« DIscriminació de génere | Portada del Blog | Llibertat de premsa »

No és no

    miércoles 2.may.2018    por Olga Rodríguez    0 Comentarios

    Aquesta setmana, fem Món Possible des de la més absoluta impotència i indignació: la que sentim milers de dones, també homes, pel divorci tan evident entre la societat i la Justícia. Lamentem que les lleis en vigor puguin donar lloc a una sentència judicial, on es qüalifica d’”abusos”, no de violació, que cinc individus practiquin tota mena d’actes sexuals amb una noia sola, de 18 anys, i en estat d’embriaguesa. Perquè som dones i perquè tenim filles. I perquè aspirem a un món en pau i amb igualtat, on —si hi ha delictes— es castiguin. La lluita feminista, les conquestes encara pendents sobre el nostre propi cos continuen. No estem soles, encara que sentències com la de La Manada així ens ho fan sentir.

    Esta semana, hacemos "Món Possible" desde la más absoluta impotencia e indignación: la que sentimos miles de mujeres, también hombres, por el divorcio tan evidente entre la sociedad y la Justicia. Lamentamos que las leyes en vigor puedan dar lugar a una sentencia judicial, donde se califica de ”abusos”, no de violación, que cinco individuos practiquen todo tipo de actos sexuales con una chica sola, de 18 años, y en estado de embriaguez. Porque somos mujeres y porque tenemos hijas. Y porque aspiramos a un mundo en paz y con igualdad, donde —si hay delitos— se castiguen. La lucha feminista, las conquistas todavía pendientes sobre nuestro propio cuerpo continúan. No estamos solas, aunque sentencias como la de La Manada así nos lo hacen sentir. 


La manada

    Analitzem la sentència i les seves implicacions amb Maria Teresa Blandón, destacada activista feminista de Nicaragua, amb qui abordem el dret al propi cos. «Se nos acaban las palabras y nos sobra indignación —assegura Blandón—, porque en el propio funcionamiento de las instituciones públicas, en este caso el Poder Judicial, está enquistado un pensamiento profundamente machista, al punto que le lleva incluso a doblar el brazo a la Ley. Este caso tenía suficientes evidencias como para que la condena fuese por violación. Pero en el Estado sigue enquistada la misoginia y el desprecio por los cuerpos de las mujeres, por la libertad de las mujeres sobre su cuerpo, sobre su sexualidad. No tenemos un aliado en el Estado. Eso es una forma de impunidad, lanza a los hombres un mensaje permisivo, que legitima y da permiso para cometer estos actos de violencia sexual".

    Analizamos la sentencia y sus implicaciones con Maria Teresa Blandón, destacada activista feminista de Nicaragua, con quien abordamos el derecho al propio cuerpo. «Se nos acaban las palabras y nos sobra indignación —asegura Blandón—, porque en el propio funcionamiento de las instituciones públicas, en este caso el Poder Judicial, está enquistado un pensamiento profundamente machista, al punto que le lleva incluso a doblar el brazo a la Ley. Este caso tenía suficientes evidencias como para que la condena fuese por violación. Pero en el Estado sigue enquistada la misoginia y el desprecio por los cuerpos de las mujeres, por la libertad de las mujeres sobre su cuerpo, sobre su sexualidad. No tenemos un aliado en el Estado. Eso es una forma de impunidad, lanza a los hombres un mensaje permisivo, que legitima y da permiso para cometer estos actos de violencia sexual».

Mª Teresa Blandón

    María Teresa Blandón és sociòloga i la directora-fundadora del Programa centramericà La Corriente, del Moviment Feminista de Nicaragua. Ha vingut a Catalunya a participar en unes jornades organitzades per l’associació Cooperacció sobre els drets sexuals i el dret al propi cos. Un dret que no es respecta al seu país, on l’avortament està prohibit en tots els supòsits i on es castiga amb la presó fins i tot els avortaments espontanis, involuntaris. «En el caso de las niñas, esto se vuelve particularmente trágico—ens explica Blandón—. 16.400 niñas, de 10 a 14 años, dice el propio Gobierno, han sido recluidas para garantizar que llevan a término el embarazo y persuadirlas de que asuman roles de madres. Es pavoroso, porque desde todo punto de vista es una violación total a los derechos de las niñas y es completamente contrario a la Convención de Naciones Unidas de los Derechos de la Infancia. Pero es que otra vez campea la impunidad. El Estado les está diciendo a los hombres que pueden violar niñas. Y las obliga a ser madres. Es un delito de tortura. Niñas que han sido violadas, niñas pobres, indígenas, son condenadas por el Estado».

     María Teresa Blandón es socióloga y la directora-fundadora del Programa centroamericano La Corriente, del Movimiento Feminista de Nicaragua. Ha venido a Cataluña a participar en unas jornadas organizadas por la asociación Cooperacció sobre los derechos sexuales y el derecho al propio cuerpo. Un derecho que no se respeta en su país, donde el aborto está prohibido en todos los supuestos y donde se castiga con la prisión incluso los abortos espontáneos, involuntarios. «En el caso de las niñas, esto se vuelve particularmente trágico—nos explica Blandón—. 16.400 niñas, de 10 a 14 años, dice el propio Gobierno, han sido recluidas para garantizar que llevan a término el embarazo y persuadirlas de que asuman roles de madres. Es pavoroso, porque desde todo punto de vista es una violación total a los derechos de las niñas y es completamente contrario a la Convención de Naciones Unidas de los Derechos de la Infancia. Pero es que otra vez campea la impunidad. El Estado les está diciendo a los hombres que pueden violar niñas. Y las obliga a ser madres. Es un delito de tortura. Niñas que han sido violadas, niñas pobres, indígenas, son condenadas por el Estado».

 Blandón manifestants

    Li preguntem a María Teresa Blandón sobre la situació al seu país, en plena onada de repressió de les protestes contra la reforma laboral del Govern, que han deixat morts, ferits i detinguts. «El Gobierno de Nicaragua —ens diu— ha asesinado a casi 70 jóvenes en 5 días. También hay jóvenes desaparecidos y hospitalizados en estado crítico. Es un Estado que desprecia la vida. Tenemos un acumulado de casi 12 años de violación sistemática de la Ley, de concentración del poder en manos de Daniel Ortega y de su esposa, de control de todos los poderes del Estado, de violación del Estado de derecho, de represión de los movimientos sociales, sobre todo el de las mujeres, los campesinos y ahora el movimiento estudiantil".

    Le preguntamos a María Teresa Blandón sobre la situación en su país, en plena oleada de repressión de las protestas contra la reforma laboral del Gobierno, que han dejado muertos, heridos y detenidos. «El Gobierno de Nicaragua —nos dice— ha asesinado a casi 70 jóvenes en 5 días. También hay jóvenes desaparecidos y hospitalizados en estado crítico. Es un Estado que desprecia la vida. Tenemos un acumulado de casi 12 años de violación sistemática de la Ley, de concentración del poder en manos de Daniel Ortega y de su esposa, de control de todos los poderes del Estado, de violación del Estado de derecho, de represión de los movimientos sociales, sobre todo el de las mujeres, los campesinos y ahora el movimiento estudiantil".

 

 

 Treball decent:

«Hace 12 años llego de Bogotà, la capital de Colombia, me encuentro aquí muy a gusto, estoy muy contenta por la acogida que me ha dado Barcelona, tristemente no me he ubicado como tanto deseo, como tanto anhelo. Estoy en la búsqueda de trabajo, porque cuando llegué una familia me acogió dándome trabajo 4 años sin papeles y luego los conseguí, gracias a Dios. He ido tirando, buscando horas tanto en limpieza, como de camarera, plancha y lo que salga. Lo que haga falta, ahí estoy yo; voluntad no me falta y salud tampoco. Tristemente, no he dado con la gran suerte de vincularme a una empresa, como tanto lo deseo.

Vivo en una habitación, en un piso compartido. Hago unas horitas en una empresa de limpieza, tres días a la semana, un total de 9 horas a la semana. Y Cáritas me da alimentos. Tengo un hijo de 33 años en la misma situación, buscando la vida en lo que nos salga: limpiar unos cristales, un bar….

Si soy honesta, cuando llegué, que no tenía papeles, tuve más oportunidad que ahora, que me encuentro con la nacionalidad, pero no pillo nada. En mi país, siempre he trabajado de cara al público, en el comercio, pero aquí no he podido. Estoy muy positiva, muy optimista, y le doy muchas gracias a “Feina amb cor” (Càritas). No he dormido una sola noche en la calle ni he pasado un día sin comer arroz y huevo, que me encanta».  Caritas

    És el testimoni de la Clara Penagos. Fa 12 anys que va arribar a Barcelona i des d’aleshores s’ha anat buscant la vida amb les feines que ha anat trobant. La Clara és una “treballadora precària”: les poques hores que va fent no li permeten assolir el mínim per viure i menja gràcies a l’ajuda de Càritas. Forma part del programa “Feina amb cor”, d’aquesta associació vinculada a l’Esglèsia, que fa acompanyament de les persones que busquen feina.

    El 80% de les persones que aten Càritas són a l’atur, i el 20% restant són treballadors i treballadores pobres. Com la Clara: 55 anys, dona, immigrant… Condicions per a una vida precaria, com denuncia Càritas, que reclama treball, però treball decent. «Volem treball decent —ens diu Salvador Busquets, director de Càritas Barcelona— perquè constatem que tenir un treball cada vegada té menys capacitat de protegir contra les situacions de pobresa. Estàvem acostumats a atendre persones que passaven dificultats perquè no tenien feina, però el 16% dels que hem atès al 2017, malgrat tenir treball i tenir un contracte, els seus ingresos els sitúa per sota del llindar de pobresa i no poden fer front al mínim indispensable».

    Persones com la Clara, que —tot i buscar feina— no troben un treball estable i han d’anar acumulant petites feines precaries per poder tirar endavant, amb l’ajuda de Càritas. «Volíem demostrar —diu Busquets— que no és veritat que persones de més de 50 anys i més de 2 a l’atur  ja no serveixen per treballar. Hem fet més de 3000 insercions laborals. Entenem per inserció aconseguir un contracte de més de la meitat de la jornada i durant un mínim de dos mesos, en els últims sis mesos.

    Així aconseguim que se sentin persones, perquè una perversió d’aquesta crisi és que culpabilitza les persones de la seva situació, i això és injust. Sobre això no es poden construir vides».

 

    Hemos conocido el testimonio de Clara Penagos: hace 12 años que llegó a Barcelona y desde entonces se ha ido buscando la vida con los trabajos que ha ido encontrando. Clara es una “trabajadora precaria”: las pocas horas que va haciendo no le permiten lograr el mínimo para vivir y come gracias a la ayuda de Cáritas. Forma parte del programa “Feina amb cor”, de esta asociación vinculada a la Iglesia, que hace acompañamiento a las personas que buscan trabajo.
El 80% de las personas que atiende Cáritas están en el paro, y el 20% restante son trabajadores y trabajadoras pobres. Como Clara: 55 años, mujer, inmigrante… Condiciones para una vida precaria, como denuncia Cáritas,que reclama trabajo, pero trabajo decente. «Queremos trabajo decente —nos dice Salvador Busquets, director de Cáritas Barcelona— porque constatamos que tener un trabajo cada vez tiene menos capacidad de proteger contra las situaciones de pobreza. Estábamos acostumbrados a atender a personas que pasaban dificultades porque no tenían trabajo, pero el 16% de los que hemos atendido en 2017, a pesar de tener trabajo y tener un contrato, sus ingresos los sitúa por debajo del umbral de la pobreza y no pueden hacer frente al mínimo indispensable».

    Personas como Clara, que —a pesar de buscar trabajo— no encuentran un trabajo estable y tienen que ir acumulando pequeños trabajos precarios para poder salir adelante, con la ayuda de Cáritas. «Queríamos demostrar —dice Busquets— que no es verdad que personas de más de 50 años y más de 2 en paro ya no sirven para trabajar. Hemos hecho más de 3000 inserciones laborales. Entendemos por inserción conseguir un contrato de más de la mitad de la jornada y durante un mínimo de dos meses, en los últimos seis meses. Así conseguimos que se sientan personas, porque una perversión de esta crisis es que culpabiliza a las personas de su situación, y esto es injusto. Sobre esto no se pueden construir vidas». 

 

 

    Famílies gitanes a l’escola:

Repor

    Volem compartir la satisfacció i l’alegria perquè un reportatge de “Món possible”, de la nostra companya Marga Esparza, ha estat reconegut amb una Menció Honorífica dels Premis Civisme del Departament de Treball i Afers Socials. El reportatge Famílies gitanes a l’escola es fa ressó de l’experiència de l’institut-escola El Prat, al barri de Sant Cosme, que ha aconseguit combatre l’absentisme escolar amb la implicació directa de les famílies. Pares i avis, sobre tot mares i àvies, acompanyen els alumnes a clase. El resultat és que ara «no tenim ningú que no vingui mai», segons ens explica el director del centre al reportatge.

    Reivindiquem el periodisme social, perquè un altre món és possible, també a l’escola.

    Queremos compartir la satisfacción y la alegría porque un reportaje de “Món possible”, de nuestra compañera Marga Esparza, ha sido reconocido con una Mención Honorífica de los Premios Civismo del Departament de Treball i Afers Socials. El reportaje Familias gitanas en la escuela se hace eco de la experiencia del instituto-escuela El Prat, del barrio de Sant Cosme, que ha conseguido combatir el absentismo escolar con la implicación directa de las familias. Padres y abuelos, sobre todo madres y abuelas, acompañan a los alumnos en el aula. El resultado es que ahora «no tenemos a nadie que no venga nunca», según nos explica el director del centro en el reportaje. 

    Reivindicamos el periodismo social, porque otro mundo es posible, también en la escuela. 

Premi

http://www.rtve.es/alacarta/audios/mon-possible/mon-possible-dret-dona-decidir/4584310/

 

 

Olga Rodríguez    2.may.2018 13:52    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Món Possible

Bio Món Possible

A 'Món possible' volem escoltar els que no tenen veu i els que treballen perquè la recuperin. Donem veu a col.lectius que pateixen les embestides cruels de la crisi, la pobresa i les injustícies. I coneixem la tasca d'organitzacions a favor de la justícia social, la solidaritat i un món millor. Perquè estem convençuts que 'un altre món és possible'.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios