« Demasiada empatía: ¿Es perjudicial tener un exceso de empatía? | Portada del Blog | Ser demasiado optimista ¿una virtud o un defecto? »

¿Escuchar a otros comer te resulta irritante? Descubre qué es la misofonía

    martes 16.may.2017    por Equipo CogniFit    0 Comentarios

¿Te molesta escuchar a otros sorber la sopa, respirar fuerte o masticar la comida? ¿Te extraña que otras personas no se percaten de estos sonidos tan irritantes para ti? Puede que sufras de una condición llamada misofonía. Esta palabra significa literalmente “odio al sonido”, sin embargo estas personas no odian todos los sonidos, sino algunos específicos que provocan reacciones muy negativas. Tampoco es lo mismo que la hiperacusia, que es una alta sensibilidad a todos los sonidos.

MisofoniaPor Andrea García Cerdán – Psicóloga CogniFit (Evaluaciones neuropsicológicasestimulación cognitiva)

¿Qué es la misofonía?

La misofonía es una alteración cerebral que provoca que disminuya nuestra tolerancia hacia sonidos de comer, oler, sonarse, o algunos repetitivos como el de hacer “click” con el bolígrafo o el ratón.

Los síntomas de misofonía suelen comenzar a edades tempranas. La media de edad está en los 12 años, aunque hay casos en los que empiezan a los 5.

A todos en ciertos momentos, sobre todo si estamos especialmente sensibles a los sonidos, nos puede molestar el ruido de los demás al comer. Sin embargo, a las personas con misofonía las reacciones hacia estos sonidos pueden llegar a ser muy extremas, desde una rabia incontrolada, hasta una reacción fóbica.

Esta sensibilidad a ciertos sonidos puede tener efectos muy negativos en la vida de la persona, provocando problemas en la vida diaria. Las interacciones con personas cercanas pueden volverse tensas y difíciles. Los efectos de este trastorno pueden ser muy dañinos para la red de apoyo de esas personas, provocando aislamiento social en el intento de huir de situaciones problemáticas.

Según un estudio, cerca del 20% de personas de una muestra de universitarios tenían síntomas clínicos de misofonía, y además se relacionaban con ansiedad, depresión y trastorno obsesivo compulsivo.

La primera vez que fue nombrada la misofonía fue en el 2000 por un equipo de otorrinolaringología. Sin embargo, durante mucho tiempo se ha tenido dudas acerca de si es un trastorno real en sí mismo.

No ha sido, hasta hace unos pocos meses, cuando se ha visto que el cerebro de personas con misofonía, realmente, tiene un funcionamiento diferente al del resto de personas. En un estudio, publicado en febrero de 2017, se ha visto que tienen anormalidades en sus mecanismos de control emocional, que provoca que su cerebro reaccione exageradamente al oír dichos sonidos. Estos, además, evocan respuestas fisiológicas como aumento de la tasa cardiaca y la sudoración. Esto no ocurre en el resto de personas sin este trastorno.

Para este estudio, se llevaron a cabo resonancias magnéticas del cerebro de personas con y sin misofonía mientras escuchaban varios tipos de sonidos. Los sonidos se dividieron entre neutros (lluvia, agua hirviendo, voces de personas…), desagradables (bebé llorando, persona gritando) y luego los sonidos detonantes (respiración o comer). Los resultados mostraron que al presentar los sonidos detonantes, las personas con misofonía mostraban una actividad distinta a los que no tenían esta condición. Al escuchar los otros sonidos, no hubo diferencias entre los dos grupos.

¿Cómo es el cerebro de las personas con misofonía?

Se ha visto que en personas con misofonía, al escuchar uno de los sonidos detonantes se produce un gran aumento de la actividad de una zona del cerebro llamada ínsula anterior, que se encarga de procesar las emociones y conecta nuestros sentidos con nuestras emociones.

También es clave para la percepción de estados corporales internos (interoceptivas).

La ínsula está más fuertemente conectada con ciertas áreas encargadas de procesar y regular las emociones (como el hipocampo, la amígdala y áreas del lóbulo frontal).

Además, a través de unos cuestionarios, descubrieron que estas personas también perciben su cuerpo de forma diferente, lo que concuerda con la actividad anormal de la ínsula. Son más sensibles y más conscientes de sus sensaciones corporales internas. Sin embargo, no se puede determinar que esta sea la causa o la consecuencia de la intolerancia a ciertos sonidos.

Tratamiento de la misfonía

Todavía no se han establecido programas de tratamiento validados, pero hay ciertas cosas que pueden ayudar a estas personas.

Usa auriculares o tapones para mitigar estos sonidos que te resultan desagradables.

Evita la cafeína y el alcohol, ya que pueden agravar los síntomas.

Controlar el estrés y los síntomas de ansiedad es fundamental para ayudar a controlar la misofonía.

Una terapia psicológica cognitivo-conductual te puede ayudar a controlar tus emociones y a que dejes de asociar esos sonidos a algo desagradable.

 

Equipo CogniFit   16.may.2017 14:39    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Desafía tu mente

Bio Desafía tu mente

¿Por qué dormimos mal en camas extrañas?, ¿Cómo aprende el cerebro de un niño?, ¿Por qué llamamos a nuestro hijo por el nombre de su hermano?. Si 'Desafía tu mente' te deja con ganas de más, estás de suerte: el equipo de neurociencia de CogniFit abre blog para acercarnos curiosidades sobre el funcionamiento del cerebro y la mente humana. http://www.rtve.es/desafiatumente
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios