Celebrando a Violeta

    miércoles 4.oct.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

 

" El Ayuntamiento de Cartagena pone en marcha la XXIII edición del festival  La Mar Músicas que año tras año se reinventa con propuestas más valientes, dialogantes y atractivas. Sirva como ejemplo la actividad que los coordinadores de La Mar de Letras y La Mar de Arte han ideado para abrazar poesía, música y artes plásticas en un evento único que homenajeará a la cantautora Violeta Parra.

Una propuesta atractiva que convocará el lunes 17 de julio en la Sala de Exposiciones del Auditorio El Batel, a Tita Parra, nieta de Violeta Parra, y al cantautor chileno Manuel García quienes hablarán y cantarán respectivamente para acercarnos a la sensibilidad y genialidad de Violeta Parra. Cerrarán el acto diez mujeres poetas: Marina Alcolea, Natalia Carbajosa, Vega Cerezo, Annie Costello, Noelia Illán, Beatriz Miralles, Cristina Morano, Carmen Piqueras, Elena Trinidad y Ana Vidal Egea que recitarán poemas inspirados en la canción “Volver a los diecisiete” de Violeta Parra. Junto a estas diez mujeres, siete artistas plásticas: Dora Catarineu, Nicole Palacios, María José Contador, Virginia Bernal, Juana Jorquera, Ángela Acedo y Cristina Navarro Poulin replicarán esta misma propuesta, pero en este caso, con la pintura como lenguaje. Las obras de las pintoras, junto con los poemas de las diez poetas, quedarán expuestas en la Sala de Exposiciones del Auditorio de El Batel desde el domingo 16 a las 18:30 que tendrá lugar la inauguración.

Diecisiete mujeres que se reunirán alrededor de Tita Parra y Manuel García para recordar y celebrar a Violeta Parra el día 17 de julio con una canción como hilo conductor del encuentro: “Volver a los diecisiete”. Una propuesta que pone en valor la salud de este festival auspiciado por el Ayuntamiento de Cartagena y la pasión de sus gestores por promover circuitos transversales entre las distintas artes con el fin de generar nuevos discursos. Enhorabuena y no una, sino diecisiete veces enhorabuena".

                                                                                                                                        Vega Cerezo

 

Noelia Illán Conesa

LA MUERTE DEL ANIMAL

 

                                                                La muerte es un animal

                                                                fatigoso y altanero.

                                                                                    Violeta Parra

                                                                                A Paco Miranda

 

 

Hoy he estado en un funeral.

No había coronas de flores

que pudren y manchan la tumba.

No había ceniza

que esparcir por El Bósforo.

Nadie oyó un llanto ni

consolaban las manos maduras.

No pasó nada.

Sólo el cadáver y un silencio

de hielo.

Todos miraban el ataúd

y ya nadie hablaba del animal.

 

 

Ana Vidal Egea

MUJERES QUE SE VAN

 

El olor a pólvora me recuerda a ti.

el primer hoyo se te propagó

(así son las enfermedades invencibles)

eras una mujer agujereada,

derramándose,

que siempre se estaba despidiendo.

Para qué postergar el destino,

de qué otra forma detener el tiempo.

Tú escribías sobre gusanos

y cantabas a las mariposas:

no sorprendió tu explosión de tristeza.

Quién quiere irse ha de irse,

la vida no es resistencia.

A veces, los que quedamos,

te llamamos valiente,

otras cobarde, porque nos das miedo,

dinos qué podemos esperar

recuerda tu mortalidad y aparece,

que éste silencio no sea una señal,

que éste vacío no me lapide,

que la inmensidad no te trague,

que ésta nada no nos calle. 

 

 

 Carmen Piqueras

 

                                                                             Volver a los diecisiete

                                                                        después de vivir un siglo.

                                                                                            Violeta Parra

 

MI REINO ES LA COCINA. Trasteo como si se me multiplica-

ran los brazos, como si me gustara lo que hago.

Me veo despeinada, recogido el pelo en un nudo imposible,

vestida sólo por una camiseta. Casi sexy, casi zarrapastrosa. 

Me veo contestándole a la radio, hablando sola o llorando a lágrima

viva el Romance de Curro el Palmo.

Digo: Soy Wendy y así me va.

Cuido de la casa, disfruto de un café con María José, con Ada,

con Victoria; de El hombre tranquilo con Eugenia, comparto

una confidencia con Juanfra y Paqui y sé perfectamente que soy

Wendy. Sin lugar a dudas ésa soy yo.

E incluso en el momento gozoso y fatal, perfecto, letal y breve

del placer, cuando la soledad planta bandera en mi corazón,

a pesar de la corporeidad de dos y aún deshaciéndome en los

sentidos, sé que soy Wendy y ocupo mi espacio.

Pero, he aquí, que hoy me reclaman a mí sola, sin la cafetera, ni

la aspiradora, ni los libros, ni el clan que me acompaña.

Hoy la cita es conmigo y no tengo que llevar dinero, llaves,

fotos, anécdotas...,ni siquiera tengo que llevar mi nombre.

Esta noche no soy Wendy. Es cierto que hay un nombre por el

que me llaman, pero Wendy casi no lo recuerda y por tanto no

vuelve la vista si por él la convocan.

Esta noche se siente solo energía; no sabe si luz o agua, quizás

sea brisa.

Sabe que su cuerpo doméstico se ha alargado, le nacen hojas.

Una corona de hiedra la enaltece y algas marinas se enredan

entre los dedos de sus manos y de sus pies. Se sabe hermosa, se

sabe un ser marino y boscoso.

Ningún ingenio podría calcular su peso, abarcarla, registrar su

imagen.

Y es que esta noche la ha convocado la niña que fue y no ha

tenido más remedio que acudir. Hipocampos han ido a buscarla,

caracolas anunciaban su encuentro y, ya perdido el nombre y la

edad, se ha abandonado a sí misma.

Y así, revestida de infancia, envuelta en el perfume de los jaz-

mines que fueron, y empujada por la brisa violeta a esa tierra de

nadie que ocupan los sueños, se ha producido el encuentro con

el príncipe de entonces, el que quiso un día hundir los dedos en

su alma y pinchar su corazón con una rosa...

Ha dispuesto el príncipe una cena, copas breves y frágiles, velas

doradas, rosas desmayadas; éstos han sido sus deseos, efímeros

aliados de la pasión.

Ha querido el príncipe tejer un collar de miel y de ternura en su

garganta, éste ha sido el único don que no desaparecerá cuando

concluya el encanto.

Ambos sienten la urgencia de la música y el baile, inevitable

rito de los debutantes, para ello crean un salón a orillas de

nuestro antiguo mar, bajo miríadas de estrellas, entre el viejo

castillo y los acantilados rojos

...¿Te acuerdas, princesa, de mi amor?

Era joven, sufriente y generoso. Todo te lo ofrecí, todo lo puse

en tu camino, pero no quisiste nada.

Solo dejar que llevara tus libros a la salida del colegio, solo llo-

rar sobre mi hombro tus penas adolescentes, solo permitir que

me perdiera en tus ojos cuando, distraída, te quedabas absorta y

suspirabas...

Y ella sonríe porque lo recuerda todo. Es cierto que ella nunca

lo amó y a veces sentía remordimientos.

Por eso cuando levantó la vista y lo traspasó con su mirada

verde casi dijo:

No he olvidado nada, y ahora yo también te amo.

Casi lo dijo porque el collar de miel le quemaba la garganta,

porque sus labios eran por besarlo y porque su cuerpo vegetal

y caliente deseaba perderse en un mar de ternura, de dolor anti-

guo y de sexo.

Casi lo dijo porque pensó que se lo debía.

Casi lo dijo.

 

 

Vega Cerezo

LA CASA DEL ÁRBOL

  

La única religión que he sabido explicarle a mis hijos

tiene por reino un árbol frondoso, algo de cuerda

y buena madera.

En la oscuridad del cuarto, cuando la noche convoca

los miedos de Iván para Iván, la cama es útero

y es cueva que crea y cura

la angustia que nos cobija,

Aturdido y erizado, pega su lomo a mi pecho y yo

aspiro su dulce olor animal.

Lo aspiro con ansia, como el depredador que olfatea enloquecido

un rastro, ése hilo pegajoso e invisible que ata su hocico

a la tierra y lo arrastra -sin tregua- hasta el hallazgo.

Así te respiro.

En esa intimidad construimos con pericia la casa

que nos salvará del desastre,

porque no hay cura si antes no hubo herida.

Escogemos el ramal que sostendrá el suelo, las poleas

que elevarán los frutos, el agua, la caza; todo el sustento.

Inventamos la escalera que nos acercará a la tierra.

Edificamos hasta que el sueño nos vence y el terror

se disipa y vuelve al padre del terror que lo guardará

hasta la noche de mañana, y la de pasado mañana,

y la del día siguiente a pasado mañana.

Es su forma de castigar nuestra soberbia por vivir.

No es mucho lo que les dejo.

Una casa en un árbol que apenas soporta

la embestida del día. Obligados a elevar un reino caduco

que solo alcanza a temperar su miedo a lo oscuro.

Mis criaturas salvajes olfateando el hilo pegajoso de un rastro de luz [invisible y falaz

que doblegará sus hocicos a la tierra en espera del macabro hallazgo.

No es mucho, lo sé,

pero es la única religión que he sabido explicarle a mis hijos.

Todo lo que no es selva, es muerte.

 

 

 Natalia Carbajosa

CANCIÓN      

                                                                                                         (Violeta Parra)

 A veces, dicen, hay que cortarlos,

no queda más remedio.

Está seco por dentro,

podría quebrarse, dicen,

herir a alguien,

matarlo incluso.

Como si, al morir, todo acabara.

Así que lo cortaron.

Y vino el sol a hacer su ofrenda,

y presentó la lluvia sus respetos.

Y la tarde, y la mañana.

Guardaron los mirlos

indefinido luto

y entonaron su planto los vencejos.

Como si, al morir, todo acabara.

Pasó el tiempo,

pasó la gente y fue testigo

de lo que no se puede

testimoniar: sin vida, sin savia,

sin ramas, sin verticalidad,

había nacido

una corola verde,

una joven cabellera despeinada.

Una joven cabellera

que así se iba enredando,

e iba brotando,

y agitándose esbelta contra el viento

una sola palabra

en su foliáceo canto

pronunciaba.

Una sola palabra

arrojada a la vida,

como si, al morir, nada acabara:

Gracias.

 

 

 

Annie Costello

EL PATRIMONIO DE LAS MANOS

 

                                                                                            Por Violeta Parra, artesana

                                                                                                de la vida que le dio tanto

Como artista me hicieron alfarera

la arcilla fue puesta ante mis ojos

y se me dijo: esto es cuanto tienes.

No encontrarás material más sencillo ni maleable,

toda incisión en él quedará impresa:

todo temblor no calculado

todo sudor volcado en el torno,

todo cuanto seas quedará en él escrito

por la gracia o flaqueza de tus dedos.

Mi vasija permanece inconclusa;

la fuerza ha sido

mi mayor aliada hasta ahora.

Como mujer, recolectora.

Me advirtieron bien al dejar la cueva

que habría senderos que se enredarían

en mis faldas y bayas punzantes

derramando su sangre en mi regazo.

Y aún así al final de la tarde

jornal en el bolsillo y colmado el cesto,

me sorprendería al ver la sabiduría

de una tierra ingrata erigirse en mi contra.

Toda cosecha hacerse zarza.

Todo fruto hacerse ponzoña.

Aun asi encorvaría la espalda

y seguiría alimentando el mundo.

 Como amante, bordadora

Un telar a mis manos fue dado

una aguja larga capaz de enhebrar

las almas más esquivas que

necesitan

ligarse también a la esperanza

Y me hizo el amor descoserme tranquila

y con mis hilos tejer un manto de seda;

amante es quien abre este manto

y ofrece protección bajo su sombra.

Como cristiana, aguadora.

Recibí en el bautismo un precioso regalo:

un cántaro sobre mi cabeza

y por costumbre o bendición de los astros

allá donde viajo me acompaña

allá donde el sol se conduzca inclemente,

aunque no siempre sea bien

recibida

aunque haya quien niegue la propia sed

quien arroje al camino el agua

que bebe.

 Como humana me hicieron así: artesana.

Ha sido un aprendizaje largo

-casi un descubrimiento tardío-

ser consciente de mi labor.

Antes de ello y durante toda

la existencia que conocía

me enfrasqué en los libros, me sumí en los lienzos,

me embriagué de versos y de cantos,

hasta entender hoy bajo el jacaranda

que ni libro ni lienzo

ni belleza a los ojos

ni palabra a los labios

podrán salvarme:

mi único

y verdadero

patrimonio

son las manos.

 

 

Marina Alcolea López

LA JARDINERA

 

                                                                                                                                         “para olvidarme de ti

                                                                                                                                        voy a cultivar la tierra”

                                                                                                                                                        Violeta Parra 

I.

el lago amaneciendo

todos mis años atravesando mis ojos

el lago y yo mirándonos

en ese plano en el que el tiempo no existe

el lago y yo viendo en el reflejo

el mensaje silencioso de la naturaleza

II.

nace una flor que sobresale

entre el verde de la hierba del camino

la voz de una mujer atraviesa el jardín

como una luz que sabe

adentrarse en lo profundo de los gestos

alguien tendrá que meter las manos en la tierra

plantar la semilla, oficiar el milagro del agua

el calor necesario, el alimento que sacie

el hambre y la pena

III.

escribir/ cultivar la tierra

ambas cosas se hacen con las manos

con el susurro de una melodía

dibujando paisajes en la cabeza

amar/ cultivar la tierra

ambas cosas se hacen con las manos

con lo vibrante de una melodía

que se extiende para dar esperanzas al mundo

IV.

la araña teje los hilos de la memoria

construye su casa en mi casa y habla

de los colores de la infancia, de las historias

de los pueblos, de los cuerpos que bailan

bajo el influjo de la luna

 la araña me trae canciones de lejos

me dice que viaje

me dice que siga caminando con los pies descalzos

para sentir el frío

la piedra

lo suave

el tacto de la vida aconteciendo en cada paso

V.

nace una flor que sobresale

entre el verde de la hierba del camino

estás aquí, Violeta

aún el eco de tu canto retumba

en la pared del futuro.

 

 

Beatriz Miralles

 

Pupila de águila, de Violeta Parra:

            Un pajarillo vino a posarse bajo mi arbolito,

            era de noche, yo no podía ver su dibujito,

            se lamentaba de que una jaula lo hizo prisionero,

            que las plumillas, una por una, se las arrancaron.

Poema propio

            Oigo caer la noche noche adentro

            de la noche. Ningún rastro:

            la sombra de un pájaro

            que no vuela.

 

 

Cristina Morano

 LA CORDILLERA

                                                                    Por Violeta Parra y por la revolución

                                                                                   (incluye un poquillo de épica)

Me subo por la montaña, espina dorsal del mundo,

balcón hacia el mar Pacífico, el pueblo queda varado.

Quieró levantarlo un día, escucho su voz antigua,

aliento ya no me queda.

Las plazas juntan la gente, obligan al poderoso,

lo bajan de sus mansiones, lo ponen al descubierto.

Con tanta violencia mueren los pobres por su Derecho

que adentro de las raíces

están moviendo la roca: mujeres americanas

agitan la cordillera cantando por los glaciares:

trituran a los malevos.

                                Montañas, revoluciones:

son cosas que van temblando,

son frágiles, no duran nada; parecen sus moles densas,

peró enseguida se enturbian y son como los amores

que un viento poco los tira.

Así mi espalda se tuerce, en cada vértebra un signo

cargado de pena y tanta. Me iré por la cordillera,

vosotros tendréis que dar la voz a aquellas palabras

que a tantos hacen temblar.

 

 

Elena Trinidad

NUEVO VOLVER

VOLVER a los diecisiete
recurriendo a la palabra
en ojos vírgenes.

Atentando con la pureza del pasado
se evidencia en la voz de Violeta
dinamita para las cadenas,
jazmines en cuerpos vacíos.

Impere el recuerdo
frente a un inocente concepto de amor,
frente a un orgullo ante la muerte
en la mayor brevedad de la vida.

Doraok

Lara López    4.oct.2017 11:28    

Moments/Our song

    martes 3.oct.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

 

 

Rabo de nube – Charlie Haden

I didn't know about You – Ben Webster, Johnny Hodges

Search for Peace – McCoy Tyner

Footprints - 2000 - Remaster – Wayne Shorter

All the things you are – Dizzy Gillespie

Isadora – Christian Scott

 

Piano Concerto in G Major, M. 83 : II. Adagio assai – Maurice Ravel, Anne Queffélec, Alain Lombard & Orchestre Philharmonique de Strasbourg

Raining In Her (The Muse) – George Winston

Awakenings - Dr. Sayer +

Lou Ann +

Cinema Paradiso - While thinking about her again/First Youth/Maturity – Philip Aaberg

Watching Lara – Yann Tiersen

Mana Vu – Therese Schroeder-Sheker, David Lockington

Goodnight Kiss – Ibrahim Maalouf

In Flight – Michael Harrison

Mist In The Moonlight – Jim Brickman

Amy's Song – Peggy Stern

Our Song – Art Pepper

Earlyjunction

Lara López    3.oct.2017 13:50    

My foolish heart x +

    viernes 29.sep.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

Sadao Watanabe

Bill Evans Trio

Niño Josele

Gabor Szabo

Astrud Gilberto

Chet Baker Trio,  con Philip Catherine

Jacky Terrasson y Stefon Harris

Carmen McRae

22163777_10214097882742071_346193498_o
Mads Vinding Trío (Enrico Pieranunzi  y Alex Riel)

John McLaughlin

John Abercrombie, con Don Thompson

 

Lara López   29.sep.2017 18:43    

La raíz eléctrica

    miércoles 27.sep.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

 
 
My foolish heart – Chucho Valdés
El Negro Curro+
La Caña+
Beturia Sonora – Raúl Rodríguez
Stillness +
Preconceptions +
Reverie +
Poem Without Words – Shammi Pithia
No Reason – Bonobo, Nick Murphy
Ifé
No reason- Bonobo y Nick Murphy

 

Lara López   27.sep.2017 07:18    

A taste of honey

    lunes 25.sep.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

 

Cycling Trivialities – José González

A taste of honey – The Shins

Lead me on – Curtis Harding

Unchained Melody – Norah Jones

The End of the World – Sharon Van Etten

Can't help falling in love – Beck

The house of the rising sun – Sam Cohen

Get Happy – Sam Cohen

Speaking of Happiness – Waterstrider

Lonely mound of clay – Big Search

Who's lovin' you – Kelis

All Alone Am I – Maybird

What you don't do - Tom Misch Remix – Lianne La Havas

The Truth – Moonchild

Hopeless Wanderer – Mumford & Sons

Teardrop – José González

Nubes

Lara López   25.sep.2017 11:46    

Bombardeo de poemas

    sábado 23.sep.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

Lluvia de poemas sobre Milán fue el séptimo eslabón de un proyecto mayor, consistente en lanzar miles de poemas desde un helicóptero sobre ciudades que han sufrido bombardeos aéreos en el pasado. Se ha llevado a cabo en Londres, Reino Unido (2012), Berlín, Alemania (2010), Varsovia, Polonia (2009), Guernica, España (2004), Dubrovnik, Croacia (2002), y Santiago, Chile (2001). Los poemas chilenos fueron escogidos por Casagrande. Los poemas italianos fueron escogidos por Amo Mattio, de la Casa de la poesía de Milán. El proyecto se realizó con el apoyo del comisionado del pabellón de Chile en Expo Milán 2015, Fundación Imagen de Chile y la ciudad de Milán, entre otros. 

Parolibre +

Tango – Ryuichi Sakamoto, Jaques Morelenbaum, Judy Kang

Oblivion – Michel Camilo, Tomatito

Fenix – Rob Araujo

Clair De Lune + Saints + 35mm – Rob Araujo, Quickly

Roll One Up, Homie – Rob Araujo

Rainy – Rob Araujo, Declan Miers

Appl + Navigate – Rob Araujo

On the nature of daylight– Max Richter, Lorenz Dangel

The man I love – Rosemary Standley, Sylvain Griotto

 

 

Lara López   23.sep.2017 08:55    

Marwan

    miércoles 20.sep.2017    por Lara López    0 Comentarios

 



Marwan no es sólo un cantautor, no es sólo un artista. Marwan es un amigo para todos aquellos que le escuchamos y sentimos. Porque su karma vuela más allá de lo estrictamente creativo, de lo mostrado o lo expresado. 

Su persona y su personaje viajan de la mano, creando vínculos irrompibles con quienes entendemos lo que canta. Pocos como él saben unir corazones en una sola ceremonia de humanidad, amor y libertad. Y lo hace mientras sonríe. De hecho, Marwan, sonríe casi siempre. Incluso cuando llora el desamor o le duelen los latigazos vitales. 

Su sonrisa apasionada es contagiosa y nos convierte en importantes ciudadanos de su mundo interior.

Porque dentro de Marwan habita una ciudad. 

Sus arterias son las vías del metro madrileño, donde dos personas se miran con contenido deseo. Sus pulmones son esos parques donde el amor otoñal florece sin remedio. Su corazón es el latido de millones de voces que gritan queriendo vivir más allá de la esclavitud horaria. Su cerebro es un laberinto de calles que van desde Aluche a Malasaña, esas calles donde Marwan ha besado, ha recitado o se ha escondido en un callejón para amar desesperadamente. 

Por ello, en éste nuevo trabajo, nos invita a todos sus amigos a un nuevo viaje maravilloso a través de sus paisajes interiores.  Así, juntos, podremos ser los tontos que dejan a medias el porvenir, destrozando a la primavera pero al mismo tiempo intentando arreglar sus trozos con precisa dedicación.

Juntos cometiendo errores y tropezando con las líneas de nuestras propias manos y, a pesar de ello, aprendiendo a seguir corriendo por el camino de los que no saben mentir, aunque sea en dirección prohibida, buscando una piel para abrazarla, sufriendo al despedirnos de otra. 

Marwan nos enseña como mete deseos en un cajón, mientras nos lleva a los bares donde se encuentra lo destruido y se pierde lo construido.

Él nos enseña que la vida cuesta, entre foto-matones, trenes y bombas que no se saben desactivar. También nos enseña el mundo, con sus muros, sus calles despistadas y los lugares sin luz ni playas, donde estallan las bocas de los que quieren ser felices.

Si subes al barco de Marwan y sueltas el timón, te espera un gran viaje entre sus paisajes.

Porque Marwan es un precursor, que a través de la naturalidad y el talento se ha abierto camino conquistando cimas inalcanzables para aquellos artistas que pretenden llegar al gran público, presos del postureo y la artificialidad.

Él es un druida de nuestros tiempos, porque usa los mismos ingredientes que otros poseen para sus pócimas, pero él los mezcla con una habilidad única. Por eso, si te atreves a mirar por sus ojos el mundo, pintará colores que no sabías que existían.

Gracias, Marwan, por tratar a tus seguidores como cómplices y a tus cómplices como hermanos. Gracias por no salir a un escenario a simplemente hacerte escuchar, si no a buscar un diálogo que convierte cada concierto en un hogar, en una terapia, en una cita con miles de personas subidas al escenario junto a ti, cantando, sonriendo y celebrando los fracasos y victorias de la vida.

Gracias, amigo.

NACH

 

 

20/10 – Toledo – El Círculo del Arte

21/10 – Valladolid – Lava, El Festival Más Largo del Mundo

27/10 – Málaga – La Trinchera

28/10 – Murcia – Sala Rem

10/11 – Zaragoza – Las Armas

11/11 – L´Hospitalet De Llobregat – Teatre Joventut (Festival Acrobàtes)

17/11 – Gijón – Acapulco

18/11 – Bilbao – Backstage

24/11 – La Laguna – Paraninfo De La Universidad

25/11 – Gran Canaria – The Paper Club

14/12 – Valencia. Moon

15/12 – Alicante – The One

12/1 – Madrid – Wizink Center

19/1 – Castellón – Opal

20/1 – Tarragona – Sala Zero

26/1 – Sevilla – Sala X

27/1 – Cádiz – El Pelícano

9/2 – Ciudad de México– Lunario

9/3 – Mallorca – Trui Teatre

16/3 – Salamanca – Music Factory

17/3 – León – Espacio Vías

23/3 – Vigo – La Fábrica de Chocolate

@Marwanmusica

 

Lara López   20.sep.2017 08:30    

Saya /Beauty of the night

    martes 19.sep.2017    por Lara López    0 Comentarios

 

Folon – Salif Keita

Saya – Sona Jobarteh

Fifa – Angelique Kidjo, Orchestre Philharmonique du Luxembourg

Kaninba – Kassé-Mady Diabaté

Land Of Anaka – Geoffrey Oryema, Brian Eno

K'an Ben – Toumani Diabaté

Awa Y'okeyi – Papa Wemba

Amanké Dionti – Ablaye Cissoko, Volker Goetze

The Man I Love – Rokia Traoré

Noir Et Blanc – Souad Massi, Ismaël Lô

Redemption Song – Wayna

Summertime – Stromae

Mon Amour (My Love)– The Idan Raichel Project, Vieux Farka Touré

 



Who Is It (Carry my joy on the left, carry my pain on the right) – Kurt Elling

The Tangled Road – Kurt Elling

Gotas de adeus + Amor e encantos  – Meeco

Souvenirs of Love – Meeco con Mary Stallings, Vincent Herring

Make my dreams come true – Meeco con Yahzarah, John Scofield, Richard Bona

Farewell – Meeco con Hubert Laws, Jaques Morelenbaum, Eric Reed

usagijirushi – Meeco

Yegle Nesh – Hailu Mergia

Annabelle– Gillian Welch

Maneater – Grace Mitchell

Nubes de papel – DePedro

  RAIL

Lara López   19.sep.2017 13:19    

Detenerse, con Dani Galindo

    viernes 15.sep.2017    por Lara López    2 Comentarios

 

La selección de Dani:

"We're all leaving", de Arcade Fire, de la película "Her".

"End titles", de Angelo Badalamenti, de la película "Largo domingo de noviazgo".

Tema compuesto por Hans Zimmer para la película "Origen".

"My heart's in the Highlands", de Arvo Pärt, de la película "La gran belleza".

“S.T.A.Y.”, de Hans Zimmer, de la película “Interstellar”.

“Alone in Kyoto”, de Air, de la película “Lost in translation”.

“The kiss”, de Philip Glass, de la película “Las horas”.

Tema compuesto por Michael Nyman para la película “El piano”.

“Luli Gigante”, de Antonio Meliveo, de la película “El camino de los ingleses”.

“Samskeyti”, de Sigur Rós.

“The haunted ocean”, de Max Richter, de la película “Vals con Bashir”.

Noir

Lara López   15.sep.2017 08:32    

En Vic 2017

    jueves 14.sep.2017    por Lara López    1 Comentarios

 

Bombolles – Toni Xuclà, Sara Terraza

Nuestra respuesta es la vida – Tita Parra, Isabel Parra

No Moon in the East – Matthew McDaid

Under the Microscope – Diego Hdez

Cedeira – Guadi Galego

Crida’m – Gemma Humet

Culpa y castigo – Carmen Boza

Frontline – Mo'Kalamity and the Wizards

Afrikana – Marga Mbande

Dammi un beso – España Circo Este

La Vida Mejor – La Vida Bohème

William – La Dame Blanche

I Wish – The Gramophone Allstars

Teardrop – Jorge da Rocha

Dance – Oriol Roca

It Don't Mean a Thing - If It Ain't Got That Swing – Roger Canals

Shake Dance – Dani Nel·lo

Marajà – Vinicio Capossela

Made of gold – Albert af Ekenstam

El domingo, resumen en Radio 3 con nuestra compañera Consol Sáez.

 

 

Lara López   14.sep.2017 09:00    

Lara López

Bio Músicas posibles

En 'Músicas posibles' te proponemos dibujar cada mañana una línea de puntos imaginaria para conseguir que géneros como el jazz, las músicas del mundo tradicionales (y las que no lo son) y otros en la frontera, se crucen y contagien, conviviendo a nuestro antojo durante sesenta minutos de joyas sonoras.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios