« Charles Aznavour, fallece el último gigante de la canción francesa | Portada del Blog | El jamón ibérico se va de "tournée" por Europa »

Brexit, incógnitas de la cuenta atrás

    lunes 1.oct.2018    por Ángela Gonzalo del Moral    0 Comentarios

Juego
A mediados de agosto, apareció el videojuego "Not Tonight",  que describe una Inglaterra post-Brexit desencantada y xenófoba. Su autor, Tim Constant de 40 años, comparte de esta manera sus preocupaciones sobre el futuro de su país fuera de la Unión Europea. 
 
Se escucha el himno nacional británico "God Save the Queen", con aires fúnebres... Un portero de discoteca, extranjero, acaba de perder su nacionalidad británica y se ve obligado a aceptar todo tipo de trabajos para responder a las demandas cada vez más exigentes de un gobierno autoritario, cuya divisa es "trabajen duro, no busquen problemas, y quizá puedan permanecer en el Reino Unido". Su trabajo consiste en verificar la identidad de los personajes y dejarles pasar o impedirles la entrada, primero en el bar y a medida que avanza el juego, en el país. 
 
Tim, ha creado este juego independiente, con un pequeño equipo de tres personas durante 18 meses. El grupo ya ha vivido las primeras consecuencias de la salida del Reino Unido, el autor de los grafismos ha regresado a Polonia, ante la incertidumbre de lo que ocurrirá con los extranjeros. Constant, imagina un panorama espantoso a partir del 29 de marzo de 2019, con inmigrantes en campamentos de refugiados, aumento de la xenofobia y desencanto social. 
 
"Hemos llevado la situación a un extremo, dice, no solo se trata a los europeos como ciudadanos de segunda clase, sino que se trata a los británicos, -con su herencia europea-, como ciudadanos de segunda clase. Juegan como una persona británica que tiene esa herencia común. El setenta por ciento de las personas en Gran Bretaña tienen herencia europea". Para los expertos en videojuegos, es una oportunidad, de comprobar en la ficción las consecuencias y el impacto del referendum.
 
DocMCHbW4AAF17h
 
A seis meses del Brexit, a finales de marzo del año que viene, los ciudadanos están divididos sobre la conveniencia o no de salir o quedarse en la Unión Europea. Según los últimos sondeos, el resultado de un nuevo referéndum sería a favor de la UE, pero por un estrecho margen, igual que ocurrió en el de hace dos años y medio.
 
"Creo que podemos gobernar este país por nosotros mismos", es la opinión de Garry, un pescadero. "Dicen que todo será más caro, y me preparo para que todo sea más caro", añade una compradora, mientras otro cliente cree que "parece que caminemos por el borde de un acantilado".
 
Cuando se convocó el referéndum en 2016, se calculaba que el coste sería de unos 400 millones de euros al mes. Pero en estos momentos el coste es de 560 millones mensuales, y la economía ha caído un 2,5% en los dos últimos años.
 
Gina Miller, la activista que llevó el Brexit a los tribunales, vuelve con la campaña "End the chaos" (Final al caos). Esta financiera convertida en luchadora contra el Brexit, cree que la salida de la UE se ha convertido en el factor que ha dividido la cotidianidad de los ciudadanos. "Nadie cuida de Gran Bretaña, dice Miller, todos están obsesionados, ocupados con el Brexit. Así que es nuestro dinero, nuestro tiempo, el dinero de nuestros contribuyentes, su dinero, lo que se debe cuidar".
 
DoLzZmQXUAECX4J
 
Gina Miller, cree que los políticos han fallado a la hora de comunicarse de forma efectiva con los ciudadanos, por lo que mucha gente piensa que el "no acuerdo" significa quedarse en la UE y que nada cambie. La campaña no agita la bandera del antiBrexit, y se centra en informar  a empresas, instituciones, gobiernos locales y ciudadanos. 
 
Lo cierto es que, tras dos años de negociaciones, hay muy pocos puntos de consenso en un asunto tan trascendental para el futuro del Reino Unido. Y el tiempo apremia. Tras el rechazo de los líderes europeos en la última cumbre de Salzburgo a los planes de la primera ministra británica, Theresa May, la negociación ha entrado en una especie de 'punto muerto'. En este contexto de 'no acuerdo', quedan al descubierto las fuertes divisiones internas en los principales partidos de la isla. 
 
Ante el Brexit, algunos inversores insisten en que hay muchos puntos positivos, aunque todo depende de si hay acuerdo o no. El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, aseguraba estos días que "todo esto les afecta positivamente, porque la ampliación del aeropuerto de Heathrow es más fácil".  De momento, dice, las grandes empresas han comenzado a protegerse del impacto no aumentando su exposición en el Reino Unido y  han frenado las nuevas inversiones. 
 
A seis meses de la salida, unos y otros coinciden en que nadie sabe nada, que es una situación sin parangón porque no había ocurrido nunca, y recuerdan que un divorcio sin pactar es caro y malo para todos. Reino Unido está dividido en dos, tal como lo estaba en junio de 2016, y la Unión Europea tan expectante como entonces. 

 
Categorías: Actualidad

Ángela Gonzalo del Moral    1.oct.2018 21:02    

0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Canal Europa

Bio Canal Europa

Este blog es un viaje por la Europa cotidiana. Un recorrido por el día a día de los ciudadanos de la Unión Europea, recogiendo aquello que nos une... que nos diferencia, o que todavía nos separa.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios