7 posts de noviembre 2009

¡¡Albricias!! Ya hay noticias de Flick

Última hora de las de verdad: el cadáver del empresario austriaco Friedrich Karl Flick, secuestrado hace poco más de un año, ha aparecido. El diario alemán "Bild" ha informado hoy mismo, 30 de noviembre, de que el muerto, con féretro incluido, fue localizado el domingo en Hungría. Los cacos son, evidentemente, húngaros.

La Policía austriaca (no hay datos sobre si Rex iba en el dispositivo policial) ha confirmado el hallazgo, aunque la prudencia invita a esperar a que el cadáver sea devuelto a Austria para identificar el cadáver. Parece que sí es él, porque se le parece mucho.

La banda especializada en secuestrar cadáveres, compuesta por seis húngaros, ya ha sido detenida. Quedamos a la espera para conocer más detalles de este extravagante rapto. De momento sólo queda congratularnos de que el cadáver del empresario Flick esté a punto de ser devuelto sano (?) y salvo (?) a la tranquilidad de su panteón.


Interior del panteón de donde fue secuestrado, en noviembre de 2008, el cadáver del empresario austriaco Friedrich Karl Flick. Pronto volverá a ocuparlo.

El tercer funeral de Víctor Jara

Víctor Jara tendrá su tercer y más apoteósico funeral entre el 3 y el 5 de diciembre próximos. El Servicio Médico Legal de Chile ya ha entregado los restos a la familia tras el estudio forense realizado a los restos y que demuestra que fue torturado y acribillado a balazos.

Víctor Jara tuvo un primer funeral en 1973, días después de que su esposa rescatara su cadáver de la morgue de Santiago de Chile. Allí hubiera quedado el cantautor, amontonado con cientos de asesinados más, si un funcionario no lo hubiera reconocido y hubiera avisado en secreto a Joan Jara para que acudiera a recuperar el cuerpo. Apenas un puñado de personas acudieron a este primer funeral del cantautor, vigilado de cerca por soldados pinochetistas, en un sencillo nicho del Cementerio General de Santiago.

25 años después, en 1998, y con la democracia instalada en Chile, miles de personas acudieron al cementerio en un segundo homenaje a Víctor Jara, pero faltaba por celebrar el funeral que nunca tuvo, el que se va a celebrar a lo largo de tres días para que los chilenos puedan pasar por la capilla ardiente que el maléfico Pinochet le negó en su momento.


Ahí reside la gran diferencia. Víctor Jara, tarde o temprano, ha tenido su despedida. Augusto Pinochet no encontró tumba en la que descansar. Sus cenizas penan sus culpas escondidas en una finca privada de Valparaíso para evitar que algún demócrata les dé un soplido.


La familia aún no ha decidido a día de hoy (viernes 27 de noviembre) si los restos volverán al mismo nicho que ocupó Víctor Jara hasta su exhumación para el estudio forense de los restos o si ocupará otro espacio en el Cementerio General de Santiago de Chile.

Ni rastro de Amelia Earhart

La pionera de la aviación Amelia Earhart (1898-1937) ha vuelto a sobrevolar la actualidad por el estreno de la película que narra sus hazañas (interpretada por Hilary Swank y Richard Gere) y por el fiasco que se han llevado en el Museo de Cleveland (Ohio, EEUU) al comprobar que el único vestigio físico que quedaba de Amelia, un mechoncito de sus cabellos, es falso. Durante 20 años han expuesto vulgar hilo de coser como si se tratara de pelo de la aviadora.

En 2010, una expedición tratará de buscar los restos de Amelia y su copiloto en una isla del Pacífico llamada Nikumaroro. Cerca de allí se recibió la última comunicación por radio en 1937, cuando ya faltaba poco para completar su vuelta al mundo en avión.



Sin noticias del cadáver de Flick

Ha pasado un año desde que en noviembre de 2008 unos cacos secuestraran en la tranquilidad de su panteón del cementerio de Velden (sureste de Austria) el cadáver del empresario Friedrich Karl Flick. Nada más se ha vuelto a saber. ¿Estarán esperando los delincuentes a que prescriba el delito de profanación?

La ley austriaca no contempla las mismas penas ni el mismo periodo de prescripción del delito para el secuestro de un muerto y de un vivo. Si los secuestradores del empresario Flick fueran ahora detenidos, un año después, el delito podría quedar en agua de borrajas. Ha prescrito.

En España tampoco nos libramos de los secuestradores de cadáveres: un empresario gallego que llevava enterrado dos años en el cementerio parroquial de San Adrián de Toba (A Coruña) ha sido... ¿secuestrado? ¿cambiado de lugar? ¿robado? Un reclamo de paternidad puede ser la causa. Evitar el reparto de una jugosa herencia, el móvil. El "polvo" del viernes 27 de noviembre se ocupará de la historia.



Las "ñatitas" bolivianas

Pasado el ajetreo de Santos y Difuntos en España, y como de vez en cuando conviene dejar de mirarse el ombligo y enfocar a otros ritos y costumbres, no nos perdamos una tradición exclusivamente boliviana que no se libra de la polemica año sí, año también: la bendición de la "ñatitas" (chatitas) en los cementerios de La Paz y Cochabamba. O sea, la bendición de las calaveras.

La fiesta de las "ñatitas" se celebra en la octava de Difuntos; es decir, cada 8 de noviembre, y en el año 2008, el arzobispo de La Paz, Edmundo Abastoflor, emitió un comunicado a la parroquia del cementerio tachando la tradición de “culto no cristiano”, y diciéndole al cura que no se le ocurriera impartir bendiciones. El cura lo intentó, pero cuando se vio enfrente a cientos de fieles rojos de ira porque no les bendecía sus calaveras, se arrugó. Los iracundos bolivianos bloquearon la iglesia, cortaron el tráfico y sitiaron al párroco. Al final lo consiguieron. Hubo bendición de ñatitas y misa.

Este año se ha insistido en la prohibición, pero ya ha quedado claro que cuando las costumbres arraigan, también pasan por donde tengan que pasar. Es más, lejos de acatarse la prohibición, sus seguidores han aumentado y se extienden en número por otros cementerios de Bolivia.

Las calaveras son para verlas, porque hay que llevarlas engalanadas. Con gorritos de lana o sombreros, maquilladas, con gafas de sol, con cigarrillos entre los dientes… Las "ñatitas" no tienen por qué ser de un miembro de la familia, porque no todo el mundo tiene acceso a una calavera familiar, pero como todos quieren tener una, la compran. Las "ñatitas" se venden de forma ilegal a unos 20 dólares, porque es fácil imaginar que son producto de profanaciones... o de robos en morgues y laboratorios. El origen de guardar una calavera en casa viene del antiguo imperio andino de Tiwanaku, cuando se conservaban las cabezas de antepasados para reclamar lluvia en época de sequía o para ahuyentar tormentas y que no destruyeran casas ni cultivos.




Ese culto se mantuvo en el tiempo y se mezcló con el cristiano, y ahora las calaveras bendecidas, más que para espantar la lluvia, se guardan en casa para que den suerte al negocio, para que un hijo saque bien la carrera universitaria, para encontrar novio o para protegerse de los malos espíritus. Pero claro, al arzobispo de La Paz no le gusta que se rompa el purismo católico, porque los católicos no suelen guardar la calavera del bisabuelo en la estantería de casa. Sobre todo porque coge mucho polvo.



Se entiende que la autoridad eclesiástica boliviana se niegue a tragar con este culto, sobre todo porque casi todas las calaveras que se bendicen se han conseguido de forma ilegal, pero los bolivianos replican que esa es su costumbre, y que ya que les impusieron a ellos el cristianismo casi a palos hace 500 años, pues que ahora se aguanten los cristianos con esta mezcla de tradiciones. Que al fin y al cabo ellos creen en Dios, pero también creen que un hogar sin una calavera bendecida, no es un hogar.



Cuanto más adornadas y más lustrosas, más protección para el año venidero.


¿Son o no son para verlas? Qué majas.

Ramón Franco

Cuando se mete una pata, hay que intentar sacarla... sobre todo para no confundir. Así que allá vaya una fe de erratas:

El pasado miércoles 28 de octubre, a las 7,35 y en el programa de Juan Ramón Lucas, recordé en la habitual efemérides la muerte de Ramón Franco el mismo día de 1938. Fue hermano del dictador, famoso aviador, ferviente republicano, primero, y luchador en el bando golpista después. Indiqué, erróneamente, que su sepultura estaba en el cementerio de La Almudena de Madrid, en el panteón de los Franco, a donde había sido trasladado desde el cementerio de Palma de Mallorca tal y como se me indicó.

Pues no.

En el cmeenterio de La Almudena están Nicolás y Pilar Franco, pero Ramón sigue al sol de Palma, ubicado en el Panteón de Aviación del cementerio. Quede dicho y convenientemente rectificado.

El Altar de Muertos

Estuvimos hoy, Nieves Concostrina y un servidor, en el Museo de América de Madrid que, en colaboración con la colonia mexicana de la capital, organiza desde hace cuatro años el Altar de Muertos con motivo de la celebración mañana del Día de Difuntos.

Estoa altares mexicanos tienen sus orígen en las culturas mesoamericanas precolombinas y este año se ha dedicado a dos grandes figuras del humanismo mexicano: los escritores Alfonso Reyes Ochoa y José Mª Vasconcelos, con motivo de cumplirse el 50 aniversario del fallecimiento de ambos.

El altar permanecerá expuesto al público hasta el 22 de noviembre. El Museo de América ha programado además un ciclo de conferencias durante los próximos tres domingos, a partir de las 11,00 horas, y la proyección de la película de animación "La Leyenda de la Nahuala", el domingo 8 de noviembre a las 11 horas, en el Auditorio del Museo.

También se puede visitar una excelente exposición,"Textiles Paracas del Antiguo Perú, Mantos para la eternidad". La exposición, abierta hasta finales de febrero de 2010, la conforman ofrendas, la mayoría textiles, con las que los habitantes de Paracas enterraban a sus muertos, miembros de una elite, jefes de etnias o a quienes en vida habían hecho méritos. Los mantos de Paracas son únicos, por su belleza, el dominio de la técnica color, el diseño y su conservación.

Aquí os dejo algunas fotografías de esta mañana.

Vista general del Altar del Museo de América de Madrid.



Nieves Concostrina con Carmen G. De Candamo, responsable de Prensa del Museo de América, esta mañana en el Altar de Muertos.

Sala de exposiciones en la que se encuentran los mantos de Paracas.
A continuación os muestro algunos detalles que componen el Altar de Muertos.





Nieves Concostrina


Aquellos polvos trajeron estos lodos. Una empieza hablando de la parca y termina sumada a los blogueros de rtve.es. Soy Nieves Concostrina, periodista especializada en asuntos funerarios y en los extraños rincones de la historia. Lo cuento todo en Radio Nacional de España.
Ver perfil »

Síguenos en...

Últimos comentarios