« Amores europeos de leyenda | Portada del Blog | La visión de Forges de las contradicciones de Europa »

Visitando exposiciones por Europa en marzo

    miércoles 21.feb.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

20180205_120210

El español Picasso en Marsella, el portugués Fernando Pessoa en Madrid, los británicos Pink Floyd en Roma, el alemán Cranach el Viejo en Amsterdam o el austríaco Adolf Loos en Barcelona . Un ejemplo de como el arte se mueve entre las ciudades europeas, mostrando esa cultura común que mantenemos desde hace siglos, pero que se hace más presente al ciudadano en las últimas décadas. 

Hasta el 7 de mayo, en el Museo de Arte Reina Sofía, podemos descubrir a Fernando Pessoa, rodeado por las obras de unos veinte pintores lusos de principios del siglo XX, escasamente conocidos en su época. Como nos explica João Fernández, comisario de la muestra, Pessoa lideró uno de los periodos más relevantes de la historia cultural de Portugal, aunque es cierto que la mayoría de sus textos estaban inéditos cuando murió. A finales del siglo XX, Europa descubre a un intelectual que habla de las contradicciones del ser humano.

El subdirector del Museo Reina Sofía, explica a "Canal Europa", que Pessoa "no tuvo consecuencias en la vida pública del continente durante su vida, pero actualmente es un nombre de referencia, incuestionable por tratar de los cambios en la manera de ver el arte, la vida y la literatura del siglo XX". Europa, dice Fernández, "descubre a un escritor que por primera vez asume la crisis del sujeto occidental, un sujeto que deja de ser coherente, dependiente de una sola idea, para ser una fuente permanente de contradicciones y de vivir la realidad en su visión múltiple".

Conocedor de la literatura europea, principalmente de Shakespeare o Edgar Allan Poe, entre otros, Pessoa creía que Portugal podía aportar algo diferente a la cultura occidental. "Pensaba que Europa necesitaba crear un espacio para el arte y la cultura, que estaba perdiendo, y pensaba que un país como Portugal, periférico y decadente, era ideal para hacer nuevas propuestas en el continente para constituir una nueva vida y una nueva Europa", nos dice João Fernández. Con la colaboración del Museo Gulbenkian, se exponen obras de José de Almada Negreiros, Amadeo de Souza-Cardoso o Eduardo Viana.


En el Museo del diseño de Barcelona, recuperan la figura, la obra y el pensamiento del arquitecto vienés, Adolf Loos, pionero en el debate entre espacios de vida pública y vida privada, y un auténtico revolucionario de la estética. Loos nos acompaña en esta muestra a través de un centenar de objetos que nos permiten realizar un recorrido por el contexto literario, arquitectónico y filosófico de la Viena de 1900. La exposición, que  podrá verse desde el 28 de marzo hasta el 24 de junio de 218, nos traslada al contexto literario, arquitectónico y filosófico de la Viena de principios de siglo XX. Nos muestra proyectos y un centenar de los objetos más significativos del mobiliario usado por el artista en sus casas y apartamentos, esos espacios interiores en los que encontramos al Adolf Loos más revolucionario. El apartamento constituye la esfera íntima, el refugio del individuo frente a la vida social. Valores como intimidad, privacidad o confortabilidad encuentran en el diseño de los espacios privados y el uso del mobiliario doméstico de Loos un ejemplo de nuevas formas de la cultura del hábitat.


 

High society, en el Rijksmuseum (Amsterdam)

Rembrandt_Portrait_of_Marten_Soolmans

A lo largo de los siglos, monarcas poderosos, aristócratas excéntricos y burgueses inmensamente ricos, vestidos con sus mejores galas, han encargado retratos de sí mismos a los mejores pintores. Preferiblemente de pie, de tamaño natural y de cuerpo entero. El Rijskmuseum de Amsterdam, nos traslada a esos siglos, para conocer a la Alta Sociedad europea, guiados por el glamour de grandes maestros de la pintura como Cranach, Veronese, Velázquez, Reynolds, Gainsborough, Munch o Manet.

Hasta el 3 de junio, el museo holandés nos muestra como presentaron los maestros del arte a la alta sociedad a lo largo de cuatro siglos. De entre las 35 pinturas expuestas, destaca el retrato del acaudalado Marten Soolmas pintado por Rembrandt, en las paredes del museo está rodeado de Carlos V, o la excéntrica Marquesa Luisa Casati, conocida por su fiestas extravangantes, Jane Fleming, considerada en su momento como una de las mujeres más bellas de Inglaterra, o burgueses como el político alemán Walther Rathenau, pintado por Edvard Munch, o el Dr. Pozzi, un dandi, ginecólogo y notorio mujeriego. 


 

Marsella muestra al Picasso más mediterráneo

  2_Pablo_Picasso_maquette_decor_ballet_Tricorne_1919(c)Succession-Picasso-2017_(c)RMN-Grand-Palais-(Musée-national-Picasso-Paris)_Herve_Lewandowski

"Picasso viajó poco, pero en su cabeza inventó otros mundos", muchos de ellos en forma de postales. Marsella se ha rendido a los pies del pintor malagueño con una gran exposición sobre su mediterraneidad. "Picasso, viajes imaginarios", nos traslada a una visita por el "África fantasma", el "Oriente soñado" o las costas mediterráneas que solía recorrer en tren para ir a las playas del sur de Francia. Muchas de las postales de la colección evocan la cultura española más tradicional con paisajes, imágenes de toros y retratos de mujeres con mantilla que el artista coleccionó porque le traían recuerdos de sus raíces andaluzas. Precisamente un minotauro abre la exposición del centro de La Vieille Charité, un antiguo hospicio reconvertido en museo.

Las artes y tradiciones populares que inspiraron a Picasso también están presentes en el Mucem de Marsella, que exhibe bocetos y trajes que creó entre 1916 y 1921 para cuatro espectáculos de la célebre compañía Ballets Rusos, de Serge de Diaguilev. En el diseño de los coloridos vestuarios se combinan el cubismo típico del artista con el arte africano, la alta costura y los trajes tradicionales españoles.


 

"Pink Floyd: sus restos mortales", en Roma 

Y acabamos recorrido en Italia, de la música del legendario grupo de rock británico, Pink Floyd. En 1971 dieron un histórico concierto en el anfiteatro de Pompeya y en 1989 actuaron en Venecia, ante 200.000 personas, que abarrotaron la plaza de San Marcos. Ahora el Museo de Arte Contemporáneo de Roma, expone hasta el 1 de julio "Pink Floyd: sus restos mortales". Videos, fotos, letras de canciones, portadas de discos, instrumentos y recortes de periódicos, recuerdan a esta banda, que se mantuvo en las listas musicales durante 17 años seguidos y vendió más de 300 millones de copias. Llega precedida por el éxito de la muestra que se ha podido ver en el Victoria and Albert de Londres.

"Esperamos que los más jóvenes puedan ver esta exposición y descubrir cosas que les gustaría hacer o participar. También podríamos mostrarle a la gente que no solo se trata de la música, se trata de los gráficos, también de la tecnología, y la puesta en escena", explica Nick Mason, que a sus 73 años muestra sus reticencias sobre las nuevas formas de escuchar música.

El primer gran éxito de Pink Floyd fue "The Dark side of the moon". Su experimentación sónica, que va de la música psicodélica al rock, sus innovadoras portadas y sus sorprendentes espectáculos en vivo, reforzaron el alto contenido filosófico de sus canciones. Sin duda, "The wall" (el muro), fue uno de los mejores trabajos de la banda y está considerado de los mejores temas de la historia del rock. 

angelaGonzaloM
@Viaje a Itaca

Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral   21.feb.2018 00:03    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios