« ¿Barritas y bebidas deportivas para una carrera popular? ¿Hace falta? | Portada del Blog | El bulo de "Harvard elimina la leche de su guía de alimentación" »

Sobre el estudio que vincula grasas con cáncer

    sábado 7.ene.2017    por Aitor Sánchez    0 Comentarios

A inicios de diciembre, hubo una noticia que causó mucho revuelo en varios medios de comunicación, sobre un grupo de investigación del Instituto de Investigación Biomédica que había descubierto una vinculación entre grasas y cáncer.

Se trata de un estudio interesantísimo hecho en ratas, hablaba de unas células se encuentran en los tumores que potencian el crecimiento de los mismos. Digamos que son la fotocopiadora de las células cancerígenas, y se ha visto que tienen una proteína que transporta ácidos grasos a su interior para funcionar y reproducirse más rápido.

Vídeo desarrollado por 

Estas células serían como la llave de entrada de energía para el tumor. Lo más llamativo es que si ponemos esa proteína en células tumorales que no hacen metástasis ¡empiezan a hacerla! Pueden abrir la puerta de la energía para que el tumor se expanda.

Vale, abren la puerta para que entre la energía al tumor. ¿Pero una dieta alta en grasas puede hacer que se creen más tumores?

Lo que han visto en ratones es que al darles una alta en grasas hace que haya más metástasis en ratones. Pero no es solo por ser alta en grasas, concretamente respondían más al ácido palmítico. Un ácido graso del cuál ya conocíamos de antemano que era de los peores, presente en muchos productos procesados.

Volvemos de nuevo a un ejemplo de titulares irresponsables que han dicho que una dieta alta en grasas aumenta el riesgo de cáncer. No es así. Se trata de dietas altas en un ácido graso concreto, el palmítico.

De hecho, a día de hoy seguimos teniendo motivos para pensar que debemos seguir centrando el foco de atención en el azúcar dietético en procesos de cáncer.

¿Hay motivos para reducir grasa en pacientes con cáncer?

A día de hoy no. De hecho la grasa dietética sigue siendo a día de hoy una herramienta en pacientes con cáncer para aumentar la energía de sus dietas, de da mayor palatabilidad (recordemos que son pacientes que pierden el apetito) y de aumentar la adherencia a la dieta.

No debemos hablar de esas generalidad, y menos cuando tenemos ácidos grasos saludables presentes en pescado, aceite de oliva, frutos secos… que lo que hacen es prevenir otros tipos de cáncer.

Podría pasar todo lo contrario, que con esta alarma, la gente siga una dieta baja en grasa, y como hemos tratado alguna vez sea incluso contraproducente. Ya que las dietas bajas en grasa no son una buena herramienta para factores de riesgo cardiovascular o para la pérdida peso. Y eso sí que es un verdadero factor de riesgo de cáncer, ¡la obesidad!

Mirad qué paradoja puede darse, alertar sobre la grasa y desarrollo de cáncer, y que se acabe dando un consejo dietético que incluso pueda desencadenar una conducta menos responsable.

A veces el remedio es peor que la enfermedad.

¿Por qué motivo estar en sobrepeso puede aumentar el riesgo de cáncer?

Es concretamente por el exceso de grasa en el cuerpo. Esto lo adelantó la OMS en septiembre, cuando dijo que la obesidad aumentaba el riesgo de 8 tipos de cáncer. Todas estas patologías tienen un factor común, que son los mecanismos ligados a la inflamación crónica, este estado de “inflamación” hace que nuestro cuerpo esté más indefenso ante los carcinógenos habituales.

El tener mucho tejido graso en el cuerpo, aumenta la inflamación de nuestro cuerpo, porque el tejido adiposo tiene también función endocrina, es decir, el tejido adiposo también produce hormonas que y factores que pueden hacer que un cáncer se desarrolle más fácilmente. 

CsymyZ0WYAEfPzg.jpg-large

Imagen de Luis Cabañas, Como Cuando Como sobre la relación del sobrepeso y cáncer.

Deberíamos preocuparnos más sobre la grasa almacenada

Debemos ir dejando atrás estas ideas los kg de la báscula o del IMC, y centrarse más en la obesidad abdominal, o el perímetro de cintura. No importa solo el peso, sino saber qué es lo que nos pesa. Y en este sentido nos impota mucho la grasa visceral, la que rodea nuestros órganos y está en el abdomen. Eso es lo que se relaciona con varios tipos de cáncer, pero especialmente con el de mama, colon y recto, endometrio, esófago, pancreas y riñon.

Perder un 10% de nuestro peso de manera intencionada, podría reducir nuestro riesgo de cáncer alrededor de 1/3 del anterior.

La próxima vez quizás el mensaje a la hora de hablar de grasa y cáncer que deba darse es que importa más la grasa corporal, que la grasa dietética.

La grasa que verdaderamente se relaciona con el cáncer y por la que nos deberíamos preocupar, es la almacenada en nuestro cuerpo.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez    7.ene.2017 20:47    

0 Comentarios

Esto es solo una previsualización.Su comentario aun no ha sido aprobado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Su comentario ha sido publicado. Haga click aquí si desea publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Mi comentario

Aitor Sánchez García

Bio El blog de Aitor Sánchez #NutriciónRTVE

Creo que la alimentación es la manera más placentera de ayudarte a estar sano y disfrutar. Desgraciadamente lo que nos dicen que es saludable no siempre se corresponde con lo que realmente lo es. En este blog aprenderás a identificar qué comida es realmente saludable con un punto de vista global y sentido común. Las dietas aburridas son un insulto a lo que hacemos los dietistas-nutricionistas, que es acercarte a un disfrute sano de esta maravilla que es la alimentación. Me puedes encontrar también en @Midietacojea
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios