« El venezolano Ángel Sánchez conquista Barcelona con su desfile nupcial | Portada del Blog | La moda española el cifras: los socios de ACME facturaron 405 millones de euros en 2015 »

12 vestidos de novia famosos, 12 historias de amor, desamor y tragedia

    jueves 27.abr.2017    por Rafael Muñoz    0 Comentarios

-70 años de bodas-

Isabel-II

 

Estos días que Barcelona celebra su semana de la moda nupcial es una buena excusa para recordar algunos de los vestidos más famosos de la historia. Actrices, cantantes, princesas de sangre azul y famosas de la prensa rosa. Son muchísimas las mujeres importantes que se han casado a lo largo de la historia y muchos de sus vestidos de novia permanecen en nuestra memoria, colgados de una percha de nostalgia y curiosidad.

El 20 de noviembre de 1947 se celebró el enlace de la Reina Isabel II y Felipe de Edimburgo en la abadía de Westminster. Eran los años de penurias por la posguerra y cuenta la leyenda que el vestido de la novia se pagó con cupones de racionamiento.

The-Crown

Recreación de la boda de Isabel II en la serie The Crown.

 

Era un diseño en satén de tono marfil con bordados de hilo de plata y aplicaciones e tul y llevaba 10 mil perlas blancas que se llegaron de Norteamérica. El ramo tenía orquídeas blancas y mirto y la anécdota es que poco antes de la ceremonia la tiara, un préstamo de su madre, se rompió y el joyero real tuvo que arreglarla con rapidez.

 

Los-Kennedy

Onassis

Vestidos de Jackie: Anne Lowe en 1953 y Valentino en 1968.   

 

Jacqueline Kenney no tenía sangre azul pero era la reina de América y la mujer que más ríos de tinta hizo correr en la prensa social. Sus dos bodas fueron muy distintas y sus dos vestidos también.

Se casó con John F. Kennedy en 1953 y llevó un vestido de Anne Lowe, convertido en uno de los iconos de la historia nupcial. La novia quería un estilo sencillo pero al tratarse de una boda importante se decidió que el diseño fuera sofisticado.

Llevaba 45 metros de tafetán de seda en tono marfil y el cuerpo escondía un bustier bajo unos discretos dobladillos entrelazados. La falda, con mucho volumen, estaba decorada con florecillas de cera y contrastaba con el recatado escote. La curiosidad es que el velo pertenecía a su abuela. Ya saben, hay que llevar algo nuevo, algo prestado y algo azul.  

15 años después Jacqueline Kennedy se convirtió en Jackie O. tras la boda con el griego Aristóteles Onassis. Para este enlace llevó un sencillo diseño de Valentino en tono beis, con cuello alto, manga larga y encaje y puntillas en el cuerpo.

 

Rainiero-y-Grace-de-Mónaco

Grace-Kelly

El vestido de Grace de Mónaco es uno de los más famosos de la historia.  

 

En abril de 1956 se dieron el “Sí, quiero” Grace Kelly y Rainiero de Mónaco. El vestido de la hasta entonces actriz fue una creación de Helen Rose (diseñadora de vestuario de Hollywood) y fue un regalo de la Metro Goldwyn Mayer junto a todo el vestuario que Grace lució en la película Alta Sociedad.

Los zapatos se los hizo David Evins y se dice que el derecho llevaba un penique para que le diera suerte.

 

Fabiola-de-Bélgica

La-reina-Sofía

Doña Sofia con el vestido de Fabiola de Bélgica hecho por Balenciaga.

 

El vestido de Fabiola de Bélgica se lo hizo Balenciaga y es uno de los más famosos de la historia. La boda se celebró en 1960 y fue la primera que los españoles pudieron ver por televisión.

El traje era imponente –aunque el tiempo ha jugado en su contra y no ha ‘envejecido’ con elegancia -pero también la tiara Wolfers, regalada por el gremio de joyeros de Amberes, que se puede llevar como collar. Consta de dos hileras de diamantes de talla brillante y tres diamantes de talla pera.

 

Bianca-Jagger

Otro de los iconos de la moda nupcial.

 

Bianca Jagger tenía belleza y una sensualidad que no podía ocultar ni aunque se vistiera de monja. El diseño que llevó en 1971 para casarse con Mick Jagger es uno de los favoritos de las revistas especializadas porque rompe con todo lo anterior y es un símbolo de una década de cambios y libertades.

Es un dos piezas de chaqueta y falda – mucha gente cree que es un sastre con pantalón- y completa el conjunto una elegante pamela en la que reposaba el velo. Es sin duda uno de los diseños más inspiradores para los modistos.

Carolina-de-Mónaco

Carolina

Carolina de Mónaco dijo 'Sí, quiero' a la casa Dior. 

 

Carolina de Mónaco es una de las mejores embajadores de la casa Chanel pero para su boda con Philippe Junot, en 1978, recurrió a la casa Dior que entonces estaba en manos de Marc Bohan.

El vestido es un tanto cursi, lleva encajes y puntillas en la falda, el cuerpo tienen una decente transparencia en el escote y las mangas, largas, caen abriéndose con aplicaciones de encaje. Los adornos florales y el velo son de lo más recordado.

 

Diana-de-Gales

25 metros de cola tenía el vestido de Diana de Gales.  

Vestido-de-Diana-de-Gales

 

Aunque inolvidable –por espantoso, barroco y ampuloso- es el de Diana de Gales, una creación de Elizabeth y David Emanuel que fue copiado y puesto a la venta enseguida a las pocas horas del enlace.

Está hecho en tafetán de seda y encaje, va decorado con miles de perlas y lentejuelas aplicadas a mano y la cola medía 25 metros. Curiosamente lo heredó su hijo Enrique. El vestido se ha expuesto en distintos lugares y, aunque está considerado uno de los más feos de la historia, despierta mucho interés.

 

Carolyn-Bessette

Carolyn Bessette, icono de estilo.   

 

Insisto en que en Norteamérica no hay realeza pero los Kennedy tienen ese porte regio y despiertan el mismo interés que los monarcas y príncipes europeos. John John Kennedy tenía magnetismo y belleza, y también su novia, Carolyn Bessette con quien se casó en 1996.

El diseño está considerado el paradigma del chic de Manhattan. Se lo hizo Narciso Rodríguez, el rey del minimalismo, y es de satén de seda cortado al bies, lleva sencillos tirantes y un generoso escote por delante y la espalda, y tiene un estilo lencero que causó sensación.  

Destacan los guantes blanco perla, tipo Gilda, y las sandalias, por supuesto, eran de Manolo Blahnik. El velo le caía desde el sencillo tocado con el que se recogió la melena. Su prematura muerte nos privó de uno de los iconos de estilo más influyentes del planeta.

 

Doña-Letizia

Pertegaz hizo el vestido a Letizia Ortiz, ahora reina de España. 

 

Termino con dos bodas reales de mucha importancia. En 2004 Letizia Ortiz se casaba con el príncipe Felipe de Borbón con un diseño de Manuel Pertegaz. Un vestido muy recio pero perfecto para ese día.

Era complicado elegir diseñador y se optó por el veterano maestro de la costura, natural de Teruel, para hacer un homenaje a la historia de la moda española. Es de seda natural tramada con hilos de plata – tejido realizado por la casa valenciana Rafael Catalá- y lleva un patrón que corta la silueta desde los hombros al suelo, la parte de arriba se ajusta al cuerpo y la falda termina en una cola de cuatro metros y medio.

Tiene escote en pico y el cuello de estilo corola va bordado en oro y plata. Destacan los bordados de flor de lis, espiga de trigo, tréboles y madroños, guiños a la realeza, la fertilidad, la buena suerte y a Madrid.

 

Catalina

Catalina se casó con un diseño de la casa McQueen hecho por Sarah Burton.

 

Una de las últimas bodas que más interés ha despertado es la de Catalina Middleton y el príncipe Guillermo de Inglaterra, en 2011. El traje de novia lo hizo Sarah Burton, directora creativa de Alexandre McQueen, y se cree que fue un homenaje al diseñador, fallecido un año antes.

McQueen era un genio osado y vanguardista pero el vestido de la novia era muy clásico, con cuerpo de encaje francés, manga larga y falda voluminosa de tres metros de largo.

 

Amal

Óscar de la Renta con Amal amal alamuddin antes de ser la señora Clooney.

 

Hay muchas más bodas interesantes y vestidos de novia muy recordados. Pero quizá estos tengan ese algo especial que los hace únicos, ya sea por el diseñador, el momento histórico, el estilo, la moda de la época, la historia personal de los novios o las circunstancias del enlace.

 

Kate-Moss

Kate Moss y su homenaje a Galliano.

 

Quiero destacar el vestido de Kate Moss en su boda con Jamie Hince en 2011. La top model le pidió a su amigo John Galliano el vestido y a su amiga Stella McCarteney el velo.

Este vestido, sensual por el patrón y las transparencias, y elegante por los bordados de plata y oro vintage es una declaración de intenciones y una muestra de apoyo al diseñador que meses antes había sido expulsado de la casa Dior.

Cuando ella estuvo en el ojo del huracán por unas fotografías comprometedoras los diseñadores británicos, especialmente Galliano y McQueen, le dieron su apoyo y cariño públicamente. Y ella, todo elegancia, quiso corresponder ese gesto.

Y ahora yo te pregunto: ¿cuál es tu favorito? Puedes contestar en twitter @munoz_rafa o en Facebook.

Categorías: Actualidad

Rafael Muñoz   27.abr.2017 13:36    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido registrado. Los comentarios no aparecerán hasta que sean aprobados. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Los comentarios están moderados y no estarán visibles hasta que sean aprobados.

Mi comentario

Rafael Muñoz

Bio La vida al bies. Blog de moda de Rafael Muñoz

Me gusta la moda y contar la moda. Me gusta entrevistar a los diseñadores, dar voz a los protagonistas y hacerme eco de las noticias que surgen cada día en esa gran pasarela que es la vida. Lo hago en este blog y en el área de cultura de rtve.es. Los jueves por la tarde, a las 15:40 horas, siempre quedo con el ciudadano García en RNE. Y si me buscas en twitter me encuentras en: @munoz_rafa
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios