3 posts con categoría "Cine"

Lo que sobró de la entrevista de Ana Pastor a Malala

El colaborador de público.es David Bollero se lamenta en su blog de las banalidades que preguntó Ana Pastor a la relevante activista Malala Yousafzai en la entrevista emitida el pasado domingo en “El Objetivo”, programa que dirige y presenta la afamada periodista. En el modo en que está redactada ésta carta abierta, va implícita su admiración defraudada. Vaya por delante que no la comparto porque el estilo y la trayectoria de la periodista no me parecen sobresalientes, como sí el de su compañero de cadena, Jordi Évole.

La pregunta de Bollero tiene una fácil respuesta, pero el periodista se despista ingenuamente de la verdadera gravedad del asunto. El drama no tiene que ver con cosas que faltaran, preguntas escamosas no enunciadas debido a reparos de la periodista frente a supuestos poderes fácticos en la sombra. El enigma tiene que ver con cosas que sobraron... su ego, principalmente.

La entrevista a Malala fue anunciada por la presentadora como uno de los grandes valores del programa del pasado Domingo, a la altura de la que posteriormente hizo a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, con la solera, esta sí, de algo cocinado en profundidad. Pero la de Malala no se había realizado en semejantes condiciones sino en el contexto de un Press Junket promocional con motivo del estreno ésta semana de una película documental acerca de la vida de Malala, distribuida por una importante “mayor” norteamericana, y de la reedición del libro “Yo soy Malala” editado por una importante editorial.

En esos junkets a los que los periodistas e informadores cinematográficos estamos tan acostumbrados, cada vez se nos concede menos tiempo para formular preguntas porque los talents (o celebridades) cada vez han de atender a más medios de comunicación. Para que nos entendamos, por ejemplo, tan sólo algo más de una década TVE dominaba la escena televisiva y ahora su papel se distribuye entre variopintas teles, influyentes blogs y periódicos de reciente creación que se reproducen por todo el Mundo. Sano y normal en parte pero tiene su contrapartida: un mayor control de quien genera la noticia. Más gente tiene más capacidad de reproducir el mismo mensaje y profundizar menos.

Estimado Bollero, en ese contexto de apretura irremediable seguramente le fue difícil a la Pastor plantear esa pregunta que te hubiera gustado ver respondida y que el documental prácticamente evita, pero que la propia Malala lanzó a Obama como admonición a hacer algo de verdad en favor de aquellos que luchan contra la opresión: ¿Y qué pasa con los ataques dron norteamericanos a población civil, Presidente? ¿Cuándo va a poner freno a esos juicios sumarísimos a los que somete a gente inocente y que suponen un balón de oxígeno para los fundamentalistas? Aprovecho para expresar mi sorpresa ante la vehemencia con la que exiges a una cría de dieciocho años, que ya ha pasado por más de lo que la mayoría de cualquier occidental adulto está preparado para soportar, que sea una especie de Súper Woman que no flaquee ante ningún poderoso y no ceje hasta la victoria final. Bastante ha hecho ya.

Volviendo al tema que nos ocupa, resulta embarazoso, da vergüenza ajena e indigna, que la susodicha entrevista sea presentada por Ana Pastor, textualmente, como algo que ha llevado al equipo de la Sexta tres años de arduas gestiones, dicho además con una oportuna inflexión dramática.

No dudo de que, efectivamente, un equipo de la cadena estuviera detrás de la o el agente de prensa de Malala desde hace mucho tiempo sin conseguir lo que, sin embargo,  programas más ligeros como un show de Comedy Central o medios de mayor prestigio como Der Spiegel, consiguieron hace años.

Lo que sí hay que dejar claro es que la posibilidad de entrevistar a Malala es algo que, cien por cien seguro, se lo ofreció Fox a “El objetivo” no sin esfuerzo económico (recursos de la Mayor, no de la cadena) y por supuesto tras meses coordinando  complicadas medidas de seguridad, las que exigen entrevistar a una persona amenazada por un peligroso grupo terrorista… pero no por un motivo altruista, tampoco nos confundamos, si no porque ésta semana se estrena en salas el documental “Él me llamó Malala” y se reedita el libro en el que está basado. Pienso honestamente que afirmar esto no es dejar en mal lugar a la “mayor” y a la editorial o sus trabajadores, cuyo cometido consiste en obtener lícito rendimiento económico de un producto adquirido que les exige fuertes inversiones. Tampoco a un medio que acepta la entrevista aunque sea con esas condiciones, actualmente única vía de tener contacto con determinadas figuras que sólo se ponen delante de una cámara cuando toca promocionar algo en lo que están implicad@s… pero sí de los que venden éste contenido a sus espectadores como el resultado de un genuino esfuerzo de investigación periodística, es decir, entiendo que de los responsables del programa “El Objetivo”. Para ser más exactos, de Ana Pastor.

Y ustedes dirán que cómo estoy tan seguro de lo que afirmo. Bueno, primero porque llevo diez años cubriendo junkets para “Días de cine” de TVE 2 y podría reconocer uno con los ojos cerrados. Pero abriéndolos, no hay que ser muy perspicaz para darse cuenta de que tras Malala hay un cartelazo que anuncia la película… pero también detrás (y muy visiblemente) de Ana Pastor.

Pastormalala

Malalaelobjetivo

Esta es una práctica habitual en junkets. El enorme esfuerzo de organizarlos (imaginen, llevar a periodistas de todo el mundo a Londres, Paris o Los Angeles, acomodarlos en un hotel, etc) tiene como misión que al menos se divulgue la información, que no es otra que la película existe y se va a estrenar en breve. Por lo tanto, es obligatorio hacer las entrevistas con referentes publicitarios del producto: “It´s mandatory”, es decir, aunque fuera usted Iñaki Gabilondo o Dan Rather, si quiere una entrevista con el “Talent” que nosotros gestionamos, tiene que ser en el set que hemos preparado a tal efecto y no donde usted disponga libremente. Y si no, está bien, no pasa nada, pero puede usted ahuecar que hay cola.

La gracia del asunto es tratar de hacer una entrevista con contenido en esas condiciones paupérrimas. Cosa que, comparto con Bollero, Pastor no consiguió ni de lejos.

Muy probablemente y debido a la singularidad del día a día de Malala, bajo amenaza aún hoy, y supongo que también debido a su juventud (los junkets pueden ser muy agotadores) se restringirían las entrevistas a una exclusiva por país o territorio comercial. Esto también es habitual, yo mismo he hecho de ese tipo. Un ejemplo ilustrativo, cuando pude entrevistar a Steven Soderbergh en exclusiva para España y por TVE. El cineasta no quería que le fraccionaran su tiempo de entrevistas en seis de cinco minutos con distintos periodistas a los que no le da tiempo ni de mirar a la cara. Prefirió conceder una sola de 30 minutos y a ser posible con un periodista de un medio especializado en cine, que es para lo que él había ido allí, para hablar de cine. La “mayor” de turno, no recuerdo cuál era en ese momento, decidió que Días de Cine era un buen programa para cumplir esos objetivos.

Fox España debió decidir, con mucho acierto, que lo conveniente en éste caso era que la entrevista la emitiera un programa con buen share, predicamento y público potencialmente sensible a la trágica historia de Malala como “El Objetivo”. El mismo público al que esperan animar a comprar una entrada (algo cada día más complicado) o un libro en unos grandes almacenes. Hace unos años se lo habrían ofrecido a los informativos de TVE o cualquier otro punto fuerte de la tele española.

No es que “El objetivo” obtuviera la entrevista, es que a la "mayor" le interesaba que fueran ellos quienes la emitieran. Insisto, esto es totalmente lícito, normal y personalmente lo apruebo. Yo haría lo mismo si mi trabajo consistiera en divulgar la existencia de una película y estuviera en mi mano seducir con un contenido atractivo a un programa con tanto alcance. Ahora bien, lo que un periodista serio debe hacer si la acepta es contextualizarla en su publicación, comentar a sus lectores y/o espectadores que aquello que van a ver se hace “con motivo del estreno de tal o cual película o una semana antes de la publicación de tal o cual libro” como ha ocurrido, y lo uso de clarificador ejemplo, cada vez que el muy amenazado Roberto Saviano ha concedido una entrevista. O al menos, evidenciarlo…

Saviano

Otra cosa es querer dárselas de periodista intrépido de forma vergonzante y deliberada, porque además, a pesar de usar continuamente secuencias de la película, nunca tuvieron la decencia de rotular la procedencia de aquellas imágenes cedidas por la “mayor”.

Tramosdepelicula

Muy al final, como quien no quiere la cosa y si no recuerdo mal estando ya en plató, debajo de Pastor apareció una mención al estreno de la película. Pero eso es lo de menos, lo de más para la “mayor” es que ha conseguido devolver a la actualidad el tema de Malala, justo a tiempo para que la gente identifique el cártel del filme en su cine habitual el próximo lunes. Y esto, vuelvo a insistir, es un objetivo loable si es usted una empresa que se sostiene con la venta de entradas.

Pero ¿Cómo aceptar ante un público tan entregado como el del “El objetivo” que aquella entrevista no era producto de un reportaje de investigación en sí mismo sino un aliño precocinado? Siendo honestos, sencillamente... pero entonces el programa perdería la oportunidad de inflamarse con esa épica del periodismo tan peligrosa que practica más de lo recomendable. Por el camino moría la honestidad ¿En qué otras materias en las que no soy experto no se colará ese ego desvirtuando el contenido y también la calidad periodística de quien lo emite?

Si aún dudan, les invito a que echen un vistazo a ésta pequña batería de entrevistas que poco a poco se pueden ir encontrando colgadas en las webs de televisiones de todo el Mundo. Todas ellas, menos la de Ana Pastor, contextualizan el motivo por el que han obtenido la entrevista.

12208676_10207561705862835_5368051780500170315_n

Periodista italiano de la RAI

12065902_10207561708262895_3174260000913140666_n

Fíjense en el fondo de Malala... ¡Voila! 

12187691_10207561709342922_3850827487719170039_n

Para NTV, televisión de Kenya

12190800_10207561710622954_4700877243509576770_n

También les invito a ver la cartelería de los photocalls de las diferentes premieres que se han hecho de la película a lo largo y ancho de éste mundo en cuyas alfombra rojas Malala tampoco tuvo reparos en atender a medios... ¿No se parecen?

Malalapreview

Periodista de Televisión de Saigon

 

 

12195817_10207561712823009_8777687326286835344_n

 

Entrevista a pie de alfombra roja para televisión holandesa

12193646_10207561714423049_6690325676272523096_n

12189780_10207561715383073_3858648242879636394_n

7054_10207561722503251_2163979763667024402_n

11049594_10207561723943287_6181270819972146414_n

Malala posando en su photocall

Si aún no me dan crédito (duden siempre de cualquier publicación porque es muy sano) pregúntense por qué demonios se emitió la entrevista el pasado Domingo, cinco días antes del estreno de “Él la llamó Malala” en nuestro país y no dentro de dos meses, por decir algo.

A veces, en estos junkets, frente al periodista y junto a la celebridad de turno, se coloca un molesto reloj que va indicando el tiempo que le queda a uno en modo cuenta atrás. Tiranías de nuestro tiempo. Cuando el reloj se pone en rojo, le toca a uno irse por donde ha venido y le sustituyen, unos tras otros, innumerables periodistas que calientan la silla, tantos que lo difícil es currárselo y ser original en las preguntas. Una vez más, nuestro trabajo es obtener el mejor contenido, no el vacío, la obviedad y la repetición. Nuestro trabajo es intentar escapar de las frases diseñadas por algún departamento de marketing. Porque el suyo es vender los valores de marca que quieren vender, pero el nuestro es ofrecer un contenido honesto y rico a nuestros espectadores.

En casos de gente tan importante como Malala y su padre, no se suelen conceder más de cinco minutos, aunque asumo que siendo una entrevista por país y a un medio estratégico, igual le concedieron diez, pero esto sí que son suposiciones basadas en la experiencia. Quizás fue la presencia de ese reloj o de la persona encargada de controlar que no te pases de tiempo, justo detrás de ti, lo que puso nerviosa a Ana Pastor, más acostumbrada a ser dueña y señora de un plató y un equipo humano ajustado a sus necesidades periodísticas. Quizás tanto le afectó que, como bien apunta David Bollero, sólo se le ocurrió preguntar obviedades que Malala contestó con las mimas exactas palabras que usa en el documental… porque las preguntas ya las había realizado en el mismo el director de la cinta, Davis Guggenheim. Como ven, nada se salió del guion. Pastor fue una efectiva arma de marketing con la inteligencia suficiente para darle la vuelta a aquello y presentarlo ante su ardiente público como un genuino ejemplo más de su aguerrido estilo periodístico.

IMG_0191

"¿En todo este tiempo nunca has sentido ira?" Pregunta Davis Guggenheim a Malala en su documental

Perdonarias

"Los perdoné el primer día" responde Malala a Ana Pastor a una pregunta formulada prácticamente igual que la de Guggenheim. Este ha sido aireado como gran titular por el equipo del programa. 

De la entrevista y de la forma en que se nos presentó, a mi juicio, sobró ego y faltó periodismo.

Mi consejo: hay un gran vacío de contenidos de denuncia en el periodismo actual, pero en la medida de lo posible, eviten llenarlo con otro vacío enmascarado.

Y para saber sobre la película, no duden en ver el programa Días De Cine de ésta semana...

Categorías: Actualidad , Cine , Televisión , Weblogs

Alejo Moreno García    3.nov.2015 17:22    

ENTREVISTAS MUTILADAS - HOY: "EL NIÑO"

Prólogo enloquecido

La mayor parte del tiempo Días de Cine hace entrevistas a personalidades del mundo del cine cuyo contenido no puede ser aprovechado en toda su integridad por cuestiones de tiempo. El programa tiene una duración limitada en su emisión, son muchas las películas que se estrenan y no hay hueco para todo.

El resultado es el suelo de la sala de montaje repleto de un montón de material que tiene valor en sí mismo, pero está deshilachado tras la construcción del reportaje. Pasa a formar parte del limbo del archivo de TVE.
Procuraré por lo tanto hacer un collage escrito con las sobras de algunas entrevistas que merezcan la pena. La lógica, ninguna… sólo recuperar parte del discurso de sus autores.

Esta semana parece la indicada para arrancar con parte de la que hice al equipo de “El niño” nueva película de Daniel Monzón que se mueve en los márgenes del contrabando fronterizo en el Estrecho de Gibraltar. Polis, jóvenes que se buscan la vida moviendo droga de un lado a otro y una bella marroquí de nombre Amina, en fin… un temazo.

Epk"¡Dale gas, niño! ¡Que vienen los polizontes!"

El encuentro

Daniel Monzón no es un tipo que llame la atención por una impresionante estatura, pero en realidad no es algo que le haga falta; su enérgica forma de hablar y su entusiasmo desbordante le conceden personalidad suficiente como para atrapar a cualquier interlocutor.

Por descontado su background como periodista cinematográfico y crítico le hace especialmente certero en las respuestas. Se sabe todos los trucos y aprovecha cada oportunidad que se le presenta para cumplir con su objetivo: transmitirnos su pasión por la película que acaba de rodar.

Hemos quedado en la terraza del "Café Moderno” en Madrid.

No sabía yo que Bárbara Lennie se iba a presentar, pero así fue. También respondió a nuestras preguntas Jesús Castro, su actor protagonista.

Nada más llegar, veo a Daniel atendiendo al primer periodista. Termina, nos dedicamos unos abrazos honestamente afectuosos, un par de chistes desengrasantes y… ¡Acción!

Plaza-de-Comendadoras-1

 

La entrevista

 

Días De Cine

Me parece que has rodado unas estupendas secuencias de acción. Tienen el pulso de un tipo de thriller que parece borrado del mapa actualmente, para nuestra desgracia.

Daniel Monzón

Las secuencias de acción me las planteé desde un tono semejante al resto de la película, tratando de hacer algo muy auténtico y realista. Lo que ves en la pantalla estaba allí realmente. Rodamos en alta mar con lanchas, helicópteros, nos bañaban los rociones de agua… buscaba transmitir al espectador una experiencia física.

A mí me gusta ese cine de acción que ya casi te tienes que remontar a los años sesenta, setenta o parte de los ochenta para encontrarlo, donde el espacio está claro. Sabes dónde está cada personaje en todo momento. Es lo que te genera ansiedad “ojo que por ahí viene la poli y les va a pillar” o “¡No, no vayas por allá!” Esto últimamente no lo veo mucho en la gran pantalla. Hay espectáculos de efectos especiales extraordinarios y maravillosos, pero a mí al menos me dejan frío. Se dedican a difuminar un montón de cámaras y crear un ritmo ficticio pasando a toda velocidad de un plano a otro y ofreciendo muchas perspectivas distintas, pero no sabes muy bien qué te están contando ni cómo se desarrolla la acción.
Es como si hubiera alguien jugando a un juego de ordenador, ni siquiera eres tú el que juega, y estás viendo su partida. Sí, es muy barroco y vistoso pero no transmite ninguna emoción.

Helicoptero

Los polizontes, efectivamente, se acercan

En el mercado internacional de Cannes pensaba que la película pasaría desapercibida entre tanta oferta, pero se me acercaban distribuidores de todos lados muy efusivos para decirme “oye esta acción está muy bien rodada, parece de otra época” Lo decían como un cumplido porque la acción antes se hacía muy bien. Me vienen a la mente películas como French Connection o “El tren” de Frankenheimer. Tú veías a Burt Lancaster tirarse realmente de un tren y veías que aquella era una pedazo de locomotora que pasaba por el borde de cuadro y ¡ZAS! ¡Podías sentirlo!

Peazo tren 2Monzón mostrando graficamente las proporciones del pedazo de locomotora de "El tren"

Lo que le llegaba al espectador es un nerviosismo que creo que no se consigue con el espectáculo de fuegos artificiales de hoy día, que sí, es maravilloso, pero… mal rollete no da.

Hay que oír de viva voz a su protagonista, un primerizo Jesús Castro que pone cara a un gomero de los que transportan droga jugándose la vida. En seguida te das cuenta de que si alguien ha vivido como real lo que Monzón ha puesto en escena es él mismo durante el rodaje.

 Jesús Castro

Sentía la adrenalina del personaje cuando venía el helicóptero a por nosotros, cuando pasas una situación límite con tu colega… la adrenalina ésta de que todo salió bien, salir de esa era una sensación impresionante. Jesús Castro no se hubiera montado en esa embarcación ni de coña.

ElniñoEl Paul Newman de Vejer. Intentamos sacarle con careto, pero es imposible

 Está claro que la estrategia comercial de “El niño” ha cargado las tintas en la enorme fotogenia de Castro. Su rostro intermedia a la perfección entre la insolencia y la firmeza. Sus ojos azules hablan de una honestidad tajante. Es la viva representación de la dignidad andaluza con "cultura de sangre" que mencionaba Lorca. De todo ello se beneficia la película.

Uno siempre se pregunta cómo se sienten los actores que son objeto de un uso tan intensivo de su imagen personal, especialmente en su caso particular. Este joven acaba de salir como quien dice de las calles de Vejer de la Frontera (Cádiz). Si no se ha estado nunca allí, no es posible transmitir hasta qué punto esa procedencia puede ser un adjetivo y más concretamente un piropo. 

Jesús Castro

Estoy sorprendido del bombo que se le da a mi físico porque realmente no me veo para tanto… Para mí es un halago que se hable todo lo que se está hablando de mí, pero lo llevo con bastante tranquilidad.

Me dice su director entre bambalinas “Sí, pobre… imagina a raíz de la peli cómo lo tiene que estar pasando en la playa donde vive, cuando le abordan y tal” a lo que yo respondo (falsamente) compungido “uy sí, lo tiene que estar pasando fatal con todas esas mujeres en bikini acosándole todo el rato… que horror”

Días De Cine

Volvamos a la realidad… se está convirtiendo en una parte esencial de tu cine como fuente de inspiración

Daniel Monzón

 Cuando planteas un cine desde las claves del género pero el espectador reconoce lo que pasa en la pantalla como cercano y verdadero creo que lo agradece y se vuelca. Otra cosa es que les plantees una peli de género hecha aquí pero llena de lugares comunes que te suenan a cine americano. Entonces piensas “¿Pero qué me estás contando? ¡Que yo vivo aquí y hablo con la gente… nadie habla así!” No te puedes creer situaciones que sabes que están mimetizadas de modelos importados. “El niño” o “Celda 211” son pelis cuya carne surge de nuestra propia realidad.

Q mestascontando

"¿Pero qué mestás contando? No me llames JC.. soy Juan Carlos"

DDC

Está muy bien retratado el universo de los jóvenes contrabandistas, pero también has prestado especial atención al retrato humano de los policías

D.M

Jorge (Guerricaechevarría, coguionista y sí… he tenido que recurrir al corta y pega para poner su apellido) y yo convivimos con policías de varias ramas, estuvimos mucho tiempo con ellos. Entre los que se dedican a perseguir el narcotráfico se dan muchos casos de vidas sentimentales fracasadas, acumulan divorcios, separaciones… es un trabajo muy absorbente y se puede convertir en algo obsesivo, como le ocurre al personaje de Luis Tosar.

Un policía me decía que el estrecho es como una especie de supermercado abierto veinticuatro horas. Luchar contra esa ingente cantidad de narcotraficantes de todos los pelajes es prácticamente imposible, muchas veces se sentían como Quijotes enfrentándose a molinos imposibles de reducir.

DDC

Es interesante ese punto de vista. Por alguna razón es, sin embargo, un gremio un poco maltratado en nuestras ficciones ¿No?

D.M

En el audiovisual español hay dos tendencias: o los muestran como parte de un sainete, como de broma, o lo contrario, en un tono épico importado de América que se aleja de cómo son realmente. Ni figuras míticas, ni payasos… Yo quiero mostrar que son seres humanos.

Recuerdo que una pareja de policías judicial (popularmente conocidos como “secretas”) nos decían “por favor, si vais a mostrarnos ¡No nos saquéis disfrazándonos de cosas!”

De manera sorpresiva se planta allí Bárbara Lennie, quien precisamente interpreta a la agente compañera de Tosar. No esperábamos ni que estuviera disponible para entrevistas, ni que fuera una mujer tan agradable… y eso teniendo en frente a un tipejo de DDC ya es mucho decir.

Barabara mira

"¿A ver qué me suelta este individuo?"

DDC

Hablaba con Daniel de lo apegada a la realidad que está la película. A veces es como un mapa situacional del problema del tráfico en el estrecho

BÁRBARA LENNIE

Eso creo. Personalmente no tenía ni idea de cómo funcionaba todo esto. Ya sabes, lees en el periódico aquello de que se han descubierto ocho mil kilos de coca en tal contenedor pero no sabes cómo llegó, por dónde vienen, quien la trae, cómo actúa la policía. A mí como espectadora me gustan las películas que explican cómo funciona un oficio, y esa parte digamos didáctica que tiene “El niño”, me gusta mucho.

DDC

Oye y siendo la cocaína algo tan consumido en el entorno cinematográfico español ¿Cómo es que no está nada presente como tema en nuestro cine?

Bárbara Lennie
(Se ríe a gusto, recibe bien la broma)

Bueno no sé si en el cine español sólo… creo que en la sociedad española en general. Somos de los países donde más cocaína se consume del mundo ¿Por qué? Para eso no tengo respuesta.

Pero sobre lo de la falta de presencia de determinados temas en el cine español te diré que(…)

FIN DE CITA
Si quieres conocer la respuesta completa échale un vistazo al reportaje

Reportaje "El niño"

 

Barbara sonrie

 

Respuestas Adoc

Ponemos a prueba a Bárbara Lennie.

DDC

Ya sabes que Daniel fue subdirector de Días De Cine. En el programa tenía fama de ser un poco fallero, de agarrarse berrinches y tal… imagino que en un rodaje será terrible… (ju ju ju… a ver si cae…)

Bárbara Lennie

(Visiblemente sorprendida… o eso o es una gran actriz… que lo es…)

¿¿Ah si?? No sabía que tenía fama de eso. Nunca le he visto enfadarse, en general siempre ha sido vitalista y muy optimista. Se le notaba lo contento que estaba con el equipo de actores que había elegido y nos lo transmitía.

 DDC

Ya… ¡tú que vas a decir!

B.L

Pues no te creas, hay directores con los que tienes experiencias traumáticas, que las vives... y a mi tampoco me importa decirlo, pero es que no es este el caso.

El periodista se retira con el AS en la manga para el futuro… “ya te lo recordaré en otra ocasión, ya…”

 

 

 

Categorías: Cine

Alejo Moreno García   28.ago.2014 17:03    

Como sobrevivir al Cine en Verano (1)

No se puede…

Cada Verano un intenso sopor inunda las oficinas del programa Días de Cine. Tiene que ver con el cansancio acumulado a lo largo de un año intenso de festivales y reportajes sin número, pero lo que resulta definitivo es la calidad de los estrenos en tiempos estivales.

Como es algo muy sabido y manido, no voy a hacer saña con el tema. De momento salvaría la imprevista “Guardianes de la Galaxia” y sus deseables momentos de humor y música setentera y un must see: "El niño" de Daniel Monzon.

Seguro que hay alguna más que merezca la pena pero me apetece hablar de las opciones meridianas ¿Por qué? Pues porque este es mi blog y me da la gana, escribe tú uno y pones lo que quieras... 

Cines de Verano - Fescinal de la Bombilla

El otro día me descubrieron un cine de Verano formidable. En general todos lo son porque conservan lo que de popular tiene un arte como este. Sin el componente popular el cine no es ni arte ni nada.

En un cine de Verano siempre se impone la experiencia a la calidad de la película, y ese es su éxito. Lanzo la idea para las salas de nuestro país: peleen por que se pueda beber cerveza y fumar viendo una película.

Pues lo dicho, el cine de Verano que disfruté fue el curioso Fescinal de la Bombilla, junto a Príncipe Pío. Muy cerca además de dos cosas míticas de Madrid:  La madera de la mesas y barriles de la Casa Mingo con sus pollos asados y los alucinantes frescos de Goya de la Ermita de San Antonio de la Florida… ahí es ná

El plan era ir, comprar una cerveza y ver cine al aire libre. A eso se le añadió la variada programación que se trabajan y lo curioso de que tengan dos pantallas proyectando al mismo tiempo, con las espaldas pegadas, y la experiencia comienza a ganar puntos.

Pero lo que es genial del todo es el paso de una vía de tren que añade magia al asunto. De pronto en la noche absoluta, aparecen unos cuadrados de luz a nuestra izquierda; las ventanas de los vagones pasando. No interrumpen en nada la proyección. Sólo invitan a librarte de alguna secuencia pesada, o a que respires un poco la mente. La sensación es la misma que cuando leías una historia de terror tapado hasta arriba en la cama usando una linterna y de pronto te inquietaba alguna sombra furtiva.

Ir a ver cine debería ser una experiencia.

Para terminar, toma Camarón

Vete a los titirimundis 
que yo te pago la entrá 
que si tu mare no quiere 
ay que dirá, que dirá  
y ay que tendrá que decir 
que yo te quiero y te adoro 
que yo me muero por ti.

 

Reflexiones (enloquecidas) Adoc

En el glorioso siglo de oro español el público del teatro podía escupir, comentar la jugada, gritar, boicotear la representación e incluso salir a ostias con los actores.

Desde que el teatro nos obligó a permanecer sentados y callados, desde que se aburguesó, comenzaron sus problemas de asistencia progresiva.

Así el cine… 

Categorías: Actualidad , Cine

Alejo Moreno García   26.ago.2014 13:12    

Noches de Alucine

Bio Noches de alucine

La cara oculta de "Días de Cine", el lado oscuro, lo que nunca te contarán en la emisión diaria de este fabuloso programa de TVE2, las reflexiones más meridianas, todo lo que la defensora del espectador no toleraría... Bu juajuajuajuaaaa (suenan truenos y lamento de theremin)
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios