puede ayudar, potenciando los laborables, a alcanzar un mejor registro pero, en ningún caso, habrá conseguido aquí crecer respecto a la primera parte como lo ha hecho en otros mercados internacionales.

Los mercenarios 3 pierde dos posiciones pero se desploma en taquilla al perder el 64% respecto a su primer fin de semana. Su estimado de 345.000€ lleva el parcial de diez días a 2.335.000€ y 387.000 espectadores. El primer fin de semana había supuesto el 57% de la recaudación semanal por lo que los laborables sumaron el 43%. De no producirse una reacción en estos momentos impensable difícilmente multiplicaría por más de 2,5 veces su taquilla de estreno para llegar a una recaudación final en torno a los 2,7 millones de euros. La predecesora multiplicó por 2,8 veces pero en segunda semana había caído un 54% (y había entrado un 100% por encima de lo que lo hizo ésta secuela).

Cómo entrenar a tu dragón 2 también cede dos puestos en el ranking pero lo hace cayendo un 40% en su cuarto fin de semana con un estimado de 335.000€ y superando a un competidor directo como era el estreno de Operación cacahuete. La de Fox/Dreamworks acumula algo más de 7,2 millones de euros y ha vendido unas 1.305.000 entradas. En la tercera semana completa de exhibición el fin de semana, incluído el viernes festivo, supuso el 45% de la recaudación semanal. El 55% restante provino de unos laborables que, en verano, y con las ofertas de precio existentes en estos momentos, son un bálsamo para ciertos títulos que ayuda a mejorar acumulados finales un tanto desdibujados por el fin de semana de estreno. Los 9,4 millones de la primera parte siguen siendo su primer objetivo. Significaría haber multiplicado por 4,6 veces la recaudación del primer fin de semana cuando aquella lo hizo por 5,3 veces habiéndose estrenado en el entorno de la semana santa de 2010.

Hablando de Operación cacahuete, si se estrenaba en 308 cines, su media por complejo estaría por debajo de los 1.100€. Menos calamitosa que los escasos 800€ promediados por Khumba una semana antes pero igualmente estrepitosa (la de Kiss "sólo" aterrizaba en 187 locales). Parece evidente que cierta presencia masiva de mercado no guarda relación con el resultado en taquilla y eso, normalmente, tiene mucho que ver con la campaña de lanzamiento. Años atrás, los distribuidores independientes que se hacían con títulos "menores" pero que lanzaban "a lo grande" se obligaban a una gran campaña que exigía, a su vez, una durísima negociación comercial para conseguir un elevado número de salas donde empezar a rentabilizar su inversión inicial. No sé por qué tengo la sensación de que hoy en día el problema no es conseguir muchas salas de estreno. Lo difícil es que la recaudación obtenida en el primer fin de semana permita defender la continuidad en cartel a partir de la segunda semana. Quien lo ha visto y quien lo ve.

El Top-5 aquí estimado sumaría unos 4.470.000€. No es gran cosa pero es bastante más de lo esperado. Y todo gracias a Lucy, que ella solita ha representado el 57% de esa cifra (las otras cuatro películas no pasarían de 1.920.000€ frente a los 2.550.000€ de la de Universal). Podemos imaginar una taquilla global de los tres días que se acerque a los 6,3 millones de euros lo que significaría presentar un saldo positivo (aproximadamente del 8%) en la comparativa con el mismo fin de semana del año pasado. Hacía diez semanas que no sucedía algo así; como hacía cinco semanas que no se alcanzaban los seis millones de euros en el fin de semana. Y se mejora en cerca de un 11% la taquilla de la semana precedente. Aún con todo, triste consuelo para un verano y, muy especialmente, para un mes de agosto, que convendría no volver a repetir.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   26.ago.2014 21:35    

Estados Unidos y España, mismo precio medio: ¿es normal?

    lunes 25.ago.2014    por Juan Herbera    1 Comentarios

Como venimos repitiendo en numerosas ocasiones el precio de las entradas es un tema recurrente cuando se trata de analizar y encontrar razones al descenso de asistencia a las salas producido en los últimos años. Y es este un debate que no solo se produce en España. Como se puede comprobar en este interesante artículo publicado en scnow.com el pasado 9 de agosto, también en Estados Unidos se utilizan argumentos similares y crece de forma significativa la preocupación. Veamos a continuación los datos más destacados referidos al mercado norteamericano para, posteriormente, cruzarlos con los de nuestro país. Creo que hay algunas conclusiones que hablan por sí solas.

Vaya por delante que el titular asegura que los precios de las entradas de cine parecen altos porque los salarios son bajos. A esa conclusión llega su autor tras repasar las variables más importantes del mercado norteamericano. Y la primera es que la alarma salta cuando se observa que la recaudación creció un 0,8% en 2013 respecto a 2012 al tiempo que la asistencia caía un 1,3%. Se insiste en lo elevado del precio de los productos de restauración lo que hace que el gasto de una familia pueda dispararse hasta los 100 dólares (unos 75€), razón esta que llevaría a muchos espectadores a decidir no repetir la experiencia. A continuación, como era de suponer, se destaca la queja habitual dirigida al precio de la entrada, el cual rondaría los 8,16$ (5,95€) metidos en 2014 (prácticamente idéntico al que fue el precio medio de 2013 en su conjunto).

Según el analista el precio de la entrada de cine saldría muy bien parado si se analizase su evolución comparada con la del IPC en los últimos años, lo cual haría que se considerase un gasto más que asumible por parte del consumidor norteamericano. Y es ahí donde se apunta a los salarios como principal causante del distanciamiento del público de las salas. Los salarios habrían crecido sólo un 1,7% en 2012 mientras el IPC lo habría hecho en un 2,7%. Ese diferencial jugaría en contra del poder adquisitivo y, en consecuencia, explicaría el descenso del consumo.

Para completar la comparativa que empezaré a continuación me permito aportar algún dato más: entre 2000 y 2013 la recaudación creció en Norteamérica casi un 43%, la asistencia cayó poco más del 5% y el precio medio se incrementó un 51%. La taquilla del año pasado supuso el récord histórico de ingresos.

Y en España, ¿qué podemos decir al respecto? Pues que mientras las alarmas sonaban en Estados Unidos porque la asistencia caía un 1,3% en 2013 aquí se perdía un 15% de espectadores respecto a 2012 y se establecía la peor marca tanto en asistencia como en recaudación (ésta descendía un 16%). Allí era año récord, aquí también, pero en negativo.

El precio medio de nuestra entrada en 2013 fue de 6,5€ (8,63$), un 6,15% más alto que el precio medio en Norteamérica. Como es bien sabido, consecuencia del desastroso resultado de 2013 en su conjunto, se han extendido en España las políticas de descuento especialmente en los días laborables y se ha decidido celebrar la Fiesta del Cine por duplicado, una en primavera y otra en su fecha histórica de otoño. Así las cosas el precio medio del primer semestre caía cerca de un 8% para situarse en 6€, ligeramente por encima del precio que presenta el mercado estadounidense.

No hace falta ser economista para saber que el nivel medo de vida en España no es, precisamente, equivalente al norteamericano. Se apuntaba en el artículo motivo de referencia que la comparativa entre la evolución del IPC y el precio medio de la entrada de cine salía favorable a éste último. En España, entre 2000 y 2013, el IPC creció casi un 40% pero el precio de la entrada de cine lo hizo un 64%. En Estados Unidos la recaduación había crecido un 43% en esos catorce años, aquí cayó casi un 4%; la asistencia había descendido un 5% allí, aquí lo hizo un 41%. Allí se preocupan cuando de un año a otro se perde poco más del 1% de espectadores, aquí...¿se preocupan?

Y si hablamos de la evolución salarial en España tampoco mejora el panorama. El salario medio de 2013 quedaba a un 17% de la media europea, era un 28% inferior al de Reino Unido (cuyo precio medio era un 21% superior), casi un 29% más bajo que el de Francia (precio medio igual al español, siempre según los datos de Media Salles) y un 36,5% más débil que el de Alemania (con un precio medio un 21,5% más alto).

Algo no hemos hecho bien a lo largo de estos años. Perder tantos espectadores cuando otros mercados con una problemática similar no han sufrido de la misma manera demuestra a las claras que había razones sectoriales muy específicas de nuestro país. Es evidente que la crisis económica ha afectado, como lo ha hecho la piratería y otras causas de diversa incidencia en el resultado final. Pero aquí no hemos tenido suficientemente en cuenta la evolucón del precio de las entradas (y de los productos de restauración, que nadie lo olvide, también exageradamente disparados) en relación al IPC y a la evolución salarial.

Y, de paso, no nos hemos preocupado de saber por qué una parte significativa de espectadores asiduos se fueron alejando de las salas hasta convertir un mercado que formaba parte del Top-10 mundial (a menudo aparecía en el Top-5) en un territorio al que los estudios ya no prestan especial atención. Y eso es muy injusto, porque no todo lo que se ha perdido es irrecuperable. Si los ejecutivos americanos (o ingleses) entienden que el hundimiento del mercado cinematográfico en España es consecuencia de la crisis económica y la piratería o bien demuestran un desconocimiento impropio o han estado mal informados.

No sé si estamos a tiempo de recuperar parte del terreno perdido. Quiero pensar que sí, pero es imprescindible creer en las posibiliades del mercado y saber tomar medidas arriesgadas. Se necesita investigar y conocer el comportamiento del consumidor. No debería ser tan difícil de entender por quienes tengan la responsabilidad de seguir invertiendo en nuestro país. Mientras esto no se hunda definitivamente, tenemos una oportunidad. A por ella.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   25.ago.2014 09:40    

Una sorpresa llamada 'Lucy'

    jueves 21.ago.2014    por Juan Herbera    0 Comentarios

Luc Besson había demostrado capacidad suficiente para aunar calidad y comercialidad en el cine de acción con títulos como Nikita, dura de matar (1990) o El profesional (1994). Ahora ha repetido con Lucy y no le ha salido nada mal. La película, de producción francesa, protagonizada por Scarlett Johanson y Morgan Freeman debutó desde la primera posición con $43,9 millones (€32,7M) en el mercado norteamericano a finales del pasado mes de julio, mejorando cualquier previsión por optimista que esta fuese. Como era de suponer en Francia arrancó también desde el primer puesto del ranking de recaudaciones al ingresar €9,55 millones en sus primeros cinco días a comienzos de agosto, promediando 15.520€ en 615 salas. Tampoco Alemania falló y le otorgó el escalón más alto del podio con €3,79 millones en cuatro días dejando una media de 8.490€ en 447 locales.

En circunastancias normales España no debería suponer menos del 5% de la apertura norteamericana, lo que proyectaría a una recaudación inicial de 1.635.000€. Vistos los 334 cines en que la estrena Universal (392 pantallas, 11 de ellas ofreciendo la versión original subtitulada) la media equivaldría a 4.895€ en cada uno de ellos. Ni que decir tiene que esa cifra garantizaría la primera plaza del ranking del fin de semana. Pero es que incluso quedándose en el 3% respecto al primer fin de semana americano (recaudaría aquí alrededor de un millón de euros) el liderazgo estaría a su alcance dada la escasa taquilla lograda por Guardianes de la galaxia en su fin de semana de estreno.

Infiltrados en la Universidad (22 Jump Street) es la secuela de Infiltrados en clase, comedia que en marzo de 2012 logró ingresar $36,3 millones en su primer fin de semana en Norteamérica. Son, ambas, de ese tipo de películas que tienen su gran mercado a nivel doméstico. La primera logró el 69% de su taquilla global en Estados Unidos y Canadá; la segunda supera también el 60% de la recaudación mundial en esos territorios. Aún con todo, la secuela está dejando muy pequeños los registros de la original. En Norteamérica ha arrancado un 57% mejor; en Reino Unido, con €5,98 millones (7.670€ en 780 salas), ha incrementado en un 231% la cifra de la primera; en Alemania sus €3,43 millones (media de 5.575€ en 615 ubicaciones) son un 264% más potentes. En Italia no hay comparación posible a pesar de lo escaso de la cifra de Infiltrados en la Universidad (210.000€ promediando 1.695€ en 124 pantallas) ya que Infiltrados en clase se había estrenado únicamente en 31 locales.

En España, la primera entrega logró ingresar escasamente 343.000€ (media de 1.212€ en 283 cines) en mayo de 2012, representando apenas un 1,25% de la apertura norteamericana. Si Infiltrados en la Universidad repitiese coeficiente apuntaría a un primer fin de semana de 527.000€ ya que Sony la sitúa en 279 pantallas de 273 locales (con 241 copias, 2 de ellas en versión original subtitulada). La media por complejo sería de 1.930€ y supondría mejorar en un 54% la cifra inicial de Infiltrados en clase. Doblar el resultado de aquella llevaría a ésta hasta los 685.000€ y los 2.510€ por cine.

Operación cacahuete (The nut job) es una producción canadiense de animación dirigida al público infantil y familiar. Estrenada en enero en Norteamérica no pasó de los $19,4 millones (€14,3M) en su primer fin de semana. Ya en agosto, Francia debutó con €1,31 millones (3.235€ en 405 salas) y Reino Unido con 830.000€ (promediando 2.060€ en 405 locales). Italia se había quedado en 400.000€ (1.625€ en 247 pantallas) en mayo. Filmax la distribuye con 308 copias (todas digitales, 251 dobladas al castellano, 52 dobladas al catalán y 5 dobladas al euskera) que, si promediasen 1.500€ llevarían el primer parcial hasta los 462.000€, lo que significaría un 3,2% en relación a la apertura estadounidense (es de suponer que no fracasará con el estrépito que lo hizo Khumba la semana pasada, que no logró una media ni de 800€ en un fin de semana de dos festivos. Si se lanza una película en cerca de 200 cines hay que apoyar el estreno de forma proporcional. De lo contrario pasan estas cosas).

El cuarto estreno masivo de la semana es Step Up: all in, quinta entrega de una franquicia iniciada por Disney (distribuidora de las tres primeras) y continuada por Lionsgate/Summit. Los $6,47 millones (€4,82M) de la apertura norteamericana son la peor cifra de toda la saga. Y con diferencia (un 45% por debajo del arranque de Step Up: revolution en julio de 2012). De hecho, todas las secuelas han empeorado el registro de la anterior. En Francia, sus €1,65 millones (media de 5.900€) son un 7% inferiores al precedente más próximo; en Alemania el descenso es del 19% (con €1,96M y una media de 4.685€); en Italia no hay comparación posible ya que la anterior logró 1,5 millones en su primer fin de semana frente a los 92.000€ de ésta. En Reino Unido, finalmente, Step Up: all in se quedó en 490.000€ (promediando 1.330€), un 38% por debajo del regisrtro de la anterior.

Step Up: revolution arrancó en España con 418.200€ en septiembre de 2012, con una media de 1.205€ en 347 locales lo que supuso un 4,5% respecto al primer fin de semana norteamericano. Si All In repitiese coeficiente apuntaría a 217.000€, un 48% por debajo del resultado del precedente. Dado que eOne la sitúa en 266 pantallas de 193 cines (un 44% menos de complejos) la media por local quedaría en 1.125€.

El drama británico Locke es la apuesta de Vértigo con 48 copias (todas digitales, 31 de ellas en versión doblada, 11 en versión original subtitulada y 6 alternando ambas) mientras Golem prueba suerte con la francesa En un patio de París en 28 salas (23 exhibiendo la versión doblada y las otras 5 la subtitulada).

El año pasado por estas fechas El llanero solitario, a pesar de hacerse con el Número Uno, fracasaba en su intento al recaudar apenas 1.464.000€ en 416 cines (media de 3.520€). El Top-5 sumaba €4,13 millones y representaba en torno al 71% de los €5,8 millones que generaba el global de la taquilla.

Sin tener en cuenta el doble festivo del pasado fin de semana Guardianes de la galaxia caería cerca del 50% en su segunda estancia, lo que le permitiría ingresar 900.000€ desde la segunda posición. Con la tercera plaza, en principio, en manos de Infiltrados en la Universidad completarían el Top-5 el estreno de Operación cacahuete y el segundo fin de semana de Los mercenarios 3 (que, cayendo un 55%, se movería cerca de los 430.000€). Cuesta imaginar que entre todas consigan alcanzar los cuatro millones de euros. Y cuesta imaginar, también, que pesen más del 75% del total de la recaudación que, en ese caso, difícilmente superaría los cinco millones de euros. Sería el décimo fin de semana consecutivo con saldo negativo en la comparativa con 2013. Y el quinto si llegar a los seis millones. Ningún fin de semana de agosto lo habría conseguido. Deplorable.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   21.ago.2014 08:31    

'Guardianes de la galaxia' también suspende en apertura (€1,7M)

    martes 19.ago.2014    por Juan Herbera    1 Comentarios

La última vez que la festividad del 15 de agosto cayó en viernes fue en 2008. Sólo hubo una novedad, El caballero oscuro, que adelantó su estreno al miércoles anterior. Venía de batir el récord de apertura en Norteamérica, lo que hizo que cualquiera otra película con ganas de probar suerte en nuestro mercado se apartase, por si acaso. No tuvo un buen resultado aquel fin de semana (€2,84M), de hecho yo lo califiqué de fracaso dadas las expectativas y los referentes. Pero Mamma Mia! venía de haberse estrenado de forma limitada una semana antes y se expandió en esas fechas. Aún con todo (un sonoro pinchazo y todo lo demás mantenimientos), se recaudó un 17% más que el fin de semana previo alcanzándose los €8,63 millones con un Top-5 que supuso algo más del 85% con unos €7,4 millones ingresados.

Seis años después (no sesenta, ni quince, ni diez, sólo seis) las cosas han sido bien distintas. Ocho películas decidieron aterrizar en nuestras pantallas lideradas por una de las grandes sorpresas del verano en Estados Unidos, Guardianes de la galaxia; todas adelantaron su estreno al jueves (ninguna a ese tan codiciado miércoles, día del espectador venido a más en la mayoría de cines) pero el resultado, de nuevo, volvió a sorprender por lo escaso de la recaudación global. Un Top-5 (que ahora detallaré) que, en el mejor de los casos, se quedaría a las puertas de los €4,2 millones, demuestra tan poca fuerza (cifra muy similar a la de la semana pasada a pesar del doble festivo y el estreno "estelar") que hace imaginar un peso respecto al global de la taquilla que podría moverse entre el 70% y el 75%. Y eso proyectaría a una recaudación total que no alcanzará los 5,7 millones de euros, apenas un 6% por encima del fin de semana precedente y cerca de un 10% por debajo de lo ingresado un año atrás. Por novena semana consecutiva, saldo negativo.

Po primera vez desde que escribo este blog (si mi memoria no falla, que todo es posible) he dado prioridad a la recaudación del Top-5 en su conjunto y al global de la taquilla frente a los resultados individuales. Y es que las cifras de los títulos no merecen grandes destacados mientras que el total del fin de semana, en una fecha tan señalada, confirma una situación de mercado que ya no es preocupante sino altamente alarmante. Terminaba mi artículo del pasado jueves poniendo en común una duda que me asaltaba: quería quedarme corto en las previsiones pero algo me llevaba a pensar que la realidad me haría exceder. Nunca creí que fuese a dejarme tan en evidencia en estas fechas.

Creo que ya he dicho todo lo que tenía que decir sobre la situación del mercado cinematográfico en España y sus posibles vías de salida. Que cada cual decida lo que crea más conveniente. Yo ejerzo de espectador, cierto es; no tengo la responsabilidad ni la presión de tomar decisiones. A los que les pagan por ello que recapaciten. Que vean y analicen a dónde hemos llegado. Y que decidan si quieren dejar que la caída sea aún más dura y prolongada (lo que garantiza un final del que costará identificar tan siquiera los restos que puedan quedar) o si consideran llegado el momento de ser valientes y generosos y dar una oportunidad a la esperanza. Suena cursi, sí, pero solo queda eso: discursos que para muchos serán vacíos pero que para algunos son lo único que nos queda antes de decidir que no vale la pena seguir confiando en un nuevo escenario en el que nuevas ideas tengan cabida. Y con ellas la ilusión de la recuperación. Dejadnos ser cursis, por lo menos.

Con las cifras disponibles gracias a los medios digitales y a las provisionales que Rentrak publica en Twitter podemos estimar que Guardianes de la galaxia (Disney) fue el número uno del pasado fin de semana con una cifra próxima a los 1.725.000€ lo cual supone unos 260.000 espectadores y una media por local de 4.540€. Es la decimosegunda mejor apertura de 2014 y supone apenas un 2,4% del primer fin de semana en Norteamérica. Añadiendo la recaudación del jueves el parcial de los cuatro días se situaría en 2.273.000€. Haciendo la trampa de comparar cuatro días (los de aquí) contra tres (los de allí) el porcentaje respecto a la apertura americana sería del 3,2%.

Desde que Disney se hizo cargo de la distribución de los títulos de Marvel sus resultados no han dejado de descender. El primer fin de semana de Guardianes de la galaxia es un 67% inferior al de Los vengadores (€5,3M en abril de 2012), un 55% más flojo que el de Iron Man 3 (€3,8M en abril de 2013), un 31% peor que los €2,5M de Thor: el mundo oscuro (noviembre de 2013) y quedan casi un 20% por debajo de los €2,1M de Capitán América: el soldado de invierno estrenada el pasado mes de marzo. La cifra más similar hay que ir a encontrarla, precisamente, a un mes de agosto, el de 2011, cuando el primer Capitán América recaudaba, de la mano de Paramount, 1.779.000€ entre viernes y domingo. Respecto a la apertura norteamericana, de los cuatro títulos distribuidos por Disney la marca más baja hasta ahora era el 2,86% que supuso Iron Man 3 (la menos floja, el 3,9% de Thor 2).

Por lo que a la recaudación final en nuestro país se refiere, si Guardianes de la galaxia emulase el coeficiente obtenido por el único precedente estrenado en verano (primer fin de semana x 3,2 veces obtenido por Capitán América en 2011) acabaría con poco más de seis millones de euros (añadido, claro está, lo recaudado en su primer día de exhibición). Cualquier otro referente entre los títulos mencionados sería inferior. Si, como parece, la película gusta siempre le queda la opción de que el boca-oreja juegue a su favor y que ese mantenimiento sea mejor. Ojalá.

Todo lo que tenía que decir sobre las cifras de las películas de Marvel en España lo escribí en este post con motivo del estreno de la segunda entrega de Capitán América. Allá cada cual.

Los mercenarios 3 (Universal) tampoco ayudó como se esperaba a engordar la taquilla final. En este caso, no obstante, el pinchazo ha sido general, empezando por el mercado norteamericano que se ha quedado a más de un 30% de las estimaciones previas más fiables. Al menos aquí su estimado de 980.000€ (143.000 espectadores) le permite presumir de obtener un 8% respecto a la apertura doméstica, dato éste que ya obtuvo la segunda entrega de la franquicia y que, visto cómo están las cosas, no está del todo mal. Hasta aquí las lecturas positivas. Su media por cine no pasa de discreta (3.150€) mientras que la recaudación global del fin de semana se queda a un 50% de la cifra obtenida por la segunda y a un 30% de la primera. Los dos precedentes se estrenaron también en agosto, multiplicando su cifra de apertura por 2,8 y 3,1 hasta alcanzar su recaudación final. Si Los mercenarios 3 multiplicase por tres llegaría a los 2,94 millones. Añadiendo lo recaudao el jueves (el parcial de los cuatro días se situaría en 1.276.000€) la cifra final estaría alrededor de los 3,23 millones.

Cómo entrenar a tu dragón 2 sí quiso hacerme quedar bien en mis estimaciones previas y descendió ese 35% que le auguraba con lo que en su tercer fin de semana ingresó un estimado de 560.000€ llevando su acumulado hasta los 6.183.000€. Los laborables de la semana previa cayeron mucho menos de lo que lo había hecho el fin de semana (recordemos que perdió el 58% respecto a la apertura) de forma que acabaron representando el 55% del total de ingresos semanales.

Batacazo monumental el de Transformers: la era de la extinción que, en su segundo fin de semana (con doble festivo incluido para comparar contra un supuesto mal fin de semana previo) se desploma al perder un 73% con un estimado de 535.000€ (¡qué daño le ha hecho una competencia tan descafeinada como la de Guardianes de la galaxia y Los mercenarios 3!). Su acumulado, tras diez días en cartel, apenas si alcanza los 3.770.000€. En su semana de estreno el fin de semana supuso el 61% de la recaudación de los siete días. Parece evidente que el público español (al menos el que acude a los cines hoy en día) no se deja seducir como otros por las virtudes de la franquicia de los robots convertibles y su exceso de metraje y efectos especiales. Lo que no sabemos es si hay potenciales clientes entre los que NO han acudido a las salas. Y para este tipo de títulos (hit & run les llaman al otro lado del charco) conviene meter cuanta más gente mejor en los primeros días. El parcial de apertura es más aparente (la facturación mayor) y el objetivo final a alcanzar probablemente algo más alto. Es cuestión de ver si una cosa (tipo/coste de campaña) compensa con la otra (asistencia a las salas en inicio y final).

El amanecer del planeta de los simios se dejó un muy meritorio 31,5% (la semana anteriro había caído un 50%) en su quinta estancia al recaudar un estimado de 380.000€, con lo que lleva su acumulado hasta los 11.790.000€. En la cuarta semana los laborables representaron el 48,5% del total de los siete días. Manteniendo una proporción similar al terminar esta semana habrá dado alcance a El lobo de Wall Street y será la tercera mejor taquilla acumulada de 2014. A poco que aguante bien lo que queda antes del inicio del curso escolar y la vuelta a la actividad rutinaria podrá superar también a Maléfica. Necesitará menos de medio millón de euros (la de Disney se acerca a los 12,5 millones). Eso sí, los 14,11 millones de la primera parte siguen apareciendo demasiado lejanos.

Y hasta aquí un post sobre la taquilla del fin de semana más extenso de lo habitual. Espero que lo sepáis disculpar pero creo que el motivo lo requería. Gracias en cualquier caso por vuestra segura comprensión.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   19.ago.2014 21:30    

Nuevos retos (II): cómo frenar unos costes de marketing disparados

    lunes 18.ago.2014    por Juan Herbera    0 Comentarios

Con motivo del extraordinario resultado comercial logrado en China por Transformers: la era de la extinción (Trasnformers: age of extinction) The Hollywood reporter llamaba a la reflexión en un interesantísimo artículo publicado el último día del pasado mes de julio. El motivo, las altísimas inversiones de los grandes estudios de Hollywood a la hora de publicitar sus blockbusters, cifras que se han disparado en los últimos años y que, en estos momentos, superan los $200 millones por título en algunos casos. Y lo más preocupante: siguen creciendo.

La cuarta entrega de Transformers se ha convertido en la mayor recaudación de todos los tiempos en China, donde lleva acumulados más de $300 millones (en Norteamérica ha ingresado en torno a $245M). Si esa cifra es ya de por sí impresionante lo es más sabiendo que la inversión en lanzamiento se ha movido entre los 3 y los 5 millones de dólares, brutal contraste si se compara con los $100 millones invertidos en el mercado norteamericano en costes de P&A (iniciales que significan Prints & Advertising, traducido, Copias y Publicidad, concepto este que enlgoba todas las acciones promocionales previstas para un determinado territorio). Y, atención, que diversas fuentes aseguran que los estudios están destinando otros $100 millones de media para publicitar los grandes títulos de este verano en el conjunto de mercados internacionales.

Hagamos unos primeros números, muy rápidos y sencillos: si una película del estilo de Transformers: la era de la extinción tiene unos costes de producción de $210 millones y su estudio invierte otros $200 en lanzamientos (Norteamérica+Ultramar), la cifra a recuperar (sin considerar otros gastos) se sitúa en $410 millones. No es de extrañar, ante cifras de este calibre, que la rentabilidad se complique cada vez más y que, al mismo tiempo, se convierta en el motivo de debate más discutido en Hollywood.

Y gracias que el mercado internacional en su conjunto no deja de ganar peso en la explotación global siendo responsable del 70% de los ingresos de este tipo de películas (en el caso de Transformers 4 ese porcentaje alcanza ya el 76%) porque territoros como Estados Unidos y buena parte de países occidentales no crecen (si no pierden) en recaudación. Asia, Latinoamérica y Rusia se han convertido en los grandes mercados emergentes que salvan muchas cuentas de resultados de los blockbusters. Si hace dos años los costes de marketing habían crecido hasta los $175 millones por título globalmente ahora los estudios aseguran que esa cifra alcanza ya los $200 millones por película, un 33% por encima de los $150 millones gastados para publicitar el primer Transformers en 2007.

Según se pregunta el vicepresidente de Paramount, Rob Moore, "el reto para todos es si tiene sentido este tipo de gasto cuando solo unos cuantos territorios están creciendo". Terry Press, de CBS Films, añade: "Marketing es el tema más debatido y discutido en Hollywood. Pero destacar entre tanta confusión y generar expectación cuesta dinero". En 1980 la inversión media en marketing para un estudio era de poco más de $4 millones (ajustados por la inflaciñon hoy serían algo más de $12 millones). En 2007 esa cifra se había disparado hasta los $36 millones. Hoy en día estaríamos hablando de más de $40 millones para títulos de coste medio al estilo de Bajo la misma estrella (The fault in oir stars) o Tammy.

La televisión sigue siendo la que se lleva la mayoría de las culpas porque sigue siendo la partida más cuantiosa de las inversiones publicitarias (con excepciones como las de Francia, donde las películas americanas no pueden anunciarse en la pequeña pantalla, o la dura regulación china). Puede representar hasta el 50% del presupuesto de la campaña global, a pesar de que las audiencias se fragmentan y son sólo unos pocos programas los que aglutinan grandes cantidades de espectadores. Y aunque los estudios destinan cada vez más inversión al uso de las redes sociales como fórmula para llegar a audiencias más seleccionadas no han disminuido su dependencia de la pequeña pantalla. Siguen argumentando que los grandes títulos que viven mayoritariamente de público masculino necesitan de una audiencia lo más amplia posible.

Según Moore (Paramount y Warner son considerados los estudios más agresivos a la hora de invertir en marketing) la televisión no es, necesariamente, la inversión más efectiva pero es la más eficiente y garantiza un abanico más amplio. "Tienes a la gente que quieres en las redes sociales pero la clave es atraer una cantidad suficiente". Su gran preocupación, las grabaciones para su posterior visualización: "de nada sirve anunciarse un jueves por la noche si la gente ve el spot a la semana siguiente".

A pesar de todo, Twitter y otras redes sociales cada vez influyen más en las decisiones de los espectadores de cine. Al menos eso parece apuntar el resultado de un nuevo estudio hecho por la propia Twitter y Nielsen según el cual el 87% de los usuarios mayores de 13 años de esa red social dijeron sentirse influenciados por los tweets a la hora de elegir su película. Asimismo, el estudio afirma que el 62% de los espectadores usaron Internet o aplicaciones de teléfonos móviles para informarse sobre los títulos. Aún así, los grandes estudios de Hollywood difícilmente destina más de $10 millones al marketing digital (un 10% del total de la inversión publicitaria). "Quizás una nueva generación de millennials deberían llegar al mundo del marketing cinematográfico", señala Erik Handler, analista de MKM Partners.

Según Handler los estudios deberían invertir más en sus campañas internacionales. Irónicamente, los costes de lanzamiento en China son casi inexistentes. Y es el segundo mercado mundial (pronto será el primero). El gubernamental China Film Group paga y controla la campaña, confiando casi exclusivamente en Internet ya que son muy pocos los espectadores de cine que ven la televisión. "Algo deben estar haciendo bien", afirma Handler. Ocasionalmente se autoriza a algun estudio a complementar esos esfuerzos pero en ese caso no suelen destinar más de un millón de dólares adicionales.

A diferencia de lo que sucede en Norteamérica la publicidad exterior se convierte en una partida muy considerable en muchos territorios. También el coste de las copias aumenta allí donde se incorpora el doblaje. Otros importantes gastos en el presupuesto global de marketing  provienen de la inversión en trailers, propaganda y relaciones públicas, radio y digital.

La directora de marketing de Warner Bros., Sue Kroll, considera que el paradigma ha empezado a cambiar: "debemos ser más originales en la forma en que captamos a los consumidores. Los espectadores de cine tienen mucha información. Hay que imaginar nuevas formas de llamarles la antención. Estamos viendo cambios significativos en el modo en que gastamos en las distintas plataformas. Es un mosaico con muchas piezas. Nunca te aburres".

Sería deseable que esa apuesta por más investigación, uso de nuevas herramientas, medios y formas de comunicar aumente y, como bien apunta el analista Handler, con preferencia en el ámbito internacional y con savia nueva. Y tengamos claro que no todo pasa por enormes inversiones en medios tradicionales ni por hacer crecer gratuitamente algunos elevados presupuestos de lanzamiento. Puede ser cuestión de revisar y redistribuir los recursos destinados a las diferentes partidas. Contrariamente a lo que muchos puedan pensar quedan bastantes cosas por descubrir. También aquí. Y eso puede significar nuevas oportunidades de negocio. Del existente, haciéndolo crecer, pero también del que está asomando por las esquinas. Salgamos a su encuentro antes de que nos abandone.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   18.ago.2014 09:15    

'Guardianes de la galaxia': nueva reválida para Disney/Marvel

    miércoles 13.ago.2014    por Juan Herbera    2 Comentarios

La festividad del 15 de agosto supone, por un lado, que los estrenos de la semana se adelanten a mañana jueves; por otro, potenciar el fin de semana al ser festivo el viernes. A ver si así las cifras permiten reconciliarse con la taquilla tras el fiasco del fin de semana anterior. Quizás esa fiesta es la causante del incremento de novedades: de las cuatro de la semana pasada a las ocho de esta. Y de nuevo con un claro candidato a ocupar el primer puesto del ranking de recaudaciones, lo que significaría el tercer relevo consecutivo en las alturas.

Guardianes de la galaxia (Guardians of the galaxy) se estrenaba el viernes pasado en Norteamérica sorprendiendo a propios y extraños. En un verano que iba encaminado a ser uno de los peores de la última década la nueva apuesta de Marvel (una de las más arriesgadas, dado el elevado número de estrenos vinculados al entorno de Los vengadores y ser ésta una película con personajes nuevos y mucho menos conocidos) arrancó con $94,32 millones (€70,33M), la tercera mejor marca del año (segunda de la temporada de verano), cifra muy próxima a la lograda por la segunda entrega de Capitán América ($95 millones el pasado mes de abril) y por encima de la obenida por Thor: el mundo oscuro ($86 millones en noviembre del año pasado). En Reino Unido, Guardianes de la galaxia debutó con €7,97 millones (€14.385€ en 554 cines), registro un poco superior al de Capitán América 2 pero un 22% inferior al de Thor 2.

Como ya hemos ido viendo últimamente las películas de Marvel se enfrentan a serias dificultades a la hora de atraer de forma masiva espectadores a las salas españolas (en este post, publicado con motivo del estreno en nuestro país de Capitán América: el soldado de invierno, se analizaba ese comportamiento un tanto decepcionante a lo largo de los últimos tiempos). Sus dos últimas apuestas, ambas protagonizadas por personajes conocidos del Universo Vengadores, no tuvieron aquí la repercusión que hubiese cabido esperar dado el potencial (actual, mermado respecto a unos pocos años atrás) del mercado español. Thor: el mundo oscuro arrancó con 2.495.000€, promediando 6.600€ en 378 cines y representando un 3,9% en relación a la apertura norteamericana. Capitán América: el soldado de invierno no pasó de 2.145.000€ en 410 locales (media de 5.230€) suponiendo un 3,1% respecto al primer fin de semana estadounidense.

Disney sitúa Guardianes de la galaxia en 780 pantallas de 380 cines (462 salas ofreciendo el 2D, 19 de ellas en versión original subtitulada; 201 en 3D, 6 en VOSE y 50 copias analógicas dobladas). Caso de repetir un coeficiente similar al de las dos últimas películas de Marvel en relación a la apertura americana apuntaría a un primer fin de semana que oscilaría entre los €2,11 millones (3%) y los 2.813.000€ (4%) (la única película del Universo Marvel estrenada en verano fue el primer Capitán América y supuso, también, un 3,9% en agosto de 2011). El promedio por local se movería entre los 5.550€ y los 7.400€. Primer puesto garantizado sin discusión.

Otra franquicia, con dos títulos a sus espaldas, es la que protagonizan las viejas glorias del cine de acción (Stallone, Schwarzenegger, Statham, Willis, Li, Lundgren, Rourke...), Los mercenarios, escritas por Sylvester Stallone que, además, dirigió la primera de ellas. Para Los mercenarios 3 (The expendables 3) han sumado a ese musculoso reparto a nombres como Harrison Ford, Mel Gibson, Wesley Snipes o Antonio Banderas. Las estimaciones más fiables esperan una apertura en el mercado norteamericano que se mueva entre los 23 y los 25 millones de dólares (unos 18 millones de euros), lo que supondría en torno a un 31% por debajo de la primera entrega y un 16% más floja que la segunda. La cifra del primer fin de semana de Los mercenarios en España (1.408.000€ en estas mismas fechas hace ahora cuatro años, promediando 4.095€ con 344 copias) supuso un 5,3% respecto a la apertura norteamericana; la de Los mercenarios 2 (1.949.000€, con una media de 6.000€ en 325 cines a finales de agosto de 2012) fue un ahora sorprendente 8,3%.

Universal recupera la distribución en España (la segunda parte llegó de la mano de eOne) y sitúa Los mercenarios 3 en 406 salas de 311 complejos. Un promedio un 20% inferior al de hace dos veranos (4.800€ por local) llevaría el parcial del fin de semana hasta los 1.493.000€, un 6% por encima de lo ingresado por la primera entrega y un 23% por debajo de la segunda.

En ningún caso se está ponderando el posible efecto reductor que tendría el estreno en jueves, como tampoco se está considerando el más que evidente incremento que generará la festividad del viernes en el global del fin de semana. El saldo de uno y otro factores debería dar un resultado positivo en favor del viernes festivo. Lo dejo como grata sorpresa a la hora de analizar la taquilla al inicio de la próxima semana.

Khumba es una película surafricana de animación, dirigida al público infantil y familiar, que tuvo un estreno técnico en Norteamérica pero que ha tenido cierto recorrido en el panorama internacional. En Europa su mejor resultado lo obtuvo en Francia, donde debutó con 780.000€ en sus primeros cinco días promediando 2.000€ en 389 locales. En Italia se quedó en 528.000€ en 253 salas (media de 2.090€) mientras en Reino Unido no pasó de los 110.000€ en 224 cines (ridículo promedio de 490€). Kiss la distribuye en 193 locales, todos ellos exhibiendo en formato digital la versión doblada, que, caso de promediar 1.200€, permitirían una recaudación inicial de 231.500€. El verano y el puente de agosto deben permitirle confiar en una entrada algo más consistente.

El drama británico Belle es la apuesta de Fox en 60 cines (15 de ellos ofreciendo la versión original subtitulada); la alemana Mi amigo Mr. Morgan (Mr. Morgan's last love), con Michel Caine como protagonista, llega de la mano de A Contracorriente con 36 copias (todas en formato digital y 8 en versión subtitulada); Una cita para el verano (Jack goes boating) es la obra póstuma de Philip Seymour-Hoffman que, además de protagonizar, dirige esta producción independiente que Surtsey hará estar presente en 30 salas (29 exhibiendo dcp's, 6 en VOSE, y una con copia en 35 mm. doblada); la canadiense Gabrielle (Karma) se verá en 18 pantallas (14 en versión doblada y 4 subtituladas, todo digital). También se estrena la francesa The last diamond (Alimpro).

Hace ahora un año Elysium se hacía con el primer puesto del rankig de recaudaciones al ingresar 2.293.500€ entre viernes y domingo (6.555€ en 350 cines); Aviones, que aprovechando que el día 15 caía en jueves había adelantado su estreno al miércoles, recaudaba 909.400€ en el fin de semana (media de 2.260€ en 403 locales), lo que le valía para ser segunda. El Top-5 alcanzaba los €4,84 millones, un 77% de los €6,29 millones que generaba el conjunto de la cartelera.

Con los dos primeros puestos adjudicados a Guardianes de la galaxia y Los mercenarios 3 el tercer cajón del podio será para Transformers: la era de la extinción. El mejor mantenimiento de la franquicia hasta el momento fue el de la tercera entrega, que se dejó el 56% en su segunda estancia. Títulos que, por target, deben ser competencia directa como los estrenos que le pasarán por delante jugarán en su contra; el festivo del viernes y el posible efecto recuperación frente a un mal fin de semana de estreno, lo harían a favor. Si al final cayese en torno al 50% retendría 1.000.000€; Cómo entrenar a tu dragón 2, perdiendo alrededor del 35%, sumaría otros 580.000€; El amanecer del planeta de los simios completaría el Top-5 con 340.000€ si cayese un 40% siempre que Chef no aguantase perdiendo menos del 30% o que Khumba debutase promediando por encima de 1.750€ por cine.

Las cinco más comerciales, en esta hipótesis, sumarían por encima de los seis millones de euros y concentrarían buena parte de una recaudación global (probablemente no menos del 80%) que podría superar los 7,5 millones. Sería la primera vez que se alcanzan los siete millones desde el último fin de semana de abril (entonces se ingresaron €7,63M). Y se mejoraría la cifra de hace un año. ¿Por qué será que, viendo calendario y cartelera, confío en quedarme corto en las estimaciones pero mientras escribo hay algo que me hace temer volver a equivocarme por exceso? Serán cosas de un mercado muy inseguro e imprevisible. Empiezo a contar los minutos hasta que el domingo por la tarde, gracias a los medios digitales especialmente internacionales, empezemos a salir de dudas.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   13.ago.2014 20:49    

'Transformers: la era de la extinción' no da la talla (€2,0M) y el global de la taquilla embarranca (€5,3M)

    martes 12.ago.2014    por Juan Herbera    1 Comentarios

Nos las prometíamos muy felices hace tan solo una semana. Los estrenos arrancaban como de ellos se podía esperar (desde la banda baja de la horquilla, cierto es) y los mantenimientos parecían confirmar que la llegada del mes de agosto suponía un plus de asistencia a las salas con caídas, en general, bastante discretas. Aún con todo, la recaudación final de los tres días, para el conjunto de la cartelera, no dejaba demasiado buen sabor de boca: €5,83 millones de euros, el segundo peor registro para un mes de agosto desde que se tienen datos fiables sobre el comporamiento del mercado cinematográfico español.

Hay cierta confusión sobre los resultados históricos a la hora de determinar si el pasado fin de semana es el más flojo de este octavo mes del año y con qué diferencia sobre los que le siguen. A buen seguro que las cifras de que dispongo no son 100% exactas (yo diría que las de nadie lo son en nuestro país, ya que el ICAA, organismo público que podría jugar ese papel de respetable y fiable emisor de datos, no las facilita por fines de semana) pero puedo asegurar que están contrastadas y permiten un grado de faibilidad muy elevado. En los últimos años, el fin de semana de agosto que presentaba una recaudación más baja en el conjunto de la cartelera, era el último del año pasado (23/25 de agosto, €5,80 millones). Le seguía el segundo, también de 2013 (9/11 de agosto, €5,89 millones). El tercero en discordia era el penúltimo de 2009 (21/23 de agosto, €5,95 millones). Como veremos al final de este artículo el fin de semana que acabamos de vivir empeora todos esos registros. Y lo más preocupante, habiéndose estrenado un blockbuster del que se podía esperar que no despuntase pero del que no podíamos esperar un resultado tan corto como el obtenido.

Partiendo una semana más de los datos provisionales que Rentrak publica en su cuenta de Twitter los lunes por la mañana, así como de las cifras que facilitan diversos medios digitales desde el mismo domingo por la tarde, Transformers: la era de la extinción (Paramount) habría logrado el primer puesto del ranking de recaudaciones con un estimado próximo a los 2 millones de euros, dejando una media en torno a los 5.200€ por local y unas 295.000 entradas vendidas. Es escasamente un 2,7% en relación a la apertura norteamericana y está a años luz de lo obtenido por Reino Unido, Francia o Alemania. Incluso queda a un 48% de los €3,88 millones logrados en Italia.

Las tres primeras entregas de la franquicia se habían estrenado en miércoles, por lo que, la lectura más conservadora, permitía justificar un primer fin de semana no excesivamente brillante dado que había dos días por delante (en verano los laborables son muy potentes y, si uno de ellos es un miércoles, día en que la mayoría de cines ofrecen precio reducido desde hace muchos años, aún más) que desgastaban el potencial de viernes, sábado y domingo. Aún así, el resultado de La era de la extinción los empeora a todos: en un 23% a la Transformers original (2007), en un 8% a La venganza de los caídos (2009) y en un 20% a El lado oscuro de la luna (2011). Y me refiero sólo al fin de semana, obviando lo recaudado en miércoles y jueves. ¿Y en espectadores? La tercera había sido la que se había quedado más corta con cerca de 340.000 entradas vendidas en el fin de semana, un 15% por encima de lo que puede haber acabado vendiendo Transformers 4.

El coeficiente de mantenimiento de las tres primeras había supuesto que la taquilla final era el resultado de multiplicar la recaudación del primer fin de semana por 3, 2,8 y 3,1 veces respectivamente. Si La era de la extinción multiplica por el mejor coeficiente de los tres superará los seis millones de euros por los pelos.

Cómo entrenar a tu dragón 2 ocuparía la segunda posición (cede un puesto respecto a su apertura) con un estimado de 860.000€ lo cual implicaría un exageradísimo descenso del 58%. Su acumulado se situaría en torno a los 4.575.000€ y los 805.000 espectadores. En su primera semana completa de exhibición los cuatro laborables aportaron el 45% de la recaudación del global de los siete días. Tanto para este título como para el resto habrá que confiar en que las fuertes caídas del fin de semana hayan sido algo excepcional y que en próximas fechas agosto vuelva a suponer un empujón hacia arriba en las recaudaciones. De lo contrario tocará revisar a la baja todas las estimaciones de taquilla final. Y no apetece nada, la verdad.

Que no estamos ante un fin de semana favorable para el comportamiento de la taquilla lo demuestra que El amanecer del planeta de los simios habría perdido en torno al 50% en su cuarta estancia al ingresar un estimado de 550.000€ (su predecesora, en fin de semana equivalente, había caído quince puntos menos) lo que lleva su parcial hasta los 10.885.000€ y 1.807.000 espectadores. En la semana completa el 56,5% de la taquilla se había generado entre viernes, sábado y domingo.

Independientemente de cómo se valore un estreno con presencia de 250 pantallas el resultado de Chef (Sony) no aparece como decepcionante. No, al menos, a la vista de las credenciales que presentaba. En el post del pasado jueves apuntaba a un estreno con promedio por cine similar al obtenido por Begin Again una semana antes (1.700€ por ubicación). Pues lo habría mejorado hasta alcanzar y superar ligeramente los 2.000€ por local de forma que su estimado se situaría alrededor de los 480.000€ con 70.500 entradas vendidas.

El Top-5 lo cerraría Sex Tape. Algo pasa en la nube que en su tercer fin de semana habría recaudado un estimado de 245.000€, dejándose un 47%, con lo que acumularía 2.365.000€ y 406.000 espectadores. El fin de semana anterior había representado el 55% de la recaudación de toda la semana.

El pinchazo de Transformers 4 y los malos mantenimientos hacen que las cinco películas más comerciales no pasen de los €4,1 millones en el mejor de los casos lo cual permitiría pensar en una recaudación global a la que le costaría superar los €5,4 millones de euros. Incluso en ese escenario empeoraría en un 7,5% la cifra del fin de semana precedente y, por octava semana consecutiva, presentaría saldo negativo en la comparativa con 2013, de un 8,5% en esta ocasión. Y sí, se convierte así en el peor registro para un fin de semana de agosto desde que existen datos de taquilla fiables.

No quiero ser reiterativo pero no tengo alternativa: habrá quien se conforme con pensar que el mercado español está tan mal que no hay nada que hacer más que ir probando suerte con las fórmulas conocidas (de probado éxito en el pasado), partiendo del principio de que no hace falta ir más allá en la investigación del mercado y en el conocimiento de los hábitos de consumo de los ciudadanos. Es posible que lo del pasado fin de semana sólo haya sido un mal momento y que en próximas semanas veamos cierta recuperación (ojalá) pero sería de una torpeza inexplicable no darse cuenta de cual es el entorno en que se desenvuelve la taquilla semana tras semana, mes tras mes, año tras año. Sólo la investigación a fondo de la realidad del mercado y el consumidor permitirán identificar causas de la crisis de asistencia y apuntar soluciones de futuro. ¿A qué estamos esperando?

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   12.ago.2014 21:41    

Nuevos retos (I): el VOD llama a la puerta de los cines

    lunes 11.ago.2014    por Juan Herbera    4 Comentarios

De momento no dejan de ser pruebas con títulos de producción independiente que no tenían clara su explotación comercial a gran escala en las salas cinematográficas. Pero algunos de los números que empiezan a publicarse obligan a reflexionar sobre los estrenos en Video On Demand (VOD) coincidiendo con la presencia de esos títulos en los cines. En un par de recientes artículos, publicados en Indiewire y Variety, se tomaba como referencia lo sucedido con Snowpiercer en el mercado norteamericano para profundizar en el debate. Vale la pena detenerse, conocer detalles e ir tomando notas. No es el lejano futuro; es nuestro más rabioso presente.

En la situación actual la mayoría de grandes cadenas de exhibición norteamericanas exigen a las distribuidoras que protejan la estancia en salas durante, al menos, 90 días hasta su comercialización en VOD, rechazando el estreno de aquellos títulos que se adelanten y acorten esa ventana (en España el periodo de tiempo entre una y otra se sitúa en los cuatro meses). Ante una realidad así los títulos que eligen la opción de compaginar una y otra explotación suelen ser producciones independientes, que negocian con cines que no forman parte de las grandes cadenas (alquilando salas y comprando el aforo de todas sus sesiones si es precso, lo cual hace que haya un significativo número de cines interesados en este tipo de pruebas) y cuyas aspriaciones comerciales en cines no son especialmente elevadas.

Se han ido haciendo pruebas diversas, desde ofrecer visionados previos a la llegadas a los cines (a precios elevados o, como se va a hacer con la comedia británica One chance, poniéndola a disposición de los usuarios de Yahoo de forma gratuita los diez días anteriores al estreno en salas), pasando por estrenos simultáneos hasta salidas en VOD pocas semanas después del estreno cinematográfico. Este es el caso de Snowpiercer, película de acción y ciencia-ficción, dirigida por el surcoreano Bong Joon-Ho, que fue adquirida por The Weinstein Company (TWC) y finalmente distribuida por su filial RADiUS.

Según aseguran los ejecutivos de la compañía responsable de la comercialización ellos sí consideran que los títulos que prueban nuevos modelos de distribución, simultanenando presencia en salas y VOD, tienen valores y posibilidades comerciales en los cines. De hecho, Snowpiercer fue adquirida pensando en un estreno convencional (el director y la productora-distribuidora surcoreana pretendían una apertrua en 2.500 pantallas en el mercado norteamericano) si bien, tras visionar su versión definiitiva y, sabiendo que Bong Joon-Ho se negaba a autorizar cambios en la misma, Harvey Weinstein decidió renegociar las condiciones de adquisición de derechos (menor mínimo garantizado y menos inversión en lanzamiento) pensando en un estreno especializado, con presencia en un limitado número de salas. Fue entonces cuando RADiUS entró en escena.

Con dos máximos responsables experimentados en estrenos mixtos Cine/VOD de su anterior etapa en Magnolia, la filial de TWC optó por respetar el montaje del director y apostar por un nuevo modelo de estreno: arrancar en cines de forma limitada, con una campaña publicitaria discreta (se habla de alrededor de cinco millones de dólares) y ofrecer la película en VOD tras el segundo fin de semana en los cines. Se pretendía generear expectación gracias a los buenos comentarios que la película generaría entre crítica y público (todos los datos previos disponibles apuntaban en esa dirección) para que tuviese una buena acogida en la red.

Snowpiercer logró unos muy buenos promedios en los ocho cines que la estrenaron en su primer fin de semana (por encima de 21.000 dólares por local), en la línea e incluso algo por encima de lo que suele ser habitual en este tipo de lanzamientos. La película lleva acumulados algo más de cuatro millones de dólares en los cines, ha estdo presente en 356 cines en su tercera semana y ha dejado un buen sabor de boca entre críticos y aficionados.

Si bien el mundo de las cifras en el VOD peca de un ocultismo inexplicable (como decía un analista sería hora de empezar a romper con esa realidad como en su día hubo que vencer las reticencias que algunos estudios mostraban a la hora de informar de sus recaudaciones de taquilla) Snowpiercer logró en su primera semana de explotación en VOD lo que hasta ahora se conoce como la mejor apertura en esa plataforma digital: $2 millones de ingresos generados entre iTunes y otras opciones en la red. Tras tres semanas disponible acumula cerca de $4 millones en VOD.

Entraríamos ahora a debatir (sería largo y farragoso, por eso os dejo más arriba el link a las páginas originales para que, quien quiera, se entretenga con ello) si financieramente ha sido una buena decisión o no. Es evidente que la inversión en lanzamiento ha sido muy inferior a la que hubiese sido necesaria para estar presente en 2.500 salas desde el inicio de la explotación en salas. También su repercusión comercial. Pero lo que sí es cierto es que el experimiento parece haber dejado notables beneficios económicos sobre la mesa de RADiUS y los productores surcoreanos.

Ha habido otros títulos con buenos resultados en su explotación en la red, desde los $2 millones logrados allá por 2007 por Un plan brillante (Flawless), los $5 millones de Todas las cosas buenas (All good things) en 2010 o los $8 millones de Margin Call en 2011 hasta el récord de acumulado, los $14 millones que atesora El fraude (Arbitrage) desde 2012.

Asaltan muchas dudas al pensar en cual será el escenario del futuro más próximo. Cuesta imaginar estrenos similares con los blockbusters de Hollywood así como no parece probable que las grandes cadenas acepten reducir drásticamente las ventanas pactadas. Aún con todo, voces muy respetadas insisten en aceptar un plazo de cuatro semanas entre el estreno en salas y la salida en VOD, sobre todo para aquellos cines especializados amenazados en su superviviencia, lo cual conllevaría que los grandes circuitos se beneficiasen del tirón inicial en los mercados más importantes probablemente consiguiendo una rebaja en el coste de la exhibición de esas películas.

Acabe pasando lo que tenga que pasar, pruebas como el estreno de Snowpiercer no sólo no disminuirán sino que se multiplicarán buscando el equilibrio entre la explotación en cines y en VOD. El hecho de que no todo el producto pueda llegar a los cines o no lo haga a buena parte del territorio de un determinado mercado hará que siga habiendo compañías que no quieran renunciar a esa enorme cantidad de potenciales consumidores que supone el acceso doméstico a internet. Y recordarán, como hace el co-presidente de RADiUS, Tom Quinn, que no todo el mundo puede buscarse un canguro para ir al cine o que hay mucha gente demasiado ocupada para salir de casa. Son cosas de los nuevos tiempos; nuevos retos que la industria está obligada a encarar. Le va en ello su rentabilidad financiera. Y eso sí que nadie se lo toma a broma.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   11.ago.2014 08:42    

Juan Herbera

Bio Desde la taquilla

Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...