2 posts de mayo 2010

La guerra del ajedrez

Bien pensado a nadie tendría que extrañarle lo que está pasando. En el ajedrez hay ataques y defensas estudiadas desde hace siglos. Se come, "se mata", a las "tropas adversarias". Se sacrifican piezas para ganar posiciones y se busca la derrota final del "enemigo". Son innumerables las referencias que comparan este antiguo deporte con la guerra. Mi amigo Gonzalo Aragonés, corresponsal de La Vanguardia aquí en Rusia y gran aficionado, estaría horas hablándoles de estas cosas.

Yo de lo que voy a hablarles es de la guerra entablada por la presidencia de la Federación Internacional, la FIDE.
Hay dos candidatos. El oficialista, el presidente de la república de Kalmikia, Karsan Ilumyinov, apoyado por la poderosísima Federación Rusa.
Ilumyinov es un hombre rico, de esos que hicieron su fortuna en los turbulentos años que siguieron a la implosión soviética. Ha construido en Elista, la capital de su república, la impresionante ciudad del Ajedrez. Porque en Kalmikia, región de amplísima mayoría budista, la afición por este deporte es enorme.

Hace unas semanas. Ilumyinov apareció en multitud de medios de comunicación, cuando declaró que unos años atrás había sido abducido por extraterrestres. Dio algunas detalles de su experiencia, pero no desveló si los alienígenas jugaban al ajedrez.

La candiatura alternativa la encabeza el antiguo campeón, Anatoli Kárpov, que cuenta en esta partida con el apoyo del que fuera su gran rival Gari Kaspárov. Un analista de lujo, pensarán los entendidos.

Kersan Ilumyinov estaba convencido de que sería reelegido presidente de la FIDE casi automáticamente. Pero no va a ser así, porque Kárpov se ha movido con precisión por el tablero haciendose fuerte en algunas posiciones. Vaya, que ha conseguido el apoyo de numeosas federaciones. Creo que, entre ellas, está la española. Seguro que Leontxo García podría ser más preciso en estos detalles.

Hace unos días hubo una batalla estratégica en el centro del tablero, quiero decir en el centro de Moscú.

La Federación Rusa debía elegir a su candidato. La división es tan grande, que hubo dos reuniones. En la oficialista apenas se presentaron delegados, mientras que la alternativa congregó a muchos más. A pesar de no tener el quórum necesario, Ilumyinov fue propuesto oficialmente. Los de Kárpov protestaron mostrando todos los avales recibidos. La Federación replicó que había defectos de forma y que verdes las habían segado.

De la batalla de los documentos, tal vez con intercambio de peones, se ha pasado a la de las declaraciones. Los oficialistas han puesto en duda la honradez de Anatoli Kárpov. Dicen que se ha enriquecido no sólo por sus virguerías con las 32 piezas. Le reconocen que fue un gran jugador, pero añaden que eso no significa que pueda ser un buen dirigente.

El excampeón ha contratacado rapidamente, ¿alfiles y caballos? Dice que el interés por el ajedrez ha caido en todo el mundo, que él lo que quiere es que vuelvan los tiempos de los duelos Fischer-Spasski, los tiempos de Kaspárov, etc, que se hable de ajedrez en todas partes. Y ha dejado una pregunta. Ya casi nadie sabe quien es el campeón mundial en la actualidad.

Por cierto, ¿ustedes lo saben? Yo, sí. Pero después de mirar Internet. Si lo quieren saber les he mostrado el camino.

Otra cosa que no les pienso decir, y ésta porque no la sé, es quien juega aquí con blancas y quien con negras.

El amigo de los animales

En mi infancia el amigo de los animales fue Félix Rodriguez de la Fuente. Apareció, como aparecen las cosas en esa edad, sin esperarlo, sin que nadie lo anunciara. De repente se colaba en nuestras pantallas de televisión en blanco y negro los domings por la tarde creo recordar.

Félix nos enseñó muchas cosas. Vimos por primera vez especies que ni en las películas de Tarzán. Nos descubrió que todas estaban allí por una razón, que todas eran necesarias, que sin unas no existirían las otras. Nos alertó sobre el peligro que suponía la reducción de los bosques para la supervivencia de todos.

Se hizo famoso, muy famoso. No había humorista que no imitara su voz. Y polémico. Defendía al lobo, frente a la tradición y los intereses de los ganaderos.

Recuerdo una de sus apariciones en la tele. He olvidado el título del programa, sólo que era un día de entresemana por la noche. Lo terminó con una culebra moviendose entre sus manos. La bicha, la tentación del paraíso terrenal, la representación más genuina del mal... Rodriguez de la Fuente nos acababa de explicar que sólo era una especie más. Decía que, "a poco que ustedes hayan paseado por el campo la han tenido muy cerca. Lo que sucede es que no la han visto. Ella a ustedes sí." Y terminó con un ruego, "si, por casualidad se encuentran con alguna en sus paseos; no la maten, dejénla que siga su camino. También son necesarias".

Parece que hoy me está pudiendo la nosalgia por el tiempo ido. Porque lo que quería contarles que aquí en Rusia tambièn tenemos un amigo de los animales muy famoso. Es, nada más y menos, que el primer ministro, Vladimir Putin.

Hace un par de cumpleaños le regalaron un cachorro de tigre, que él donó a una reserva de cuyo nombre no quiso dar razón.

La semana pasada se le pudo ver en el norte del norte ruso colaborando con los científicos que estudian el oso blanco. Putin vestido de rojo ayudaba a pesar y medir a un enorme ejemplar sedado. Luego él mismo le atornillaba un collar transmisor para conocer sus rutas de migración.

El primer ministro explicaba que es imprescindible ayudar a la superviviencia de esa especie de la que quedan unos pocos miles de ejemplares.

El 3 de mayo, festivo este año en el país, el primer ministro se desplazó al sur del sur de Rusia. Fue a la zona de Sochi (ya saben Juegos Olímpicos de Invierno de 2014) para poner en libertad a una hembra de leopardo.

Putin le decía unas palabras cariñosas y le animaba a tener una larga y prolífica vidad. La han traido desde Irán con otra compañera. Tratan de repoblar partes del Caúcaso con una especie que desapereció de la región hace más de 50 años. La iniciativa cuenta también con dos machos. Esperan que se vayan reproduciendo. Aunque, con ojos de profano, parece muy poca cosa para conseguirlo.

En los escudos de varias repúblicas del Caúcaso aparece el leopardo como animal identificativo de la zona.

El primer ministro en su larga carrera política, ahora, y como espía, antes, se las ha visto con todo tipo de "especies animales". Tiburones de las finanzas, halcones de la política, palomas pacificadoras, buitres oportunistas, serpientes agazapadas, topos infiltrados, pájaros informadores, gorilas de seguridad, elefantes imprudentes, cotorras indiscretas, tigres de papel, mulos obstinados y no sé cuantos más.

Él, que es un animal de la política, parece que se siente más a gusto con los primeros. Aunque, tal vez sea una cuestión de imagen, para subir a lo más alto del Kremlin como un águila de extraordinaria visión. Tal vez.

Carlos Salvador


Creo que llego con retraso. Es algo que me pasa con frecuencia. Creo que debía haber explicado el título del blog al inicio. Pero, bueno, más vale tarde que...
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios