98 posts con categoría "Gastronomía"

Castañas y otros frutos secos

Chestnuts-2875096_1920
La recolección de la castaña empieza en octubre y es un fruto que nos acompaña durante el otoño.

 

¿SON LAS CASTAÑAS FRUTOS SECOS?

A nivel de agrupación lo solemos poner, pero en realidad tiene unas propiedades muy diferentes al resto de esta familia. La mitad de la composición de una castaña es agua, mientras que en el resto de frutos secos el nivel de humedad suele rondar 10%. Por lo tanto está a caballo entre los frutos secos y las frutas desecadas.

No llega a tener una alta concentración de azúcar como un orejón, una uva pasa o un higo seco. Y tampoco llega a tener una concentración de grasa tan alta como los frutos secos.

 

LOS FRUTOS SECOS, QUE TIENEN MUCHA GRASA PERO ¿ES SALUDABLE?

Sí, sí, completamente. No hay que huir de su consumo ni mucho menos

Hay gente que piensa todavía que los frutos secos engordan, pero no es cierto. Los frutos secos es verdad que son muy calóricos, tienen mucha energía. Pero como también puede tenerla el aceite de oliva. Sin embargo, son factor de protección de sobrepeso y obesidad, porque debido a su composición nutricional son muy saciantes, es decir, nos quita el hambre de alimentos que serán menos saludables. Pero es que además, no se absorbe toda esta energía dado que el fruto seco tiene una gran cantidad de fibra que impide parcialmente esta absorción.

De modo que las castañas no engordan, pero tampoco otros frutos secos si se toman en sus versiones saludables.

 

¿SON BUENAS LAS CASTAÑAS CRUDAS?

No hay ningún problema es tomarlas crudas, pero sucede una particularidad, y es que cuando las haces tostadas o asadas, asimilas mejor su proteína. Esos aminoácidos se vuelven más biodisponibles y los absorbes mejor.

Pero no todo son ventajas, ya que cuando las cocinas te cargas por el camino algunos compuestos bioactivos y antioxidantes.

Se pueden comer de ambas formas, cada una tiene sus pros y sus contras. Al igual que sucede con los frutos secos.

 

¿EN LOS FRUTOS SECOS COCINADOS TAMBIÉN SE ABSORBEN MEJOR LOS NUTRIENTES?

Depende, hay algunos que no estaría justificado cocinarlos, como por ejemplo unas nueces, que es mejor comerlas crudas.

Pero en el caso de unos pistachos, anacardos o almendras, al tostarlos se pueden digerir mejor e incluso absorber más cantidad de proteína de los mismos.

Lo que no deberíamos hacer es confundir el tostado con otras preparaciones como los frutos secos fritos o salados. Estas son dos preparaciones que es mejor no priorizar.

Crudo o tostado perfecto.

Frito, salado o caramelizado como los cacahuetes con azúcar: a evitar.

 

UNAS CUANTAS IDEAS PARA INCORPORAR LAS CASTAÑAS A NUESTRA DIETA QUE NO SEA EL TÍPICO CUCURUCHO…

Las compotas caseras: partimos una fruta a trozos y la pones a fuego lento con algo de agua en una sartén . Es una buena manera de acompañar castañas asadas.

La crema de castañas, que nos puede servir para hacer una tostada dulce diferente. O muy parecido y en versión salada, un paté de castañas que se puede acompañar con setas si queremos.

También hay una receta típica extremeña, que es los socochones, castañas cocidas en agua y leche. Para tomarlas en un tazón, mucho mejor que los cereales.

Y un último recurso que podemos hacer en caso de que nos vayan a sobrar, es hacer harina de castaña, que nos puede servir para fortificar platos, y tenemos una opción casera para celiacos por ejemplo.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   16.nov.2017 08:37    

Día Mundial del Veganismo

World-Vegan-Day
Día Mundial del Veganismo

Desde 1994 se celebra cada primero de noviembre el Día Mundial del Veganismo, la iniciativa partió inicialmente de la Vegan Society de Reino Unido y pronto se implantó en los países de mayor presencia de este estilo de vida como Australia, EEUU o Alemania. A día de hoy es un evento mundial, y muchas webs y organizaciones realizan durante el mes de octubre todo tipo de iniciativas informativas y actos, que culminan en este día.

El objetivo principal es dar a conocer este estilo de vida y ahondar en los motivos para rechazar el consumo de productos de origen animal, tanto en alimentación como en otros ámbitos como son el ocio (tauromaquia, caza, acuarios, zoos, ponis en ferias…), la vestimenta o la cosmética, y las alternativas existentes a todo ello.

¿Por qué la gente se hace vegana? ¿En qué ayuda?

Los motivos para optar por un estilo vegano son varios, y cada persona tiene los suyos. Pero si hiciéramos una lista de aquellos motivos más comunes, serían los siguientes:

  • Ética en el trato a los animales: el actual modo de producción industrial de productos de origen animal es cruel a todos los niveles. Muchas personas no quieren apoyar este tipo de industria que trata a los animales como objetos, sin ninguna compasión y obligándolos a vivir vidas de dolor y encierro. Por ello rechazan los productos que provienen de esa industria y creen que no tenemos derecho a disponer de las vidas de los animales a nuestro antojo.
  • Sostenibilidad: la industria cárnica es una de las más contaminantes y una de las principales responsables del cambio climático y la deforestación. Igual que la industria pesquera lo es del arrasamiento del fondo marino y la pérdida de la diversidad de especies.
  • Solidaridad y soberanía alimentaria: el alto consumo de productos de origen animal en el mundo desarrollado, hace que se use tierra de países en desarrollo para cultivar grano y legumbre para alimentar al ganado, grano y legumbre que podría alimentar directamente y de forma mucho más eficiente a la población. Así mismo se pierden cultivos tradicionales y biodiversidad en esas zonas. Y del mismo modo, se acaba con la pesca tradicional de muchas zonas, siendo los países ricos quienes esquilman aguas que no le corresponden.
  • Religión: hay religiones, como algunas facciones del budismo, o los sij en India, que tienen el veganismo entre sus preceptos. Otras son ovolactovegetarianas como el hinduismo, o los Adventistas del Séptimo Día.
  • Salud: muchas personas ven en la alimentación vegana una manera de comer más saludable. Aunque para que esto sea realmente así, debe tratarse de una dieta vegana bien diseñada. No obstante, al contrario de lo que se suele creer, esta no es en general la principal motivación de las personas veganas.

 

¿Cómo deberían afrontar los sanitarios esto?

Tal y como propugnan los Códigos Deontológicos de todas las profesiones sanitarias, es obligación del profesional respetar las creencias del paciente, así como su estilo de vida.

Por tanto, deberíamos ser capaces de dar consejo a las personas veganas, respetando su opción, sin aleccionarlo, juzgarlos o intentar convencerlos de que están en un error, si es lo que creemos, ya que esa decisión no nos corresponde.

Si tenemos que dar consejo nutricional, hay evidencia científica a raudales para hacerlo sin entrar en conflicto con la dieta vegana, salvo en casos muy muy concretos o en situaciones de poca disponibilidad de alimentos, especialmente en países en desarrollo.

Del mismo modo, si se receta un medicamento o suplemento, deberíamos buscar si existe una opción que no contenga productos de origen animal (muy a menudo, es suficiente con cambiar a una marca que no use cápsulas de gelatina o lactosa como excipiente). Aunque en este caso, muchas veces es imposible, y cuando así sea, se lo comunicaremos al paciente para que sepa que simplemente no tenemos otra opción, pero no hemos ignorado su estilo de vida.

 

¿Cómo se afronta realmente?

En general, en España, el consejo nutricional a las personas veganas es inexistente, ya que los sanitarios no tienen formación en este tipo de alimentación, o la que tienen corresponde a ideas obsoletas y equivocadas que no se han actualizado.

Por extraño que parezca, aún es habitual que los pacientes encuentren rechazo e incluso burlas al expresar que son veganos. Cosa que ningún profesional haría ante una cuestión religiosa (por ejemplo un musulmán que hace ramadán, o alimentos prohibidos en la dieta de un judía ortodoxo), y sin embargo si sucede, incomprensible e intolerantemente, con una opción ética.

Otros países como EEUU, Reino Unido, Alemania, Portugal, Australia, India o los países nórdicos, dan consejo a esta población de manera totalmente normalizada y rutinaria, sin que exista por ello ninguna alarma social o de salud pública. En España, a pesar de que es un grupo de población cada vez más numeroso y en aumento, aún nos queda un largo camino que recorrer de cara a esa normalización.

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez    3.nov.2017 09:54    

Recopilación: la actividad de las últimas semanas (octubre)

17_10_25desayunos-01

Y como cada mes, aquí tenéis el resumen de participaciones en medios y colaboraciones del mes de octubre:

 

 

 

 

 

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   30.oct.2017 10:32    

Productos paleo

Prehistory-1142403_1280
¿Qué son los “productos paleo”?

Hemos hablado en otras ocasiones de la dieta paleo. A nivel científico se trata de una aproximación a la alimentación que llevo el ser humano hasta antes del neolítico, con el fin de identificar aquellos alimentos a los que estamos genéticamente mejor adaptados.

Es un tema interesante y que está actualmente en auge, con investigaciones que seguro que arrojarán resultados útiles a corto plazo. Sin embargo el concepto “paleo” también se está usando para justificar prácticas dietéticas determinadas (con mejor o peor criterio tanto en temas de salud como de sostenibilidad) y por supuesto la industria alimentaria a recogido el testigo y se ha puesto a fabricar productos en los que estampar el adjetivo de moda (“paleo” o “primal”) y acercarlos al público interesado.

A nivel comercial, se aprovecha el tirón de esta denominación, para dar una idea de “producto saludable” o que aporta un plus por encima de otros productos similares que no cumplen los supuestos criterios “paleo”. Las empresas se lo suelen aplicar a cualquier referencia que simplemente no contenga cereales, lácteos, legumbres ni productos refinados como azúcar o aceites que no sean vírgenes. Aunque a menudo al leer las etiquetas nos encontramos con que eso no es exactamente así y nos cuelan azúcares con algún nombre exótico (siropes, azúcar de coco…) y otros ingredientes no muy habituales en la dieta de hace diez mil años. Eso sí, la imagen de pintura rupestre en el envoltorio no suele faltar.

En principio, siendo rigurosos, nada que venga empaquetado y con lista de ingredientes, debería ser considerado “paleo”, es una incongruencia en sí misma. Puede ser un procesado saludable, sí. Pero paleo, lo que se dice paleo…no.

Vamos a ver algunos de estos productos:

Paleo-cerveza

En realidad, ni es paleo ni es cerveza. De hecho el nombre comercial es “Paleobirra” porque no pueden usar el nombre “cerveza” para una bebida que no lo es.

Se trata de un refresco sin alcohol hecho a base de kombucha (hongo que se usa para hacer una bebida fermentada), té y lúpulo (ingrediente que le da sabor y aroma a cerveza).

Puede ser una opción más saludable que los refrescos azucarados tradicionales, y que las bebidas alcohólicas, pero no es necesario usar la nomenclatura “paleo”, es solo una estrategia de venta.

Paleo-barritas

Son probablemente el procesado “paleo” más habitual. Montones de marcas se han lanzado a fabricar este tipo de snack, compuesto generalmente por una amalgama de frutos secos y fruta desecada junto a saborizantes como cacao, coco, fruta deshidratada, sésamo, o bien junto a “superalimentos” como maca o espirulina, que les dan un aire aún más “healthy”.

Aunque en general, son productos con buenos ingredientes, y nutricionalmente mejoran mucho las típicas barritas energéticas de cereales y azúcar, también nos encontramos alguna referencia menos saludable con azúcares camuflados o grasas de mala calidad.

Lo verdaderamente paleo sería llevarse unas nueces junto a una piedra para pelarlas, y un puñado de orejones o higos secados al sol. Y además, así nos aseguramos de que no nos la cuelan.

Snacks de ternera seca y paleo-proteínas

Aunque sea un mito que la dieta paleo se base en elevadas ingestas de carne roja, la industria alimentaria recoge el guante y lanza el súmmum de los aperitivos paleo: snacks a base de ternera seca, que nos venden como “ricos en proteína” y tienen una gran aceptación en el colectivo paleo. Y si, evidentemente lo son. Pero ¿necesitamos consumir snacks proteicos a base de carne procesada, salada, saborizada y envasada? Definitivamente no.

También hay proteína de ternera en polvo, con sabor vainilla para batidos. Aunque la historia suele sorprendernos, lo cierto es que es poco probable que encontremos este tipo de producto en los yacimientos arqueológicos. Y de nuevo, no es la carne un alimento que sea necesario promocionar si tenemos en cuenta parámetros de salud pública, y hacerlo amparándose en una moda dietética sigue sin ser una buena idea.

Paleo sí, pero…

Independientemente de lo que descubra la investigación, llevar una dieta tipo paleo basada en alimentos frescos, sobretodo vegetales, puede ser una opción perfectamente saludable.  Pero llevar una dieta paleo a base de paleo-productos, probablemente no.

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   27.oct.2017 10:04    

Lo mejor sobre nutrición en la red (octubre)

Laptop-2055521_1920

Este ha sido un mes con aportaciones muy interesantes por parte de los compañeros y las compañeras, aquí tenéis las más destacables para que no os perdáis ninguna:

 

 

  • Argumentada explicación de Liliana Cabo en su blog Nutrición Vive sobre los lácteos desnatados y la pérdida de peso.

 

 

 

 

  • Beatriz Robles explica en este post porqué las Digestive no son mejores que otras galletas.

 

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   26.oct.2017 10:26    

Semillas, ¿las incluimos en la dieta?

Chia-2119771_1920
¿A qué llamamos semillas?

Las semillas son uno de los sistemas que tienen las plantas para reproducirse, contienen un embrión, que en circunstancias favorables puede dar lugar a una nueva planta. En algunos casos también las llamamos “pepitas”, como sucede con las de uva o melón, o “pipas” como hacemos con las de girasol o las de calabaza.

Las semillas son muy consumidas en todo el mundo, y tienen un aporte interesante de nutrientes.

¿Son saludables? ¿Qué aportan a nuestra alimentación?

Sí, son muy saludables. Son sobre todo ricas en grasa, y muchas de ellas tienen también un aporte proteico reseñable, como sucede con las de cáñamo y las de calabaza que contienen alrededor de un 25% de proteínas o las de chía con un 16%. Todas ellas son además proteínas completas.

En cuanto al aporte de ácidos grasos, destacamos las semillas de lino por su elevado aporte en omega3, uno de los más altos que podemos encontrar en los alimentos vegetales.

Casi todas son también fuente de hierro, y algunas como las de sésamo son muy ricas en calcio. Suelen aportar también cantidades reseñables de zinc y selenio.

Sin embargo, hay que tener en cuenta la ración de consumo. Siendo un producto del que solemos comer una cantidad pequeña, su aporte no es muy significativo en el global de la dieta, pero si las consumimos a diario sí que pueden resultar un buen complemento al resto de una alimentación saludable.

¿Y el aceite de semillas conserva todas esas propiedades?

Hemos comentado que las semillas son ricas en grasa, esto las convierte en un ingrediente muy usado en la fabricación de aceites vegetales. En general hablamos de aceites refinados en los que se ha perdido la matriz del alimento, su fibra y otros compuestos no están presentes y no podemos equipararlo en modo alguno a las semillas enteras. Sólo nos hemos quedado con la fracción grasa, refinándola además. Son en general aceites poco recomendables y con un efecto pro-inflamatorio por su elevado contenido en w6.

En todo caso, si tuviéramos que recomendar algún aceite de semillas, sería el de girasol alto oleico. O el de sésamo en crudo para dar sabor, así como el de lino, también en crudo, si queremos aprovechar su contenido en W3. Pero siempre de manera puntual y nunca sustituyendo al AOVE

¿Cómo las podemos incluir en nuestra alimentación?

Hay semillas que siempre las comemos peladas, como las pipas de girasol o las de calabaza. Pero otras semillas más pequeñas las consumimos enteras con cáscara, como las de sésamo o lino. Eso puede dificultar que nuestro organismo acceda a los nutrientes que contienen.

Por eso se suele aconsejar romperlas, molerlas o hidratarlas si queremos aprovechar todos sus nutrientes.

En la cocina tienen muchos usos, más allá de decorar los panecillos de hamburguesa: por ejemplo las semillas de lino remojadas, forman un gel que se puede usar para sustituir el huevo, gracias a un tipo de fibra que contienen llamada “mucílago”.

Con las de chía se pueden hacer preparaciones tipo pudding, si las dejamos en remojo en leche, bebida vegetal, café o caldo. Apuntadlo para los que queréis desayunos diferentes.  Este tipo de preparaciones tienen además utilidad para aquellas personas a las que les cuesta ir al baño, ya que es un tipo de fibra muy beneficiosa para nuestro intestino.

Además, se usan para saborizar y decorar panes, para añadir a ensaladas, cremas, yogur… probad a tener una mezcla de varias en un bote en casa para echar en vuestra comida y darle un toque crujiente y de sabor.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   11.oct.2017 13:29    

¿Cómo comen los niños españoles?

People-2560321_1920
La respuesta a la pregunta del título sería: "bastante mal"

Toman poco pescado, poca legumbre, pocos frutos secos… solo 1/3 de la población infantil toma verduras a diario. ¡Y deberían tomar 2-3 raciones al día!

¿Sabéis cuántos niños cumplen la recomendación de tomar al menos más de 1 ración de verdura al día? ¡El 3%!

Toman muchos alimentos superfluo, según la encuesta Enalia el 73,5% de los niños toma pan blanco una o varias veces al día. Sumémosle que el 60% toma cereales de desayuno varias veces a la semana, el 30% a diario… ya triplican la ingesta máxima recomendable de azúcar.

Así es fácil comprender por qué casi la mitad de los niños españoles tienen sobrepeso-obesidad.

¿Son fiables las encuestas que se hacen sobre los hábitos alimentarios?

Depende de cual. Concretamente Enalia no es la mejor encuesta del mundo, la verdad.

Tiene fallos garrafales, como por ejemplo no separa el consumo de fruta del de zumo, es decir, asume que son lo mismo cuando es importantísimo diferenciar estos dos alimentos.

Pero luego por el contrario, diferencia la fruta en almíbar o la fruta desecada, que tienen un consumo casi residual en esta edad. El 95-96% no la toma ni semanalmente.

No pregunta por las galletas, y también hay resultados rarísimos, como que solo el 3,6% toma bollería a diario, que eso no se lo cree nadie.

¿Toman mucha bollería los niños españoles?

Según esta encuesta no, otras como el estudio Aladino triplican la cifra solo en el desayuno, y ya durante el día es aún mayor.

Uno de los errores comunes al calcular la bollería, es que no nos ponemos de acuerdo sobre dónde poner a las galletas, que es un alimento muy consumido más de 5kg/persona al año, eso son varias galletas al día. Pero es que en niños se consumen más todavía.

Otros estudios, como el Aladino, sí que lo estudian específicamente y muestran que cerca del 40% toma galletas.

Si sumamos, galletas, bollería y cereales de desayuno, tenemos que más del 70% de los niños españoles toma esto nada más levantarse.

Si se meten a las galletas en el grupo de los cereales, se maquillan los resultados. Dietéticamente las solemos incluir en bollería.

¿Las familias son conscientes de todo esto?

No, ni de cerca. Porque tenemos una expectativa muy alejada de lo que es realmente una alimentación saludable.

Esto se puede ver en las encuestas que existen sobre percepción de la alimentación de los más pequeños, donde el 90% de las familias creen que sus hijos se alimentan bien, pero realmente no es así. Entre otras cosas porque subestimamos que estos alimentos que suelen conformar el desayuno: batidos, cacao azucarado, galletas, cereales de desayuno… tengan un efecto tan reseñable en la salud.

¿Cómo podríamos hacer un desayuno más saludable para niños de manera sencilla?

Voy a dar algunas propuesta de desayuno saludable que no impliquen mucho tiempo:

El típico bol de desayuno, pero con ingredientes diferentes: vacías un yogur y le echas fruta partida (como un plátano) y frutos secos.  Tardas 2 minutos.

Para las familias a las que les gusta “beber” zumo. Cambiemos ese zumo por un batido. Partimos la fruta en trozos y la echamos a la batidora. Incluso podemos dejar el batido preparado la noche anterior en el frigo.

¿Y si somos de desayunos calientes?

Igual de fácil: una tostada pero de pan integral, de lo que nos apetezca: tomate, aguacate, queso, crema de cacahuete...

Y otro desayuno  estrella salado, unos huevos revueltos, solos, o con lo que nos apetezca: queso, champiñones, un tomate partido…

Ya tenéis 4 propuestas para que el desayuno sea mucho más sano y no os lleve más de dos minutos, que tampoco hay que complicarse tanto.

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez    6.oct.2017 10:09    

Proteína vegetal vs proteína animal

Chickpeas-1218368_1920
El tema del día va sobre proteínas, más en concreto sobre si la proteína vegetal y la proteína animal con iguales, mejores o peores unas que otras, dado que hemos tenido un estudio esta semana que concluía que el consumo de proteína vegetal se asocia con prevención de Diabetes Tipo 2.

¿Cuáles son los alimentos que destacan por su contenido en proteína?

  • Carnes, pescados, huevos y lácteos de origen animal
  • Legumbres y frutos secos de origen vegetal. También las semillas, especialmente las de cáñamo y la levadura de cerveza.

¿Hay que comer de ambas necesariamente?

No, no necesariamente. Lo importante es que incorporemos todos los aminoácidos que necesita nuestro cuerpo. Y eso se puede hacer con las diferentes fuentes proteicas.

Hay gente que toma legumbre o huevo a diario, gente que alterna carne y pescado… hay muchas formas de hacerlo, lo importante es que sean alimentos saludables.

  • Que elijas carne fresca, no salchichas.
  • Que escojas pescado, no varitas de merluza
  • Que elijas yogur natural, no natillas.
  • Que escojas legumbre, no chopped vegetal del super.

Las proteínas vegetales no son completas ¿es eso cierto?

No, no es cierto, porque no todas son incompletas. Sí que hay legumbres que son completas a nivel proteico por sí mismas: como los garbanzos, la soja o algunas vaiedades de alubias. También los pistachos o la chia.

Decir que no son completas implica confusión, porque tampoco es completa una salchicha a pesar de ser de origen animal porque tiene más zonas de cartílago y no tanto músculo.

Aunque haya legumbres no completas del todo, como las lentejas, con una dieta variada (en la que no comas solo lentejas) vas a completar el trozo de proteína que le falta.

La gente se preocupa mucha de atacar a la legumbre mientras en España se consume como fuente proteica el surimi, las salchichas o el embutido, y eso es un gran error.

Hablemos sobre el estudio, ¿pueden prevenir las proteínas de origen vegetal una enfermedad?

Eso no se debe a que las proteínas vegetales tengan una propiedad especial, como si sus aminoácidos fuesen nutrientes diferentes.

Lo que sucede es que al consumir proteína vegetal tienes más probabilidades de estar consumiendo alimentos más sanos como legumbres. El resultado es por tanto esperable, es esperable que si comes más proteínas de origen vegetal manejes mejor la diabetes, porque son alimentos saciantes, con fibra…

Puede ser igualmente de saludable consumir carne, pescado o huevo, pero con la legumbre tienes al menos otras garantías aseguradas.

¿Se podría dar el caso contrario? En el que una persona empiece a tomar más proteína animal y mejore su salud

Sí se podría dar, pero normalmente es una excepción. Nos va a servir al menos para demostrar a los oyentes que lo que importa es el alimento, y no el origen.

Imaginaos una dieta occidentalizada: con muchos cereales, mucho pan, poca legumbre… y que cambia a tomar más carne o pescado fresco acompañado de verduras.

Ese sería un escenario en el que podría darse.

Conclusión que sacamos de todo esto:

Comamos más legumbre, tomémosla en consideración como si fuese una fuente proteica más junto a las que tenemos más pesentes siempre.

Tenemos la garantía de que son igual o mejores.

Aquí os dejamos el corte del programa:

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   21.sep.2017 09:47    

Metales pesados en los alimentos

Sashimi-2186530_1920
Con la vuelta al estudio de Radio Nacional todos los martes ya está definitivamente instaurada la vuelta a la rutina. Tenía muchas ganas de volver, después de llevar todo el verano mordiéndome la lengua:

¿Qué es lo primero que vamos a aclarar este septiembre?

Una noticia, sobre la cantidad de metales pesados que tienen nuestras infusiones.

Hace un par de semanas supimos que el 96,% de las plantas y hierbas que se usan para infusiones están contaminadas con metales pesados.

¿Eso quiere decir que debemos tomar menos infusiones?

No, no es algo preocupante. Porque aunque suene muy alarmante, las cantidades de esos metales pesados son muy bajas.

Sucede parecido con los pesticidas. El 47% de los alimentos tienen residuos de plaguicidas, pero en un 97% dentro de los límites legales. Esto no quiere decir “ea, pues nada, a seguir contaminando y seguir abusando de pesticidas”. Simplemente es una llamada al sentido común, que es cierto que estamos contaminando mucho y debemos poner medidas, pero este no es el principal problema de nuestra alimentación.

Que haya metales pesados en las infusiones no debería hacer que dejemos de tomarlas, ya que se encontraron en cantidades muy muy bajas.

Ojalá se tomasen más infusiones, y menos refrescos y alcohol.

¿Por qué motivo acaban apareciendo los metales pesados en nuestros alimentos?

Los metales pesados como el arsénico, el cadmio, el mercurio o el plomo están en la naturaleza. Pero mediante acción humana acabamos concentrándolos en el medio, que pasen al agua, al suelo o la atmósfera, y que finalmente acaben en la cadena alimentaria.

Lo más peligroso es que son sustancias persistentes, y que al igual que son estables en el medio ambiente, también lo son en nuestro cuerpo, en los cultivos y animales que comemos, y por tanto pueden propiciar enfermedades.

¿Es el pescado el alimento más preocupante en este sentido?

Sí, porque además es el fiel reflejo de lo que estamos haciendo con nuestros mares.

El pescado es uno de los alimentos más contaminados por metales pesados porque en ellos se bio-acumula el mercurio de los mares. Unos peces se comen a otros, de ahí que tengamos que tener especial cuidado con los grandes peces como el atún rojo, tiburones o pez espada.

Esta restricción hay que hacerla especialmente en poblaciones de riesgo como niños y mujeres embarazadas.

Pero tal y como hemos dicho cuando hemos hablado de programas de niños o embarazo: esto no implica que haya que evitar el consumo de todo el pescado, ya que los beneficios superan con creces esta salvedad.

¿Hay otros alimentos afectados?

Hace muy poco tuvimos la alerta del arsénico, en la que vimos cómo el arroz estaba contaminado con este metal, y que por eso había que restringir las bebidas de arroz en niños.

La recomendación es:

  • Dejarlo en remojo durante la noche de antes, (como si fuese una legumbre)
  • Lavarlo bien y retirar el agua de cocción

De todos modos, no está justificado lanzar una gran alerta por esto. De hecho, los grandes contribuidores de nuestra dieta para el arsénico son el pan y los lácteos, porque los consumimos en mayor cantidad y frecuencia que el arroz.

Que por cierto, el que está especialmente contaminado es el procedente de Asia, no el arroz nacional. Otro alimento contaminado de ese continente son algunas algas.

Las algas también:

No todas, hay que tener cuidado con el alga hijiki o hiziki que está muy contaminada de este metal. Este peligro no es extensible a las algas típicas que solemos tomar en nuestro entorno como la nori, wakame o kombu, que las conocemos del sushi o de las ensaladas de los restaurantes japoneses.

Eso no quiere decir que podamos tomar algas en grandes cantidades y de manera frecuente. Pero no tanto por los metales pesados, que se encuentran principalmente en esta alga hiziki. Los motivos por lo que no debemos abusar de las algas es por las cantidades enormes de yodo que contienen, que no sabemos qué consecuencias puede tener a largo plazo.

No comamos algas todos los días, y si lo hacemos que sea en pequeñas cantidades. Usando el alga como un ingrediente más, no como el principal del plato

Aquí tenéis el podcast del programa:

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   19.sep.2017 10:23    

Comer en sociedad, un acto de responsabilidad

Friends-1283173_1920

La población, se ha dado cuenta de la importancia de cuidar su alimentación, busca información al respecto, tiene interés en los temas de actualidad referentes a la nutrición, incluso busca asesoramiento personalizado sin embargo cuando analizamos todo aquello que dificulta nuestro propósito de llevar a cabo una alimentación más saludable, además de que existe mucha información controvertida, confusa, alarmista e incluso excesiva, sí, el exceso de información agobia a todo aquel que la requiere, el mayor inconveniente que encuentra la población para llevar a cabo una alimentación más saludable, es sin duda, el comer en sociedad. Los actos sociales como vimos en mi artículo anterior, son con frecuencia la excusa que más presentan nuestros pacientes, entorno, como un factor negativo para cuidar la alimentación.

Mis pacientes, a menudo afirman, que lo que más dificulta aquellas recomendaciones, propuestas dietéticas, puntos a mejorar en la alimentación y estilo de vida, pactados en consulta, son los actos sociales. Con ello, se refieren, a todas aquellas situaciones en las que comen con otras personas, bien sean comidas familiares, de trabajo, salidas con amigos, o simplemente situaciones en las que el comer tiene un objetivo de placer, ambiente distendido y situaciones de ocio.

Para solventar este problema, en consulta solemos recomendar que en tales situaciones, se disfrute de la comida, la compañía y no se esté pensando en aquellas elecciones dietéticas que son más o menos saludables. Sin embargo, actualmente reflexionando sobre el tema, he llegado quizá a pensar, que la recomendación debería ser en la mayoría de situaciones la contraria. No quiero decir por tanto, que no haya que disfrutar del momento de la comida con familiares y amigos, pero sí ser conscientes, de que con nuestra actitud ante la comida, nuestras decisiones dietéticas, estamos influenciando a nuestro entorno. Encontrado en tales situaciones, una estupenda oportunidad para influenciar, educar, y transmitir todo aquellos conocimientos sobre nutrición y dietética saludable que hemos aprendido en consulta en nuestras lecturas, nuestra preguntas a nuestro dietista-nutricionista.

Cuándo un paciente viene a consulta, hago una extensa entrevista para conocer todo aquello que rodea su acto de comer. Existen diferencias entre aquellas personas que deciden cambiar su su alimentación y viven solas, en familia, con compañeros de piso, con parejas que ya comen muy saludable, o por el contrario aquellas parejas que no aceptan el hecho de que su compañer@ quiera mejorar la alimentación.

Comer con los demás podría ser una estupenda oportunidad divulgativa

Un caso muy común es el de aquellos miembros de la familia que deciden acudir a la consulta de un dietista nutricionista, por ejemplo la madre o el padre. En estos casos, insisto en conocer si los cambios dietéticos que va a llevar a cabo serán acompañados por el resto de la familia. La intención suele ser buena, y cuando un miembro de la familia, por ejemplo la madre, acude a consulta, tiene intención de transmitir esos buenos hábitos dietéticos a su pareja e hijos. Cuándo a lo largo de las revisiones, pregunto sobre este hecho, en este caso por ejemplo la madre, suele comentar, como a mitad del proceso, debido a los enfrentamientos que suponía, dejo de intentar que el resto de habitantes de la casa siguiera sus buenos pasos, permitiendo que su pareja e hijos mantuvieran aquellos alimentos menos recomendables. Realizando por tanto comidas diferentes los distintos miembros de la familia e incluso compras por separado, lo que supone una dificultad para el trabajo con la paciente.

Es común que, a lo largo de la semana padres e hijos no comparten ninguna de las comidas del día. Y es en el fin de semana donde se realizan las comidas en familia, manifestando el paciente que en esas comidas familiares le es imposible llevar la alimentación saludable acordada. Este hecho, con frecuencia me hace sentir un poco frustrada ante el hecho de no estar modificando realmente la concepción de alimentación saludable de mi paciente. El hecho de seguir asociando las comidas en familia, el ocio y el disfrutar de la comida, con que esta esté compuesta por alimentos y bebidas no saludables es para mí un fracaso en la terapia.

Otro ejemplo sería el llevado a cabo por nosotros mismos, sí, los dietistas-nutricionistas cuándo comemos en sociedad, a menudo, por no agobiar, resultar pedantes, o simplemente relajarnos nosotros mismos de la presión de comer siempre adecuadamente conforme a lo que divulgamos, cedemos ante elecciones dietéticas que no llevaríamos a cabo de forma personal o en privado. Para evitar discusiones, con nuestras familias amigos, o no ser tachados de radicales, hacemos excepciones dietéticas a sabiendas de no estar dando un buen ejemplo. Aun siendo conscientes de que una buena decisión ante estas situaciones sociales que incluyen alimentos tendría repercusión positiva pero todo sea por no mantener en alza el hacha de guerra.

Considero que como dentistas nutricionistas y divulgadores de salud, deberíamos aprovechar estas ocasiones en la medida de lo posible para dar un mayor ejemplo. Ojo! No hablo de no incluir nunca nosotros algo que sencillamente nos apetece aunque no sea lo más recomendable, ni de andar recriminando, regañando, ni presionando ante aquellas elecciones de alimentos que no son las más correctas en nuestro entorno. Hablo de dar ejemplo. Si en una situación personal, comemos en algún momento algo que no recomendaríamos a nuestros pacientes, considero que no sería una buena acción a realizar en una situación social, pues con nuestros actos tenemos mayor impacto del que imaginamos, y sí, lo vemos oportuno, autoexigirnos un poco de firmeza extra en sociedad, siendo coherentes con lo que recomendamos normalmente tendrá consecuencias positivas, siendo mi opinión personal y modus operandis que intento adoptar, sin tachar de peor profesional a todo aquel que decida actuar de otro modo.


Foto Palo
Paloma Quintana es Dietista-Nutricionista y Lda. en Ciencia y Tecnología de los alimentos. Máster oficial en Nutrición Humana.

Twitter  Facebook Instagram

Categorías: Actualidad , Ciencia , Gastronomía , Weblogs

Aitor Sánchez   11.sep.2017 09:46    

Aitor Sánchez García

Bio El blog de Aitor Sánchez #NutriciónRTVE

Creo que la alimentación es la manera más placentera de ayudarte a estar sano y disfrutar. Desgraciadamente lo que nos dicen que es saludable no siempre se corresponde con lo que realmente lo es. En este blog aprenderás a identificar qué comida es realmente saludable con un punto de vista global y sentido común. Las dietas aburridas son un insulto a lo que hacemos los dietistas-nutricionistas, que es acercarte a un disfrute sano de esta maravilla que es la alimentación. Me puedes encontrar también en @Midietacojea
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios