2 posts de noviembre 2008

Это Россия (Ésto es Rusia)

Hace unas semanas hablaba con un ecologista concienciado. Comentaba que los moscovitas sólo se preocupan del deterioro ambiental de su ciudad cuando lo tienen en la puerta de su casa. Cuando dejan de ver los árboles que veían desde su ventana, y en su lugar aparece un edificio que les tapa la escasa luz del invierno, entonces sí protestan.

Esto es Rusia.

Este domingo se han reunido en Moscú delegados de fuerzas políticas de la oposición extraparlamentaria. Para que se hagan una idea y le pongan cara, uno de sus líderes es Gari Kaspárov.

Tratan de crear un gran movimiento que les dé un lugar al sol de la política rusa. La noticia no ha aparecido en ningún medio de comunicación de mediana influencia. El encuentro ha sido casi clandestino.

Sólo los muy interesados por la política han mostrado cierto interés. La infinita mayoría a lo suyo, a sus cosas de cada día.

Esto es Rusia.

Un día antes se convocó y autorizó una manifestación en el centro de la ciudad para pedir el esclarecimiento del asunto Litvinienko. El caso del exespía que murió hace dos años en Londres envenenado con polonio. Acudió una treintena de personas. Moscú tiene más de doce millones de habitantes.

Esto es Rusia.

Hace unas semanas varias organizaciones defensoras de los derechos humanos órganizó un acto en recuerdo y homenaje a las víctimas del terror estalinista. En aquellos años fueron asesinadas decenas y decenas de miles de personas. Varios millones más sufrieron el Gulag...

El acto duró varias horas. Apenas pasaron por allí, frente a la sede del antiguo KGB, unos pocos cientos de personas.

Esto es Rusia.

Podría ponerles más ejemplos. Pero, ¿para qué? Esto es Rusia y a la gente de este país sólo le preocupa lo que le atañe personalmente. Lo demás no le interesa y deja que, mientras tanto, la vida discurra.

A vuela-teclado (menuda palabra) recuerdo aquello de Bertolt Brecht. Primero vinieron a por los comunistas. Pero no me preocupé, yo no soy comunista. Luego, a por los judíos. No me importó, yo no soy judío. Luego a por... luego y luego... Hoy vienen a por mí y no tengo a nadie a quien pedir ayuda.

Humor contra la crisis


Un oligarca que ha perdido varios miles de millones de dólares en la bolsa estos días, decía que esperaba recuperarse en poco tiempo. Porque, en su opinión, los tiempos de crisis son tiempos de oportunidades.

Presencia de ánimo, moral, sentido del humor...

Por aquí circulan desde hace días unos cuantos chistes a cuenta de las cuentas de la crisis.

Moscú, cinco de la mañana, varios grados bajo cero. Dos barrenderos embozados
hasta las cejas se encuentran en una calle solitaria. Uno de ellos dice:"Su cara me suena..." El otro responde: "Pues la suya, a mí también. ¿Qué banco dirigía usted hace unos días?"

En otro, un gran empresario telefonea a un colega. "Buenos días. ¿Cómo estás? Llevo unos días intranquilo, las cosas van de mal en peor, no consigo pegar ojo en toda la noche... por cierto, ¿tú que tal duermes?"

El otro responde: "¿Yo? como un bebé. Me paso las noches llorando?"

Dos magnates están comiendo. Comentan el mal momento por el que pasan sus negocios. Uno de ellos pregunta al otro: ¿Tú pagas a tus empleados?. El otro responde: "Por supuesto que no" Después de unos segundos en silencio y con una mirada picarona agrega, "te voy a hacer una confidencia. Tengo una idea para mejorar la cuenta de resultados." Otro silencio, para hacerse el interesante y ver como le pica la curiosidad a su interlocutor. "Voy a empezar a cobrar a todos mis "asalariados" por venir a trabajar".

Días después, vuelven a teunirse. La pregunta surge después del primer saludo. "¿Has puesto en práctica tu idea? ¿cómo va?" "No me hables de ello... Resulta que están ahorrando... Vienen los lunes por la mañana y se quedan hasta los viernes por la tarde".

El humor, el humor negro ante la adversidad. Se usó mucho en tiempos soviéticos.

Un hombre regresa a su pueblo después de pasar 20 durísimos años en el Gulag. Al bajar del tren, se abraza a su madre. Ésta, emocionada y sorprendida, le dice: "Hijo!, como has cambiado. No te pareces nada al que se llevaron hace tanto tiempo. Porque me has abrazado, que si no paso de largo sin darme cuenta que eras tú. En cambio tú, con todo lo que he envejecido, enseguida me has reconocido"

El hombre replica, "mamá, no te he reconocido por tu aspecto físico. Ha sido por tu abrigo. Es el mismo que llevabas el día que me detuvo el KGB".

El humor, ¿el último refugio de los desfavorecidos?

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios