176 posts con categoría "vinos"

Insultante juventud

Nació en tiempos de los zares buscando la máxima expresión del champán. Un objetivo al que desde entonces han seguido dedicando todos los esfuerzos. La sola mención de su nombre, Cristal de Louis Roederer, anuncia para los amantes de esta bebida un encuentro singular con los Louis Roederer Cristal 2008mejores viñedos, las más nobles variedades y las mejores cosechas.  

En la región de Champaña, 2008 vio alternar las habituales temperaturas frías con golpes de calor: una bendición casi siempre para aquellos viñedos no sobrados de horas de sol. Brillante añada que fue la elegida por los técnicos de Louis Roederer para alargar hasta los diez años la crianza en botella de su más destacada marca.

La cuvée combina únicamente la intensa elegancia de la chardonnay (40%) con la presencia mayoritaria del cuerpo y carácter de la pinot noir. Se logra así la suficiente estructura para que este champán comience un viaje casi interminable a través del tiempo. Cristal 2008 llega a su primera parada, la salida al mercado, ofreciendo el  estallido de la más fina espuma, una sensación intensa de delicadeza y una vibrante acidez.

Su destacado frescor se disfruta en compañía de recuerdos a flores y a frutas, notas a brioche y un final muy largo en el que surgen matices amargos y se adivinan notas minerales. Color, aromas y sabor muestran una insultante juventud que invita a soñar con el desarrollo y la mayor complejidad que alcanzará cuando doble la curva de su madurez. Podría calificarse ya como un diseño que roza la perfección pero es, en realidad, una obra de arte cuyo precio, necesariamente elevado, se sitúa en algo más de doscientos euros.



Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   22.jun.2018 19:02    

Auténticos revolucionarios

LCBE_Ambiente (32)
Eran y son solo siete. Está claro que no siete bodegas cualesquiera. Por sus venas circulan algunos de los mejores vinos de este país y sus proyectos -radicalmente diferentes en ocasiones- llevan mucho tiempo cautivando a los consumidores.

Podrían haber seguido durante décadas disfrutando de su éxito por separado, pero alguien pensó que era meor unirse y gracias a ello nació La Cata del Barrio de la Estación. Ahora, al llegar a su tercera edición, han dejado claro que de las dos formas que hay de organizar un acto (bien o como siempre) eligieron ya de salida la primera. Y que cada una de las tres LCBE_Armonía  López Heredia Viña Tondonia ediciones celebradas ha servido para mejorar el resultado. 

En Haro, La Rioja, y rodeando aquella estación que comenzó a atraer inversiones al recibir el primer tren hace más de siglo y medio, siete casas cargadas de calidad y de historia han abierto a la vez sus puertas y han permitido probar sus elaboraciones. En una sola jornada la tradición, la arquitectura, el pasado y el presente del vino puestos a disposición de quienes supieran apreciarlos. Y para crear las mejores condiciones el aforo, que llegó a ser de cinco mil visitantes, se ha reducido a tres mil quinientos. También se ha subido el precio, la gama de vinos y la oferta gastronómica.

La suma de todos estos aspectos convierte a los organizadores -a su edad- en auténticos revolucionarios. Han demostrado, como quien dibuja un lance en ese aire impregnado de maravilloso olor a vino, que es posible
 cambiar la realidad, crear cultura, conseguir que se consuma vino con moderación y placer, que se LCBE_Ambiente (24)coma con vino, que se hable de vino y que se comunique la actualidad del vino...

Ya solo falta lo más difícil: que desde cualquier lugar otros grupos, pequeños o grandes, apuesten también por sumar fuerzas y seguir las huellas que han dejado la  seriedad, la constancia, el trabajo, la generosidad y hasta el cariño puestos en este empeño. Si es así, el peso y la presencia del vino en nuestro país serán muy pronto bien distintos. Aunque quien lance el grito y el gesto que marcan la dirección y el momento de avanzar, como en una carga de la caballería, corre el riesgo, al volver la cabeza, de comprobar con tristeza que solo él se ha puesto al galope.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   20.jun.2018 05:45    

Refrescante, amable y frutal

Es flor y es de Muga. Un juego de palabras que se puede complicar hasta donde se desee. Flor (también yema o lágrima) porque se elabora con la primera parte, en torno al 50%, del mosto que fluye tras el  estrujado. Y también, se supone, por esos tenues aromas a flores blancas que surgen en compañía de B_flor_de_mugarecuerdos a fresas, frambuesas y frutas con hueso.

La maceración, muy corta, lo viste con los tonos más pálidos del rosa y la fecha de la vendimia lo convierte, gracias a su acerada acidez, en uno de los más refrescantes rosados de nuevo cuño. Un estilo, llamado provenzal, que se abre camino a pasos agigantados en un país, el nuestro, marcado por las muchas horas del sol, los tórridos veranos y la creciente pasión por la gastronomía.

La clave del éxito parece estar en el respeto al proceso de elaboración que ha permitido a los rosados de esta parte del Mediterráneo francés alcanzar las cotizaciones más elevadas del mundo. Así, no faltan las notas casi inapreciables de la fermentación en madera ni las serias y convincentes sensaciones de un trabajo sobre lías. Todo ello unido a la enorme expresividad y el carácter amable y frutal de las cepas viejas de una de las más nobles variedades, la garnacha.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   15.jun.2018 14:41    

Cada año, el mejor

Tio_Pepe_en_Rama_2018

 

 

Nace en primavera. Una fecha que poco o nada tiene que ver con la sucesión de ferias que se anuncian y mucho con la humedad y temperatura que provocan  el estallido del velo de flor: un manto blanco que protege al vino de la oxidación e interactúa con él para revestirlo, pasados cinco años, con la grandeza del fino. 

Embotellado en rama, sin la parcial desnudez del habitual clarificado y filtrado, prolongará su vida hasta bastante más allá del año en que reina. Pero para entonces, y sin que sea necesario comprobar el final de su resistencia, una nueva saca -en este caso 2018- habrá captado, más puros si cabe, los aromas de las bodegas fundacionales de González Byass donde se cría.  Y de nuevo es probable que al catarla una buena parte de sus seguidores aseguren que cada año es mejor que el anterior.

Quién sabe si como en todo proyecto la experiencia ha permitido afinar el proceso de elaboración. O quizá la tecnología pueda hoy proteger mejor al vino hasta que llega a la copa. Pero también es posible que el retorno a uno de los blancos más expresivos de este país sea capaz de ampliar o superponer sensaciones e impresiones lejanas ya en el tiempo. 

Son tan elegantes sus matices salinos, sus notas a hongos y sus recuerdos a piel de aceituna que es muy difícil saber si ha llegado más Momento_de_consumo_Tio_Pepe_en_Ramaallá que en otras ediciones. Y atraviesa tan claramente esa frontera de lo imposible, exhibiendo fuerza y potencia además de finura y delicadeza, que invita a dejarse seducir como en tantas otras ocasiones. Alcanzado ese punto, solo queda conceder que este año también es el mejor.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz    8.jun.2018 09:39    

Culto a la personalidad

Santiago Ruiz

 

Elegante, delicado, profundo, dominado por el frescor y con una descarada intensidad en sus recuerdos a hierbas aromáticas y a piel de uva. Es parte del saludo con que te recibe Santiago Ruiz 2017, un vino que hoy sigue marcando la diferencia y que fue décadas atrás protagonista del renacer del Rías Baixas.  

Su patria, O Rosal: subzona de esa denominación de origen donde la albariño aparece acompañada, para ampliar su expresión, con Rosa Ruiz pequeños porcentajes de loureiro, treixadura, godello y caiño blanco. El resultado obliga a disfrutar con respeto de una complejidad y equilibrio muy alejados de la exagerada facilidad de otros muchos blancos de cualquier parte de este país.

Hace ya tres años que la casa nos deleita además con otra versión de lo que puede ofrecer la zona. Lleva como marca el nombre de la hija menor del fundador, Rosa Ruiz, y se elabora sólo con las viejas cepas de albariño que rodean a la primitiva bodega. Al 2017 le acompañan la finura y categoría de la añada además de la diversidad de sus intensas notas cítricas. Un monovarietal que desvela a la primera impresión, por su paso de boca largo, serio y solvente, que procede de un retorcido viñedo - D-12plantado hace 70 años- de escasa producción. La suma de todas las condiciones necesarias para dotar de grandeza a uva tan singular.

Son los dos únicos vinos, tan distintos y con tantas cosas en común, que nacen en ese precioso rincón adquirido tiempo atrás por Bodegas LAN. Una de las veteranas firmas riojanas que no deja de reinventarse o de renovarse si se prefiere el término. En tan solo ocho ediciones han convertido a su D-12, nacido casi como XTRÈME 2014 capricho bodeguero, en uno de los crianzas más
curiosos de Rioja.

Su historia parte de la costumbre de dirigir a un determinado depósito (en este caso el 12) los tintos recién fermentados más aromáticos y de mayor calidad. Hoy se ha convertido en una selección de tintos suavemente domados por barricas americanas y francesas para preservar todos sus matices. De esa forma LAN D-12 2014 transmite con alegría la potente sucesión de recuerdos a frutas rojas (fresas, arándanos), regaliz y flores (violeta) matizados por notas ahumadas, especias y coco.

También tinto, crianza y del 2104 pero completamente distinto, LAN Xtrème Ecológico. La necesidad de replantar una parte de Viña Lanciano, finca situada sobre un meandro del Ebro, ha dado origen a este proyecto. La primera cosecha, cinco hectáreas de tempranillo cultivadas en ecológico, ha permitido poner en el mercado tan solo 10.000 botellas de esta novedad cargada de futuro.

El privilegiado enclave, sumado a una cuidada elaboración, que incluye el estreno de barricas francesas, le permite exhibir profunda capa y desvelar su inclinación hacia la fruta negra, la fuerza y el carácter. Un vino sobradamente Viñedo Viña Lanciano10expresivo que anuncia larga vida y mejor evolución. Claro ejemplo, el más destacado de todos ellos, de ese culto a la personalidad con que este grupo distingue, con creciente firmeza, a cada una de sus etiquetas.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   25.may.2018 20:40    

Quién sabe

180508_TORRES_Salon Gourmets_Foto 1
Muchos lo considerarán un año más. Y en realidad ha sido un claro salto adelante con un protagonista principal: el vino. La edición del  Salón de Gourmets que acaba de cerrar sus puertas ha sorprendido con dos catas capaces de levantar pasiones.

Bodegas Torres ha sido la primera en poner dentro de una copa el futuro. Aromas desconocidos y sabores que nadie ha probado en el último siglo gracias a la recuperación de variedades ancestrales. Nada menos que tres décadas de trabajo para localizar y salvar de la extinción a medio centenar de cepas que 180508_TORRES_Salon Gourmets_Foto 3 dejaron de plantarse hace mucho tiempo. Seis de ellas tienen alto potencial enológico lo que equivale a asegurar que darán -en realidad dan ya- grandes vinos.

Difícil no dejarse seducir por la uva tinta querol. Su marcado carácter y una descarada exhibición de frutos rojos y negros -se cató como elaboración experimental Querol 2016- hacen soñar con un futuro que ya es presente. Forma parte, y puede que cada cosecha en mayor medida, del Grans Muralles, finca en la que está plantada. Le precedieron otras nuevas/viejas uvas también tintas como pirene, delicada y con mucha 180508_TORRES_Salon Gourmets_Foto 2personalidad, gonfaus, intensa y concentrada,  o moneu, muy elegante. En común, además de la calidad de sus vinos, un ciclo largo y una elevada acidez, aspectos fundamentales para combatir el cambio climático, otro de los empeños en que Torres va por delante del resto.

Y para celebrar el éxito, el anuncio de que en la próxima cosecha saldrán a la venta unas pocas botellas de forcada, la variedad blanca -fresca, expresiva y con clase- que abrió la velada. El proyecto, que se inició en Cataluña, se extiende ya por otras denominaciones de origen en las que Torres tiene bodegas como 2 Rioja, Ribera, Rueda y Rías Baixas. La ampliación de esta operación rescate de una parte de nuestro patrimonio, promovida por una empresa privada, para beneficio de todos.

Otra forma muy distinta de viajar del pasado al presente fue la cata que ofreció un día después Quim Vila. Marcas clásicas y alguna recién llegada que compartían categoría, prestigio y elevado precio. Cinco botellas, presentadas por  sus bodegueros o Benólogos, dispuestas a protagonizar el recorrido alrededor de los grandes vinos del mundo.

Un sueño hecho blanco el montrachet de Joseph Drohuin: Marquís de Laguiche 2011. Y de ese chardonnay borgoñón al mismo vidueño en Champagne. Un blanc de blancs de 2007, todavía con aspecto y recuerdos juveniles, dispuesto a seguir desafiando el tiempo como todas las grandes obras de la casa Salon.La representación española, de la mano de la concentración e intensidad de un Pingus que atraviesa sin inmutarse la añada 2013. También Quiñón de Valmira pasa con bien su primera y lluviosa cosecha, 2015, para seguir anunciando el futuro esplendoroso de las D garnachas de Alfaro. Otra nueva/vieja forma de entender el vino de una  parte de Rioja anunciada por un especialista en esa variedad que nace y se extiende por las orillas del Ebro.

Entre tanta grandeza no podía faltar un oporto. Niepoort puso encima de la mesa el peso de su historia con un Garrafeira 1948. Cuatro años de barrica, una veintena en damajuanas y más de cuatro décadas en botella para poder disfrutar -fresco pero no frío- de su exquisita finura. Un vino de meditación, como dicen en Jerez, que invita a reflexionar durante unos instantes sobre lo que nos deparará el futuro. Quién sabe si un pabellón -libre  de humos y olores- dedicado en exclusiva al vino. 

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   17.may.2018 22:34    

La música de los blancos de Rueda

Suelos_vina_Beronia_Rueda
El futuro pasa por Rueda. Una afirmación en la que insisten una tras otra las mejores bodegas y los más destacados grupos de este país. Lo expresan sin palabras, utilizando tan solo el más Beronia_Rueda convincente de los razonamientos: invertir en esa denominación de origen que ha basado su éxito en vinos jóvenes e informales pero también con alguna frecuencia en la grandeza que atesoran su tierra, su clima y su principal variedad, la verdejo.

Con una decidida apuesta por  esa uva, en solitario al menos de momento, ha concluido allí su proyecto González Byass, firma hoy convertida en un amplio Bodega_Beronia_Rueda_depositos_hormigon_forma_tulipagrupo bodeguero. El nombre elegido, Beronia, marca sobradamente conocida en Rioja, figura ya en las etiquetas de esos blancos. El 2017 muestra la inconfundible expresión aromática (fruta, hinojo, hierba fresca y notas cítricas) de ese vidueño. Tampoco falta esa seria y bastante seca sensación en boca ni ese final con un punto amargo que completa su personalidad.

Un vino elaborado con uvas compradas a viticultores de la zona a la espera de que entren en producción las dos fincas recién plantadas con criterios contrastados en otras denominaciones. Viñedos que se gestionan con el respeto al medio ambiente como norma al igual que la funcional bodega destinada a recibir esos racimos. Unas instalaciones semienterradas que cuentan con depósitos de acero inoxidable, maceradores que permiten extraer más aromas y depósitos de hormigón para favorecer el contacto con las lías y la micro oxigenación sin modificar el carácter varietal.

A todo ello se añadirán pronto algunas barricas de gran tamaño para buscar vinos más complejos evitando una  huella excesiva de la madera. En definitiva una suma de los elementos tantas veces Bodega_Beronia_Rueda_vista_2 soñados por un enólogo, en este caso enóloga, Marian Santamaría de las Heras, para extraer esa música que tan bien suena en el interior de los blancos de Rueda y que, en ocasiones, roza la perfección.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz    3.may.2018 08:13    

Dos gritos de frescor

IZADI_LARROSA_2017

 


Algunos aparecen poco después de la vendimia mientras que otros, como Larrosa, esperan a la señalada fecha del 14 de febrero. A partir de allí, constantes pistoletazos de salida para convertir al rosado en protagonista de una temporada que tiene en las próximas semanas y meses, si es verdad que hemos dejado atrás la estación de las lluvias, su mejor momento.


Vino versátil como ninguno que se convertía en la opción más apetecible para compartir pinchos de chistorra en Navarra y comunidades próximas, verduras junto a cualquier huerta y arroces al borde del mar o cerca del campo. Ahora amplía su recorrido y su ambición gastronómica gracias a las marcadas diferencias de estilo.

Casi como un blanco, de afilada acidez y más que limitado color -fiel a su estilo provenzal-, Larrosa de Bodegas Izadi. Un ya veterano triunfador que
conjuga las notas florales, los apuntes a piel de naranja y otros cítricos TREPAT ROSAT junto al sutil pero inconfundible recuerdo, siempre algo goloso, de las mejores garnachas. Un trago con nervio y brío, refrescante, delicado y elegante llegado de Rioja Alavesa que solo pide, en todos los sentidos, adecuada compañía.

Lo mismo que ocurre con Trepat Rosat de la bodega Cara Nord. Un vino de alta montaña con tan solo un poco más color, marcada acidez, notas cítricas y agradables aromas a fresa salvaje y otros frutos del bosque. La cada vez menos sobria expresión de una variedad, trepat, cultivada al noroeste de la Península, en la cara norte de la Sierrra de Prades (D. O. Conca de Barberà) y vinificada en rosado. Un grito de frescor -en este casos dos- especialmente gratificante.

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   23.abr.2018 10:36    

Tiernos, tibios, suaves… y recién cortados

Carpaccio de esparragos de navarra cacahuete vermú y aromaticas_rest Alhambra


Abril señala el inicio de una corta temporada, la del espárrago de Navarra, que permite disponer de estos suculentos tallos blancos durante poco más de diez semanas. Tiempo que marca la oportunidad de acercarse a la zona de cultivo y a sus restaurantes o en su defecto a cualquiera de los locales de inspiración navarra de otras zonas. Menos cómodo, pero igual de satisfactorio, buscarlos en supermercados o fruterías. En todos los casos, Esparragos asados huevo escalfado y ajetes_rest Túbal y con la precaución de cocerlos como un profesional, -pelados, sin tallo, en posición vertical, con agua salada y unos veinte minutos- es seguro que disfrutaremos de unos espárragos tiernos, tibios, suaves... y recién cortados.

Un aspecto, el corte reciente, que afecta a la calidad de casi todas las verduras. La confirmación y las explicaciones vinieron de la mano de los cocineros que participaron en la presentación del Primer Espárrago de Navarra. Un acto organizado por su IGP (Indicación Geográfica Protegida) y el colectivo Restaurantes del Reyno en un establecimiento madrileño, La Huerta de Tudela.

De salida, un vistoso carpaccio de estos brotes blancos aliñado con aceite y vermú. Propuesta que El Alhambra, de Pamplona, remata combinando la sensación crujiente que aportan pequeños trozos de cacahuetes Menestra de las cuatro verduras_rest Treintaitréscon el toque fresco de unas hierbas aromáticas. Entrante ligero y frío seguido de otro caliente y más rotundo ofrecido por el Túbal de Tafalla. Su nombre, Espárragos asados, huevo escalfado y ajetes tiernos: toda una creación que supera la simple enumeración de sus componentes.

Con espárragos, y además guisantes, alcachofas y habas, la siempre espectacular menestra navarra de la mano del Treinta y tres de Tudela. Una versión de este plato que se ofrece ligada con abundante puré surgido de alguno de estos ingredientes o tal vez de las vainas de los guisantes. Lo adornan con el sabroso contraste de unos trocitos de jamón confitado. Como final y sin apenas verduras, tan solo pimientos de cristal, la parte contundente del espectáculo para disfrute y solaz Taco de chuleta del pirineo con pimientos_rest Arotxa de carnívoros irredentos. Un jugoso taco de chuleta del Pirineo de la mano del restaurante Arotxa de Legasa, pequeña localidad al norte de Pamplona.

En la parte central de ese menú unas gloriosas patatas duquesa a la importancia coronadas con  borrajas, la delicadeza hecha hortaliza, y el guiño a la moda de unos granos de quinoa. Con estos sencillos elementos Ricardo Gil, del Treinta y tres de Tudela, logra -a base de equilibrio y naturalidad- un nivel gastronómico capaz de levantar pasiones. La experiencia conduce a una sola conclusión: tardar mucho en volver a Patata duquesa a la importancia con borrajas y quinoa_rest Treintaitresprobarlo, ahora que se dispone de borrajas todo o casi todo el año, es perder el tiempo.

A la altura de la comida, los buenos chardonnays, joven y con barrica, de Otazu y su serio Otazu Pago Tinto del 2009. Y por si fuera poco una copa del más navarro -por razones dinásticas- de los champanes, el Taittinger. La ocasión inesperada de recordar que el Prestige Rosé de esta casa sigue estando tan rico como siempre.

(Fotos: Agencia Almozara)

Categorías: Actualidad , Gastronomía , vinos

Ignacio Pérez Lorenz   16.abr.2018 09:56    

Cuestión de justicia

Lo tiene todo. Empezando por el título nunca concedido de ser probablemente la uva francesa mejor adaptada a nuestro territorio. Al menos cuando la chardonnay se ha plantado en el norte de España, más concretamente en Navarra, y ha sido mimada por el equipo técnico de Chivite. Chivite Colección 125 Blanco 2015Especialmente la cosecha 2015: la última vendimiada por Denis Dubourdie, el enólogo bordelés que ha llevado a este vino, Chivite Colección 125 Blanco, a la cima que ocupa.

Cuenta también con otra distinción nunca concedida y es la de ser el vino que más se semeja a lo logrado con esa variedad en su lugar de origen, es decir Borgoña. Especialmente -de nuevo- este 2015 que a base de elegancia llega a parecer hasta ligero y delicado. Algo que sorprende y mucho en un chardonnay fermentado en barrica francesa que ha soportado con alegría once meses de crianza.

Una demostración de carácter de la que han salido con vida los aromas a flores blancas, las notas cítricas y el vibrante frescor que acompaña a las toques ahumados y a un final mínimamente amargo. Un blanco cargado de sensaciones intensas que exhibe complejidad, longitud, volumen y redondez sobre el fondo sugerente de un constante recuerdo a sus lías.

En definitiva, un vino envidiable a pesar de su precio (55 euros) que se ha convertido en la mejor despedida posible para el hombre que lo hizo grande y a quien se le rinde homenaje con esta añada. Si bien los más cabales de entre sus muchos admiradores lo seguirán teniendo presente cada vez que disfruten -en cualquier momento, en cualquier lugar- de una de estas botellas. Cuestión de justicia.

 

Categorías: Actualidad , vinos

Ignacio Pérez Lorenz    8.abr.2018 12:20    

Ignacio Pérez Lorenz

Bio Gastronomías

Pocas tentaciones tan gratificantes como dedicarse a observar lo que se cuece en los fogones patrios. Esa desbordante creatividad que nos ha llevado hasta el primer puesto de la renovación culinaria y que levanta admiración y pasiones más allá de nuestras fronteras.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios