« La música de los blancos de Rueda | Portada del Blog | Quién sabe »

El sabor está en la variedad

    domingo 6.may.2018    por Ignacio Pérez Lorenz    0 Comentarios

Ocal

Es la más dura, y puede que la más triste, de las batallas perdidas. El sabor no está en la acidez, ni es una virtud, ni hay grado con sabor ni cosa que se le parezca. Años y años de turbadoras campañas publicitarias han conseguido crear una enorme confusión sobre las bondades y los defectos del aceite de oliva. Un exceso de desinformación contra el que resulta muy difícil luchar.

El sabor está en la variedad. Y también en la tierra, el clima y la mano que mece a esos olivos para robarles uno de los frutos más preciados para el hombre. Influye también, negativamente, el tiempo transcurrido entre la recolección de cada Botella Dehesa de la Luna árbol y el traslado a la almazara. Lo demás son cuentos chinos, que se decía antes, o de multinacionales y sus departamentos de marketing que se dice ahora.

Entre quienes miden con especial cuidado esos tiempos, en sus fincas de Córdoba y Toledo, un genial aceitero, Ignacio Valderrama, heredero en España de la mejor formación y tradición italiana. Su ocal, variedad que solo se cultiva en Córdoba, Sevilla y algunas provincias cercanas, refleja la enorme calidad de la cosecha además de la suavidad y delicadeza que caracterizan al zumo de esos olivares. Le acompañan unos marcados tonos verdes (hierba, hoja de higuera) y un claro sabor dulce que permite insospechadas combinaciones gastronómicas. Entre otras, elaborar mayonesas, aderezar pescados y, sin ser atrevidos, acompañar a chocolates, bombones y dulces.

En el otro extremo de la creciente graduación de sabores que ofrece cada tipo de aceitunas, la siempre potente y en ocasiones contundente picual. Sus características debieron 
convencer a los responsables de Dehesa de Luna para plantarla en solitario, hace ya dos décadas, en La Roda (Albacete). Este primer embotellado, tras años de pruebas, exhibe su esperada fuerza y su indudable personalidad. Le acompañan frescos e intensos aromas a hojas verdes (tomatera) que dan paso a una sensación especialmente untuosa. Un virgen extra que cumple además con su obligación de 1bmostrar notas ligeramente amargas y picantes dentro de un conjunto agradable y especialmente equilibrado. Catar estos dos aceites, el punzante picual de Dehesa de Luna y esa sutil ocal de Valderrama, es una de las más rápidas y más gratificantes formas de comprobar dónde -de verdad- se encuentra el sabor.

Categorías: Actualidad , cocina

Ignacio Pérez Lorenz    6.may.2018 12:39    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Ignacio Pérez Lorenz

Bio Gastronomías

Pocas tentaciones tan gratificantes como dedicarse a observar lo que se cuece en los fogones patrios. Esa desbordante creatividad que nos ha llevado hasta el primer puesto de la renovación culinaria y que levanta admiración y pasiones más allá de nuestras fronteras.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios