Bancos de alimentos ¿es posible hacer donaciones saludables?

    martes 12.dic.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Supermarket-435452_1920
En las semanas que preceden a las fiestas navideñas es ya un clásico la organización por parte de todo tipo de entidades y comercios de las recogidas de alimentos solidarias destinadas a la población con menos recursos.

Es habitual que en estas loables acciones se dé una lista del tipo de alimentos que más se “necesita” o incluso que se rechacen alimentos que no están en esas listas. Y también es muy habitual que esas listas estén constituidas en su mayoría por alimentos poco saludables que no deberían formar parte de la alimentación de nadie: dulces, galletas, azúcar, cremas de chocolate untables, aceites refinados, cacaos solubles, etc.

La población con menos recursos es la que come peor:

Sabemos que a más bajo el nivel socioeconómico familiar, mayores tasas de obesidad y sobrepeso se encuentran. Lo mismo sucede con otras enfermedades que tienen en la dieta un factor de riesgo importante como es la diabetes de tipo II, que también es más prevalente en los estratos sociales más desfavorecidos.

Por tanto, cuando se recogen alimentos dirigidos a la población con menos recursos, basarnos en criterios de elegir alimentos que aporten muchas calorías, no tiene sentido hoy en día. Lo tenía hace 40 años.

Ahora, es mucho más importante centrarnos en proporcionar alimentos basándonos en criterios de salud y de prevención de enfermedades prevalentes en esa población.

Requisitos habituales de las donaciones:

  • Productos de fácil almacenamiento y de durabilidad larga: esto es, que no se pongan malos en pocos días, y que no necesiten condiciones especiales para mantenerse como sucede con los refrigerados o los congelados.

 

  • Productos de alta densidad nutricional: aunque en este requisito solemos caer en buscar sólo la alta densidad energética, lo cual es un sinsentido habida cuenta de que como hemos comentado la población con menos recursos es también la que presenta mayores índices de obesidad y diabetes. Que sean productos densos en nutrientes, no sólo en calorías.

 

  • Productos que puedan consumirse sin elaboración previa: a menudo van dirigidos a un colectivo que sufre también de pobreza energética, o que vive en la calle. Por tanto si les damos un paquete de garbanzos puede que no tengan como cocinarlo, podemos aportar en su lugar legumbre cocida en bote y otros alimentos de consumo directo, como los propuestos a continuación.

Propuestas de mejora:

  • En lugar de pedir galletas/magdalenas: pan integral aunque sea envasado tipo molde, o bien biscotes o tostadas integrales que se conservan fácilmente.
  • En lugar de pedir sólo aceite: especificar que sea, al menos, de oliva.
  • En lugar de pedir paté: pidamos fuentes proteicas saludables como latas de atún al natural o de sardinas, conservas de moluscos, huevo pasteurizado o en polvo, frutos secos o cacahuetes al natural (los cacahuetes son mucho más baratos que los frutos secos).
  • Si no se aceptan frutas y verduras frescas: tomate en conserva al natural, conservas de acelgas,de cardo, de guisantes, de setas, de pimientos… compotas de manzana sin azúcar, fruta desecada (pasas, higos, orejones, ciruelas)
  • Frescos que aguantan bastante: patatas, boniatos, calabaza, naranjas, manzanas, tomates de colgar, cebollas.
  • No pidamos dulces ni comida insana y prescindible como cacaos solubles, cremas de chocolate para untar, azúcar, bollería… mejor invertir eso en comida saludable.

Dentro de los alimentos que se piden habitualmente, hay varias opciones que son muy adecuadas y podemos mantener: leche entera, legumbre (seca o en bote), cereales sin procesar (arroz, avena…) o pasta.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   12.dic.2017 20:19    

Consejos para la anemia ferropénica

    jueves 7.dic.2017    por Aitor Sánchez    3 Comentarios

Clams-696406_1280
¿Qué es?

La anemia ferropénica es una enfermedad en la que los glóbulos rojos de la sangre no tienen suficiente hemoglobina. La hemoglobina es la encargada de transportar el oxígeno a las células. La hemoglobina necesita hierro para hacer su función, y cuando no lo hay o no en cantidades adecuadas, es cuando nos encontramos ante este tipo de anemia.

Por eso una persona con anemia se siente débil, cansada y puede sufrir además mareos o dolores de cabeza. También caída del cabello, uñas débiles y menos resistencia a infecciones. Si la anemia es muy grave, o se mantiene en el tiempo, puede tener consecuencias más graves como lesiones cardiacas. En niños puede dar lugar a problemas de desarrollo y crecimiento.

¿Qué la causa?

La anemia puede estar causada por:

  • Pérdidas de sangre habituales: es el caso de las mujeres en edad fértil, que son uno de los grupos de población con mayor prevalencia de anemia, debido a la pérdida de sangre que supone la menstruación. También puede suceder en personas con alguna patología que haga que tengan hemorragias internas frecuentes (por ejemplo una úlcera). O bien por una pérdida de sangre importante en un momento puntual como puede ser un parto, o un accidente o lesión grave.
  • Problemas de malabsorción: en enfermedades que causan lesiones intestinales, como la celiaquía, el Crohn o la colitis ulcerosa, puede que el hierro (y otros nutrientes) no se absorban correctamente.
  • Dieta deficiente: aunque en los países desarrollados no es frecuente que la anemia esté causada por un problema dietético, si sucede en zonas menos favorecidas, con acceso limitado a alimentos o con hambrunas. También puede ser una consecuencia de una dieta muy restrictiva o mal planteada, o de un TCA.
  • Derivada de otros problemas de salud: por ejemplo los que hacen que los glóbulos rojos se destruyan a más velocidad de la debida, o el consumo prolongado de algunos medicamentos.

¿Cómo se cura?

En general, la anemia ferropénica se resuelve fácilmente con suplementos de hierro orales. En casos muy graves pueden ser necesarias transfusiones o medidas más drásticas como la administración de hierro intravenoso, pero no es lo habitual.

Por supuesto, al mismo tiempo que se remonta esa anemia con un suplemento de hierro adecuado, que debe estar pautado en su dosis y forma por un profesional, habrá que solucionar las causas de esa anemia, tanto si son dietéticas como si son consecuencia de otro problema de salud.

Es importante tener presente que una anemia ferropénica instaurada es difícil de remontar solo con dieta. Y también es muy importante no suplementarnos por nuestra cuenta, ya que un exceso de hierro puede ser nocivo. Tampoco debemos confiar en medicinas alternativas o jarabes de hierbas, ya que no son efectivos y pueden agravar un problema que se solucionaría fácilmente con un simple suplemento

¿Cómo prevenirla?

Es habitual que el principal consejo dietético que se da para prevenir la anemia sea el de aumentar el consumo de carnes rojas y vísceras como el hígado.  En realidad, en una población cuyo consumo de cárnicos está por encima de lo recomendado, no parece que sea un consejo muy eficiente, ya que la anemia sigue sucediendo en los grupos de riesgo aún a pesar de ese consumo.

Se suele justificar ese consejo tanto por el contenido en hierro de esos alimentos, como en la mejor absorción del tipo de hierro que contienen (hemo) frente al que contienen los alimentos de origen vegetal (no hemo).

No obstante, es mucho mejor consejo recomendar el aumento de alimentos vegetales ricos en hierro, que además son más saludables y aumentar su consumo mejorará a nivel global la dieta, con la pequeña precaución de consumirlos junto a fuentes de vitamina C. La vitamina C reduce el hierro de su forma férrica a la ferrosa y esto hace que la absorción de ese hierro aumente muchísimo, llegando incluso a triplicarse. De hecho, la población vegetariana tiene una prevalencia de anemia similar a la del resto de la población.

Son alimentos ricos en hierro las legumbres, los frutos secos, la fruta desecada, las hojas verdes, los cereales integrales… y ricos en vitamina C cualquier fruta o verdura sobre todo si se consume cruda.

Y en cuanto a los alimentos de origen animal, los moluscos suelen ser ricos en hierro (berberechos, almejas, mejillones…), también el resto de mariscos, el pescado o el huevo. Aconsejar el consumo de estos alimentos parece más sensato que el consejo habitual de aumentar el consumo de carnes rojas.

También es un buen consejo separar la toma de café o té de las comidas principales, ya que tienen unos compuestos que secuestran algunos minerales, entre ellos el hierro, y hacen que en vez de absorberlos, los expulsemos con las heces.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez    7.dic.2017 16:51    

Recopilación: la actividad de las últimas semanas (noviembre)

    jueves 30.nov.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

17_11_7declaraciones-02

 

 

 

  • Sobre las visitas escolares a fábricas de refrescos. Entrada invitada en Mi Dieta Cojea.

 

 

  • Y como cada mes, el artículo para Eroski: ha tocado sobre azúcar y fruta.

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   30.nov.2017 10:08    

Lo mejor sobre nutrición en la red (noviembre)

    miércoles 29.nov.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Thanksgiving-2828718_1920
Noviembre ha dados bastantes frutos en divulgación de nutrición y ciencia, os dejo un resumen

 

  • ¿Calcio sin lácteos? el eterno dilema. Ahonda sobre ello Boticaria Garcia en este post.

 

 

  • ¿Quieres saber cómo eran algunas frutas y verduras hace siglos? nos lo cuenta la historia del arte.

 

  • No, se pongan como se pongan los fabricantes de zumo, estos no sustituyen a una fruta. Insiste Juan Revenga.

 

 

 

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   29.nov.2017 10:02    

Pan y barritas de insectos

    martes 28.nov.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Grasshopper-63174_1920
Ha sido
noticia esta semana la comercialización de un pan fabricado con una mezcla de harina de trigo y harina de grillo. Este producto de momento solo se puede adquirir en panaderías de la capital finlandesa, Helsinki, y cuesta 4€.

Dicen que sabe igual que el pan convencional y que cada pieza contiene 70 bichitos molidos.

¿Por qué el uso de insectos?

Los argumentos que se usan para apoyar este ingrediente son varios:

  • Primero, por sostenibilidad: criar insectos consume mucho menos recursos (agua, alimento, tierra) que criar mamíferos o aves. Y también reduce muchísimo los residuos que se producen.

 

  • Contenido nutricional: además, salen muy rentables nutricionalmente hablando, porque su contenido en proteína es alto y también en otros nutrientes como la B12, el hierro o el calcio. Además, son animales de los que se aprovecha todo, ya que por lo general se secan enteros y se muelen, no se desechan partes como sí que sucede con los animales de granja convencionales.

 

  • Todo ello implica el motivo principal: economía: su cría es muy barata, con lo que el rendimiento económico es elevado. Si vendes los productos, claro.

 

¿Y por qué en forma de harina?

Parece que responde a un tema cultural, sobre todo en Europa. En nuestro entorno causa menos rechazo una barrita o un pan, que una bolsa llena de insectos desecados para añadir al estofado, o para hacerse una brocheta.

Además, estos alimentos, se encuentran en Europa con una legislación con muchos vacíos legales al respecto, y con problemas para garantizar la salubridad e inocuidad de dichos preparados, ya que no existen aún demasiadas leyes ni reglamentos que rijan ni el modo de cría, ni el control de calidad o seguridad alimentaria.

En enero de 2018 entra en vigor un cambio legislativo que facilitara la comercialización de estas preparaciones.

 

¿Sólo se comercializa pan?

En realidad no es la primera vez que se vende un producto que lleva como ingrediente harina de insecto, ya teníamos marcas de barritas, aunque parece que en España no han terminado de cuajar.

Vamos, que parece una tendencia en alza. Por eso ahora mismo a nivel europeo, la EFSA está calibrando los riesgos que esto puede tener en el modelo de producción.

Cuando hablamos de evaluar riesgos, no quiere decir necesariamente que comer saltamontes sea peligroso, no lo es. Sino más bien, estudiar cómo su producción a gran escala podría afectarnos. Los piensos, residuos… potenciales riesgos como que se te escapen un millón de saltamontes…

¿No hay otra alternativa?

Aunque las ventajas de la cría de insectos respecto a la cría de animales tradicionales es evidente, y aunque sus propiedades nutricionales son ciertas, estamos, de nuevo poniendo el foco fuera del verdadero problema.

La producción de alimentos de origen animal no necesita una fuente proteica o nutricional alternativa. Principalmente porque ya existe.

Lo razonable, además de reducir el consumo (y por tanto la producción) de productos animales de granja, sería aumentar el consumo de un producto cuyos beneficios para la salud y para el medio ambiente están probados, que está implantado en prácticamente todas las culturas en alguna de sus variedades, que se conserva muy bien, tiene un coste bajo y un perfil nutricional excelente: las legumbres.

Los insectos pueden ser un recurso a tener cuenta como posible solución a los problemas de falta de alimento de zonas más desfavorecidas. Eso sin considerar que, en muchas de esas partes del mundo, culturalmente el consumo de insectos puede suponerles el mismo rechazo que a nosotros. Pero también puede ocultar otro de los verdaderos problemas, que es el injusto reparto de riqueza entre distintos países, y la evitación de asumir que esa hambre podría paliarse si el primer mundo tuviera que alimentar a menos ganado.

Por eso el año pasado, el 2016, fue el Año Internacional de las legumbres, por la FAO-ONU las considera una solución a los problemas de alimentación y sostenibilidad.

Así que más allá de promover barritas y panes de grillo caros y exclusivos, las acciones que nos permitirían conseguir más fácilmente esos objetivos serían:

-Reducir el consumo de carne (especialmente de vacuno)

-Aumentar el consumo de legumbres

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   28.nov.2017 19:43    

Gominolas adelgazantes

    lunes 27.nov.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

 

¿Qué dicen hacer estas gominolas?

Ayudarte a perder peso porque se supone que sustituyen el ansia de dulces que “no adelgazan”  y hacerte sentir saciado.

También podemos leer en la web del producto que reducen la absorción de grasas y la ansiedad.

Además las venden en farmacias, lo que las reviste de un halo de salubridad y de producto “serio”. Pero debemos tener en cuenta que esto es una pura estrategia de marketing y que no son un medicamento. Se podrían poner a la venta sin ningún problema en el lineal de chucherías de cualquier supermercado.

El venderlas en farmacia, además, encarece su precio.

¿Pueden afirmar esto? ¿Es “legal” hacerlo?

Cómo suele ser habitual, nos encontramos con afirmaciones que son a criterio de la empresa y no deben atenerse a ninguna especificación legal.

Respecto a las alegaciones sobre la pérdida de peso, es verdad que la EFSA admite desde 2010 la alegación de “ayuda a adelgazar” a los productos que contienen glucomanano. En concreto dice lo siguiente: “El glucomanano, en el contexto de una dieta restringida en energía, contribuye a la pérdida de peso".

Lo que nos llevaría a preguntarnos si esa pérdida de peso no responde más a la dieta hipocalórica que al glucomanano en sí. De hecho un metaanálisis cuatro años posterior a la declaración de la EFSA, no termina de encontrar esa relación entre glucomanano y adelgazamiento.

¿Son saludables? ¿De qué están compuestas?

Su ingrediente principal sigue siendo azúcar, pero la “novedad” que aportan es llevar un tipo de fibra, el glucomanano, que es la que supuestamente nos va a saciar.

6 gominolas tienen 17g de azúcar. Para que nos hagamos una idea, 6 gominolas normales y corrientes de unos 5g de peso cada una tienen…. unos 17g de azúcar (con variaciones según la marca).

El glucomanano, por su parte, es un tipo de fibra soluble procedente de una lanta de origen asiático, que efectivamente al ser capaz de absorber agua en el intestino aumenta la sensación de saciedad y también ablanda y aumenta el volumen fecal siendo de ayuda en casos de estreñimiento. Pero para consumir fibra soluble no es necesario en absoluto recurrir a unas gominolas caras y hechas básicamente de azúcar. Una pieza de fruta nos aportara menos azúcar (y además este no es de los que hay que limitar), más saciedad, más fibra, más nutrientes y es más barata.

E incluso en el supuesto caso de que deseáramos consumir fibra soluble procedente del glucomanano, podemos encontrar en el mercado preparaciones mucho más ricas en este ingrediente, como son fideos o tallarines de konkac (shiratakis), habituales en la cocina asiática, y que podemos prepararlos en comidas mucho más saludables que unas gominolas.

¿Son un buen método para adelgazar?

Por supuesto que no. Son una chuchería rica en azúcar, con un contenido en fibra que podemos obtener fácilmente de fuentes mucho más saludables y baratas.

Además, lo que “adelgaza” es el global de la dieta, junto a la acividad física. Si tenemos una vida activa y una dieta adecuada, tomar esas gominolas no va a marcar ninguna diferencia. O si lo hace, en todo caso será para mal, porque aumentará nuestro consumo de azúcar.

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   27.nov.2017 10:28    

Carne de cerdo ¿blanca o roja? y las claves de su promoción

    domingo 26.nov.2017    por Lucía Martínez    2 Comentarios

6a014e6089cbd5970c01b7c933361e970b-800wi
Últimamente estamos asistiendo a una fuerte campaña de promoción de la carne de cerdo. Anuncios en la TV, actos de difusión e incluido un autobús que recorre España glosando sus bondades.

¿Por qué ahora esta campaña?

Se debe principalmente a una estrategia de marketing, liderada por la corporación Interporc, que aglutina a los principales productores de porcino del país, así como a federaciones relacionadas con la producción y venta de carne.

Es normal que la patronal de la carne ande preocupada. El comunicado de la OMS sobre la carne y procesada y su relación con el cáncer, del que ya hemos hablado en otras ocasiones, no fue precisamente un impulso para esta industria. Ello tiene mucho que ver con que ahora nos intenten vender la carne de cerdo como carne blanca, lo que la situaría fuera del informe de la OMS y por tanto en terreno seguro y preferible a otras carnes.

Y además, los datos dicen que el consumo de carne está bajando en nuestro país.

Parece que la necesidad de promover el consumo de carne a toda costa, está justificado. Pero ¿se está haciendo bien? ¿Es preocupante que el consumo de carne baje?

Hablemos primero del color de la carne de cerdo:

¿La carne de cerdo es blanca o roja?

El cerdo es carne roja. Y así lo consideran todas las clasificaciones oficiales (OMS, EFSA, USDA), salvo un documento de 2004 al que Interporc se agarra como un clavo ardiendo, y que ni siquiera sabemos si fue un error de impresión, ya que nunca se ha vuelto a replicar. Lo explicó en este post Juan Revenga.

Por tanto, como carne roja, le aplican todas las recomendaciones de la OMS.

Es cierto que al cerdo de cría en granja industrial, se le llama “cerdo blanco”, en contraposición a otras razas y métodos de cría como el cerdo ibérico o el porc negre. Pero eso no debe llevar a engaño al consumidor y hacerle creer que la carne de cerdo de granja es carne blanca.

¿Debe alarmarnos que el consumo de carne baje? ¿Es necesario promocionarla?

Si dejamos a un lado los intereses comerciales que cada sector tiene en su producto, lo cierto es que basándonos en criterios de salud pública, que el consumo de carne baje es una buena noticia. En un país como el nuestro en el que el consumo se encuentra por encima de lo recomendado, sobre todo en carnes procesadas, que baje no hace más que acercarnos un pasito más a una dieta mejor. Sobretodo cuando esta bajada va unida al aumento de alimentos saludables.

A pesar de la pequeña bajada en el consumo de carne, los alimentos a promocionar siguen siendo los mismos: frutas y verduras principalmente, legumbres y frutos secos.

No carne, y desde luego no carnes procesadas como está haciendo esta campaña.

Pero ¿tienen derecho a promocionar su producto, no?

Sí, pero deberían hacerlo sin caer en mentiras o manipulaciones (como la de decir que es carne blanca), y sin dar consejos perjudiciales para la salud de la población.

Esta campaña está promocionando tanto la carne fresca como los embutidos y otros procesados, y los pone al mismo nivel, sin alertar en ningún caso de que los segundos son un alimento a reducir , si no a eliminar, de la dieta. Que es lo que dice la OMS.

En su web, proponen menús "saludables" para niños, con ingestas de carne diarias y plagados de carne procesada (lomo embuchado, fuet, jamón york), lo cual es un pésimo consejo, y ninguna marca debería recomendar alimentos insanos solo por motivos económicos

Esta campaña, habría tenido un pase, si se hubiera centrado en promocionar el consumo de carne fresca EN LUGAR de carne procesada. Y por supuesto sin mentir sobre sus propiedades y sin evitar deliberadamente mencionar las recomendaciones de la OMS.

Todo esto, por supuesto, corriendo un tupido velo sobre temas como trato a los animales y sostenibilidad. Atendiendo exclusivamente a factores nutricionales.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Lucía Martínez   26.nov.2017 10:12    

¿Una dieta poco saludable puede facilitar la aparición de alergias?

    miércoles 22.nov.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

Supermarket-949912_1920
He estado este fin de semana en el Congreso de Seguridad Alimentaria de Canarias, y uno de los temas que hemos tratado ha sido el de las alergias y me parece interesante que hablemos de ello:

¿ESTÁ HABIENDO MÁS ALERGIAS EN LA ACTUALIDAD?

Sí, las está habiendo. También se ha doblado prácticamente en la última década el número de casos de anafilaxis, con lo cual también estamos hablando de más gravedad en los síntomas.

Es muy complicado hacer una estadística mundial, porque los métodos de diagnóstico son bastante diferentes según continentes, pero más o menos podemos afirmar que hay una prevalencia de entre 5-10% en población infantil, y entre el 1-3% de adultos.

¿NO PUEDE SER TAMBIÉN QUE LA MODA DE QUITARSE ALIMENTOS HAGA QUE A MÁS GENTE QUE LE SIENTAN MAL MÁS COSAS?

Eso también, suceden los dos fenómenos: más alergias reales, y también más creencia de que haya alimentos que nos sienten mal.

Entre 1/3 y la mitad de la población refiere que algún alimento le sienta mal y que intenta evitarlo. Además de manera en la que no sería necesaria.

No obstante, y aunque hay mucha “tontería”, el aumento es real, no solo en número de personas alérgicas, sino también en número de alimentos al que somos alérgicos, y alimentos a los que somos sensibles. No es solo una moda.

¿Y SE SABE A QUÉ PUEDE DEBERSE TODO ESTO?

Una de las causas es una dieta poco saludable, una dieta occidentalizada. El típico perfil de dieta con alto contenido en azúcar, sal, productos refinados se está desmarcando como un factor de riesgo de aparición de alergias.

Se empezó a sospechar de ello por datos poblacionales: porque los niños asiáticos o africanos, cuando se mueven a un ambiente occidentalizado aumentan su riesgo de sufrir alergias.

Una de las potenciales explicaciones es que afecta a nuestros procesos autoinmunes, nuestro cuerpo se sensibiliza más, en parte a que a través de un intestino más permeable, estamos más expuestos a más alérgenos y por tanto desarrollar más alergias.

Si la dieta es saludable desde pequeños, no afecta tanto al intestino, la microbiota que tenemos es estable y robusta. Hay menos posibilidad de que esas sensibilizaciones ocurran.

¿QUÉ REPERCUSIÓN TIENE TODO ESTO? ¿ES UN GRAN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA?

Lo es, porque además también pone en riesgo cada vez a más personas. Y también es un gasto importante. El elevado coste que suponen las alergias a muchos niveles: alimentario, sanitario, social… hace que se esté buscando tanto reducir nuevos casos, como encontrar “curas”, con una desensibilización o mejora de la tolerancia.

Esto también nos da una segunda alerta, y es que en países asiáticos o africanos, también se prevé una mayor incidencia de alergias conforme ese país va adoptando hábitos de consumo más occidentales.

Así que la predicción es que siga incluso creciendo.

¿QUÉ RECOMENDACIONES DAMOS ENTONCES PARA EVITAR ESTE AUMENTO? ¿EL ETIQUETADO PUEDE AYUDAR A ELLO?

Pues ha sucedido una paradoja muy reciente con el tema del etiquetado preventivo: como sabemos, en las etiquetas de los alimentos, si un productor no puede garantizar la ausencia de un alérgeno tiene que declararlo. Es el caso de “puede contener trazas de…” (huevo, frutos secos, cacahuete, lácteos…). Esto sucede en fábricas, donde no tienen líneas de producción diferentes.

Imagina que haces chocolates, pero en tu fábrica tienes también producción de turrón, o de otros dulces. Al tener otros proveedores hay fabricantes que deciden no jugársela.

¿ENTONCES LO PONEN UN POCO PARA LAVARSE LAS MANOS?

Eso es. El problema es que se está haciendo un abuso del etiquetado preventivo. De manera que se pone de manera injustificada en muchos productos. Es un exceso. Si ha pasado una avellana por tu fábrica mucha gente no se calienta la cabeza y directamente lo declara. ¿Qué sucede por tanto?

Que mucha gente alérgica, conocedora de esta práctica, a veces hace caso omiso a algunos “puede contener trazas de…” que son raros. Por ejemplo, un chocolate que pueda tener “huevo”, cosa que es extraña, pero que se encuentra. Dice: “bah, esto lo ponen para prevenir” y se pone en riesgo a las personas.

¿ENTONCES QUE RECOMENDACIÓN DAMOS?

Sobre todo esta situación está causada por una mala práctica de las empresas, y una desconfianza del consumidor. Lo lógico sería hacer una normativa que no por ser tan, tan estricta acabe convirtiéndose en peligrosa, dado que se restringen tantos alimentos para el alérgico que acaba siendo laxo.

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez   22.nov.2017 08:54    

Castañas y otros frutos secos

    jueves 16.nov.2017    por Aitor Sánchez    3 Comentarios

Chestnuts-2875096_1920
La recolección de la castaña empieza en octubre y es un fruto que nos acompaña durante el otoño.

 

¿SON LAS CASTAÑAS FRUTOS SECOS?

A nivel de agrupación lo solemos poner, pero en realidad tiene unas propiedades muy diferentes al resto de esta familia. La mitad de la composición de una castaña es agua, mientras que en el resto de frutos secos el nivel de humedad suele rondar 10%. Por lo tanto está a caballo entre los frutos secos y las frutas desecadas.

No llega a tener una alta concentración de azúcar como un orejón, una uva pasa o un higo seco. Y tampoco llega a tener una concentración de grasa tan alta como los frutos secos.

 

LOS FRUTOS SECOS, QUE TIENEN MUCHA GRASA PERO ¿ES SALUDABLE?

Sí, sí, completamente. No hay que huir de su consumo ni mucho menos

Hay gente que piensa todavía que los frutos secos engordan, pero no es cierto. Los frutos secos es verdad que son muy calóricos, tienen mucha energía. Pero como también puede tenerla el aceite de oliva. Sin embargo, son factor de protección de sobrepeso y obesidad, porque debido a su composición nutricional son muy saciantes, es decir, nos quita el hambre de alimentos que serán menos saludables. Pero es que además, no se absorbe toda esta energía dado que el fruto seco tiene una gran cantidad de fibra que impide parcialmente esta absorción.

De modo que las castañas no engordan, pero tampoco otros frutos secos si se toman en sus versiones saludables.

 

¿SON BUENAS LAS CASTAÑAS CRUDAS?

No hay ningún problema es tomarlas crudas, pero sucede una particularidad, y es que cuando las haces tostadas o asadas, asimilas mejor su proteína. Esos aminoácidos se vuelven más biodisponibles y los absorbes mejor.

Pero no todo son ventajas, ya que cuando las cocinas te cargas por el camino algunos compuestos bioactivos y antioxidantes.

Se pueden comer de ambas formas, cada una tiene sus pros y sus contras. Al igual que sucede con los frutos secos.

 

¿EN LOS FRUTOS SECOS COCINADOS TAMBIÉN SE ABSORBEN MEJOR LOS NUTRIENTES?

Depende, hay algunos que no estaría justificado cocinarlos, como por ejemplo unas nueces, que es mejor comerlas crudas.

Pero en el caso de unos pistachos, anacardos o almendras, al tostarlos se pueden digerir mejor e incluso absorber más cantidad de proteína de los mismos.

Lo que no deberíamos hacer es confundir el tostado con otras preparaciones como los frutos secos fritos o salados. Estas son dos preparaciones que es mejor no priorizar.

Crudo o tostado perfecto.

Frito, salado o caramelizado como los cacahuetes con azúcar: a evitar.

 

UNAS CUANTAS IDEAS PARA INCORPORAR LAS CASTAÑAS A NUESTRA DIETA QUE NO SEA EL TÍPICO CUCURUCHO…

Las compotas caseras: partimos una fruta a trozos y la pones a fuego lento con algo de agua en una sartén . Es una buena manera de acompañar castañas asadas.

La crema de castañas, que nos puede servir para hacer una tostada dulce diferente. O muy parecido y en versión salada, un paté de castañas que se puede acompañar con setas si queremos.

También hay una receta típica extremeña, que es los socochones, castañas cocidas en agua y leche. Para tomarlas en un tazón, mucho mejor que los cereales.

Y un último recurso que podemos hacer en caso de que nos vayan a sobrar, es hacer harina de castaña, que nos puede servir para fortificar platos, y tenemos una opción casera para celiacos por ejemplo.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   16.nov.2017 08:37    

¿Es el cáncer un goloso, o sólo algunos titulares tendenciosos?

    jueves 9.nov.2017    por Aitor Sánchez    1 Comentarios

Sugar-2510530_1920

Cada poco tiempo surgen titulares de cómo el azúcar alimenta al cáncer y es el precursor, según el tema de turno, de o bien su crecimiento, su progresión o incluso su misma existencia. Y las preguntas de siempre inundan nuestros correos: ¿Qué hago? ¿Qué dejo de consumir? ¡Es que no se puede comer de nada! ¿Fruta sí, fruta no? ¿Y qué galletas son mejores? STOP al alarmismo, intentaremos responder a todo ello.

¿Qué hay de verdad en esto?

La realidad es un poco más compleja que una relación unicausal. Lejos de defender el azúcar como una fuente de nada (como ya se ha hecho tiempo atrás), se debe definir cuál es el que nos preocupa; concretamente es el que la OMS califica como libre. Es decir, el añadido (refinado o sin refinar; sea azúcar blanco, azúcar moreno, sirope de ágave o panela: tanto monta, monta tanto) típico de los productos ultraprocesados y los que están presentes de forma natural en productos derivados de un alimento fresco, como pueden ser los zumos (porque se les ha retirad la fibra), bebidas azucaradas o los jarabes de fruta.

Y es que se esconde de muchas y distintas formas:

Az

Autora: Irina Casablanca. Fuente original.

Pero decir que nos preocupa es quedarse cortos. Su consumo no es excesivo, sino el apartado siguiente por inventar. ¿Por qué decimos esto? Por lo que sí sabemos a ciencia cierta. Y ahora os preguntaréis, ¿qué es lo que sí sabemos? Pues la OMS nos cuenta que su consumo puede conducir a:

  • Mayor riesgo de Diabetes Mellitus tipo II
  • Mayor riesgo de sobrepeso u obesidad
  • Menos saciedad y más ganas de seguir comiendo
  • Mayor umbral del dulzor, acostumbrando al paladar a un sabor irreal en alimentos y la necesidad de endulzar lo que encontremos
  • Mayor riesgo de caries bucal
  • El consumo de bebidas azucaradas ya se ha relacionado con hasta 200.000 muertes en 2010.

Por esta razón la Organización Mundial de la Salud lanzó la recomendación condicional de recomendar menos de un 5% de la energía total ingerida a lo largo del día. Unos 25 gramos como máximo, y mucho mejor nada, ninguna cantidad. Porque fundamentalmente eso es lo que aporta el azúcar libre: montones de nada. Para contextualizar, con 25 gramos estamos hablando de unos cuatro terrones de azúcar. Es un consejo condicional, es decir: aún se necesitan más pruebas internacionales para establecer ese margen como máximo en firme, pero ya se conoce que los efectos deseables de cumplir que “cuanto menos azúcar libre mejor” probablemente compensan cualquier otro efecto indeseable, o bien estos efectos indeseables no existen.

Y mientras esta directriz se actualiza en 2020...

¿Cuánto azúcar libre se consume en España?

Pues unos 111.2 gramos por persona y día. Ahí es nada, 40.5 kilogramos al año; aunque ya se empieza a hablar de hasta 70 kilogramos por habitante al año: 191 gramos al día. ¿Recordáis los cuatro terrones máximos de arriba? Pues multiplicadlos por 8: 32 terrones de azúcar.

Pero, ¿dónde interpreta la población que está el azúcar? Desde luego, en los cereales de desayuno no, ni en el azúcar que se le echa al café por las mañanas. La gran damnificada es la fruta, y no podemos permitirlo. Por varias razones:

¿Queda claro cómo hay que hacerlo?

¡Comed fruta! ¡No comáis ultraprocesados!

Mirad la etiqueta de los productos, ¡pero mejor escoged alimentos que no tienen etiqueta!

¡Un momento! ¡No has dicho nada sobre los titulares del azúcar como alimento del cáncer!

Es cierto. Ya son varias las ocasiones que nos encontramos con titulares como “el azúcar, que alimenta al cáncer” y es necesario contextualizarlo.

Bien, el azúcar se relaciona con obesidad, sobrepeso y otros tantos factores que sí se relacionan con la aparición de cáncer. El azúcar se relaciona con mayor adiposidad, contribuyen al exceso de grasa corporal, y estos factores están relacionados positivamente con el cáncer. Pero en cuestiones relativas a la alimentación no podemos ser tan simplistas, como ya ocurriera con el titular de que la grasa aumentaba el riesgo de metástasis. ¡Si al final sólo vamos a poder comer proteínas! Dirán algunos.

El estudio que está generando tantos titulares es este. Peeters y colaboradores describen un efecto similar en unas levaduras al que se genera en una vía de uso de la glucosa en las células cancerígenas, concretamente unas señales glucolíticas (de rotura de glucosa) ya descritas en los años 30 por Otto Warburg: la respiración celular en el cáncer está alterada, y parece que hay más fermentación láctica (que es una fermentación como la que haría cualquier levadura).

Y, ¿es viable este mecanismo? Bueno, el mecanismo existe, pero trasladar los resultados de unas levaduras cultivadas a un cuerpo humano se antoja complicado. A pesar de que se han hecho estudios sigue siendo controvertido hablar de este cambio metabólico como una causa o síntoma de cáncer, sino más como una consecuencia cuando la enfermedad está establecida. Más hablando del cáncer como una generalidad; nuestro conocimiento sobre el metabolismo tumoral está en pañales (e in vitro, poco sabemos in vivo) como para lanzar una cuestión tan general, y puede ser tan distinto según tipo de tumor: algunos comen más grasa, otros utilizan también glutamina,…

Pero, ¿el azúcar alimenta el cáncer? Son eslabones de una cadena que cada día vemos de manera más clara y firme. Pero hay mucho más detrás, y muchas más prioridades, centrarnos en la progresión-del-cáncer-azúcar-mediante es saltarse de golpe otras tantas recomendaciones que sí sabemos efectivas:

¿Azúcar y cáncer? Sí. Sobre todo porque consumimos demasiado (25 gramos al día incluso ya parecen demasiado, imaginad cuando lo multiplicamos por 4 o por 8). Pero también alcohol y cáncer, obesidad y cáncer,… Y mucha Salud Pública por hacer.

Luka

 

Luis Cabañas Alite es Dietista-Nutricionista, Máster en Nutrición Personalizada y Comunitaria e Investigador Predoctoral en la Unidad Mixta de Investigación en Endocrinología, Nutrición Clínica y Dietética del Instituto de Investigaciones Sanitarias La Fe (Valencia). Autor del blog Como Cuando Como. Colegiado CV-00410 en CODiNuCoVa y miembro de Dietética Sin Patrocinadores.TwitterFacebookInstagram

Categorías: Actualidad , Ciencia , Weblogs

Aitor Sánchez    9.nov.2017 11:05    

Aitor Sánchez García

Bio El blog de Aitor Sánchez #NutriciónRTVE

Creo que la alimentación es la manera más placentera de ayudarte a estar sano y disfrutar. Desgraciadamente lo que nos dicen que es saludable no siempre se corresponde con lo que realmente lo es. En este blog aprenderás a identificar qué comida es realmente saludable con un punto de vista global y sentido común. Las dietas aburridas son un insulto a lo que hacemos los dietistas-nutricionistas, que es acercarte a un disfrute sano de esta maravilla que es la alimentación. Me puedes encontrar también en @Midietacojea
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios