12 posts de enero 2014

'La gran estafa americana', a la caza del lobo

Metidos de lleno en época de nominaciones llega a las salas españolas una de las grandes favoritas de cara a la entrega de los Oscar, La gran estafa americana (American hustle). Hace un año, el mismo director (David O. Russell) y dos de los principales actores (Bradley Cooper y Jennifer Lawrence) estrenaban la comedia El lado bueno de las cosas que acreditaba ocho candidaturas (entre ellas las de mejor película, director, actor y actriz principales) de las que se acabaría llevando sólo una (para Jennifer Lawrence). Ahora, el drama ambientado en la América de los años 70 se presenta con diez nominaciones (sólo igualada en número por Gravity), incluyendo de nuevo todas las grandes categorías.

 

Distribuida entonces por eOne El lado bueno de las cosas arrancó en España con 1.485.000€ en 320 cines (media de 4.640€) para acabar multiplicando esa cifra por 6,2 veces y recaudar 9.236.000€. La gran estafa americana (American hustle) llega de la mano de Tri Pictures a 444 pantallas de 292 cines (237 copias digitales, 11 de ellas en versión original subtitulada, y 52 analógicas, todas dobladas). En Norteamérica se estrenó de forma limitada el fin de semana del 13 al 15 de diciembre para abrirse a 2.500 locales una semana más tarde, ingresando $19,1M (€14M) entre viernes y domingo. Coincidiendo con esa ampliación se produjo el estreno en Reino Unido, con sólo una pantalla durante dos semanas. El primer fin de semana de 2014 se exhibía en 411 cines y recaudaba €4,39M promediando unos espléndidos 10.675€ (más del doble de lo que había logrado El lado bueno de las cosas). En Italia se estrenó el jueves 2 de enero en 296 salas que dejaron una media de 4.740€ para una recaudación de 1.402.625€ en cuatro días (un 13% por encima de la comedia del año pasado).

La gran estafa americana llega a España llega conociendo las nominaciones, lo que debería suponer un valor añadido en su potencial de apertura. Si lograse promediar entorno a los 5.000€ por cine proyectaría a un primer fin de semana de 1.460.000€, lo que representaría un 10,4% respecto a la apertura abierta norteamericana y prácticamente igualaría el registro de El lado bueno de las cosas en nuestro país hace ahora una año.

Jack Ryan: operación sombra es la quinta adaptación de este personaje de ficción a la gran pantalla. Como repasaba en el post del pasado lunes, hace doce años de la última apuesta y no parece que ésta haya conectado con el público al que pretendía seducir vistos los pobres resultados obtenidos en el estreno americano de hace dos semanas ($15,45M/€11,4M entre viernes y domingo). En Reino Unido se estrenó el pasado fin de semana ingresando 1.540.000€ en 441 locales (media de 3.495€).

Paramount la sitúa en 309 cines (7 salas ofreciendo la versión original subtitulada). Si lograse promediar 3.000€ por complejo recaudaría 927.000€ y supondría un 8% de la apertura estadounidense. Hace aproximadamente un año la misma distribuidora estrenaba en España Jack Reacher, ingresando 1.134.000€ en 344 cines para una media muy próxima a los 3.300€ y representando un 9,8% respecto al primer fin de semana norteamericano.

Muy bien tratada por la crítica de Estados Unidos pero muy mal tratada por la Academia a la hora de otrogar nominaciones a los Oscar llega Al encuentro de Mr. Banks, la historia de cómo Walt Disney (interpretado por Tom Hanks) sedujo a la autora de Mary Poppins (interpretada por Emma Thompson) para que le permtiese llevar su obra a la gran pantalla. En Norteamérica se estrenó el fin de semana previo a las Navidades de forma limitada. Amplió a 2.100 locales una semana más tarde, logrando su mejor registro entre el viernes 27 y el domingo 29 de diciembre con $13,45M (€9,8M), momento en el que acumulaba $37,3M de los $79M que atesora en estos momentos. Reino Unido supuso el estreno mundial el fin de semana del 29 de noviembre al 1 de diciembre, promediando 2.075€ en 462 cines para un primer parcial de 958.000€.

Walt Disney distribuye Al encuentro de Mr. Banks en 276 salas de otros locales (211 dcp's, de los que 20 ofrecen la versión original subtitulada y 14 alternan esta con la versión doblada, y 65 copias en 35 mm., todas ellas en versión doblada). Una media próxima a los 3.000€ por cine llevaría la taquilla de su primer fin de semana cerca de los 830.000€, un 8,5% de la mejor cifra americana (tercer fin de semana).

De forma mucho más modesta que en sus dos últimos trabajos, por lo que a presencia de mercado de refiere, llega a España lo nuevo de Roman Polanski, la comedia francesa La Venus de las pieles. Si El escritor (The ghost writer) se había estrenado con 286 copias en marzo de 2010 y Un Dios salvaje lo había hecho en 128 cines en noviembre de 2011, Wanda distribuye la película en 32 salas (28 con soportes digitales, 14 de ellas exhibiendo la versión original subtitulada, y 4 con copias tradicionales analógicas de las que una se verá en versión subtitulada). Seguro que firmarían un comportamiento como el del penúltimo de sus estrenos, La gran belleza, no tanto por su apertura (que también, con 3.500€ por local) como por su mantenimiento (ya ha multiplicado lo ingresado en el primer fin de semana por más de diez veces).

Flins & Pinículas estrena la película alemana de animación infantil Caballero Don Latón en una quincena de salas (todas con soporte digital) mientras Alfa Pictures lleva el documental autobiográfico Ignasi M., dirigido por Ventura Pons, a doce cines (nueve exhibiendo la versión original en catalán y tres la subtitulada al castellano). También buscan su oportunidad la comedia romántica francesa 20 años no importan (Alimpro) y el documental canadiense sobre alpinismo Into the mind (Homeworks).

Hace un año la cartelera española veía como no se producían variaciones en los cinco primeros puestos del ranking de recaudaciones del fin de semana. Django desencadenado encadenaba su tercer liderato consecutivo con €1,3M seguida por El lado bueno de las cosas y El vuelo, ambas en segunda semana, con €1,29M y €0,68M respectivamente. Las dos novedades con mejor resultado las encontrábamos en los puestos seis (Hitchcock, con 396.000€ y 1.825€ de media en 217 cines) y siete (El último desafío, con 346.000€ y 1.250€ en 277 locales). El global de la taquilla sumaba €6,9M (un 19% por debajo del fin de semana precedente) y el Top-5 representaba el 62% con €4,27M.

Un descenso del 25% dejaría a El lobo de Wall Street en 1.665.000€ y de nuevo al frente de las más comerciales por tercera semana consecutiva siempre que La gran estafa americana no entrase por encima de la estimación hecha al principio de este artículo. En circunstancias normales (si no hay descalabros de por medio), tanto Jack Ryan: operación sombra como Al encuentro de Mr. Banks deberían meterse en un Top-5 que completaría La ladrona de libros en su cuarta estancia (con un descenso del 30% recaudaría algo más de 400.000€). Así las cosas, debería mejorarse el resultado del año pasado y, en consecuencia, el del fin de semana inmediatamente anterior (que se quedó a las puertas, precisamente, de los €6,9M). Algo es algo.

Excelente mantenimiento (-17%) para 'El lobo de Wall Street' (€2,2M)

Si ya sabíamos que El lobo del Wall Street iba a continuar al frente del ranking de recuadaciones en su segundo fin de semana de estreno en España, y que no iba a sufrir un descenso excesivo, lo que no sabíamos es que sólo se iba a dejar un 17% respecto a su apertura. Con sus 2.217.000€ acumula €5,9M y 930.000 espectadores en diez días. Probablemente vendrán cáidas más pronunciadas en próximas semanas pero, de momento, toca mejorar sus expectativas finales. Si hace una semana hablábamos de multiplicar por 3,6 veces la recaudación inicial (coeficiente que presentan las dos anteriores películas dirigidas por Scorsese) hoy corresponde imaginar un factor de entre 4 y 4,5 veces, lo que llevaría a una taquilla final de entre 10,7 y 12 millones de euros (Django desencadenado alcanzó los €10,7M tras multiplicar por 4,2 veces). Y pendientes de la entrega de los Oscar.

Segunda posición, de nuevo, para una sorprendente La ladrona de libros. Si la caída en segunda semana ya había llamado poderosamente la atención al casi repetir la cifra del fin de semana de estreno, ahora apenas cede un 26% con sus 619.000€ que llevan su acumulado hasta los prácticamente tres millones de euros y medio millón de entradas vendidas tras el tercer fin de semana en cartel. Ya ha multiplicado por 3,4 veces la cifra de apertura. Si lleva el coeficiente hasta las 4,5 veces alcanzará los cuatro millones de euros.

Bronce para una de las novedades de la semana, Hércules: el origen de la leyenda (DeAPlaneta), que recauda 596.000€ y moviliza a cerca de 90.000 seguidores en sus tres primeros días. En el post del pasado jueves acerté con el promedio (que situaba entre 2.500€ y 3.000€ por cine), que ha sido de 2.720€, pero erré en el número de cines: yo imaginaba unos 300 y han sido 220. Si multiplica por 2,6 veces su recaudación final se moverá alrededor del millón y medio de euros.

En general ha vuelto a ser un fin de semana con muy buenos mantenimientos. La lástima es que las cifras de partida no eran excesivamente potentes. Así las cosas, los tres títulos que siguen en el ranking descienden entre un 34% y un 14%. Se da una circunstancia curiosa: cuatro películas seguidas de una misma distribuidora, DeAPlaneta, y los cuatro en la parte alta del listado.

Agosto recauda 375.000€ (-34,5%) y acumula casi €2,2M y 343.000 espectadores tras su tercer fin de semana; El médico pierde sólo un 27,5% en quinta semana ingresando 353.000€ para un parcial de €5,7M y 860.000 entradas vendidas. 12 años de esclavitud, finalmente, añade ocho salas más (está presente en 194) para recaudar 315.000€ (-14%) y acumular cuatro millones de euros y 600.000 espectadores.

Mindscape (Warner) debuta desde la séptima plaza con 291.000€ y 43.000 espectadores para una media de 1.890€ por local. Las demás novedades hay que ir a buscarlas bastante más abajo en el ranking del fin de semana. ¿Qué hacemos con Maisie? (Filmax) se queda con poco más de 67.000€ promediando 1.125€ por cine en la posición 18. Fuera del Top-20 se sitúan Nymphomaniac Volumen 2 (Golem), que entra con algo menos de 50.000€ y una media de escasamente 1.000€ (es un arranque un 41% inferior al primer fin de semana de la primera parte, estrenada en Navidad, lo que vendría a demostrar el escaso interés que ha despertado lo nuevo de Von Trier), y Presentimientos (Syldavia) que no pasa de los 48.000€ en 65 locales para dejar un muy pobre promedio de 745€.

Old boy, Otel·lo y Casi inocentes cierran el grupo de estrenos. La de Universal ingresa 12.500€ y promedia 695€; la de Splendor se queda con 1.760€ y 350 mientras la de Premium suma apenas 730€ y una media de 80€.

De entre las demás que cumplían con su segundo fin de semana destaca el fuerte descenso (-59%) de Mandela: del mito al hombre, que cae cinco posiciones (del 12 al 17) para ingresar sólo 68.000€ (acumula 303.000€ en diez días). Aguantan bien, por contra (dentro de la modestia de sus cifras), Asier y yo (que sólo se deja un 16,5% con sus 19.500€ que le permiten acumular cerca de 60.000€) y Oslo 31 de agosto que pierde un 18% con casi 10.000€ (suma 27.000€).

Uno de los títulos que más llama la atención es La gran belleza. Añade otras ocho salas más (llega a las 59) y recauda 77.500€ desde la decimoquinta posición en su octava estancia, aumentando un 2% respecto al fin de semana anterior. Acumula ya 963.000€ y ha sido vista por 142.000 personas. No olvidemos que había arrancado con 94.600€ en 27 cines. Ha multiplicado la cifra de sus tres primeros días por 10,1 veces, tercer mejor coeficiente entre las estrenadas en 2013 tras Searching for Sugar Man (53,2 veces) y La bicicleta verde (11,1 veces), a la que superará en breve.

34 salas más añadió Gravity para estar en 102 con lo que sumó 49.000€ en su fin de semana número 17 (creciendo un 2% respecto al precedente para un parcial de €8,3M, algo más de cinco veces su cifra de apertura allá por primeros de octubre) y otras 44 incorporó Capitán Philips en decimoquinta semana (se ve ahora en 80 cines). Si bien su cifra no supera por mucho los 11.000€ es un 93% superior a la del fin de semana anterior (acumula algo más de cuatro millones de euros).

Por lo que la cine español se refiere, tras Mindscape las mejores cifras las presentan, de nuevo, 3 bodas de más y Futbolín. La de Warner pasa del puesto 11 al 12 con 126.000€ (-29%) y lleva su acumulado hasta los 5.684.500€ y 845.000 espectadores. La de Universal, por su parte, desciende tres posiciones hasta la decimotercera plaza con 120.000€ (-32%) y suma 2.538.000€ y 419.000 entradas vendidas desde su estreno.

El Hobbit: la desolación de Smaug, mejor cifra acumulada de entre todas las películas estrenadas en 2013, suma 16.875.000€ tras un fin de semana (el séptimo) de 161.500€ (-46%). La primera parte, en el fin de semana equivalente, recaudaba más de 275.000€ y acumulaba entorno a los €22,2M. La habían visto cerca de tres millones de espectadores frente a los 2.416.500 que han visto la secuela. Frozen: el reino del hielo, por su parte, sigue su camino distanciándose de las demás películas de animación que llegaron a las salas españolas en 2013. Desde la octava posición añade otros 280.000€ (-33%) a su parcial, que ya alcanza los €14,7M y 2,37 millones de espectadores. De cara al final de la explotación en cines podría dar alcance a La desolación de Smaug en número total de entradas vendidas.

El global de la taquilla sumará cerca de 6.850.000€ (con algo más de un millón de entradas vendidas y un precio medio de 6,73€), lo cual significa un 15% por debajo de la cifra obtenida el fin de semana anterior y cerca de un 20% peor que la de hace un año.

Jack Ryan, doce años después

El agente John Patrick Ryan, más conocido como Jack Ryan, ha protagonizado quince novelas escritas por Tom Clancy entre 1980 y 2012, un año antes de la muerte del escritor norteamericano el pasado mes de octubre. Trabajando para la CIA este personaje irlandés-estadounidense se ha enfrentado en la ficción a todo tipo de amenazas terroristas para acabar siendo presidente de los Estados Unidos. Ahí es nada. Hasta la fecha sólo cuatro de esas novelas se han llevado a la gran pantalla y, además, sin respetar argumentalmente el desarrollo cronológico de la acción relatada en los respectivos libros.

Llega ahora una quinta película con las aventuras de Jack Ryan como reclamo. En este caso no se basa en ninguna novela de las escritas por Clancy sino que cuenta con un argumento original y funciona como un reboot que parte de situaciones vividas en las películas anteriores. Paramount (responsable de todas las adaptaciones) ha confiado este nuevo desafío a Kenneth Branagh y ha puesto a Chris Pine en la piel del analista de la CIA más arriesgado de la historia. Y les ha rodeado de nombres conocidos como los de Kevin Costner, Keira Knightly o el del propio director/actor norirlandés. Como veremos de inmediato es esta una tradición (la de incorporar profesionales muy respetados en Hollywood) que ya se instauró en los títulos anteriores que, dicho sea de paso, funcionaron en taquilla muy por encima de lo que parece lo va a hacer esta quinta entrega.

Todo empezó en 1990 cuando se estrenaba La caza del Octubre Rojo, basada en la novela del mismo título, escrita en 1984 y que suponía el inicio de toda la serie de libros con Jack Ryan como protagonista. Bien es cierto que Tom Clancy escribió dos obras posteriormente en las que la acción se situaba en los años previos a aquellos en que se desarrollaba La caza del Octubre Rojo por lo que esta, cronológocamente hablando, pasaría a ser la tercera de la saga. Ese primer proyecto fue dirigido por John McTiernan, que se había ganado el prestigio en Hollywood al haberse responsabilizado de dos películas de acción que, cada una en su estilo, había dejado huella: Depredador (con Arnold Schwarzenegger en 1987) y Jungla de cristal (con Bruce Willis en 1988).

Alec Baldwin interpretaba a Ryan y le daba la réplica un espléndido Sean Connery. La película recibió tres nominaciones técnicas a los Oscar y se alzó con el premio a los mejores efectos y edición de sonido. Recaudó 122 millones de dólares en Estados Unidos que, ajustados por la inflación, serían a día de hoy cerca de 241 millones. En el resto del mundo ingresó $78,5M, un 40% de los $200,5M de la época que permitían un gran negocio frente a los $30M de coste de producción. En España movilizó a cerca de un millón de espectadores que dejaron en taquilla €2,23M (actualizando por la inflación serían €4,5M si bien al precio medio actual aquel mismo número de entradas supondrían una recaudación próxima a los seis millones y medio de euros).

Dos años más tarde, Paramount daba una oportunidad a un director por entonces semidesconocido, Phillip Noyce. Ponía en sus manos un proyecto de 45 millones de dólares de la época, Juego de patriotas (1992), que iba a contar con Harrison Ford en el papel de Jack Ryan y Anne Archer como protagonista femenina. La novela en que se basaba la película fue también la segunda escrita por Clancy si bien la acción se sitúa unos años antes de los hechos narrados en La caza del Octubre Rojo. A pesar del resultado de la primera y de contar con un actor que era una garantía absoluta desde el punto de vista de la comercialidad, Juego de Patriotas se quedó por debajo de las cifras logradas por su predecesora en Norteamérica, donde no pasó de los $83M (ajustados por la inflación, unos $168M) en lo que sería la peor recaudación doméstica de las cuatro primeras entregas.

No sucedió lo mismo a nivel internacional, donde creció hasta los $94,7M (la mejor cifra hasta la fecha fuera de Norteamérica) si bien no pudo alcanzar el total global de la primera al sumar $178M. Ultramar había supuesto el 53% de la taquilla mundial y España aportó 3.824.000€ y 1.346.500 espectadores. Ajustando por la inlfación en nuestro país aquella recaudación hoy equivaldría a siete millones de euros; si aquellos espectadores pagasen hoy los 6,6€ que fue el precio medio de 2013 la taquilla final de Juego de patriotas ascendería a cerca de nueve millones de euros.

En 1994 repetían director y pareja protagonista en Peligro inminente (cuarto libro de la saga escrita por Tom Clancy), cuyo coste producción ascendía hasta los 62 millones de dólares. A nivel local la apuesta salió bien y la película recaudaba $122,2M (ajustando por la inflación, $244M), la mejor taquilla de momento en la serie de títulos con Ryan como personaje central. A nivel internacional se quedó a un millón de dólares de la anterior (sumó $93,7M) pero la combinación de ambas cifras (casi $216M) sí supuso la mejor cifra mundial hasta hoy en día. En España fue vista por 1.261.000 espectadores (apenas un 6% menos de los que vieron Juego de patriotas, siempre teniendo en cuenta la precaria mecanización de las taquillas de la época) que generaron una recaudación de casi cuatro millones de euros (actualizados por la inflación serían €6,55M y al precio medio de la entrada actual unos €8,3M).

Ocho años de paréntesis se dio Paramount antes de llevar a la pantalla la cuarta adaptación de las novelas de Clancy con Jack Ryan de protagonista. Fue Pánico nuclear (2002), para la que destinó 68 millones de dólares encargando la dirección a Phil Alden Robinson, que llevaba diez años sin ponerse tras la cámara desde que lo hiciera en la interesante Los fisgones. Para el papel del agente de la CIA se apostó por un ya muy consolidado Ben Affleck a pesar de su juventud al que acompañaba un siempre efectivo Morgan Freeman. La película (que se permitió sustanciales variaciones argumentales respecto a la novela en lo que al origen de los terroristas se refiere) se acercó a los $119M en Norteamérica (ajustados por la inflación serían casi $171M) superando cómodamente la cifra obtenida por Juego de patriotas diez años antes pero quedándose por debajo de lo ingresado por La caza del Octubre Rojo y Peligro inminente.

En el mercado internacional no despertó tanto interés y sumó $75M de los $194M globalmente recaudados, 3,5 millones menos de los que se habían contabilizado doce años antes con la primera película de la franquicia. En España recaudó €5,4M (que ajustando por a inflación hoy serían siete millones de euros) y movilizó a 1.229.000 personas (que si hoy pagasen el precio medio de 2013 llevarían la cifra final hasta los €8,1M).

Otros doce años han tenido que pasar para volver a ver al agente Ryan en la gran pantalla. Operación sombra, no obstante, no ha empezado con buen pie en el mercado doméstico norteamericano. Apenas 18 millones de dólares en cuatro días (poco más de 15 en el fin de semana) cuando la anterior aventura de Jack Ryan había recaudado 31 millones en sus tres primeros días ¡hace doce años!. Y lo que es más preocupante para los analistas: más de la tercera parte de los espectadores del primer fin de semana superaban los 50 años y sólo un 15% era menor de 25, con un 63% por encima de los 35.

Y es que lo que mal empieza... Ya se está cuestionando la continuidad de la franquicia. Así son las cosas; de nada vale que el pasado haya dejado negocios muy beneficiosos. Si la nueva película hoy no vende entre quienes aseguran un buen funcionamiento en taquilla, carpetazo y a por otra cosa, que seguro que las hay bien jugosas.

Sin rivales para inquietar a 'El lobo de Wall Street'

Ocho novedades aterrizan en la cartelera a partir de mañana y ninguna de ellas podrá amenazar el dominio de El lobo de Wall Street en el ranking de recaudaciones. Sus €2,7M de inicio y un mantenimiento que podría suponer un descenso no muy por encima del 30% le garantizan retener la primera posición con comodidad.

Bien es cierto que DeAPlaneta vive un momento de gracia con tres estrenos consecutivos superando los 4.000€ por cine en sus tres primeros días en cartel. Hércules, el origen de la leyenda, parece moverse en otras aguas tanto por dimensión como por fecha de estreno como por target de lo que lo hicieron 12 años de esclavitud, El médico y Agosto. En el momento de publicar este artículo no dispongo del dato de cines y salas pero es de suponer que se acercará a los 300 locales (El médico estuvo presente en 237 el día de Navidad mientras las otras dos películas quedaron por debajo de los 200 complejos) y que buscará al público más joven de entre la audiencia general (aquí no hay nominaciones ni grandes elogios a la calidad cinematográfica y/o interpretativa).

En Norteamérica no logró alcanzar los 9 millones de dólares (€6,5M) en su apertura hace dos fines de semana y está pendiente de estreno en todos los demás mercados importantes a nivel internacional. Todo apunta a que en esta guerra entre estudios la película producida por Paramount y dirigida por Brett Ratner, Hércules, que se estrenará en agosto, tiene todas las de ganar frente a esta apuesta de Lionsgate/Summit dirigida por Renny Harlin. Un arranque moviéndose entre los 2.500€ y los 3.000€ por cine, y dando por buena una presencia en alrededor de 300 locales, implicaría un primer fin de semana en España de entre 750.000€ y 900.000€, lo que significaría representar entre el 11,5% y el 14% de la apertura norteamericana. The Host promedió 2.775€ precisamente en 300 cines para un primer parcial de 832.500€ en marzo del año pasado. Supuso un 10% del arranque estadounidense.

Sólo uno de los otros siete títulos que se estrenan esta semana supera la barrera de los 100 cines. Se trata del thriller de nacionalidad española pero de aspecto norteamericano Mindscape, que ya pasó por el último festival de Sitges en la sección oficial a concurso. Warner la sitúa en 154 salas de otros tantos cines (141 de ellas exhibiendo con soportes digitales con dos salas ofreciendo la versión original subtitulada ya que está rodada en inglés). Como apuntaba con el estreno de La gran revancha hace quince días no es habitual que Warner salga con un número de copias así de reducido para películas de consumo amplio (no estamos ante una obra independiente dirigida a un público selecto y/o cinéfilo). Y además es una distribuidora con dilatada experiencia en apoyar proyectos noveles como pudieron ser en su día las primeras películas dirigidas por Jaume Collet Serra en Estados Unidos. Estamos, probablememente, frente a un lanzamiento modesto (en relación a los parámetros habituales de la casa) con no demasaida confianza en el potencial comercial de la película. Si alcanzase los 2.000€ por local recaudaría unos 310.000€ en su primer fin de semana.

Turno para el segundo volumen de la Nymph()maniac de Lars Von Trier. Golem la sitúa de nuevo en 50 salas (47 de ellas con dcp y 3 con copias en 35 mm) de las cuales 10 ofrecerán la versión original subtitulada. La primera parte recaudó 1.655€ por cine para un fin de semana de 84.300€ en plenas fiestas navideñas (se había estrenado el día 25 de diciembre y si considerásemos los cinco días la media sería de 2.590€ para un parcial de 132.000€). Si lograse hacer crecer ese promedio hasta los 2.000€ por local la taquilla de arranque sería de unos 100.000€.

Filmax estrena ¿Qué hacemos con Maisie?, drama norteamericano que tuvo una salida muy limitada en su mercado doméstico en mayo del año pasado (acumula poco más de un millón de dólares habiendo tenido una presencia máxima de 122 salas en sexta semana). Alemania y Reino Unido probaron suerte con 46 y 43 locales respectivamente el pasado verano. En el país centroeuropeo promedió 710€ en cuatro días mientras en las islas abrió con una media de 2.595€ en el fin de semana. En España estará presente en 60 pantallas (45 digitales, 15 analógicas), de las cuales cinco ofrecerán la versión original subtitulada al castellano y una estará subtitulada al catalán.

Spike Lee se encarga de ofrecer su particular versión de Oldboy, la película surcoreana que se inspiraba en el manga japonés del mismo nombre, que llega de la mano de Universal a 18 pantallas (2 en VOSE). Splendor, por su parte, estrena una nueva revisión del clásico de Shakespeare, la catalana Otel·lo, que se verá en cuatro salas. También se estrenan las españolas Casi inocentes (Premium) y Presentimientos (Sildavia).

Hace un año por estas fechas Django desencadenado (€1,8M) repetía como número uno en su segundo fin de semana descendiendo apenas un 30% respecto a su cifra de apertura. Dos de las novedades completaban el podio: El lado bueno de las cosas debutaba con 1.485.000€ en 320 cines promediando 4.640€ mientras El vuelo ingresaba 1.010.000€ en 291 complejos para una media de 3.470€. El global de la taquilla del fin de semana ascendía a unos €8,5M (un 6,6% por debajo de la recaudación del fin de semana previo) con un Top-5 que sumaba €5,72M y suponía el 67% del total.

Si El lobo de Wall Street cayese un máximo del 30% recaudaría cerca de €1,9M, cifra bastante similar a la que lograba la de Tarantino el año pasado. Cuesta más imaginar que Hércules: el origen de la leyenda o cualquiera otra de las novedades de la semana se acerquen al millón y medio de euros de la comedia de eOne o al millón de la película protagonizada por Denzel Washington. Y los mantenimentos, por muy bien que se porten, ya están por debajo de esos registros. O sea, que se dibuja un fin de semana más bien flojito en recaudación, ¿no os parece?.

'El lobo de Wall Street' debuta a lo grande (€2,68M)

Ni los precedentes de películas de Scorsese, ni un arranque por debajo de lo esperado en Norteamérica, ni la falta de los cines del circuito más importante del país; nada ha podido con El lobo de Wall Street (Universal) que, pocas horas después de recibir cinco nominaciones a los Oscar, arrancó en el mercado español desde la primera posición (como se esperaba) con una cifra muy por encima de las previsiones más optimistas: 2.676.000€ que deja una  media de 8.890€ por cine.

Supone la mejor entrada para un título dirigido por Scorsese en España, superando en un 10% los €2,42M logrados por Shutter Island hace ahora cuatro años, y representa un espectacular 20% de la cifra ingresada en el primer fin de semana norteamericano. Si comparamos contra la taquilla de los cinco días (se había estrenado el miércoles 25 de diciembre) ese porcentaje sigue siendo muy superior a lo que venía siendo habitual en los últimos tiempos: un 10,8%. Los dos últimos trabajos del director neoyorquino multiplicaron la recaudación de apertura por el mismo coeficiente (3,6 veces) hasta alcanzar su cifra final. Si El lobo de Wall Street se mantiene en esa línea sumaría €9,6M al final de su carrera comercial en los cines españoles.

Segunda posición para una sorprendente La ladrona de libros que, en su segundo fin de semana de estreno, prácticamente repite cifra con sus 846.000€, con lo que acumula 2.060.000€ y 336.500 espectadores en diez días. Bronce para Agosto que, ésta sí, cumpliendo con lo esperado, pierde un muy discreto 23% y recauda 569.000€ en su segunda estancia con lo que lleva su acumulado hasta los 1.572.000€ y 240.000 entradas vendidas también en diez días.

Completan el Top-5 El Médico y Frozen: el reino del hielo. La de DeAPlaneta desciende un 26% (magnífico mantenimiento en cuarta semana) con 484.500€ y lleva su parcial hasta los 5.151.000€ y 768.100 espectadores; la de Disney, que vuelve al grupo de los selectos al cumplir su octavo fin de semana, recauda 415.000€ lo que supone una inapreciable pérdida del 4%. Con esa cifra suma €14,4 millones y se convierte en la mejor taquilla para una película animada estrenada en 2013 así como en la segunda mejor cifra global del año pasado, superando a Los Croods en ambas categorías y quedando sólo por detrás de El Hobbit: la desolación de Smaug. En el universo Disney deja atrás a Ratatouille y pone rumbo a la taquilla de Brave (Indomable) (€14,8M), a la que sin duda dará alcance en muy pocas fechas.

Decíamos en el artículo previo al fin de semana anterior que las películas infantiles solían tener muy buenos mantenimientos post navideños. Ese porcentaje de descenso de Frozen, junto al de Lluvia de albóndigas 2 (que sube un 5% con 299.000€ desde la quinta posición para acumular €4,2M) y el de Futbolín (que también crece, un 6% en este caso, con 179.000€ y suma €2,38) ambas en su quinto fin de semana, corroboran aquella previsión. Eso sí, con una semana de retraso.

Llama (y mucho) la atención la espectacular subida de 12 años de esclavitud en su sexto fin de semana. Recauda un 88% más que el fin de semana previo con 364.000€, lo que le permite ascender cuatro posiciones en el ranking (del 10º al 6º puesto). El efecto nominaciones (nueve de las candidaturas más preciadas) junto al incremento de cines (pasa de 123 a 186 locales) son los responsables de este salto adelante que le augura a la de DeAplaneta un largo y provechoso recorrido hasta, al menos, la ceremonia de entrega de las estatuillas doradas.

Por lo que a las demás novedades de la semana se refiere, Mandela: del mito al hombre (Warner) debuta con números muy discretos: 168.000€ desde la duodécima posición para una media de 764€ por sala; en el puesto 27 encontramos a Asier ETA biok (Asier y yo) (Splendor) que arranca con 23.700€ y un promedio de 1.823€ por pantalla. Peor le han ido las cosas a Oslo 31 de agosto (Abordar), que recauda 11.800€ con una media de 1.180€ por local, o a Todo el santo día (Yedra), que no pasa de 8.400€ y 600€ por cine. Memoria de mis putas tristes (Kiss) apenas ingresa 2.000€ en tres locales mientras Sigo siendo (Pirámide) se queda con 1.800€ y 200€ de promedio.

En cuanto a los títulos en segunda semana sólo destacar los fuertes descensos tanto de La gran revancha como de The Grandmaster. La de Warner, en el puesto 19, pierde el 57% con 65.000€ (acumula 257.000€) mientras la de Golem ingresa poco más de 29.000€ desde el puesto 24 (parcial de 132.000€) cayendo un 59%.

Otras películas que sacan buen partido de las nominaciones a los Oscar son La gran belleza, Gravity y Blue Jasmine. La de Wanda aumenta un 26% su recaudación con 76.000€ pasando de 36 a 51 cines (acumula 843.000€, nueve veces ya su taquilla inicial) y manteniéndose en el Top-20; en cuanto a las dos de Warner, la dirigida por Alfonso Cuarón y protagonizada por Sandra Bullock crece un 390% (pasa de 10.000€ a 49.000€ y acumula €8,3M) gracias a estar presente en 68 cines cuando el fin de semana pasado estaba en 5. La de Woody Allen añade 15 salas y aumenta un 13% su recaudación con algo más de 44.000€ (acumula cerca de €4,4M). Capitán Phillips también incrementa en 27 locales su presencia de mercado pero su aumento de recaudación no le permite pasar de los 6.000€ en el fin de semana (su parcial se sitúa en algo más de 4 millones de euros).

La película española mejor situada sigue siendo 3 bodas de más que, con 178.000€ en su séptimo fin de semana, pierde un 21,5% desde de la undécima posición para alcanzar los 5,5 millones de euros, la mejor taquilla para un título con mayoría de capital español en su producción estrenada en 2013. Tanto esta como Zipi y Zape y el club de la canica (con algo más de cinco millones acumulados) ya han dejado atrás a Los amantes pasajeros de Pedro Almodóvar.

El global de la taquilla alcanzará los ocho millones de euros (en mi previsión del pasado jueves no esperaba más de €6,4M salvo que las nominaciones actuasen de potenciadoras, como así parece haber sido, con un Lobo de Wall Street un millón de euros más débil de lo que ha sido), lo que supone un 11% más flojo que lo recaudado hace un año.

Aquellos maravillosos años (o no...)

No soy dado a pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor. Entre otras cosas porque casi nunca es cierto y, además, porque nuestra mente es selectiva y tiende a olvidar (o, mejor dicho, a aparcar) lo negativo dando protagonismo a los positivo sin valorar el entorno, el momento en que suceden las cosas, los porqués etc. No obstante, la situación de crisis por la que atraviesa el mercado cinematográfico en España es tan aguda que vale la pena recordar algunos detalles sobre el mismo hace veinte años y compararlos con la realidad actual.

Es un ejercicio inocuo, sin pretensiones. Su única finalidad es, sí, entretener (¡esto es el mundo del ocio, amigos!) y recordar; añorar, quizás, pero sin caer en una melancolía innecesaria y traicionera. Puesto que la cifra de espectadores del pasado 2013 caerá a niveles de la década de los ochenta del siglo pasado veamos qué sucedía con dos películas míticas estrenadas una en 1993 y la otra en 1994: Parque Jurásico y El Rey León. Veremos con cuántas copias arrancaban, cómo se mantenían, cuales eran sus promedios y por cuanto multiplicaban su recaudación de apertura hasta su cifra final. Y lo compararemos con lo sucedido con algunos de los títulos más comerciales estrenados en los últimos años.

Parque Jurásico llegaba a las salas españolas el fin de semana del 8 al 10 de octubre de 1993, en vísperas del puente del Pilar, distribuida por la extinta UIP (la joint venture que agrupaba el producto de Paramount y Universal). Lo hacía con 178 copias que recaudaron entre viernes y domingo más de 375 millones de las antiguas pesetas, 2.254.500€ de la época que hoy serían 3.938.500€, lo que se convirtió en la mejor entrada nunca vista en España hasta aquel momento. La media por copia (entonces el número de multisalas era muy pequeño por lo que prácticamente la totalidad de copias se podían identificar con una sala o, incluso, con un cine de pantalla única) ascendía hasta los 12.670€ de la época, 22.130€ actualiando por la inflación gracias a la herramienta de cálculo que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (los datos de origen forman parte de mi archivo personal, por si a alguien le picaba la curiosidad. Ya entonces, trabajando en Buena Vista International Spain, me atraía la estadística y anotaba cifras y datos que luego me han venido muy bien para este tipo de comparativas).

Vale la pena resaltar que en 1993, según la web del Ministerio de Cultura, había activas en España cerca de 1.900 salas por lo que un estreno como el de Parque Jurásico  ocupaba prácticamente el 10% del parque de pantallas del país. Aquel gran éxito inicial hizo incrementar el número de copias en segunda semana hasta las 189, dato este que supuso el techo en presencia de mercado en toda la explotación. La película cayó un inapreciable 1,3% en su segundo fin de semana (€2,2M de entonces, €3,88M de hoy) pero lo más llamativo, acostumbrados a lo que hoy sucede, es que en sus cuatro fines de semana posteriores no descendió, en ningún caso, ni el 30%. La secuencia fue del 16% el tercer fin de semana, 21%, 25,6% y 28,6% en los sucesivos. El sexto fin de semana estaba presente en 158 salas (sólo 20 menos que el fin de semana de estreno) y recaudaba €1,36M actualizados lo que supondría una media de 8.650€ por copia.

Parque Jurásico acabó recaudando algo más de tres mil millones de pesetas, unos 18 millones de euros, siendo vista, al menos, por seis millones de espectadores (digo al menos porque la informatización de las taquillas aún no estaba suficientemente extendida y muchas entradas se quedaron, digámoslo así, sin contabilizar) que, al precio medio actual (por entonces era de unos 3€) dejarían una recaudación que superaría los 42 millones de euros. Multiplicó la recaudación de sus tres primeros días por prácticamente nueve veces.

El Rey León se estrenó en España el 18 de noviembre de 1994, siguiendo el ejemplo que Buena Vista había instaurado un año antes con Aladdin de arrancar con dos fines de semana de antelación respecto a los títulos que llegarían para aprovechar el puente de la Constitución y la Inmaculada. Inició su andadura con 125 copias que recaudaron por encima de los 276 millones de pesetas en el primer fin de semana (€1,66M del momento, €2,77M actualizados) para una media que hoy sería de 22.175€. En el segundo fin de semana se aumentó la recaudación un 8% hasta los €1,8M de entonces, prácticamente €3M de hoy en día elevando la media por copia hasta los 24.000€.

 

Se había previsto un incremento de copias en tercera semana, de cara al Puente de Diciembre y otros dos de cara a las Navidades. La primera ampliación fue de treinta copias (hasta las 156) y la caída en taquilla sólo fue del 7%. El cuarto fin de semana perdió el 14% y en el quinto se produjo el primero de los dos incrementos de copias de cara a las Navidades. Se pasó a 174 copias dejándose un 26% de la recaudación (era ese fin de semana maldito del que ya hemos hablado en un artículo específico). El sexto fin de semana coincidía con Nochebuena y Navidad. Se aumentó el número de salas a 213 y la taquilla cayó sólo un 15,5%. En el séptimo fin de semana (aquel viernes era el día de Reyes) se logró la mayor presencia de mercado con 215 copias distribuidas y la recaudación fue prácticamente la misma de la semana anterior: unos 900.000€ de entonces, casi €1,5M de hoy para un promedio por pantalla que en la actualidad rondaría los 7.000€.

El número de salas en aquellos momentos oscilaba alrededor de las 2.000. En su estreno, El Rey León ocupaba aproximadamente un 6% del parque de pantallas español; en su momento álgido de presencia no alcanzaba el 11% a pesar de ser un fenómeno comercial de primerísimo nivel. La película acabó recaudando una cifra muy similar a la de Parque Jurásico, movilizando también a aquellos seis millones de espectadores. Actualizando por la inflación aquellos algo más de 18 millones de euros hoy habría recaudado unos 30,5 millones. Pero al precio medio actual la cifra habría crecido, como pasaba con la de Spielberg, hasta los €42M. Multiplicó por doce veces lo ingresado en sus tres primeros días.

Así funcionaban las cosas con los blockbusters hace veinte años. De forma bastante distinta se comportan los títulos más comerciales en fechas más cercanas.

El fin de semana del 18 al 20 de diciembre de 2009 se estrenaba Avatar, la película que se ha convertido en la más taquillera de la historia. Abría con 7.290.000€ promediando unos 9.650€ con 755 copias. Entre cuatro y seis veces más de copias que Parque Jurásico y El Rey León para un promedio un 56% inferior. En 2009 aún no se analizaba en base a pantallas. A diferencia de hace veinte años ahora sí que la proyección simultánea en varias salas de los innumerables complejos era práctica habitual por lo que podemos intuir que la media por sala sería inferior. Aumentó hasta las 800 copias en segunda semana y acabó recaudando unos 74,5 millones de euros (sin considerar la reposición posterior). Había en España unas 4.100 pantallas en aquellas fechas. Si Avatar se hubiese exhibido en unas 900 habría ocupado el 22% del parque total de salas, unos doce puntos más (120%) que la ocupación que tuvieron Parque Jurásico y El Rey León.

La película tuvo un mantenimiento excelente y multiplicó por diez veces la cifra del primer fin de semana, coeficiente algo mejor que el de Parque Jurásico e inferior al de El Rey León. La vieron 9,2 millones de personas, un 53% más que los que tuvieron cada uno de los dos blockbusters de hace veinte años.

La segunda película más comercial de la histora en España por recaudación es Lo imposible, que batió el récord de apertura con casi 9 millones de euros entre el viernes 12 y el domingo 14 de octubre de 2012. Se exhibió en unas 630 salas por lo que su promedio fue próximo a los 14.200€. Apenas incrementó presencia de mercado (unas diez pantallas más el segundo fin de semana) de forma que su cota máxima de ocupación fue cercana al 16% (sobre las 4.000 salas que conformaban el parque en España aquel año). Resisitió espléndidamente el paso de las semanas hasta alcanzar los 42.385.000€, lo cual supone 4,7 veces lo ingresado en el primer fin de semana. Fue vista por 6,1 millones de espectadores, más o menos la misma cifra que Parque Jurásico y El Rey León.

El mercado es el que es. Quizás hace veinte años el número de pantallas era inferior a lo deseable y seguramente hoy es superior a lo razonable. De ahí esas diferencias es las medias por sala de entonces y de ahora y de ese coeficiente entre primer fin de semana y recaudación final. Aquella euforia que vivieron tantos cines no volverá. Pero no olvidemos que hubo otra época muy exitosa, ya con el boom de las multisalas absoultamente presente, pocos años después, entre 2001 y 2004, cuando el total de espectadores se movía entorno a los 140 millones anuales. En aquellos años de la década de los 90 la cifra estaba algo por encima de los 90 millones. Sabiendo que el pasado no volverá (porque además la configuración actual del mercado lo hace imposible) deberíamos marcarnos como objetivo recuperar, al menos, parte de aquella alegría que se vivía en los cines. Todos saldríamos ganando y los maravillosos años (o no) podrían ser otros mucho más cercanos.

Vía libre para 'El lobo de Wall Street'

Dentro de pocas horas se sabrán las nominaciones a la próxima edición de los Oscar. Diversos títulos estarán pendientes para ver si pueden relanzar sus carreras comerciales, caso de que ya estén estrenadas, o bien potenciar más de lo inicialmente previsto su campaña de lanzamiento si áun no lo están. Interesante el debate que últimamente mantienen analistas sobre si afectan más positivamente las nominaciones o los Oscar finalmente conseguidos. Soy de los del primer grupo con la excepción de que haya un ganador que aglutine todos (o casi todos) los premios considerados de primer nivel y que haya tenido una vida comercial no muy boyante en taquilla antes de la ceremonia.

Una de las películas que confiarán mucho en estas candidaturas es El lobo de Wall Street. Como veíamos en el post publicado el pasado martes últimamente los Oscar tratan mejor que los Globos de Oro los films de Scorsese, tanto en nominaciones como en premios. De confirmarse la tendencia la entrada de la película en España puede variar notablemente, entre no destacar en las nominaciones a acaparar una buena lista de las candidaturas más preciadas. Puesto que en el momento de escribir este artículo aín no se sabe nada al respecto nos haremos a la idea de que no hay lectura de nominaciones a las 14.30 horas. Y así, todo lo positivo que pueda pasar será incremental.

La última de Scorsese se estrenó en Estados Unidos el día de Navidad con elevadas expectativas comerciales que no acabó confirmando. Recaudó $34,15M (€24,84M) en sus primeros cinco días, $18,36M (€13,36M) de ellos en el fin de semana. Lleva acumulados casi 81 millones de dólares y apunta a un final entorno a los $90M con un presupuesto final de $117M como muy bien informaba Sullivan en un comentario al citado post sobre Scorsese. En ese comentario, con categoría de exclusiva, Sullivan nos informaba asimismo de que la productora Red Granite Pictures había logrado cubrir los costes de producción prácticamente con las ventas nacionales (a Paramount) e internacionales (Universal e independientes). Así las cosas, unas buenas nominaciones no harán más que mejorar las perspectivas de negocio por lo que puedan potenciar su resultado en las taquillas de aquellos territorios donde aún no se ha estrenado o lleva un acumulado discreto.

En Francia, El lobo de Wall Street se estrenó simultáneamente con Norteamérica y logró recaudar €5,37M en esos cinco días navideños, promediando 8.480€ en 633 locales. España es uno de los teritorios donde los derechos fueron adquiridos por Universal, que la sitúa en 431 pantallas de 301 cines (15 salas exhibiendo en versión original subtitulada). Tirando de archivo observamos que los dos últimos trabajos de Scorsese estrenados en nuestro país lograron €2,42M y €1,73M en su primer fin de semana. La primera, Shutter Island, estrenada el 19 de febrero de 2010 con 406 copias que dejaron una media de 5.955€. La segunda, La invención de Hugo, estrenada el 24 de febrero de 2012 que promedió 6.224€ por cada uno de los 278 cines que la exhibieron. Lo último de Di Caprio, flamante ganador de su segundo Globo de Oro como mejor actor, fue El gran Gatsby, estrenada el 17 de mayo del pasado año que recaudó €1,56M en sus tres primers días en 340 cines que promediaron 4.600€.

Si El lobo de Wall Street consigue una media de 5.000€ por local la cifra del primer fin de semana se irá hasta los 1,5 millones de euros. Con esa recaudación se aseguraría, sobradamente, el primer puesto del ranking del fin de semana.

La segunda y última novedad de la semana con estreno masivo es Mandela: del mito al hombre. Momento apropiado para su apertura tras la reciente muerte del lider surafricano. En Estados Unidos tuvo un estreno limitado a cuatro cines durante cuatro semanas. Se abrió a 975 locales en la quinta y recaudó $2,24M (€1,63M) entre viernes y domingo. En Francia se había estrenado el 18 de diciembre y había ingresado 590.000€ en cinco días en 196 salas con una media de 3.005€; en Reino Unido, en cambio, logró €1,78M en 512 pantallas promediando 3.475€ en el primer fin de semana del año.

Warner la sitúa en 220 pantallas (206 ofreciendo la versión doblada y 14 la versión original subtitulada) de 214 cines. Si promediase 2.500€ por local ingresaría 535.000€ en su tres primeros días.

Salto espectacular en cuanto a presencia de mercado en relación a los demás estrenos de la semana. Yedra distribuye 14 copias (7 dcp's, dos en VOSE, y 7 Blu-Ray's, uno subtitulado) de la comedia italiana Todo el santo día; Abordar estrena el drama noruego sobre la rehabilitación del mundo de las drogas Oslo 31 de agosto con 10 copias (entre dcp's y Blu-ray's, todo en versión original subtitulada); Splendor lleva a 13 salas, 9 del País Vasco y Navarra y otras cuatro en el resto del Estado, el docuemental Asier ETA biok (Asier y yo); Pirámide, por su parte, da una oportunidad a otro documental, Sigo siendo, peruano este y dedicado a la música autóctina del país suramericano, que se verá en 9 salas (seis exhibiendo en digital y 3 en 35 mm.); finalmente llega a 3 pantallas la mexicana Memoria de mis putas tristes de la mano de Kiss Distribució, heredera de lo que un día fue Lauren Films.

Salvo descalabro El lobo de Wall Street liderará el ranking del fin de semana. Y debería hacerlo por delante de Agosto que, de no caer más del 25% aseguraría 550.000€ en su segundo fin de semana. La ladrona de libros seguiría en el podio con unos 500.000€ si no pierde más del 45%, cifra con la que podría coincidir con el debut de Mandela: del mito al hombre y a la que se podría acercar El médico si esta cae entorno al 30%. Este Top-5 sumaría alrededor de 3.500.000€ sin considerar el efecto positivo que podrían tener las nominaciones en determinados títulos.

Hace un año, Django desencadenado arrancaba desde el número uno con €2,56M promediando 7.085€ en 361 cines y Lincoln le seguía debutando con €1,65M en 330 locales para una media de 5.020€. El Top-5 sumaba €5,89M y representaba casi el 65% de los €9,1M que se recaudaron en el conjunto de la cartelera. Si este año el Top-5 supusiese entorno al 55% (venimos de dos semanas en que ha representado alredor del 50%) el global sumaría unos €6,4M, un 30% por debajo de la cifra de 2013. Podría ser peor si ese Top-5 representase más del 55% del total pero podría ser mejor si las cifras aquí estimadas se quedaran cortas y las nominacions empujasen hacia arriba a unos cuantos títulos. Así sea.

Scorsese: la taquilla sonríe con la madurez

Su nombre es uno de los más respetados en la industria cinematográfica mundial; calidad y reconocimiento se dan por descontados ante cualquiera de sus trabajos. Forma parte de la historia más contemporánea de Hollywood y con 71 años todavía tiene mucho que decir de cara al futuro más inmediato. Martin Scorsese ha dirigido, hasta el momento, 23 largos de ficción, desde su debut con ¿Quién llama a mi puerta? en 1967 hasta la reciente El lobo de Wall Street. Sus películas suman incontables candidaturas y premios de todo tipo. Él, particularmente, ha recibido 122 nominaciones y ha ganado 116 premios. Entre ellos, siete veces candidato al Oscar como mejor director aunque sólo se lo llevó en una ocasión.

La mayor parte de su carrera, por número de títulos dirigidos, se concentra antes del año 2000, periodo en que rueda 17 películas. Es, no obstante, en los últimos trece años, con seis trabajos tras la cámara, cuando más éxito comercial ha cosechado.

Con Taxi driver (1976) se inicia su colaboración con Robert de Niro como actor protagonista y su relación con los grandes premios: consigue cuatro nominaciones a los Oscar y una a los Globos de Oro. Aunque no se lleva ningún galardón en su país sí logra la Palma de Oro en Cannes. New York, New York (1977) obtiene cuatro candidaturas a los Globos pero es con Toro salvaje (1980) cuando el reconocimiento empieza a ir más allá de lo formal: siete nominaciones a los Globos de Oro más ocho candidaturas a los Oscar. En ambos casos opta al máximo galardón como mejor película y mejor dirección si bien quien sale mejor parado en ambas ceremonias es Robert de Niro que se alza con los premios a mejor actor. Aun con todo, la taquilla aún se resiste: no pasa de 23 millones de dólares en Norteamérica (que, ajustando el precio por la inflación, hoy serían $68M).

Vinieron luego El rey de la comedia (1982, por la que volvió a estar nominado al máximo galardón del festival de Cannes) y Jo, ¡qué noche! (1985), con la que recibe otra nominación a la Palma de Oro en Cannes de donde se lleva el premio a mejor director. El color del dinero (1986) permite a Scorsese lograr su mejor recuadación hasta aquel momento y, esta vez, con una cifra bastante decente, 52 millones de dólares de la época ($110,5M actualizados). La presencia de un nombre mítico como el de Paul Newman se salda con el Oscar a la mejor interpretación masculina (que Newman no recogió en la ceremonia) además otras tres candidaturas a estatuillas y dos nominaciones (la de Newman incluida) a los Globos de Oro.

A pesar de una cierta polémica por el argumento y de no funcionar comercialmente en Estados Unidos (poco más de ocho millones de dólares recaudados) La última tentación de Cristo (1988) supone para Scorsese una nueva nominación al Oscar como mejor director. Dos años después, en 1990, llegaría una de sus más prestigiosas películas, Uno de los nuestros, que optó a cinco Globos de Oro y seis Oscar. En ambos casos se incluían las candidaturas a mejor guión, dirección y película. Sólo se alzó con una estatuilla, la del Oscar a mejor actor secundario para Joe Pesci (esas tres grandes categorías sí se le reconocieron en la edición de los BAFTA). La taquilla norteamericana le hizo un guiño al recuperar parte del terreno perdido desde hacía cuatro años: recaudó cerca de 47 millones de dólares (actualizados por la inflación, unos 87 millones).

El cabo del miedo (1991) permitió el lucimiento de Robert de Niro y Juliette Lewis (que estuvieron nominados a los grandes premios pero no recogieron ninguno) y, sobre todo, supuso un espaldarazo en taquilla: 79 millones de dólares en Norteamérica (hoy serían 148, la segunda mejor marca actualizada de toda su filmografía) y más de 103 millones en el resto del mundo. Paso atrás en lo comercial con La edad de la inocencia, que aunque recibió cinco nominaciones a los Oscar (se llevó el de diseño de vestuario) fue mejor tratada por las candidaturas a los Globos: cuatro pero incluyendo director y película. Sólo Wynona Rider se llevó el premio como mejor actriz secundaria.

Cuatro años pasaron hasta el estreno de Casino (1995), que permitió una nueva nominación a los Globos de Oro como mejor dirección y otra para Sharon Stone como mejor actriz principal, tanto a los Globos como a los Oscar. Se llevó la primera. Recaudó 42 millones de dólares y, como venía siendo habitual, bastante más en los demás mercados internacionales: 73,6 millones en este caso. Pinchazo con Kundun (1997), su biografía sobre el Dalai Lama (menos de seis millones de dólares recaudados en Norteamérica) que sólo recibió nominaciones en apartados técnicos y no se llevó ninguna y muy desapercibido el paso por las salas de Al límite (por debajo de los $17M en Estados Unidos).

Metidos ya en el siglo XXI llegaba Gangs of New York (2002), el primero de sus dos únicos trabajos con Miramax (había trabajado con la casa matriz, Disney, con Kundun pero no con la distribuidora más prestigiosa del cine independiente norteamericano de las últimas décadas). Un elevadísimo presupuesto (más de 100 millones de dólares oficialmente) exigía un resultado comercial muy convincente. No lo logró en Norteamérica (se quedó en cerca de 78 millones de dólares que hoy supondrían poco más de $100M) pero de nuevo ultramar vino al rescate con $116M (1,5 millones de espectadores y €7,27M vinieron de España) para un total mundial muy próximo a los $200M. La película recibió cinco nominaciones a los Globos de Oro y, aunque no se llevó el premio a mejor película Scorsese sí se alzó con el de mejor dirección. Los Oscar, en cambio, fueron mucho más crueles: optó a diez estatuillas (récord personal hasta aquel momento), incluidas las de mejor guión, dirección y película pero no obtuvo ninguna de ellas.

Y entonces iban a llegar los mejores resultados comerciales, encadenando tres títulos que superaron la barrera de los 100 millones de dólares en la taquilla norteamericana. El primero de ellos, El aviador (2004) que, además, batió el récord de nominaciones y de grandes premios conseguidos. Doce candidaturas a los BAFTA de las que se llevó cuatro, entre ellas la de mejor película; seis nominaciones a los Globos de Oro recibiendo tres, también el de mejor largometraje en la categoría de drama y, atención, once nominaciones a los Oscar (entre ellas las más prestigiosas) de las que consiguió cinco, si bien cuatro eran en apartados técnicos y una a la mejor actriz secundaria para Cate Blanchett. Cerca de 214 millones de dólares se recuadaron en todo el mundo para una producción que le costó 110 millones a Miramax en su despedida con Scorsese. Norteamérica supuso el 48% de los ingresos totales (con $102,6M) e internacional el 52% restante (con $111M). España aportó casi €6,3M resultado de 1.250.000 entradas vendidas.

En 2006 Scorsese volvió a contar para Infiltrados con Leonardo di Caprio como principal protagonista por tercera vez consecutiva, actor del que ya se podía afirmar que era el nuevo fetiche para el director neoyorquino tras la etapa De Niro. Esta vez lo acompañó de Matt Damon, Mark Wahlberg y Jack Nicholson y la película se convirtió en la mejor taquilla de Scorsese en su país de orígen: $132M para un presupuesto de 90 producida por Warner que se vieron complementados por los más de $157M generados por el resto de territorios para un global muy próximo a los $290M. Tampoco salió mal parada de la temporada de premios: seis nominaciones a los Globos de Oro, entre ellas las de mejor película y mejor dirección de entre las cuales Scorsese alzó la segunda. El notición vino con los Oscar: cinco candidaturas y cuatro estatuillas, incluidas las de mejor película y, por primera y, de momento, única vez, la de mejor dirección. En España también batía récords particulares: 1.862.000 espectadores y 10.171.000€ recaudados.

Tras dirigir un documental sobre los Stones en 2008 Scorsese acepta el encargo de llevar a la gran pantalla Shutter Island (2010) para Paramount con un prespuesto de 80 millones de dólares. Muchos no daban un duro por la comercialidad de la película pero esta respondió sobradamente: $128M en Norteamérica (segunda mejor marca de todas sus películas) y casi $167M en internacional para sumar casi $295M en todo el mundo en lo que son sus mejores resultados en uno y otro terreno a pesar de no contar con nominaciones ni premios en las grandes ceremonias. España tampoco falló: casi 1,4 millones de espectadores y cerca de 8,7 millones de euros en taquilla.

Si arriesgado parecía el proyecto de Shutter Island no menos lo iba a ser La invención de Hugo. De nuevo Paramount daba cobijo a Scorsese pero el presupuesto se antojaba excesivo: 170 millones de dólares que no pudieron recuperarse ni siendo uno de los títulos más reconocidos por la crítica y apoyados por la industria como lo demuestran sus diez nominaciones a los BAFTA, tres a los Globos de Oro y once a los Oscar. En todos los casos Scorsese optaba a la mejor dirección y a mejor película. Solo él se llevó el Globo de Oro a pesar de que Hugo se alzase con cinco estatuillas, todas en categorías técnicas. A pesar de todo ese ruido la película se quedó en cerca de $74M en la taquilla norteamericana. De nuevo el resto del mundo le dio un empujón comercial importante, ingresando $112M, el 60% de los casi $186M que se recaudaron globalmente. En España movilizó a 880.000 espectadores que dejaron en caja €6,3M.

Llega ahora a las pantallas El lobo de Wall Street. Tras el paréntesis de Hugo vuelve Di Caprio al papel principal, por cuarta vez en la carrera de Scorsese. De momento ya se ha llevado su segundo Globo de Oro como mejor actor y falta saber si también lo hará al Oscar. En su haber, el anterior Globo de Oro conseguido con El aviador y otras ocho nominaciones al mismo premio y tres a los Oscar. Scorsese no luchaba por el Globo a mejor dirección pero El lobo de Wall Street sí lo hacía como mejor película aunque se quedó sin galardón. Por lo que a la taquilla se refiere, de momento se acerca a los $80M en tres semanas en Estados Unidos y Canadá habiendo costado $100M a Paramount. Todo apunta a que no generará pérdidas. Internacional determinará si el negocio vale la pena en mayor o menor medida. Y para ello las nominaciones a los Oscar se antojan determinantes.

Mientras todo eso sucede, tres horas esperan en los cines a quienes quieran disfrutar de lo último de Scorsese. Lo último de momento, porque ya está trabajando en Silence (drama histórico ambientado en el siglo XVII) tras lo cual tiene previsto dirigir una biografía de Frank Sinatra. ¿Quién dijo tercera edad? Dorada madurez, si acaso.

'La ladrona de libros' y 'Agosto' pasan página de los estrenos navideños

Cada año por estas fechas nos preguntamos lo mismo: la gente que acude a las salas (o, al menos, la mayoría) durante las fiestas de Navidad, ¿es la que suele hacerlo habitualmente el resto del año? Y solemos contestarnoS que quizás no a la vista de la buena acogida que suelen tener en taquilla las novedades que se estrenan el primer fin de semana libre de festividades escolares y laborales y celebraciones familiares. Hay ganas de caras nuevas, de pasar página, aunque siempre haya excepciones que disfruten de un buen mantenimiento post-navideño. Otra cosa es el número total de asistentes a los cines que, en el fin de semana que nos ocupa, ha vuelto a ser preocupantemente bajo.

Hay que irse hasta el fin de semana del 20 al 22 de septiembre del año pasado para encontrar un número uno por debajo de los 900.000€ que, según publica Rentrak en Twitter, habría recaudado La ladrona de libros en su apertura en nuestro mercado. Entonces fue Justin y la espada del valor, que arrancaba con €0,57M según el dato provisional del lunes y que acabron siendo cerca de €0,59M finalizado el recuento de cifras. El Top-5 sumó €2,52M y el global del fin de semana no pasó de los €4,65M. Dos semanas antes Riddick había debutado con €0,91M (que el lunes todavía eran €0,89M) en lo que sería la cifra más próxima a la que ahora nos ocupa (aquel fin de semana el Top-5 sumó €3,21M, un 53% de los poco más de €6M que se recaudaron globalmente). Curiosamente el Top-5 provisional del pasado fin de semana suma €3,2M. Veamos el reparto.

Como decíamos La ladrona de libros (Fox) se sitúa al frente del ranking y lo hace con €0,9M provisionales, lo cual supondría una media próxima a los 3.200€ por cine. No es ningún gran registro pero es mucho más de lo que se podía esperar de una película que en su estreno norteamericano no había pasado de $4,86M (€3,57M) en su fin de semana abierto y que no alcanza los $20M tras diez semanas en cartel. La cifra de España supone un espléndido 25% de esa apertura estadounidense. Ya apuntaba en el post del pasado jueves que ante cifras de arranque tan bajas cuesta hacer proyecciones a nuestra taquilla pero no es la primera vez (ni será la última, a buen seguro) que Fox obra este tipo de pequeños milagros. Si La ladrona de libros multiplica su recaudación inicial por la media del mercado español (3,3 veces) apuntaría a un final en el entorno de los €3M.

Segunda posición para otra novedad, Agosto (DeAPlaneta), con un dato provisional de 700.000€ que implicaría un promedio muy próximo a los 4.000€ si diésemos por bueno el dato de 179 copias que la propia Rentrak publicaba el pasado viernes en su cuenta de Twitter. Momento dulce el que vive la distribuidora barcelonesa con dos títulos rozando los 5.000€ de media (12 años de esclavitud y El médico) y ahora un tercero, consecutivamente, quedándose a las puertas de los 4.000€. Como comentaba el pasado jueves es una media un 30% inferior a la lograda por La dama de hierro. Yo imaginaba una entrada en 150 cines para un parcial de 600.000€ y han sido casi 180. El promedio, eso sí, se ha mantenido respecto a la estimación. Es de suponer que tenga un mantenimiento por encima de la media. Si multiplicase por cuatro veces su taquilla inicial podría aspirar a un final próximo a los tres millones de euros. Y eso sin Oscars de por medio.

La buena salud de DeAPlaneta se confirma al mantener El médico su tercera posición en el ranking con un dato provisional de 600.000€. De ser así, habría descendido un 30% respecto al fin de semana anterior y acumularía entorno a los €4,4M. Con estos números ya habría multiplicado por cerca de 4 veces la recaudación de su primer fin de semana.

Tres puestos de golpe caería El Hobbit: la desolación de Smaug al recaudar 500.000€ provisionales en su quinto fin de semana. Supondría un descenso del 48% para un acumulado que ya superaría los €16M. Hace un año, Un viaje inesperado cedía entorno al 25%, ocupaba la tercera posición y sumaba por encima de los €21M. El primer dato demuestra que el fin de semana pasado, con el día de Reyes por detrás, fue mucho mejor y atrajo mucho más público que el equivalente de 2013. Ahora bien, la comparativa entre acumulados es devastadora: un 24% por debajo la segunda entrega respecto a la primera. En Estados Unidos esa diferencia está entorno al 13% a estas alturas de la carrera comercial.

Misma cifra provisional, €0,5M,  para el tercer fin de semana de La vida secreta de Walter Mitty, que pierde un puesto y un 40% respecto a la semana precedente. Acumula entorno a €4,8M y ha multiplicado por 3,5 veces la taquilla de su primer fin de semana.

Sorprende no encontrar a Frozen: el reino del hielo entre las cinco más taquilleras del fin de semana vista su evolución de las últimas semana. Por muy cerca que hubiese quedado de la quinta clasificada habría perdido más de un 40%. Se acercaría mucho a los €14M y, aunque su objetivo de superar a Brave (Indomable) en recaudación final (€14,8M) seguiría siendo más que asequible frenaría aspiraciones más ambiciosas que, hasta hace unos pocos días, parecían a su alcance. Esperemos, no obstante, a ver cómo se mantiene el próximo fin de semana para sacar conclusiones más definitivas.

Las cinco películas aquí listadas sumarían un dato provisional de €3,2M. Si, como el fin de semana pasado, supusieran entorno al 53% del Top-20, este alcanzaría los €6M provisionales por lo que el total del fin de semana no superaría por mucho los €6,2M, un 17% por debajo de los €7,5M que se ingresaron hace un año por estas fechas. Si, en cambio, el Top-5 representase, como apuntaba en el post del pasado jueves, un 50% del total de la recaudación del fin de semana esta se iría a los €6,4M, en cuyo caso el descenso respecto al mismo fin de semana de 2013 sería del 15%.

Meryl Streep vs. Julia Roberts o Stallone vs. De Niro

Dos duelos entre grandes nombres acaparan la atención entre las novedades que llegan a la cartelera española en el segundo fin de semana del año. Uno entre actrices, otro entre actores; una película con duelo interpretativo partiendo de una aclamada obra de teatro; otra con duelo clásico de viejas glorias del boxeo con cuadrilátero de por medio. Desgraciadamente no parece que ni la una ni la otra, ni los demás estrenos de la semana, puedan empujar hacia arriba a una taquilla que apunta a registros, de nuevo, demasiado escasos.

Mreyl Streep y Julia Roberts protagonizan Agosto, gracias a cuyas interpretaciones ya han sido nominadas al Globo de Oro, la primera como mejor actriz, la segunda como secundaria. El estreno norteamericano, de la mano de los Weinstein, repite punto por punto la misma estrategia que se siguió hace dos años con La dama de hierro: estreno limitado a muy pocas salas justo antes de finalizar el año para optar a las grandes nominaciones y apertura al resto del mercado pocas semanas después. De momento, Agosto está funcionando en Estados Unidos entorno a un 25% por debajo de lo que lo hizo La dama de hierro.

Los precedentes en España no pueden ser más evidentes. La mencionada La dama de hierro es el último papel equivalente para Meryl Streep. Arrancó con 1.182.000€ promediando 5.600€ en 211 cines entre el viernes 6 y el domingo 8 de enero de 2012. En cuanto a Julia Roberts, hay que irse hasta Larry Crowne, estrenada el primer fin de semana de octubre de 2011, para encontrar un papel similar. Entonces, demostrando que su gancho comercial está muy oxidado, no pasó de los 533.400€ en 316 locales para una media de 1.688€. En el momento de publicar este post desconocemos en cuantos cines se verá Agosto en su arranque en España. Su distribuidora, DeAPlaneta, lleva dos grandes resultados consecutivamente: proemdio aproximado de 4.900€ tanto para 12 años de esclavitud (126 cines) como para El médico (237 locales). Imaginemos una salida que quedase en terreno medio, es decir, entorno a los 150 cines. Si promediasen 4.000€ llevarían el primer parcial de Agosto hasta los 600.000€.

El enfretamiento pugilístico de dos viejas glorias (en la película y en su vida profesional) como Sylvester Stallone y Robert de Niro se produce en La gran revancha. Se estrenó en plenas fiestas navideñas en Norteamérica y su fracaso fue rotundo (teniendo en cuenta, sobre todo, su presupuesto de 40 millones de dólares): apenas $13M (€9,5M) entre el 25 y el 29 de diciembre. El fin de semana no pasó de $7M (€5,1M). Ante cifras tan bajas en su país de origen cuesta hacer la traslación porque se obtienen estimaciones que duele hasta publicarlas: un 5% de la recaudación obtenida entre viernes y domingo implicaría ingresar en su primer fin de semana en nuestro mercado entorno a 255.000€, lo que supondría una media de 2.525€ por ubicación. En España se verá, de la mano de Warner, en 101 salas de otros tanto complejos (todo doblado y todo en formato digital). Es sintomático un número tan reducido de pantallas tratándose de este tipo de película y este tipo de distribuidora por lo que lo más sensato será pensar incluso en un resultado más discreto.

Si nos fijamos en lo logrado por los últimos trabajos de Stallone y De Niro la moderación en la estimación sería obligada. Con Plan de escape Stallone promedió cerca de 1.700€ en 272 cines (508.000€ en el fin de semana); con Malavita De Niro no pasó de 1.560€ por local (345.500€ en 222 complejos) mientras que con Plan en Las Vegas se acercó a los 2.000€ al recaudar 424.650€ en 218 cines. Todo muy pobretón, ¿no os parece?

Otro título que llega a nuestras pantallas con un mal resultado en su apertura norteamericana y sin referencias en otros mercados es La ladrona de libros. En Estados Unidos debutó con apenas $5M (€3,6M) en su fin de semana de expansión (el tercero en cartel). Una amplia presencia de mercado (285 cines, 14 de ellos ofreciendo la versión original subtitulada) y Fox a los mandos garantiza una buena campaña de lanzamiento. El hecho de que cuente con Geoffrey Rush al frente del reparto puede jugar a su favor dado que el último trabajo del actro australiano, La mejor oferta, es uno de los títulos que mejor mantenimiento obtuvo la temporada pasada (aunque su arranque no fue nada espectacular: 220.000€ en 101 cines para una media de 2.200€). Si La ladrona de libros consigue promediar entre 1.500€ y 1.800€ por local ingresaría entorno a 470.000€ en su primer fin de semana.

Película originaria de Hong-Kong The Grandmaster trata sobre el que fuese maestro de artes marciales del gran Bruce Lee. En Estados Unidos no pasó de recaudar 2,5 millones de dólares en su apertura a primeros de septiembre del año pasado. En Francia ingresó 890.000€ en sus primeros cinco días en abril, promediando 3.350€ en 266 salas. En Alemania, en cambio, se quedó en 117.000€ en su primer fin de semana en junio (media de 1.100€ en 106 cines) mientras que en Italia apenas llegó a los 68.750€ en 62 pantallas (promedio de 1.110€). Alcanzar los 1.500€ por cine en España representaría recaudar 145.500€ entre viernes y domingo con las 97 copias que distribuye Golem (79 dcp's y 18 en 35 mm., 10 en versión subtitulada al castellano).

Caramel estrena la comedia argentina Pensé que iba a haber fiesta con 24 copias (17 dcp's, 5 analógicas y 2 DVD's); Avalon lleva el documental francés sobre el holocausto nazi El último de los injustos a un cine de Madrid y otro de Barcelona (ambos exhibiendo en VOSE) a la vez que la estrena simultáneamente en dos plataformas de VOD (Filmin y Yomvi). Versus, por su parte, le da una oportunidad a la comedia negra española Obra 67.

Es probable que el fin de semana nos depare caídas significativas respecto al pasado. Hace un año no fue así, pero entonces se comparaba contra tres días de los cuales dos fueron de potencial inferior al habitual (entonces el fin de semana incluyó el sábado 5 y el domingo 6 de enero). Ahora, sólo uno de los días fue "malo" (el domingo) y, además, tuvo por detrás el día de Reyes. Aún con todo, prefiero pecar de prudente e imaginar descensos modestos.

Frozen: el reino del hielo podría recuperar el liderato si sólo cayese entorno al 20% y recaudase 700.000€; El médico, si confirma las buenas sensaciones apuntadas durante los días de Navidad en que estuvo en cartel, podría ascender hasta el segundo puesto del ranking si no perdiese más del 30% con lo que sumaría unos 610.000€. Tras ella podría situarse Agosto, siempre y cuando entrase conforme a lo estimado unas líneas más arriba. El Hobbit: la desolación de Samaug, dejándose entorno al 37% recaudaría también alrededor de 600.000€. La quinta plaza se la disputarían La vida secrera de Walter Mitty si descendiese un 40% y el estreno de La ladrona de libros.

Estos cinco títulos no sumarían más de €3M. Hace dos años, el Top-5 supuso el 56% de la cifra del conjunto de la taquilla (€4,26M vs. €7,56M). El año pasado fue el 57% (€4,29M vs. €7,5M). En 2012, aquel segundo fin de semana (13 al 15 de enero) representaba una caída del 27% respecto al primero del año (un muy buen 6/8 de enero). En 2013, el 11/13 de enero mejoraba en un 19% a un muy mal 4/6 de enero. Si este año el Top-5 representase un 50% (soy optimista, lo sé) el global de la recaudación del fin de semana ascendería a unos 6 millones de euros, un 25% por debajo de lo ingresado el pasado fin de semana y un 20% por debajo de lo ingresado hace ahora un año.

Por entonces la debutante Jack Reacher se situaba al frente del ranking con 1.133.600€ promediando 3.300€ en 344 cines. La siguiente novedad había que ir a buscarla al séptimo puesto, la española Volver a nacer, con 457.000€ en 187 locales que dejaron una media de 2.445€.

Juan Herbera


Soy Juan Herbera, analista de taquilla de cine. Cada viernes estoy pendiente de cuántos cines proyectarán las novedades de la cartelera; es sábado y no puedo esperar al lunes para saber cómo han arrancado los estrenos en taquilla; es domingo y necesito imaginar cómo queda el ranking del fin de semana. Cuando llega el lunes puedes imaginar cuáles son mis prioridades: observar, analizar y extraer conclusiones sobre cómo se ha comportado la taquilla de cine. Pero necesito contarlo, compartirlo con más adictos como yo o, sencillamente, con quienes sienten curiosidad por cómo funciona el mercado de eso que llamamos cine y que tanto nos engancha. Yo te lo cuento. Pero a cambio te pido que me ayudes aportando tus comentarios. Una película se hace mejor y más grande cuanta más gente la ve y habla bien de ella. De eso se trata, de hacer crecer DESDE LA TAQUILLA gracias a las aportaciones de todos. ¿Nos acomodamos? Empieza la sesión.
Ver perfil »

Síguenos en...