Hasta el sofrito y más allá

    lunes 21.ago.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

A

Aunque siempre que se debate sobre alimentación aparece el nombre de determinados alimentos, casi nunca se nombran otros aspectos de la misma que son igualmente relevantes. Las técnicas de cocción, por ejemplo, son uno de los grandes olvidados.

Por ello, hoy hablaremos de una de las más populares de nuestro territorio: el sofrito.

Freír y sofreír, ¿son lo mismo?

Lo primero que debemos tener claro, es que la fritura y el sofrito son técnicas de cocción diferentes. No son pocas las veces, que si se pregunta sobre la utilización de sofritos en la cocina, se escuchan respuestas como: “No, no. Yo no frío nada.”

El sofrito, es una técnica de cocción que se ha usado tradicionalmente en países de la cuenca mediterránea, como España, Portugal e Italia. Se caracteriza por utilizar durante su elaboración vegetales típicos de dicha situación geográfica. En el caso de la península, los grandes protagonistas del mismo son: el tomate, la cebolla, el pimiento y el ajo. Todos ellos condimentados, en la mayoría de ocasiones, con especias varias y cocinados con un buen aceite de oliva virgen.

Por lo tanto, aquí podemos remarcar la primera diferencia que encontramos con la fritura: El principal componente del sofrito son los vegetales, no los aceites.

Otra importante diferencia entre el sofrito y la fritura, es que el primero puede servirnos además, como una salsa para condimentar otros platos. 

Por otro lado y en lo que refiere a su preparación, mientras que durante la fritura cocinamos el alimento en abundante aceite y con ello sería suficiente para consumirlo, el sofrito suele realizarse como técnica de cocción previa a otras. Algunos ejemplos de ello los podemos encontrar en el típico sofrito de tomate que se realiza previo a la paella o para las lentejas.

El sofrito, además, se cocina durante un tiempo más prolongado y a un fuego más bajo, mientras que las frituras se hacen a temperaturas elevadas y durante espacios de tiempo reducidos.

Por lo tanto como podéis apreciar, no son lo mismo. Pero…

Sofritos, ¿por qué incluirlos?

Si nos preguntamos acerca de “¿qué puede aportarnos un sofrito?”, encontramos que los potenciales beneficios, son varios:

En primer lugar, el hecho de sofreír implica cocinar. Sí, no vamos a ganar una estrella Michelin haciendo sofritos de tomate, pero meterse en la cocina seguramente sea uno de los puntos más importantes que deberíamos cuidar de nuestra alimentación. A veces nos centramos en qué comemos y olvidamos muchas otras cosas que importan. Una de ellas es cómo y quién cocina.

Para ello, basta con observar uno de los factores que ha cambiado más nuestra alimentación durante las últimas décadas: el lugar de las comidas. Con el paso de los años, hemos ido dejando de lado las comidas en casa, para comenzar a alimentarnos de lo que nos ofrecen establecimientos externos, como cadenas de comida rápida y restaurantes, cuya oferta deja mucho que desear.

Por lo tanto, no parece tan mala idea volver a los fogones y cocinar un buen sofrito, puede ser un genial punto de partida.

Otro aspecto positivo de sofreír, es una mayor inclusión de vegetales en nuestros platos. Tanto las hortalizas como las frutas y verduras, deben ser la base de nuestra alimentación y por ello, debemos intentar incluirlas en la mayor cantidad y con la mayor frecuencia posible. Añadir un par de veces semanales un sofrito, nos ayudará a ello.

De hecho, algunas investigaciones recientes están estudiando como el cocinado de ciertos vegetales, tal y como ocurre en el sofrito, podría mejorar la aparición y absorción de ciertos compuestos antioxidantes, haciendo así esta preparación, todavía más interesante.

Otro punto a tener en cuenta, es que aunque tradicionalmente se ha considerado el comer sano como comer soso, que añadamos elaboraciones como ésta, nos brinda un abanico de posibilidades mucho más amplio y variado. La incorporación de sofritos en nuestra dieta por tanto, nos aportará más sabor a nuestros platos, a la vez que nos será de ayuda para reducir el consumo de otras salsas, para nada saludables o de sal añadida.

Todo ello sumado, hará nuestra alimentación más atractiva, apetitosa y saludable, lo cual nos facilitará mantenerla en el tiempo y que con ello, consigamos una mayor adherencia a largo plazo.

Con todo ello, cabe preguntarse: ¿Sofrito? ¿Por qué no?

Alex Oncina

Alex Oncina Cánovas es Dietista-Nutricionista, Máster en Salud Pública y miembro de la Unidad de Epidemiología de la Nutrición de la UMH, así como de la asociación científica Dietética Sin Patrocinadores.

Blog  Twitter  Facebook   Instagram

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   21.ago.2017 10:10    

Novedad: habrá nutricionistas invitados.

    jueves 17.ago.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Computer-2242264_1920

Aunque parece que nos hemos tomado agosto de vacaciones, lo cierto es que no. Este pequeño parón en las publicaciones ha servido para coger fuerzas y volver con novedades al blog.

La principal es que en adelante no voy a escribir sólo yo, como sucedía hasta el momento. Este lugar cedido por nuestra radio-televisión pública es un buen sitio para dar voz a otros compañeros y compañeras, para compartir otros puntos de vista y para ampliar el contenido hacia temáticas que yo no domino como pudiera ser la nutrición deportiva.

En adelante veréis pasar por aquí firmas invitadas que tienen mucho que contar, a algunos ya los conoceréis seguro y a otros estaré encantado de presentároslos.

De momento, antes de que acabe agosto, vais a leer aquí a Alex Oncina del blog Palmeras de Fruta, Paloma Quintana y Lucía Martinez de Dime Qué Comes.

¡Espero que os gusten sus aportes!

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   17.ago.2017 09:32    

Lo mejor sobre nutrición en la red (julio)

    lunes 31.jul.2017    por Aitor Sánchez    1 Comentarios

Coder-1869306_1920
Cómo cada mes, os dejo una selección de cosas interesantes que han aparecido por la red estas semanas de julio:

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   31.jul.2017 10:00    

Comida saludable para ir a la playa

    domingo 30.jul.2017    por Aitor Sánchez    1 Comentarios

Poster-1568247_1920
Pocos planes se me ocurren mejores en verano que ir a pasar el día en la playa. Así que hoy vamos a hablar de lo que nos llevamos de comer cuando nos ponemos el bañador.

Es habitual cargar con cosas envasadas tipo patatillas, galletas, snacks, refrescos… o bocadillos de pan blanco y embutido, porque parece la opción más fácil. En realidad es una pena desaprovechar esos momentos para comer bien, compartir con familia y amigos, y promover opciones saludables.

La comida de playa debe ser fácil de comer (o corremos el riesgo de tomarla con rebozado de arena), estar buena fría, ser fresca, rica en agua y de digestión ligera que nos permita seguir nadando o jugando a las palas enseguida.

Hay dos posibles escenarios a la hora de planear ese picnic: con nevera o sin nevera. Veamos:

Con nevera:

Sí somos “playeros” profesionales, de esos que van con su nevera, hielo, sombrilla y hamaca, las opciones son muy variadas:

Que nunca falte en esa nevera algo de fruta. En esta época la reina indiscutible es la sandía, fruta refrescante por excelencia gracias a su gran contenido en agua. Eso sin desmerecer a otras frutas de verano como el melón, los paraguayos, los melocotones o las nectarinas. Meted la que más os guste, ¡pero que no falte fruta!

Por supuesto, otro imprescindible es el agua. Ni refrescos, ni zumos, ni por supuesto alcohol. Agua fría es lo mejor que podemos llevar, si nos apetece podemos meter unas rodajas de limón en la botella para darle un poco de sabor.

Llevar nevera permite que podamos llevarnos ensaladas, tortillas o gazpachos sin miedo a que estén poco apetecibles o en mal estado a la hora de comer. Aprovechemos. Un buen tupper de hummus o guacamole junto a palitos de zanahoria, apio y pimiento es una idea excelente para compartir a la sombre de algún pino. También es muy buena idea y fácil de transportar llevarnos unos huevos cocidos.

Y por supuesto, también podemos optar por cualquiera de las opciones que he incluido en el apartado siguiente:

Sin nevera:

Cuando vamos a la playa sin nevera, se nos reducen las opciones, pero seguimos teniendo buenas elecciones.

Para el agua, lo ideal sería llevarla en un termo (los termos aguantan el calor, pero también el frío), u optar por la solución más básica que es llevarse de casa la botella congelada. Esto hará que tengamos agua fría más tiempo y además puede ayudarnos a conservar mejor la comida si ponemos esa botella helada en la misma bolsa.

Al ir sin nevera será mejor optar por frutas más resistentes, como el plátano, las manzanas o un tupper de cerezas. Melocotones y nectarinas también aguantan bien.

Los frutos secos y los sándwiches de pan integral serán la opción más cómoda en cuanto a comida. Evitemos rellenos que pueden resultar problemáticos como las tortillas u otros preparados con huevo como mayonesas caseras, la carne o pescado crudos o los lácteos. Mejores opciones para rellenar nuestro sándwich serán el tomate, el aceite de oliva, el pepino a rodajas, el atún de lata al natural, el hummus, los pimientos del piquillo, la crema de cacahuete o el aguacate con limón para que no se oxide.

Si deseamos llevar una ensalada en un tupper, mejor no optar por ensaladas con hojas, que con el calor se van a poner mustias y poco apetecibles. Una base de “trampó” (tomate, cebolla y pimiento verde) combina genial con legumbres, patata cocida, atún, arroz o pasta integral… y es un formato que aguanta muy bien, sobre todo si lo guardamos junto a nuestra botella congelada.

Con eso, y protección solar, día perfecto garantizado. Eso sí, recordad dejar la playa limpia y llevaros todos los restos, envases y basuras.

Categorías: Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   30.jul.2017 10:02    

Recopilación: la actividad de las últimas semanas (julio)

    jueves 27.jul.2017    por Aitor Sánchez    1 Comentarios

DFsTr9fXYAE2yrS
Entrega veraniega de la serie de recopilación de actividades del mes, algo más corta que de costumbre debido a la temporada estival, en la que siempre hay menos movimiento:

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   27.jul.2017 10:49    

Reducir el consumo de carne es tendencia, ¿te sumas?

    miércoles 26.jul.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Cow-2455001_1920
Es innegable que hay una tendencia creciente en la sociedad a reducir el consumo de carne. Y lo cierto es que no faltan motivos para justificar ese movimiento, ya que podemos decir bastante alto que consumir menos carne se traducen en:

Puede que muchos os sintáis comprometidos con estas y otras cuestiones, pero os sea difícil recolocar vuestro día a día para variar un poco vuestra alimentación en busca de esa reducción. Por eso os voy a dar cinco recursos sencillos por los que empezar:

Unete al #lunessicarne:

Esta iniciativa, sobre la que puedes leer más aquí, anima a llevar una dieta sin carne los lunes. Es una idea fácil de seguir, y muchas instituciones y empresas ya se han adherido a ello en sus comedores colectivos. Incluso en países de gran tradición carnívora como Argentina, se están adoptando medidas gubernamentales en esta línea.

Además, el #lunessincarne mueve un sinfín de publicaciones en las redes sociales, con lo que es muy fácil inspirarse y encontrar ideas para ese día (¡y para alguno más!). Puede ser un muy buen comienzo para reducir nuestro consumo.

Pon legumbres en tu vida

Dice el Informe de Consumo de Alimentos en España que consumimos 3’14kg de legumbres al año. Si os digo que de azúcar añadido (el del azucarero, no el que va en otros alimentos) consumimos más de 4’3kg seguro que os hacéis una idea de que algo no está bien en esos datos. Pero además, de carne consumimos 51kg per cápita al año. Hay que compensar un poco esas cifras.

Las legumbres son baratas, versátiles en la cocina, ricas en proteínas (sí, lo suficientemente ricas como para sustituir a la carne en cualquier ingesta) y buenas para el medio ambiente. Lo estuvo contando la FAO durante todo el 2016, que fue el Año Internacional de las Legumbres.

Además, su consumo se relaciones con buenos  marcadores de salud. Dadles un lugar bien amplio en vuestra dieta, se lo han ganado.

Hacedlo sustituyendo alguna de las ingestas de carne. Y no tiene por qué ser una comida principal. Si en el sándwich de media mañana cambiamos el jamón york por hummus, ya estamos dando otro pasito.

Prueba el tofu, el tempeh o la soja texturizada

Estos alimentos eran raros y exóticos hasta hace muy poco. En cambio hoy los tenemos en casi cualquier supermercado y en muchísimas tiendas especializadas.

Son ingredientes extremadamente fáciles de cocinar y tienen un perfil nutricional que sorprendería a más de uno. El tofu es una excelente fuente proteica de alto valor biológico, rico además en calcio y hierro, que poco tiene que envidiar desde ese punto de vista a ningún filete.

Si no sabéis prepararlos en casa, pedidlos un día en algún buen restaurante que los cocine. Os vais a sorprender. Luego, es cuestión de lanzarse a experimentar recetas. Os dejo una web llena de tutoriales e ideas para hacerlo.

Saca el embutido y las carnes procesadas de tu cesta de la compra

Si hay un tipo de carne que no deberíamos recomendar consumir, desde el punto de vista de la salud, es la carne procesada. Esto es, todo tipo de embutidos, salazones, salchichas, fiambres, ahumados…

Sabemos positivamente que su consumo habitual incrementa el riesgo de cáncer de colon.

Y si, el jamón también entra en esta categoría. Y aunque un jamón de bellota sea mejor que el chopped, no por ello es un alimento saludable ni a promocionar.

Elige más calidad

Ahora que ya consumes menos carne, la que comas, que sea de calidad y lo más saludable posible. Si puedes, elige carne de animales criados en libertad y comiendo pasto.

No sólo su perfil nutricional es mejor, además es una producción mucho más sostenible y más respetuosa con los animales, que tienen la oportunidad de tener una vida mucho más digna que los de cría industrial. 

Y por supuesto, carnes frescas, que las procesadas ya las habíamos dejado en el punto anterior.

¿Te animas a reducir?

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   26.jul.2017 14:48    

Helados, ¿fuente de calcio y proteínas?

    martes 25.jul.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Ice-cream-2413249_1920
Me he estado preguntando que podría escribir sobre este tema, que no lo hubierais leído ya diez veces antes (y eso solo contando las veces de este año) en otros blogs, revistas, publicaciones en redes sociales, o en los medios de comunicación. Y creo que es misión imposible. Pero sabed que lo he intentado.

Me voy a centrar en las declaraciones de salud sobre los helados que suelen aparecer por esta época, muy a menudo propiciadas por la misma industria heladera, que es la principal interesada en maquillar adecuadamente sus productos:

Helado, ¿fuente de calcio y proteínas?

Es habitual leer o escuchar, incluso a veces desde estamentos de salud o profesionales sanitarios, el consejo de comer helado “porque está hecho con leche y es muy nutritivo y bueno para los huesos, y además son ricos en proteínas de alto valor biológico”.

Es cierto que los helados de crema tienen una base láctea, aunque no siempre es leche, también puede ser nata o una crema inglesa en las versiones más tradicionales. Pero nos estamos olvidando de que ese lácteo viene acompañado de importantes cantidades de azúcar, y en muchas ocasiones, de grasas de mala calidad.

Por tanto, estimular el consumo de helados, aludiendo a su contenido lácteo, no es un buen consejo. Y además, no es necesario en absoluto promocionar aún más los lácteos en nuestro entorno. Sí que sería muy interesante priorizar la promoción del consumo de fruta fresca, y en todo caso, aconsejar lácteos en su versión entera y sin azucarar.

Huelga decir, que tampoco es la mejor idea que el aporte proteico de nuestra alimentación, venga de un dulce.

¿Y no son ricos en fruta muchos helados?

El contenido en fruta de los helados comerciales suele ser inexistente o en todo caso anecdótico en aquello de sabores frutales. Incluso estos últimos muchas veces llevan solo saborizantes y aromas artificiales y nada de fruta, especialmente si son de baja calidad.

Y los que sí que llevan una parte importante de puré de fruta, lo acompañan, de nuevo, de una cantidad no menos importante de azúcares añadidos.

Entonces ¿no hay helados saludables?

Las únicas opciones verdaderamente saludables y que serían adecuada para un consumo diario como postres o meriendas, son las que podemos preparar en casa con ingredientes como fruta, lácteos o bebidas vegetales sin azucarar, agua, especias, etc. Tenéis varias ideas e indicaciones de cómo hacerlos en este post.

Los helados, polos y granizados comerciales tradicionales, son un postre o merienda para consumir de manera ocasional, también en verano. Y no debemos dejarnos engañar por las estrategias de marketing que los acompañan.

Elijamos una heladería artesana, que trabaje con ingredientes de calidad y disfrutemos de unos pocos helados a lo largo del verano, apoyando además el pequeño comercio local. Pero no hagamos un consumo diario.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   25.jul.2017 10:15    

¿Cómo saber si un alimento procesado es saludable? (Dudas nutrición 3)

    sábado 22.jul.2017    por Aitor Sánchez    1 Comentarios

 

Tercer vídeo de la lista "Dudas nutrición" #DudasNutrición que recopila dudas habituales sobre algunos alimentos procesados.

Esta vez he hecho una recopilación de preguntas frecuentes que suele haber acerca de si algunos alimentos procesados son o no saludables, porque preocupa y mucha saber cuáles saltan esa barrera para convertir en "ultra-procesado".

Tomad nota porque vamos a hablar de:
-Enlatados
-Encurtidos, botes de conserva...
-Embutidos
-Congelados
-Zumos

Espero que os sea muy útil este tercer vídeo y que sirva para aclarar dudas en esas discusiones que tenemos siempre con nuestra familia y amistades.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   22.jul.2017 10:30    

Hidratación saludable a todas las edades

    viernes 21.jul.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Faucet-1684902_1920
Uno de los consejos que más se repite por estas fechas es el de que tenemos que hidratarnos, y se repiten en los medios de comunicación pautas concretas sobre la manera adecuada de hacerlo. Así que no vamos a ser menos y hemos dedicado el espacio semanal de Esto me Suena a este tema.

¿CUÁNTA CANTIDAD DE AGUA DEBEMOS TOMAR?

Ahora es cuando se responde siempre eso de “al menos 2 litros al día” u “8 vasos de agua”. Pero en realidad, no tiene sentido hablar de cantidades concretas a la hora de hidratarse, primero porque no es práctico ir contando los vasos que nos vamos tomando, y segundo porque las necesidades hídricas son muy variables.

Depende de la persona, de la actividad física, de la ropa, de la exposición solar, de la comida que tomas, del calor, de la humedad… ¿8 vasos al día? imposible generalizar.

Para saber cuánto beber, tenemos un fantástico hidrostato llamado sed, es tan sencillo como beber agua acorde a la sensación se sed. Si además se toman frutas, verduras, sopas frías, gazpacho… pues eso que ayudamos de manera extra.

¿ES CIERTO AQUELLO DE “NO TENEMOS QUE ESPERAR A TENER SED PARA BEBER”?

Es un consejo bienintencionado, busca que no estemos muy sedientos para ir a hidratarnos. Sin embargo, no es el consejo más importante a priorizar, ya que indirectamente puede ser que predisponga a tomar otras cosas diferentes al agua. Si no esperas a tener sed, puede que tengas más apetencias por refrescos, zumos, cerveza… algo que no asociamos necesariamente a la función hidratante, y tomemos algo de manera más “recreativa”.

El mensaje principal debería ser hidrátate a base de agua fresca, y deja el resto de bebidas relegadas a la mínima presencia. 

¿QUÉ BEBIDAS NO SON RECOMENDABLES PARA HIDRATARSE EN VERANO?

Principalmente los refrescos, zumos de tetrabrick, batidos y bebidas alcohólicas

Claro que podemos tomar un refresco, pero de manera esporádica, pero no se deben tomar zumos, refrescos o bebidas alcohólicas a diario, incluso de manera repetida, es algo que podemos cambiar de manera progresiva y poco a poco.

Se pueden hacer batidos, granizados y helados caseros para cuando nos apetezca algo diferente sin recurrir a los productos azucarados.

¿HAY QUE TENER ESPECIAL CUIDADO CON MAYORES Y NIÑOS?

Sí. Porque son más vulnerables ante un episodio de deshidratación, y también porque pueden tener el sentido de la sed algo modificado. Unos por la edad, los otros porque están expuestos constantemente a bebidas menos saludables.

La recomendación por tanto iría más encaminada por ponerles agua cerca, para que no sea la pereza lo que haga que no beban. Simplemente facilitando el acceso a la hidratación.

¿SE LE PUEDE DAR AGUA A LOS BEBÉS?

Los bebés se hidratan a través de la leche materna o en su defecto, de la leche de fórmula. No se aconseja dar agua extra a los bebés, sino simplemente seguir el consejo de dar pecho o biberón a demanda.

Los bebés regulan de esta manera su estado nutricional, tanto a nivel de nutrientes como de hidratación. Por tanto seguir a rajatabla esos consejos de dar una toma cada 3-4 horas no está justificado, prevalece el dar a demanda.

Se puede empezar a ofrecer agua, a partir del 6º mes, cuando el bebé empiece a tomar la alimentación complementaria.

Sobre este asunto tiene un muy buen post el pediatra Carlos Casabona.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   21.jul.2017 10:00    

Diferencias entre tests de intolerancia, pruebas de alergias y tests genéticos

    jueves 20.jul.2017    por Aitor Sánchez    3 Comentarios

Analysis-2025834_1280
Existe actualmente una gran desinformación acerca de este tipo de pruebas, a menudo se las mete a todas en el mismo saco cuando no podrían ser más diferentes.

De ese desconocimiento y confusión se aprovechan muchas empresas para tomarnos el pelo con pruebas diagnósticas sin ningún tipo de validez que nos venden a precios elevados y, lo que es más grave, las acompañan con consejos dietéticos que no tienen pies ni cabeza.

En este artículo vamos a arrojar un poco de luz sobre estos tests y pruebas, para que no nos engañen:

Tests de intolerancia de alimentos:

Se venden/realizan con mucha frecuencia en farmacias, aunque también es posible encontrar a profesionales sanitarios que los ofrecen, o incluso los cubren algunos seguros de salud privados. Esto nos puede llevar a pensar que son pruebas diagnósticas totalmente válidas.

En general usan una gota de sangre o una muestra de saliva para hacer la determinación, aunque también hay métodos más exóticos, como los que miden nuestra “energía” a través de los dedos.

Una vez realizada la prueba, nos entregan una lista de aquellos alimentos que nos engordan/nos sientan mal y deberíamos dejar de consumir.

Bien, dichas pruebas son una estafa, no tienen ningún tipo de validez y los resultados que dan son absurdos. Solo sirven para enriquecer a quienes nos lo venden. Las listas de alimentos que nos prohíben no tienen el menor sentido, y si alguien nota mejorías al eliminarlos es probablemente por el efecto placebo, o por disminuir el consumo de alimentos insanos.

Podéis buscar en internet los artículos de Juan Revenga al respecto de estos tests para obtener una explicación más detallada.

Pruebas de alergia e intolerancia:

Me refiero a las pruebas diagnósticas que se realizan en hospitales o centros de salud públicos o privados. Los tests del punto anterior no se realizan jamás en la sanidad pública, lo cual debería llamarnos la atención, ya que si con una sola gota de sangre o una muestra de saliva se pudieran diagnosticar alergias e intolerancias a todos los alimentos ¿Por qué usarían los alergólogos pruebas mucho más complicadas y que a menudo solo sirven para testar un solo componente? ¿no es absurdo?

Existen pruebas específicas para diagnosticar intolerancias comunes como a la lactosa o a la fructosa (test de hidrógeno espirado, por ejemplo), para otros trastornos como la celiaquía, se pueden detectar determinados anticuerpos en un análisis de sangre, pero a menudo es necesaria una biopsia intestinal para confirmar el diagnóstico.

También se realizan pruebas cutáneas (prick test) en las que mediante pequeños pinchazos se prueban una a una distintas sustancias para ver si causan una reacción en la piel.

Incluso se usan las pruebas de provocación para confirmar alergias a alimentos.

En resumen, una alergia o una intolerancia pueden necesitar de pruebas muy distintas para ser diagnosticadas, a menudo de la combinación de varias de ellas. Pueden tener implicaciones inmunológicas o no, variar con la edad o con nuestro estado de salud, etc. La alergología es una rama complicada de la medicina y es un insulto pretender reducirla a un análisis de una gota de sangre en una farmacia.

Tests genéticos:

Nos referimos a aquellas pruebas que mediante una muestra de sangre o saliva analizan algunos polimorfismos genéticos para darnos indicaciones específicas según nuestro genoma.

Esta tecnología aún no está del todo desarrollada, y en ocasiones este tipo de tests, aunque dan información verídica, es inaplicable, salvo casos muy concretos. De nuevo nos encontramos con un servicio que aunque si tiene base científica, aún no está lo suficientemente evolucionado para ofrecer los resultados que muchas empresas de tests genéticos prometen a precios bastante elevados.

Antes de realizaros alguno de estos tests, dejad que os aconseje un profesional independiente (que no los venda) y que tenga conocimientos sobre el tema. Hay muchos dietistas-nutricionistas con formación en nutrigenómica que os pueden aconsejar.

Lo más probable es que estéis empezando la casa por el tejado, y haya mucho que mejorar en vuestra alimentación sin necesidad de acudir a un test genético. Aunque si que pueden ser útiles en casos concretos, en modo alguno lo son a nivel general, al menos a día de hoy.

Aquí tenéis un post en el que se explica con más detalle lo relativo a este tipo de tests genéticos, por si os apetece ahondar un poco más en el tema.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   20.jul.2017 15:49    

Aitor Sánchez García

Bio El blog de Aitor Sánchez #NutriciónRTVE

Creo que la alimentación es la manera más placentera de ayudarte a estar sano y disfrutar. Desgraciadamente lo que nos dicen que es saludable no siempre se corresponde con lo que realmente lo es. En este blog aprenderás a identificar qué comida es realmente saludable con un punto de vista global y sentido común. Las dietas aburridas son un insulto a lo que hacemos los dietistas-nutricionistas, que es acercarte a un disfrute sano de esta maravilla que es la alimentación. Me puedes encontrar también en @Midietacojea
Ver perfil »

Síguenos en...