6 posts de noviembre 2008

Ponle un título

PONLE TÍTULO AL ESPECIAL DE LA CONSTITUCIÓN que estamos preparando para su cumpleaños, el sábado, 6 de Diciembre, después de Informe Semanal. Queríamos que este especial fuese realmente especial (cumplir 30 años es algo que siempre hay que celebrar y más en este caso) y la idea que se nos ocurrió como línea argumental es la inmensa suerte que tuvimos como generación ( utilizando esta palabra en su concepto más amplio, no como edad) por haber vivido aquel momento. Somos unos privilegiados - unos como actores y otros como espectadores - porque para recordar aquel momento tan apasionante no necesitamos recurrir a los libros ya que forma parte de nuestras vivencias y lo guardamos en nuestra memoria.

Pero hemos dudado mucho sobre cómo titular este especial y un título es algo muy importante. Es el espíritu del reportaje. Por eso os invitamos a imaginar uno. Ese título es vuestro recuerdo, o tal vez, algo que os han contado.

¡Gracias por echarnos una mano!

Prisioneros del muro

Hay fechas que sirven para despertarnos de la anestesia general con la que nos defendemos de las calamidades que provocamos y no somos capaces de evitar. Una de ellas es el 29 de noviembre, el día en el que a iniciativa de Naciones Unidas el mundo se solidariza con el Pueblo Palestino. Hace dos meses recibí una llamada de Raquel Martí la Directora Ejecutiva del Comité Español de la UNRWA, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos. Quería saber si nos podía interesar conocer “in situ” las enormes dificultades que sortean los dos millones y medio de palestinos residentes en Cisjordania desde que el Gobierno de Israel decidiera levantar un muro de hormigón y malla metálica para defenderse de los ataques terroristas. Lo que la responsable de la Agencia de Naciones Unidas no sabía es que nos estaba poniendo en bandeja una experiencia humana de alto voltaje.

El muro mide más de 400 kilómetros y es más alto que el de Berlín. Se trata de una enorme cicatriz que invade un territorio tan pequeño como La Rioja y que llegará a los 723 kilómetros cuando su construcción finalice.

Es difícil entender, desde la distancia, lo que el muro supone para la calamitosa vida de los palestinos. Pero una vez sobre el terreno, no necesita ninguna explicación. En una tierra por la que pujan las tres religiones monoteístas, no es exagerado decir que el trayecto del muro parece cosa del demonio. Porque sin negar el legítimo derecho de los israelíes a defenderse de la entrada de comandos terroristas, -pretexto oficial para levantar la barrera defensiva-, el muro está infringiendo un castigo colectivo a más de dos millones y medio de personas que tienen dificultades diarias para ir a trabajar, acudir a los hospitales o simplemente, cultivar sus tierras.

Durante una semana el equipo de Informe Semanal vivió, en parte, los rigores con los que las autoridades israelíes someten a la población palestina. Comprobamos cómo se multiplicaba por cuatro el tiempo necesario para hacer recorridos pequeños, afectados continuamente por la presencia de controles móviles o fijos. Fuimos testigos de cómo una ambulancia que trasladaba a un niño de cinco años era retenida durante más de 40 minutos a la entrada en Jerusalén hasta que otro vehículo sanitario, éste de matrícula israelí, recogió al pequeño y le trasladó al hospital. Y nos tomamos con resignación el cierre, sin motivo aparente y durante más de dos horas, del check point de Nablus. Allí coincidimos con cientos de personas que intentaban regresar a sus aldeas al término de su jornada laboral o escolar. Hubo momentos de tensión, disparos al aire… Vimos como trabajaba un detector de explosivos. De pronto, y sin más explicaciones las puertas se abrieron y los desesperados transeúntes pudieron seguir su camino.

Desde que el muro comenzó a crecer y los check points a multiplicarse, más de un centenar de palestinos han muerto por no poder llegar a tiempo a los hospitales. Las futuras parturientas viven con temor el instante en el que deberán salir de sus casas para dar a luz sabiendo que los controles se cierran, sin explicación, en cualquier momento. Algunas han parido en presencia de soldados israelíes y otras han muerto. Quizá por eso, para evitar riesgos innecesarios, una de las profesiones más demandadas en Cisjordania sea, en estos momentos, la de comadrona. Es el día a día de un pueblo exiliado en su territorio.



Hemos intentado traer estas escenas tan lacerantes como cotidianas al reportaje que se emite el sábado 29 de noviembre
. Y hemos reflexionado sobre un conflicto que no parece tener fin. El odio, la desconfianza y el resentimiento son moneda de cambio. El cámara de Informe Semanal, Ismael García, pudo comprobar los inconvenientes de tener un nombre de origen árabe. De nada servía el pasaporte español. La primera retención de dos horas, fue en el aeropuerto Ben Gurion. No podían entender que alguien que no es árabe se llamara Ismael y menos todavía que ese fuera el nombre de su padre y de su abuelo. Una escena parecida fue la que vivimos en el hotel, donde tras negar que fuera musulmán nos intentaron convencer de que “todos los árabes no son malos”. ¡ Menudo descubrimiento ! Los controles fueron otra prueba para Ismael y la última la salida hacia España incluido un “hábil” interrogatorio. Una anécdota sin importancia, pero un síntoma de las hostilidades que enfrentan a dos comunidades, la israelí y la palestina, sin aparente solución.

El Viaje de Saramago

Entrevistar a un premio Nóbel es un privilegio que intimida. Conversar con José Saramago es otra cosa, algo así como ir desgranando una vida sencilla en la que cada pequeña historia da paso a un capítulo y cada capítulo a una novela en la que antes de vislumbrar el final ya se adivina una extensa obra.

El viaje de Saramago –así se llamará el reportaje que emita Informe Semanal- es un trayecto demasiado ambicioso para caer en la tentación de alargar más este prólogo. El mejor favor que me haré y seguramente a ti también, lector, es incluir ahora algunos retazos de esa conversación que, de no ser por este blog, quedarían en el tintero o sucumbirían a la oscura memoria del ciberespacio. Ya se sabe que el medio es el mensaje, así que puedo permitirme transcribir aquí uno o dos pensamientos completos -sin las estrecheces que impondrá el tiempo televisivo- de una persona que al enterarse por una azafata de que le habían dado el Nóbel se paró en uno de los pasillos del aeropuerto y se dijo a sí mismo en voz alta : "Sí, me han dado el Nóbel ¿y qué?"

Informe Semanal : ¿Cuándo usted escucha eso de refundar el capitalismo en qué piensa?

José Saramago : "Me da grima, porque…refundar algo que manifiestamente se hundió, y refundarlo ¿en qué bases? Al principio de la formación de la banca, sobre todo en Europa central, muchos banqueros eran calvinistas y por tanto tenía un código moral bastante exigente. La diferencia es que mientras esa gente se regía por un código moral muy exigente, los de ahora se han convertido con el paso del tiempo, muy poquito a poco o a veces muy deprisa, en delincuentes. Yo lo llamé "un crimen contra la humanidad" porque no es solo un crimen el que se presenta con esas características, hay que ir un poco más lejos, y si ahora se está condenando al paro a millones de personas en el mundo podíamos hablar de un crimen colectivo, crimen que afecta a millones de hombres y de mujeres que van a perder su trabajo, una cantidad increíble de personas que están comiendo menos…¿qué situación es esta?

Ahora se están poniendo todas las esperanzas en el nuevo presidente de EE.UU. pero no se pueden poner todas las esperanzas en una sola persona por mucho poder que tenga. Lo que sí necesitaremos es el esfuerzo de una conciencia colectiva crítica. Cuando Bush hizo la guerra contra Irak, en España se movilizaron centenares de miles de personas. Cuando somos capaces de manifestarnos, aunque sea con esta ingenuidad nuestra, el poder cambia de intenciones y por lo tanto siempre valdrá la pena manifestarse si no ponemos demasiadas ilusiones en esa manifestación.

Al final la guerra se hizo, pero yo recuerdo que, a pesar del sentimiento de frustración, aquello sirvió para algo, en el sentido de que la gente se estaba manifestando con toda la sinceridad del mundo y eso ha servido, aunque no pudiera cambiar las cosas, no tenemos poder para tanto.

La crisis del capitalismo, al contrario de lo que sería legítimo esperar, no va a desencadenar en el mundo una ola de protestas como ocurrió cuando la guerra de Irak . Y otra cosa : ¿y los sindicatos, dónde están, qué hacen, sus organizaciones nacionales e internacionales, qué hacen? Callados. Yo sé que un sindicato no puede resolver la situación, pero en un momento de crisis cuando en el pasado tantas veces se ha dicho el capitalismo se hundirá por sí mismo… El capitalismo, de alguna manera, se ha hundido por sí mismo, ¿y dónde está la reacción sindical o de izquierdas, sencillamente, dónde está? ¿Están esperando que milagrosamente la situación se recomponga y que la gente que ha perdido su trabajo vuelva a tenerlo? Cosa por otra parte muy improbable, porque si una empresa manda a la calle a mil empleados, por ejemplo, lo menos seguro es que los vuelva a readmitir. O si la empresa se deslocaliza, o se va a un país donde los salarios son más bajos y no hay grandes escrúpulos en cuanto a tiempo de trabajo… esta es una crisis para durar, para durar mucho, muchísimo."

Informe Semanal : ¿Ya no es tiempo de revoluciones?

José Saramago : "No se puede decir ya no es tiempo para esto o para aquello. Las circunstancias, que no están todas en nuestras manos, pueden de una hora a la otra decidir que sí, que es el momento de una revolución. Claro que en principio no parece que eso vaya a ocurrir. Pero yo apostaría más en la participación ciudadana, pero una participación más activa, más fuerte, más exigente en la vida de cada uno de los países. Apostaría más por eso que por una revolución. Porque ya sabemos lo que pasa con la revolución. Como yo decía, una revolución es un No que tenemos que proferir en una situación en que el Sí se ha hecho negativo, el Sí rutinario, el Sí que se niega a cualquier influencia de la sociedad civil, entonces ahí entra el No de las revoluciones. Lo peor es que el No de la revolución, con el paso del tiempo y a veces muy rápidamente, se convierte en otro Sí . Y ¿cuál es la solución?

La vida de la humanidad ha pasado por situaciones como ésta: Si, No, Si, No…no quiero decir que la revolución no sea necesaria porque en principio significaría un corte radical en una situación que no se puede transformar de otra forma. Pero vuelvo a decir que mi experiencia de vida me dice que o nos despertamos todos –y eso nunca se ha hecho-, y entonces sería una mayoría influyente de la ciudadanía para llevar el poder a cambiar o a hacer lo que conviene a la sociedad y si no lo hace una vez ni dos ni tres entonces vamos a la revolución, ¿y porqué no?"

Lisboa, 13 de noviembre de 2008

Tanzania: de la ruta de los esclavos a Wall Street

Atardece en las calles de Gaita, junto al Lago Victoria. El calor se hace insoportable. Los tanzanos le llaman también la hora bruja. Es cuando la hembra del mosquito anófeles trasmite el parásito de la malaria.

Tanzania, antigua tierra de esclavos, ruta de buscadores de oro y traficantes de marfil lucha desesperadamente contra tres pandemias: la malaria, el sida y la tuberculosis.

En una de las regiones más pobres de la tierra, el equipo de "Informe Semanal" ha conocido a Sikusani, un adolescente de 13 años al que el sida le dejó huérfano cuando era sólo un niño. Nos cuenta que algunos de sus amigos trabajan ya en las minas de oro. "Como sus cuerpos son pequeños les utilizan como topos para que entren en las galerías más estrechas y extraigan las pepitas".

Sikusani es uno de los 10 millones de huérfanos del sida que deámbulan en el continente africano. Crecen sólos, no van a la escuela y muchos mueren antes de cumplir los dos años.

Anochece y abandonamos la ciudad minera de Gaita. Los niños nos despiden, los adultos nos miran con recelo y algunos nos recuerdan que en explotaciones como estas se utiliza el cianuro y el mercurio para desenterrar el oro....una sustancia extremadamente tóxica.

Algunas explotaciones mineras de Tanzania, cotizan ya en Wall Street. Es uno de los productores de oro más importantes del mundo. Un país sepultado de oro y esclavo de la enfermedad y la pobreza.

La cúpula de Barceló

ABC denunciaba el sábado que el gobierno gastó medio millón de euros del Fondo de Ayuda al Desarrollo en la Cúpula de Barceló de la sede de Naciones Unidas de Ginebra. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha puntualizado que esos 500.000 euros no han computado como ayuda al desarrollo. Aclarar si es cierto o no que el gobierno ha detraído parte del pastel presupuestario del tercer mundo para destinarlo a otros menesteres es un asunto elemental del debate público. Todo lo demás es demagogia, empezando por quienes se rasgan las vestiduras por el dinero cobrado por Miquel Barceló.

El mallorquín es uno de los pintores más cotizados del mundo. Que el mercado del arte contemporáneo mueve cifras desorbitadas es obvio, pero ésa es una evidencia que traspasa al propio artista. También son disparatadas las cantidades que cobran los futbolistas y las estrellas de la televisión, y hasta los tertulianos, y no consta que ninguno de ellos renuncie a un euro. Es verdad que resulta más romántica la imagen de un Van Gogh casi mendicante, pero cada época tiene sus limitaciones. ¡Barceló se ha equivocado de siglo y los émulos de Savonarola me temo que también!

Estuve en la casa-taller de Barceló en Mallorca la semana pasada, junto con mis compañeros Cristina Moreno, Ismael García y Aurora Álvarez para entrevistarle para el Informe Semanal de este sábado. Todavía no había saltado el escándalo por lo que la charla televisiva discurrió por terrenos exclusivamente artísticos.

Miquel Barceló pasa parte del año en su casa al pie del monte Farrutx, con vistas a la bahía de Alcudia, una torre árabe medieval, que ha sido también faro y que durante dos siglos perteneció a una familia de la aristocracia mallorquina, hasta que la compró Barceló. En su casa-taller de Mallorca vive rodeado de vacas, burros y cerdos, entre otra variada fauna. El día anterior a nuestra llegada los Barceló habían hecho la matanza, en cuyo proceso el pintor se implicó hasta mancharse. En realidad, Barceló se mancha con todo: con la matanza, con la pintura y con la vida. Dice que cada vez se encuentra más a gusto entre los animales, eso sí, cuando echa de menos el contacto humano a gran escala se marcha a París, donde también tiene casa. Su tercera residencia la tiene en África, en Mali.

A Miquel le gusta hablar de pintura, de política y de toros, pero su gran pasión es la literatura. Es un lector en celo permanente y si encuentra un interlocutor que le siga el hilo se puede pasar horas deambulando del infierno de Dante al de Virgilio, aunque quizá ningún escritor le ha marcado tanto como Borges, cuya tumba visitó varias veces durante su larga estancia en Ginebra.

>P.D. Recomiendo sobre el “asunto Barceló” el artículo que publica hoy Enric González en El País , con una tesis bien lejana de la sostenida por los vocalistas de la demagogia.

La exclusiva de los banqueros

Lo conseguimos. Pero la televisión tiene un curioso efecto, cuando unas imágenes y su contenido son muy potentes, mucha gente piensa que ha sido fácil hacerlo, incluso hay quien cree que ha podido estar inspirado ese contenido con mucho tiempo de antelación. Nada más lejos de la realidad. Las palabras: Banqueros Informe Semanal tienen más de diez mil entradas en Google .

No ha habido otra noticia producida por TVE con mejor acogida entre los columnistas y con mayor repercusión en el resto de los medios de comunicación en los últimos tiempos. Algunos de ellos intentaron conseguir sus propias entrevistas, sin éxito. Los presidentes de los cinco grandes bancos españoles y el Gobernador del Banco de España hablaron en exclusiva para Informe Semanal. Y no fue sencillo.

Así se gestó: nos planteamos abordar la crisis financiera de nuevo, las turbulencias económicas estaban provocando una reacción sin precedentes en la historia. Lo hacíamos por cuarta vez. El 23 de junio de 2007, en “El fin del Boom” , ya contamos, cuando pocos se atrevían a afirmarlo, que la burbuja inmobiliaria en España empezaba a pincharse y que los precios de los pisos comenzarían a bajar. El 26 de enero de 2008, analizamos lo que estaba ocurriendo en las bolsas y mostramos con la inestimable ayuda de Rosa Molló, nuestra corresponsal en Nueva York, a los verdaderos protagonistas de la historia de las hipotecas subprime, la gente que comenzaba a perder sus casas. En aquel reportaje “La sombra de la crisis” , ya se avanzaba que el peor escenario empezaría a producirse a partir de Junio. El 27 de septiembre, en “La factura de la crisis” , estudiamos, con la ayuda, entre otros, del premio Nobel de economía Joseph Stigliz, cómo el sistema económico mundial había entrado en un periodo de cambio sin precedentes, cuanto estaba costando esta crisis a los ciudadanos y cómo muchos trataban de sortearla intentando ver en ella oportunidades de cambio.

Llegó el momento en el que la incertidumbre, incluso el pánico había cundido entre los ciudadanos de los países occidentales. ¿Peligraban sus ahorros?.¿Hasta dónde llegarían los efectos de esta crisis?. La gente esperaba respuestas. Así que cuando nos planteamos hacer el reportaje, pensamos en los ciudadanos y decidimos buscar el diagnóstico en quienes tienen la máxima responsabilidad del sistema financiero español. Nos inspiramos en la foto del Palacio de La Moncloa: los presidentes de los grandes bancos españoles reunidos con el Presidente del Gobierno. Una foto que, en parte, ayer 10 de noviembre, volvió a repetirse.

Hice los primeros contactos y una semana antes del reportaje contábamos con dos confirmaciones. El resto tenía dificultades de agenda, algunos asistían a la reunión en Washington del FMI, o simplemente no nos dio respuesta. Después de muchas conversaciones y condicionando su participación a la asistencia de todos… se produjo el efecto dominó. Fuimos consiguiendo las entrevistas. Habíamos decidido contar con el gobierno al máximo nivel y solicitamos la presencia de los dos vicepresidentes. Mientras cursaba las peticiones, hice también una llamada al Banco de España, a quien siempre tenemos como referencia por los rigurosos informes que emite, pero sin mucha esperanza. El Gobernador, nunca había concedido una entrevista. Días después, llegó la sorpresa. Podíamos contar también con el máximo responsable del Banco de España. El elenco estaba completo.

Fue extraordinario trabajar con el equipo de grabación del programa que hizo posibles los rodajes. La mayoría de los banqueros nos dieron la entrevista tempranísimo. En el caso de Emilio Botín, ni siquiera había amanecido. Fueron unos días de intenso trabajo, con tres y cuatro entrevistas, a veces, el mismo día. Montando y desmontando el complejo aparato de luces y sonido que da al programa su especial calidad. Tampoco fue sencillo conseguir entrar en sus despachos, la mayoría de los equipos de comunicación, nos tenían reservadas otras salas… pero era importante ambientar las entrevistas en sus lugares de trabajo. Y también lo logramos.

Con todo ello, había que elaborar un guión complejo y explicativo, que además estuviera muy equilibrado. Habían sucedido muchas cosas en las últimas semanas. Fueron necesarias bastantes horas y mucha documentación. Pero al final, también lo conseguimos y la televisión pública fue de nuevo el medio de comunicación de referencia. Hubo muchas anécdotas y avatares en la preparación del programa, es lo normal, pero, en realidad, lo importante eran sus opiniones, su análisis de la situación, hasta entonces inédito… lo que nos permitió, hacer, en ese momento, la radiografía de una crisis, que ahora podemos recordar.

Informe Semanal.


Dicen que la noticia es una fotografía de la realidad y el reportaje, su radiografía: Un viaje a las entrañas de las cosas que pasan. En Informe semanal, cada semana intentamos acercarnos al espectador a nuestra manera: con una forma de hacer periodismo que se ha hecho reconocible a fuerza de años y experiencia y que pretende ser reposado pero ante todo, veraz.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios