¿A quién miran los aspirantes cuando hablan a cámara?

Por José Casado (@jose_casado)

Trabajar en la tele mola. No en todas las profesiones uno tiene la suerte de que su trabajo sea visto y valorado por millones de personas cada semana. La parte menos buena consiste en argumentar qué es lo que haces en la tele. Cuando los redactores de televisión asistimos a reuniones familiares o encuentros con amigos, tarde o temprano, todas las miradas se clavan en el que ‘trabaja en la tele’.

Tras unos segundos en los que aparecen a partes iguales la desconfianza, la incredulidad y la fascinación más sincera, la primera pregunta es, ¿en qué programa estás? La segunda no tarda en llegar: ¿Y por qué nunca te he visto en la televisión si yo veo ese programa? Aquí es donde empieza la ardua tarea de explicar que en los programas de televisión no sólo trabajan los que salen en pantalla; y lo más difícil contar en qué consiste exactamente lo que hacemos, es decir, cuál es el trabajo de un redactor.

Los cámaras lo tienen mucho más fácil. Si no dan al botoncito rojo para grabar, no hay programa. Lo nuestro es más complicado, aunque hay una frase que siempre funciona: ¿Se ha fijado en que, muchas veces, los protagonistas de los programas explican sus cosas a cámara pero no se ve su interlocutor? Pues sí, señora, yo soy el que les ha hecho esa pregunta y yo soy al que se la están contestando.

Es lo que en televisión llamamos ‘hacer totales’. Esto es, preguntar a los concursantes por sus impresiones, sentimientos o pensamientos acerca de algo que hemos podido ver en el programa. Sus declaraciones enriquecen el contenido del espacio aportándonos el punto de vista íntimo, directo y sincero de sus protagonistas.

1Maribel le cuenta al redactor José Casado lo mucho que le gusta tontear con Pepe.

Pero en un programa como MasterChef, esto de hacer totales es sólo una pequeña parte de nuestras múltiples tareas. La primera y fundamental es hacer el casting: buscar, encontrar y seleccionar a los aspirantes protagonistas. Son intensas semanas de trabajo en las que hay que decidir rápidamente que personas pasan las primeras cribas y consiguen llegar a la prueba definitiva: el casting presencial. En la primera edición recibimos 9.000 solicitudes. Sólo 15 vieron cumplido su sueño.

2500 aspirantes a entrar en el programa decidiendo si la rúcula pega o no con su plato.

Una vez puesto en marcha el programa, comienzan las grabaciones entre fogones. Los redactores somos los encargados de que los aspirantes cuenten a los espectadores qué plato van a cocinar, qué ingredientes han seleccionado del supermercado o si se ven ganadores o perdedores. Una labor que no gusta mucho a los aspirantes porque se desconcentran con nuestra batería de preguntas, pero saben perfectamente que sus declaraciones son algo básico para que se entienda lo que están cocinando.

3

La redactora Henar Robles pregunta a Juan Manuel si considera que el plato combinado debería volver a ponerse de moda como ya lo han hecho los colores flúor.

También hay que estar pendiente de lo que sucede todo el tiempo. Algo que a priori puede parecer insignificante se puede convertir en lo más comentado del programa. Véanse como claros ejemplos la hoja de espinaca que Maribel recogió del suelo y que Pepe casi vomita, o la elección de la misma guarnición por parte de Fabián y José David en la prueba del volcán de chocolate, que levantó sospechas sobre un posible plagio culinario. También hay que saber muy bien lo que pasa para luego preguntarles en los totales por lo que ha ocurrido.

4

Los redactores Héctor Navarro, Meritxell Estruch y José Casado toman nota de cómo se hace la respiración artificial a un pollo.

Tras el rodaje, hay que editar lo grabado, es decir, seleccionar los mejores momentos para que el programa tenga un ritmo ágil, ameno y entretenido y que todo se entienda a la perfección.

5

Los redactores José Casado, Olga Santiago, Yolanda Benito, David Extremera, Jesús García e Isabel Mora a punto de pasar a la acción.

Así que ya sabe, si en la próxima barbacoa que organice en su terraza se encuentra entre los invitados con un redactor de programas de televisión ya tendrá claro cuál es su trabajo. Y no se corte a la hora de preguntar. Nos encanta que les interese nuestra profesión.

Efrén: "Me llevo la confianza de mis compañeros, el cariño del público y un aprendizaje irrepetible"

Hola MasterCookers,

Hay veces en la vida en las que tienes la suerte de que se te presente una oportunidad única y sólo queda poner de tu parte para aprovecharla. Masterchef para mí ha sido justo esto.

Ver vídeoMasterChef - Solo un aspirante alcanzará la Gloria

Todo empezó el pasado mes de enero, estaba tomándome unas cervezas con unos amigos en Lugo y me llegó un tuit “Tienes que presentarte a esto”. Llegué a mi casa, me vi dos temporadas de la versión americana, me encantó y rellené el cuestionario. Pum.

Efrenc

Ver vídeoMasterChef - Las 40 cucharas de madera

Pasaron las semanas y se sucedieron los casting, lo que parecía imposible fue tomando forma y, de pronto, me vi en el casting final, ¡no me lo podía creer, tan solo quedábamos 40! Todo salió bien y el jurado decidió confiar en mí, darme la oportunidad. Estaba en Masterchef.

Ver vídeoMasterChef - Los 15 aspirantes de MasterChef

Desde ese momento tu vida cambia, aparcas todo y te vas a vivir un sueño en un mundo paralelo de cazos y fogones, pruebas de equipo y de eliminación. Muchas emociones juntas y compartidas con un grupo maravilloso: compañeros, jueces y cada uno de los profesionales de la productora.

EfrenaEfrenbEfrene

Mi paso por el programa ha sido discreto, intentando hacer las cosas bien, con mucho trabajo y esfuerzo,  siempre por el equipo y con las cosas pensadas. Me llevo sobre todo la gran confianza de mis compañeros, que siempre me consideraron de las primeras opciones en la elección de equipos, el cariño del público y un aprendizaje irrepetible.

Ver vídeoMasterChef - Eva, Clara, Efrén y María se salvan de la eliminación
Ver vídeoMasterChef - María y Clara, las dos chicas de Efrén

A pesar de lo que se ha comentado, he de decir que estoy muy de acuerdo con mi eliminación. Las cosas no salieron bien y mi plato no estaba a la altura del resto ese día, no es más que esto.

Ver vídeoMasterChef - Sorprendente expulsión de Efrén, uno de los grandes favoritos de MasterChef

Es un concurso exigente dónde un mal día y un mal plato marcan la diferencia y la han marcado. En cualquier caso, quiero agradecer todo el apoyo en las redes sociales, que fue espectacular.

Encuestaw

Por último, deciros a todos que no por haber salido de Masterchef os vais a poder librar de mí, seguiré publicando con la mayor asiduidad posible en The Chefather y os iré contando poco a poco mis proyectos de futuro.

Efrened

El sueño no ha terminado, acaba de empezar.

HASTA SIEMPRE

Efrén Álvarez

Nati: "Gracias MasterChef por esta experiencia y una nueva familia"

Hola a tod@s!!

Estuve dudando mucho si presentarme o no a MasterChef. En mi cabeza, en una misma ecuación no me cabían estos dos mismos términos al mismo tiempo: television y cocinar ( lo que para mi significa cocinar).

Ver vídeoMasterChef - Paloma, la primera expulsada de MasterChef

Pero quería aprender, superarme, afrontar mi realidad llegado el caso... y luchar por un sueño. Por ello puse todo mi cariño preparando estos platos para los castings.

QUE RICO!!!Menú de San Valentín: Carpacho de ternera marinada con frutos rojos y champán. Sorbete de limón con pétalos de rosa gelatinizados y bombones de foie.

MACROCASTINGPlato homenaje. Es un homenaje al País Vasco (tierra donde nací), Nueva Zelanda (donde hacer una nueva vida) y Canarias (donde tanto tiempo he vivido): Changurro en 3 esencias con esferificaciones de chacolí; pastel neozelandés de verduras y bacon; y bienmesabe, crema de plátanos y ronmiel gelatinizado.

Ver vídeoMasterChef - Las 40 cucharas de madera

Cuando comecé a ser consciente de donde entraba, los nervios tomaron las riendas.

Ver vídeoMasterChef - Los 15 aspirantes de MasterChef NatidelantalKiwiNaticocina

Una vez mas el subconsciente me jugó una mala pasada: tiré la tempura a la basura sabiendo lo que ello implicaba.

Ver vídeoMasterChef - Nati, la cuarta eliminada por un plato "poco digno"

Creo que no todo el mundo está capacitado para participar en un concurso de televisión. Nervios, estrés, competitividad... No son compatibles con mi modo de entender la cocina.

Ver vídeoLa mañana de la 1 - Nati: "Sigo soñando con montar una casa de pintxos en Nueva Zelanda"
Aún así, GRACIAS MASTERCHEF por esta inigualable experiencia. Y gracias por esta nueva familia.

Fotofamilia

Santiaga: "MasterChef era el sueño de mi vida"

Hola a todos,

Mi experiencia en Masterchef ha sido irrepetible. Nunca pensé que podría llegar hasta aquí.

Todo empezó por una casualidad, encontré la página del concurso en internet, y vi que reunía  todos los requisitos: "no ser profesional de la cocina, sentir pasión por ella, que mis platos fueran aclamados por familiares y amigos y sobre todo, tener una gran ilusión por convertirme en chef". ¡El sueño de mi vida!12Cuando  en mi primer casting presenté unas humildes migas y fueron exitosas, para mí ya fue un logro. Y cuando supe que había sido seleccionada para el macrocasting no me lo podía creer. Nunca había tenido suerte e ir al macrocasting, aunque fue un día muy duro, fue sentir MasterChef en la piel.3Mi plato fue una ensalada de pasta de lazos de colores. Por supuesto, la pasta la hice yo, casera, que teñí de los colores y sabores originales de una ensalada: tomate, aceituna negra, aguacate, rúcula, remolacha, zanahoria y huevo, acompañada de dos distintas salsas pesto. Cuando recibí la cuchara, me sentí triunfadora, y empecé a creer que podía pasar.

Ya en el último casting, más difícil todavía, los nervios fueron dueños de mi persona. Mi risotto de hongos me dio el último empujón y así se cumplió mi sueño, conseguir el preciado delantal y ser concursante de Masterchef España.

4

Todo fue muy rápido, de pronto estábamos en la casa los 15 concursantes llenos de ilusiones, todo el día hablando de cocina, rodeados de libros y aprendiendo unos de otros. Todos son geniales.

Las Pruebas de exteriores, han sido muy duras, pero gratificantes. Los militares fueron extraordinarios. Nos dieron un recibimiento profesional y alucinante. Fue un día intenso y duro, y todos los concursantes coincidíamos en lo mismo.

Vinimos muy satisfechos y muy agradecidos. Mi equipo, fue el ganador de esta prueba, con nuestro solomillo con salsa de mostaza y miel, acompañado con patatas y champiñón; que tuvimos que improvisar por el problema de cocción de la patata, era imposible hacer el puré. La mayoría de los militares votaron el plato del equipo azul.

La segunda prueba de exteriores, la boda en Aranjuez, también tuvo su encanto. En esta ocasión, fuimos equipo blanco, y nos ocupamos del entrante, una ensalada de langostinos de Sanlúcar con vinagreta de mango y crujiente de pistacho, y también fuimos los vencedores. Fue una prueba muy bonita en un marco incomparable.

La tercera prueba de exteriores, nos presentamos en los estudios de grabación de la serie Isabel, y debíamos de darle de comer a todo el equipo técnico y actores. También fue muy emocionante. Mi equipo, el azul, debía cocinar unas lentejas, trucha y fresas. Me ocupé casi en su totalidad de las lentejas, y salieron exquisitas, dicho por todos, incluido por Jordi Cruz que las probó, y alguien lo escuchó.

56Las truchas también salieron perfectas, aunque no podían competir con el lomo de venado del equipo rojo; y las fresas con una crema dulce de mascarpone no tuvo los suficientes votos ante el postre del otro equipo, con lo cual por solo tres puntos de diferencia, perdimos la prueba.7En la Prueba de eliminación, el fracaso me lo busqué yo al confundir un tipo de ave por otro, y cocinar codorniz en lugar de pichón, pero mi plato era digno. No fué el peor. Pero sí, fue el único que no llevaba pichón.

Mi intolerancia al consumo de aves, me hace confundir este tipo de carnes. Nunca pensé que este problema, que he tenido toda mi vida, me jugaría la mala pasada de que se me escapara Masterchef de mis manos. Pero así es la suerte y la mala suerte.8Me hubiese gustado estar más tiempo en MasterChef porque se me ha hecho muy corta la estancia, tengo la sensación de haber acariciado el programa sin llegar a tocarlo.

Lo que más echo de menos son mis compañeros y los buenos ratos que hemos vivido. Pero mi sueño no acaba aquí, yo seguiré enredando en el mundo de los fogones sin descanso.

Juanma: "Este no es mi final como cocinero. Oiréis de mí"

Hola MasterCookers:

La experiencia en Masterchef ha sido intensa, aunque breve. En los dos programas que he durado he podido asistir a una clase en Le Cordon Bleu, por ejemplo. Pero esa estancia breve hizo que todo fuera más amable, supongo que según avance el programa la competitividad pueda superar el compañerismo inicial.

1

Lo mejor del programa: los compañeros. No os hacéis idea del grupo de frikis que nos juntamos, capaces de hablar sin descanso sobre cocina, técnicas, cocineros, ingredientes, recetas... Pero es que todos tenían al menos otra afición más fuerte: desde el ganchillo a los nudos marineros, la caza o la pesca (y no sólo José Luis), desde la bioquímica hasta el curanderismo (y hasta aquí puedo leer).

3

En el primer programa lo de los militares fue un poco shock para un objetor de conciencia como yo. Pero bueno, se trataba de dar de comer a 151 personas, que comen bastante y que vienen de hacer ejercicio. El plato era sencillo sólo era cuestión de organizarnos bien y no fue difícil.

4

Tuvimos mala suerte con la cocina militar. Cuando llegamos ya estaba encendida y con agua dentro y en dos horas no llegó a hervir. Así que no hubo puré. Intentamos hacerlo, pero no resultó "comestible". La solución de añadir las patatas medio cocidas al salteado de champiñones funcionó bien.

Pepe me criticó la salsa cuando apenas llevaba 20 minutos cociendo y aún le quedaba más de una hora de cocción. Y como todo el mundo sabe, el alcohol se evapora a 73º, así que con el resto de la cocción perdió alcohol. De todas formas no es factible emborrachar a 151 personas fornidas con sólo 2 botellas de brandy... ¡ni queriendo!

En el segundo programa la caja misteriosa no me pilló muy inspirado y pasé desapercibido, ni en los 3 mejores ni en los 3 peores. El plato me quedó bien pero no espectacular, suficiente como para quedar lucido, pero no tanto como para destacar.

6

Y ¿qué hice? Marqué la presa en la sartén, la metí luego al horno y al final la fileteé y la acabé en la plancha. Hice varios filetes para comprobar el punto, y viendo que era bueno, emplaté un par de ellos. Para acompañar, un couli de grosella y vino tinto, y las setas y patatas en rodajas gruesas.

Las patatas las cocí un poco en aceite (a baja temperatura) y luego un golpe de plancha fuerte para que quedasen bien doraditas y hechas por dentro. No teníamos mucho con qué aderezar así que use los ajetes bien picados y pimienta negra.

14

La prueba de la boda encerraba varias sorpresas, desde lo de los 3 equipos, la cocina, los ingredientes. El principal problema es que aunque la cocina era grande y profesional, no estaba pensada para que hubiera 3 equipos luchando por el espacio. Entrabamos en cocina cada media hora y teníamos 2 horas para cocinar. El equipo de los entrantes se encontró la cocina toda para ellos. Nosotros tuvimos que acoplarnos al espacio que habían dejado y los de la carne, pues se encontraron todo empantanado.

La lubina estaba cortada pero había que desespinar, acabar de quitar escamas (estaban quitadas pero no todas, y en una boda... no te puedes encontrar escamas) y racionar. Eso llevó mucho tiempo. Y no caímos en contar raciones, aunque al final llegaron de sobra. Efrén, que es un máquina en la plancha consiguió darles el punto perfecto a los 160 pedazos de lubina. (2 por plato) y acabarlos en el horno.

15

El complemento de los espárragos verdes nos falló, pero se salvó el plato. Cuando Jordi entró los componentes del plato estaban bien enfilados, pero no nos habíamos planteado casi nada del emplatado y ahí sí que nos vino bien su ayuda, aunque costase tan cara. Porque aunque nuestro plato fue el más apreciado por los invitados a la boda, el hecho de que hubiera entrado Jordi a ayudar nos hizo perder automáticamente. 

Se que mi postura estuvo criticada, incluso por mi capitana, pero tengo la conciencia tranquila, me encargué de la crema y la crema estuvo hecha a tiempo y sabrosa. 

8

Y así llegamos a la eliminación. No había hecho una tarta de queso en años y encima no era de este tipo. Pero no me asustaba mucho. Horneé la masa, para que no se quedase blanda luego con la pasta de queso. Infusioné la nata con la vaina de vainilla, porque los aromas de la vainilla se fijan mejor en una base grasa. Y tras probar los quesos, hice una mezcla de queso crema, tetilla y manchego.  La torta del casar me pareció excesivamente fuerte.

9

11

13

A pesar de lo mucho que se criticó, no me puse morado de queso manchego. Deseché para la tarta la primera capa más seca, pero en lugar de tirarla, me la comí. ¡no fue para tanto!

10

Para la cobertura hice una mermelada de arándanos, un clásico y añadí unas rodajas de pitahaya, que hace bonito y al no estar cocinado daba sabor. Y en realidad nunca me dijeron que mi tarta fuera la peor, pero "no tuve actitud". Así que me despedí del programa bastante tranquilo, como creo que se habrá visto.

12Este no es el final de mi carrera como cocinero, seguiréis oyendo hablar de mi.

Paloma: "Ha sido una experiencia única, (...) corta, pero intensa"

Hola MasterCookers,

Mi paso por Masterchef ha sido una experiencia que ojalá pudierais vivirla muchos de vosotros. Para mi ha sido una oportunidad que sé que sólo se da una vez en la vida. Lo he repetido muchas veces, a mí nunca me había tocado nada, siempre he pensado que la suerte hay que buscarla.

Recuerdo el día que hice la inscripción: ¨total no me van a coger¨ pensé. Y llegó la llamada y el primer casting con mi plato, Tartar de gambón, y una presentación muy sencilla. Veía los platos de los demás y sus nervios; y yo de lo más tranquila porque "como no me van a coger¨.

Paloma (1)

Pero llegó el macrocasting, el frio, la espera, los nervios y yo "¡Ahí!". Llegó el casting final, nervios, emoción, y ¡yo seleccionada! No sabía si llorar, si reír…todo fue rapidísimo. Preparar maletas, despedidas y mentalizarme de que iba a convivir con 14 personas en una casa, ¨con el carácter que tengo!¨

La primera noche cenamos todos juntos. En la casa éramos de lo más variopintos pero había muy buen ambiente. Llegamos a Badajoz donde nos asaltaron los militares del ejército de tierra, los soldados con sus armas rodeándonos, los tanques haciendo maniobras, ¡incluso montamos en uno de ellos!

Militares

Y la prueba… ¡Cómo no, las chips de calabaza! He de decir que, pese a que perdimos la prueba, nos sentimos ganadores. Dimos de comer a los soldados, comieron caliente. Arriesgamos, quizás demasiado, en un plato que a mi parecer estaba muy bueno, con las complicaciones de cocinar con gente que no sabes cómo cocina, en un tiempo limitado.

Cocinando

Sabiendo ya el resultado de la prueba, viene la prueba de eliminación: limpiar un rodaballo, hacer una salsa y una guarnición en 45 minutos. Solo dos, para pensar qué preparar y coger los ingredientes del supermercado. Después de eso la compra en casa va a ser visto y no visto, jaja.

1

2

3

4

5

6

Finalmente fui yo quien tuvo que despedirse de todo: del plató, del equipo, de Eva, del jurado (aunque esto último no me resultó tan difícil, todo sea dicho) y lo más duro, mis compañeros. Los considero una pequeña familia con la que he convivido momentos muy intensos y que de hecho así he sentido mi estancia en Mastechef, corta pero intensa.

Se está cocinando algo grande

Hola cocinillas,

MasterChef, la gran apuesta de Televisión Española para la temporada 2013/2014 está a punto de arrancar. El domingo 24 de febrero se celebró uno de los eventos más importantes del programa: un macrocasting con 453 aspirantes

14

El lugar elegido no podría ser más espectacular, la Plaza de Oriente de Madrid. El Palacio Real fue testigo de cómo se está cocinando el talent show, que llega a España para encontrar al mejor chef amateur del país.

2

Mucho nivel entre los concursantes, gran despliegue de TVE para informar de todo y una perfecta organización del equipo de MasterChef en una jornada que comenzó a las 6.30 de la mañana.

3

4

5

Los primeros en llegar fueron los realizadores y técnicos que tenían que hacer de un exterior un plató de televisión con decenas de cámaras para captar la emoción, tensión y nervios de los participantes. 

Mientras producción preparaba el set donde se emplatarían los alimentos, el equipo de redacción organizaba a los centenares de aspirantes que desde las 9.00 horas se agrupaban en la plaza. 

7

8

Sobre las 11.30 se 'abrieron las puertas' de la zona de emplataje. Todo estaba listo para que los cocinillas comenzasen su trabajo. Eva González y el jurado de MasterChef estaban allí presentes, para conducir el acto y evaluar los platos que se presentaron. 

9

11

Eva fue la encargada de dar la salida: "los 20 minutos más importante de vuestras vidas comienzan en... 3, 2, 1".

10

13

Y Pepe Rodríguez gritó el 'arriba las manos', que marcó el fin del tiempo de la prueba.

12

Ya solo quedaba probar los platos, evaluar a los concursantes y esperar el veredicto de Samantha, Jordi y Pepe. Ellos eligieron a los 40 mejores cocineros amateur de España, a los que entregaron una cuchara de madera que reconoce su talento y le da el pase al casting final.

15

16

17

Muy pronto conoceremos la identidad de los 15 concursantes que lucharán entre fogones por convertirse en el primer MasterChef de España.

 

 

Un día de casting en 'MasterChef'

Hola cocinillas,

Después de muchos años deseándolo por fin llega a España MasterChef, el talent show de cocina que ha triunfado en todo el mundo. Muy pronto Televisión Española estrenará el programa que acaba de terminar la primera fase de casting.

Desde este blog, que hoy inauguramos, queremos acercaros todo lo que sucede entre bambalinas, cómo se prepara el programa y transmitiros las sensaciones de los participantes. Para el primer post hemos pasado un día con uno de los aspirantes al programa, que se presentó al casting de Madrid. 

B1

David Almeida, procedente de Segovia, llegaba a Madrid para demostrar que puede ser el primer MasterChef de España. Tiene 30 años, es exciclista profesional, masajista, y actualmente en paro. Su día comenzó a las cinco de la mañana. Estaba citado a las 9.00 horas para la segunda jornada de casting en Madrid pero tenía que preparar el 'equipaje culinario' para el casting.

B2

"Tengo muchas ganas de hacer el casting y mucha ilusión", contaba David mientras hacía la cola en en la puerta del Hotel NH Zurbano. 

B3

Fue citado en el primer turno del día. Al principio tuvo algunos problemas porque no podía enchufar la plancha de cocina. El equipo de MasterChef le facilitó una alargadera para que pudiera continuar preparando su plato.

Belinda, su novia, estuvo pendiente de él en todo momento, ayudándole y dándole ánimos. Como anécdota nos contó que casi no se presentan al casting.

"Cuando estábamos a punto de salir para Madrid nos dimos cuenta de que no habíamos comprado los moldes para la ensalada. David se vino abajo y decidió no presentarse, pero se nos ocurrió una solución: cortar  las botellas de zumo", confesó la joven.

B4

Mientras trabajaba en su plato, David habló con las cámaras de TVE y afirmó que MasterChef es la mejor oportunidad para aprender sobre cocina con los mejores cocineros del país.

B5

B6

Para la prueba tuvo que emplatar dos raciones. Una fue evaluada en sabor y presentación por expertos culinarios. La otra la llevó ante el equipo del programa que le hicieron algunas preguntas para conocerlo mejor.

B7

Ahora solo queda cruzar los dedos y esperar para ver si es uno de los 15 seleccionados para entrar en MasterChef. ¡Suerte!

El MasterCooker


El MasterCooker os va a contar todo lo que sucede en el programa y como viven los concursantes su carrera a mejor chef amateur de España. Además, a través del blog MsaterChef os recomendaremos las mejores recetas para cada ocasión, porpuestas por expertos culinarios.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios