« Siempre cava | Portada del Blog | Una mirada actual »

Otro cuento de Navidad

    sábado 13.ene.2018    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

2005




Flotando en el ambiente el recuerdo de los encuentros escalonados a lo largo de los últimos años. Aquellas catas en Vinoble o esa especie de última cena en una bodega de Sanlúcar de Barrameda horas después de la 
despedida oficial de quien fuera su máximo responsable… Y también, la visita a esas suaves colinas de Sauternes donde reina de manera incuestionable, cuando la niebla lo permite, Château d’Yquem.

Todo eso y algunas cosas más, como las aventuras de los propietarios de Atrio en pos de salvar una botella herida, una de las más bellas historias del mundo del vino en este y en aquel país, se dieron cita en torno a ese mito con la idea de demostrar su versatilidad gastronómica. El reto de dejar claro que hay un más allá de esaChâteau sobradamente conocida danza que foie gras e Yquem interpretan a la perfección lo asumió Iñigo Pérez en Urrechu Velázquez. Para la ocasión, un menú largo y ancho, que permitía despejar cualquier duda.

Pierre Lurton, de Château d’Yquem y François Passaga, de FAP Grand Cru, empresa importadora de grandes vinos del mundo y propietaria de viñedos en las más prestigiosas zonas, abrieron camino con “Y” de Yquem. El carácter y la originalidad de esas uvas recogidas con antelación para preservar su acidez permiten acompañar platos refrescantes como una ensalada de bogavante.

A partir de allí, una sucesión de sensaciones al pasar por las añadas 2014, 2007, 2005 y 1990. La evolución de un blanco licoroso que va creando reflejos dorados y tonos a membrillo en el 2007, una envidiable complejidad en el 2005 o recuerdos a naranja escarchada en el 1990. En todos los casos, un vino mágico y sobrado de futuro que inevitablemente se situó por delante de pescados y aves a las que acompañó con corrección y Botellassoltura. Y que se fue arriba cuando lo sometieron a la siempre difícil prueba de entenderse con quesos de varios estilos. En ese momento se mostró capaz de multiplicar la admiración suscitada y reclamar, con firmeza, su puesto en toda mesa que se considere de lujo. Un mágico sueño que parecía vestido de regalo de Reyes o de otro cuento - muy distinto al original- de Navidad

Categorías: Actualidad , cocina , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   13.ene.2018 15:26    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Ignacio Pérez Lorenz

Bio Gastronomías

Pocas tentaciones tan gratificantes como dedicarse a observar lo que se cuece en los fogones patrios. Esa desbordante creatividad que nos ha llevado hasta el primer puesto de la renovación culinaria y que levanta admiración y pasiones más allá de nuestras fronteras.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios