Otros tintos

    sábado 3.feb.2018    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Calar

 

Mucho es lo que queda por descubrir entre los vinos de este país. Y muchos son los prometedores proyectos que aspiran a encontrar un lugar destacado desde zonas no tan exploradas como las que dominan el mercado. Viñedos sorprendentes, enólogos inquietos y maderas nobles son algunas de las bazas de estas apuestas.

En las estribaciones de Sierra Morena, sobre terrenos volcánicos, y a partir de cepas plantadas en una ladera a 700 metros de altura, nace Calar del Río Mundo 2013. Un tempranillo de buena factura y un adecuado equilibrio entre madurez y frescor del que sobresalen algunas briznas de alcohol. Un HARAGAN año de crianza (en barricas francesas) no ha conseguido apagar la alegría de su expresión aromática: frutas rojas y negras que surgen una y otra vez envueltas en notas a chocolate, cacao y regaliz. Un tinto serio, denso y profundo pero con suficiente finura que se mueve en una dimensión muy distinta a la que cabría esperar -está claro que erróneamente- de un vino de
Ciudad Real.  

Lejos de allí, en la provincia de Badajoz, Pago los Balancines ofrece su particular búsqueda de un tinto especialmente expresivo. Haragán 2014 tiene en común con el anterior capa, profundidad, madurez, notas licorosas, frescor balsámico, maderas francesas y hasta precio (18 euros). También el uso (al 50%) de la variedad tinta roriz, adaptación lusa del tempranillo. El otro 50% del coupage es un cruce, conocido habitualmente como garnacha tintorera, poco frecuente en Extremadura. Les separan a estos dos vinos unos taninos más marcados en este último que piden un poco más de reposo en botella. Algo que no impide iniciar o continuar con bien ese camino que puede llevarles al sitio que desean ocupar.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz    3.feb.2018 10:06    

Despedida para dos sabios

    sábado 27.ene.2018    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Cristino Álvarez
Se fueron cuando se hablaba de esa ciencia -la cocina- a la que supieron encontrar su parte de arte y de magia. Cristino Álvarez -también conocido por su firma en las estupendas crónicas de la Agencia Efe como Caius Apicius- y Paul Bocuse nos dejaron entre el Bocuse d’Or España y Madrid Fusión; entre el clasicismo afrancesado y la evolución constante de una gastronomía a la que dedicaron su vida y sus esfuerzos.

A Paul Bocuse, del que ya se ha dicho todo o casi todo, lo recordaré siempre por su relación con las patatas a la riojana. Una anécdota que en un rápido intercambio de impresiones, no llegó a breve entrevista, dio por buena. El insigne chef fue invitado, hace unas cuantas décadas, a honrar la inauguración de una bodega riojana preparando el banquete. Como suele ocurrir en esas ocasiones comió, en una pausa del trabajo, un plato guisado por una cocinera local. Al terminar aquella sencilla combinación de patatas y chorizo rindió un improvisado homenaje al recetario tradicional español pidiendo más. Algo que, parece, volvió a hacer minutos 10-pb-21842 después.

A Cristino, que iluminaba sus crónicas con un conocimiento exhaustivo de la historia de nuestra cocina, todos le reconocen su maestría y saber hacer. También la simpatía que destilaban muchos de esos relatos que pronto aparecerán, o deberían aparecer, recopilados en un libro. Puede que hasta entonces la Marquesa de Parabere, Ángel Muro, Álvaro Cunqueiro, Julio Camba o Josep Pla no tengan quien les escriba.
(Fotos: Agencia Efe y L'auberge du Pont)

Categorías: Actualidad , Gastronomía

Ignacio Pérez Lorenz   27.ene.2018 12:10    

Una mirada actual

    domingo 21.ene.2018    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

MONTES_OBARENES

Muchos de los mejores riojas, aunque algunos lo desconozcan y otros lo nieguen, son blancos. Vinos casi eternos, criados durante mucho tiempo en barricas o en botas y con años de reposo en botella. Un recorrido que soportan con entereza para exhibir de una manera excepcional finura aromática, volumen en boca y complejidad. Lo han conseguido hasta ahora gracias al uso de una variedad magnífica, la viura, en solitario o combinada con algo de malvasía y garnacha blanca.

Recorrer ese camino de una nueva forma es el objetivo de este Montes Obarenes que va por el 2014, su segunda añada. La viura, plantada en esta ocasión sobre terrenos arcillocalcáreos con gran contenido de piedra caliza, es también la base de este vino. El complemento, tempranillo blanco. Un vidueño, que no pudieron utilizar bodegueros de otros siglos, nacido de una mutación espontánea -y reciente- del tempranillo tinto.

El 80 % del vino ha fermentado y se ha criado con sus lías en barricas nuevas de roble francés. El resto ha permanecido, también con sus lías, en huevo de hormigón, una de las enseñas de la casa. La forma de buscar microoxigenación, entre otras ventajas, sin que aumente la impronta de la madera. De esa manera Juan Antonio Leza y David González, viticultores y enólogos de Gómez Cruzado, histórica bodega del Barrio de la Estación, consiguen crear este blanco marcado por su exquisito frescor y sus intensos recuerdos frutales (piel de uva). Una elaboración que muestra además generosa amplitud, mucha profundidad y toda la nobleza de sus racimos, sus variedades y sus maderas. Solo el necesario paso del tiempo permitirá comprobar la auténtica dimensión de este vino que ya puede considerarse grande y de guarda. Una recreación de los más destacados riojas de siempre y, al mismo tiempo, el reflejo fiel del paisaje que le da nombre desde una mirada actual.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   21.ene.2018 12:42    

Otro cuento de Navidad

    sábado 13.ene.2018    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

2005




Flotando en el ambiente el recuerdo de los encuentros escalonados a lo largo de los últimos años. Aquellas catas en Vinoble o esa especie de última cena en una bodega de Sanlúcar de Barrameda horas después de la 
despedida oficial de quien fuera su máximo responsable… Y también, la visita a esas suaves colinas de Sauternes donde reina de manera incuestionable, cuando la niebla lo permite, Château d’Yquem.

Todo eso y algunas cosas más, como las aventuras de los propietarios de Atrio en pos de salvar una botella herida, una de las más bellas historias del mundo del vino en este y en aquel país, se dieron cita en torno a ese mito con la idea de demostrar su versatilidad gastronómica. El reto de dejar claro que hay un más allá de esaChâteau sobradamente conocida danza que foie gras e Yquem interpretan a la perfección lo asumió Iñigo Pérez en Urrechu Velázquez. Para la ocasión, un menú largo y ancho, que permitía despejar cualquier duda.

Pierre Lurton, de Château d’Yquem y François Passaga, de FAP Grand Cru, empresa importadora de grandes vinos del mundo y propietaria de viñedos en las más prestigiosas zonas, abrieron camino con “Y” de Yquem. El carácter y la originalidad de esas uvas recogidas con antelación para preservar su acidez permiten acompañar platos refrescantes como una ensalada de bogavante.

A partir de allí, una sucesión de sensaciones al pasar por las añadas 2014, 2007, 2005 y 1990. La evolución de un blanco licoroso que va creando reflejos dorados y tonos a membrillo en el 2007, una envidiable complejidad en el 2005 o recuerdos a naranja escarchada en el 1990. En todos los casos, un vino mágico y sobrado de futuro que inevitablemente se situó por delante de pescados y aves a las que acompañó con corrección y Botellassoltura. Y que se fue arriba cuando lo sometieron a la siempre difícil prueba de entenderse con quesos de varios estilos. En ese momento se mostró capaz de multiplicar la admiración suscitada y reclamar, con firmeza, su puesto en toda mesa que se considere de lujo. Un mágico sueño que parecía vestido de regalo de Reyes o de otro cuento - muy distinto al original- de Navidad

Categorías: Actualidad , cocina , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   13.ene.2018 15:26    

Siempre cava

    viernes 29.dic.2017    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

05 Essential

 

 

Ideal para despedir un año que se va y para recibir otro que llega cargado de ilusiones. E ideal, también, en otras fechas y con otras temperaturas; en primavera, en otoño y especialmente en verano. Nada como el calor para descorchar un vino blanco (espumoso) que se sirve entre fresco y frío. Y pocas cosas para acompañar las comidas al aire libre, y la cocina a la brasa, como un cubo con agua y hielo del que sobresalga el cristal, verde o tal vez blanco, de una botella de cava. Propuestas sencillas y sugerentes que abren camino a otras más sofisticadas. El cava sustenta un amplio universo en el que todo o casi todo puede tener su lugar y su momento.

Y para confirmarlo, su diversidad. Un amplio abanico en el que se suceden variaciones a cual más interesante. Alguna joven y juvenil como Essential 2015. Una limitada crianza (15 meses) le permite preservar los aromas (cítricos, pera, hinojo…) de una interesante variedad: xarel.lo. La inconfundible personalidad de este vidueño ayuda a equilibrar Jaume-1 un cava ligero, agradable, fresco, frutal, con poco alcohol y exquisita acidez que acompaña como nadie a mariscos y aperitivos. 

La baraja de posibilidades continúa por cavas más complejos y con mayor crianza hasta llegar a la categoría de gran reserva. Allí -un lugar reservado a los aficionados ya seducidos y a los incondicionales de esta bebida- se sitúa Jaume de Codorníu 2012. La nobleza de la xarel.lo se ofrece aquí combinada con dos de las variedades que intervienen en la elaboración de los champanes, chardonnay y pinot noir, para crear un conjunto elegante y estructurado. La destacada finura, el estallido en boca de su espuma, la sensación de cremosidad, los recuerdos a frutas con hueso maduras y las notas a levaduras y pastelería anuncian complejidad, intensidad, persistencia y hasta grandeza.

Elegir cualquiera de estos dos cavas, Juve y Camps o Codorníu, muy distintos y de distinto precio, es apuesta segura. Al igual que ocurre con otras muchas marcas de esta bebida, llena de virtudes, que no ha dejado de incrementar su calidad en los últimos años. Un mérito que al recibir 2018 obliga a convertirla en nuestra invitada, y a tratarla como tal, en todo momento. 

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   29.dic.2017 16:40    

El más encendido de sus partidarios

    martes 12.dic.2017    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

VIÑA-POMAL-DETALL-ok-300x169


Puede parecer una contradicción, pero solo desde el orgullo, y el dominio, de ser clásico se puede abanderar la modernidad. Y eso es lo que ha hecho Bodegas Bilbaínas con este vino, el primero del mundo, aseguran, envejecido en barricas tatuadas.

A la pregunta de qué aporta a un tinto el tatuaje exterior de duelas y tapas la respuesta es nada. Se trata, probablemente, de intentar acercarse a los valores y a las costumbres de nuevas generaciones que quizás encuentren un símbolo en este tinto moderno y diferente. Es allí donde parece que se libra esta batalla.

Viña Pomal Compromiso 2015 comienza por huir del defecto más frecuente en los vinos españoles: el exceso de barrica. La crianza de este vino, medida con precisión, se planta bastante antes de que la madera se imponga a la Viña-Pomal-Compromiso-Haro-2-300x200 fruta de sus aromas y sabores. El resto, la suma de las cinco variedades tintas admitidas en Rioja vinificadas por separado y el uso de barricas, nuevas y de primer año, de varias procedencias y tamaños. De esa forma combinan color, potencia, frescor, carácter y elegancia procedentes del tempranillo, el mazuelo, la graciano, la garnacha y la maturana tinta.

El resultado, una explosión de frutas rojas y flores (violetas) con un paso de boca singular, amable y sugerente, destinado a producir muchas satisfacciones. Las notas especiadas y el leve recuerdo de unos tostados en su final son, junto a su  acusada redondez,  lo único que permite adivinar la presencia de la madera. El reposo en botella, donde terminará de afinarse, hará todavía más visibles sus muchas cualidades.
H3A8792-300x200
Las cinco mil botellas de este primer Viña Pomal Compromiso (29 euros) permitirán conocer su aceptación entre los nuevos consumidores. De momento, alguien que ni es nuevo, ni joven, ni tiene tatuajes lo considera un gran vino y un gran acierto. Y está dispuesto a convertirse, aunque no cumpla el perfil buscado, en el primero y más encendido de sus partidarios

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   12.dic.2017 19:02    

Un gran tesoro

    viernes 8.dic.2017    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Pazo Señorans Selección de Añada 2009 Alta

 

Hay que hacer un esfuerzo para resistir la tentación de encadenar elogios sobre este increíble albariño, Pazo de Señorans Selección de Añada 2009, que ha llevado a los vinos blancos de nuestro país a una nueva dimensión. Pero es algo que a estas fechas, unas pocas semanas después de su salida al mercado, se habrá repetido ya en este y en otros muchos países.

Su boca poderosa transmite una muy seria sensación de volumen. Es cítrico, con descaradas notas a fruta (pomelo, piña) y mucho frescor. Se recrea en la agradable presencia de sus recuerdos a lías, la seriedad de sus apuntes minerales y la impronta tenue del paisaje que lo contempla. Una imagen que combina la huella aromática de la viña en otoño con sensaciones propias de un vino mucho más joven. Entre otras, el sabor y el tacto de la uva en el momento de la vendimia.

Elegancia y quizás hasta ligereza son las siguientes pruebas de su insultante juventud cuando han pasado ya 8 años de una cosecha que tuvo que estar entre las mejores. Aunque tal vez la selección de la uva y la elección del momento de la vendimia consiguieran convertir en excelente lo que solo era muy bueno. Entender y disfrutar de este Pazo de Señorans (39 euros) resulta fácil por evidente. Lo único difícil, decidir si abrirlo ahora o guardarlo -sin temor- alguno o algunos años más; tener que elegir entre quedarse sin él o felicitarse por la posesión de un gran tesoro

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz    8.dic.2017 21:31    

Un vino de finca

    martes 5.dic.2017    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Bottle Folies de la Marquetterie + Gift Box (003)

 

Invita desde el primer momento a cometer locuras. Lo dice, en francés, un nombre que cita también su procedencia: una finca cargada de historia en la que reinan las dos variedades más nobles que intervienen en la elaboración del champán: la blanca chardonnay y la tinta pinot noir.

A partir de allí viticultores y enólogos aplican los métodos necesarios, como la poda en verde, para conseguir la madurez ansiada en tierras tan frís como las de Épernay. El resto, primeros mostos procedentes de ligeros prensados, vinificación en pequeños volúmenes, la aportación de vinos criados en barrica y cinco años de reposo en botella.

Tanto tiempo, y tantos cuidados, le permiten ofrecer unas finísimas burbujas y una explosión de espuma en la boca que deja recuerdos a flores, frutas, levaduras y brioche. Transmite, además, intensas sensaciones de frescor y cremosidad que dan paso a un final largo con notas amargas matizadas por un ligero dulzor. Un champán capaz de mostrarse complejo y estructurado al tiempo que delicado y elegante. Probarlo (69 euros) es una seductora experiencia que concluye como empezó: invitando a cometer locuras. Motivo más que suficiente para permitir a Taittinger presumir de este vino de finca.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz    5.dic.2017 20:51    

Delicados perfumes

    viernes 1.dic.2017    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Sara_Baras_Primer_Dia_Picual_AOVE_Castillo_de_Canena
Ha sido 
un año marcado por el calor, las pocas lluvias y los temores, más por la cantidad que por la calidad, sobre las cosechas de vino y aceite. La cita, obligada cuando se acerca el final del año, con el virgen extra Primer Día de Cosecha de Castillo de Canena, viene a confirmar las previsiones. Y también, a superarlas.

En esta ocasión, y van doce, se presenta como el más delicado de los perfumes en dos versiones: picual y arbequina. Una marcada sucesión de sutiles y frescos aromas que se mueven en los registros esperados (hierba recién cortada, hojas verdes…) preceden a un final largo y picante acompasado a los tonos amargos Sara_Baras_Primer_Dia_de_Cosecha_Arbequina_AOVE_Castillo_de_Canena de la picual o los más dulces de la arbequina.

En definitiva, un producto exquisito capaz de aderezar desde los platos más suaves -arbequina- hasta los más serios o complejos -picual-. Hace ya años que la alta cocina tiene claro que nada como unas gotas de los mejores aceites para realzar cualquier creación. Algo que también es posible aplicar a muchas de las comidas que se preparan en cualquier hogar. Incluida la más sencilla y gratificante: una tostada de pan (de verdad).

Y para quien se sienta especialmente comprometido con el medio ambiente y con las propuestas de una agricultura más respetuosa con la Naturaleza, a su disposición ya un aceite biodinámico y ecológico. Su nombre, Biodinámico Arbequina. Es, por supuesto, un virgen extra que refleja y bien las virtudes de esa variedad tan elegante como aromática.  

Categorías: Actualidad , cocina

Ignacio Pérez Lorenz    1.dic.2017 18:00    

Apuestas seguras

    sábado 25.nov.2017    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Fotos Viñas Viejas 003
Tienen en común la suavidad y la elegancia no siempre conseguidas con la tinta de toro. Y también, el marcado carácter y la generosa expresión frutal de esta variedad cuando está bien elaborada. Algo que resultaría imposible lograr con vendimias demasiado maduras, concentraciones excesivas y descubados tardíos.

La hora de Toro, y de su vidueño más representativo, parece haber llegado definitivamente. Aunque tal vez solo haya vuelto a primer 75 aniversario 2014 plano para bodegueros que llevan 75 años, y tres generaciones, apostando por esa tierra como la familia Fariña.

Para conmemorar tan señalada fecha nos obsequian con un vino exquisito y  
refinado -Fariña 75 Aniversario 2014- cargado de recuerdos a frutos rojos (frambuesa, arándano y mora) entre los que se aprecian algunos apuntes florales. Lo envuelve un ligero frescor claramente matizado por notas a tostados, cacao y Primero_2017especias.  Es el reflejo de un paisaje dibujado por viñedos prefiloxéricos y suelos arenosos expresado a base de color, aromas intensos, sabores nítidos, amables taninos, comedida potencia y sobrada elegancia. Un tinto profundo y al tiempo sutil que se queda tan solo a un paso de los más grandes de esa denominación de origen a un precio mucho más pequeño (18 euros).

Una buena parte de sus virtudes (refrescante, ligero, floral, frutal, fácil de entender y de beber) aparecen también, con otro estilo, en el vino joven de la casa. El Primero de Toro, un clásico entre los tintos de maceración carbónica, se presenta en esta añada de 2017 con ese equilibrio entre fuerza y ligereza que le invita a ser protagonista de la ya consolidada revolución que ha vivido la zona y de una modernidad, en su caso, perfectamente entendida. Su precio, 6 euros, lo convierte también en apuesta segura.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   25.nov.2017 10:21    

Ignacio Pérez Lorenz

Bio Gastronomías

Pocas tentaciones tan gratificantes como dedicarse a observar lo que se cuece en los fogones patrios. Esa desbordante creatividad que nos ha llevado hasta el primer puesto de la renovación culinaria y que levanta admiración y pasiones más allá de nuestras fronteras.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios