« Milán abre el armario al estilo unisex | Portada del Blog | Giorgio Armani pone calma en la pasarela masculina de Milán »

'La Última Moda', las tendencias en el vestuario de 1895

    martes 20.ene.2015    por Rafael Muñoz    0 Comentarios

-Tendencias en moda de 1895-

La moda de 1895 de la serie Víctor Ros

  

En 1895 todas las señoras que querían estar al día leían 'La Última Moda' y tomaban buena nota de las crónicas de moda de Blanca Valmont y los consejos de Juan Madrid:  “La moda actual, inspirada por el buen gusto y la sentido moral, impone la sencillez como distintivo de elegancia”, decía Valmont. 

Se deja atrás un periodo barroco, de ostentación.

Las faldas, para la primavera del 95, se llevan de hechura campana, los cuerpos cortos y las chaquetitas muy ajustadas. Las mangas siguen exigiendo grandes cantidades de tela y vienen drapeadas, con pliegues y muy huecas.

 

Limosneras del XIX y zapatos de 1895
Limosneras del XIX y zapatos de paseo de 1895.  

Esmeralda Moya y vestido fechado en 1895 de tarde en color rosa.
Gusto por los tonos suaves. Esmeralda Moya( Clara Alvear) y diseño con motivos florales en tonos rosas fechado en 1895.  

 

Cuenta la revista que en esos meses de entretiempo se apuesta por mezclas atrevidísimas, “como azul y violeta que nunca han casado bien; pero también amarillo y rosa, encarnado y azul, gris y beige, verde y azul”. 

Son años importantes para la moda porque el vestuario de las damas es extenso ya que existen prendas para cada ocasión. Hay vestidos para estar recibir en casa, de calle, de mañana, de paseo, para señora mayor, para chica joven, para ir a un concierto, de primavera, de invierno…

 

Ropa interior de 1895 y camisón para levantarse de la cama de 1895.
Prendas íntimas. Enagua de 1895 y bata de cama de la misma época. 

Vestido francés de paseo y fotograma de la serie Victor Ros.
Vestido francés de paseo con los complementos adecuados. Al lado, un instante de la serie.   

 

Se viste según lo que se vaya a hacer, cada momento está regida por un protocolo, del que no se salva ni el luto. Las normas son muy estrictas y las revistas se hacen eco de ellas. “La moda actual exige que los caballeros lleven guantes para ir a las exposiciones, al teatro, conciertos y la hípica. Inutil es añadir que son de rigor en los bailes y para las visitas". 

Y añaden: “Las señoras no pueden prescindir de los guantes en ningún caso. La Emperatriz de Rusia y la Reina de Inglaterra no se los quitan en las comidas de ceremonia; pero en París se los quitan al sentarse en la mesa aunque luego a los postres se los vuelven a poner”.

 

Limosnera de finales del XIX, tocado francés de 1890. Abajo, las hermanas Alvear.
Limosnera y tocado francés de finales del XIX. Abajo, las hermanas Alvear. 

Lola Marceli, Doña Rosa. Tocado de luto y sombrilla de paseo
 Lola Marceli, Doña Rosa, y al aldo complementos de luto. Tocado y sombrilla de 1895. 

 

Los complementos son muy importantes. Hay sombrillas para pasear, medias, bolsos y sombreros y tocados, piezas que levantaban mucha polémica pues “en Nueva York se ha prohibido a las señoras llevar sombreros que impidan a los espectadores ver lo que ocurre en el escenario. Es cierto que molestan pero legislar sobre este punto me parece una excéntrica puerilidad”. 

Las revistas llevaban ilustraciones de vestidos, chaquetas y faldas e invitaban a las lectoras a reproducirlos. Había una sección de preguntas y respuestas y las suscriptoras podían participar en concursos. Por ejemplo, había uno de pañuelos de encaje y el primer premio consistía en un reloj remontoir de oro de ley con esmalte y chispas de diamante de la casa Girod de Madrid.

 

Clara Alvear con vestido lencero. Al lado piezas para vestidos de novia de 1895.
Vestido de paseo con detalles lenceros. Al lado, piezas de 1895 para vestidos de novia. 

Las mujeres en 1895 pidiendo el derecho a votar.
Clara Alvear se manifiesta en 1895 para pedir el voto femenino. Lleva un conjunto de calle. 

 

Las revistas tenían anexos con trajes para perros domésticos, directrices para confeccionar las prendas de la revista, consejos, publicidad… ¿Y el precio?, pues cada número costaba 25 céntimos y una suscripción de tres meses, en la península, costaba 3 pesetas.   

1895 es un año crucial. Nació Cristóbal Balenciaga y murió Charles Frederick Worth. Hablamos de dos de los creadores más importantes de la historia de la moda. Balenciaga fue, y es, un referente indiscutible para los diseñadores de todo el planeta y Coco Chanel llegó a decir que él era “el único de nosotros que es un verdadero couturier”.

 

Esmeralda Moya y diseño de 1895 del MET
Las chicas jóvenes llevaban colores suaves, sobre todo blanco y rosa. 

El personaje de Aurora Alvear y diseño de Charles Frederick Worth
Aurora Alvear vestida em tonos encarnados y diseño del gran Charles Frederick Worth (1895). 

 

Pero no adelantemos acontecimientos.  Charles Frederick Work fue el primer creador en poner su firma en sus vestidos.  Este inglés que conquistó primero París y después el mundo fue también precursor en presentar colecciones nuevas cada año.

Tras su muerte la moda experimenta cambios interesantes porque se pasa de la silueta Sissi, con volúminosas faldas, a una línea más moderna, más ligera.

 

Traje de noche americano de 1895. Cuerpo bordado de worht y vestido de Jean Paquin.
Traje americano de ceremonia, espalda bordada de Worth y vestido de Jeanne Paquin.

Lola Marceli y cuerpos con mangas abultadas de finales del XIX. El de arriba es de Worht.
La línea es sencilla y el protagonismo está en las mangas. Arriba diseño de Worth de finales del XIX. 

 

Su estilo se caracterizaba por unir, con elegancia, las técnicas inglesas del corte y el savoir faire francés.  De él se dice que inventó la crinolina y también que, a finales del XIX, la redujo considerablemente dibujando esa falda de línea sencilla, recta por delante y adornada con un buen trozo de tela recogido en la parte trasera.  

Es uno de los diseñadores más alabados, y la historia le ha homenajeado en varias ocasiones. La última vez ha sido en el Metropolitan de Nueva York

 

Sombrero americano, sombrilla francesa y abanico de Tiffany del XIX.
Sombrero de paseo, sombrilla de encaje y abanico de Tiffany&Co. Todo de finales del XIX.

Esmeralda Moya y vestido americano de mañana de 1895.
En casa primaba la comodidad. Clara Alvear con diseño en algodón blanco y al llado vestido americano de 1895. 

 

Worth fue uno de los primeros modistos globales y vistió a princesas y a emperatrices, como Isabel de Austria y Eugenia de Montijo, esposa de Napolelón III. Era una adicta a la moda a la que podemos considerar la primera it-girl de la historia.

Las mujeres de la burguesía seguían con lupa cada uno de sus vestidos y su armario fue copiado por todas las que veían en ella un símbolo de poder. Ella favoreció al sector de la moda y contribuyó a que París se erigiera como capital de la moda.

 

Las modas de los sombreros llegaban de París
Los sombreros eran grandes y, a veces, creaban problemas en el teatro. 

Artículo de 1896 sobre la capa, ilustraciones de sombreros de 1896 y mariquitas recortables de la época.
Artículo de 1895 sobre la capa, ilustraciones de tocados de 1986 y mariquitas recortables de la época. 

 

Si nos centramos en 1895, época en la que está ambientada la serie Víctor Ros, de TVE, tenemos que hablar del auge que viven las revistas de moda, de los cambios en la ropa íntima y del cambio de mentalidad en la sociedad.

Esto abría un nuevo escenario para la mujer.  Como decía antes, se estrena una nueva silueta pero tambnién una nueva forma de pensar lo que , a su vez, provocaba más cambios en el vestir. 

 

Lola Marceli y vestido de tarde de 1894
Los vestidos se decoraban con piezas de pasamanería. Lola Marceli en la serie y diseño de 1894 con puntillas y encajes. 

Ilustraciones de 1895 y diseño de la misma época.
Ilustraciones de 1895 y diseño de la misma época. La falda va acampanada y la manga es abullonada. 

 

La moda propone hombros muy marcados, abullonados, y una cintura estrecha, pegada al cuerpo gracias a los corsés. La falda llega al suelo dejando ver, tan solo un poco, los zapatos. Estos se llevan con tacón bajo y puntera afilada, muy al gusto francés. 

Para el día se opta por telas cómodas, de algodón sobre todo, siempre en tonos neutros, como blancos, crudos, crema y grises. Para el paseo de tarde, se sube la intensidad cromática y se ven vestidos en azul claro, granate y verde suave. 

 

Los colores oscuros se dejaban para la noche y el luto. Arriba chaqueta de tarde y abajo, vestido de Worth.
Los tonos oscuros se reservan a la tarde, la noche y el luto. Arriba cuerpo del XIX. Debajo vestido en verde y negro de Worth. 

El luto tenía su propio protocolo y había ropa para varias temporadas.
Una escena de un entierro. Ella con vestido negro, perfecto para tal ocasión. 

 

Solo para las citas importantes, las fiestas o el luto se usan los tonos intensos y los oscuros. Para la noche entran el púrpura, el caldera, el marino y, para las más atrevidas, el rojo. También el negro aunque sigue siendo el color del duelo.

El dolor por los seres queridos dura varios meses, y a veces varios años. Por esto también se crean diseños, para la casa y la calle, en tejidos muy opacos que se tiñen de negro

 

Vestidos de tarde y noche de 1895 en seda bordada, con claro acento oriental.
Vestidos en seda bordada de clara inspiración oriental. Piezas destinadas a las ceremonias.

Cuadro de Julius LeBlanc Stewart (de 1895) y fotograma de la serie Victor Ros.
Cuadro de Julius LeBlanc Stewart (1895) y Megan Montaner en la serie.  

 

El final del XIX es una época importante y ha influido en muchos los creadores que ahora presentan sus colecciones en París. Firmas como Givenchy, Hussein Chalayan, Viktor&Rolf o Yohji Yamamoto han rebuscado en archivos para adaptar aquella moda a la estética contemporánea. 

Se juega a reinterpretar las enaguas, a redibujar la silueta, a hacer del corsé una prenda exterior, a revisar los códigos de esos años... En definitiva, se bebe de las fuentes y se aprende de la historia.

 

El Rey Jorge V y David Gandi, el estilo atemporal.
El traje ha evolucionado poco. El rey Jorge V (1895) y David Gandy (2014).

Un dandi de 1895 y Victor Ros.
Un dandi de 1895 y Carles Francino metido en el papel de Víctor Ros. 

 

Lo más curioso ocurre con la moda masculina. La estética de finales del XIX ha sido una de las que más han influido en los diseñadores estas últimas temporadas. Hemos visto, sobre las pasarelas que se celebran en estos momentos, clones de Víctor Ros. Llevan trajes de tres piezas (chaqueta, pantalón y chaleco) y los acompañan con corbatas y reloj de bolsillo con cadena.

No faltan los abrigos en tonos marrones y grises,  tan al uso del XIX. Algunas colecciones de moda para el verano de 2015 y el invierno de 2016 rinden homenaje a la sastrería tradicional, especialmente a la inglesa, sin apenas introducir cambios. Se trabaja con nuevos materiales, con distintas proporciones pero la esencia del traje, del sastre, es la misma. 

 

Victor Ros en 1895 y modelo de Hermés de 2015.
Traje gris, camisa blanca, corbata oscura, abrigo marrón... Look de 1895 y diseño de Hermés de 2015. 

Victor Ros en 1895 y diseño de Richard James de 2015.
El look de Víctor Ros se actualiza en las pasarelas actuales. Diseño de Richard James para el invierno de 2015.  

Categorías: Actualidad , Televisión

Rafael Muñoz   20.ene.2015 13:10    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rafael Muñoz

Bio La vida al bies. Blog de moda de Rafael Muñoz

Me gusta la moda y contar la moda. Me gusta entrevistar a los diseñadores, dar voz a los protagonistas y hacerme eco de las noticias que surgen cada día en esa gran pasarela que es la vida. Lo hago en este blog y en el área de cultura de rtve.es. Los jueves por la tarde, a las 15:40 horas, siempre quedo con el ciudadano García en RNE. Y si me buscas en twitter me encuentras en: @munoz_rafa
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios