Siguiendo el crecimiento de las pantallas de gran formato

    lunes 20.oct.2014    por Juan Herbera    0 Comentarios

Charlotte Jones, analista especializada en cine de la rama dedicada a la tecnología en la empresa de investigación de mercado IHS publicaba el pasado 29 de septiembre en Film Journal International un artículo dedicado a la proliferación de las salas con pantalla de gran formato, lo que en terminología anlgófona ha venido en denominarse Premium Large Format (PLF). Recomendando como siempre la lectura del original paso a continuación a recoger lo más destacado de tan interesante aportación.

Una pantalla de cine de gran formato (PLF) es un producto tecnológicamente superior, claramente definido, que se puede comercializar como premium. En términos tecnológicos, el 3D inició la noción del concepto premium pero, con un 3D estabilizado en el 39,3% de las pantallas modernas, los exhibidores cinematográficos consideran que han encontrado un nuevo generador de ingresos en el PLF.

El mercado para un PLF digital se puede dividir entre la marca global Imax, los PLF desarrollados y registrados por los exhibidores y RealD Luxe, una marca paraguas con sus primeras salas lanzadas en Rusia este mismo año. Según un nuevo trabajo de investigación de IHS había un total de 1.401 PLF digitales (Imax y las de los exhibidores) operando en todo el mundo en la primera mitad del año de las cuales el 54,3% correspondían a PLF desarrollados por circuitos de exhibición.

Por regiones mundiales Norteamérica reunía el mayor número de PLF, 374 (un 49,1% del total), seguida de Asia-Pacífico (26,7% de cuota de mercado). Centro y Suramérica disponían de 124 PLF's (16,3%), Europa solo tenía 51 pantallas y Africa-Oriente Medio apenas nueve.

El crecimiento del mercado para el PLF de los exhibidores viene determinado por diversos factores incluyendo un evidente incremento de los ingresos, la competencia, la necesidad de elevar el nivel en medio del entorno doméstico y, sobre todo, esforzarse en presentar la experiencia cinematográfica más novedosa. Esta tendencia ha alcanzado una nuevo hito al superar el PLF de los exhibidores (374 pantallas) al Imax digital (360) por vez primera en Norteamérica.

Estados Unidos es el territorio que lidera el ranking mundial (297 PLF's) gracias al elevado nivel de inversión de los cinco circuitos de exhibición más poderosos de aquel país, con un floreciente mercado para nuevas marcas entre los circuitos medianos y pequeños. China es el seguno mercado con 82 pantallas, seguida por Canadá con 77. Cierran el grupo de los cinco países con más salas PLF's de exhibidores Brasil y Australia. Los diez países con más PLF's reúnen el 90% del total mundial, lo cual supone un alto nivel de concentración en los mercados más activos.

Allí donde no hay PLF's, dos de cada tres territorios tampoco disponen de salas Imax digitales, lo que viene a indicar que la actividad supone a la vez competencia y experimentación llevando hacia nueva demanda de nuevas marcas y pantallas.

Las PLF existen para atraer nuevos ingresos, ofreciendo a los consumidores una experiencia cinematográfica mejorada gracias a un precio adicional. La prueba de fuego del PLF estará, por tanto, en los ingresos generados. En Norteamérica, la recaudación de las PLF's en 2013 ascendió a $571,5 millones. Partiendo de una muestra de diez estrenos en 3D, de la recaudación total por título los ingresos provinientes de PLF's (Imax y de los exhibidores) supusieron el 19,4% (11,9% para salas Imax y 7,5% para pantallas equipadas por los propios exhibidores). Ahora bien, ese peso crece hasta el 41,1% si nos fijamos en la recaudación de las salas que exhibieron exclusivamente en 3D. El 58,9% restante provino de pantallas 3D estándares.

El mercado para el PLF de los exhibidores es, a la vez, competitivo y complementario, con las áreas de influencia más importantes haciendo crecer el mercado global gracias a entradas premium que se corresponden a diferentes niveles de experiencia cinematográfica. Una tercera parte de las salas RPX de Regal (su propio sistema de PLF) coexiste con pantallas Imax en la misma ubicación así como cuatro de cada seis complejos de AMC equipados con su nuevo sistema Prime también acogen una sala Imax en competencia directa.

La introducción de múltiples niveles premium en el mismo circuito de exhibición está siendo también motivo de exploración, lo que conduce a definir el cine como una experiencia lujosa y premium incluso a riesgo de confundir al cliente. Pero un producto claramente definido por una experiencia superior (con el inevitable sobrecargo) tiene más probabilidades de ser visto como algo positivo. Mientras la experiencia cinematográfica habitual es todavía el claro patrón del negocio, cada vez más los consumidores serán capaces de elegir su deseado nivel de experiencia para una película determinada.

Todas las partes interesadas de la industria disponen de beneficios potenciales si se incrementa la proporción de tráfico hacia varios niveles premium del negocio. Si los exhibidores continúan invirtiendo y comercializando adecuadamente y las audiencias siguen buscando una experiencia cinematográfica mejorada en cantidades suficientes la tendencia del PLF no solo alterará los actuales patrones de estreno, sino que se convertirá en el nuevo generador significativo de ingresos para el sector de la exhibición en un momento en que las salas de cine son la plataforma más potente para consumir películas pero en un momento, también, en que muchos mercados desarrollados han alcanzado su madurez.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   20.oct.2014 08:30    

'Ninja Turtles' y 'The equalizer' llegan para apartar a 'Torrente 5' del liderazgo

    jueves 16.oct.2014    por Juan Herbera    9 Comentarios

A principios de la década de los años noventa llegaron a las salas tres entregas de la adaptación a la gran pantalla del cómic Teenage Mutant Ninja Turtles en que cuatro tortugas con atributos humanos (con nombre de artistas del Renacimiento), entrenadas por una rata sensei en el arte del ninjutsu, se enfrentaban desde Nueva York a todo tipo de seres malvados. Su resultado comercial no fue nada desdeñable. En España, la primera película fue vista por algo más de 1,8 millones de espectadores (que, dado el deficiente control de taquilla en aquellos años, podemos intuir fueron bastantes más). La segunda atrajo a cerca de un millón de personas y la tercera y última a algo menos de 400.000.

Veintiún años después Paramount ha decidido revivir la franquicia, con un estreno el pasado mes de agosto y otro previsto para junio de 2016. Con un presupuesto de 125 millones de dólares Ninja Turtles lleva acumulados casi $190 millones en su mercado doméstico y otros 165 en ultramar donde está pendiente de estreno en casi todos los grandes territorios. La apertura norteamericana, desde el número uno, alcanzó los $65,57 millones (€48,89M), décima mejor entrada en lo que llevamos de año. En Italia, único gran mercado europeo donde se ha estrenado, debutó a mediados de septiembre, también como líder del ranking de recaudaciones, con 1.671.500€ promediando 2.585€ en 647 salas.

En el momento de publicar éste artículo Paramount no ha facilitado el dato de cines y pantallas donde se estrena Ninja Turtles en España. Recaudar entre viernes y domingo 2.200.000€ significaría un 4,5% en relación a la apertura norteamericana y sería la novena mejor marca de 2014 en nuestro mercado. El primer puesto no se le escaparía. Solo peligraría el liderato si representase no más del 3% (€1,47M) y su perseguidora lograse representar al menos el 5,5%. Lo vemos.

The equalizer (El protector) (Sony) supone el reencuentro entre el director Antoine Fuqua y el gran e incombustible Denzel Washington. Su anterior colaboración, Training Day, permitió al actor llevarse su primer y, hasta el momento, único Oscar como mejor actor principal. The equalizer arrancó en Norteamérica a finales de septiembre ingresando $34,14 millones (€26,91M) en sus tres primeros días de exhibición, cifra esta que mejora en un 26% el dato de apertura de 2 Guns (febrero 2013), en un 37% el de El vuelo (febrero 2012) y se queda a un 15% del de El invitado (octubre 2012), los tres últimos trabajos protagonizados por Washington. En España las cosas han ido de más a menos. De los €1,75 millones de El invitado (media de 5.485€ en 319 cines en febrero de 2012) se pasó a los €1,01 millones de El vuelo (promedio de 3.470€ en 291 complejos en enero de 2013) para acabar en los 861.000€ de 2 Guns (2.730€ en 315 ubicaciones en septiembre del año pasado). El peso respecto a la apertura norteamericana fue del 5,7%, 5,3% y 4,3% respectivamente.

El nuestro es el último de los mercados importantes de Europa Occidental donde se estrena la película. En Reino Unido arrancó desde la segunda plaza con €2,42 millones promediando 3.570€ en 679 salas; en Alemania fue número uno ingresando €1,99 millones en cuatro días (media de 3.930€ en 507 locales); en Francia, en sus primeros cinco días, generó €1,67 millones (promedio de 4.450€ en 376 cines) desde la segunda posición del ranking y en Italia recaudó 979.000€ en 326 salas (media de 3.000€) también desde la segunda plaza. Sony sitúa The equalizer en 314 pantallas de 293 cines con 299 copias (19 de ellas en versión orginal subtitulada al castellano y 2 en salas Imax). Si recaudase 1.345.000€ promediaría casi 4.600€ por local y representaría el 5% del arranque estadounidense, mejorando en un 56% la apertura de 2 Guns, en un 33% la de El vuelo y quedaría a un 23% de la de El invitado.

Aclamadísima es poco. Me falta el calificativo para definir cómo llega a las salas españolas la argentina Relatos salvajes (Warner). Es una comedia negra por episodios con Ricardo Darín como gran reclamo comercial que se acaba de llevar el premio del Público en el festival de San Sebastián. Sin poder calibrar cómo setraducirá eso en la taquilla una primera aproximación llevaría a fijarnos en los últimos trabajos del actor argentino con alguna similitud a esta su nueva película. Y ahi nos encontramos con los 612.000€ del primer fin de semana de Tesis sobre un homicidio (media de 2.795€ en 219 cines en abril de 2013) o con los 984.000€ de Séptimo (promediando 3.270€ en 301 complejos en noviembre pasado), donde compartía cabeza de cartel con Belén Rueda.

Dándole todo el margen de mejora que merezca, y recordando que dos de los tres últimos estrenos de Warner han dado que hablar por su "escaso" número de cines (debate que han resuelto con medias por local en el entorno de los 5.000€), si Relatos salvajes promediase 3.000€ por cine en su primer fin de semana (a medio camino entre los registros que presentan los dos títulos antes mencionados) recaudaría 585.000€ vistas las 196 pantallas de 195 complejos en que la sitúa Warner (todo en soporte digital y con 3 salas ofreciendo la versión original española subtitulada al inglés).

También muy comentada y bien tratada a su paso por San Sebastián fue Lasa y Zabala, de la que Barton distribuye 89 copias. Desde que en febrero de 2012 estrenase en 101 locales Papá soy una zombie la distribuidora vasca no había estrenado con una presencia de mercado similar. Alcanzar los 1.500€ por local supondría recaudar 133.500€ entre viernes y domingo.

Pero la gran triunfadora del festival de Donosti, en lo que a premios se refiere, fue la española Magical Girl, que se alzó con los premios a mejor película y al mejor director (Carlos Vermut). Avalon distribuye 37 copias (todo digital) que, promediando entre 1.500€ y 2.000€ generarían unos ingresos iniciales de entre 55.500€ y 74.000€. 10.000 km promedió 1.410€ en 27 cines.

La australiana El viaje de tu vida (Alfa) se podrá ver en cinco cines, todos ellos ofreciendo la versión original subtitulada, al tiempo que tambiés se estrenan otros dos dramas de producción española: La jungla interior (con una duración de 75 minutos) y La distancia.

Hace un año dos novedades encabezaban el ranking de recaudaciones del fin de semana. Turbo lideraba con 1.244.500€ (media de 3.565€ en 349 complejos) y Capitán Phillips le seguía con 1.017.000€ en 329 locales (promedio de 3.090€). El Top-5 recaudaba €4,49 millones y representaba el 68,5% de un global que sumaba 6.560.000€.

Voy a ser optimista (¡¡!!). Podemos estar ante un fin de semana que alcance y supere los nueve millones de euros. ¿Y qué tiene que suceder para que eso sea así? En primer lugar que Ninja Turtles y The equalizer no defrauden (Relatos salvajes tiene, además, opciones claras de entrar por encima de mis estimaciones). En segundo, que los mantenmientos no se desplomen, es decir, que los descensos respecto a las recaudaciones del pasado fin de semana no sean exageradamente altos (lo que vendría a decir que ese fin de semana previo fue, por alguna razón, excpecionalmente bueno). Con esa premisas, empezemos a imaginar los puestos más altos del ranking.

A un Ninja Turtles de €2 millones y a un The equalizer de €1,3 millones seguiría un Torrente 5 de 900.000€ si la de Santiago Segura cayese alrededor del 54% en su tercera estancia. Si Perdida (con excelentes mantenimientos en todos los mercados donde se ha estrenado) no cayese más del 30% garantizaría otros 900.000€. Y si Annabelle no perdiese más del 35% en su segundo fin de semana (The Conjuring cayó un 37% e Insidious 2 lo hizo un 35,5%) añadiría otros 750.000€. Un Top-5 así sumaría en torno a 5.850.000€ (nada extraordinario, diréis) pero es que tras esa cinco vendrían cifras como las de Relatos salvajes o La isla mínima, ambas por encima del medio millón de euros, o las de El corredor del laberinto y El niño, las dos superando los 300.000.

De seguir un ritmo como el descrito estaríamos ante un Top-10 que podría superar los 7,7 millones de euros. Y eso permitiría augurar un global de la taquilla que oscilase entre los 9 y los 9,7 millones (en el primer caso el Top-5 pesaría un 65% y en el segundo un 60%). Ni que decir tiene que dejaría muy atrás el registro del fin de semana previo (€7,6 millones) o el del fin de semana equivalente del año pasado (€6,56M). De hecho, estaríamos ante una cifra que no se ve desde el fin de semana del 18 al 20 de abril en que se ingresaron €10,4 millones. ¿Me lo compráis? Venga, va.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera   16.oct.2014 12:15    

'Torrente 5' domina (€1,9M) mientras 'Perdida' (€1,26M) le gana la partida a 'Annabelle' (€1,13M)

    martes 14.oct.2014    por Juan Herbera    11 Comentarios

Una semana más las buenas noticias vinieron por el lado de los mantenimientos más que por el de los estrenos, cuyos resultados en taquilla, al menos en lo referido a los títulos más destacados, fueron algo más cortos de lo deseable. Viene a ser algo habitual en los últimos tiempos. Parecería que, o bien las campañas de lanzamiento no atinan como antaño a la hora de movilizar espectadores en el primer fin de semana, o bien éstos deciden tomárselo con más calma a la hora de visitar su cine preferido, con lo que el boca-oreja se convierte en elemento clave de cara a los desncensos en semanas subsiguientes.

Que los buenos comentarios han sido siempre un objetivo que permitía alargar la vida en taquilla no es novedad. Sí lo es que las aperturas sean más modestas en lo comercial, lo que puede obligar a variar las políticas comerciales tanto en el lado de los exhibidores como de los distribuidores, acostumbrados unos y otros como estaban a que los grandes títulos entrasen a lo grande (valga la redundancia) para luego caer con cierta precipitación. Las programaciones (fechas de estreno diferenciadas en el caso de los distribuidores y ubicación de cada película en las salas en el de los exhibidores) respondían a esa realidad. Quizás haya que ir cambiando ciertos criterios. Y fijarse en si el saldo final es mejor, igual o peor en un escenario que en otro.

Torrente 5: operación Eurovegas se mantiene al frente del ranking de recaudaciones con un estimado de 1.960.000€ en su segundo fin de semana, lo que supondría un descenso del 47% en relación a la apertura (sería una caída similar a la que sufrió Torrente 3, si bien ésta había debutado con mucha más fuerza comercial; Torrente 4 se dejó un 55%). Tras diez días en cartel acumularía 7.055.000€ y 1.110.000 espectadores y tendría como horizonte final los 9,3 millones de euros (unas 2,5 veces su recaudación inicial). Con una cifra así hoy no alcanzaría a Lucy (€9,6M) como sexta mejor recaudación acumulada en lo que llevamos de año. Para desbancar a la que actualmente es la quinta (El lobo de Wall Street y sus 12 millones) Torrente 5 tendría que multiplicar su recaudación de estreno por 3,2 veces. En la primera semana completa de exhibición los laborables representaron el 27% del total de ingresos frente al 77% que se generó entre viernes y domingo.

Perdida venció también aquí en su particular guerra con Annabelle. La de Fox debutó con un estimado de 1.260.000€ y 180.000 entradas vendidas, dejando una media de 3.795€ por cada uno de los 332 cines donde se estrenaba. Representa un 4,2% respecto a la apertura norteamericana y se queda a un 76% del arranque británico y a un 37% del alemán. En Estados Unidos apenas ha caído un 29% en su segunda estancia; en Reino Unido se ha dejado un 24% y en Alemania un 17%, datos estos que auguran un muy buen mantenimiento de cara a próximas semanas. Aunque hubiese sido deseable un inicio algo más potente (en el entorno de los 4.500€ por local) es de suponer que su coeficiente multiplicador será superior a la media. El conjunto de 2013 supuso un coeficiente de 3,5 veces; en lo que llevamos de 2014 ese ratio está en 4,1. Si se moviese en torno a éste último dato apuntaría a un final por encima de los cinco millones. Puede mejorarlo.

Annabelle (Warner) arrancó con un estimado de 1.130.000€, lo que implicaría un sólido promedio por local de unos 5.020€. En cifra absoluta se quedaría a un 11% de  Expediente Warren: The Conjuring y a un 17% de Insidious: capítulo 2 pero en media por cine las superaría en un 19% y en un 10% respectivamente. Se demostraría, de nuevo, que ajustar el número de complejos no es, necesariamente, algo que merme el potencial comercial. Van dos buenas pruebas (la otra fue La isla mínima) en pocas semanas. En relación a la apertura estadounidense la taquilla española supone un mejorable 3,8% si bien supera en un 19% al registro itaiano. Un primer objetivo debe ser alcanzar los 4 millones de euros, lo que supondría haber multiplicado por 3,5 veces la taquilla de los tres primeros días.

Y es precisamente La isla mínima (que desciende las dos posiciones que ocupan ambas novedades) la que presenta un mejor mantenimiento con su estimado de 720.000€, que significa un descenso casi inapreciable del 11%. El resultado es muy satisfactorio y lleva el parcial hasta los 3.240.000€ y 490.000 espectadores. Con caídas tan pequeñas cuesta prever cual será su comportamiento hasta el final de su estancia en salas. Es de suponer que en breve dejarán de añadirse cines con lo que se estabilizará su progresión. De momento, imaginemos un final alrededor de los cinco millones de euros con lo que habría multiplicado por 5,3 veces su recaudación de estreno. No habrá paz para los malvados multiplicó por prácticamente seis veces tras seguir una estrategia comercial muy parecida (cayó un 28% en segundo fin de semana y un 4% en tercero frente al 15% y al 11% de La isla mínima). En la segunda semana completa de exhibición el fin de semana sumó el 69% de los ingresos y los laborables el 31% restante.

Las mismas dos plazas cede El corredor del laberinto que, contra todo pronóstico, se mantiene en forma excelente al paso por su cuarto fin de semana. Cayó un 27% en su segunda estancia, un 39% en tercera y ahora cede apenas un 17% con su estimado de 525.000€. La de Fox se va hasta los 4.620.000€ y ha sido vista por unas 754.000 personas. Los 5,5 millones que apuntaba como horizonte final tras sus dos primeros fines de semana deben aproximarse ahora a los seis millones, algo más de cuatro veces su taquilla inicial. En la tercera semana completa el 25% de la recaudación provino de los laborables (el 75% del fin de semana).

Este Top-5 estimado sumaría 5.595.000€ que, de representar entorno al 75% del total de la taquilla proyectaría a una recaudación de 7.560.000€ entre viernes y domingo, cifra ésta muy similar a la del fin de semana previo y un 11% mejor que la de hace un año por estas fechas. Según mis cálculos, considerando sólo las recaudaciones de fin de semana, 2014 estaría a la par con 2013. Eso no quiere decir ni que la recaudación general esté equilibrada ni que en espectadores se dé ese empate también en los fines de semana. Un descenso en el precio medio, especialmente en los laborables, hace que la asistencia esté en 2014 por encima de lo que estaba en 2013. En pocas semanas podremos empezar a imaginar un final de ejercicio creíble. Y, a partir, de ahí, podremos empezar a hacer balance.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   14.oct.2014 20:50    

Los estudios tendrán que atender los mensajes de las televisiones

    lunes 13.oct.2014    por Juan Herbera    6 Comentarios

Es tiempo de debate abierto. ¿Qué futuro le espera al cine visto el mundo audiovisual que le rodea? Unos y otros empeizan a atreverse a dibujar (más que imaginar) escenarios a corto y medio plazo que suponen un giro radical en relación a la realidad actual. El analista Richard Greenfiled publicó un artículo en The Hollywood Reporter el pasado 2 de septiembre en que argumentaba que el streaming puede allanar el camino a aquellas compañías cinematográficas que persiguen captar los dólares de los consumidores. De nuevo aconsejo la lectura directa del original. Aquí, la traducción para quienes lo prefieran.

La forma en que se consumen los medios de comunicación ha sufrido un cambio tremendo a lo largo de la pasada década. Con el dramático descenso del precio de los aparatos de televisión de gran pantalla en alta definición una experiencia doméstica de cine de alta calidad empieza ser disfrutada por los consumidores mainstream. Pero eso es solo el principio de la transformación, ya que tenemos acceso a todo tipo de contenidos (video, música, juegos) en dispositivos con sonido y pantallas HD que caben en nuestros bolsillos. Cada vez más pagamos por "acceder" al contenido, renunciando a la necesidad de "poseer" ese contenido. Ya no es necesario ver contenidos en directo gracias a aparatos grabadores de video cada vez mejores, a una amplia gama de ofertas on-demand ligadas a subscripciones a televisión por cable o satélite y al crecimiento de subscripciones VOD de servicios de video de alto nivel como Netflix. Las redes sociales generan una exposición ininterrumpida de contenidos (ya sean de texto o video) que es demasiado grande para ser consumida por una persona cualquiera.

En medio de este cambio en la experiencia mediática del consumidor la industria cinematográfica permanece significativamente similar a lo que era una década atrás e incluso a varias décadas atrás. Si tu familia y tú queríais ver Frozen el dia que se estrenó no teníais otra alternativa que comprar las entradas y acudir al cine más cercano. A medida que las ventanas vinculadas al estreno en salas se han ido acortando (y continúan acortándose) la industria cinematográfica se ha centrado en usar la tecnología para mejorar la experiencia del "ir al cine", con sonido y sistemas de proyección de alta calidad, increíbles efectos especiales y tecnología 3D. El objetivo ha sido asegurar que los consumidores continúan comprando entradas cada vez más caras, ayudando así a enmascarar un lento, secular descenso en la asistencia doméstica (mercado norteamericano), aunque, año tras año, el contenido ha generado una notable volatilidad. Todo el crecimiento en espectadores de la industria cinematográfica ha llegado de ultramar, beneficiándose de una rápida expansión en la exhibición en mercados como China, Rusia y América Latina.

La transfromación tecnológica en la industria de los medios seguirá acelerándose y forzando al negocio cinematográfico a evolucionar o a sufrir las consecuencias. Estamos entrando en el mundo de las televisiones de ultra-alta definición; con el click de un botón, contenido ilimitado puede verse sin interrupciones publicitarias desde la comodidad del salón de tu casa. Dedicar ocho horas a visionar desde el sofá la primera temporada de True detective en HBO GO; te costaría encontrar una película que compitiese. Los consumidores orientarán su tiempo, su atención y su dinero hacia la televisión si el negocio cinematográfico se resiste por más tiempo a cambiar, lo cual supone que las caídas en asistencia a las salas se acelerarán. Con la tecnología transformando la industria global los espectadores de ultramar también alcanzarán su tope para, finalmente, sufrir los mismos cambios que ahora enfrenta el negocio en el mercado doméstico (norteamericano).

El factor clave para aislar el negocio cinematográfico de esta amenaza es el deseo del consumidor por compartir la experiencia de "ir al cine". No se puede negar que ver a Mr. Chow saltar del tronco en el Resacón original es mucho mejor en una sala muy concurrida. Miremos a donde miremos presenciamos una personalización de la experiencia mediática del consumidor en las que las experiencias compartidas son cada vez menos importantes. La realidad virtual en el futuro próximo permitirá también un entretenimiento inmersivo increíble con la posibilidad de crear una experiencia compartida para visionarla.

En 2024, el concepto de ventana multimes entre el estreno en salas y su disponibilidad para el consumo doméstico habrá desaparecido. El catalizador inicial serán los distribuidores on-line (pensad en Netflix) que crecerán lo suficiente como para financiar películas en base a sus propias condiciones y que estrenarán en todas las plataformas, incluidos los cines (ofreciendo a los exhibidores repartos mucho mejores en el proceso). Muchos consumidores elegirán aún la experiencia en una sala mientras otros preferirán disfrutar de la película en casa con precios que variarán en función del nivel de conveniencia ofrecido. El otro catalizador que derribará las ventanas de estreno será la creciente amenaza de la piratería. Al tiempo que la piratería cinematográfica cambia de websites cutres a páginas preciosas (como Popcorn Time), posibilitando streaming con un click desde televisores habilitados para IP, los estudios cinematográficos utilizarán plataformas cruzadas, estrenos globales simultáneos para captar la atención y los dólares de los consumidores. En 2024 los consumidores podrán pagar por contenido y acceder al mismo cuando quieran y desde donde quieran desde un dispositivo de su elección.

Atentos a estudios cinematográficos que se transformen en fábricas de narración continua, con la "película" inicial siendo sólo un aspecto. Pensad en cómo juegos on-line generan nuevas extensones, películas y contenidos para mantener el interés del consumidor para captar un flujo constante de dólares de los jugadores. Los consumidores pagarán por suscribirse a un conjunto de contenidos originados por un estudio cinematográfico, donde aquellos sean la película inicial, secuelas, contenido de video on-line, etc. Consumidores que pasarán de entradas de cine a la carta y compras para entretenimiento doméstico a suscripciones a contenido/franquicia perderán también el miedo en relación a vencer las ventanas de estreno secuenciales.

De alguna manera, los estudios cinematográficos precisarán transformarse en estudios televisivos que expliquen historias continuas. Es ésta una evolución lógica para una industria cinematográfica que está actualmente obsesionada con la creación de "franquicias", con un interés cada vez menor, cuando no nulo, en películas de presupuesto medio. ¿Cuántos supuestos Jedis y sus respectivas familias pagarían por una suscripción a cualquier cosa relacionada con Star Wars, Los vengadores, Frozen, Spider-Man, Batman o Avatar? Mientras la industria cinematográfica se ha resisitido al cambio en la(s) década(s) pasada(s) grandes cambios se intuyen inevitables de cara a la próxima década.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   13.oct.2014 09:01    

'Perdida' y 'Annabelle', lucha cerrada por la segunda plaza

    miércoles 8.oct.2014    por Juan Herbera    4 Comentarios

El pasado fin de semana se vivió en el mercado norteamericano una situación imprevista: dos títulos debutaron por encima de las previsiones más optimistas y lograron dejar para la historia la mejor recaudación entre viernes y domingo en un mes de octubre. Las protagonistas de tal hecho fueron Perdida (Gone Girl) y Annabelle. Ambas llegan el próximo viernes a la cartelera española. Confiemos en que, también aquí, entren con solidez y empujen hacia arriba una taquilla que, en circunstancias normales, debería seguir liderada por Torrente 5. Muy mal le tendrían que ir las cosas a la de Sony, y muy bien a las novedades de Fox o Warner, para que el primer peldaño del podio no esté ya adjudicado.

Perdida (Fox) arrancó en Norteamérica desde el número uno con $37,51 millones (€29,9M), lo que supone la mejor apertura para su director, David Fincher, cuya mejor marca, los $30,06 millones de La habitación del panico (Panic Room) databa de 2002. También fue un excelente registro para su actor protagonista, Ben Affleck, que no veía cifras así desde el estreno de Daredevil ($40,31M) en 2003. También en Reino Unido el arranque fue prometedor: primera posición con €5,24 millones promediando 9.555€ en 549 locales. En Alemania ingresó €2 millones en el fin de semana.

En España, Perdida se podrá ver en 332 cines (que ofrecerán la versión doblada al castellano y algunas versiones originales subtituladas). Un promedio de 4.500€ por complejo proyectaría a una recaudación inicial de 1.495.000€, lo que supondría un 5% en relación a la apertura norteamericana. Hace apenas tres semanas El corredor del laberinto representó cerca del 6% (promediando 4.370€ en 323 cines) con sus €1,41 millones.

Muy cerca quedó Annabelle (Warner) con sus $37,11 millones (€29,7M). La precuela y, a la vez, spin-off de Expediente Warren: The Conjuring debutó también en Italia donde recaudó 950.000€ (también desde la segunda posición del ranking del fin de semana) presentando una media de 3.815€ en 249 salas. En España, la mencionada The Conjuring arrancó en julio de 2013 con €1,27 millones y un promedio de 4.230€ por cada uno de los 300 locales de estreno (supuso un 4% respecto a la apertura norteamericana). Insidious: capítulo 2, por su parte, recaudaba €1,36 millones a finales de octubre del año pasado con una media de 4.565€ en 298 complejos (representando el 4,7% de los tres primeros días del mercado estadounidense).

Warner sitúa Annabelle en 225 pantallas de otros tantos cines (todo en formato digital y en versión doblada). Para algunos sería una nueva prueba de la apuesta de Warner por salir en menos locales de lo que parecería habitual. Con La isla mínima la jugada salió bien. Si los que estrenan Annabelle logran promediar en torno a 5.300€ llevarían su primer parcial hasta 1.200.000€, lo que significaría un 4% en relación a la apertura norteamericana y quedaría un 5,5% por debajo del registro de The Conjuring y un 12% lejos del obtenido por Insidious 2. En la mayoría de territorios internacionales, a diferencia de lo sucedido en Norteamérica, Annabelle ha empezado mejorando el resultado de The Conjuring. Ahí está el reto (en promediar de 5.645€ en adelante...).

En 168 pantallas se podrá ver la comedia romántica Así nos va (And so it goes) (Tri Pictures) protagonizada por Michael Douglas y Diane Keaton. Se quedó en $4,64 millones (€3,46M) en su estreno norteamericano en el último fin de semana del pasado mes de julio. En Italia, quince días antes, ocupó la primera plaza del ranking aunque su cifra inicial no invita demasiado al optimismo: 293.000€ en 233 pantallas para una media de 1.260€. Si aquí lograse alcanzar los 1.500€ por ubicación sumaría 250.000€ en sus tres primeros días, un 7% respecto al arranque doméstico.

Dos dramas con adolescentes como protagonistas, uno con la inmigración en el trasfondo, el otro con la enfermedad como problemática. La primera es la española A escondidas, de la que Vértigo distribuye 33 copias digitales. La seguna, la italiana Blanca como la nieve, roja como la sangre, que European Dreams Factory sitúa en 31 cines (una sala alternará la versión doblada con la subtitulada).

Y dos dramas ambientados en el mundo rural llegan de la mano de Golem y Abordar. Por un lado, la coproducción entre Turquía, Francia y Alemania Sueño de invierno (Winter sleep), ganadora de la Palma de Oro del pasado Festival de Cannes, que estará presente en 16 salas (todo en versión original subtitulada). Por el otro, la producción polaca de temática religiosa Amarás al prójimo (In the name of...) de la que se ponen en circulación 12 copias (todo digital y subtitulado).

Filmax estrena el drama británico Mi vida ahora (How I live now) tras su paso por Sitges, Festival busca la oportunidad de la española Dioses y perros mientras llega también, de forma limitada en el tiempo (se exhibe sábado y domingo), el documental One Direction: Where we are. La película del concierto.

Hace un año por estas fechas dos novedades se colaban en el Top-5 del fin de semana. El mayordomo arancaba desde la segunda posición (Gravity continuaba liderando en su segunda estancia) recaudando 1.041.500€ en 272 cines (3.830€ de media). Prisioneros se situaba cuarta (tras Zipi y Zape y el club de la canica en segunda semana) con 610.000€ en 276 locales (promedio de 2.210€). Las cinco más taquilleras sumaban €4,6 millones y representaban un 67,5% de los 6.820.000€ que se ingresaban en el total de los tres días.

Torrente 3 se dejó un 48,5% en su segundo fin de semana; Torrente 4 cayó un 55%. Ambas habían debutado con cifras astronómicas. Torrente 5 podría beneficiarse de un hipotético buen boca-oreja al no haber arrancado de forma tan abrumadora. De ser así, mejoraría el 50% de caída que hay que esperar en circunstancias normales que le permitirían ingresar 1.855.000€ en su segundo fin de semana y mantener el primer puesto del ranking (una cifra como esta obligaría a Perdida a promediar en torno a 5.600€ por local si quisiere luchar por la medalla de oro). Tras las dos grandes novedades de la semana (la mencionada Perdida y Annabelle) deberíamos encontrar a La isla mínima y El corredor del laberinto. La española, si cayese un 30% (recordemos que en promedio por complejo ya descendió alrededor de ese porcentaje al considerar el incremento de salas), ingresaría 565.000€ en su tercer fin de semana. La de Fox, perdiendo un 40%, generaría 380.000€.

De ir las cosas en esta línea el Top-5 sumaría alrededor de €5,5 millones. Si este selecto grupo supusiese entre el 70% y el 75% de la recaudación total (la semana pasada los 5,9 millones representaron el 77,5%) el global de la taquilla del fin de semana se movería entre los €7,33 y los €7,86 millones. Venimos de €7,6M y mejorando los regsitros de 2013 por estas fechas.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera    8.oct.2014 22:15    

'Torrente 5' arrasa (€3,7M) aunque se aleja mucho de los récords

    martes 7.oct.2014    por Juan Herbera    1 Comentarios

¿Qué se entiende por arrasar? Pues dominar con mucha diferencia respecto al resultado del resto de competidores. Y eso es lo que ha sucedido con Torrente 5: operación Eurovegas (Sony). Otra cosa serán las interpretaciones de las cifras que, si algo dejan meridianamente claro, es que esta quinta entrega ya no goza del gancho comercial extraordinario que atesoraron sus predecesoras, muy especialmente las dos anteriores, que llevaron a sus títulos a inscribir sus registros en el libro de los récords de taquilla en nuestro país. No se trata de desmercer, en absoluto, los logros de Torrente 5, sino de situarlos lo más objetivamente posible en su contexto de mercado.

 

Cun un estimado de 3.700.000€ y 540.000 espectadores la de Atresmedia y Sony consigue la mejor apertura en lo que llevamos de año, superando los €3,37 millones que había ingresado El amanecer del planeta de los simios en su primer fin de semana. Torrente 5 deja una media estimada de 9.760€ por cine (también la mejor de 2014 hasta la fecha) y 4.670€ por pantalla. Cuatro películas estrenadas en 2013 mejorarían ese registro de taquilla. Por lo que al cine español se refiere, es la mejor entrada desde que Lo imposible recaudase €8,98 millones en octubre de 2012, por delante de los €3,2 millones de Tengo ganas de ti (junio 2012) y los €2,88 millones de El niño (finales de agosto pasado).

Lejos, por tanto, de los récords, tanto globales como del cine de producción propia, la de Torrente 5 supone la tercera mejor recaudación de la franquicia (Torrente 4 con €8,4M y Torrente 3 con €7,2M quedarían por delante y Torrente 2 con €3,5M y Torrente con €800k quedarían por detrás) si bien, por espectadores, solo superaría a la creadora de la saga (que se quedó con poco más de 200.000 espectadores en su primer fin de semana allá por marzo de 1998). La segunda parte reunió a 780.000 personas, la cuarta a 1.090.000 y la tercera vendió 1.390.000 entradas entre viernes y domingo. Así pues, Torrente 5 ha debutado un 56% por debajo de la cuarta parte en recaudación con un 50% menos de espectadores. Vale la pena destacar que Torrente: el brazo tonto de la ley se estrenó con 124 copias y que acabó recaudando €11,6 millones habiendo multiplicado por 14,5 veces su taquilla inicial (movilizó finalmente a 3,17 millones de espectadores). La segunda parte arrancó con 303 copias y multiplicó sus ingresos iniciales por más de seis veces (hasta alcanzar los €22 millones y atraer a 5,3 millones de personas, los mejores registros finales de toda la franquicia).

Torrente 3 empezó su andadura con 465 copias y multipicó su recaudación de apertura por 2,5 veces (acabó con €18,2 millones y 3,5 millones de espectadores). Torrente 4 debutó con 665 copias y 905 pantallas para acabar ingresando €19,5 millones (2,3 veces la recaudación inicial) y movilizando a 2,65 millones de fieles. Si Torrente 5 (estrenada en 379 cines y 792 salas) siguiese la línea, en lo que a coeficiente de mantenimiento se refiere, de las dos predecesoras apuntaría a un final en el entorno de los nueve millones de euros, lo cual la dejaría a un 22% del registro más bajo de la franquicia (los 11,6 millones de la primera) sin ajustar por la inflación. Estaría a un 59% del mejor resultado. Tiene margen de mejora, pero debería demostrarlo sin dilación.

Segunda posición, por segunda semana consecutiva, para La isla mínima que, en su segundo fin de semana de estreno, lograría un estimado de 800.000€, lo que supone un descenso casi inapreciable del 15,5%. Eso sí, Warner incrementó en cincuenta el número de salas en exhibición con lo que la media por cine cayó en torno a un 32% (de 4.800€ a 3.280€). Cumplidos sus primeros diez días en cartel acumularía 2.155.0000€ y 322.000 espectadores. En su primera semana completa el fin de semana supuso el 70% de la recaudación general.

La histórica foto de tres películas españolas llderando el ranking de recaudaciones del fin de semana tendrá que esperar a mejor ocasión. Probablemente pocas veces lo habrán tenido tan cerca como ahora, pero un descenso un tanto más pronunciado de lo esperado de El niño combinado con un mejor aguante de El corredor del laberinto han impedido disfrutar de ese momento. La producción norteamericana para adolescentes, líder durante dos fines de semana y que sólo había caído un 27% respecto a la apertura, perdió un discreto 39% en tercera estancia gracias a un estimado de 630.000€ que lleva su parcial hasta los 3.880.000€ y 633.000 entradas vendidas. En la segunda semana completa los laborables (lunes-jueves) supusieron el 20% de la recaudación de los siete días (en el conjunto de la cartelera el fin de semana pesó el 76%; los laborables, el 24% restante. Terminada la temporada de vacaciones ¿dónde está el grueso de la recaudación? En el fin de semana; ¿dónde están los precios medios más altos? En el fin de semana. Y a lo largo del año hay más semanas sin vacaciones que con ellas).

El niño cede una posición tras recaudar un estimado algo por encima de 500.000€, lo que implica un descenso aproximado del 45% en su sexto fin de semana de estreno. Sería un muy buen dato (y lo es) que, injustamente, puede quedar empañado por el hecho de que, en sus cuatro mantenimientos anteriores, no había caído ni tan siquiera el 30%. Suma unos magníficos 14.150.000€ (casi cinco veces la recaudación de sus tres primeros días) y ha sido vista por 2.345.000 espectadores. En la quinta semana completa de exhibición el fin de semana había supuesto el 76% de los ingresos totales.

También un puesto pierde Un viaje de diez metros que, en su segundo fin de semana, ingresa un estimado próximo a los 210.000€ lo que supone un digno descenso del 32%. Acumula 645.000€ y algo más de 98.000 espectadores. Entre lunes y jueves de su semana de estreno se generó el 27,5% de la recaudación de los siete días (cuanto más alto es el precio medio, conscuencia de cines con precio más altos y/o menos incidencia de los precios reducidos, más peso suelen tener los laborables, consecuencia de mayor peso de las grandes ciudades, del público urbano, que son también las que tienen precios más elevados).

El Top-5 aquí dibujado sumaría un estimado en torno a los 5.855.000€, de los que un 63% correspondería a Torrente 5. Si imaginamos que las cinco más comerciales pueden haber reprerentado algo más del 75% del total de los ingresos globales del fin de semana éste se movería en torno a los €7,55 millones (con lo que Torrente 5 habría pesado el 49%), un 35% por encima de lo recaudado el fin de semana previo y un 17,5% mejor que en las mismas fechas un año atrás.

No ha sido un mal fin de semana pero un servidor hubiese preferido registros más contundentes. No solo los hubiese preferido sino que los esperaba. Y me falló Torrente. Al menos nadie podrá decir que mis previsiones desmotivaron a nadie. No las hubo. Y de haberlas habido habrian apuntado más alto. Volveré a ellas. Para volverme a equivocar, seguro. Pero con la intención de sumar, nunca de restar.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera    7.oct.2014 21:38    

Dólares en casa, céntimos en China

    lunes 6.oct.2014    por Juan Herbera    0 Comentarios

A finales de agosto Ben Fritz publicaba en The Wall Street Journal un artículo donde reflexionaba, y llamaba la atención, sobre una realidad que se ha convertido en preocupación más que notable para los grandes estudios: las muy diferentes formas en que se reparten los ingresos que generan los blockbusters en mercados desarrollados como el norteamericano en comparación con otros emergentes. Y en algunos casos, como el de China, la desventaja para Hollywood es demoledora. Como el ocasiones anteriores recomiendo la lectura del texto escrito en inglés. Mi traducción es lo más fiel posible pero, como pasa con los diálogos en el cine, nada como la versión original.

Transformers: la era de la extinción se estrenaba en julio y recaudaba en torno a mil millones de dólares en todo el mundo, cifra muy similar a la obtenida por su predecesora Transformers: el lado oscuro de la luna. Pero no todos esos dólares tienen un mismo origen. La película más reciente generará decenas de millones de dólares menos en ingresos para Paramount Pictures en comparación con la anterior entrega de la franquicia. La razón: La era de la extinción recaudó bastante menos que la predecesora en Norteamérica y bastante más en China.

La parte de cada dólar que se llevan los estudios varía desde los escasos 25 céntimos en China hasta aproximadamente 50 en Estados Unidos. Adicionalmente, los países más desarrollados tienen un DVD robusto, mercados digitales y de televisión que generan ingresos adicionales tras el paso de las películas por las salas. Los territorios en desarrollo, así como aquellos con elevadas tasas de piratería, tienen negocios pequeños o virtualmente no existentes posteriores a la explotación en cines. Según Bill Block, máximo responsable de financiación cinematográfica en la productora QED International, "un dólar de la taquilla no es un dólar de ingresos".

El valor real de los ingresos de un dólar de taquilla para los estudios de Hollywood (único dato financiero del que habitualmente se informa públicamente) varía notablemente. En China, donde nadie compra DVD's (al menos no legalmente) y los negocios de distribución digital y televisión son mínimos, los estudios recuperan apenas 27 céntimos de cada dólar ingresado por taquilla, según un informe interno al que tuvo acceso The Wall Street Journal. En Estados Unidos, con sus comparativamente robustos negocios post-cine, un dólar de taquilla se traduce en aproximadamente 1,75 dólares de ingresos totales en el transcurso de una década. Según el señor Block, "es cuestión de cuánto de eso te puedes llevar y cómo de robustos son los mercados adicionales al cine, y eso realmente varía en función de cada territorio".

Una película norteamericana que vendiese cien millones de dólares en entradas en el mercado doméstico permitiría a su estudio recolectar unos cincuenta millones de dólares durante su explotación en salas (50% de la taquilla) pero durante los diez años siguientes podría ingresar otros 125 millones provinientes de fuentes diversas que incluyen las ventas de DVD, el Video-On-Demand y las emisiones en HBO, cadenas de televisión por cable y Netflix. Según el mencionado informe, Rusia y Corea del Sur generan en torno a 55 céntimos por dólar (55% de los ingresos por taquilla) mientras Japón aporta 83 céntimos y Reino Unido 1,30 dólares en los diez años siguientes.

La taquilla es un fuerte pero imperfecto predictor de las ventas en DVD. Además, una elevada venta de entradas suele desencadenar mayores ingresos, hasta un cierto límite, por futuras emisiones televisivas.

Las ventas por taquilla cayeron un 15% en Norteamérica el pasado verano, fundamentalmente porque los estudios estrenaron sólo doce películas con presupuestos próximos o superiores a 100 millones de dólares entre mayo y agosto en comparación con los 22 estrenados en el mismo periodo de 2013. Los retrasos en producción de algunos aspirantes a blockbuster contribuyeron a la recesión en el número de estrenos. A su vez, los espectadores locales parecieron perder interés en algunas franquicias.

El último Transformers recaudó 245 millones de dólares en Norteamérica, el dato más bajo de toda la saga y unos contundentes 107 millones menos que la entrega previa. Mientras tanto en China, donde Paramount firmó diferentes acuerdos de colaboración para dar un fuerte impulso a la película, La Era de la extinción ingresó 301 millones de dólares en comparación con los 165 millones de El lado oscuro de la luna. Combinando ambas cifras suponen un aumento de la recaudación en 28 millones de dólares. Sin embargo, en términos de ingresos finales para Paramount, se espera que genere significativamente menos.

Las fórmulas sobre los ingresos son estimadas y varían para cada título en particular en base a diversos factores como el género, la competencia o el boca-oreja. La rentabilidad final de una película depende, en gran medida, de lo que el estudio se gaste en producirla y promocionarla. A pesar del aparente descenso en ingresos, Transformers: la era de la extinción es la película más taquillera, y con diferencia, a nivel mundial este año y será, casi con toda seguridad, rentable (nota de Juan Herbera: su coste de producción estaría alrededor de los 210 millones de dólares. Si Paramount se hubiese gastado otros 200 millones en promoción, debería recuperar 410 millones. Sólo la taquilla de cine, con 1.080 millones recaudados, podría permitirle cubrir ese gasto e incluso estar en números negros. Y faltaría considerar los ingresos que pueda generar el DVD, internet, televisión y el merchandising a nivel mundial. Rentable no, rentabilísima).

Películas como The amazing Spider-man 2 (Sony) o Al filo del mañana (Warner) también quedaron por debajo de lo esperado en el mercado norteamericano e ingresaron más de los territorios internacionales con repartos de taquilla menos favorables y menores negocios de televisión y home entertainment. Para un veterano ejecutivo de uno de los grandes estudios "negociar dólares americanos por dólares de otros países suele significar que tu rentabilidad no es tan elevada". Infiltrados en la universidad (Sony) recaudó menos que Al filo del mañana a nivel mundial (304 millones de dólares frente a 364) pero acabará generando mayores ingresos para su compañía. Y eso es consecuencia de que la comedia (secuela de Infiltrados en clase) recolectó 190 millones de dólares en el mercado doméstico mientras la de acción con Tom Cruise como protagonista apenas alcanzó los 100 millones en Norteamérica.

Otros títulos veraniegos cuyos ingresos pueden ser mejores de lo que su taquilla global sugiere, gracias a su desproporcionado comportamiento en Norteamérica y Europa Occidental, incluyen Guardianes de la Galaxia (Disney), X-men: días del futuro pasado (Fox), Menudos vecinos (Universal) o Tammy (Warner).

A pesar de las oportunidades de ingresos más pequeñas los estudios están dedicando más esfuerzos a captar aficionados al cine en mercados internacionales en rápido crecimiento. El objetivo es encontrar nuevas audiencias en China, Rusia y Brasil sin perder espectadores en Estados Unidos, donde la asistencia a las salas de cine se ha mantenido más o menos estable durante la pasada década.

Capitán América: el soldado de invierno, por ejemplo, recaudó 83 millones de dólares más que la primera entrega en el mercado doméstico y recolectó 116 millones en China, donde la predecesora ni tan siquiera se había estrenado como consecuendia del sistema de cuotas que afecta a las películas exranjeras.

"Por lo que todos estamos luchando es por que cuando esos mercados extranjeros exploten" impulsen los ingresos totales de los estudios en vez de canibalizar otros países, afirmaba Joe Drake, socio fundador de la independiente Good Universe.

Los costes de marketing tienden también a ser menores fuera de Norteamérica, especialmente en China, donde las restricciones gubernamentales prohiben la mayoría de la publicidad apadrinada por los estudios.

Aunque es muy improbable que los DVD físicos generen retorno los productores de películas apuestan a que, al igual que la asistencia al cine crece en mercados extranjeros, otros negocios tras la explotación en salas, como la distribución digital y de televisión, crecerán significativamente en los próximos años, incrementando el valor final del dólar de taquilla. Como asegura Nick Meyer, CEO de la productora y agente de ventas internacionales Sierra/Affinity, "tienes que invertir en esos mercados a largo plazo y arraigar el hábito de ir al cine".

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera    6.oct.2014 09:21    

'To-rren-te' (5)

    miércoles 1.oct.2014    por Juan Herbera    2 Comentarios

Ocho apellidos vascos, El niño, La isla mínima y ahora, Torrente. A la mejor taquilla acumulada de todos los tiempos que supera cualquier análisis e interpretación lógica siguieron un par de thrillers muy bien acogidos por la crítica que basarán su éxito en muy buenos mantenimientos, desbancando, en el caso de El niño, a algunos de los blockbusters norteamericanos más prometedores del año. Al cine español sólo le faltaba este 2014 un título que arrancase a lo bestia. Y, si nada extraño sucede, ese será Torrente 5: operación Eurovegas.

No voy a aburriros con un torrente de cifras de lo que lograron en su día las cuatro películas anteriores de esta peculiar saga. En todo caso eso es algo que irá cayendo por su propio peso en los sucesivos análisis que irán llegando tras el estreno. Sí os diré que la tercera entrega, estrenada a finales de septiembre de 2005, ostenta el récord de espectadores en el primer fin de semana de una producción española (casi 1,4 millones de entradas vendidas entre viernes y domingo) siendo la tercera mejor apertura en recaudación del cine español con 7.216.000€. Sí veremos con un poco más de detalle lo sucedido con Torrente 4: lethal crisis, la más cercana en el tiempo.

Hago aquí un inciso. Empieza a ser un tanto reiterativo el comentario desde ciertos sectores de nuestra industria que incide en que, ante un año tan espectacular para el cine español y, a la vista de la recuperación en asistencia global que se ha producido en los primeros ocho meses del año, habría que aparcar los análisis con espíritu crítico para evitar, según dicen, contagiar de pesimismo a potenciales espectadores. Discrepo absolutamente de ese enfoque. Sigo pensando que un análisis riguroso y objetivo de los números que arroja nuestro mercado cinematográfico no puede ser nocivo. Incluso aunque se destaque su mala salud, siempre que eso vaya acompañado de datos y argumentos serios y contrastados. No obstante, no seré yo quien siembre la más mínima duda ante un estreno llamado a ser uno de los más potentes no ya de 2014, sino de los dos últimos años. Excepcionalmente (en comparación a mis artículos sobre avance de estrenos de los últimos meses) me limitaré a facilitar cifras para poner al lector en un contexto adecuado. Y que cada cual estime lo que crea en relación a la apertura del quinto Torrente.

Torrente 4 debutó el fin de semana del 11 al 13 de marzo de 2011 con 665 copias que permitieron llegar a 905 pantallas. Recaudó 8.407.600€, promediando 9.290€ por sala. Es la segunda mejor taquilla de inicio de una película española (tras los 8,9 millones de Lo imposible) y la séptima si consideramos también las producciones norteamericanas. En espectadores, atrajo a 1.090.000 personas, tercer mejor registro para una producción nacional (tras Torrente 3 y Lo imposible). Era el momento álgido del 3D. Un 55% de las pantallas de Torrente 4 exhibieron en este formato y generaron el 61% de la recaudación. De ahí su precio medio, 7,71€ y que, en comparación con la tercera entrega, creciese un 16,5% en recaudación pero cayese un 21,4% en espectadores. El precio medio había sido de 5,20€ en aquella ocasión. Para quienes quieran y puedan hacer un seguimiento más detallado, el viernes de estreno Torrente 4 recaudó 2,5 millones de euros.

Sony sitúa Torrente 5: operación Eurovegas en 792 pantallas de 379 cines. Por si alguien quiere entender por qué hoy en día no es adecuado hablar de medias por copia en estrenos de gran presencia de mercado de Torrente 5 se han distribuido 349 copias (frente a las 665 de su antecesora tres años atrás. El ratio pantallas/copia ha pasado de ser 1,36 en 2011 a 2,27 hoy). La mejor apertura en lo que llevamos de 2014 son los €3,37 millones logrados por El amanecer del planeta de los simios; en 2013 el mejor registro de estreno es para El Hobbit: la desolación de Smaug y sus €5,11 millones. ¿Alguien duda de que las mejorará a ambas?

Un curioso experimento es la segunda película con más presencia de mercado entre las novedades de la cartelera. Se trata de la versión karaoke de Frozen, es decir, la misma película del año pasado pero con subtítulos para que los espectadores se animen a cantar. Disney sitúa Frozen: Sing-Along en 155 cines, todo en 2D, y se podrá ver únicamente viernes, sábado y domingo en sesiones de tarde y durante un máximo de cinco semanas.

La producción norteamericana independiente La buena mentira (The good lie) se estreana simultáneamente en España con su mercado doméstico. Inédita todavía a nivel internacional eOne la hará llegar a 134 salas de otros tantos locales partiendo de 101 soportes digitales, uno de los cuales ofrecerá exclusivamente la versión original subtitulada.

Warner apuesta por la comedia Ahí os quedáis (This is where I leave you), estrenada hace quince días en Norteamérica donde arrancó con $11,56 millones (€9,0M) en el primer fin de semana. De entre los grandes mercados europeos sólo Alemania ha pobado suerte, recaudando 291.700€ en sus cuatro primeros días promediando 1.090€ en 267 locales. Aquí se podrá ver en 118 salas de 117 complejos (todo digital y siete cines ofreciendo la versión subtitulada).

En aproximadamente 50 pantallas se estrena la producción animada islandesa para el público infantil y familiar La leyenda del martillo mágico: Thor (Legends of Valhalla: Thor) (Flins & Pinículas); a 42 cines (9 en versión original subtitulada y otros cinco alternando ésta con la doblada con tres copias analógicas y 39 digitales) llega la norteamericana La desaparición de Eleanor Rigby (The disappearance of Eleanor Rigby: them) (Wanda); la producción china Black coal (Black coal, thin ice) es la apuesta de Surtsey en 32 locales (19 ofreciendo la versión doblada y 13 la subtitulada, con sólo dos copias en 35 mm.) mientras Splendor estrena la española Los tontos y los estúpidos con 15 copias digitales. El quinto jinete (Olwyn) se verá en una única sala. También se estrena la producción belga El veredicto (Sherlock).

Hace un año tres novedades se metían en un Top-5 que sumaba €4,54 millones y representaba un 71% de los €6,42 millones ingresados en el conjunto de los tres días. Gravity lideraba con 1.656.000€ (media de 6.110€ en 271 complejos) y le seguía Zipi y Zape y el club de la canica con 1.080.500€ (promedio de 3.140€ en 344 cines). Runner runner debutaba desde la cuarta plaza con 561.000€ (1.870€ de media en 300 locales).

Habrá que estar pendientes del efecto Torrente sobre el conjunto de la cartelera. Será interesante, asimismo, comprobar si los buenos mantenimientos de la semana pasada tienen continuidad. Descontado el primer puesto para la de Santiago Segura podríamos ver los tres peldaños del podio ocupados por películas españolas. Tanto La isla mínima como El niño pueden superar a El corredor del laberinto. No recuerdo nada igual ni parecido. Para enmarcar.

Categorías: Avance de estrenos , Cine

Juan Herbera    1.oct.2014 20:50    

'El corredor del laberinto' no pierde fuelle (€1,03M) ante una 'La isla mínima' robusta (€930K)

    martes 30.sep.2014    por Juan Herbera    0 Comentarios

Septiembre decidió despedirse con unos mantenimientos excelentes y algun estreno que arranca con una solidez comercial muy meritoria. A lo largo de los últimos meses ha venido siendo habitual enfrentarnos a situaciones similares en lo que a los buenos mantenimientos se refiere. Los datos de apertura no son extraordinarios pero hay bastantes títulos que consiguen aguantar bien en taquilla, descendiendo a un ritmo menos pronunciado de lo venía siendo habitual. Históricamente esto solía ser consecuencia del buen boca-oreja que generaba la película en cuestión. El mayor inconveniente es que, con entradas discretas, lo normal es que los parciales lleven a acumulados finales que no son tan potentes como, en muchos casos, sería deseable que fuesen.

Es algo similar a lo que sucede con los totales del fin de semana. Cuando uno analiza el comportamiento de la taquilla y se atreve a hacer estimaciones sin prever mantenimientos generales tan positivos imagina una taquilla final nada atractiva (el pasado jueves yo auguraba dificultades para superar los cinco millones de euros). La realidad, marcada por esos buenos aguantes, lleva la recaudación a cifras no tan pobres (probablemente se acaben sumando en torno a 5,6 millones) que, por un lado, permiten una cierta satitsfacción al no haber quedado tan cortas pero, por el otro, corroboran que el mercado se sigue moviendo en registros demasiado escasos como para pensar en una posible recuperación consolidada.

El corredor del laberinto encabezó esa rebelión de los mantenimientos. Una película para público adolescente, basada en una novela best-seller, suele ser candidata a perder en torno al 50% de su taquilla en su segundo fin de semana (cuando no más). En Norteamérica se dejó el 46% pero en España sólo descendió un 27% si nos guiamos por el estimado de 1.030.000€ que habría ingresado entre viernes y domingo. Gracias a ello, sumaría 2,98 millones de euros y 483.000 espectadores tras diez días en cartel. En la primera semana completa de exhibición los laborables (lunes-jueves) supursieron escasamente el 28% de la recaudación global. El efecto verano es ya historia. Habrá que esperar al menos una semana más para comprobar el nivel de resistencia. En los últimos años, el primer fin de semana de octubre solía llegar acompañado de descensos más pronunciados. Visto eso podremos aventurar con mayor fiabilidad un horizonte final que, en estos momentos, debe permanecer en los 5,5 millones que apuntaba a la vista de su apertura una semana atrás.

La isla mínima (Warner) afrontaba un reto interesante: llegaba con menos salas de lo que suele ser habitual para un estreno con aspiraciones comerciales en manos de una distribuidora multinacional, si bien es cierto que precedentes a donde agarrarse (para bien, pero también para mal) los había. Para poder satisfacer expectativas y poder augurar un futuro sin sobresaltos precisaba de un promedio por local por encima de la media. Un servidor, a la vista de los referentes, apostaba a que se quedaría corta. Y me equivoqué.

 

Con una media de 4.800€ por cine La isla mínima lograba recaudar un estimado de 935.000€ y vender en torno a las 130.000 entradas en lo que sería el mejor promedio por local para un estreno en más de cien cines (y menos de 200) desde que 12 años de esclavitud lograse una media de 4.890€ en 126 complejos en diciembre del año pasado. Anteriormente hay que remontarse a 2011 para encontrar cifras mejores, cuando Un Dios salvaje promediaba 5.185€ en 128 ubicaciones en noviembre y El árbol de la vida lograba 6.100€ en 155 cines en septiembre. En un escenario conservador multiplicaría por cuatro veces su taquilla inicial con lo que La isla mínima aspiraría a un final por encima de los 3,7 millones de euros. Pero si se añaden copias y/o el boca-oreja se dispara entonces el escenario pasaría a ser otro mucho más optimista. No habrá paz para los malvados arrancó promediando 3.760€ en 202 cines (760.000€ de apertura) en las mismas fechas de aquel 2011 y acabó multiplicando por casi seis veces los ingresos de los tres primeros días. Y eso llevaría a La isla mínima hasta los 5,5 millones de euros. Veremos.

Podría parecer que una entrada como la de La isla mínima afectaría al mantenimiento de El niño. Nada más lejos de la realidad. La de Telecinco Cinema y Fox apenas descendió un 25% gracias a su estimado próximo a los 910.000€ en su quinto fin de semana. Todavía no ha caído ni un 30% y acumula 13.340.000€ y 2.210.000 espectadores. Como ya anticipaba en el post de la semana pasada se ha convertido en la segunda mejor cifra acumulada en lo que llevamos de año, tras Ocho apellidos vascos y dejando atrás a El amanecer del planeta de los simios (€12,7M) y Maléfica (€12,6M). En su cuarta semana completa el fin de semana de El niño supuso un 71,5% de la recaudación de los siete días por lo que entre lunes y jueves sumaron el 28,5% restante. El camino hacia los 16 millones está cada vez más despejado.

Otra novedad, Un viaje de 10 metros (TriPictures) en cuarta posición, si bien ésta arranca conforme a lo previsto, sin sorpresas tan gratas como las anteriores. Con un estimado de 313.000€ deja una media próxima a los 1.530€ por local, apenas un 4% de una ya floja apertura norteamericana. Le queda confiar en el boca-oreja para remontar un objetivo que, de entrada, no puede estar más allá de los 1,1 millones de euros.

Quinta plaza para el sexto fin de semana de Lucy (en detrimento del estreno de La entrega) con un estimado cercano a los 260.000€ lo que supone un descenso del 20% que vendría a confirmar las bondades del fin de semana para la taquilla en su conjunto. La de Luc Besson acumula en torno a 9.310.000€ y ha sido vista por 1.557.000 personas. Durante la quinta semana los laborables pesaron un 30%. Confiaba yo en que La entrega hubiese debutado promediando alrededor de 2.500€ por cine. Vistos estos números probablemente le haya costado superar los 1.500€.

El Top-5 aquí estimado sumaría €3,45 millones y apuntaría a un total de los tres días que rondaría los 5.570.000€, cerca de un 4% por debajo de la taquilla del mismo fin de semana del año pasado y prácticamente idéntica a la de la semana precedente de este año.

Categorías: Cine , Taquilla de cine

Juan Herbera   30.sep.2014 21:43    

Cuando la norteamericana no es la única taquilla con problemas

    lunes 29.sep.2014    por Juan Herbera    1 Comentarios

Siguiendo con la referencia a interesantes artículos publicados en la prensa especializada norteamericana me detengo esta vez en el que publicó Brent Lang en Variety el pasado 11 de septiembre. Bajo el titular Estados Unidos: no el único país con problemas en la taquilla el autor hace referencia a un estudio de la firma Cowen & Company. Según el mismo, los espectadores de fuera de Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) han estado achicando el agua en Hollywood durante años pero el reciente estudio indicaría que una parte de las taquillas internacionales están haciendo aguas.

Para ilustrar sus conclusiones la empresa de investigación de mercados se fijó en la recaudación de media docena de mercados cinematográficos maduros en el periodo 2008-2013 y la ajustó por la inflación. En una muestra de que los espectadores internacionales buscan en otros sitios para su entretenimiento, los seis, un grupo que incluye Japón, Reino Unido, Francia, Australia, Italia y Alemania, vieron caer sus ingresos el año pasado en comparación a los cinco años previos. En general, los títulos más comerciales cayeron cerca del 10%.

(Hago un inciso: este mismo estudio, hecho hace diez años, hubiese incluido a España en el grupo de seis territorios a analizar; es una muestra más de la pérdida de peso de nuestro mercado en la escena internacional. Adelanto a los lectores, asimismo, que al final de la referencia al artículo de Lang facilitaré datos del mercado español para poder hacernos una idea de las diferencias de profundidad y gravedad entre una crisis, la de los seis grandes territorios internacionales, y la que azota a nuestra taquilla. Son muy significativas, aviso).

"Es motivo de preocupación si eres un estudio", afirmaba Doug Creutz, analista en Cowen & Co. y uno de los autores del informe. "Tu audiencia empieza a disminuir y eso no es bueno".

Entre 2011 y 2013 el panorama mejora ligeramente en comparación con la taquilla entre 2008 y 2010, pero aún hay un descenso. Cuatro de los seis mercados maduros sufrieron para mantener las cifras y el global presentó una caída del 2%. Solo dos territorios, Alemania y Australia, disfrutaron de incrementos en recaudación. Otros tuvieron solo pequeños descensos mientras algunos, como Francia e Italia, cayeron un 5,2% y un 16,6% en el conjunto de los seis años.

Los resultados obtenidos son particularmente preocupantes porque no tienen en cuenta el pasado verano. Fue un periodo brutal que vivió una pérdida del 15% en el mercado doméstico (norteamericano), con más de un 5% de descenso acumulado en el periodo interanual (enero-septiembre).

El negocio cinematográfico siempre ha sido visto como algo inmune a las crisis económicas. La creencia más extendida era: cuando los tiempos son duros la gente quiere olvidar sus problemas acudiendo a las multisalas. Pero eso podría no ser así en el futuro.

"La gente solía ver las películas como una forma barata y anticíclica de entretenerse", dice Creutz. "Pero han surgido muchas nuevas formas de entretenimiento que son baratas/gratuitas y las películas ya no son potencialmente tan acíclicas como todos pensaban, particularmente mientras el precio del ir al cine sigue subiendo y el de Facebook continúa siendo cero".

Mercados emegentes como Rusia y China están creciendo pero el informe argumenta que los estudios de Hollywood deben compartir una mayor parte de sus retornos con los circuitos de exhibición en esos países de lo que lo hacen en Estados Unidos y otros territorios. Según señala el estudio dos dólares ganandos en China equivalen a un dólar ganado en territorio estadounidense.

"(el negocio) Está creciendo, pero obtienes dólares de menor calidad y pierdes los de mayor valor", sentencia Creutz.

En cuatro de los mercados maduros examinados por Cowen & Company (Japón, Francia, Italia y Alemania) los títulos no provinientes de Hollywood supusieron al menos el 20% de la recaudación total. Las malas noticias son que en esos países no solo las películas originarias de América sufrieron. Las producciones locales también generaron menos ingresos en taquilla. Eso apuntaría a que no son las películas lo que las audiencias rechazan; podría ser la asistencia al cine en sí misma.

"Es posible que en el ranking de cómo la gente decide gastar su dinero ir al cine esté perdiendo posiciones", termina Creutz.

Lo primero sobre lo que quiero llamar la atención es sobre el hecho de que el estudio señale que 2013 supone un descenso sobre los cinco años previos en los seis mercados maduros. No tenemos el detalle individualizado año por año (y ajustado por la inflación) pero observando cifras publicadas por estamentos como Media Salles se deduce que la caída, al menos en los cuatro grandes mercados europeos, ha sido moderada. En España, con las cifras de recaudación ajustadas por la inflación, sólo 2009 presenta un incremento respecto al ejercicio anterior (+8%). A partir de ahí, pérdidas cada año.

Si en los seis mercados analizados el periodo 2011-2013 mejoraba respecto al 2008-2010, en España en los tres primeros años se creció un 3,5% (ese incremento de 2009 ayudó mucho) mientras en el conjunto de los tres siguientes se perdió un 21,2% de recaudación. En el total de los seis años la taquilla española cayó un 23,5% (€511,4 millones en 2013 frente a los €668,8 millones de 2008). El global de los seis mercados perdía un 2%. Italia, el más preocupante, caía un 16,6%, siete puntos menos que España.

Cuando se habla del brutal impacto que ha supuesto la pérdida del 15% en la taquilla veraniega norteamericana, y se indica que en el acumulado enero-septiembre el descenso es del 5% en ese mercado doméstico, aquí ya sabemos lo que es dejarse un 15% de la recaudación. Pero no en un periodo concreto, sino en un año: es ese el porcentaje que cayó nuestra taquilla en 2013 respecto a 2012.

El estudio no se refiere a la asistencia. En España se perdió el 5,8% de los espectadores entre 2008 y 2010 y otro 18,6% entre 2013 y 2011. En total, casi 28 millones menos de entradas vendidas en 2013 (80 millones, dando por buenas las cifras estimadas de Media Salles) que en 2008 (107,81 millones). Un descenso del 25,8%.

Acabo: ¿no podría la industria local haberse preocupado un poco antes? Si en Norteamérica y los seis grandes mercados saltan las alarmas cuando un año empeora sustancialmente respecto al anterior, ¿no hemos tenido señales más que evidentes de que nuestro público se iba distanciando de las salas de forma alarmante año tras año? Desgraciadamente algunas de las conclusiones del estudio mencionado son ya una triste realidad en nuestro país desde hace tiempo. No sé si, incluso queriendo reaccionar ahora, llegaríamos a tiempo de reconducir la situación (o parte de ella). Solo lo sabremos si lo probamos. Ya.

Categorías: Cine , Mercado de cine

Juan Herbera   29.sep.2014 11:02    

Juan Herbera

Bio Desde la taquilla

Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...