Infomanía

    miércoles 10.ago.2016    por Julia Varela    0 Comentarios

Infographic_expert_05
Smartphones
, followers, likes, analytics, big data
son algunos de los términos que se han mudado para siempre a nuestro barrio. Los trae la vida digital, parcialmente virtual (otra de esas palabras). Se trata de un vocabulario nuevo, cambiante, casi mutante ligado a una realidad plagada de impactos por minuto: vemos unos 5000 mensajes, anuncios y etiquetas al día.

Entre todos estos conceptos, hay uno que resuena en los estudios de diseño, redacciones y departamentos de marketing: la infografía. O sea, la representación gráfica de información.  De un tiempo a esta parte, pocos estudios nacionales han conseguido brillar tanto en este ámbito como los chicos de Relaja el Coco

El núcleo duro lo fundaron Pablo y Francesco, un salmantino y un italiano. Más tarde se unió Lorenzo,  además de contar con un puñado de colaboradores externos para proyectos que requieren más manos:

                                                                        

Te das cuenta de que el negocio va bien (y de que también habrán comido mucha 💩) cuando afirman que "la calidad humana de las empresas con las que trabajamos y colaboramos ha subido muchísimo". Han dejado atrás los tiempos en que escondían penes en los trabajos de clientes puñeteros y ahora les llaman para encargos desde Japón y USA, como este detallado plano de los territorios de la serie Game of Thrones que publicó el Entertainment WeeklyGot_02

Ante la fría pregunta de qué es una infografía, responden que "cualquier proyecto visual que usa los datos para contar una historia a un usuario final con cierta orientación a un tipo de conclusiones concretas".

O sea que el tema va de datos, de informar, de sintetizar. "En internet, hay muchas cosas que se definen como infografía sin serlo. Poner unos iconos encima de una foto, no es infografía". De todas formas, no son talibanes. Entienden que "es más cómodo llamar a todo infografía, nosotros lo hacemos de vez en cuando y el mundo sigue rodando!". Infographics_miscellany_04

Lo cierto es que han conseguido un estilo muy definido, cosa que no es fácil en un campo repleto de tendencias y grafismos prefabricados que se compran por un puñado de euros. Sus infografías reflejan su modo de entender la vida: "optimista, cremoseta, alegre y bella". Pero -y esto lo digo yo- salta a la vista que no son Mr. Wonderful. Yorokobu_process_01

Uno de los secretos, ya entrando en harina, es la planificación. "Nuestra metodología no se basa en el prueba-error. Es un proceso racional y concreto donde todo tiene que estar claro desde el primer momento. De hecho, lo que más nos cuesta hacer comprender a los clientes es que una vez que aprueban una estructura, quitar o añadir es muy complicado, porque todo está equilibrado y cada elemento está atado a los que tiene alrededor." Aea_21

Como a unos padres, no les resulta fácil revelar a qué hijo quieren más...Luego se sueltan un poco y mencionan sus trabajos para la revista Jot Down (porque empezó como proyecto difícil), la memoria para la ong  Ayuda en Acción (por el tremendo ejercicio de síntesis) y los mapas de Walk with Me (por la libertad creativa). Con frecuencia, colaboran con proyectos "sin ánimo de lucro porque funcionan como terapia". Goods_of_spain_09

La inquietud viene de serie y entre el día a día habitual, están enredados en trabajos de realidad virtual. Vamos, que están esperando que les lleguen unas Oculus al estudio. Y, en el espectro opuesto, abrirán en breve una tienda de "productos chorra, con pósters y otras ideas personales para ver si alguien nos permite colar nuestras visiones en su casa". Infographics_collection_09 (1)

Después de charlar con los chicos de Relaja el Coco, me queda claro qué es una infografía y conozco mejor el oficio del diseño gráfico. También que la modernez, además de inevitable, puede ser humilde, sincera y artesanal. Seguramente eso ayude a tener followers, conseguir likes y ser viral.

@VarelaJulia

Julia Varela   10.ago.2016 09:23    

Así empieza todo

    miércoles 3.ago.2016    por Julia Varela    1 Comentarios

EGF_02-01_nacimiento_01
Nacer es nacer, pero nunca ha habido tantas opciones. Hoy, la mujer puede elegir cómo desea traer al mundo a su descendiente. Con o sin anestesia epidural, en casa o en el hospital, en la camilla o en la bañera, tumbada o en cuclillas...Las complicaciones pueden hacer variar el plan de parto, pero el sistema sanitario ofrece cada vez más alternativas a la madre.

Es lo que se llama "parto respetado". En esto, los Estados Unidos son pioneros: "En USA, además, los padres pueden estar presentes en todo tipo de cesáreas, incluso en las de urgencia, es una práctica habitual", explica Eva Gascón, una de las pocas fotógrafas españolas especializada en nacimientos. Ni bodas ni bautizos ni comuniones. Eva hace fotos de partos. Con toda su realidad, cruda y tierna al mismo tiempo. 

EGF_02-01_nacimiento_04_logo

Eva estudiaba Geografía, pero acabó haciendo fotos orientadas al universo materno-infantil. No le iban los posados y empezó a explorar situaciones familiares donde las emociones surgen con naturalidad y a borbotones: "Me di cuenta que ese primer momento en que descubrimos el vínculo con nuestro hijo y estrechamos lazos con nuestra pareja a otro nivel merecía ser captado y recordado". 

EGF_02-01_nacimiento_05_logo

Tomó nota del trabajo de norteamericanas como Natasha Hance y Leilani Rogers y llegó el parto de estreno: "Fue con una pareja muy internacional, ella venía de Malasia y él era un español trotamundos. Recuerdo la llamada de madrugada, el chute de adrenalina que corrió por mi cuerpo, mi entrada al hospital a la vez que ellos...

"Estábamos en una habitación minúscula, apenas cabía la cama y una persona más. Me asusté un poco porque creí que iba a ser imposible moverse. Sin embargo, no hizo falta, me quedé en una esquina y presencié un parto maravilloso". Desde entonces, ya ha registrado 12 nacimientos y reconoce que llora conmovida en todos

EGF_02-01_nacimiento_10_logo

No es fácil manejarse en estos episodios de urgencia, dolor y éxtasis hormonal: "Lo fundamental es convencer a los padres de que puedo convertirme en la fotógrafa ninja, para no ser vista ni apenas oída". Otra dificultad son las restricciones que imponen los protocolos de algunos hospitales, por eso Eva habla con los médicos con antelación y les explica que siempre se mantendrá en un segundo plano. Sin molestar. 

De esa manera, se convierte en una documentalista y espectadora privilegiada: "Lo que más me gusta de los partos es que es un instante muy real, donde no es posible ponerse máscaras". Ella no se corta y apunta desde todos los ángulos, pero reconoce que la visceralidad visual no siempre es necesaria para contar lo que ocurre

Recuerdo_parto-680x1024

Esta experta en ver alumbramientos destaca cómo, en los últimos años, ha aumentado la participación del padre en el nacimiento y que incluso los propios doctores hacen lo posible para no desplazarlo en el paritorio. "El padre no ha tenido 9 meses la sensación de tener un bebé dentro ni tiempo para concienciarse de lo que estaba por venir". Eva disfruta retratando ese acercamiento, cuando el papá mira y toca a su hijo por primera vez. "Es una instantánea que no puede pasar desapercibida". 

Apoyo_sujetar-1024x680

En la vorágine actual de millones de imágenes producidas por minuto, las fotos de parto quizás sean de las pocas que vale la pena no destruir. Sus protagonistas son más de verdad que nunca, rebosantes de animalidad humana. Sin filtros, sin fingimientos, sin morritos. Un álbum de pura vida. 

@VarelaJulia

(Fotografías de Eva Gascón)

 

Julia Varela    3.ago.2016 08:17    

El fotógrafo del sol

    jueves 7.jul.2016    por Julia Varela    2 Comentarios

Puerta de alcala equinoccio de primavera 20014

He conocido al fotógrafo del sol. Y sí, es para caer deslumbrada.

Diego López Calvín comenzó a retratar al sol después de trabajar con Julio MedemFue fotógrafo de rodaje en Lucía y el Sexo donde la sobreexposición de la imagen de Formentera es casi un leit motiv.

BANK-2-

Desde el principio, Medem remarcó que uno de los protagonistas era el mismísimo astro rey. Diego comprobó cómo ese actor brillante "se colaba por cada rendija de la película". Se preguntó cómo representarlo en toda su plenitud usando la fotografía como medio.

De la mano de dos amigos polacos y experimentando mucho, descubre un papel fotográfico donde se plasma una delgada línea que representa el movimiento del sol en un paisaje. Los tres deciden salir a la caza de rutas solares. Y así hasta hoy:

Colocación-camara-solarigrafia-en-el-FIB2008

Le llaman solarigrafía. Son imágenes primitivas como la que encabeza este post, “producidas durante largas exposiciones de tiempo debido al ennegrecimiento directo de algunos materiales fotosensibles y que muestran trayectorias aparentes del movimiento solar”.

Esa es la definición técnica, pero la ejecución es casi un estilo de vida. Diego fabrica sus propias cámaras estenopeicas con botes de conserva, tubos de puros o latas de refrescos. Tienen que resistir la meteorología porque se quedarán a la intemperie semanas y semanas.

Gran via desde torreon 21 jun 5nov 2013

Van cargadas con papel fotosensible en blanco y negro. Diego las coloca donde considera en fechas cercanas a los solsticios de verano e invierno. 

Ocultas en un poste, un árbol o en una cornisa, por ejemplo. Allí permanecen al menos 6 meses, aunque asegura que en ocasiones ha tardado 6 años en recoger alguna cámara y otras todavía le esperan desde hace 15.Camara y camouflage en el molino de los cantos-filtered

Cuando llega el momento de ir a por ellas, esa imagen producida en negativo no se revela, sino que se escanea o reproduce digitalmente.

Ha instalado cámaras en más de 30 países. “Por hacer una solarigrafía he llegado a enamorarme o viceversa”, confiesa. Y recuerda como una niña palestina le dijo que le gustaban sus fotos porque "podían mostrar los barrotes invisibles que dibujaba el sol". Los que ella veía cada atardecer desde la cárcel en que se ha convertido Gaza. London eye la hispaniola 10-08.2-12-2008. pos ret copia %281%29

Cuando empezó eran 12 en todo el mundo y hoy calcula que habrá unos 500 especialistas en solarigrafía. Son esa clase de personas que a diferencia del resto de borregos se han detenido a observar. O mejor dicho, a descubrir lo que está ahí y despreciamos porque andamos cegados por estrellas mundanas.

La tierra gira y ella sola produce las imágenes más bellas. Los fotógrafos del sol, como Diego López Calvín, son los únicos que consiguen ver lo que pasa de la manera más simple y transparente, sin cegarse: se trata de mirar “como lo haría una piedra o un árbol”.

Es arte, es slow, es DIY, es ecológico y si me apuras es hasta vintage. El culto al sol en el siglo XXI.CRW_7060 girasol portada web

@VarelaJulia

Fotografías: Diego López Calvín

 

Julia Varela    7.jul.2016 07:57    

Etiquetas de usar y tirar: yuccies

    martes 28.jun.2016    por Julia Varela    1 Comentarios

Depositphotos_49932361_m1

Cuando todavía no se habían ido los muppies, surgen los yuccies. El objetivo es desterrar de una vez por todas a la tribu hipster, que ya está muy vista, está muy mainstream (y algo loser, perdedora, si tomamos a Sergio Ramos como ejemplo). Obsoleta en su originalidad. Cuando todo el mundo es un hipster, ya nadie lo es, ya nadie quiere serlo.

Los muppies (contracción de millennials y yuppies) eran, desde finales de 2015, la evolución natural del manido hipster, aunque más tecnológico, deportista y preocupado por la alimentación saludable.

Los yuccies, sin embargo, van un paso más allá. Son urbanitas, amantes del diseño e Instagram, pero lo que les define de verdad es su capacidad para mantener el equilibrio entre creatividad y ansia de riqueza. Lo importante es ser founder o co-founder de algo.

0013074427

El que los ha descubierto y profundizado en su naturaleza es un bloguero, por supuesto. Yuccie sería la contracción de Young Urban Creative (Joven Urbano Creativo) y la diferencia estética principal con el hispter es el afeitado. Muerte a la barba. En todo caso, un discreto bigote.

También se olvidan de las camisas de leñador y los tatuajes. Aunque los lleven marcados, los ocultan bajo ropa más noventera. Pantalones estrechos y gafas de lente redonda.

La bicicleta no les identifica, les gusta el coche y echan mano de aplicaciones colaborativas como Uber y Airbnb cuando viajan. Nada de pipa o tabaco de liar, la mayoría no fuman, como mucho vapean. Y a la hora de comer, son clientes habituales de los food truck, los camiones de comida ambulante que están de moda en la ciudad.

2150bd18-1e90-11e5-_932485c

 Al parecer, los yuccies trabajan en la industria tecnológica y los negocios. Son inquietos, quieren potenciar y mantener su autonomía creativa y buscan, a través de ella, el camino hacia el lujo: un coche brillante, un restaurante caro y ropa de diseño.

Tan guay como un hispter y tan exitoso como un yuppie.  Sería el resumen de esta supuesta nueva hornada de jóvenes. Una etiqueta más para los nacidos entre 1980 y el año 2000, los miembros de la denominada Generación Y, los millennials.

Un nuevo estereotipo que se suma a las docenas de clasificaciones que el marketing realiza sobre ellos desde hace años. 

1433981638_42-71509810-590x393

El Boston Consulting Group, publicistas como Exponential y empresas como Mint.com han querido segmentarles. 

En su intento, han reconocido entre 6 y 12 tipos de millenials, entre los que figuran, por ejemplo, los Nostálgicos, los Exploradores Culinarios, los hippies (Hip-ennials), los Boomerang Babies (que viven todavía en casa con sus padres), los High-Tech Multitasker e incluso los Anti-Millennials.

Pocas cosas existen de verdad si no se les pone nombre. También puede ocurrir lo contrario: que sólo haga falta ponerle nombre a algo para que exista. Y para el mercado es fundamental este bautismo. Una vez que el público diana está identificado, es más fácil saber qué venderle y cómo.

Por eso, para acabar, una reflexión en formato de pregunta: ¿Qué fue primero: el yuccie o la etiqueta?

Continuará.  

@VarelaJulia

Julia Varela   28.jun.2016 11:44    

Julia Varela

Bio Yo, laggard

Tendencias. Movimientos. Cosas que pasan. En la carrera de ir a la última, me reconozco entre la tribu laggard (rezagado in English). Admiro tanto las joyas impresas en 3D como un buen pincho de tortilla. Lo cool y lo castizo, aquí se habla de eso. De modernidades viejas, de antigüedades nuevas. De lo bonito. Poliédrica, multitasking. Gallega de lacón con grelos y madrileña inevitable de Malasaña. Periodista casi siempre
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios