2 posts de septiembre 2011

El extraño palmarés y otras minucias

La fotobarcelo 

Alicia G. Montano

No hay mejor manera de empezar el otoño que  abandonándose a la melancolía en Donostia. Los días acortan, las mareas vivas entran en el Urumea contraviniendo el ciclo habitual de la naturaleza, los bares rebosan de hongos recién cortados y se vive el cosquilleo del cine. Los donostiarran aman su ciudad y cuidan el Festival de Cine como algo intrínseco. No en vano el certamen fue una idea de un grupo de comerciantes que querían prolongar de esta manera, la llegada de veraneantes a la ciudad.

Zinemaldia es el festival de cine más importante que hay en España y para funcionar a pleno rendimiento necesitaría algo más de presupuesto. Lo pidió el director saliente, Mikel Olaciregui y lo reclama, -con sordina que para eso estamos en crisis-, el actual responsable, José Luis Rebordinos un tipo estupendo, cinéfilo a rabiar, optimista y buen conocedor de las tripas del Festival al que lleva vinculado más de 20 años. Son malos tiempos para la lírica y toca apretarse el cinturón hasta que cambie el signo económico. La falta de dinero afecta sobre todo a la escasez de lo que llamamos glamour. Traer invitados a un Festival es muy caro. No se trata sólo de pagar hotel y transporte. Hay quien no se desplaza si no hay compensación económica. Eufemísticamente se llama "pocket money" pero daría para comprarse un coche. Tampoco hay que escandalizarse: en el mundo anglosajón está bien visto pedir dinero a cambio de los servicios prestados. Da igual que se trate de un historiador, de un actor o de una familia. El tiempo es oro y ellos lo traducen en dólares.

El otro problema que tiene el Festival es su palmarés siempre discutido. Aunque casi nadie se lo crea, los jurados son muy imaginativos y se ven obligados a ciertas "componendas". Por ejemplo, si el premio a la mejor actriz es para una española, -caso de la espléndida María León por "La voz dormida"-, difícilmente ganará un actor español por muchos méritos que tenga. Y si la Concha de oro fue para una película francesa el año anterior, que se despida el cine galo hasta la próxima década. Esto es así, en Venecia, en Cannes y en San Sebastián.

Y en todo este debate se cruzan gustos de cada miembro del jurado, filias y fobias. Al final, el palmarés suele algo sorprendente que, por supuesto, nunca contenta a todos. "Los pasos dobles" de Isaki Lacuesta ha conseguido lo que nunca imaginó: ganar San Sebastián con un producto extraño, casi experimental donde se trufa la realidad y la ficción. A ratos western en Mali, a ratos película de aventuras y en ocasiones documental antropológico sobre Mali, el País Dogón y uno de sus más ilustres pobladores: el artista español Miquel Barceló. A Lacuesta el proyecto inicial se le fue desparramando, tanto que hizo doblete y consiguió llevar a San Sebastián dos películas por el precio de una: "Los pasos dobles" a la sección oficial y "El cuaderno de barro" sobre la obra de Miquel Barceló, a Zabaltegi.

Detrás del cuaderno llegó el pintor y ceramista, un ser tierno donde los haya, tímido hasta la saciedad y tremendamente amable con todos, cuanto más humildes mejor. Con Informe Semanal demostró, además, tener bastante paciencia. Pese a su fotofobia le sentamos mirando al sol en la playa de Zurriola en un imaginativo encuadre que quisimos recordase al desierto de su país de adopción. Aceptó obediente, respondió a todo y atendió a quien se le acercaba. Después le pedimos un posado para la eternidad y sin saberlo estábamos también ante el flamante ganador del certamen. Hay películas que tras ganar en San Sebastián, nunca llegan a estrenarse en España. La de Isaki Lacuesta tiene distribuidor y puede que el premio ayude a su lanzamiento. Suerte Isaki. A lo mejor resulta que lo que algún crítico ha calificado de producto críptico e incomprensible,no lo es tanto.

Hacia el corazón de la materia, el acelerador de partículas cuestiona a Einstein

En Septiembre de 2008, Informe Semanal viajó a la frontera franco-suiza  para asistir al que, según las previsiones, sería uno de los más grandes experimentos científicos de todos los tiempos: visitamos el CERN, el mayor acelerador de partículas del mundo, el que intentaría reproducir los momentos próximos al Big Bang. 10.000 físicos e ingenieros de 85 países ponían fin a un proyecto en el que habían estado trabajando 15 años.

Informe Semanal se adentró, entonces, en el inmenso túnel, sepultado a cientos de metros bajo tierra, donde un gran coloso tecnológico prometía responder a las grandes preguntas sobre el origen del universo. Lo hicimos momentos antes de que se produjera su sellado y haces de protones viajaran a velocidades próximas a la luz y la temperatura comenzara a descender hasta 271 grados bajo cero. Científicos de todo el mundo buscaban la "partícula de dios", el corazón de la materia. El experimento entonces falló.  Hoy, tres años más tarde, el experimento arroja reveladores datos.

 

Informe Semanal.


Dicen que la noticia es una fotografía de la realidad y el reportaje, su radiografía: Un viaje a las entrañas de las cosas que pasan. En Informe semanal, cada semana intentamos acercarnos al espectador a nuestra manera: con una forma de hacer periodismo que se ha hecho reconocible a fuerza de años y experiencia y que pretende ser reposado pero ante todo, veraz.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios